En este grupo En todos

Foro de Psicología para todos

Ramon J. Cluet (rcenelcamino)
Experto: plan de ventas
Escrito por Ramon J. Cluet (rcenelcamino)
el 01/06/2010

Bienvenida Mercedes.


“La Hipocresía es la contracara de la AUTENTICIDAD”.


"Por que no nos esforzamos en escribir para Todos, como el foro se identifica... El concretar esta meta nos transfroma en menos cool?".


Saludos cordiales.

Ramon J. Cluet (rcenelcamino)
Experto: plan de ventas
Escrito por Ramon J. Cluet (rcenelcamino)
el 01/06/2010

Bienvenida Faisuri.


Dicen entre otras cosas: “yo califico la ipocrecia, a la enfermedad del alma la que no deja que los seres humanos sena felices y que tengan paz en su corazon”.


Saludos cordiales.

María Herruzo
Córdoba, España
Escrito por María Herruzo
el 01/06/2010

Muchas veces ensimismada , en mis quehaceres diarios, no me doy cuenta de la trascendencia de las palabras.

Hace un momento, me he dado cuenta, de que quizás las personas que no somos hipócritas individualmente, lo tengamos que ser de forma colectiva. Utilizando, la hipocresía, como un instrumento, en igualdad de condiciones, para eliminar la hipocresía estructural que puede rodearnos.

Saludos.

Alvaro Zapata Bustamante
Odontologia universidad nacional de co...
Escrito por Alvaro Zapata Bustamante
el 01/06/2010

RAMON : LOS GOBIERNOS EN MASCARAN SU PODER EN LA BURACRACIA CON LA HIPOCRECIA IMPLICITA EN EL MAQUIAVELISMO

Y SUGIERO QUE ESTUDIES ESTE TEMA :

AMÉRICA LATINA EN MOVIMIENTO
Edgar Morín reclama una metamorfosis del conocimiento, la ética y la política Alberto Martin
Edgar Morin (París, 1921) ha desarrollado a lo largo de su extensa obra el concepto denominado “pensamiento complejo”. A grandes rasgos, éste se refiere a la necesidad de abordar las cosas, sean estas de la naturaleza que sean, desde una perspectiva global, que analice las partes con visión unitaria, organizada, y nunca reduccionista. Se trata de ver el todo pero también las cualidades de las partes. Para Morin, la tendencia al reduccionismo que, a su juicio, propicia el modelo educativo imperante, “nos impide ver los problemas fundamentales y globales”. Parafraseando a Ernesto Sábato, Morin reclama en lugar de especialistas la presencia de mundiólogos. “Nunca –afirma– hemos tenido tantas informaciones pero tan pocas soluciones”.
La complejidad de las cosas, las aparentes contradicciones entre distintas verdades, está siendo utilizada en lugar de como una oportunidad o reto, como una excusa. “Complejidad es una palabra cada vez más utilizada, pero se hace como un indicativo de la derrota de nuestra capacidad y no como un desafío a nuestra mente”, indicó el pensador francés.
El primer ámbito que es necesario modificar para dotar de esa complejidad positiva es, por lo tanto, el educativo. “El actual –afirmó Morin– reparte los conocimientos por disciplinas, sin relacionarlos. Es un modelo que propicia un conocimiento lineal en lugar de circular”.
Una vez que se alcance ese modo de pensar que respete y asuma la complejidad , llega, a juicio de Morin, el siguiente paso, no es otro que aceptar y aplicar la “ética compleja”. Aceptarla en el sentido que una acción puede deparar un resultado distinto al pretendido. “El comunismo –puso de ejemplo el pensador– dio como resultado un crecimiento del capitalismo y de la religión. Dos cosas que seguro que no pretendió. Por ello –continuó Morin– debemos ver la ética con esta complejidad, con esa posibilidad de contradicción”. No obstante, para Morin las cosas irán mucho mejor si a las acciones se les dota de dos fuentes éticas fundamentales: la solidaridad y la responsabilidad.
El tercer paso, tras modificar pensamiento y ética, debe ser cambiar la manera de hacer política. Para ello es necesario introducir en ella la complejidad, o dicho de otra manera lograr que nuestros políticos actúen aplicando pensamiento y ética compleja. Se trata de que sus decisiones las pasen por un doble filtro: la crítica de la utopía y la crítica del realismo. La primera, la de la utopía, consiste, según describió Morin, en no dejarse cegar por la búsqueda de la perfección, de la armonía absoluta, “algo imposible de alcanzar”, pero a la vez jamás renunciar a lograr un mundo mejor. En cuanto a la crítica del realismo, Morin la argumenta en la necesaria huída de cualquier actitud inmovilista y no aceptar pretextos como el “no estar preparados para empezar lo inesperado”.
Para finalizar, Morin dejó a un lado su discurso teórico y se centró en el actual momento de crisis económica mundial, “una situación que puede parecer que conduce a la catástrofe, al aumento del capitalismo y de la miseria, pero que también nos concede una oportunidad: una confederación de los humanos para salir a una nueva época. Es una posibilidad positiva muy improbable, mientras que las negativas son muy probables. Pero hemos de pensar –continuó el pensador su reflexión– que la historia humana nos habla de situaciones improbables que se hicieron realidad. Atenas fue defendida por unos pocos de un ejército de miles. Sus posibilidades eran pocas, pero resistieron y gracias a ello nació la democracia y la filosofía”, señaló Morin.
Antes de concluir, el autor de La mente bien ordenada, dejó una última reflexión. Si en un momento dado llega esa conexión, si se produce este cambio en el modo de ver las cosas para ayudar a la gente a tratar sus problemas, si se hace realidad esa esperanza posible en un mundo donde impera la desesperación, la desesperanza y la pérdida de ilusión en el futuro, Morin solicita que nadie lo llame revolución y sí metamorfosis. “Donde se pronuncia la palabra revolución siempre aparece la violencia. Optemos por el cambio tranquilo, por la metamorfosis y, como dijo Heráclito hace muchos siglos, no olvidemos que si tú no buscas lo inesperado, nunca lo encontrarás”.

