En este grupo En todos

Grupo de Comunicación

Jes Ricart
Psicologia clínica/psicoanálisis ub/ua...
Escrito por Jes Ricart
el 23/10/2011

Simoneta Vespucci Cataneo. ¡Cuanta razón tienes! El atributo de animal inteligente del ser humano queda desmentido por el protagonismo de su historia repleta de contradicciones irresulobles y de las alianzas necias contra los talentos que destacaban. Siempre me he ha parecido curioso que aquellos parámetros de bondad, paz, relax, respeto que los humanos reclaman y teorizan para sí se dan en abundantes cantidades entre otras especies niamles consideradas inferiores. Las fantásticas fotos y documentales que circulan de animales de distintas especies procurandose calor, amparo y carantoñas así lo demuestran. En cuanto a la comparación entre hombres y mujeres, por odiosa que pueda parecerle al género masculino, lo cierto es que las mujeres sois más logísticas, hábiles, prácticas, holísticas y capaces sexuales que nosotros. Por eso –infiero- que cualquier hombre, consciente de su debilidad se pasa toda la vida buscando cómplices femeninos que le auxilien en la tesitura vital. München23oct2011

Alejandra Almirón Cartier
Artes visuales y diseño gráfico public...
Escrito por Alejandra Almirón Cartier
el 23/10/2011

Gracias amigos por los comentarios aportados! Muy acertados!

Qusiera agregar los siguientes conceptos:

La Historia de la mujer ha hecho grandes aportes a la Historia Social. Ha suscitado nuevas interrogantes y ha obligado a que la Historia Social amplíe sus perspectivas y elabore una metodología más apropiada.

a) Visión antivictimización de la mujer
Tratan de evitar ver a la mujer como víctima y contribuyen a resaltar su protagonismo histórico. Las investigaciones de LOUISE TILLY,JOAN SCOTT, THERESA MCBRIDE, PATRICIA BRANCA, determinan las relaciones entre las modificaciones en el comportamiento demográfico y las transformaciones y evolución del capitalismo, vinculando su incidencia con el papel, status social,situación laboral, social, y familiar de la mujer.

b) La mujer en los movimientos sociales
En estas investigaciones ya no se considera a la mujer como mero apéndice y elemento accesorio de la historia de estos movimientos, sino como eje central de su estudio.

c) Estudio del control de la natalidad, la sexualidad y la salud femeninas.

Algunas historiadoras de la mujer han señalado la enorme importancia de la reproducción en el análisis histórico.
Otras han señalado la posibilidad de elaborar una nueva periodización de la historia sobre la base de los cambios importantes en la demografía y la práctica de la sexualidad.

También se analiza el eficaz limitación de nacimientos y el desarrollo de una política demográfica planificada tanto en el marco de la sociedad en su conjunto como desde el punto de vista específico de la mujer. Examinan la incidencia sobre diferentes aspectos de su situación, como la autonomía personal,sexual, cultural, y laboral y el desarrollo de sus potenciales opciones y funciones sociales.

La Nueva Historia, con el rechazo al modelo androcéntrico, el emplazamiento de la mujer en el centro del análisis ha obligado a los historiadores sociales a modificar los planteamientos iniciales. Ahora, la dinámica de las relaciones sociales y su rol sexual son dos factores esenciales introducidos en su metodología y marco conceptual.

Escrito por Simonetta Vespucci Cataneo
el 25/10/2011

Jes queria aclarar que mi comentario no quiso defender u ofender a ninguno de los dos generos, fue solo una "historia" casual, dada la fotografia, en la que quise satirizar que torpes somos los hombres (humanidad) por solo pensar en nosotros mismos,

Algunos morimos mirandonos el ombligo ¡¡¡¡Y jamas conocemos que hay otra orilla detras de los ojos que nos miran, con otro universo dentro (alma) con sus propias necesidades....

Y ese es el destino de los que no levantamos la vista: conocer solo el suelo ¡¡¡¡¡

Cariños


Escrito por Simonetta Vespucci Cataneo
el 25/10/2011

La mujer (creo yo) ha colaborado ampliamente en la evolcuion de todas las diciplinas a lo largo de la historia: que no figuren en los libros, no significa que no hayamos estado alli trabajando. Si nos vemos como victimas (que muchas mujeres lo son) es por que optamos por ese estado de conciencia y de presencia. Obviamente algunas no pueden escapar de esa esclavitud, por que la Ley se los prohibe.

La pedagogia fue inventada por una mujer hace como mil años. Duoda Fue la primera en escribir un manual sobre comportamiento.

Y asi podria nombrar a muchas otras, Aspasia, Hipartia, Santa Clara de Asis,

Ellas invetsigaron diversas disciplinas y muchas de ella fueron ejecutadas a causa de ello, pero que gracia puede tener una vida si no crea algo nuevo aun jugandose la vida?

Uau ¡¡¡¡Este debate corre por diversas lineas de pensamiento y tiempo a la vez, es capaz de crear vertigo ¡¡¡¡


Jes Ricart
Psicologia clínica/psicoanálisis ub/ua...
Escrito por Jes Ricart
el 25/10/2011

La historiografía no es la que ha marginado poderosos nombres femeninos que en tiempos cruciales tuvieron intervenciones insignes en la política, las artes y el pensamiento, ha sido la preeminencia de las tradiciones que han silenciado sus figuras a causa de un tipo de idoelogia dominante dedicada a ocultar verdades. Conocidas o no por sus nombres y hazañas, las mujeres siempre estuvieron ahí, tal vez en un segundo plano social pero siempre empujando desde un primer plano decisivo. Existe una linea de investigación que trata de contar la historia a través de las mujeres que estuvieron detrás o al lado de los magnatarios masculinos. Investigación, que bien se podría extender a los tandems formados con otros hombres en toda clase de terrenos. Es así que hablamos de las mujeres que hicieron a Rilke o a García-Lorca que sin ellas su poesía y su legado en el campo de las letras habría sido inimaginable. De hecho, las influencias mutuas lo son por encima de géneros y épocas. Ya no es tan imporante quien deja un nombre para ser recordado por la posteridad como quien deja ideas o creaciones que le sobrevivan. Por muchos que hayan sido los siglos de algunas figuras silenciadas (eso también ha pasado y pasa en el género masculino) las investigaciones futuras pondrán las cosas en su lugar rehabilitando autorías de gestas significativas en el pensamiento. Así como el presente (parte de él) rehabilita figuras como Duoda o Aspasia, elfuturo (o parte de él) rehabilitará otras de la actualidad que existen pivotando en interesantes militancias por la libertad y la verdad y que no son consideradas suficientemente por sus coetáneos. Modernamente el acceso a cargos directivos y a los gestion del poder así como a las cámaras legislativas no para de crecer. Pero el reto no es el de igualar porcentajes de participación en los espacios por géneros, sino el de colocar los discursos, los más éticos pues, al mando de todo. ¿Qué seria de los hombres sin mujeres lúcidas a su lado, sin mujeres entregadas a sus causas, sin mujeres motoras que los/nos incentivaran? Pero esa triple pregunta es falaz. El hombre como un niño metido en un cuerpo de adulto no puede esperar de su compañera a una version reactualizada de la mamá de siempre reforzaándolo psicológicamente y mimándolo, además de estar siempre dispuesta a cualquier hora del dia o de la noche a su demanda sexual. En todo caso no puede esperarlo especialmente de ella, más de lo que ella lo pueda esperar de él. La noción de mujer doméstica (y mujer-servil, cocinera y cuidadora, madre y abnegada)está en franca bancarrota. La mujer ha ganado la calle y los puestos públicos, las artes y extiende sus nombres por doquier. Comparativamente deja en ridiculo en no pocas situaciones al hombre, un tanto más lerdo. Para cuando este llega aquella ya vuelve de las situaciones. Para cuando este piensa aquella ya ha ganado la partida con una proverbial intuición. Tratar de fetichizar al uno y al otro con una lista de atributos etandarizados es exagerado. De momento, el uno y el otro estan ante citas de reencuentros y redescubrimientos para que sus simbiosis sean fenomenales para ambas partes. La figura femenina está distanciándose del rol de complacencia asignado por el dictum masculino (aunque tambien reproducido por la propia mentalidad femenina servilista) y tiene su propio programa de felicidad y de placer. En el sexoerotismo las mujeres ocupan roles cada vez mas activos (una investigación a fondo de la evolución de la pornografia tomada como indicador de gestualidades y actividades demostrará el cada vez mayor peso dominante de ellas en las interacciones sexuales con hombres desde antes de probar juegos u optar por filias sado-maso). La mujer es la heroína cotidiana en la logística supervivencial y también la heroína pública que propone iniciativas radicales para las que el adaptacionismo masculino no está tan preparado. Se ha dicho repetidas veces que los déficits holisticos de este le ha llevado a prevalecer por su fuerza bruta frente a la esquisitez, finura y una menor fuerza física de ellas. Para cuando los unos y los otros dejen de ser esclavos de sus roles y la liberalidad de las formas y despegue de pasados obsoletos convierta la bisexualidad en el trato dominante de las personas repartidas en sus géneros, el reconocimiento mútuo de los distintos atributos no se verá ya más sesgado.

Jes Ricart
Psicologia clínica/psicoanálisis ub/ua...
Escrito por Jes Ricart
el 25/10/2011

La historiografía no es la que ha marginado poderosos nombres femeninos que en tiempos cruciales tuvieron intervenciones insignes en la política, las artes y el pensamiento, ha sido la preeminencia de las tradiciones que han silenciado sus figuras a causa de un tipo de idoelogia dominante dedicada a ocultar verdades. Conocidas o no por sus nombres y hazañas, las mujeres siempre estuvieron ahí, tal vez en un segundo plano social pero siempre empujando desde un primer plano decisivo. Existe una linea de investigación que trata de contar la historia a través de las mujeres que estuvieron detrás o al lado de los magnatarios masculinos. Investigación, que bien se podría extender a los tandems formados con otros hombres en toda clase de terrenos. Es así que hablamos de las mujeres que hicieron a Rilke o a García-Lorca que sin ellas su poesía y su legado en el campo de las letras habría sido inimaginable. De hecho, las influencias mutuas lo son por encima de géneros y épocas. Ya no es tan imporante quien deja un nombre para ser recordado por la posteridad como quien deja ideas o creaciones que le sobrevivan. Por muchos que hayan sido los siglos de algunas figuras silenciadas (eso también ha pasado y pasa en el género masculino) las investigaciones futuras pondrán las cosas en su lugar rehabilitando autorías de gestas significativas en el pensamiento. Así como el presente (parte de él) rehabilita figuras como Duoda o Aspasia, elfuturo (o parte de él) rehabilitará otras de la actualidad que existen pivotando en interesantes militancias por la libertad y la verdad y que no son consideradas suficientemente por sus coetáneos. Modernamente el acceso a cargos directivos y a los gestion del poder así como a las cámaras legislativas no para de crecer. Pero el reto no es el de igualar porcentajes de participación en los espacios por géneros, sino el de colocar los discursos, los más éticos pues, al mando de todo. ¿Qué seria de los hombres sin mujeres lúcidas a su lado, sin mujeres entregadas a sus causas, sin mujeres motoras que los/nos incentivaran? Pero esa triple pregunta es falaz. El hombre como un niño metido en un cuerpo de adulto no puede esperar de su compañera a una version reactualizada de la mamá de siempre reforzaándolo psicológicamente y mimándolo, además de estar siempre dispuesta a cualquier hora del dia o de la noche a su demanda sexual. En todo caso no puede esperarlo especialmente de ella, más de lo que ella lo pueda esperar de él. La noción de mujer doméstica (y mujer-servil, cocinera y cuidadora, madre y abnegada)está en franca bancarrota. La mujer ha ganado la calle y los puestos públicos, las artes y extiende sus nombres por doquier. Comparativamente deja en ridiculo en no pocas situaciones al hombre, un tanto más lerdo. Para cuando este llega aquella ya vuelve de las situaciones. Para cuando este piensa aquella ya ha ganado la partida con una proverbial intuición. Tratar de fetichizar al uno y al otro con una lista de atributos etandarizados es exagerado. De momento, el uno y el otro estan ante citas de reencuentros y redescubrimientos para que sus simbiosis sean fenomenales para ambas partes. La figura femenina está distanciándose del rol de complacencia asignado por el dictum masculino (aunque tambien reproducido por la propia mentalidad femenina servilista) y tiene su propio programa de felicidad y de placer. En el sexoerotismo las mujeres ocupan roles cada vez mas activos (una investigación a fondo de la evolución de la pornografia tomada como indicador de gestualidades y actividades demostrará el cada vez mayor peso dominante de ellas en las interacciones sexuales con hombres desde antes de probar juegos u optar por filias sado-maso). La mujer es la heroína cotidiana en la logística supervivencial y también la heroína pública que propone iniciativas radicales para las que el adaptacionismo masculino no está tan preparado. Se ha dicho repetidas veces que los déficits holisticos de este le ha llevado a prevalecer por su fuerza bruta frente a la esquisitez, finura y una menor fuerza física de ellas. Para cuando los unos y los otros dejen de ser esclavos de sus roles y la liberalidad de las formas y despegue de pasados obsoletos convierta la bisexualidad en el trato dominante de las personas repartidas en sus géneros, el reconocimiento mútuo de los distintos atributos no se verá ya más sesgado.

