En este grupo En todos

Grupo de Orientadores Profesionales



¿que es etica, moral y civismo?

mabel lucia
Por terminar escuela
Escrito por Mabel Lucia Tula
el 08/09/2012

En que son iguales y en que difieren

Etica

Segun el diccionario: Parte de la filosofía que trata de la moral y de las obligaciones del hombre.

Segun mis propias ideas: lo que debemos hacer y lo que no debemos.

Moral

Diccionario: Perteneciente o relativo a las acciones o caracteres de las personas, desde el punto de vista de la bondad o malicia.

Segun yo: lo que está bien y lo que está mal.

Civismo

Diccionario: Comportamiento respetuoso del ciudadano con las normas de convivencia pública.

Para mi: hacer lo que te corresponde como ciudadano.

Esther Freitas
Administracion de rrhh universidad sim...
Escrito por Esther Freitas
el 22/11/2012

La palabra Etica proviene del griego ethika, de ethos, "comportamiento" o "costumbre" principios o pautas de la conducta humana, a menudo y de forma impropia llamada moral ( del latin mores, costumbre" y por extensión, el estudio de esos principios a veces llamado filosofía moral. La ética, como una rama de la filosofía está considerada como una ciencia normativa, porque se ocupa de las normas de la conducta humana.

Partiendo de esta premisa, es importante señalar que todos los profesionales se deben regir por un código de ética, al mismo tiempo, todos los ciudadanos y ciudadanas de una nación, se deben manejar por unos principios morales....

Tanto la ética como la moral, van de la mano... En el campo organizacional hay una serie de elementos intangibles, que no se pueden juzgar como verdaderas o convenientes en función de cuantificarlas; sino más bien es el interés por la ética que ha crecido paralelamente con la proliferación de códigos de comportamiento y comités éticos en las organizaciones.

Es importante resaltar el criterio de Ibarz (1996), cuando destacó que "la sencillez de la Ética aplicada le vendrá de su conexión con la experiencia moral ordinaria, de su continuidad con la universal capacidad de todos los hombres para percibir la correcta conveniencia de algo o su repulsa; el lenguaje corriente a veces llama sentido común a esa capacidad"

Todos los humanos tenemos un libre albeldrío, la capacidad de discernir cuando algo nos conviene o nos perjudica, pero en el campo profesional, la ética nos insta a ver mucho más allá de lo que nos conviene, sino que se esconde detrás de las manifestaciones superficiales, funciones, desempeños o praxis de un ciudadano o trabajador.

En pocas palabras, la ética se circunscribe a los principios morales de un individuo, que independientemente de su rol dentro de una sociedad, proyecta y promueve valores y se adapta a las normas, juicios, reglas o costumbres con sentido de pertenencia, honestidad, responsabilidad, empatía, tolerancia, comprensión, paciencia, humildad, valorización, actitud de corresponsabilidad, de servicio, de apertura y diálogo, promoviendo la paz, la solidaridad, la justicia, la igualdad y la equidad. Mis respeto, Nukyto