Alvaro Zapata Bustamante
Odontologia universidad nacional de co...
Escrito por Alvaro Zapata Bustamante
el 01/06/2010

RAMON ; YO ESTOY EXCENTO DE HIPOCRECIA , PUES SOY AUTOCTONO , SINCERO , HONESTO E IRREVERENTE ESTOS VALORES Y VIRTUDES ME HACEN DIFERENTE ANTE LOS HUMANOS. Y EN MI CULTURA INTEGRAL ESTA INVOLUCRADA LA EMPATIA

TE RECOMIENDO ESTE TEMA PARA QUE INDUSCAS A LA GENTE PARA QUE LA INVULUCREN EN SU ESENCIA , EN SU SER , EN SU CULTURA , EN LA PERSONALIDA Y

ES UNA TERAPIA CONTRA LA HIPOCRECIA , ASI DE SENCILLO

AHI VA :


LA EMPATÍA
Por Alberto Enrique Aquino Rodríguez

"Camina un rato con mis zapatos "
Proverbio indio.

Uno de los elementos clave que forma parte la inteligencia emocional, es la empatía, la cual pertenece al dominio interpersonal. La empatía es el rasgo característico de las relaciones interpersonales exitosas.


Pero, ¿A qué nos referimos cuando hablamos de empatía? La empatía no es otra que "la habilidad para estar consciente de, reconocer, comprender y apreciar los sentimientos de los demás". En otras palabras, el ser empáticos es el ser capaces de "leer" emocionalmente a las personas.


Es sin duda una habilidad que, empleada con acierto, facilita el desenvolvimiento y progreso de todo tipo de relación entre dos o más personas. Así como la autoconciencia emocional es un elemento importantísimo en la potenciación de las habilidades intrapersonales de la inteligencia emocional, la empatía viene a ser algo así como nuestra conciencia social, pues a través de ella se pueden apreciar los sentimientos y necesidades de los demás, dando pie a la calidez emocional, el compromiso, el afecto y la sensibilidad. Veamos su importancia.


El Radar Social


Si por un lado, un déficit en nuestra capacidad de autoconciencia emocional nos lleva a ser vistos como analfabetos emocionales (iletrados en el "abc" del reconocimiento de las propias emociones), una insuficiencia en nuestra habilidad empática es el resultado de una sordera emocional, pues a partir de ello, no tardan en evidenciarse fallas en nuestra capacidad para interpretar adecuadamente las necesidades de los demás, aquéllas que subyacen a los sentimientos expresos de las personas.