Alejandra Almirón Cartier
Artes visuales y diseño gráfico public...
Escrito por Alejandra Almirón Cartier
el 28/10/2011

“… ¿Qué estamos haciendo como sociedad para darles efectivas oportunidades a las mujeres para superar su discriminación y salir de la pobreza? …”

Este aniversario, que elogia a la mujer, asimismo nos recuerda que aun cuando su situación se ha transformado crecientemente, la prevalencia de la igualdad y no discriminación entre hombres y mujeres está lejos de ser una realidad. Pero que ellas son las mejores líderes comunitarias en nuestro país, de eso no hay duda.

Hoy se conmemoran 100 años del Día Internacional de la Mujer. Desde todos los rincones del planeta nos llegan imágenes, noticias, acciones que dan cuenta del protagonismo creciente de las mujeres en la lucha por un mundo más igualitario, participativo y justo.

En estos cien años ha debido desplegarse un gran esfuerzo individual y colectivo para que de manera formal se acepte como imprescindible la inclusión femenina en todos los espacios de cualquier sociedad que pretenda avanzar al desarrollo. Gracias a esa lucha, la mujer se ha convertido en una de las fuerzas más importantes que están definiendo y redefiniendo el siglo XXI, por su contribución en el ámbito público, en todos los niveles, donde su participación hace la diferencia en las economías del mundo y donde tiene una influencia indiscutida en la vida social, política y cultural; incluso contribuyendo a sellar el destino de gobiernos y a hacer frente al sufrimiento de los pueblos golpeados por la escasez, los desastres naturales y los conflictos armados.

Cada día, además, son más las mujeres que adquieren protagonismo a lo largo del planeta como líderes en distintas disciplinas, en la ciencia, las artes, la tecnología, la academia, la empresa y la política, demostrando el valor y la urgencia de avanzar hacia su integración plena.

Este aniversario, que elogia a la mujer, asimismo nos recuerda que aun cuando su situación se ha transformado crecientemente, la prevalencia de la igualdad y no discriminación entre hombres y mujeres está lejos de ser una realidad. La autonomía económica, la participación política, el acceso al poder, la violencia contra la mujer, siguen siendo pendientes, particularmente en nuestro país.

Esto, sin duda, nos obliga a mirar qué estamos haciendo como sociedad para darles efectivas oportunidades a las mujeres para superar su discriminación y salir de la pobreza. Esperamos que el debate sobre este punto cobre importancia en la discusión de la reforma al sistema de protección a la maternidad, que se considere la necesidad de brindar protección a quienes hoy nada reciben y se materialice un sistema que proteja por igual a trabajadoras y trabajadores con responsabilidades familiares.

Este aniversario es también particularmente importante porque está marcado por la experiencia del terremoto que azotó las costas y el centro de nuestro país hace un año. En ese registro las mujeres vuelven e estar en primera fila, puesto que el desastre las afectó brutalmente. Algunas perdieron a sus hijos y sus maridos, algunas salvaron vidas, cuidaron enfermos, distribuyeron comida, hicieron de las media-aguas un hogar como pudieron. La gran mayoría no logró compartir sus propios miedos, porque antes había que ser fuerte para los otros, y muchas de ellas están hoy psicológicamente dañadas. Las cifras hablan de la importancia de atender este problema por el bien de Chile y de su gente. Según la encuesta Casen posterremoto, hace seis meses en el 12% de la población afectada se detectó prevalencia de estrés postraumático, cifra que llegaba al 14,8% en el caso de las mujeres. Hoy estas cifras deben ser más altas porque una catástrofe de esta naturaleza deja secuelas que tienden a aumentar con el tiempo si ellas no son tratadas. Pero, a la vez, las mujeres han sido durante el último año las más numerosas y más eficientes en el voluntariado. De ello tomamos nota al impulsar la iniciativa que da cuenta el libro “Terremoto después del terremoto. Trauma y Resiliencia” (Ed. Uqbar) que lanza hoy nuestra corporación en homenaje a las mujeres víctimas del terremoto y tsunami. Este da cuenta, del impacto que este desastre tuvo en la población, así como del sentido que tiene, en el imprescindible esfuerzo de prevenir, el fortalecer los gobiernos locales y la sociedad civil, a la ciudadanía organizada y sus líderes para que nunca más estemos tan vulnerables frente a una catástrofe.

Chile surge y se desarrolla, sin embargo, no admite verdaderamente que es una zona de riesgo y que el del 27-F no será el último terremoto o maremoto que nos golpeará. Habrá que hacerlo. Nuestro país hoy no está integrado al esfuerzo mundial para la prevención de riesgos y preparación ante catástrofes. La prueba de ello es que en la campaña “Ciudades Resilientes” ni una sola ciudad chilena está incorporada. Los países propensos a terremotos están todos allí, nosotros no. Crear ciudades resilientes es crear voluntarios que trabajen con organizaciones sociales y los poderes locales en la anticipación y capacitación que la prevención requiere. En este sentido, el liderazgo comunitario y local de las mujeres es una de las piezas claves para anticipar y prevenir esta amenaza latente, y en la creación de cuerpos de voluntarias y voluntarios para acometer esta tarea como ocurre en Ecuador, Japón y México. Nuestro país debe participar de esta iniciativa y ComunidadMujer trabajará para promover que así sea, porque de esta manera podremos reducir los riesgos para nuestra gente. Tenemos la certeza de que sólo la prevención disminuye el miedo, las pérdidas en vidas y en recursos, disminuye los problemas de esta nueva pobreza que se ha instalado pos terremoto y sobretodo resulta ser la herramienta más eficaz para asegurar que los niveles de desarrollo adquiridos no se pierdan en las catástrofes. Las mujeres como las grandes líderes comunitarias que son, como generadoras de redes, son un verdadero motor en este esfuerzo que debe hacer de Chile un país resiliente.

Alejandra Almirón Cartier
Artes visuales y diseño gráfico public...
Escrito por Alejandra Almirón Cartier
el 28/10/2011

El protagonismo de las mujeres en la causa de la paz


Dentro de nuestro acervo cultural existe un mito profundamente arraigado: se identifica a las mujeres con la paz y a los varones con la guerra y la violencia en general.

La experiencia de la maternidad para una mayoría de mujeres y su exclusión de los aparatos de poder y coerción responsables y ejecutores de la violencia organizada -el ejército-, además de las cifras estadísticas sobre la responsabilidad de la mayor parte de las acciones violentas, proporcionan la base para esta identificación.

Por debajo subyace la idea de que las mujeres por el hecho de ser capaces de dar la vida, son más pacíficas que los hombres, que ser madre y combatiente es una contradicción en los términos.

Pero ni todas las mujeres son madres, ni las mujeres ni las madres son pacíficas por naturaleza. Un repaso histórico nos muestra que las mujeres, madres o no, también han participado en las guerras, las han justificado y han alentado a los hombres a participar en ellas.

Del análisis de los procesos de construcción de los géneros, masculino y femenino, a través de la socialización -diferenciada más o menos sutilmente en función del sexo-, puede concluirse que no es el hecho de dar la vida lo que proporciona la principal base material de la contradicción mujer-guerra, sino la dedicación al trabajo considerado femenino de cuidarla, trabajo que en la práctica, puede ser llevado a cabo tanto por un hombre como por una mujer.

Lo que se hallaría especialmente ligado a la paz no son las mujeres como sexo, sino algunos valores femeninos, mantenidos por la cultura de las mujeres y que los hombres con una socialización adecuada bien podían hacer suyos

Y algunos ya los hacen. No es casualidad que la mayor corresponsabilización de los hombres en el cuidado de los niños coincida con un auge creciente del número de objetores e insumisos al ejército).

Las mujeres como víctimas de las guerras

Frente a los distintos papeles y realidades en los que se mueven las mujeres ante una guerra, tiende a sobreimponerse su imagen como víctimas.

Aunque es cierto que en las guerras actuales el número de muertos es mayor entre la población civil, sin duda el factor de mayor peso en la construcción de esta imagen es el hecho de las violaciones masivas y sistemáticas de mujeres, hecho común en los conflictos bélicos pasados y presentes.

La violación, que constituye un atentado específico contra el cuerpo de la mujer, se utiliza a menudo como arma de guerra. Aunque ha sucedido en todas las guerras, ha sido a raíz de la de la ex-Yugoslavia cuando por primera vez se ha aireado el problema en su verdadera dimensión, sobre todo por el empeño de las redes de mujeres que levantaron su voz en los foros internacionales como hicieron las Mujeres en Negro de Belgrado en la Conferencia sobre Derechos Humanos celebrada en Viena en 1993.

Pero las violaciones masivas se han dado también en otros lugares del mundo. El Proyecto «Mujeres y Guerra» llevado a cabo por el Panos Institute, ha recogido más de doscientos testimonios de mujeres en doce países diferentes en los que hubo -o hay- guerras o confrontaciones armadas entre grupos.

Una selección de este material ha sido publicada , con los testimonios de mujeres de Liberia, Somalilandia, Tigré, Uganda, Sri Lanka, India, Vietnam. El Salvador, Nicaragua, Croacia, Bosnia y Líbano.

Desde su variedad de implicaciones y actitudes ante las guerras libradas en sus países, si algo une a estas mujeres es la experiencia de la violación. Esta agresión tiene connotaciones doblemente opresoras pues se utiliza «como un arma contra la identidad de una comunidad, especialmente donde está en juego la pureza étnica o religiosa, [ya que] ultrajando a las mujeres se puede quebrantar y desmoralizar a los hombres [...].