Mabel Lucia Tula
Por terminar escuela
Escrito por Mabel Lucia Tula
el 22/11/2012

Muchas gracias por tu aporte amiga

EXITOS

Gabriela Sánchez Ojeda
Técnico superior universitario en admi...
Escrito por Gabriela Sánchez Ojeda
el 27/11/2012
Gracias David por tu amable invitación ORIGEN ETIMOLÓGICO 1º GRECIA: "etica" tiene su origen en la Grecia clásica, y se originó a partir de los siguientes vocablos: -ethos/ëthos: morada, residencia, lugar donde se habita, carácter, personalidad. -éthos: costumbre, hábito, uso... Patrimonio de un grupo (externo, establecido, impuesto e impersonal Ambos términos están relacionados entre sí, ya que uno es el punto de partida para unas pautas de comportamiento, y el otro es el resultado de que esos comportamientos se hayan convertido en costumbres. Uno genera al otro, y es a su vez fuente del otro. ETICA: ciencia que trata de los hábitos éticos que proceden de la propia interioridad del sujeto; o ciencia que trata de los habitos en tanto a que perfeccionan la naturaleza. Se entiende a la ética bien como un conocimiento científico de los actos humanos, como una ética individual y creadora que opera frente a lo político (costumbres sociales de los grupos), y que exige de la voluntad y capacidad de cada sujeto. Aristóteles: consideraba que la individualidad era básica, y no resulta válido acatar unas normas porque sí, sino que hay que hacerlo de un modo crítico que nos permita saber si el acatamiento de las mismas nos van a hacer felices. Para adquirir una personalidad el sujeto necesito pasar por unos niveles de apropiación: sentimiento (nos pertenece pero es pasajero y depende de nuestra voluntad), costumbre (implican un mayor grado de posesión) y finalmente personalidad/carácter. 2º TERMINOLOGÍA LATINA: no existía ningún término de igual significación a la "ethika" griega, pero los latinos formaron la palabra "mos/moris" para traducirlo (=moral). En un principio se refería a costumbres y hábitos, posteriormente también sería aplicable para referirse a la personalidad. De "mos/moris" surgirá "moralis/moralitas"= moralidad. Ética y moral confluyen etimológicamente y también en cuanto a su significado. La "ética" griega es lo mismo que la "moral" latina, y pueden por lo tanto usarse como sinónimos. Emplearemos "ética" (o filosofía moral) para aludir a aquella parte de la filosofía que estudia el ámbito de la moral; y "moral" para referirnos a los diferentes códigos morales concretos. USOS DE LA MORAL: 1º) la moral entendida como SUSTANTIVO posee las siguientes acepciones: *dentro de la moral vivida entendemos la moral como modelo de conducta socialmente establecido (es la "moral vigente". Y también pertenece a la moral vivida el conjunto de convicciones morales personales (moral regida). *dentro de la moral pensada están: los tratados sobre cuestiones morales (doctrinas concretas y teorías éticas), la disposición anímica (moral alta, baja... ), y el entender al moral como la dimensión humana por la cual nos vemos obligados a tomar decisiones y dar razón de ellas (lo moral). La elaboración personal de la moral se encuentra condicionada por factores como la edad, la familia, el temperamento, la situación socio-económica... La elaboración de la moral generalmente se corresponde con la moral social, pero si no es así se producirá una confrontación. En realidad la moral no existe como ciencia. 2º) La moral entendida como ADJETIVO suele quedar en el plano psicológico, en el debate sobre lo moral y lo inmoral. Un determinado comportamiento inmoral lo es siempre en relación con algún código moral concreto. Usamos un código moral para referirnos a las acciones y valorarlas. Así una acción que es moral dentro de un código moral concreto, puede no serlo dentro del contexto de cualquier otro código moral. Lo amoral hace relación al desconocimiento de las normas del código moral propio. Alguién amoral no contradice las normas morales adrede, sino que lo hace por desconocimiento (niños). 3º) OTROS usos de la moral son: entender la moral en el sentido de una concepción moral concreta; o bien como sinónimo de "lo moral" (la vida moral tal y como se nos presenta en el hecho de que emitimos juicios morales, nos remite a estructuras antropológicas y a ciertas tradiciones). En este sentido toda moral implica un juicio moral. Todos los juicios morales, incluso los de diferentes códigos, presentan analogías tanto formales como de contenido; en la forma siempre se refieren a acciones racionales y libres, razonables e imputables (el hombre tiene que ser consciente moralmente para poder actuar de acuerdo con un código moral), y en cuanto al suelen aludir a lo que los hombres anhelan, desean o encuentran interesante. Existen juicios morales relacionados con lo JUSTO (prescriptivos y de auto-obligación), y otros que versan sobre lo BUENO (suponen una modesta asesoría personal sobre cómo obrar en la vida). DEFINICIONES. Márquez:"la filosofía moral es aquella parte de la filosofía que trata de la moralidad de las acciones humanas para encaminarlas al fin úlitmo." Vázquez:" ciencia de la conciencia universal bajo la moralidad del obrar humano, basada en un conocimiento científico y organizado de la finalidad de la vida humana y de los medios para alcanzar los fines ideales. Posee 5 funciones: moralizadora, personalizadora, de denuncia, utópica y creadora de valores." Barroso: " ciencia filosófico-normativa y teórico-práctica, que estudia los aspectos individuales y sociales de la persona, a tenor de la moralidad de los actos humanos, bajo el prisma de la razón humana y teniendo siempre como fin el bien honesto." NATURALEZA DE LA ÉTICA. Existen dos tendencias sobre la naturaleza de la ética: 1º la que entiende que es una filosofía del ámbito de la moral (como tal trata de investigar racional y sistemáticamente las acciones humanas morales); 2º la que considera que es una ciencia de tipo normativo, teórico y práctico. (la ética es una ciencia porque demuestra la verdad en sus afirmaciones) Todo hombre protagoniza a diario una existencia moral; la ética busca el esclarecimiento filosófico de la esencia de esa vida moral, y dimensionarla. Quiere ser un saber preciso, quiere ser ciencia y no sólo opinión o consejo. Como parte de la filosofía, la ética emplea el método y el rigor racional de la misma para construir sus argumentos razonadamente. No tiene sentido hablar de principios comunes universales, ya que los principios dependen del tiempo y el espacio. El debate sobre si la ética es una disciplina filosófica o bien una ciencia, ha sido realmente amplísimo OTROS AUTORES partiendo de que la ética posee unos principios universales, se han planteado si la ética es realmente práctica a la hora de dirigir eficazmente la vida de los hombres en sus situaciones individuales y concretas. Quienes consideran que la ética es relativista, creen normal la mulplicidad de valores morales existentes, y entienden que esta naturaleza tan cambiante de los códigos éticos sirve para lograr una mejor adaptación a las necesidades y finalidades humanas. La moral posee unos Principios Inmutables; MESSNER afirma que esos principios no han cambiado, y que la existencia de normas contradictorias harían desaparecer a la moral. (Si bien el hombre puede equivocarse al apreciar dichos principios universales, o al aplicarlos a sus circunstancias concretas). A pesar de que existan diferentes teorías éticas, éstas están de acuerdo en un punto: los diferentes códigos morales no relativizan la ética ni invalidan la moral. La aparición de diferentes códigos morales viene determinada por motivos socioculturales. La moral no es relativa porque lo normal es que sufra cambios (para una mejor adaptación a las circunstancias); y si realmente la moral fuera relativa nadie estaría capacitado para emitir juicios morales. Además debemos diferenciar a los principios generales, de los principios derivados (que son los que realmente cambian). Los principios éticos no se basan en opiniones ni en el sentir mayoritario; se centran en la naturaleza humana y en la ley natural, puesto que de otro modo sus postulados nunca serían definitivos. Las aspiraciones que el hombre posee como ser humano es lo que la moral trata de fundamentar de un modo universal y general. a) KANT era un defensor de la ética como ciencia. Según la ética de Kanti, existe moral porque en el universo existe un tipo de seres que tienen valor absoluto y que no deben ser utilizados como instrumentos para lograr una determinada meta. Todo ser racional es un fin en sí mismo, y no un medio para cualquier otra cosa. Las personas son absolutamente valiosas, y no poseen un precio pero si una dignidad (dignidad por la que velan los Derechos Humanos). Existe la obligación moral de respetar a las personas. Sólo los seres humanos son libres puesto que poseen la capacidad de elegir, y son ellos mismos los que se dan una serie de principios por los que regirán su conducta. Son seres autónomos = se dan la ley a sí mismos. La autonomía de la persona es la base de la teoría de Kant. Las normas auténticamente morales serán aquellas que las personas consideren válidas para todos. Estas normas se expresan a partir del IMPERATIVO CATEGÓRICO (diferentes de los imperativos hipotéticos, que son expresados como un condicional:" si quieres... Entonces...".) Imperativos categóricos obra de acuerdo con la máxima con la cual puedas querer al mismo tiempo que se convierta en ley universal lo que haces. Obra de tal modo que uses la humanidad tanto en tu propia persona, como en la persona de cualquier otro, siempre y a la vez como un fin y nunca simplemente como un medio. Los imperativos categóricos pueden ser perfectos (negativos) o imperfectos (positivos). Los negativos poseen una mayor precisión y contundencia que los positivos. Por su parte, los positivos prescriben comportamientos que pueden realizarse de muchas formas y con diferentes grados de intensidad (por ejemplo: "honrarás a tu padre y a tu madre") Los mandatos morales por otro lado, apuntan siempre a la defensa de algún aspecto de la dignidad de la persona (ejemplo: la vida, derechos de propiedad, derecho a ser informado con veracidad...). Los mandatos morales se fundamentan en unos valores como por ejemplo: la vida, la igualdad, la libertad, la solidaridad, la tolerancia... Los mandatos positivos y negativos son excesivamente formales y abstractos, con lo que la formulación de Kant resulta poco práctica ya que sus postulados son de difícil y confusa aplicación en la realidad. Todavía se vuelve más complicada cuando chocan dos mandatos, en este caso habrá que analizar detalladamente las circunstancias de la situación y ver cuáles son las consecuencias que derivan de ella , para finalmente elegir la opción que suponga "un mal menor". El contexto y el entorno son los que finalmente determinan las acciones. La moral tiene una doble vertiente: es social en el sentido de que los mandatos morales generales se han creado dentro de una vida social, y han sido introyectados por el individuo en su proceso de socialización; es personal porque cada sujeto tiene que responsabilizarse de lo que hace. No obstante y aunque las normas no sean rígidas, no debemos aplicar una "ética de situación" (relativista) sólo porque no seamos capaces de jerarquizar las normas morales. El relativismo no contempla que lo que sea válido para una persona tenga que serlo para todas. Por último reseñar que Kant vivió en una época histórica en la que el desarrollo de la conciencia moral desembocó en una Moral Universal que compartía unos principios universales de libertad, justicia... Que podían defenderse con argumentos intersubjetivamente aceptables. El universalismo de la moral de Kant se basa en el valor absoluto de la persona. b) OTROS AUTORES: Hubo autores que se plantearon si un saber tan general como la ética, podría realmente resultar práctico en la vida real, ya que existen situaciones en la vida en la que dos mandatos generales se oponen el uno al otro. Consideran que las circunstancias de cada persona son diferentes, y que actuarán éticamente si siguen los preceptos de la moral, pero existen situaciones realmente complicadas que no son contempladas. c) ÉTICA COMO SABER TEÓRICO-PRÁCTICO: Otros autores ven a la ética como un saber teórico-práctico cuya finalidad presupone la existencia de un estado teórico en el que se busca el conocimiento de la Naturaleza y el sentido de la moralidad. Quiere conocer a la moral para conocer las formas de poder llevar ese conocimiento a la práctica. CLASIFICACIÓN DE ARISTÓTELES ACERCA DE LOS SABERES *Saberes teóricos: se ocupan de averiguar lo que ocurre en el mundo, de qué son las cosas, cúales son sus causas... (ciencias de la naturaleza) Eran saberes que versaban sobre lo que no puede ser de otra manera. *Saberes productivos: tratan sobre lo que puede ser de otra forma, porque interviene la voluntad del hombre. Sirven de guía para la elaboración de un producto u obra (técnicas, Bellas Artes... ) Establecen un conjunto de normas para orientarnos en la forma de actuar para lograr nuestros fines deseados, pero no dan pautas generales para ello. Aun así son normativos. *Saberes prácticos: son normativos y nos orientan sobre qué dilemas hacer para conducirnos de un modo bueno y justo. Tratan sobre lo que debe ser. Comprende a la Ética, la Política y la Economía. La Ética hace al hombre prudente para encaminarle hacia la vida buena. EL MÉTODO EN LA ÉTICA : Se aplica a cualquier saber y se refiere al procedimiento que hay que seguir para establecer las proposiciones que dicho saber considera verdaderas. Existen proposiciones que aun siendo consideradas ambas como verdades diferentes, son contradictorias entre sí, y es ahí donde el método cobra importancia. Los métodos que nos interesan son: 1º el método sintético (de lo particular a lo general): parte de un estudio de las experiencias o manifestaciones morales: naturaleza humana, facultades del hombre, idea de "familia", de "Estado"... 