Por ello la empatía es algo así como nuestro radar social, el cual nos permite navegar con acierto en el propio mar de nuestras relaciones. Si no le prestamos atención, con seguridad equivocaremos el rumbo y difícilmente arribaremos a buen puerto. Revisemos ahora con detenimiento en qué nos es útil.


A través de los cristales del otro


No es raro que se crea comprender al otro sólo en base a lo que notamos superficialmente. Pero lo peor puede venir al confrontar su posición con la nuestra y no "ver" más allá de nuestra propia perspectiva y de lo aparentemente "evidente".


Debemos saber que nuestras relaciones se basan no sólo en contenidos manifiestos verbalmente, sino que existen muchísimos otros mecanismos llenos de significado, que siempre están ahí y de los que no siempre sabemos sacar partido. La postura, el tono o intensidad de voz, la mirada, un gesto e incluso el silencio mismo, todos son portadores de gran información, que siempre está ahí, para ser decodificada y darle la interpretación apropiada. De hecho, no podemos leer las mentes, pero sí existen muchas sutiles señales, a veces "invisibles" en apariencia, las cuales debemos aprender a "leer".


Un individuo empático puede ser descrito como una persona habilidosa en leer las situaciones mientras tienen lugar, ajustándose a las mismas conforme éstas lo requieran; al saber que una situación no es estática, sacan provecho de la retroalimentación, toda vez que saben que el ignorar las distintas señales que reciben puede ser perjudicial en su relación. Es también alguien que cuenta con una buena capacidad de escucha, diestra en leer "pistas" no verbales; sabe cuando hablar y cuando no, todo lo cual le facilita el camino para influenciar y regular de manera constructiva las emociones de los demás, beneficiando así sus relaciones interpersonales. Pueden ser buenos negociadores, orientados hacia un escenario donde todas las partes salgan ganando.


Por otro lado, las personas débiles en esta habilidad tienen dificultades para "leer" e interpretar correctamente las emociones de los demás, no saben escuchar, y muchas veces son ineficientes leyendo las señales no verbales, razón por la que pueden evidenciar una torpeza social, al aparecer como sujetos fríos e insensibles. Está claro que la insensibilidad a las emociones de los demás socava las relaciones interpersonales. Los individuos que manifiestan incapacidad empática no saben leer su radar social, motivo por el que –algunas veces sin proponérselo– dañan la intimidad emocional de quienes tratan, pues al no validar los sentimientos y emociones del otro, éste se siente molesto, herido o ignorado.


En el grado extremo de la carencia de esta habilidad están, por una parte, los alexitímicos (personas incapaces de expresar los propios sentimientos y de percibir adecuadamente los de terceros) y, por la otra, los elementos antisociales o los psicópatas, quienes guardan poca o ninguna consideración por los sentimientos ajenos y pueden más bien, en muchos casos, manipularlas en propio beneficio.


Cualquier tipo de relación, amical, marital, familiar o de trabajo, puede verse afectada por esta capacidad. De hecho, investigaciones diversas demuestran que es una habilidad esencial en muchas ocupaciones, especialmente en aquéllas que tienen que ver con el trato al público, las ventas, las relaciones públicas, los recursos humanos, la administración, por citar algunas. Lo cierto es que sus aplicaciones pueden ser diversas, en la formación de líderes, en estudios de identificación de necesidades organizacionales y/o del mercado, en consultoría organizacional, en psicoterapia, en medicina, entre otros. En todas éstas es una habilidad crucial para alcanzar la excelencia.


Dentro de otros zapatos


El proceder con empatía no significa estar de acuerdo con el otro. No implica dejar de lado las propias convicciones y asumir como propias la del otro. Es más, se puede estar en completo desacuerdo con alguien, sin por ello dejar de ser empáticos y respetar su posición, aceptando como legítimas sus propias motivaciones.