En este sentido es un ataque contra todos, aunque son las mujeres las que sufren físicamente y llevan el peso de la vergüenza y el ostracismo social».

Las mujeres no obstante, son objetos de violación también por los del propio bando, en consonancia con el hecho de que no sólo se viola en las guerras.

Sucede también, y con cifras alarmantes, en tiempos de paz, constituyendo una lacra social generalizada. A modo de ejemplo puede citarse que en Sudáfrica, cada 90 segundos es violada una mujer, hasta alcanzar cifras que se aproximan a las 320. 000 mujeres violadas cada año. En EE. UU. Tiene lugar una violación cada seis minutos. En 1991, la Oficina Federal de Investigación informó de 106. 593 violaciones en los Estados Unidos.

Contribuciones feministas a una política de paz

No obstante, la imagen de las mujeres como víctimas es paralizante y no hace justicia a la diversidad, riqueza, empuje y protagonismo de los grupos de mujeres que se oponen a la guerra y se apoyan en la solidaridad mutua para ofrecer visiones alternativas de la realidad. Incluso muchas de las agredidas no aceptan ser reducidas al papel de meras víctimas.

Van más allá y se organizan en grupos de todo tipo. Puede decirse que, desde las diversas líneas que hoy coexisten en el feminismo, las mujeres están contribuyendo de manera sobresaliente a la construcción de una política y de un pensamiento pacifistas.

Existen muchas conexiones entre el feminismo y el pacifismo, conexiones que emanan de diversos planos de la teoría y de la práctica: conceptuales, empíricas, históricas, políticas, simbólico-lingüísticas y psicológicas. La más profunda se deriva del hecho de que tanto el pacifismo como el feminismo comparten la búsqueda de la eliminación de los sistemas de dominación como base de interacción entre individuos, entre grupos y también entre los seres humanos y la naturaleza.

En este sentido la mayoría de los elementos teóricos desarrollados desde el feminismo para la crítica del sistema de dominación masculina pueden ser considerados herramientas de análisis para una cultura de paz, desde la deconstrucción del sistema sexo-género o el análisis simbólico-lingüístico, hasta la crítica epistemiológica. Dentro de esta línea quisiera destacar las aportaciones de Sara Ruddick acerca de lo que llama el «pensamiento maternal» que crece sobre la base material de la realización del trabajo del cuidado.

Para esta autora, una madre es la persona (hombre o mujer) que toma sobre sí la responsabilidad de la vida de los niños y niñas y que dedica a su cuidado una parte significativa de su vida. El trabajo maternal responde a las demandas de niños y niñas de protección ante los peligros, de nutrición para el crecimiento y de entrenamiento para la inserción social.

En el desarrollo técnico de Ruddick se insiste en que los hombres también pueden realizar trabajo maternal, del mismo modo que cada vez más mujeres lo rechazan, lo que no borra el hecho de que en la mayoría de las culturas han sido las mujeres las que han ejercido de madres. De la experiencia y dedicación a este trabajo surge un tipo de pensamiento (concepciones, actitudes y capacidades cognitivas) que ella designa como pensamiento maternal. Pues bien, lo interesante de esta posición epistemiológica es la toma en consideración de que aunque las madres no sean intrínsecamente pacíficas, la práctica de la maternidad es un recurso natural para una política de paz (afirmación que coincide con una de nuestras conclusiones citada antes)

En Tres Guineas, Virginia Woolf hace una invitación a la actitud crítica ante las instituciones creadas por los varones y una exhortación al desarrollo de la creatividad de las propias mujeres para pensar el mundo desde sí mismas; al mismo tiempo rechaza una actitud mimética de las mujeres con respecto al mundo de los varones como estrategia de avance social.

Esta línea de pensamiento, enriquecida por múltiples contribuciones constituye, todavía hoy, un programa político a desarrollar. Todo un programa de acción no exento de obstáculos y dudas, pues si no estamos por el mimetismo sí queremos disfrutar de una igualdad real de derechos económicos, sociales y políticos; somos conscientes de que difícilmente podemos partir de cero en el terreno institucional y no sabemos hasta qué punto lo que pensamos desde nosotras mismas es o no un reflejo interiorizado de los propios esquemas de opresión que nos han impuesto cómo deben ser las mujeres.


Jes Ricart
Psicologia clínica/psicoanálisis ub/ua...
Escrito por Jes Ricart
el 30/10/2011

Los indicadores estadísticos de violaciones sexuales a mujeres dentro de la heterogénea extensión de la criminalidad arrojan cifras brutales. Se diría que en vez de ser lo excepcional es la rutina y que en lugar de estar en vias de superación lo está de incremento. Además de las violaciones con trampas y emboscadas y que llegan a constituirse en denuncias están todas las demás: las que suceden entre conocidos, las de las empleadas por sus jefes o en las relaciones personales: las de las mujeres casadas por sus maridso. Una parte de estas no llega a ser visibilizada jamás ni a ser procesada judicialmente. Por suerte, las víctimas callan cada vez menos y sus experiencias son comunicadas. Las instituciones y asociaciones que se ocupan del tema van aumentando sus archivísticas mientras la sociedad sigue esquizogenerando comportamientos muy anómalos.

El que las violaciones sexuales sean tan frecuentes es algo que demuestra la perduración de un sistema socioaptologíco en el que las pulsiones convierten a mucha gente en criminal por no saber gestionar sus necesidades de una manera civilizada, es decir, con arreglo al respeto a los demás. La sexualidad es uno de los motores de la historia, o más exactamente dentro de los deseos que la mueven, la pulsión y posesión sexual forma partede sus engranajes cruciales. Una sociedad sociológicamente madura seria aquella que sexualmente funcionara de una manera sana. La actual (tanto en paises supuestamente muy organizados como los USA o en otros no tanto como en Latinoamericana y en Africa) descansa en un sistema contradictorio en el que por una lado excita y/o hace apología lo que de otro lado criminaliza. La sociedad del espectáculo con apologia de la violencia fílmica es tambien la sociedad especular en la que sus miembros mentalmente más débiles y con menos principios son propensos al ataque criminal. En la personalidad del violador hay un tipo que impone por la fuerza lo que no es capaz de conseguir por la persuasión, el diálogo o la ternura. Eso no quiere decir que, por bestia, que sea este individuo carezca de un resto de sensibilidad o de un resto de inteligencia, pero los rechazos debidos y una biografia de inadaptado lo han conbertido en el revés de lo que podria o quisiera ser. En resumen un violador es un enfermo inadaptado que expresa un macrosíntoma que nace en el sistema incapacitado para neutralizar su conducta. Se `podria decir con respecto a todos los demás actos criminales pero eso no justifica a cada criminal y la sociedad victimizada necesita protegerse de ellos, de todos y cada uno de ellos. Los violadores son un tipo de criminales al tamente rechazados, tanto que lo son por el resto del gremio –si de un solo gremio se tratara- de la criminalidad. Tiene mucho mas respeto carcelario un homicida o un ladrón, un estafador, que un violador y que un pederasta. Es dificil poder perdonar que alguien imponga por la fuerza fisica un acto sexual indeseado. Tampoco es facil perdonar a quien imponga por autoritarismo cualquier acto no deseado por el sujeto forzado obligado a hacer lo que solo le complace al otro.

Por otro lado, la violación como fantasia forma parte de los excitantes eróticos. Es algo mas que una literatura ex profeso. Existe como parte de los recursos de los juegos sexuales para parejas o grupos. El mismo verbo violar convenientemente conjugado puede ser jugoso y excitante. Eso hace pensar que hay algo de la violencia que siempre existe en estado latente tanto de quien es mas solicitante de recibirla como quien es proclive a proporcionarla.

Aún ahora no todas las magistraturas parten de la misma sensibilidad para definir lo que es una violación sexual. Actualmente ya no bastará mostrar hematomas o vestiduras rasgadas (o al menos no lo es desde que eso forma parte de una erótica lúdica sin que la performance no pase de ser eso: una escenificacion de la violencia pero sin que duela). Para que la haya y sea demostrada tiene que concurrir un absoluto forzamiento por una de las partes y una absoluta falta de consentimiento por la otra. Como se sabe, dentro de la esfera de las denuncias tambien hay un porcentaje de falsas denuncias en las que se puede inventar todo, incluidas las violaciones inexistentes. Esto ultim odebe ser en un porcentaje exiguo y no modifica las grandes cifras de las multitudinarias violaciones que se dan en tantos países.

Para la mujer violada la vida no termina después de que su violador o sus violadores despues de que la dejen tirada se vayan. La vida continua y ese episodio no puedeentorpecer que seviva intensamente rehaciéndolas. Lo peor que le puede pasar a una mujer violada es que sea rechazada por su contexto inmediato y especialmente por su partner. Ni puede olvidar lo sucedido ni puede quedarse fijado traumaticamente a ello siendo incapaz de remontarse, mucho menos tolerar que sea rechazada por quienes se lo confidencie. Pasar por una violación, por terrible que sea, no significa caer en un laberinto sin fondo. Se puede superar y aprender una reconciliacion con el mundo a pesar de conocer que el mundo incluye sus criminales.

Cuando hablamos de violaciones sexuales nos estamos refiriendo fundamentalmente y de una manera automática a violaciones en las que las victimas son las mujeres y los agresores son hombres pero no se puede ignorar que a pesar de ser un porcentaje inferior también se da el proceso al revés, o el de mujeres contra mujeres. Las hemerotecas recogen episodios de ese otro tipo de casuística

Alejandra Almirón Cartier
Artes visuales y diseño gráfico public...
Escrito por Alejandra Almirón Cartier
el 30/10/2011

JES, hacieno referencia al tema que expones en el post, es importanteeste artículo que deseo compartirlo con ustedes.

MILES DE MUJERES MUSULMANAS FUERON TORTURADAS Y VIOLADAS SALVAJEMENTE DURANTE LA LIMPIEZA ÉTNICA ORQUESTADA POR EL LÍDER SERBIO RECIENTEMENTE FALLECIDO SLOBODAN MILOSEVIC . YA PASARON 10 AÑOS DEL FINAL DE LA GUERRA, Y MIENTRAS SE CALCULA DE 10000 LOS CULPABLES QUE SIGUEN IMPUNES, LOS HIJOS DE AQUELLAS VIOLACIONES BUSCAN LA VERDAD MIENTRAS SUS MADRES SON SEGREGADAS

Las violaron una y otra vez, noche y día, hasta cansarse. Mataron a sus maridos hijos y hermanos, delante de sus ojos. Eso fue durante la guerra declarada en Bosnia (1992-1995) por el recientemente fallecido líder serbio Slobodan Milosevic cuando la antigua república yugoslava optó por la independencia. Hoy, diez años después de que los líderes políticos firmaran la paz en los Acuerdos de Davton. , estas mujeres son aún la viva imagen del conflicto. Mientras que los hombres caídos en la guerra son shaheed —héroes—, de ellas nadie quiere oír hablar; la palabra violación es demasiado fea como para estar presente.

Estas mujeres son las víctimas olvidadas, que han necesitado de una película, Grbavica, ganadora del último Festival de Berlín, para que su país y el mundo se acuerden de que existen. Más de 20. 000 bosnias musulmanas fueron sistemáticamente violadas por las fuerzas serbias en la campaña de limpieza étnica orquestada por Milosevic. Algunas dicen que les cuesta demasiado vivir, y que si no se matan es por sus hijos, muchos de ellos fruto de las violaciones que rompieron sus vidas.