2º el método analítico (de lo general a lo particular): se apoya en los principios universales, y a partir de ellos deduce otros principios que nos ayudan en la resolución racional de los problemas morales. OBJETO DE LA ÉTICA El OBJETO MATERIAL es la realidad que constituye el objeto de estudio; en este caso se trata de las acciones llevadas a cabo por parte de las personas, y de la bondad o malicia de las mismas. Debemos diferenciar sin embargo entre: -actos humanos: se realizan atrás una deliberación racional y son voluntarios. La persona obra al realizar actos humanos, tiene conciencia de lo que hace y es responsable de ello. -actos del hombre: no son libres, bien porque son involuntarios, o son fruto del desconocimiento. También pertenecen a esta categoría los actos derivados de la fisiología del hombre, que son procesos sobre los cuales el hombre no tiene ningún control. El OBJETO FORMAL es el estudiar los actos humanos desde la bondad o malicia que implican, de su moralidad. Las FUENTES de la ética son en primer lugar la Razón, ya que trata de fundamentar a la moral con argumentos bien elaborados; en segundo lugar están los Sentimientos (Kant apenas los valora como fuentes, mientras que para Hume parecen ser las únicas fuentes posibles. El punto intermedio parece el más correcto); y en tercer lugar están las Experiencias, que son la base de muchos principios generales. Nos valemos de la experiencia para llegar a conocer los principios morales que rigen la conducta humana. MESSNER distinguirá entre 2 tipos de experiencias: -externas (hechos morales) -internas (conciencia moral personal) FUNCIONES DE LA ÉTICA -aclarar qué es la moral -fundamentar la moralidad -ajustar la moral a los principios acordados y aplicarlos en los diferentes códigos morales. (Armonización de los dos puntos anteriores). función moralizadora: la ética pretende moralizar o valorar la vida de los hombres, y darles criteriors y valores que les ayuden a elaborar juicios morales. función personalizadora: la ética nos humaniza en el sentido de que el hombre para llegar a serlo necesita adquirir los valores éticos que le permitan vivir en sociedad. El hombre necesita de un aprendizaje para poder juzgar los hechos desde un punto de vista ético. función crítica y de denuncia: darle al hombre los principios que le permitan juzgar los hechos o los códigos morales. función utópica: la ética le dice al hombre que debe buscar "lo deseable" como lo mejor; que viva de acuerdo con unos ideales utópicos, a pesar de que su formulación los haga aparecer como utópicos. La ética no quiere engañar al hombre, le dice que se marque metas que parecen irrealizables, para que por lo menos intente aproximarse a ellas lo más posible. función creadora de valores: propone una serie de valores (entendidos como aquello que la inteligencia juzga como bueno, deseable... ) y criterios, que el hombre debe tener en cuenta en su conducta CONTRASTE ENTRE EL ÁMBITO ETICO-MORAL Y OTROS ÁMBITOS El carácter normativo de lo ético-moral puede crear confusión entre las normas que le son propias y otras que pertenecen a ámbitos diferentes como el ámbito jurídico, el técnico, el social y el religioso. Normas jurídicas vs normas ético-morales: el derecho positivo es el conjunto de normas destinadas a orientar las acciones de los ciudadanos; emana de las autoridades políticas, y tiene poder coercitivo. características de las normas jurídicas: -son oficiales y el Parlamento las crea como resultado del pacto de los representantes políticos con los ciudadanos. Los destinatarios son todos los ciudadanos del Estado. -necesitan de la máxima publicidad para que sean conocidas por el máximo número de ciudadanos posibles. -son precisas y claras. -tienen carácter imperativo, coercitivo y punitivo. -no dependen de las decisiones personales o de nuestra conciencia, algo externo nos obliga a su cumplimiento. -cumplen con el bien social común, tratando de organizar una convivencia social pacífica. -se rigen por el principio de legalidad, que les es concedido por los propios ciudadanos. El problema del legalismo es que la ley vale por sí misma, con independencia de las personas y del fin al que estén destinadas. Someten al hombre coercitivamente, y suprimen la iniciativa personal. características de las normas ético-morales: -son normas individuales que ayudan a personas, que ayudan a ser personas. -son internas y autónomas. -no están codificadas por lo que son imprecisas y difusas. -son imperativas, pero no punitivas ni coercitivas. diferencias entre las normas jurídicas y las e-m -las éticas poseen obligatoriedad interna, mientras que las jurídicas poseen obligatoriedad externa. -las éticas son fruto del autoconvencimiento y la persona se auto-obliga a cumplirlas, mientras que las jurídicas obligan a todos los ciudadanos siempre que se hallen dentro de la jurisdicción de la que se ocupa. Conflicto: ambas disciplinas comparten contenidos, pero sus prescripciones son diferentes. Qué debe primar entonces, el derecho o por el contrario la conciencia. La moral es incondicional por ser la última instancia, pero el derecho no orienta nuestras últimas acciones. Las normas jurídicas se limitan a un territorio concreto, y las normas e-m afectan a todas las personas sólo por el mero hecho de serlo. Normas técnicas vs normas e-m Las normas técnicas sirven para orientar nuestras acciones hacia la consecución de determinados fines (actos libres, imputables y responsables). Diferencias: Aristóteles diferenciaba las normas técnicas de las e-m por la finalidad que persiguen; así, la técnica busca la creación de un bien útil o bello, mientras que la moral tiene su finalidad en las acciones que son buenas por si mismas. La técnica nos ayuda a actuar eficazmente para lograr un fin deseado, y la moral nos dice como hacerlo de un modo correcto, valora la bondad o malicia de los medios empleados para la consecución de dicho fin. -Las normas técnicas apuntan a fines inmediatos a la acción (eficacia); proporcionan habilidad y poseen un carácter hipotético (Kant). -Las normas morales por el contrario apuntan a los fines últimos (bondad); no proporcionan habilidades concretas y tienen un carácter categórico (Kant). La técnica tampoco se preocupa de las consecuencias que se deriven de la consecución de ese fin, mientras que la moral se preocupa por la licitud moral de los fines deseados. Por lo tanto, tan inhumana resulta la técnica que no se ocupa de la moral de sus acciones, como ineficaz resulta la moral para conseguir fines sin el apoyo de la técnica. Kant: consideraba que las normas técnicas tenían una expresión hipotética y un carácter teórico, mientras que las normas morales se expresan a partir de los imperativos categóricos. La técnica nos dice "si quieres A, debes hacer B", mientras que la moral no acepta condicionantes de ningún tipo. Ambos tipos de normas comparten el carácter prescriptivo de sus normas, y que orientan actos libres, responsables e imputables. Normas religiosas vs normas e-m Cualquier credo implica la existencia de un código moral puesto que contiene consideraciones valorativas sobre los diferentes aspectos de la vida, y nos permite establecer normas que orienten la conducta del hombre. Los creyentes reciben la concepción moral del grupo al que pertenecen, y una vez asumida como propia, el sujeto asimila un determinado código normativo que posee una doble condición de auto-obligación(de la que generalmente no es consciente). En primer lugar existe la auto-obligación de la aceptación de las reglas religiosas, que desaparece si el individuo abandona dicha religión; y en segundo lugar existe la Auto-obligación moral basada en la mera racionalidad de las premisas (permanece aun cambiando de credo). La religión es algo más que un código moral, es una forma de entender la trascendencia y de relacionarse con ella. Es posible también que existan normas religiosas que no tengan un contenido moral, como aquellas relacionadas con las diferentes liturgias, ritos o cultos. No todas las concepciones morales hacen referencia a las creencias religiosas; los preceptos de una moral religiosa sólo son aplicables a los miembros de dicha religión, y una moral universal debe limitarse a ser laica: independiente de las creencias religiosas, pero no contraria. El deber moral se acepta racional y lógicamente, sin que tenga que existir una divinidad. Así, la religión no ocupa el lugar de la moral, y la moral está abierta a la religión. La moral no puede responder a cuestiones trascendentales propias de la religión. La religión emplea la "revelación" como método para que el hombre no incurra en el error moral. -el código religioso procede de la divinidad y nos llega a través de la revelación y de los jerarcas de las diferentes religiones. -el código moral orienta la acción humana y puede considerarse racionalmente como algo exigible a todos los hombres, por el mero hecho de serlo. DELIMITACIÓN DE LO JURÍDICO Y LO ÉTICO KANT estudió por separado el ámbito de lo teórico ( lo que ocurre de hecho en el universo, que se corresponde con su propia dinámica) y el ámbito de lo práctico (lo que puede suceder por obra de la libre voluntad de los hombres). Entendió lo práctico desde dos sentidos diferentes: -externo: normas que no parten de la propia conciencia y que son impuestas coercitivamente (derecho). -interno: normas que no surgen de la propia conciencia ni se imponen, puesto que el sujeto elige libremente. El punto de partida del ámbito práctico es un hecho de razón; todos los hombres tienen conciencia de la existencia de los imperativos categóricos, que tienen unos deberes por el simple hecho de ser personas. A la hora de acceder a estos imperativos sólo debe primar la razón, nunca los sentimientos del hombre ya que éstos podrían anular la razón y limitar la libertad (Kant era contrario a considerar los sentimientos como fuentes de la ética). Debemos actuar de acuerdo con los imperativos categóricos, pero no por el miedo a ser castigados en caso contrario, porque entonces estaríamos rebajando la humanidad de nuestra persona. La verdadera motivación supone un respeto a los valores implícitos en la obediencia a los imperativos categóricos. (Los respeto porque los considero apropiados, no por miedo al castigo) Actuar en contra de los imperativos categóricos supone una "inmoralidad" a pesar de que al cometer estos actos podamos sentirnos felices o sentir placer. * KANT propone un procedimiento planteado a través de los imperativos categóricos, cuyas características son: la universalidad, que se refieren a seres en sí mismos, y que tienen validez para una legislación universal en el reino de los fines. Cuando se establecen estos imperativos, no sólo se demuestra lo que deseamos al prójimo, sino también lo que deseamos para nosotros mismos. Y al obedecer los imperativos categóricos lo hacemos como resultado de una convicción propia y asumida libremente. La libertad es para KANT la cualidad más sorprendente del ser humano. Es una cualidad indemostrable desde la teoría, pero necesaria desde la práctica. Kant nos habla de dos mundos diferentes: el de lo sensible: determinado por una causalidad natural (leyes físicas); el de la razón: el mundo racional es dirigido por la libertad. El fin del imperativo categórico es garantizar la libertad interna, y la libertad con respecto a los imperativos externos. El hombre desea alcanzar un determinado grado de felicidad, y si en su búsqueda aplica el bien moral, entonces estará en el camino del Bien Supremo (al que Kant identifica con Dios, que es el que da a cada uno lo que se merece; en este sentido Dios sería el elemento que da coherencia a la moralidad.). Kant considera a Dios como otro postulado teórico: la felicidad se alcanzará en la inmortalidad del alma. Afirmación que presupone la existencia de un más allá. * DURKHEIM considera que no existen diferencias de esencia entre ética y derecho. El hombre al vivir en sociedad genera todas las conductas, por lo tanto la ética y el derecho comparten el mismo origen. También entiende la moral en un sentido autoritario: la moral orienta a los niños dentro de las normas sociales. La única diferencia entre ambas disciplinas según Durkheim es el grado: el derecho es más externo que la ética, que es más confusa e interna. * los NEOTOMISTAS también entienden que las diferencias entre ética y derecho son de grado, más que de esencia. Para ellos todo emana de la Ley Eterna, que Dios impone a los hombres desde sí mismo, y que está formada por el conjunto de normas que rigen el universo (cuyo legislador es Dios). Según STO TOMÁS la Ley Eterna es la razón del gobierno de todas las cosas existentes en Dios, como director de todas ellas. Dios conserva el bien natural y prohibe su perturbación. La Ley Eterna = ley natural, ya que emana de Dios (creador de la Naturaleza). El objeto de la ley natural es mandar o prohibir acciones intrínsecamente malas o buenas, para que el hombre se conduzca a su fin. La ley natural es lo que algunos llaman "Derecho Positivo". Dentro de la ley natural está la Ley Moral, cuyos principios generales son llamados "Sindéresis". Posterior es la Ley Positiva, que es la ordenada por los legisladores para lograr el bien común, y cuyos objetivos son: mandar lo prescrito por la ley natural; dedudir consecuencias derivadas de los principios que conforman la ley natural; aplicar a los casos particulares los preceptos de la ley natural; sancionar con faltas los incumplimientos de los preceptos de la ley natural. * PIAGET no está de acuerdo con estas teorías, porque considera que las diferencias entre ética y derecho no son sólo de grado, sino también de esencia. El orden de la ética para él está en la religión, y no en la sociología. Si no existiera diferencia de esencia ambas disciplinas se solaparían; comparten una temática común pero la ética propone cosas diferentes al derecho. En relación a los neotomistas, Piaget está en desacuerdo con la existencia de la ley positiva. TEMA 3 EL DESARROLLO DE LA MORAL El hombre nace con la dotación génetica necesaria para ser completo, pero necesita de un proceso de socialización para llegar a serlo. No nacemos como seres morales, nos hacemos seres morales. Comienzo del hombre como sujeto moral (Génesis del criterio moral de Piaget) PIAGET realizó estudios sobre el desarrollo del aspecto intelectual del niño, dedicando una parte de sus estudios a las cuestiones morales. Se propuso el estudio del génesis del criterio moral, para lo que ideó una metodología a base de observación y entrevistas a diferentes niños. Tres fueron sus investigaciones: -analisis de las reglas del juego social; ¿cómo llegan al niño esas reglas? -abordar las reglas morales sobre la mentira infantil. -incidir en la idea de justicia en las relaciones de los niños. De estas tres investigaciones concluirá una teoría de cómo el niño accede a la moral. En sus estudios partió de la creencia de que toda moral consiste en una sistema de reglas, y de que la esencia de toda moralidad hay que buscarla en el respeto que el individuo adquiere de esas reglas. Piaget a la hora de explicar cómo llegan los niños al respeto de las normas distingue entre la práctica de la regla, y la conciencia de la regla. Así, un niño acepta una regla por coacción, mientras que el adulto respeta esa misma regla por convicción. El niño aprende la práctica de la regla sometiéndose a la misma del mismo modo en el que no se cuestiona las reglas de los juegos que practica. Piaget aduce que por lo tanto las primeras formas de conciencia del deber son heterónomas (las normas se interiorizan como algo del exterior). La "conciencia moral, legal o de imposición" se caracteriza por el realismo social: heteronomía y literalidad en la interpretación de la regla, que es entendida como algo inalterable y fijo. En esta etapa aún predomina el egocentrismo infantil. Tampoco es capaz de ver las normas desde un punto de vista moral, y su idea de "responsabilidad" es objetiva aún: los actos no valen en función de la intención con la que se cometan, sino por su conformidad con la ley. Es un tipo de conciencia pasiva, en la que la ley es coactiva e implica el respeto bilateral. En la "fase de transición" el niño acata las normas porque así lo exigen las normas en sí mismas, no por el imperativo de algún adulto. El niño por su experiencia sabe que vive en comunidad y que por ello como miembro de esa comunidad debe acatar una serie de normas. La norma ya no es algo externo para él, sino algo determinado para su conducta. El niño supera en esta fase el egocentrismo gracias a la colaboración de algún adulto