A través de la lectura de las necesidades de los demás, podemos reajustar nuestro actuar y siempre que procedamos con sincero interés ello repercutirá en beneficio de nuestras relaciones personales. Pero ello es algo a lo que debemos estar atentos en todo momento, pues lo que funciona con una persona no funciona necesariamente con otra, o es más, lo que en un momento funciona con una persona puede no servir en otro con la misma.


Mahatma Gandhi sostenía alguna vez lo siguiente «las tres cuartas partes de las miserias y malos entendidos en el mundo terminarían si las personas se pusieran en los zapatos de sus adversarios y entendieran su punto de vista»; en coherencia con ello, él decidió no proceder con violencia en su propósito por lograr la independencia de su país, y contra todo pronóstico la "resistencia pacífica" que propulsó fue el arma decisiva en la consecución de la ansiada liberación de su patria, la India.


Ciertamente no tenemos que ser como Gandhi para darnos cuenta que existen sutiles "armas" que podemos usar en beneficio propio y de los demás, que no son para destruir sino para hacer florecer relaciones provechosas en aras de nuestro crecimiento como seres humanos. Finalmente, no es exagerado sostener que las bases de la moralidad misma pueden hallarse en la empatía, en la cual a su vez (al ser llevada con integridad) está la raíz del altruismo.

email : fractal_43hotmail. Com






Nenaira Jimenez
Inglés básico cepal
Escrito por Nenaira Jimenez
el 01/06/2010

HOLA, aqui estoy , para mi la Hipocrecia es fingir lo que no sienten, es como usar una mascara todo el tiempo. No demuestran su propio yo, su ser interior.
Las personas hipocritas pueden hacer mucho daño, estas personan no conciben que otra sea mejor que ellas, ni son felices. Siempre emanan cargas negativas que se perciben a distancia, estas por lo general son personas que no han sido felices en ninguna etapa de su vida. Cuando hayan superado eso podran ser felices y no usaran mas la MASCARA DE LA HIPOCRECIA.
SALUDOS
MIS RESPETO A TODOS.

Ramon J. Cluet (rcenelcamino)
Experto: plan de ventas
Escrito por Ramon J. Cluet (rcenelcamino)
el 02/06/2010

Bienvenido José Ernesto.

“…creo que la hipocrecia es la moral del que no la conoce, solamente en Jesucristo es posible encontrar su contraparte, la sinceridad que es el reflejo del amor al projimo”,

Saludos cordiales.

Griselda Susana Ordoqui
Prof. en humanidades, especialidad fil...
Escrito por Griselda Susana Ordoqui
el 02/06/2010

Hola! Muy buen debate!

Para mí la hipocresía es una actitud deleznable que acarrea muchos perjuicios en los demásy por ende en la sociedad toda.
Se refiere a quien transforma su vida entera en una mentira metódicamente organizada. Se asocia con deshonestidad, doblez, inautenticidad, impostura, inescrupulosidad, ambigüedad...
El hipócrita generalmente adula a los poderosos cayendo en actitudes genuflexas y miente a los humildes, tiene una vida rastrera. Muestra sumisión y amistad frente a los que detesta y carcome a sus espaldas porque enmascara sus verdaderos sentimientos. Vive de las apariencias. Predica una verdad que no siente, pregona virtudes que no actúa, o se escandaliza y juzga conductas impropias en los otros que él mismo practica. Su moral es siempre una "simulación "porque apela al ropaje social de la mentira, tiene una moral para sí y otra para los demás.
El hipócrita religioso generalmente es fanático. Su religión más que un sentimiento es una actitud, una muleta en la que se apoya para andar por la vida.
Todo esto fue retratado de manera magistral en el Tartufo (de Moliere) que muestra un individuo que simula ser devoto y piadoso ocultando con ese disfraz su sensualidad y ambiciones desmedidas.
Esta obra fue duramente censurada por la sociedad contemporánea del dramaturgo Moliere. Él rechaza básicamente el comportamiento religioso antinatural y fingido de quienes enmascaran su auténtica realidad en una apariencia digna y loable para el entorno social. Ataca mordazmente la "falsa piedad. " Tal relevancia ha tenido esta obra que con posterioridad se acuñó el término "tartufo" aplicado al "hipócrita", como sinónimo de él.

Gracias por permitirnos participar en este debate. Un cariño a todos.