En Bosnia el uso de la violación se implantó como táctica de guerra. Una comisión de las Naciones Unidas y grupos de derechos humanos descubrie— ron que los grupos paramilitares serbios habían alentado sistemáticamente la violación de mujeres bosnias musulmanas como parte del esfuerzo por «limpiar» de musulmanes la región. Así, miles de mujeres musulmanas fueron torturadas y violadas salvajemente durante la limpieza étnica orquestada por el líder serbio Slobodan Milosevic. Ya en 1993, las organizaciones de derechos humanos de Bosnia aseguraban que entre 30. 000 y 50. 000 mujeres y niñas habían sido violadas por los combatientes serbios en toda la república.

La mayoría de los niños concebidos en violaciones serán internados en orfanatos de Bosnia o de la vecina Croacia, y rara vez serán dados en adopción. En el último verano de la guerra tuvo lugar el mayor genocidio ocurrido en Europa desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Srebrenica, un enclave que había sido declarado «zona de seguridad» por la ONU y estaba teóricamente protegido por los «cascos azules» holandeses, fue tomada por las fuerzas serbias, al mando del general Ratko Mladic, en julio de 1995. Los hombres de Mladic ejecutaron a más de 7. 000 musulmanes, casi la totalidad de la población masculina.

Para ellas, la guerra y la barbarie de los campos de concentración no ha terminado. Viven presas de las imágenes de horror que reaparecen sin aviso y sin falta a diario en sus cabezas. El momento en el que el soldado maloliente dice “vas a tener un hijo serbio” y la violan entre varios, cuando el uniformado toma el cuchillo y le rebana el cuello a su hijo, o el instante en que comienzan a cortarle los pechos. Pero ni siquiera pueden permitirse pensar en todo esto, porque les toca sacar adelante a lo que ha quedado de sus familias. Sus hijos ya son adolescentes y quieren saber la verdad.

Se desconoce cuántos niños son hijos de los violadores, pero las organizaciones hablan de miles. Muchos fueron entregados en adopción en Europa, otros viven en orfanatos bosnios y muchos otros han crecido junto a sus madres, creyendo que su padre fue un shaheed , un musulmán que murió en la guerra defendiendo a su patria. Jasmila Zbanic, la directora de Grbavica, que realizó un intenso trabajo de campo para preparar la película, explica que “las mujeres, cuando salían de los campos, se hallaban en estado de choque y no querían saber nada de sus hijos. Muchos niños acabaron en el norte de Europa. Nadie les ha seguido la pista ni se sabe cuántos son.

Las madres que entregaron a sus hijos viven ahora atormentadas”. En el Consejo Internacional para la Rehabilitación de las Víctimas de la Tortura de Sarajevo explican que los soldados serbios no entregaban a las mujeres al bando enemigo hasta el séptimo mes de embarazo, cuando ya no había vuelta atrás y tenían la certeza de que no abortarían. “Querían que tuvieran hijos serbios, querían estigmatizar a toda la familia”, dice Dubravka Salvia, la directora de la asociación.

Sin ayudas estatales, estas mujeres malviven en los arrabales de las ciudades bosnias. Pese a los enormes problemas psicológicos que arrastran, carecen de seguridad social y sus ingresos se reducen a la pensión de viudez, cuando toca. Dayton y el gobierno bosnio insisten en que deberían volver a las tierras de las que fueron expulsadas, pero a ellas les aterroriza la idea del regreso, porque temen verse las caras con sus violadores, la gran mayoría aún libres. Y las autoridades bosnias se escudan en la falta de acuerdo entre las dos entidades que forman el país —la República Serbia de Bosnia y la Federación croato-musulmana-para no dar caza a los criminales. Muchas han permanecido todos estos años calladas y sólo ahora empiezan a hablar, muy poco a poco. Saben que sus testimonios podrían encarcelar a sus agresores, aunque a duras penas conservan la fe en la Justicia. Los expertos insisten en que vomitar el dolor es el primer paso hacia la curación, pero la mayoría no son capaces de verbalizar tantas atrocidades. Ni siquiera sus maridos —los que aún viven— lo saben y muchos de sus hijos tampoco, porque temen que las abandonen.

UN TEMA QUE NO SE TOCA. En una de las cinco colinas que rodean Sarajevo, la ciudad que estuvo cercada 43 meses durante la guerra, vive Hasija Brankovic. A sus 35 años, casi nunca habla de lo que le hicieron los soldados durante el mes que pasó en un campo de concentración en Rogatica, en la República Serbia de Bosnia. Su hermana mayor y su madre, que medio ha perdido la cabeza, también pasaron por los campos, pero ese tema no se toca, a pesar de que las tres viven en la misma casa raquítica y duermen en una única habitación, junto con otros dos hermanos pequeños.

Llegaron a esa casa a los tumbos, después de que las echaran de las nueve anteriores por no pagar el alquiler. Hasija habla de las penas que pasa para sacar adelante a esa familia, sin trabajo y sin más ayuda que la pensión de su padre, muerto en la guerra. En total, 170 euros a los que hay que restar los 100 de alquiler. Hasija salta de un tema a otro y pronto explica que las pastillas para los nervios le impiden centrarse. Sentada en el suelo de un cuarto de estar que hace las veces de cocina y de despensa, empieza a hablar de su encierro en el campo de concentración. “Calla! ”, la corta enseguida la madre, con la cabeza cubierta con un pañuelo y sin apenas dientes. La mujer teme aún represalias.

Quedamos para otro día, lejos de la presencia de la madre. “Los soldados nos llevaron a la escuela de Rogatica. Cada noche y cada día venían, con un calcetín en la cabeza, y nos preguntaban: ‘Quieres que te viole o prefieres mirar? ’. A veces era un hombre, a veces un grupo. Así durante un mes. ” Hasija llora, toma aire y piensa. “Mataron a mi padre y mi hermana de tres años no pudo escapar del campo. Si no fuera porque tengo que ocuparme de mi familia, me haría algo a mí misma”, asegura esta mujer que calla más horrores de los que relata. Hasija todavía no sabe si algún día testificará ante los jueces; de momento, no se siente preparada.

En el tribunal montado hace un año en Bosnia para juzgar a criminales de guerra y que reemplazará al Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY), un equipo de psicólogas atiende a las que han decidido testificar contra sus violadores. Jasmina Pusína, una de las terapeutas, explica que muchas mujeres no hablan con la esperanza puesta en el olvido. “Intentan olvidar sin sabe que nunca podrán. Conviven con sus secretos hasta que un día se vienen abajo. Tarde o temprano sucede, es sólo cuestión de tiempo” asegura Pusína, quien explica que las terapias tratan de ensamblar las piezas del rompecabezas del horror. Los olores, los sonidos, las imágenes de los días de la tortura para hacer a las mujeres conscientes del trauma, y para que aprendan a convivir con él. Estas terapias las dirigen las ONG, que trabajan de forma intermitente, en función de las ayudas internacionales. Marijana —nombre ficticio— hace tiempo que decidió hablar y recomponer su espeluznante historia. La ha contado en La Haya. Haber testificado no la ha vacunado, sin embargo, contra el inevitable derrumbe cada vez que revive su paso por un campo de concentración en Visegrado, al este del país. “Me violaron varias veces. Tantas que no sabría contarlas. Mi hijo, de 16 años, lo vio todo. Olían mal, a cebolla, a alcohol. Estaban muy sucios. Me enseñaron varios cuchillos. ¿Cuál es el más afilado me preguntaron? ”. Marijana rompe a llorar: “Vi cómo pasaban el cuchillo por el cuello de mi hijo. Les pedí que me mataran a mí. No entiendo qué hemos hecho para ser tan odiadas”. Vuelve el llanto y la respiración entrecortada, pero Marijana quiere continuar: “Lo tenían todo pensado, todo planeado para humillamos y destrozar a nuestra comunidad. Ahora nosotras no valemos para nada, y el gobierno hace oídos sordos, pero, si seguimos calladas, no llegaremos a ninguna parte”, afirma esta mujer que vive en Sarajevo, y que dice adivinar la llegada del frío invierno bosnio en las cicatrices de su cuerpo. Manjana reconoció en el campo de concentración a Milan Lukic, entregado por Argentina al TPIY el pasado febrero, después de siete años de fuga. Lukic operaba bajo las órdenes de los prófugos Radovan Karadzic y su jefe militar, Ratko Mladic,(foto) acusados de genocidio por la Matanza de Srebrenica , en la que exterminaron a 8. 000 musulmanes bosnios en 1995.

Maida Cupina también testificó en Holanda. Fue contra Milosevic. Tampoco tiene trabajo y vive en un piso que le ha prestado el tribunal. A sus 50 años es alta y va muy arreglada. Pelo bien teñido, colorete y labios perfilados. Su imagen esconde a una mujer hundida. “Tengo que ser valiente y seguir, por mis hijos”, dice. “Me violaron delante de mi marido y de mis dos hijos. Me encerraron en casa de mi padre donde estaba disponible para los soldados durante las 24 horas. ‘Musulmana inútil’, me gritaban los serbios. Hacían orgías durante días enteros”, relata mientras empalma un cigarrillo con otro en el apartamento, prestado, donde vive con su hija, enferma de anorexia, y sin acceso a un tratamiento médico. Cupina, de 1,72 metros, llegó a quedarse en 42 kilos. Fue entonces cuando los nacionalistas fanatizados estimaron que ya no servía para sus propósitos y la intercambiaron por prisioneras serbias. Ahora dice vivir condenada a la cadena perpetua de esas imágenes, del olor a alcohol y sudor de esos hombres, tatuados en su cerebro.

Mientras Cupina habla, por el televisor desfilan las imágenes del entierro de Miíosevic en Pozarevac la ciudad natal del caudillo ultra-nacionalista serbio. “Los soldados que vinieron a Nevesinje eran serbios, no bosnios. Esto no fue una guerra civil, fue un genocidio orquestado por Milosevic. Ha muerto después de haber consumido la mayor parte del tiempo y del dinero del tribunal de La Haya. ¿Y ahora qué? ”, se pregunta esta mujer.

SOSPECHOSOS EN LIBERTAD. Junto a Milosevic y al resto de los grandes nombres del TPIY, fuentes judiciales del país estiman que alrededor de 10. 000 sospechosos (en su mayoría procedentes de las filas de los fanáticos serbios, pero también bosnios) siguen en libertad. La mayor parte de ellos vive en la República Serbia de Bosnia, una de las dos entidades del país, y que, tras la expulsión de miles de musulmanes durante la guerra, se ha convertido en una zona étnicamente limpia, casi sin presencia musulmana. A pesar de que Dayton reconoció el derecho al retomo de los desplazados y de que las autoridades alientan de boquilla el regreso, las víctimas insisten que, si no se detiene a los agresores no habrá vuelta posible.

Nusreta Sivac es una de las pocas que optó por el regreso y ahora le toca cruzarse en la calle con los hombres que la torturaron en los tres campos de concentración en los que estivo en 1992: Omarska, Trnopolje y Keraten conocidos por las imágenes que dieron vuelta al mundo y en las que se veía a hombres famélicos tras la alambrada.