que se enseña. Se pasa de la heteronomía a la autonomía cuando los niños ya no ven las normas como algo rígido e inflexible, sino como algo fruto de un acuerdo previo y que es modificable si existe consenso para ello. A los 12 años el niño pasa a la "fase de autonomía", y ya se comportará de acuerdo a normas éticas propiamente dichas. Paulatinamente el niño va desarrollando los conceptos de "bueno" y "malo", y su responsabilidad será ya subjetiva: tendrá en cuenta ahora la intencionalidad de los actos, y respetará las normas porque está convencido libremente de que es eso lo que tiene que hacer. El niño se siente responsable con los demás y asumirá maneras éticas de colaborar con los otros; comprenderá que "lo bueno" es producto de la colaboración. El niño empieza a pensar por si mismo, proceso que empieza a partir de procesos miméticos y que progresivamente va formando la conciencia moral. Cuando alcanza la autonomía llega a la argumentación crítica y razonada de las normas. KOHLBERG ampliaría los estudios realizados por Piaget. Entiende el desarrollo moral como desarrollo del juicio moral. Ese desarrollo moral es paralelo a la evolución intelectual, cognitiva, afectiva y social. El desarrollo intelectual sólo sirve en función de su complementación con el lado emocional y con las opciones sociales de interpretación de roles. Para ser un sujeto moral partimos de condiciones biológicas, psicológicas y sociales relativamente favorables. A partir del estudio de Piaget, Kohlberg establece una serie de estadios en los que se desarrolla el criterio moral. El juicio moral se va asentando en función de la interacción que se produce entre el niño y el entorno social. Las etapas del desarrollo moral dependerán por lo tanto de la interacción entre ambos; en cada etapa habrá "todos estructurados" o "organizaciones del pensamiento" diferentes en función de la evolución alcanzada por el sujeto en su interacción con el medio. Así, cada etapa representa una forma de pensar sobre la realidad; tendrán carácter secuencial, pero no acumulativo (el niño no se sentirá influenciado por los estadios inferiores por los que ha pasado). Las etapas superiores son cada vez más estructuradas que las anteriores, y cada una es superior en cuanto a la capacidad de emitir juicios morales que las anteriores. Para comprender lo que es la norma y comportarse de acuerdo con sus preceptos, el sujeto debe pasar por los siguientes estadios o etapas: Etapa pre-moral (0-6/8 años): el niño aun no ha superado su egocentrismo y no entiende qué son las normas ni para qué sirven. En esta etapa el niño realiza operaciones de pensamiento concreto y no formal. El niño entiende las sanciones como recompensa física o privación de la misma. Su mayor objetivo en esta fase es la maximización del placer, y lo hace obedeciendo a aquellos que pueden proporcionárselo. En esta etapa el niño sigue buscando el placer, pero a través de las interacciones se da cuenta de que los demás también tienen intereses y trata de armonizar ambos intereses (aunque en esta fase sólo se planteará intereses concretos). Nivel convencional: el niño va superando el egocentrismo y empieza a desempeñar roles sociales; y lo hará de acuerdo a las normas de los grupos sociales porque busca el efecto del reconocimiento positivo. Ya no busca el reconocimiento positivo de un grupo, sino de todo el grupo social. En esta etapa el sujeto está en la adolescencia, y acepta toda normativa del grupo social y de la sociedad en general. Es un estado de bastante sumisión. Nivel post-convencional (aprox. 23 años): se supera la perspectiva interna de la sociedad para ser aceptado por todos. Se plantea el "relativismo", problema que es superado mediante el pacto social. (Sin embargo hay cuestiones irrenunciables como por ejemplo la libertad) Es probable que se produzca cierta confusión en el individuo al percatarse de que las normas morales y las jurídicas chocan en ciertos puntos. Mediante la razón el individuo accede al conocimiento de los principios universales por los que deberían regirse todos los hombres y que operan en todas las sociedades. Diferencia normas comunitarias de normas universales. El sujeto se halla en disposición de cuestionar las normas vigentes en la sociedad. Esta fase es de muy difícil acceso y se dice que es propia de filósofos, los adultos suelen llegar generalmente hasta el 5º nivel. TEMA 4 LA CONCIENCIA MORAL Concepto *Conciencia psicológica: ser consciente de los actos y objetos que nos rodean. Somos agentes y actores, mientras que la conciencia moral hace que seamos autores. VÁZQUEZ:" la conciencia psicológica es la propiedad del espíritu humano de desligarse de sí y ponerse a sí mismo y a las cosas como objetos de observación y de análisis. " Es un tipo de conciencia reflexiva con la función de observar/observarse y de emitir juicios de hechos. Es una conciencia neutral y aséptica, que constata la ocurrencia pero no emite valoraciones sobre ella. *Conciencia psicológica: además de reconocer una acción (al = que la conciencia psicológica) añade el valor de esos hechos emitiendo juicios de valor. Gracias a este tipo de conciencia sabemos si al actuar hemos hecho bien o no. VÁZQUEZ: " propiedad del espíritu humano de emitir juicios normativos acerca de nuestros actos individuales. " Sin conciencia no hay vida moral. Estructuración de la conciencia moral La estructura de la conciencia moral sigue el modelo de un silogismo, que es una reflexión lógica que nos lleva al precepto que rige nuestra acción. El silogismo está formado por 2 premisas (principio general y situación concreta) y una conclusión derivada de las mismas. Por ejemplo: A desea B, y para obtener B es preciso hacer C; entonces A necesita hacer C para llegar a B. La PRUDENCIA es un factor que interviene en el segundo estadio, y nos ayuda a aplicar el principio general a la situación concreta. Es la recta razón para juzgar las cosas que deben hacerse; se trata de una virtud intelectual y moral que perfecciona la actividad de la razón práctica. Debemos aplicar el principio genérico a cada caso concreto, y el precepto que se obtiene debe de ajustarse a la verdad. La prudencia nos ayuda en la deliberación racional para llegar a formular el juicio de conciencia. La prudencia es una virtud moral porque no se limita al "cómo debemos actuar" sino que hace que la voluntad realice la acción (actúa sobre la voluntad orientándola). Al aplicar el principio general emitimos un juicio de valor; y será la VOLUNTAD la que lleve a la práctica los dictados de nuestra razón. Para actuar en conciencia deberemos usar la prudencia. En función del modo de actuar de la conciencia habrá diferentes modalidades de conciencia moral. Modalidades de la conciencia moral *En función de su relación con el acto habrá una conciencia "ANTECEDENTE" (que analizará el acto previamente), y una conciencia "CONSIGUIENTE" (que hace una valoración a posteriori, acusando, excusando o aprobando la conducta.). *Por su relación con el sujeto distinguiremos entre una conciencia "CIERTA" (recta o equivocada), y una conciencia "DUDOSA" (probable o perpleja). La conciencia cierta recta es un dictamen conforme con los principios morales, mientras que la errónea no lo es siendo el sujeto desconocedor de que está obrando mal (ignorancia invencible). La conciencia dudosa probable es la que dictamina sobre la moralidad de un acto pero sólo con probabilidad (considera la probabilidad de errar). En el caso de la conciencia dudosa perpleja el sujeto no sabe qué decisión tomar. TEMA 5 VOLUNTAD, LIBERTAD Y RESPONSABILIDAD MORAL La acción voluntaria: concepto y tipos Sólo los actos libres son humanos, por lo que las acciones voluntarias son humanas. Las acciones voluntarias son aquellas que proceden de un "principio intrínseco" (se actúa por un deseo que parte del interior del sujeto, de un modo no coactivo ni violento) con "conocimiento formal del fin" ( el objeto al que tiende la voluntad). La acción es producto de una deliberación: se realiza una valoración del fin y la persona es consciente de sus actos. La diferencia entre acción voluntaria y "acción espontánea" está en que éstas últimas no tienen el conocimiento formal del fin. Toda acción voluntaria implica intencionalidad, y tendrá las siguientes características: -es consciente porque existe una deliberación previa. -es guiada y ordenada por la razón. -es activa ya que la relación entre y el sujeto y el fin, es deseada por el sujeto -es autorreferencial porque revierte en el sujeto que la realiza. TIPOS de actos voluntarios: *por razón del acto: -positivos: tras deliberar, realizar el acto. -negativos: deliberamos, pero no realizamos el acto. *por razón de su tendencia: -simpliciter: la voluntad tiene dos objetos, y siempre pensamos que debemos optar por la otra opción. Un acto simpliciter es la acción que gana finalmente. -secundum quid: la acción que pierde. *por razón de su perfección: -perfectamente voluntarias: hay conocimiento y voluntariedad plenas. -imperfecta: falla el conocimiento y/o la voluntariedad. Si falla el conocimiento nos referimos a la ignorancia, o a cualquier situación que impida la adecuada reflexión. Si falla la voluntad será en actos de carácter ambivalente que producirán dudas en el sujeto. *por su relación con otros -elícito: actos ejercidos directamente por la voluntad y que quedan en el actos: interior de la persona, sin manifestación externa. -imperados: ejercidos por otras facultades (inteligencia, imaginación...) son actos comunes en nuestras vidas como el andar, el leer... Primero son elícitos, pero posteriormente se exteriorizan. *por razón de su -actual: procede de la voluntad e influye en el momento presente. principio: -virtual: procede de un acto de la voluntad anteriormente efectuado. Ejemplo: coger el coche para viajar es un acto actual, y lo que sucede Durante el viaje, es un acto virtual. -habitual: procede de un hábito espontáneo, no de la voluntad. -interpretativo: nos vemos obligados a interpretar la voluntad de otra persona que no es capaz de manifestarla. *por razón del objeto: -in se: directa a inmediatamente tiende al objeto. -in causa: para su consecución se suceden otra serie de actos que inevitablemente tienen que asumirse. La acción voluntaria no sólo se aplicar al querer y al hacer voluntario, sino también a las OMISIONES; el omitir es también una acción voluntaria, y además resulta éticamente relevante cuando en determinadas situaciones que exigen un comportamiento ético concreto, se omite la acción correcta. (Omitir auxilio es una acción reprobable y penada legalmente). La libertad: Conceptos. Libertad y determinismo. Dimensiones. Libertad e imputabilidad moral 1º) CONCEPTOS: la libertad es necesaria para la moralidad y la razón. Sin libertad no tiene sentido hablar de exigencias éticas. Sin embargo, aunque existan factores condicionantes de nuestro obrar, esos condicionantes no plantean problemas a la ética. Existen dos formas diferentes de libertad: *En sentido negativo: dentro de las libertades en este sentido está :la Libertad Natural, que suele entenderse como la posibilidad de sustraerse, al menos parcialmente, a un orden cósmico que puede enfocarse desde dos perspectivas: -como el modo de operar del destino: libertad vs destino. Para los griegos no ser elegido por el destino era una muestra de indignidad; consideraban que ser libre era reducir al hombre a una insignificancia, ya que los grandes hombres eran los elegidos por el destino. Entendían la libertad como la realización de un sentido superior. -como el orden de la naturaleza: Kant decía que en el mundo de la naturaleza no hay libertad, y el hombre se halla condicionado por leyes psico-físicas. En el mundo de la razón si existe la libertad, por lo que el hombre con razón es libre. La Libertad social y política se concibe como la autonomía de un Estado o comunidad frente a otros. Se refiere también a los individuos y a la independencia que éstos tienen frente a los otros. En el mundo clásico, sólo era libre aquel que no era esclavo y que se pertenecía exclusivamente a sí mismo. La Libertad interior alude al que no tiene condicionamientos externos y no está completamente a merced de sus deseos o impulsos. Este tipo de libertad lo introdujeron los estoicos, que consideraban que si bien una persona externamente no es libre, si puede serlo en el sentido interior. *En sentido positivo: es cuando uno se da el contenido de esa acción. Contempla a la Libertad como ejercicio de autodeterminación; ésta consiste no sólo en no estar determinado por otros, sino en determinarse desde lo más íntimo de nuestro ser. La libertad es una autorrealización, y debemos poder ser libres para realizarnos. ORTEGA Y GASSET: el hombre está condenado a ser libre, lo que implica que el hombre es causa de sí mismo en el sentido más radical: no sólo se elige a sí mismo, sino que elige también qué tipo de persona quiere ser. La libertad debe ser ejercida responsablemente, y no ser entendida como la total ausencia de normas.E. FROMM llega a la conclusión de que al hombre le termina pesando la responsabilidad en el ejercicio de su libertad, y que finalmente le resulta más cómodo que le digan qué es lo que tiene que hacer. 2º) LIBERTAD Y DETERMINISMO: el determinismo es una doctrina según la cual todos y cada uno de los acontecimientos del universo están sometidos a leyes naturales de tipo causal (en teología podría entenderse como la predeterminación que hace que no importe lo que hagamos porque tenemos un destino). Los deterministas se basan en los grandes avances científicos logrados en el campo de las leyes naturales; creen que se puede predecir la conducta humana al igual que hacemos con las leyes naturales. Si conocemos cómo es una persona podremos predecir cómo actuará en el futuro; y conociendo el ahora podemos deducir su pasado. En el polo opuesto se hallan los "indeterministas", que piensan que no se puede deducir del carácter de una persona cómo va a comportarse en otra acción. También existe un determinismo biológico, psicológico, social, cultural y político. Por ser seres racionales nos auto-determinamos libremente, y la ética considerará nocivo el determinismo porque impide a la persona ser y actuar de otra forma, anulando su libertad, y también la ética. Debemos hallar una postura intermedia, como la propuesta por EWING: debemos admitir que todas nuestras acciones y estados mentales son el resultado de la suma de nuestro carácter y nuestro ambiente, pero el carácter no está completamente determinado por lo que sucedió anteriormente. Los condicionamientos que posee el hombre no son absolutos, y si son negativos deberemos intentar transformarlos, mientras que si son positivos habría que potenciarlos y asumirlos de modo que también nos realicemos como seres morales. 