GRISELDA SUSANA.

Daniel Fernandez
Licenciatura en psicologia universidad...
Escrito por Daniel Fernandez
el 02/06/2010

Segun mi criterio, el cual sin pena alguna admito que tiene base netamente empirica, la hipocresia esta presente a diario de manera muy sutil y no solo para definir a una persona como un hipocrita, mentiroso, falso o de mas sino tambien hechos mucho mas comunes e incluso sin mala intencion a mi me ha pasado que me llegan personas mayores y se sientan a mi lado y me buscan conversacion e incluso me tocan para establecer algun tipo de nexo y yo no soy la persona mas cinestesica del mundo jajaja y solo doy una sonrisa para ser amable y me doy media vuelta y sigo mi actividad... Ya ese acto tan infantil por decirlo de alguna manera es algo hipocrita pero aqui vienen otras preguntas...


Hipocrita con quien? Conmigo mismo o con los demas? Cual es peor?

Muchas veces podemos ser hipocritas diciendo cosas a los demas para quedar bien con ellos pero a mi parecer es mas triste cuando seguimos a ideologias o grupos con unas ideas las cuales no compartimos pero por esa necesidad de adaptacion somos influenciados de tal manera que nos engañamos a nosotros mismos un claro ejemplo de eso son los adolecentes para mi eso tambien es hipocresia no se a ustedes que les parece

Eduardo Vega Velasco
Profesor instituto normal superior nº6
Escrito por Eduardo Vega Velasco
el 02/06/2010

Hola Ramón, gracias por la invitación a este apasionante debate, al cual por falta de tiempo, no he podido acceder(y no lo digo Hipócritamente), saludo a todos y felicito por sus ponencias; me permito exponer mi criterio al respecto del tema, para lo cual creo se deben contextualizar varias cosas, como por ejemplo si se trata de la actitud individual en las relaciones entre personas o de cuanto "perjudica" socialmente esta misma actitud, cuando la practican (casi siempre) los políticos, dirigentes, etc. ; pienso que en la actualidad la globalización, el apogeo de un sistema económico-político, que privilegia el consumo, y que lleva a un gran sector ciudadano del mundo a priorizar su desempeño cuotidiano en alimentar las superficialidades y apariencias, estimulan esta práctica, que la asumo es conciente en la mayoría de casos.

Mucho se manifiesta sobre los "valores", y consecuentemente los "antivalores", que son propiciados como sustentos en los procesos educativos, con lo que estoy muy de acuerdo, pero que conllevan el germen de la hipocresía, pues se busca un comportamiento idóneo a la demanda de la sociedad, por lo que creo que podría superarse, no solo la hipocresía, sino muchas otras taras que afectan a la humanidad, si fomentáramos el pensamiento crítico, especialmente en los niños y jóvenes, lo que les permitiría formarse como seres auténticos, que respondan a la decencia y honestidad como motivantes de vida y empiecen a combatir la peor de las plagas que afectan a la humanidad y que es la corrupción.

Es decir la aplicación de una escala de valores, entiendo como una imposición social, el pensamiento crítico una opción de aplicación de los mismos valores, desde la certeza personal, sin hipocresía y con absoluta convicción.

La arquitectura política-económica-social del planeta, requiere de seres mediocres, superficiales, y por supuesto, no procede la honestidad y transparencia, si la hipocresía y la corrupción.

Desde otra óptica, en las relaciones interpersonales, se tiende a confundir la franqueza con grosería y la hipocresía con amabilidad, por lo que me permito sugerir se profundice el enfoque del ámbito de la incidencia de la actitud hipócrita de las personas.

Gracias por la invitación, saludos,

Eduardo Vega

Ramon J. Cluet (rcenelcamino)
Experto: plan de ventas
Escrito por Ramon J. Cluet (rcenelcamino)
el 02/06/2010

Bienvenido Alvaro.

Desconocía a Edgar Morin y aparte del resumen que haces lo que encontré relacionado sobre la ética y la política es: “El pensamiento de Morin conduce a un modo de construcción que aborda el conocimiento como un proceso que es a la vez, biológico, cerebral, espiritual, lógico, lingüístico, cultural, social e histórico. La epistemologia
tradicional asume el conocimiento sólo desde el punto de vista cognitivo. Palabras claves: epistemología de la complejidad, conocimiento, educación, cultura, sociedad, pensamiento”.