“Estuve allí casi dos meses. Hablar de que pasó dentro es durísimo”, dice Sivac, que cuenta que la tortura y las violaciones eran generalizadas y que antes de la guerra era juez Prijedor, una ciudad entonces multiétnica unos 20 kilómetros de la frontera con Croacia y donde hoy día los musulmanes forman una minúscula comunidad, asentada en Kozarac.

Allí, las casas son nuevas, levantadas sobre las cenizas a las que quedaron reducidas las viviendas de los bosnios, quemadas por los soldados y milicianos serbios.

“Siempre tuve claro que iba a volver. Esta es mi ciudad. El primer día que llegué a mi casa, había un cartel que decía: ‘Esta es la puerta de Omarska’. Ahora me encuentro por la calle con hombres que me maltrataron y otros que han salido después de cumplir dos tercios de su condena”, explica Sivac. ¿Cómo reacciona? “Les miro a los ojos. Es lo único que puedo hacer, con esa gente no se puede hablar. Para nosotras, la mejor lucha es la verdad”, dice esta mujer que ha testificado en el TPIY contra varios responsables de los campos.

Sivac, que pertenece a una asociación de mujeres víctimas de la guerra, sostiene que muchas no quieren testificar porque tienen miedo. “Los agresores siguen teniendo puestos importantes en la República Serbia de Bosnia. Muchos son héroes militares”, asegura en una cafetería con aire turco de Kozarac. Prueba de ello es lo que queda del campo de concentración de Trnopolje, hoy reconvertido en escuela y asociación de vecinos y en cuya entrada una gran águila esculpida en piedra rinde homenaje a los soldados que han dejado sus vidas para formar los cimientos de la República Srpska”. Ramos de flores frescas yacen sobre la nieve, al pie del monumento.

En ese campo, los soldados elegían cada día a unas cuantas chicas a las que se llevaban para violarlas. Unas volvían marcadas por las torturas. Otras, ni siquiera volvían.

Ahora, Sivac no tiene trabajo y es difícil que lo consiga en una comunidad en la que los musulmanes no son bienvenidos. A sus 55 años, tampoco tendrá derecho a una jubilación. En la República Serbia de Bosnia, las mujeres que estuvieron en los campos ni siquiera son consideradas víctimas del conflicto. En el resto de Bosnia, las mujeres que fueron violadas sistemáticamente durante la guerra están consideradas víctimas desde el año pasado, y en teoría, tienen derecho a una pensión, igual a Jade un hombre que perdiera una pierna por una granada. El problema, señalan las terapeutas del tribunal, es probar el daño psicológico. Por eso, algunas asociaciones piden al gobierno que promulgue una ley que se ocupe de estas mujeres, igual que se aprobó una para los desaparecidos durante la guerra.

SIN DERECHOS ESPECÍFICOS. “No hay una definición clara de quiénes son las mujeres víctimas de la guerra. No tienen ningún derecho específico”, reconoce el ministro bosnio de Derechos Humanos y para los Refugiados, Misrad Kebo, que defiende que las mujeres violadas no deben tener un tratamiento especial, y culpa a las autoridades serbias de que los violadores sigan en la calle y de que el reconocimiento como víctimas ni siquiera exista en la República Srpska. “Esto es un problema regional, no sólo interno. Estamos hablando de Mladic y de Karadzic, de gente que se encuentra a salvo en los países vecinos. Nosotros pedimos a las autoridades serbias su colaboración”, asegura Kebo en la sede del gobierno, en Sarajevo.

Kebo echa también el resto de pelotas fuera. Culpa a las mujeres de no querer hablar: “El Estado no puede hacer nada si ellas no reconocen lo que les ha pasado”. Y asegura que su gobierno no dispone de recursos para atender a estas mujeres. Sorprende, sin embargo, ver cómo Sarajevo es hoy una ciudad completamente reconstruida, donde apenas queda rastro de los morteros y las granadas en los edificios, y donde el dinero no ha alcanzado para la reconstrucción de las vidas de los que quedaron dañados de por vida por la barbarie.

A falta de iniciativas estatales, Grbavica la película bosnia recientemente premiada en Berlín, podría ser el catalizador de la esperada catarsis colectiva que anime a las mujeres a hablar y que recuerde al gobierno bosnio s cuenta pendiente con las víctimas olvidadas.

Grbavica cuenta la historia de una mujer violada durante la guerra. La precariedad económica en la que sobreviven las mujeres como Esma, la protagonista. Y habla de los hijos gestados en las violaciones, que hoy son adolescentes y que empiezan a preguntar por 1 identidad de sus padres.

LAS MENTIRAS DE LA GUERRA. Muchas de la madres que decidieron quedarse con sus hijo los han criado en los campos de refugiados, al amparo de las mentiras de la guerra. Pero es tos niños y niñas tienen hoy 14 años y quieren saber quiénes fueron sus abuelos paternos quiénes son sus tías.. , y para eso no hay res puesta. Sus madres fueron violadas tantas veces que, aunque se atrevieran a decirles que si padre no fue un héroe, serían incapaces de da con su identidad. “Son niños muy inseguros muy dependientes. Viven con el temor de que sus madres, traumatizadas y apenas capaces de arrastrar su propia vida, los abandonen. Se ha producido la transmisión generacional de trauma”, estima Salvia.

Grbavica, cuya exhibición ha sido prohibida en la República Serbia de Bosnia, y cuy estreno en Belgrado contó con la presencia de seguidores de Mladic y Karadzic que trataron de abortar la proyección, está batiendo récords de taquilla en la Bosnia croata y musulmana. Esta película ha sido capaz de llevar las violaciones sistemáticas del ámbito de lo privado al terreno de lo público, algo inédito en Bosnia. Que no se olvide es algo que obsesiona a su joven directora. “Fueron actos diseñados para humillar. Con ellos destruyeron tanto.. , sus creencias religiosas, su autoestima, sus vidas. Todavía soy incapaz de entender cómo los hombres pueden ser capaces de utilizar la violación como un arma, cómo son capaces de tener una erección fruto del odio”, reflexiona Zbanic en Tuzla, en el noreste de Bosnia, donde recientemente se estrenó la película .

Esa noche en Tuzla, los espectadores —la mayoría mujeres— salieron conmocionados de la sala. Algunas, con los ojos todavía húmedos, se han quedado sin palabras. Un poco más tarde, Eilla Vickovic, con hiyab, ya está en condiciones de hablar: “Esta película puede ofrecernos un futuro mejor a los bosnios, sobre todo a las que tienen miedo de que la sociedad no las entienda si cuentan que han sido violadas. Pero todo el mundo conoce los hechos desde hace tiempo ¿Cómo es posible que haga falta una película para entender esto?


Jes Ricart
Psicologia clínica/psicoanálisis ub/ua...
Escrito por Jes Ricart
el 01/11/2011

Aunque pocas veces, los tiranos llegan a ser juzgados y/o ejecutados, aunque comparativamente la mayoría mueren en edades adelantadas y plácidamente. Despues del tiro a la sien de Gadafi o de las capturas de Sadam Hussein o S. Milosevic el resto de la plantilla de dictadores convencidos tienen motivos para revisar sus roles en sus países y en el constelograma mundial. Aunque tarde y con escenificaciones no del todo impecables esos tipos van o irán cayendo por un efecto dominó. Pero su caída no es tan inminente. El cuestionamiento de un dictador en un estado predemocrático de paises muy sojuzgados y con falta de libertades mínimas puede tener una extensión jurídica al cuestionamiento de estadistas de otros paises con regulaciones pseudodemocráticas. Es una buena noticia que un criminal de alto rango por instigador y por dar las órdenes aunque tal vez directamente nunca haya matado con sus propias manos o violado a nadie, sea llevado a los tribunales y sentenciado de acuerdo con sus crímenes pero eso no significa que ni lasl eyes ni los procesos sean aceptados por toda la sociedad. Muchos años despues el nacionalsita Milosevic seguia teniendo fans que le aplaudian lo que hizo.

Jes Ricart
Psicologia clínica/psicoanálisis ub/ua...
Escrito por Jes Ricart
el 01/11/2011

Más allá del uso de los protocolos judiciales para tratar, a través de la gestión de la justicia, reconocer mas que compensar la tragedia de lkas victimas y la criminalidad de los responsables, cada acto criminal es un brutal indicador estadístico del tipo de seres humanos que existen y de la sociedad generatriz de sus conductas. Esa sociedad criminógena no disculpa a ningun maltratador ni violador, como tampoco lo hace con represores, sicarios, corruptos o defraudadores. Pero estos no se explican –en su enorme y creciente extensión fenoménica- sin aquella. Además de tratar al criminal como enfermo (los grandes centros de reclusión penitenciaria deberían ser espacios de rehabilitación, es decir de reeducación) la sociedad necesita ponerse a salvo de el. No se trata de una opción paternalista sino del unico posible recurso de autodefensa social frente a sus lacras. O matamos a todos los criminales con los que no es posible la coexistencia o les damos opciones de cura y readaptación para que esa coexistencia llegue a ser posible. Como el propio campo de delimitacion de lo criminal es controvertido, también lo es reeducar en qué términos y a quienes y por quienes. La disusión sobre un area de la criminalidad, la de la violación de mujeres, necesita del auxilio conceptual de un enfoque alternativo a la criminalidad en general, sus causas y sus consecuencias. Es bastante complicado coexistir o devolver los derechos a quienes no tuvieron categoria ciudadana ni humana para hacer el debido uso de ellos antes de ser caputrados y encerrados por sus crímenes. Pero por su parte la venganza lleva a laberintos sin salida aun siendo satisfecha neutralizando o liquidando a violadores y asesinos. En un proceso de rehabilitacion cada violador deberia pedir y buscar la reconciliacion su víctima. Teniendo en cuenta que muchas víctimas lo que menos quieren es volver a encontrarse con sus violadores y que muchos violadores aun estan lejosde considerar que deban hacer tal cosa, los procesos de armonizacion y minimizacion de las tensiones sociales quedan lejos de que sean garantes de un futuro sin crimenes de este tipo.

Jes Ricart
Psicologia clínica/psicoanálisis ub/ua...
Escrito por Jes Ricart
el 01/11/2011

Más allá del uso de los protocolos judiciales para tratar, a través de la gestión de la justicia, reconocer mas que compensar la tragedia de lkas victimas y la criminalidad de los responsables, cada acto criminal es un brutal indicador estadístico del tipo de seres humanos que existen y de la sociedad generatriz de sus conductas. Esa sociedad criminógena no disculpa a ningun maltratador ni violador, como tampoco lo hace con represores, sicarios, corruptos o defraudadores. Pero estos no se explican –en su enorme y creciente extensión fenoménica- sin aquella. Además de tratar al criminal como enfermo (los grandes centros de reclusión penitenciaria deberían ser espacios de rehabilitación, es decir de reeducación) la sociedad necesita ponerse a salvo de el. No se trata de una opción paternalista sino del unico posible recurso de autodefensa social frente a sus lacras. O matamos a todos los criminales con los que no es posible la coexistencia o les damos opciones de cura y readaptación para que esa coexistencia llegue a ser posible. Como el propio campo de delimitacion de lo criminal es controvertido, también lo es reeducar en qué términos y a quienes y por quienes. La disusión sobre un area de la criminalidad, la de la violación de mujeres, necesita del auxilio conceptual de un enfoque alternativo a la criminalidad en general, sus causas y sus consecuencias. Es bastante complicado coexistir o devolver los derechos a quienes no tuvieron categoria ciudadana ni humana para hacer el debido uso de ellos antes de ser caputrados y encerrados por sus crímenes. Pero por su parte la venganza lleva a laberintos sin salida aun siendo satisfecha neutralizando o liquidando a violadores y asesinos. En un proceso de rehabilitacion cada violador deberia pedir y buscar la reconciliacion su víctima. Teniendo en cuenta que muchas víctimas lo que menos quieren es volver a encontrarse con sus violadores y que muchos violadores aun estan lejosde considerar que deban hacer tal cosa, los procesos de armonizacion y minimizacion de las tensiones sociales quedan lejos de que sean garantes de un futuro sin crimenes de este tipo.