3º) DIMENSIONES DE LA LIBERTAD: consideramos que existen dos dimensiones en la libertad; una de ellas es la "autodeterminación" que expresa la esencia del acto libre (la persona decide sobre sí misma), y como tal modifica la personalidad moral del sujeto. La otra es la dimensión de "intencionalidad" que es la dirección de la voluntad hacia su objeto, siendo la voluntad la facultad de la que nos servimos para alcanzar nuestros objetivos. Tanto la autodeterminación como la intencionalidad están marcadas por la propia persona, y será la autodeterminación la dimensión fundamental de la libertad por cuanto que incide sobre la intencionalidad. Considerando la unidad de ambas dimensiones, la persona decide sobre sí misma al orientarse en función de los objetivos. Se orientará en función de la bondad que ve en el objeto, por tanto termina identificándose con esos valores, y se hace lo que ama. 4º) LIBERTAD E IMPUTABILIDAD MORAL: Imputar es atribuir una acción a alguién como su autor. Si la acción puede ser atribuida como mérito o culpa moral, entones tenemos la imputabilidad moral (que sólo puede sernos exigida en nuestros actos libres). Existen condicionantes que pueden afectar a la libertad de acción y a la imputabilidad, y que actúan sobre el conocimiento y la voluntad. Al conocimiento formal del fin se le aplica la "advertencia", que es un acto mental por e el que nos damos cuenta de lo que hemos hecho, o estamos haciendo, y de la moralidad de dicha acción. La advertencia puede ser plena , semi-plena o nula. La "ignorancia" se produce cuando tanto el conocimiento de la acción como su valoración moral son erróneas, y la persona considera como buena una acción que en realidad es mala. La ignorancia puede afectar al hecho, o bien a la norma. Existen dos tipos de ignorancia: -ignorancia invencible (inculpable): domina la conciencia de tal modo que no hay lugar para reconocer el error y superarlo. Suprime la libertad y la imputabilidad en la misma medida en la que se extiende esa ignorancia. -ignorancia vencible (culpable): aquella que ateniéndose a las circunstancias del sujeto se puede advertir y superar. No suprime la libertad ni la imputabilidad, aunque puede atenuarlas. Nota: Debemos determinar hasta qué punto una persona sana mentalmente puede ignorar que matar es una falta grave. En cuanto a la voluntad, se suele restar imputabilidad moral a las acciones realizadas bajo el influjo de las pasiones y los deseos. Debemos valorar en qué medida dicha influencia ha sido deliberadamente aceptada por el sujeto, y cuándo ha sido fruto de una deficiente educación afectiva. También las acciones imperadas fruto de la coacción externa poseen una menor imputabilidad moral, puesto que no son producto de la libertad del sujeto. SEGUNDA PARTE DE LA ASIGNATURA : ÉTICA Y DEONTOLOGÍA DE LA PUBLICIDAD TEMA 6 LA DEONTOLOGÍA Y SU VERTIENTE INFORMATIVA La deontología y su vertiente informativa La evolución histórica del término "deontología" tiene diferentes fases: es un término que aparece en 1834, pero que ya contaba con antecedentes de 1823 y 1824; sería J. BENTHAM quién hablaría en una de su obra "Deontología y Ciencia de la Moral" (1834) por primera vez de este concepto; posteriormente su uso sería muy frecuente en los idearios político-pedagógicos de principios de siglo; los códigos deontológicos serán aplicados por primera vez en el mundo profesional en los EEUU, y se desarrollarán realmente a partir de la II Guerra Mundial; finalmente, en la década de los ’80 aparecen los códigos éticos tal y como los conocemos actualmente. La deontología está formada por un conjunto de normas que sirven para guiar la conducta humana individual y social con un carácter pragmático (Pragmática=Grecia=razón). Sería en la Ilustración cuando se desarrolló la Teoría de lo Pragmático: aquella que selecciona entre diversas posibilidades aquella más eficaz para alcanzar el fin propuesto. También la Teoría Ética es pragmática; el fin primero del hombre es lograr el mayor grado de dicha pública, gratificándose al máximo y esforzándose lo mínimo. Las acciones humanas que amplían el porcentaje de placer/dicha serían acciones pragmáticas. BENTHAM define la "deontología" etimológicamente como: ciencia de lo que es conveniente y justo, de los deberes (deber/obligación + ciencia). Según este autor, de la ética clásica hemos heredado la obligación y el deber, pero ninguna de las dos cosas motivan a la persona. La motivación de lo ético parte de la motivación del interés, no del deber. Bentham opina que nuestros deberes serán aquellos que se identifiquen con nuestros intereses, ya que el hombre se mueve siempre en función de dos variables: placer y dolor, y lo hará de un modo mecanicista (buscamos placer, huimos del dolor) y asociacionista (lo que asociamos al dolor nos repele). El único motivo por el que acatamos las normas es por el placer que obtenemos de ello, y por el dolor que nos provoca la desobediencia. Bentham entiende el concepto de deber unido al concepto de interés, mientras que Bedoya, considera que "deber" es el término opuesto a la necesidad física y a la utilidad. La deontología ayuda a la inteligencia, de modo que ésta pueda guiar a la voluntad en busca del bienestar, y lo hace poniéndo a su disposición los medios más adecuados. Entiende que la voluntad se somete siempre a la razón, y que la deontología también es una forma de vida que podemos asumir. En un sentido estructural , la deontología se basa en la utilidad (acciones que aporten dicha pública= suma de las dichas individuales) el interés y la maxificación de la dicha. Las acciones se evalúan según 7 caracteres que nos permiten averiguar el nivel de dicha que nos pueden ofrecer: intensidad, certeza , proximidad, duración, pureza, extensión y fecundidad. La "virtud" es todo aquello que contribuye a la dicha y la maximiza; el "vicio" aumenta la desdicha. La "prudencia" y la "benevolencia" son las virtudes que maximizan la dicha. -Críticas a Bentham: identificar "virtud" con "dicha" es un exceso doctrinal injustificado; es erróneo identificar "placer" y "felicidad" y entender la felicidad como la suma de las felicidades individuales. Deontología profesional SIMON (1834) es el primero en aplicar el término a una profesión (la médica en este caso). La "deontología" se ocupa de los deberes y obligaciones exigibles a todos los que ejercen una profesión; marcando unos valores y principios comunes a todas las profesiones: honestidad, independencia... En virtud del fin de cada profesión, se establecerá una deontología específica. La deontología es la aplicación de unos principios generales al ámbito profesional; algunos autores la consideran como una parte de la ética, otros las consideran sinónimas. Pero la deontología se halla entre la ética y el derecho: posee el carácter disciplinario del segundo y el sentido orientador del primero. Normas deontológicas Son normas profesionales que han sido elaboradas por el conjunto de los profesionales representados por el Colegio de dicha profesión. Son principios auto-reguladores cuya finalidad es que la profesión se lleve a cabo con la mayor honestidad posible, y con el mayor afán de perfeccionamiento. Son normas intrapersonales dirigidas exclusivamente a los profesionales en cuestión, y tienen también facultad sancionadora en 3 sentidos: una Revisión Pública (llamada de atención por parte del Colegio), una multa o sanción económica, o una inhabilitación profesional por parte del Colegio. Los profesionales de lo medios de comunicación rechazan las sanciones en función de la libertad de expresión, y opinan que las normas deontológicas no deben ser sancionadoras, sino que deben ser libremente asumidas por los profesionales. Figuran en los códigos de forma mínima, para que sea el profesional el encargado de interpretar las normas y aplicarlas a cada caso según su criterio. No son normas rígidas y fijas, y cada cierto tiempo deben ser actualizadas; se hallan a medio camino entre las normas éticas y las jurídicas, pero al ser sancionadoras, estar positivadas, y emanar de un acuerdo entre profesionales (y no de la razón) no pueden encuadrarse dentro de las normas éticas. Y tampoco pueden ser consideradas normas jurídicas puesto que no son promulgadas por un poder civil, ni sancionables por parte del poder ejecutivo. En caso de conflicto normativo se debe analizar la situación en particular, y optar por aquella que afecte a más gente (primando entonces la norma deontológica sobre una de ética personal). La deontología, en un sentido amplio se entiende como el conjunto de normas que inciden en una determinada profesión; y en un sentido estricto sólo recoge las normas de un menor grado de positivación. Deontología informativa Es el conjunto de normas profesionales que regulan la conciencia profesional del informador. La "veracidad", la "objetividad", la "exhaustividad", "exactitud"... Son valores propios del código deontológico del informador. La veracidad es una virtud humana que afecta voluntariamente al hombre. La objetividad se refiere a cómo percibe el hombre la realidad que le rodea. Más que una capacidad humana es la fría realidad de las cosas en sí mismas. (Kant afirma que la condición humana es la de percibir la realidad de modo subjetivo. ) Los filósofos distinguen entre: -objeto material ( realidad en sí, con todas sus propiedades y cualidades). -objeto formal ( aspecto del objeto material conocido por el sujeto en cada caso). Hay tantos objetos formales como personas que perciben esa misma realidad. En el campo informativo, la objetividad consiste en esforzarse por lograr la imparcialidad, por desapasionarse y desinteresarse del tema para ofrecer una visión más ajustada de la realidad en sí, más que de nuestra percepción propia de la realidad. La verdad es la base de la objetividad, y supone una cierta coincidencia entre diversos aspectos. Existen 5 tipos de verdad diferentes: 1ºreal-metafísica-trascendental-objetiva: adecuación de la realidad consigo misma. Esa realidad tiene esencia y sustancia. Sólo con existir las cosas son verdaderas. 2º) subjetiva-crítica-gnoseológica: adecuación entre nuestro conocimiento de una cosa, con la cosa en sí misma. 3º) lógica-semántica: adecuación entre el acto cognoscitivo y la expresión lingüística que lo expresa. (Las palabras nunca podrán describir exactamente la realidad). 4º) moral: adecuación voluntaria entre lo que comunico y la realidad que he conocido; entre el pensamiento y lo que digo. Esta es la auténtica veracidad, y es a su vez la base de la credibilidad de una persona. 5º) divina-eterna: (teología) es el concepto de Dios tiene de las cosas. Hay principios inmutables, necesarios y eternamente ciertos porque son evidentes en sí mismos, y porque su verdad está garantizada por la fuente de Toda Verdad=Dios. BEDOYA añade la "verdad comunicativa": adecuación entre el mensaje emitido y el recibido por el destinatario, lo cual es posible porque ambos comparten las mismas reglas de codificación y descodificación. Hablamos de veracidad informativa porque la verdad es la aspiración suprema del hombre, pero no una capacidad o un hábito. La veracidad es la fiel impresión de unos hechos que yo transmito a los demás. La responsabilidad va unidad a la libertad, y una persona responsable es aquella que cumple libremente las obligaciones que ha decidido asumir. Para Bedoya, la responsabilidad es la obligación moral para con nosotros mismos y con los demás, por el hecho de haber elegido voluntariamente una acción o pensamiento de corresponder ante mi y los demás, o incluso de porqué he elegido pudiendo no hacerlo. El profesional responsable cuando cumplirá las normas deontológicas libremente; éstas poseen cierto sentido utópico de proponer las formas de actuación, dándoles una actitud humanista frente al legalismo de otras normas. Los códigos deontológicos comenzaron a llamarse "éticos" en la década de los ’80, y recogen sólo los deberes de los profesionales de 3 tipos: individuales, sociales y profesionales. TEMA 7 ÉTICA DE LA INFORMACIÓN Y CONCIENCIA PROFESIONAL Profesión: concepto y rasgos esenciales Profesión: empleo u oficio que una persona tiene y ejerce con retribución. (No es = a trabajo, éste tiene un sentido más amplio, mientras que la profesión se restringe a una modalidad de trabajo). El concepto de "profesión" surge en la industrialización, y su origen era en realidad religioso: la profesión era recibir la llamada interior y hacerse clérigo. Con el protestantismo, continúa la relación religiosa del término, pero empieza a aplicarse también a otras tareas laborales. WEBER adoptará el sentido protestante del término. Etimológicamente tiene su origen en la palabra alemana "beruf" y la inglesa "calling" = profesión es una vocación o llamada. (pag 49) Conciencia ética individual y profesional (146 VÁZQUEZ) La conciencia profesional es una dimensión esencial de la conciencia personal, que se manifiesta en un comportamiento social responsable. Implica la existencia previa de una conciencia personal, y se refiere a normas, principios y valores específicos de una profesión que deben ser asumidos libremente. El profesional debe ser los suficientemente maduro como para poder traducir su conciencia en actitudes libres y responsables. (Se aunan la esfera vocacional y la profesional) Ética de la información Es una ética especial interpersonal; como ética especial comprende a la ética personal y a la social, y está encaminada a la consecución de los medios, pues los fines vienen dados por la propia actividad. La ética de la información se encuadra también dentro de la ética interpersonal. Se puede entender que los principios generales de la ética deben ser aplicados a la actividad concreta por el método inductivo. Existen unos principios comunes: veracidad, honestidad, formación apropiada, independencia... Que no pueden aplicarse a través de método inductivo en sí mismo. Para solucionarlo CORTINA propone añadir al método inductivo el método de la ética discursiva de Apel y Habermars: Se reúnen todas las partes implicadas y dialogan sobre los valores y normas éticas que
Gabriela Sánchez Ojeda
Técnico superior universitario en admi...
Escrito por Gabriela Sánchez Ojeda
el 27/11/2012