Sigue diciendo: “… para Morin las cosas irán mucho mejor si a las acciones se les dota de dos fuentes éticas fundamentales: la solidaridad y la responsabilidad”.


Me llamó la atención su trayectoria política enclavada principalmente en el socialismo/ comunismo.


Sí, los gobiernos disfrazan el poder en la burocracia y la hipocresía.


Te felicito por todo lo que dices que eres, que es bastante por cierto y te sugiero, dada tu admiración e influencia de Morin que abras un nuevo foro con este tema, personalmente no estoy en condiciones de hacerlo, de todos modos gracias por tu sugerencia..


Saludos cordiales.

Ramon J. Cluet (rcenelcamino)
Experto: plan de ventas
Escrito por Ramon J. Cluet (rcenelcamino)
el 02/06/2010

Bienvenida Nenaira.


Si, como bien dices entre otras cosas: “La Hipocresía es fingir lo que no sienten, es como usar una mascara todo el tiempo. No demuestran su propio yo, ser interior.


Saludos cordiales.

Martha Cantero
Licenciatura en administracion de empr...
Escrito por Martha Cantero
el 02/06/2010

Y... De tanto vivir en la hipocrecía ya no nos conocemos a nosotros mismos, no? Entonces nos volvemos necios también?
Y aunque nos demos cuenta que estamos viviendo una hipocrecía tal vez nos quedemos en ella por no quedar marginados.
Particularmente digiero muy mal la hipocrecía y me ha afectado seriamente por no saber adaptarme a ella. Puesto en palabras recién puedo encontrar una clara explicación de porqué me alejé de personas y de situaciones
Todo un tema, intereses de por medio instalada la hipocrecía hace fácil el manejo de grupos, comunidades y hasta de poner en tela de juicio el valor de los valores (valga la redundancia) que se tenían en una sociedad o que tenía un individuo hasta que se tuvo que acomodar a esa nueva circunstancia hipócrita.
Me invité al debate Ramón porque me parece muy interesante como tan ciertas las reflexiones expuestas.
Gracias.

Marisa
Escrito por Marisa
el 03/06/2010

Buen aporte Martha, para reflexionar. Saludos

Moni
Escrito por Moni
el 03/06/2010

Hola Ramon, creo que ser HIPÓCRITA ES OTRA FORMA DE MALDAD ENCUBIERTA.

Aveces se es hipócrita para adular, conseguir trabajo, crecer en un trabajo, ser hipócrita creo es mostrar lo que uno no es para conseguir algo, fisico o espiritual, material como inmaterial.

Aqui en emagister es como un termometro de lo que es el mundo, yo veo como se habla de paz amor solidaridad y en cuanto uno dice o piensa diferente se termino la paz el amor y la solidaridad.

Creo que seería agradablemente honesto que las personas se mostraran tal cual son y no se pusieran una mascara para enseñar, y si enseño sobre la tolerancia o levanto la bandera de la paz tambien la practique, ojo tampoco quiero decir que ser bueno significa ser bobo y dejarse avasallar, pero si con educacion y sin perder la educacion mostrar nuestra disconformidad o nuestra diferencia.

Creo que de las cosas que mas me disgustan en la vida es descubrir que una persona no es lo que dice ser.

Prefiero malo conocido que bueno por conocer, prefiero estar con personas autenticas, si son malas se como actuar con ellas, si son malhumoradas, si son mentirosas, si son desleales, por malas que sean prefiero esas personas que yo se bien que es lo que puedo esperar de ellas que un hipócrita que nunca sabes que podes esperar de el o ella.

Jose Juan Jimenez Tinajero
Licenciatura en derecho unam
Escrito por Jose Juan Jimenez Tinajero
el 04/06/2010

Saludos a todos en especial a Federico y Ramón:

Sin duda es un tema cotidiano, quien de nosotros no nos hemos encontrado a personas que se les adjetiva como hipocritas, nadie estamos excentos.