Alejandra Almirón Cartier
Artes visuales y diseño gráfico public...
Escrito por Alejandra Almirón Cartier
el 15/11/2011

LA SOCIEDAD DEL RIESGO - Germán Aller


En 1612 Sir Francis BACON publicó Descriptio globo intellectualis, siendo
seguramente uno de los primeros anticipos de la globalización.


El político y pensador inglés, considerado por la Royal Society como el “Gran Instaurador
de las Ciencias”, contrastaba el globo material o terráqueo con el globo intelectual, al que caracterizó como el mundo del conocimiento y de las ideas, dividiendo a todo el saber humano en historia, poesía y filosofía en correspondencia con las tres facultades de la mente: memoria, imaginación y razón.


Otro relevante aporte sobre una comunidad pacífica perpetua fue realizado por Immanuel KANT al postular un Derecho cosmopolítico en su libro Principios metafísicos del Derecho, en el cual relataba una idea racional de aproximación y establecimiento de relaciones a partir del Derecho, argumentando que la naturaleza ha encerrado a todos los hombres juntos por medio de la forma redonda que ha dado a su domicilio común (‘globus terraqueus’), en un espacio determinado, y —apuntaba KANT— como el suelo sobre el cual vive el hombre es parte de un todo determinado, los pueblos están en comunidad de
ese suelo y ello conlleva reciprocidad de acción; es decir, una relación universal
de uno con todos los demás


En su obra
La paz perpetua ponía de manifiesto su anhelo por la pacificación de un mundo en reiterada efervescencia políticosocial y la necesidad de instaurar una convivencia en paz reglada desde elDerecho



Asimismo, su correlativo en las Ciencias penales se halla en la
gesamte Strafrechtswissenschaft de VON L ISZT ( Lehrbuch , 1881) para abarcar todos
los estudios científicos concerniente al crimen y su entorno, lo que sin duda fue
un esfuerzo titánico para conjuntar Derecho penal, Política criminal y Criminología


También en J
IMÉNEZ DE A SÚA al propugnar la instauración de una Enciclopedia de las Ciencias penales que abarque una importante cantidad de disciplinas científicas vinculadas al conocimiento del fenómeno criminal

.

Jes Ricart
Psicologia clínica/psicoanálisis ub/ua...
Escrito por Jes Ricart
el 16/11/2011

Los deseos por una sociedad fraterna los encontrariamos entre las primeras manifestaciones humanas si hubiera documentación testimonial. En su lugar, la invención del bronce utilizado para agredir fue usada como la primera arma de destrucción masiva. La historia de la criminalidad se confunde con la historia misma del ser humano. Una etapa primnitiva de concordia total es un deseo más especulativo que una comprobación real aunque cabe inferir que en tiempos de máxima urgencia supervivencial cada clan necesitaba de todos sus miembros para proteger su continuidad , lo que no quita que las puganas por el territorio, por los recursos, pudieran ser cruentas.

Los enunciados de una sociedad fraterna no han parado de prodigarse desde que el ser humano se erigiera en persona y concibiera modelos ideales de coexistencia colectiva pacífica, paralelamente ir a la guerra ha sido y sigue siendo una constante en la historia. El mismo país (ultimamente Somalia, como escenario de turno) del que se nos informa de sus necesidades hambrunas y de apoyo humanitario exhibe el armamento mas sofisticado, moderno y caro, de quienes juegan a matar y matan y mueren.

Vivían neustros antepasados en una sociedad peligrosa, seguimos viviendo en ella. El celebrado y asumido principio de incertidumbre se aplica absolutamente a todo. Cada dia por vivir es una hipótesis de su existencia. Cada objetivo planteado también es una hipótesis. Cada idea lanzada al ruedo de los debates es una tentativa de la que no se puede medir para qué sirve ni a quien va a llegar. Cada acto existencial puede ser y es replicado y corre el riesgo de entrar en colisión con los de los otros. El solo hecho de salir a la red viaria rodada significa entrar en la tómbola fatidica de una mortalidad por accidente aunque sea en una proporción mínima. Algo parecido se puede decir de todo lo demás: la ingesta, las relaciones, los voiajes o las visitas. El deseo de la concordia universal choca radicalmente con la discriminacion institucional existente en los instrumentos de unidad internacional. Para el punto de vista militar un pacifista es un estúpido que no ha comprendido las autenticas reglas de juego de la realidad. Su valor consistirá en la defensa nacional. Para un pacifista verá en el armamento creciente una locura que aumento el peligro de vivir en sociedad.

La acepción de moda de globalización está mas ligada a la estructura economico-mundial del neoliberalismo de los mercados pero desde mucho antes el sentimiento y principio de pertenencia a un mismo mundo se extendió por todas las geografias, a pesar de que algunas tribus se dieran a si mismas el nombre de ser los unicos o verdaderos humanos.

Jes Ricart
Psicologia clínica/psicoanálisis ub/ua...
Escrito por Jes Ricart
el 16/11/2011

El crimen no está exento de una estética y su categoria depende del canon cultural mas que de la motivación subjetiva. La pregunta que desmarcaría los criminales de los no criminales es si se está dispuesto a usurpar y a matar para restablecer equilibrios o nunca bajo ningun concepto se puede acudir a la fuerza contra otro. La historia de lo humano viene optando por lo primero, que logicamente retitula como recuperación o justicia a los actos de quitar o suprimir vidas. En cambio, el principio crucial de no ajustarle las cuentas a nadie acudiendo a la impositividad va en contra de todos los entramados justicieros y todas las administraciones que tratan de gestionar (y, aparentemente, reducir o neutralizar) la criminalidad. Hay actos criminales reprobables y actos heroicos (que también están implicados cuadros de mortandad) que son celebrados y enmadallados. ¿Qué los diferencia? En cambas situaciones unos humanos les prohiben el derecho a la vida a otros. Evidentemente no todo acto destructivo tiene la misma valoración y mientras hay una ética de unos, hay una antiética en otros. ¿Cómo diferenciarlos y cómo poder juzgar con justicia sus diferencias? Decimos que el acto de matar en defensa propia seria justificado en situaciones extremas mientras que hacerlo desde el planning calculado, lafrialdad o la psicopatia, no lo sería; el problema es categoria la autodefensa propia. ¿Dónde empieza? ¿A unos centimentros del cuchillo que se va a clavar en tu abdomen o desde mucho antes al saber que hay un asesino suelto que viene a por ti?

Alejandra Almirón Cartier
Artes visuales y diseño gráfico public...
Escrito por Alejandra Almirón Cartier
el 16/11/2011
Gracias Jes! ¿Qué opinas de esta noticia?


El horror de Safía, la “esclava sexual” de Kadafi durante 5 años

A los 15 años fue raptada y llevada al harén del líder libio. En 2009, su padre la ayudó a huir a Francia.

.

A menos de un mes de la muerte de Muammar Kadafi, comienzan a develarse las historias de sus delirios y muestran el nivel de aberración al que había llegado. Safía, una joven libia de 22 años a la que su belleza le jugó en contra, se atrevió por primera vez a contar la vida sexual del ex dictador libio. Ella lo sabe mejor que nadie porque durante cinco años fue “su esclava sexual”.

En una entrevista con el diario francés Le Monde , la joven relata que fue “reclutada” por la fuerza en 2004, a los 15 años. Había sido elegida para entregarle un ramo de flores al mandatario durante una visita a su escuela, en Sirte. “Para mí era un gran honor, hasta lo llamaba papá Muammar”, dice. Cuando Kadafi se detuvo frente a ella, le puso la mano sobre el hombro y le acarició el cabello. Luego se enteraría de que ese gesto era una señal para sus guardaespaldas. Así les indicaba que debían “reclutarla”. Al día siguiente, tres mujeres de uniforme se presentaron en la peluquería donde trabajaba su madre y le dijeron a la joven que “Muammar quería verme para darme unos regalos”. La adolescente las siguió sin dudar: “ ¿Cómo sospechar algo? Era nuestro héroe, el príncipe de Sirte”.

Allí empezaría el descenso al perverso mundo de este hombre que tenía omnipotencia absoluta en Libia. Kadafi recibió a la quinceañera en una de sus carpas de beduino y le dijo que de ahora en adelante viviría con él. Cuando ella se puso a llorar, le comenzó a hacer promesas: “Tendrás todo lo que quieras, casas, autos... ”. Luego la entregó a una de las tres mujeres uniformadas. Se llamaban Salma, Mabruka y Feiza, y se encargaban de administrar el harén del dictador. La llevaron a un lugar cerrado, le dieron lencería sexy y la obligaron a que aprendiera a bailar, a hacer strip-tease y a cumplir con “sus otros deberes”.

Durante tres días Kadafi convocó a Safía a su cuarto, aunque sólo para verla bailar. Al tercero le anunció el futuro que tendría: “Tu serás mi puta”. En la cuarta cita, el dictador la violó salvajemente. Cómo se resistió e intentó huir, primero la golpeó él y después llamó a Mabruka y Salma para que le dieran una feroz paliza. Así, Safía comprendió el destino que le esperaba: “Me había vuelto su esclava sexual, y él me violó durante cinco años”.

La adolescente fue llevada a Trípoli e instalada en un ala especial de Bab Al-Azizia, el bunker de Kadafi, donde descubrió que “en el mismo piso donde estaba, en habitaciones minúsculas, se encontraban unas veinte chicas, la mayoría entre los 18 y los 19 años”. Las jóvenes del harén se iban turnando para satisfacer al coronel, pero a Safía la citaba dos o tres veces por semana.

“Siempre era sádico y violento” , contó. Aún conserva cicatrices de mordidas en sus senos. Con el tiempo la obligó a beber alcohol y a consumir cocaína.

“Para Muammar, las chicas eran simples objetos sexuales, que podían pasar a otros luego de que él las había probado ”, señala Safía. Y recordó cómo el dictador organizaba fiestas para invitados extranjeros y a veces había líderes africanos que aprovechaban ellos también de las chicas de su harém, así como de varones, ya que Kadafi mantenía relaciones sexuales también con ellos.

La familia de Safía estaba amenazada de muerte para que no contara nada. Pero igual el padre la ayudó a huir. El hombre, en una de las escasas visitas que le permitían, la disfrazó de anciana, eludió la guardia y la llevó al aeropuerto de Trípoli donde unos amigos la hicieron subir a un avión rumbo a Francia. “Cuando vi el cadáver de Kadafi ante la multitud tuve un breve momento de placer , pero luego sentí un gusto muy feo en la boca. Quería enfrentarlo y preguntarle por qué me hizo esto, por qué me robó la vida”, dice y llora.