Prosigo diferencia entre etica y moral PRINCIPIO ETIMOLÓGICO DE ÉTICA Y MORAL "No es lo moral o lo ético, lo que puede hacer feliz a la persona, sino su actitud moral y ética frente al mundo".4. MARCO TEÓRICO4.1. FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA: ÉTICA Y MORAL INTRODUCCIÓN Comúnmente se confunden o se manejan estos términos como si fueran sinónimos, sin hacer mayor distinción. Por tanto, en un primer momento, se debe buscar la manera de adentrarnos en su contenido, desde un principio etimológico, para lograr una discusión más profunda que lleve a clarificar lo que se debe entender y, las relaciones que se pueden presentar entre la Moral y la Ética. Se debe tener en cuenta, ante todo, las culturas, lo que se denomina hoy como «los contextos», pues de lo contrario sería difícil entender el significado que cada palabra encierra. Con lo anterior se quiere decir que éstas crean realidad, salen de la realidad, de la cultura donde se encuentran, pues es gracias a la gente y a los hechos que suceden y a su significado para las personas que las palabras adquieren un sentido propio; por ello, no es conveniente extraerlas de su contexto y tomarlas como un lenguaje general que significa y vale lo mismo para todas las personas y culturas. Esto ha sido un error, pues ha llevado a la pérdida del significado que las palabras encierran. De este modo las palabras han perdido su esencia y, rápidamente, pasan a significar otras cosas, algo que se puede acercar a lo que era su significado inicial, pero que realmente no lo es. Se debe evitar, entonces, descontextualizarlas, pues ellas son muy importantes y su significado también. La presente investigación desea hacer claridad en este sentido. APROXIMACIÓN A LOS CONTEXTOS Los contextos que rodean a la ética y a la moral son las culturas helenística y romana. Además, no se debe olvidar, que la cultura Semita juega un papel importante dentro del ambiente occidental Católico, en el que se mueve la cultura que habitamos; por tal razón, dentro de la opción cristiana se tiene que abordar muy de cerca el momento histórico del cristianismo y, mejor aún, de Cristo; esto dará muchos elementos en el momento de hacer una propuesta para la cultura presente. La cultura helenística Basa su vida en la reflexión; se puede decir que allí la persona es lo que tiene «del cuello para arriba», lo demás no importa, por tanto, lo que sirve son las ideas, las reflexiones que se llevan a cabo. Es más, estas reflexiones sólo las puede realizar una persona libre, esto quiere decir, que un esclavo no las lleva a cabo. Esta cultura se preocupa por hacer notar la diferencia entre los que piensan y los que no lo pueden hacer. La persona solo será ética y feliz, si sabe. De lo contrario será infeliz, ignorante y esclava. Cabe destacar que aquí prima más el individuo, pero aquel que es capaz de pensar y es libre, por ello, el individualismo es muy marcado. Claro que finalmente este individualismo llevará un beneficio social, o mejor de clase, pues cuando se acepta que existen personas libres y personas no libres, se está pensando en que el individuo es, dentro de una determinada sociedad o grupo social. La cultura romana Es más práctica, se dedica a pensar ya no los principios, ni las ideas, sino la cotidianidad. A organizar la sociedad, las cosas de la vida diaria, formulan leyes que organizan lo que cada una de las personas debe realizar para que la sociedad salga adelante. Siguiendo con la metáfora, los romanos conciben la persona «del cuello para abajo». Aquí el acento se coloca sobre la vida en comunidad, pues ya no es el individuo quien señala el modo de comportamiento, sino la sociedad. Es el ritmo de la misma el que marca el modo de actuar de la persona que vive en ella. La cultura semita En la que vivió Cristo, es una sociedad donde ni la reflexión, ni lo cotidiano priman, sino que se destaca, por encima de ésto, la persona, y la persona con un alto influjo de su corazón, de su humanidad. Es decir, nada puede superar a la persona, ni las ideas, ni las leyes, ni las normas. Sólo de este modo se entiende el mensaje de Jesús, por esto Cristo no viene a cambiar ninguna ley, ni a violar ningún derecho ciudadano, lo que trata de dejar como mensaje es que la persona es, lo que ama. En varias oportunidades las acciones de Cristo dejan ver con claridad lo que se está afirmando, por ejemplo, el diálogo con la prostituta (Mt. 26, 6); la curación de los leprosos (Mt. 8, 1 ss); cuando acoge a Zaqueo (Lc. 19, 1 ss). La pregunta que puede surgir es: ¿Entonces, qué pasó con esta esencia de la cultura semita en el cristianismo posterior? Se puede decir que muchos conceptos van perdiendo su significado tanto por el paso del tiempo como por los cambios culturales que se van sucediendo, y a los cuales se encuentran sometidos. SIGNIFICADO ETIMOLÓGICO ¿Qué importancia puede tener en nuestra investigación profundizar en el principio etimológico de ética y moral, si muchas veces consideramos muertas las raíces de una palabra; más en este caso que se trata del griego y del latín? Pues bien, “la etimología nos devuelve la fuerza elemental, gastada por el largo uso, de las palabras originarias, a las que es menester regresar para recuperar su sentido auténtico, la arkhé -el principio-“. Por lo tanto, la etimología nos ofrece la autenticidad de la palabra originaria y parte de su realidad, de lo que ha sido y de lo que puede ser para nosotros hoy; y, “nos devuelve las palabras a su plenitud original, y patentiza, en el canto rodado, gastado, de hoy, la figura aristada, enérgica, expresiva que poseyó”. “Para una investigación etimológica sobre la ética, disponemos de dos vías de acceso a su origen: la griega y la latina”. Teniendo en cuenta que el romano tenía una posición más volitiva, en contraste con la teorética o intelectualista de los griegos, es decir, “al romano le importa la ética y no la lógica, la firmeza y la capacidad de triunfo más que la sabiduría, sino es que se identifica sabiduría con firmeza y capacidad de triunfo”, ahondaremos así, desde estas dos vías de acceso en la construcción etimológica de los dos vocablos. ETIMOLOGÍA DEL VOCABLO ÉTICA “Existe lo que Aranguren llama el “principio etimológico” de la Ética o Moral. Ese principio o fundamento está vinculado a la etimología del ethos griego y del mos latino” Estudiaremos primero la etimología griega y luego la latina. Desde el griego, la palabra castellana ética, “procede del vocablo ððððð (êthos) que posee dos sentidos fundamentales. Según el primero y más antiguo, significaba «residencia», «morada», «lugar donde se habita». Se usaba, sobre todo en poesía, con referencia a los animales, más específicamente al lugar donde se crían y encuentran a los de sus pastos y guaridas. Después, se aplicó a los pueblos y a los hombres en el sentido de su país”. Heidegger define la ética como: “el pensar que afirma la morada del hombre en el ser, la verdad del ser como elemento originario del hombre”, acorde con la concepción anterior, y que se verá prestigiada; pues ya no es lugar exterior sino, interior: “El êthos es el suelo firme, el fundamento de la praxis, la raíz de la que brotan todos los actos humanos (…) Zenón, el estoico sostuvo, que el êthos es la fuente de la vida, de la que manan los actos singulares”. Sin embargo, “es la acepción más usual del vocablo êthos la que, según toda la tradición filosófica a partir de Aristóteles, atañe directamente a la ética. Según ella, significa modo de ser o carácter”. Zubirí, acogiéndose a esta grafía del término ético como carácter o modo de ser la define así: “el vocablo êthos tiene un sentido infinitamente más amplio que el que damos hoy a la palabra ética. Lo ético comprende, ante todo, las disposiciones del hombre en la vida, su carácter, sus costumbres y, naturalmente, también lo moral. En realidad se podría traducir por modo o forma de vida en el sentido hondo de la palabra, a diferencia de la simple manera”. Así, la ética (vista desde el carácter o modo de ser de la persona) “resulta estar cimentada sobre la estructura misma de la persona, y esa estructura de la persona significa su propia habitación, su morada. En este punto resulta muy fácil ver la coincidencia que hay entre la definición nominal que acabamos de expresar y la definición real de la ética que dice: es el hombre construyéndose sobre sí mismo, la persona humana haciéndose su personalidad sobre la base de su ser personal”. Este êthos, adquiere importancia relevante en el sentido que es «modo de ser» o «forma de vida» que se va adquiriendo, apropiando e incorporando a lo largo de la existencia. La etimología, nos dirá cómo adquieren las personas ese modo de ser: “êthos (carácter), deriva de éthos (costumbre), lo cual quiere decir que el carácter se logra mediante el hábito, que el êthos no es, como el páthos, dado por naturaleza, sino adquirido por hábito (virtud o vicio). El êthos se adquiere mediante hábito, pero a su vez los hábitos nacen por repetición de actos iguales. Más aún, los hábitos constituyen el principio intrínseco de los actos. Parece haber pues, un círculo êthos-hábitos-actos. Êthos, sería el principio de los actos, y también resultado de los mismos, son dos variantes del vocablo êthos. Êthos es carácter, acuñado, impreso en el alma por hábito. Pero de otra parte, el êthos es también, a través del hábito, fuente de los actos. Esta tensión, sin contradicción entre el êthos como carácter y el êthos como fuente definiría el ámbito conceptual de la idea central de la ética. Los tres conceptos éticos fundamentales son el de êthos, el de éthos o héxis y el de energeia (energía, fuente pegé) Pero es de êthos, de donde deriva el nombre mismo de ética”. En conclusión, “el término êthos, fue utilizado en el mundo helénico con notable carga expresiva. Si se escribía con la letra griega eta, (, ), y (e) larga (ðððððð” y “con espíritu circunflejo”, significa dos cosas: residencia, morada, lugar donde se habita; es el sentido más antiguo del vocablo, pero también significa carácter o modo de ser habitual de la persona, que es al que se refiere directamente a Ética. Ahora, “éthos escrito con épsilon (, ) y (e) breve (ðððððð)” y “espíritu agudo”, significa “costumbre y hábito; sentido muy generalizado también para los griegos. El término más utilizado terminó siendo la acepción de êthos como carácter del individuo o modo de ser. Es en este sentido, en el que Aristóteles toma lo ético, y que a lo largo de la historia de la ética se entrelaza más con su significado general de hábito o costumbre: para Aristóteles el término ética, es un adjetivo (éthikós). Lo que hoy llamamos ética, en sustantivo, pertenecía en el mismo autor a los prolegómenos de la Politiká, como parte dedicada al estudio de los principios de la praxis. Pero sus discípulos y luego Epicuro hablan ya de una Ethiká o ciencia de lo que es costumbre (éthos)”. Como se puede apreciar aquí, el êthos es una cuestión interna de la persona: su carácter o modo de ser, construido pero también dado por la naturaleza en su sentido originario. El origen de la ética, es, en este concepto, una cuestión griega, donde la costumbre hace parte de la conciencia de la persona; es la costumbre interna reflexionada desde la razón, no tanto desde el acto y que se acerca más al término carácter. En latín no hay una palabra para traducir êthos y otra para traducir éthos sino que ambas se expresan con la misma: mos. Es así como las dos grafías (carácter y costumbre) se tradujeron como mos-moris (costumbre) o mores (costumbres, en plural) en el sentido de reglas adquiridas por hábito. De esta manera, “originalmente êthos y mos, carácter y costumbre, hacen hincapié en un modo de conducta que no responde a una disposición natural, sino que es adquirido o conquistado por hábito. Y justamente esa no naturalidad del modo de ser del hombre es lo que, en la antigüedad, le da su dimensión moral”. Dependiendo de su procedencia griega con êthos, tenemos el término ética; o latina con moralis, “neologismo que Cicerón (106-43 a J. C) crea para traducir el adjetivo griego èthiká”; cuando en su libro De Fato (sobre el fatalismo), escribió que era conveniente enriquecer la lengua latina llamando Moral a la parte de la filosofía que estudia las costumbres. “De la raíz mos o mores, en el sentido de costumbre o costumbres, se derivó el neologismo moralis. La historia de la palabra moralis es muy concreta y precisa. Podemos asistir a su nacimiento y precisar la fecha de su aparición: Cicerón es el encargado de darle origen al término moral. Como se sabe, entre las obras de Cicerón De fato ocupa el lugar postrero, viniendo a ser el complemento de sus otros escritos. En esta obra se aborda el grave problema del destino, que, al destruir la libertad, venía a abrir una brecha en las costumbres. Cicerón, se lanza a defender los derechos de la libertad. Pero al intentar hacer una filosofía de las costumbres (mores) se da cuenta de que le falta la palabra adecuada. Cicerón establece, pues, el neologismo moralis a base del binomio: Mos (costumbre) es igual a ethos, luego moralis es igual a èthiká. El neologismo pasó a la literatura filosófica de Roma (Quintiliano, Séneca... ) Y más tarde de moralis surgió en el latín posclásico la palabra moralitas (moralidad)”. Es una concepción romana, donde las costumbres eran vistas desde el comportamiento externo, de ahí, que la moral sea un tratado sobre las costumbres, sobre las formas de comportarse las personas; “el hombre romano, en la mejor hora de su historia, se distinguió por su firme carácter moral. Y en la lengua ha quedado constancia de ello”. Asistimos, al surgimiento de la palabra moral. ETIMOLOGÍA DEL VOCABLO MORAL “Es Cicerón quien transforma el adjetivo (éthikós) en moralis (de la raíz mos o mores, que significa así mismo costumbre -término que prevaleció por ser el más usado-). Con la Filosofía Escolástica recobra su sustantividad como morale o indistintamente Ethica. En las lenguas modernas los nombres de Moral y Ética, en su uso filosófico, referirán generalmente lo que es investigación sobre usos y costumbres”. La palabra moral, tiene que ver con las costumbres, pues eso precisamente es lo que significa la voz latina mores; y también con las órdenes, pues la mayoría de los preceptos morales suenan así: «Cómo debes hacer tal cosa», o «ni se te ocurra hacer tal otra». Moral, es así “el conjunto de comportamientos y normas que tú, y yo y algunos de quienes nos rodean solemos aceptar como válidos”. También tenemos que “para los antiguos romanos la invocación a las costumbres heredadas de los antepasados poseían más fuerza constrictiva que el recurso a la lex (ley)”. De ahí que se pueda entender la máxima latina de: dura lex sed lex (dura es la ley pero es la ley), y solamente es válida si su cumplimiento genera un cambio de costumbres. Se trata de un actuar conforme a las buenas costumbres (mores), que no permiten las arbitrariedades; todas las instituciones romanas actuaban de acuerdo a éstos preceptos: “Familia, ejército y estado se mantuvieron en pie durante siglos gracias al código normativo de los mores. La educación, dice Catón el Viejo, ha de encargarse de perpetuarlos para conservar en todos los órdenes del Imperio el sentido del deber y de la disciplina”. “Mos, latino, en un sentido general significa, manera de comportarse física o moralmente, no por determinación legal, sino en virtud de una especie de hábito. De todos modos es muy difícil precisar su etimología, ya que, prescindiendo del moeurs francés, vive semánticamente aislado, lo que nos impide estudiarlo a la luz de la filología comparada indo-europea. Todo lo contrario a lo que ocurre con su paralelo griego Êthos, que tiene una gran parentela lingüística en casi todas las lenguas indo-europeas, gracias a lo cual podemos profundizar en su significación primitiva. La palabra éthos parece estar vinculada también a la raíz (st) tan frecuente en las lenguas europeas y que significa estabilidad, costumbre (éthos con épsilon), y más modernamente -acción propia de uno mismo-, modo de ser (êthos con eta). Esta diferenciación etimológica griega no aparece en el Mos latino”. Constituido su origen etimológico veamos cuál es su significado como sustantivos y como adjetivos: “empleados como sustantivos -la ética y la moral- denotan un específico saber (o, mejor, un conjunto interdisciplinar de saberes) que versan sobre lo bueno y lo malo, lo justo y lo injusto, son siempre prácticos; empleados como adjetivos -lo ético y lo moral- expresan una calidad o dimensión de la realidad cuando ésta se refiere a la responsabilidad de las personas, y la llamamos directamente moral”. El término moral se utiliza hoy en día de diversas maneras, según los contextos de que se trate. Esta multiplicidad de usos da lugar a muchos mal entendidos. Para empezar, tengamos en cuenta que la palabra moral se