Nuevamente nos invitan a entrar a los apasionantes mundos de la Etica y la Filosofía, particularmente al ejercicio más dificil del quehacer humano, las virtudes, les soy sincero no tengo a la mano un diccionario para analizar el significado etimológico de la palabra hipocresía, pero mi poco conocimiento puedo decir sin duda se trata de un término proveniente del griego, compuesto por hipos y crecía, al español un exaltación inecesaria de algo, sinduda lo opuesto a las virtudes de la humildad y sencillez, condiciones difícil de lograr en nuestro mundo contemporáneo.

La situación de hipocrecía a cualquiera puede afectar desde su ánimo personal, hasta a los sistemas de gobierno y a toda una población, siento decir que algo similar pasa en mi patria con los equipos de futbol, en especial con la selección nacional, afortunadamente en otros deportes como el boxeo tenemos buenos representantes, lo ideal u optimo es analizar objetivamente esa situación y superarla, encontrar la solución.

Hasta pronto y espero serles de utilidad.



Ramon J. Cluet (rcenelcamino)
Experto: plan de ventas
Escrito por Ramon J. Cluet (rcenelcamino)
el 04/06/2010

Bienvenida Griselda.


Entre muchas cosas, me permito destacar: “Su moral es siempre una "simulación "porque apela al ropaje social de la mentira, tiene una moral para sí y otra para los demás”. Sí, practica una doble moral.


El fanatismo en cualquiera de sus formas es negativo y entre muchas cosas ciega a las personas, no les permite ver la realidad. El fanatismo es irracional.


Saludos cordiales.

Ramon J. Cluet (rcenelcamino)
Experto: plan de ventas
Escrito por Ramon J. Cluet (rcenelcamino)
el 04/06/2010

Bienvenido Daniel.

Preguntas: "Hipocrita con quien? Conmigo mismo o con los demas? Cual es peor?". La hipocresía es toda una actuación (teatral) que trata de representar lo que no se es o lo que no se siente o ambas cosas juntas, es un engaño a uno mismo con pretensiones de engañar a los demás sin beneficio, todo lo contrario.

La hipocresía es una forma de mentir, fingir, una doble moral.


Saludos cordiales..

Ramon J. Cluet (rcenelcamino)
Experto: plan de ventas
Escrito por Ramon J. Cluet (rcenelcamino)
el 04/06/2010

Bienvenido Eduardo.

Sí, podemos separar la actitud individual de la colectiva y aunque en ambos casos el principio es el mismo, el resultado puede que no lo sea, porque en el segundo caso se trata de toda una estrategia psicológica que podríamos señalar técnicamente científica.


Los valores son principios éticos/morales que se aprenden en la familia y la escuela y que nada tienen que ver con la psicología aplicada.


Cuando hablas de la demanda lo encuadro dentro de una sociedad de consumo.


Como bien dices, el pensamiento crítico es una necesidad y sería conveniente fomentarlo dentro en los primeros años de formación de la personalidad.


Dices; “La arquitectura política-económica-social del planeta, requiere de seres mediocres, superficiales, y por supuesto, no procede la honestidad y transparencia, si la hipocresía y la corrupción".
Pienso que no se relaciona con el planeta sino con los intereses de grupos dentro de una sociedad determinada…


Saludos cordiales.

Ramon J. Cluet (rcenelcamino)
Experto: plan de ventas
Escrito por Ramon J. Cluet (rcenelcamino)
el 04/06/2010

Bienvenida Martha.


Cuando dices: “Y aunque nos demos cuenta que estamos viviendo una hipocresía tal vez nos quedemos en ella por no quedar marginados”. Ciertamente es una práctica muy común de personas hipócritas, porque eso es en lo que se convierten. Pienso que es falta de personalidad porque la realidad es muy distinta, una cosa es nadar contra la corriente y otra muy distinta mantenerse al margen.


Uno no se aleja de las personas, son las personas las que se alejan de uno y es simplemente porque somos diferentes, auténticos. ¿Acaso esto no es positivo? La pregunta sería: ¿Qué interés podemos tener en pertenecer a un grupo que nos obliga a nos ser nosotros mismos, que nos obliga a ser hipócritas? Y la otra pregunta sería: ¿Es que no existen otros grupos de gente que no son hipócritas?


Saludos cordiales.