Alejandra Almirón Cartier
Artes visuales y diseño gráfico public...
Escrito por Alejandra Almirón Cartier
el 17/11/2011

UN MUNDO DESBOCADO

Anthony Giddens

LOS EFECTOS DE LA GLOBALIZACION EN NUESTRAS VIDAS



I. Globalización


Diferentes pensadores han adoptado posturas completamente opuestas sobre la globalización en los debates surgidos en los últimos años. Algunos se resisten a ella en bloque, los llama los escépticos . Según estos toda la palabrería sobre la globalización se queda en eso, en mera palabrería, la economía globalizada no es especialmente diferente de la que existía en periodos anteriores.


Otros toman una postura muy diferente, los denomina radicales , estos afirman que no solo la globalización es muy real, sino que sus consecuencias pueden verse en todas partes, el mercado global esta mucho mas desarrollado incluso que en los años sesenta y setenta. Los escépticos tienden a situarse en la izquierda política, especialmente en la extrema izquierda.


De estos dos grupos los radicales parecen ser según Giddens el que lleva la razón, ya que el nivel de comercio mundial es hoy mucho mayor de lo que ha sido jamás y abarca un espectro mucho mas amplio de bienes y servicios.


Ambos grupos consideran el fenómeno casi exclusivamente en términos económicos, esto
es un error ya que la globalización es política tecnológica y cultural, además del aspecto puramente económico. Expone el ejemplo de Morse, telégrafo eléctrico a mediados del XIX, hasta el año 1969 no se lanzo el primer satélite comercial y hoy en día hay mas de 200 satélites.


La globalización es pues una serie compleja de procesos, y no uno solo, estos operan de manera tradictoria y antitética, el sociólogo norteamericano Daniel Bell lo describe muy bien cuando dice que la nación se hace no solo demasiado pequeña para solucionar los grades problemas sino también demasiado grande para arreglar los pequeños.


Muchas personas que viven fuera de Europa y Norteamérica la consideran una occidentalizacion o incluso una americanización ya que EEUU es ahora la única superpotencia.


Hay estadísticas angustiosas, junto con las del riesgo ecológico, las diferencias entre las rentas mas pobres y mas ricas han aumentado, engrandeciendo las desigualdades. Pero la globalización se esta descentrando cada vez mas, sus efectos se sienten en los países occidentales tanto como en el resto, es lo que podría llamarse colonización inversa , cada vez mas común y significa que países no occidentales influyen en pautas de occidente.


Además Giddens afirma que la nación, el trabajo, la tradición, la familia, la naturaleza han cambiado en su interior, pero en su exterior se mantienen intactas, son lo que llama instituciones concha .


Además aparece un fenómeno social nuevo, las llamadas sociedades cosmopolitas, que emergen de forma casual, por una mezcla de influencias.


II. Riesgo



Olas de calor y nieve en lugares que nunca habían visto antes, consecuencias del desarrollo industrial mundial, puede que hayamos alterado el clima mundial y dañado, además, una parte mucho mayor de nuestro hábitat natural. Podemos entender algo de estas cuestiones diciendo que están todas vinculadas al riesgo . Salvo en algunos contextos marginales el concepto de riesgo no existía en la edad media. La idea de riesgo parece haber tomado cuerpo en los siglos XVI y XVII, fue acuñada por primera vez por exploradores occidentales. La palabra riesgo parece haber llegado al ingles a través del español o del portugués, donde se usaba para referirse a navegar en aguas desconocidas, parecía estar orientada al espacio y mas tarde se traslado al tiempo utilizado como en la banca y la inversión, para indicar el calculo de las consecuencias probables de las decisiones inversoras para prestamistas y prestatarios, y que posteriormente llego a referirse a una amplia gama de diferentes situaciones de incertidumbre. Luego la noción de riesgo es inseparable de las ideas de probabilidad e incertidumbre. Riesgo no es igual a amenaza o peligro. La idea de riesgo supone una sociedad que trata de romper activamente con su pasado, característica fundamental de la civilización industrial moderna.


La aceptación del riesgo lleva consigo condiciones de excitación, aventura, y en una aceptación positiva es la fuente de energía que crea riqueza en una economía moderna, el riesgo es la dinámica movilizadota de una sociedad volcada en el cambio que quiere determinar su propio futuro en lugar de dejarlo a la religión la tradición o los caprichos de la naturaleza. El capitalismo moderno se planta en el futuro al calcular el beneficio y la pérdida y por tanto el riesgo como un proceso continuo. Esto no pudo hacerse hasta la invención de la contabilidad con el libro de doble entrada. Muchos riesgos como la salud los queremos reducir lo mas posible, por ello, desde sus orígenes la idea de riesgo va acompañada del surgimiento del seguro , diseñado para proteger contra peligros que antes eran considerados disposiciones de los dioses; enfermedades, incapacidades y la mala suerte. Al igual que la idea de riesgo las formas modernas de seguro empezaron con el tráfico marítimo. Aquellos que ofrecen seguros están simplemente redistribuyendo riesgos , el dueño traspasa el riesgo al asegurador a cambio de un pago. El intercambio y transferencia de riesgos no es un rasgo accidental en una economía capitalista, este es impensable e inviable sin ellos. En el periodo actual este concepto asume una nueva y peculiar importancia. Se suponía que el riesgo era una forma de regular el futuro, de normalizarlo y traerlo bajo nuestro dominio. Las cosas no han resultado así. Nuestros mismos intentos por controlar el futuro tienden a volver hacia nosotros , forzándonos a buscar formas diferentes de ligarlo a la incertidumbre.


La mejor manera de explicar lo que esta pasando es hacer una distinción entre dos tipos de riesgo;

  • Riesgo externo : peligros naturales, de la tradición y la naturaleza pura

  • Riesgo manufacturado : peligros de la naturaleza creados a consecuencia de la acción del hombre sobre ella, el conocido calentamiento global y sus diversas consecuencias.



En estas circunstancias hay un nuevo ambiente moral en la política, marcado por un tira y afloja entre las acusaciones de alarmismo, y de encubrimiento por otro. Como bien dice Guiddens el alarmismo puede ser paradójicamente necesario para reducir los riesgos que afrontamos, pero si tiene éxito parece solo eso, simple alarmismo.


El hecho de alarmarse por algo, riesgo cierto o probable, y poder reducir este tanto, tomando las medidas necesarias a tiempo, curiosamente induce en la sociedad una actitud de indiferencia, al no ver los riesgos producirse realmente, al no materializarse, y esto parece ser simple alarmismo nada mas, tal y como nos indica Guiddens.


-Se convierte así en un efecto sin causa, el alarmismo no esta justificado.


Algunas personas dicen que la manera mas eficaz de manejar el aumento del riesgo manufacturado es limitar la responsabilidad adoptando el llamado principio precautorio , este propone que debe actuarse en cuestiones medioambientales.


Este principio no siempre funciona, ni siquiera puede aplicarse como modo de manejar los problemas del riesgo y de la responsabilidad. La regla de estar cerca de la naturaleza o de limitar la innovación en lugar de entregarse a ella, no puede aplicarse siempre.


El balance de beneficios y peligros derivados del avance científico y tecnológico y también de otras for mas de cambio social es imponderable, como por ejemplo la controversia de los alimentos modificados genéticamente. No podría encontrarse una situación mas obvia en el que la naturaleza ya no es naturaleza. Con la extensión del riesgo manufacturado, los gobiernos no pueden pretender que esta gestión no es su problema. Como consumidores, cada uno de nosotros tiene que decidir si intentar evitar los productos modificados genéticamente o no. Nuestra era no es más peligrosa ni mas arriesgada que las de generaciones anteriores, pero el balance de riesgos y peligros ha cambiado. Vivimos en un mundo donde los peligros creados por nosotros mismos son tan amenazadores, o mas, que los que proceden del exterior. Algunos de ellos son verdaderamente catastróficos, como el riesgo ecológico mundial. Otros nos afectan como individuos mucho mas directamente: por ejemplo, los relacionados con la dieta, la medicina o incluso el matrimonio.


Unos tiempos como los nuestros engendraran inevitablemente movimientos religiosos renovadores y diversas filosofías, New Age, que se oponen a la actitud científica.


Mas medios públicos para abordar la ciencia y la tecnología no acabarían con el dilema entre alarmismo y encubrimiento, pero nos permitirían reducir algunos de sus efectos mas perniciosos.


Finalmente, no puede ni considerarse la posibilidad de tomar una actitud meramente negativa hacia el riesgo: este tiene que ser siempre dominado , pero la adopción activa de riesgo es elemento esencial de una economía dinámica y de una sociedad innovadora . Vivir en una era global significa manejar una variedad de nuevas situaciones de esta índole. Puede que muchas veces tengamos que ser mas audaces que cautelosos en apoyar la innovación científica u otras formas de cambio. Después de todo, una raíz de la palabra riesgo en el original portugués significa atreverse.


III. Tradición.




Muchas cosas que creemos tradicionales y enterradas en la bruma de los tiempos son en verdad producto de los dos últimos siglos , y con frecuencia aun mucho mas recientes. Tradición y costumbre, estas han sido la materia de las vidas de la mayoría de la gente durante gran parte de la historia. Las raíces lingüísticas de la palabra tradición son antiguas. La palabra inglesa tiene sus orígenes en el termino latino tradere, que significa transmitir o dar algo a alguien para que lo guarde. El termino tradición como se usa hoy, es en realidad un producto de los últimos doscientos años en Europa. La idea de tradición, entonces, es en si misma una creación de la modernidad.


Es un mito pensar que las tradiciones son impermeables al cambio: se desarrollan en el tiempo, pero también pueden ser repentinamente alteradas o transformadas. Diría que son inventadas y reinventadas.


Algunas tradiciones, por supuesto, como las asociadas a las grandes religiones, han durado cientos de años. Cualquier continuidad que haya en tales doctrinas, sin embargo, coexiste con muchos cambios, incluso revolucionarios, en su interpretación y puesta en práctica. Normalmente las tradiciones tienen guardianes, sacerdotes y sabios. Guardián no es igual a experto. Toman su posición y poder del hecho de que solo ellos son capaces de interpretar la verdad del ritual de la tradición. La tradición es quizá el concepto mas importante del conservadurismo , ya que los conservadores creen que contiene sabiduría acumulada. Las maneras tradicionales de hacer las cosas tendían a subsistir o a restablecerse en muchos ámbitos de la vida, incluida la vida diaria. Uno podría incluso decir que había una suerte de simbiosis entre modernidad y tradición.


Un mundo donde la modernización no se restringe a un área geográfica, sino que se manifiesta mundialmente, tiene una serie de consecuencias para la tradición. Tradición y ciencia se entremezclan a veces de formas extrañas e interesantes.


La tradición que se vacía de contenido y se comercializa se convierte en folclorismo-las barajitas que se venden en los aeropuertos-.