utiliza unas veces como sustantivo y otras como adjetivo, y que ambos usos encierran, a su vez, distintas significaciones según los contextos. Como sustantivo (la moral, con minúscula y artículo determinado), se usa para referirse a un conjunto de principios, preceptos, mandatos, prohibiciones, permisos, patrones de conductas, valores e ideales de vida buena que en su conjunto conforman un sistema más o menos coherente, propio de un colectivo humano concreto en una determinada época histórica. En este uso del término, la moral es un sistema de contenidos que refleja una determinada forma de vida. También como sustantivo, puede ser usado para hacer referencia al código de conducta personal de alguien. Hablamos entonces, del código moral que guía los actos de una persona concreta a lo largo de su vida; se trata de un conjunto de convicciones y pautas de conducta que suelen conformar un sistema más o menos coherente y sirve de base para los juicios morales que cada cual hace sobre los demás y sobre sí mismo. Esos juicios cuando se emiten en condiciones óptimas de suficiente información, serenidad, libertad son llamados a veces juicios ponderados. A menudo se usa también el término Moral como sustantivo, pero con mayúscula, para referirse a una ciencia que trata del bien en general y, de las acciones humanas en orden a su bondad o malicia. Existe un uso muy hispánico de la palabra moral como sustantivo que es realmente importante para comprender la vida moral: nos referimos a expresiones como: tener la moral muy alta, estar alto de moral, y otras semejantes. Aquí la moral es sinónimo de buena disposición de ánimo, tener fuerzas, coraje o arrestos suficientes para hacer frente a los retos que nos plantea la vida. Desde esta perspectiva, la moral no es solo «un saber», ni «un deber» sino sobre todo «una actitud y un carácter», una disposición de la persona entera que abarca lo cognitivo y lo emotivo, las creencias y los sentimientos, la razón y la pasión, en definitiva una disposición de ánimo (individual o comunitaria) que surge del carácter que se haya forjado previamente. Por último, cabe la posibilidad de que utilicemos el término moral como sustantivo en género neutro: lo moral. De este modo nos estaremos refiriendo a una dimensión de la vida humana: la dimensión moral, es decir, esa faceta compartida por todos que consiste en la necesidad inevitable de toma de decisiones y llevar a cabo acciones de las que tenemos que responder ante nosotros mismos y ante los demás, necesidad que nos impulsa a buscar orientaciones en los valores, principios y preceptos que constituyen la moral en el sentido que hemos expuesto anteriormente. La moral como adjetivo, puede tener sentidos distintos. Moral como opuesto a inmoral, en donde es usado como término valorativo, porque significa que una determinada conducta es aprobada o reprobada; aquí se está utilizando moral e inmoral como sinónimo de moralmente correcto e incorrecto. Este uso presupone la existencia de algún código moral que sirve de referencia para emitir el correspondiente juicio moral. Moral como opuesto a amoral donde los términos no evalúan sino que describen una situación: expresan que una conducta es, o no es, susceptible de calificación moral porque reúne, o no reúne los requisitos indispensables para ser puesta en relación con las orientaciones morales (normas, valores, consejos). Aquí se dice que los actos de los animales son amorales por carecer de un criterio de responsabilidad mientras que los actos humanos sí pueden llegar a ser morales. RELACIÓN ENTRE ÉTICA Y MORAL Se puede decir que Ética y Moral, no están relacionadas por su contenido conceptual a un nivel intelectual, sino, en plano popular donde las dos bien pueden ser lo mismo. Hoy, las dos mantienen sus propios campos del saber desde el cual cada una es estudiada, así, por ejemplo, la moral es vista más desde la Psicología y la ética más desde la Filosofía e incluso desde la política. Por lo tanto, se habla del desarrollo pre-moral del niño, y de la ética de nuestros dirigentes políticos; o más preciso aún: “la moral se refiere, con cierta vaguedad, al tipo de conducta reglada por costumbres o por normas internas al sujeto. La ética es, en sentido académico, la filosofía moral o disciplina filosófica que estudia las reglas morales y su fundamentación”. En general, “Ética y Moral confluyen etimológicamente en un significado casi idéntico: todo aquello que se refiere al modo de ser o carácter adquirido como resultado de poner en práctica unas costumbres o hábitos considerados buenos”. Bastaría con hacer una opción en el manejo de los términos para evitar confusiones, como por ejemplo las diferencias del párrafo inmediatamente anterior. “Las expresiones Ética y Moral significan lo mismo tanto desde el punto de vista etimológico como en el uso que de ellas hacen las gentes en la vida cotidiana. Las dos se refieren al modo de ser y carácter que las personas van forjándose a lo largo de su vida”. Hecha esta reflexión y ubicación, debemos volver a las dos palabras que orientan el discurso. ¿Qué es moral y qué es ética? Lo primero que tenemos que hacer es ubicarlas dentro del contexto en el cual nacen para lograr llegar a su verdadero significado, pues si las pensamos desde nuestro contexto occidental, no podremos entenderlas debidamente, o como en la mayoría de los casos, pensaremos que todo es lo mismo y de esta forma evadimos el problema que se nos pueda presentar. O como ya lo hemos dicho podemos dejar las palabras vacías de significado. Para que esto no suceda, hagamos un esfuerzo por puntualizar algunos elementos que nos ayudarán a tener una idea más clara sobre cada una de ellas en su respectivo contexto. Retomemos el significado de ética. Para los griegos el ser ético es algo natural a la persona, en su pensamiento no existe la dualidad y, este mismo pensamiento viene de su relación con la naturaleza, pues la persona se relaciona con ella como si ésta fuera su madre, por tanto, la cuida, la protege, se hace uno con ella. Las acciones de las personas son realizadas porque son de suyo y no porque sean impuestas y obligatorias. Si se plantea que la persona es una, íntegra, sin divisiones, toda ella es ética. De esta manera el modo de comportamiento, la costumbre, aquello que se actúa frente a una situación es siempre lo mismo, no se hace unas veces una cosa y otras otra. Esto quiere decir que la persona es ética, desde dentro de sí misma le es dado ese modo de comportarse y de actuar. No se trata de actuar por una norma social o porque los que están fuera de mí, dígase de una ley o una norma, me lo impongan, es que la persona está tan convencida de su actuar que ni siquiera se atreve a preguntarse si existe otra posibilidad de realizar la acción. Si queremos, ésta actúa de una manera o de otra porque lo que hace emana de su propia intimidad. Ahora bien, este modo de comportarse, de actuar, ¿de dónde le viene? , ¿cómo le es dado? La persona necesariamente vive en medio de una sociedad, ocupa un puesto en ella, es precisamente en ese ambiente, en medio de ese clima donde poco a poco va tomando forma su manera de comportamiento, pues crece en medio de ese ambiente y no puede actuar de otra manera. Podemos decir que cabe la posibilidad de un actuar diverso, esto nos viene a ratificar la particularidad y la diversidad de personas que conforman la sociedad y a la vez afirmar la libertad que cada una tiene de construirse. En este contexto prima el individuo, su formación, su carácter. Con esto no se quiere decir que se descuide el valor social, por el contrario, pues al ser cada uno una persona individual ética y responsable, conformará una sociedad más atenta a sus exigencias y madura frente a las diversas responsabilidades que debe tener. Moral, nace en el contexto romano. Viene de mos-moris, que significa costumbre. Costumbre para los romanos es todo aquello que se realiza cotidianamente, aquello que en la cultura se acostumbra a realizar, es un modo cultural de comportarse frente a las situaciones de la vida real. Es como el actuar humano, dado por la sociedad, para que todos actúen de la misma manera, pues de él se genera una serie de normas y de leyes que logran ordenar el comportamiento social. De este modo la sociedad debe moverse dentro de unos parámetros más o menos parecidos, pues todo ha sido pensado para actuar y comportarse dentro de ellos. Podemos decir, que el comportamiento, la moral de la persona es dada por la influencia externa, por las condiciones que la van orientando sobre cómo hacer esto o aquello. No se da como fruto de una reflexión o de un pensamiento interno de la persona. La cultura romana, tiene una alta influencia jurídica, por tanto, el orden y la legalidad marcan mucho el comportamiento de la persona dentro del medio social. Los romanos en especial se interesan en ordenar la vida cotidiana hacia una meta común, hacia la sociedad. Aquí el individuo no cuenta mucho, pues interesa mucho más el bien común, el bien de todos. Por ser los romanos una cultura ecléctica, y muy flexible, acogen muchas cosas y muchas creencias de los demás, de modo tal que siempre estaban dispuestos a vincular otros dioses, otras creencias, otras conductas y otras cosas. Esto hará que aunque tenga una alta identidad siempre deje algo qué pensar en el momento de su actuar moral. La moral romana venía influenciada o poseía características de varias culturas, sobre todo de aquellas a las que había conquistado y dominado en los momentos de su gran imperio. Por esto no se puede hablar de una cultura o una moral romana única y pura, pues de todas formas por el hecho de ser un gran imperio tiene estas falencias a la hora de relacionarse con las demás. Claro que esto puede ser una debilidad o una fortaleza, pues el hecho de tener tanto contacto con las demás culturas representa a la vez una gran riqueza. A MANERA DE CONCLUSIÓN La moral, como la hemos entendido y como ha ido evolucionando es un comportamiento de la persona que viene dado por una serie de influencias externas. Las podemos llamar, normas, leyes, códigos, mandamientos y otros. La ética es un comportamiento, una forma de estar en el mundo de la persona, que viene de la reflexión misma que cada cual logra realizar al interior de sí mismo por su capacidad racional. La propuesta metodológica que se formula es que nos salgamos de la moral vista como una serie de normas y códigos y, comencemos a crecer dentro de una ética que nos permita ser cada vez más autónomos y responsables. En otras palabras, es necesario que se abandone la moral vista como la forma de comportamiento que nos impone una sociedad determinada. Se trata de acoger con madurez una forma ética de comportarse, no por las consecuencias que puedan presentarse por una acción realizada, sino porque se tiene la certeza que con el actuar correcto de cada uno de los ciudadanos se puede llegar a construir un mundo más justo y más igualitario para todos. La propuesta de radicar nuestro comportamiento y la realización de nuestras acciones desde la ética, es recuperar el actuar autónomo frente a la norma, de cara a la ley. La persona, en este caso actúa porque está convencida que es de esa manera y no de otra que debe orientar su obrar y su proyecto de vida. La costumbre ha señalado que el comportamiento es orientado por la norma o por los códigos, pero esto sería querer permanecer en una minoría de edad, allí donde la persona no tiene autonomía para actuar. Por tanto, se trata de hacer una opción y tomar un camino que nos haga salir de la heteronomía, para hacernos entrar en la autonomía propia de las personas racionales. Es muy importante que no se llegue a este momento por una moda, un capricho o un querer hacer algo diferente, sino porque el norte nos señala y nos indica que así debemos obrar pues la sociedad en la que vivimos y nuestra racionalidad nos valida esa forma de vida. Querer seguir amparados y protegidos por las normas es refugiarse en algo seguro, en algo que brinde estabilidad. Por el contrario querer caminar sin seguridades, sin bastones hace que la persona asuma con responsabilidad total el proceso de la sociedad, la construcción de un mundo mejor, donde todos tengamos un espacio y, sobre todo, donde cada uno logre aportar desde su individualidad. Finalmente, se debe asumir que vivir dentro de un ambiente ético no debería admitir que las acciones se realicen por una obligación, por un castigo, por miedo a una sanción, pues si el pensamiento último que rige a la persona es éste, hemos vuelto a retroceder. Ni siquiera se debe pensar que se obra por un premio que se recibirá al final de la jornada o de la vida, pues mientras sigan existiendo estos criterios como orientadores de la vida humana, se seguirá siendo un menor de edad. Es verdad que la persona necesita estímulos, motivaciones, que muevan su obrar, pero ellos no deben ser el fin último que la motive, pueden ser un medio, una excusa. Como no es un cambio inmediato, sino un proceso que tardará mucho tiempo, la invitación es para comenzar desde esta generación, pues de lo contrario se perderá un tiempo precioso y seguiremos en la misma situación, es decir, anclados en un actuar desde la ley y por temor a las consecuencias y no desde dentro y motivados por la reflexión y la razón que sería lo que debiera animar nuestro proceder. Es un camino difícil, pues cambiar el paradigma que siempre ha caracterizado la humanidad es algo que se convierte en un obstáculo serio y difícil de manejar. Pero no por difícil podemos dejar de proponer un camino que puede ser la respuesta a la dualidad moral que estamos viviendo en la actualidad. Se trata de una salida, de un modo de acercarnos al problema, intentando proponer una solución. No es la única, pero sí, un acercamiento con elementos válidos, que nos puede llevar a proponer un camino serio después de realizar un análisis cultural del contexto. Ahora bien, no se trata de decir que la Ética o la Moral, entendidas independientemente o identificándolas, son las que nos pueden dar una salida al problema. Creemos ciertamente que se puede orientar la vida feliz y la vida ética a través del cambio de actitud de cada una de las personas que conformamos esta sociedad y cada una de las comunidades que conforman el mundo. Si cada uno no desea hacer un pequeño esfuerzo para que la sociedad sea más justa, más equitativa, no habrá propuesta que valga. Por tanto, lo que se necesita es que cada cual este convencido de que la sociedad puede ser mejor si cada uno cambia. ARANGUREN, José Luis. Obras completas. Tomo 2. Ética. Madrid: Trotta, 1994.p. 171. Ibidem. En la actualidad podemos constatar que muchas palabras sufren desviaciones en su significado por el mal uso de las mismas; por ello resulta importante retomar su significado original. Ética. Madrid: Biblioteca Nueva S.A. , 1997.p. 21. Ética tiene un significado etimológico exclusivamente griego; cuando nos referimos a su significado etimológico desde el latín pasamos a hablar de moral. CAMPS, Victoria. Historia de la ética.1. De los griegos al renacimiento. Barcelona: crítica, 1998.p.. 230-231. VIDAL, Marciano. Moral de actitudes. Tomo I. Madrid: Covarrubias, 1981.p. 19. ARANGUREN, José Luis. Ética.p. 21-22. HEIDEGGER, Martín. Carta sobre el humanismo. BLÁZQUES CARMONA, F. DEVESA