Tal y como se canaliza por la industria, el folclorismo es tradición presentada como espectáculo. Para Guiddens es absolutamente razonable reconocer que las tradiciones son necesarias en una sociedad. No debemos aceptar la idea ilustrada de que el mundo debería librarse de todas las tradiciones . Estas son necesarias, y perduraran siempre, porque dan continuidad y forma a la vida. Una sociedad que vive al otro lado de la naturaleza y la tradición, como hacen casi todos los países occidentales ahora, exige tomas decisiones, tanto en la vida cotidiana como en el resto de esferas. El lado oscuro de esto es el aumento de adicciones y compulsiones. Aquí ocurre algo realmente intrigante y perturbador. De momento, se limita básicamente a los países desarrollados, pero también comienza a verse entre sectores prósperos en otros lugares. Se refiere a la difusión de la idea y la realidad de la adicción . La noción de adicción se aplicaba originariamente solo al alcoholismo y al consumo de drogas. Pero ahora cualquier área de actividad puede ser invadida por ella . Uno puede ser adicto al trabajo, al ejercicio, a la comida, al sexo, incluso al amor. La razón es que estas actividades, y también otras partes de la vida, están mucho menos estructuradas por la tradición y la costumbre que antes.


Todo contexto de destradicionalizacion ofrece la posibilidad de una mayor libertad de acción de la que existía antes. Hablamos aquí de emancipación humana de las ataduras del pasado. La adicción entra en juego cuando la elección , que debiera estar impulsada por la autonomía , es trastocada por la ansiedad . A medida que la influencia de la tradición y la costumbre mengua a escala mundial, la base misma de nuestra identidad personal-nuestra percepción del yo-cambia. En otras situaciones, la percepción del yo se sustenta sobre todo en la estabilidad de las posiciones sociales de los individuos en la comunidad. Cuando la tradición se deteriora, y prevalece la elección de estilo de vida, el yo no es inmune. La identidad personal tiene que ser creada y recreada mas activamente que antes. Esto explica por que son tan populares las terapias y asesoramientos de todo tipo en los países occidentales. Freud inicio el psicoanálisis moderno , construía un método para renovar la identidad personal. Lo que ocurre en el psicoanálisis es que el individuo revive su pasado para crear una mayor autonomía para el fututo. El conflicto entre adicción y autonomía constituye un extremo de la globalización. En el otro esta el choque entre una actitud cosmopolita y el fundamentalismo.


Los fundamentalistas piden una vuelta a las escrituras o textos básicos, que deben ser leídos de manera literal, y proponen que las doctrinas derivadas de tales escrituras sean aplicadas a la vida social, económica o política. El fundamentalismo da nueva vitalidad e importancia a los guardianes de la tradición . Solo ellos tienen acceso al significado exacto de los textos.



El fundamentalismo, por tanto, no tiene nada que ver con el ámbito de las creencias religiosas o de otra clase. Lo que importa es como se defiende o sostiene la verdad de las creencias. El fundamentalismo no depende de lo que la gente cree sino , como la tradición en general, de por que lo creen y como lo justifican . No se restringe a la religión.


Adopte la forma que adopte Guiddens -religiosa, étnica, nacionalista o directamente política-, cree adecuado considerar el fundamentalismo como un problema . Contempla la posibilidad de la violencia y es enemigo de los valores cosmopolitas.


Sin embargo, el fundamentalismo no es solamente la antitesis de la modernidad globalizadora, sino que le plantea interrogantes. Todos necesitamos compromisos morales que trasciendan las preocupaciones y riñas triviales de nuestra vida diaria.


IV. Familia




De todos los cambios que ocurren en el mundo, ninguno supera en importancia a los que tienen lugar en nuestra vida privada. Las transformaciones que afectan a la esfera personal y emocional van mucho mas allá de las fronteras de cualquier país.


Hay quizá mas nostalgia del refugio perdido de la familia que de ninguna otra institución que hunda sus raíces en el pasado. Políticos y activistas diagnostican continuamente la crisis de la vida familiar y piden un retorno a la tradición.


La familia tradicional se parece mucho a un cajón desastre. Pero la familia en culturas no modernas tenia, y tiene, algunos rasgos que se encuentran mas o menos en todas partes. La familia tradicional era, sobre todo, una unidad económica. En Europa las mujeres eran propiedad de sus maridos o padres -vasallos, como recogía la ley-.


La desigualdad entre hombres y mujeres se extendía, por supuesto, a la vida sexual. En la familia tradicional no eran solo las mujeres las que no tenían derechos, tampoco los niños. La ausencia de contracepción eficaz significaba que para la mayoría de las mujeres la sexualidad estaba, inevitablemente, vinculada estrechamente al parto.


Las actitudes hacia la homosexualidad también estaban regidas por una mezcla de tradición y cultura. Estudios antropológicos muestran que la homosexualidad, al menos la masculina, ha sido tolerada, o abiertamente aceptada, en mas culturas de las que ha sido proscrita. Las sociedades que han sido hostiles a la homosexualidad la han condenado normalmente por considerarla intrínsecamente antinatural. Las actitudes occidentales han sido de las mas extremas; hace menos de medio siglo la homosexualidad era considerada, en general, una perversión, y así venia descrita en manuales de psiquiatría. La separación entre sexualidad y reproducción es, en principio, total. La sexualidad, por primera vez, es algo a ser descubierto, moldeado, transformado. La sexualidad , que solía definirse tan estrictamente en relación al matrimonio y a la legitimidad , tiene ahora poca conexión con ello. No debemos ver la aceptación creciente de la homosexualidad solo como ofrenda a la tolerancia liberal. Es un resultado lógico de la ruptura entre sexualidad y reproducción.


Solo una minoría de gente vive ahora en lo que podríamos llamar la familia estándar, ambos padres juntos con sus hijos matrimoniales, la madre ama de casa a tiempo completo y el padre ganando el pan. El matrimonio y la familia se han convertido en lo que Guiddens denomino en el capitulo I como instituciones concha, se llaman igual, pero han cambiado en sus características básicas. Hoy la pareja casada o no esta en el núcleo de la familia. El matrimonio nunca antes se había basado en la intimidad -comunicación emocional- por supuesto esto era importante para un buen matrimonio, pero no su fundamento, para la pareja si lo es. La comunicaron es, en primer lugar, la forma de establecer el vinculo, y también el motivo principal de su continuación.


Hemos de reconocer la gran transición que supone esto. Emparejarse y desparejarse son ahora una mejor descripción de la situación de la vida personal que el matrimonio y la familia.


En la familia tradicional el matrimonio era un poco como un estado de la naturaleza. Estaba definido como una etapa de la vida que la gran mayoría tenia que vivir. A los que permanecían fuera se les miraba con cierto menosprecio o condescendencia, especialmente a la solterona.


La posición de los niños en todo esto es interesante y algo paradójica. En la familia tradicional los niños eran un beneficio económico, hoy por el contrario, en los países occidentales un niño supone una gran carga económica para los padres.


Hay tres ares principales en las que la comunicación emocional, y por tanto, la intimidad
están reemplazando los viejos lazos que solían unir las vidas privadas de la gente,1º las relaciones sexuales y amorosas, 2º las relaciones padre e hijo y 3º la amistad . Para analizarlas Guiddens utiliza la idea de la relación pura , una relación basada en la comunicación emocional, en la que las recompensas derivadas de la misma son la base primordial para que la misma continúe. Estoy hablando de una idea abstracta que nos ayude a entender los cambios que se están produciendo en el mundo. Cada una de las tres áreas mencionadas tiende a aproximarse a este modelo. La comunicación emocional o intimidad se convierte en la clave de lo que todas ellas significan. Mostrarse es la condición básica de la intimidad . La relación pura es implícitamente democrática . Si uno observa como ve un terapeuta una buena relación, en cualquiera de las áreas mencionadas, es impresionante el paralelismo directo que hay con la democracia pública.


La relación pura se basa en la comunicación, de manera que entender el punto de vista de la otra persona es esencial. Hablar es la base para que la relación funcione, tiene que haber confianza mutua. Cuando se aplican estos principios emergen lo que Guiddens llama una democracia de las emociones en la vida diaria. Lo que describe como una incipiente democracia de las emociones esta en primera línea del conflicto entre cosmopolitismo y fundamentalismo.


La igualdad sexual no es solo un principio nuclear de la democracia. Es
también relevante para la felicidad y la realizaron personal . Muchos de los cambios que esta experimentando la familia son problemáticos y difíciles. Poca gente quiere regresar a los papeles tradicionales del macho y de la hembra o a la desigualdad sancionada legalmente.

Jes Ricart
Psicologia clínica/psicoanálisis ub/ua...
Escrito por Jes Ricart
el 17/11/2011

La familia ha sido –y es- considerada, para un punto de vista sumamente optimista, como el fortín de los valores humanos. Sociológicamente, la familia es una sede organizativa muy delimitada que funciona como una empresa jerarquizada. Su estructura, composición y supervivencia están muy impactadas por los acontecimientos externos. En un mundo globalizado, y por ende estandarizado, las familias nucleares como modelo predominante no aseguran siempre ser feudos de paz y de amor sino más bien de continuidad interesada y de vigilancia mutua. La pareja que se encarcela voluntariamente bajo los auspicios sacramentales o el contrato mercantil presentado por un secretario de juzgado reproduce un esquema de dominio a la generación subsiguiente. Más allá del amor a los padres o el de los padres a los hijos quedan definidos un quantum de ítemes de obediencia (“mientras estés en mi casa harás lo que yo te diga” dice la voz del fantasma rebotando en todas las paredes del supuesto hogar feliz). La familia actual (confortable, moderna y pija) tiene las secuelas del clan neolítico y la mente humana no está preparada para otras formas de relacion mas libres y por supuesto mas independientes de esa especie de mision congénita de la reproducción del propio adn. Esas otrasofrmas de relacion pasarian por la abolicion del matrimonio como institución y la aceptacion de todo tipo de uniones libres como alternativa. Es dificil que la falta de libertad en el seno de un grupo, por consanguíneo que sea, sea propiciatoria de valores, mas bien de lo contrario: resabios, pequeños y grandes egoñísmos, venganzas,… que empujan a la emancipacion y a la escapada pero que aunque no lo hagan, la falta de emancipacion de hijos de sus padres limitantes no significa que existan los valores sino que aparezcan otras conductas de utilitarismo logístico. Se hace dificil pensar en una sociedad totalmente libre con la actual configuracion de familias, linajes y titulos de propiedad unidos a nombres que se van heredando de generación en generación.

Jes Ricart
Psicologia clínica/psicoanálisis ub/ua...
Escrito por Jes Ricart
el 17/11/2011

Los duetos relacionales libremente establecidos en base al amor y al deseo mutuos no necesitan en principio (como así demuestran multitud de relaciones de parejas no precisamente efímeras) de ningun tipo de contrato burocratica externo a lo que ellos pacten en privado para si mismos. La cultura economicista que lava el cerebro de los educandos desde tiernas edadas para teledirigirlos al gran operativo material de su vida: casarse con un buen partido, están inoculando ya la idea germinal que les llevará a la manipulación cuando no al encarcelamiento. La propia tesis de buscar el amor de tu vida o el partner estupendo con el que vivir para siempre es una idea totalmente descabellada. Elegir a una persona para esta perspectiva implica cerrar la veta de la posibilidad elegir a cualquier otra, lo cual significa dar la espalda al mundo por lo que hace a los capitulos de la intimidad, el placer y otras experiencias afectivas. Si, en lugar de eso, en una sociedad pedagógica se pautara a las personas en sus libertades de tratos y de contactos, por de pronto la criminologia del control de los genitales ajenos (las esposas y maridos que lo hacen en relacion a sus partners) desaparecia y con ello desaparecía la alta mortandad que existe en relacion a este punto (se recordará que los matrimonios pasan en una proporcion no desestimable por casarse con enemigos potenciales).