DEL PRADO, A. CANO GALINDO, M. En: Diccionario de términos éticos, Navarra: Verbo divino, 1999.p. 189. ARANGUREN, José Luis. Ética.p. 22. “La ética, en cambio, procede de la costumbre, como lo indica el nombre que varía ligeramente del de «costumbre». ARISTÓTELES. Ética Nicomáquea. Lib. II, 1103a, 17-20. Madrid: Gredos, 1985. “Así el término ethikós procedería de êthos «carácter», que, a su vez, Aristóteles relaciona con éthos «hábito, costumbre». Pie de página No. 36. ARANGUREN, José Luis. Obras completas. Tomo 2. Op. Cit. Pág. 173. ZUBIRÍ Xavier. Naturaleza, historia, Dios. Madrid: Alianza, 1987.p. 248. Entendemos por carácter (êthos) aquello que se adquiere mediante hábitos (virtudes o vicios) a lo largo de la vida de cada hombre con el esfuerzo personal. Este carácter no es simplemente práctico, sino, que constituye como una segunda naturaleza adquirida. Pero como los hábitos se consiguen con la repetición de los actos, se producen las siguientes etapas para generar determinado carácter: actos, hábitos-costumbres, carácter. Este orden corresponde a la etapa de construcción del carácter, pero una vez constituido éste, todo acto está condicionado por el carácter adquirido y reforzado por los hábitos. Cf. CASTELLOTE CUBELLS, Salvador. Compendio de Ética filosófica he historia de la Ética. Valencia: EDICEP.C.B. , 2002.p. 15-16. HORTTA VÁZQUES Edwin J. Y RODRÍGUEZ, Gallón Víctor. Ética general. Bogotá: Ecoe, 1998.p. 36. Páthos o talante, es nuestro modo de encontrarnos bien, mal, tristes, confiados y seguros, temerosos, desesperados, etc. , en la realidad. El páthos no depende de nosotros; somos nosotros quienes nos encontramos con él y en él. “El páthos se asienta sobre una realidad más biológica; lo que biológicamente aparece como tono vital o, si se quiere, temperamento, es, en cuanto anímicamente vivido, talante”. VIDAL, Marciano. Op. Cit.p. 24. ARANGUREN, José Luis. Obras completas. Tomo 2. Op. Cit.p. 175. VIDAL, Marciano. Op. Cit.p. 19. RINCÓN Orduña.R. Teología Moral. Introducción a la crítica. Bogotá: Paulinas, 1980.p.9. Aclaramos que en griego existen tres tipos de acentos: el agudo ( ð ), el grave ( ð), y el circunflejo ( ð). CAMACHO BECERRA, Heriberto y otros. Manual de etimologías grecolatinas. México: LIMUSA, 1994.p. 36-37. VIDAL, Marciano. Op. Cit.p. 19. RINCÓN Orduña.R. Op. Cit.p.9. BILBENY, Norbert. Aproximación a la Ética. Barcelona: Ariel, 1992.p. 13-14. SÁNCHEZ VÁZQUES, A. Ética. Barcelona: Grijalbo, 1978.p. 26. HORTELANO, Antonio. Problemas actuales de moral I. Introducción a la Teología Moral. La Conciencia Moral. Salamanca: Sígueme, 1979.p. 107. ARANGUREN, José Luis. Obras completas Tomo 2. Op. Cit.p. 173. BILBENY, Norbert. Op. Cit.p. 13. A diferencia del êthos griego (ðððððð que significa carácter, mos en latín significa éthos (ðððððð ð como costumbre. De esta manera el mos pierde el sentido de carácter íntimo para significar costumbre manifiesta. En este éthos, se dan primero los hábitos y luego los actos, algo característico del ciudadano romano, a diferencia del êthos, para quien primero son los actos y luego los hábitos. Cf. CASTELLOTE CUBELLS, Salvador. Op. Cit.p. 16. SAVATER, Fernando. Ética para Amador. Barcelona: Ariel, S.A. , 1991.p. 59. BILBENY, Norbert. Op. Cit.p. 14-15. ARANGUREN, José Luis. En: Obras completas Tomo 2. Op. Cit.p. 173, aclara que “tanto el pueblo romano como la época en que éste vivió estuvieron vertidos a la filosofía práctica, a la filosofía como medio de vida; es decir, a la ética”, entendida, en éste caso, como moral. BILBENY, Norbert. Op. Cit.p. 15. HORTELANO, Antonio. Op. Cit.p. 106. En Aristóteles êthos, se emplea como adjetivo: virtudes morales generales: ððððððð ðððρðððð, en oposición a las virtudes intelectuales: δððððððððððð ðððρððððð En principio son virtudes destinadas a la práctica, al fin que es el Estado: justicia, amistad, valor, etc. , y se originan desde el hábito. CASTELLOTE CUBELLS, Salvador. Op. Cit.p. 15. VIDAL, Marciano. Op. Cit.p. 18-19. Veremos el uso de la Ética y la Moral, como sustantivo y como adjetivo, según: CORTINA, Adela y MARTÍNEZ, Emilio. Ética. Madrid: AKAL, S. , A. 1998.p. 14-19. BILBENY, Norbert. Op. Cit.p. 15. CORTINA, Adela y MARTÍNEZ, Emilio. Op. Cit.p. 21. CORTINA, Adela. Hasta un pueblo de demonios. Ética pública y sociedad. Madrid: TAURUS, 1998.p. 25. 46 Fuente: https://html.rincondelvago.com/etimologia-de-etica-y-moral. Html
Gabriela Sánchez Ojeda
Técnico superior universitario en admi...
Escrito por Gabriela Sánchez Ojeda
el 27/11/2012
Moral La moral son las reglas o normas por las que se rige la conducta de un ser humano en concordancia con la sociedad y consigo mismo. Este término tiene un sentido contrario frente al de «inmoral» (contra la moral) y «amoral» (sin moral). La existencia de acciones y actividades susceptibles de valoración moral se fundamenta en el ser humano como sujeto de actos voluntarios. Por tanto, la moral se relaciona con el estudio de la libertad y abarca la acción del hombre en todas sus manifestaciones. La palabra «moral» tiene su origen en el término latino mores, cuyo significado es ‘costumbre’. Moralis (< latín mos = griego ‘costumbre’). Por lo tanto «moral» no acarrea por sí el concepto de malo o de bueno. Son, entonces, las costumbres las que son virtuosas o perniciosas. Las morales, pues hay muchas diferentes, se diferencian de la Ética o Filosofía moral en que ésta última reflexiona racionalmente sobre las morales con la finalidad de encontrar principios racionales que determinen las acciones éticamente correctas y las acciones éticamente incorrectas, es decir, busca principios absolutos o universales, independientes de la moral de cada cultura. Los antiguos romanos concedían a las mores maiorum (‘costumbres de los mayores’, las costumbres de sus ancestros fijadas en una serie continuada de precedentes judiciales) una importancia capital en la vida jurídica, a tal grado que durante más de dos siglos (aproximadamente hasta el siglo II a.C. ) fue la principal entre las fuentes del Derecho. Su vigencia perdura a través de la codificación de dichos precedentes en un texto que llega hasta nosotros como la Ley de las XII Tablas, elaborado alrededor del 450 a.C. Los conceptos y creencias sobre moralidad son generalizados y codificados en una cultura o grupo y, por ende, sirven para regular el comportamiento de sus miembros. La conformidad con dichas codificaciones es también conocida como moral y la civilización depende del uso generalizado de la moral para su existencia. Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Moral
Gabriela Sánchez Ojeda
Técnico superior universitario en admi...
Escrito por Gabriela Sánchez Ojeda
el 27/11/2012
MoralDe Wikipedia, la enciclopedia libre Saltar a: navegación, búsqueda Para el género dramático medieval, véase Moralidad (teatro). Para otros usos de este término, véase Morus alba. Para otros usos de este término, véase Morus (planta). La moral son las reglas o normas por las que se rige la conducta de un ser humano en concordancia con la sociedad y consigo mismo. Este término tiene un sentido contrario frente al de «inmoral» (contra la moral) y «amoral» (sin moral). La existencia de acciones y actividades susceptibles de valoración moral se fundamenta en el ser humano como sujeto de actos voluntarios. Por tanto, la moral se relaciona con el estudio de la libertad y abarca la acción del hombre en todas sus manifestaciones. La palabra «moral» tiene su origen en el término latino mores, cuyo significado es ‘costumbre’. Moralis (< latín mos = griego ‘costumbre’). Por lo tanto «moral» no acarrea por sí el concepto de malo o de bueno. Son, entonces, las costumbres las que son virtuosas o perniciosas. Las morales, pues hay muchas diferentes, se diferencian de la Ética o Filosofía moral en que ésta última reflexiona racionalmente sobre las morales con la finalidad de encontrar principios racionales que determinen las acciones éticamente correctas y las acciones éticamente incorrectas, es decir, busca principios absolutos o universales, independientes de la moral de cada cultura. Los antiguos romanos concedían a las mores maiorum (‘costumbres de los mayores’, las costumbres de sus ancestros fijadas en una serie continuada de precedentes judiciales) una importancia capital en la vida jurídica, a tal grado que durante más de dos siglos (aproximadamente hasta el siglo II a.C. ) fue la principal entre las fuentes del Derecho. Su vigencia perdura a través de la codificación de dichos precedentes en un texto que llega hasta nosotros como la Ley de las XII Tablas, elaborado alrededor del 450 a.C. Los conceptos y creencias sobre moralidad son generalizados y codificados en una cultura o grupo y, por ende, sirven para regular el comportamiento de sus miembros. La conformidad con dichas codificaciones es también conocida como moral y la civilización depende del uso generalizado de la moral para su existencia. Índice [ocultar] 1 Historia 2 Moral y ética 3 Moral objetiva 4 Autonomía y heteronomía 5 Inmoral y amoral 6 La moral según la corriente filosófica 7 Iconografía 8 Véase también 9 Referencias 10 Bibliografía 11 Enlaces externos [editar] HistoriaLa moral comenzó a ser enseñada en forma de preceptos prácticos, tales como las Máximas de los siete sabios de Grecia, los Versos dorados de los poetas de Grecia; o bien en forma de apólogos y alegorías hasta que se revistió con un carácter científico en las escuelas de Grecia y Roma. Ocupa importante lugar en las enseñanzas de Pitágoras, Sócrates, Platón, Aristóteles, Epicuro y, sobre todo, entre los estoicos (Cicerón, Séneca, Epicteto, Marco Aurelio, etc.). Los neoplatónicos se inspiraron en Platón y los estoicos cayeron en el misticismo. Los modernos han profundizado y completado las teorías de los antiguos. [1] [editar] Moral y éticaMuchos autores consideran como sinónimos a estos términos, debido a que sus orígenes etimológicos son similares. Otros no consideran a la moral y la ética como sinónimos. Si se parte desde una definición de moral como sinónimo a ética, podemos decir que una ética propuesta es el conjunto de normas sugeridas por un filósofo, o proveniente de la religión, en tanto que «moral» vendría a designar el grado de acatamiento que los individuos dispensan a las normas imperantes en el grupo social. En un sentido práctico, ambos términos se hacen indistinguibles y por ello se los considera equivalentes. El matiz que las delimita está en la observación o aplicación práctica de la norma que entraña el mandato ético. Por ello, la norma ética siempre será teórica, en tanto que la moral o costumbre será su aplicación práctica. Por otro lado la moral se basa en los valores que la conciencia nos dicta, a su vez, basado en costumbres aprendidas, por lo tanto, la moral no es absoluta o universal, ya que su vigencia depende de las costumbres de una región. La universalidad de algún sistema moral es uno de los objetivos de la ética- objetivo cuyo contenido o efecto, a pesar de implicar solamente un carácter hipotético o un ideal, no se vuelve automáticamente relativo o puramente subjetivo, sino aplicable para todo hombre racional bajo un contexto determinado, siempre y cuando el agente capaz de comportamiento pueda actuar de manera racional. La palabra racional en este contexto no debe confundirse con conveniencia temporera o con facilidad o comodidad, sino como aquello en lo que todos los seres capaces de razón puedan estar de acuerdo cuando decidan buscar un comportamiento moral especifico (uno "de bien" o "correcto", que mantenga o cause aceptable calidad de vida o evite alguna consecuencia especifica que surja a causa de la repetición de ciertos comportamientos probables para la humanidad). [editar] Moral objetivaAl conjunto de normas morales se le llama moralidad objetiva, porque estas normas existen como hechos sociales independientemente de que un sujeto quiera acatarlas o no. Los actos morales provienen del convencimiento de que el actuar de un individuo siempre se realiza por ciertos fines y que todo el que hace algo, lo debe hacer con un fin, a menos que no controle su razón, como ocurre en variadas situaciones. Sin embargo, las realidades sociológicas sugieren que las personas suelen actuar por inercia, costumbre, tradición irrazonada o la llamada «mentalidad de masa». Opuesto a esta postura de auto-justificación, está la aceptación, por parte del individuo, de su responsabilidad. Usando los valores morales, puede convertirse en el artífice de su propio destino, o de un mejor destino. A lo largo de la historia, y de las diferentes culturas, han existido distintas visiones de la moral. Generalmente, la moral es aplicada a campos en los cuales las opciones realizadas por individuos expresan una intención relativa a otros individuos; incluso no miembros de la sociedad. Por lo tanto, existe una disputa académica sobre si la moral puede existir solamente en la presencia de una sociedad o también en un individuo hipotético sin relación con otros. La moralidad se mide también cuando la persona está sola, no siendo observada por nadie, por ejemplo, en situaciones donde se requiere tener mucha integridad. [editar] Autonomía y heteronomíaUna concepción de la moralidad puede tender hacia cualquiera de las posibles direcciones en un campo determinado. De hecho, existen morales que recomiendan ciertas restricciones sobre el comportamiento (heteronomía), así como existen morales que recomiendan una autodeterminación totalmente libre (autonomía) y una variedad de posiciones intermedias. [editar] Inmoral y amoralDentro del concepto de moral surgen otros dos conceptos que son, cada uno a su manera, antónimos y que normalmente se confunden. Uno es el de «inmoral», el cual hace referencia a todo aquel comportamiento o persona que viola su propia moral o la moral pública. Esta persona estaría actuando de forma incorrecta, estaría actuando mal. El otro concepto es el de «amoral», el cual hace referencia a las personas que carecen de moral, por lo que no juzgan los hechos ni actos como buenos o malos, correctos o incorrectos. La mayor defensa de la amoralidad la realizan los taoístas. El taoísmo dice que la moral corrompe al ser humano, obligándolo a hacer cosas buenas cuando no está preparado y prohibiéndole hacer cosas malas cuando necesita experimentar para darse cuenta de las repercusiones de sus actos. [cita requerida] Todo lo «moral», según ellos, implica forzar la naturaleza del ser humano y es fruto de la desconfianza y el miedo a los demás, a lo que puedan hacer si no están sometidos al estricto gobierno de unas leyes que rijan su comportamiento. [editar] La moral según la corriente filosóficaEn cuanto al origen de las normas éticas, podemos citar el esquema siguiente: Sociologismo: Esta concepción defiende que las normas morales se originan en la sociedad y de ella reciben la fuerza y el vigor para imponerse a los individuos. Marxismo: En su último escrito económico, las Glosas a Wagner, Marx comienza diciendo: «Yo no parto del hombre, sino de un periodo social dado». Con esto estaba significando que, según lo ha venido demostrado la historia como criterio de verdad, en cuanto a las distintas concepciones y formas del comportamiento humano, la ética no es una categoría social cuyos contenidos normativos sean de validez práctica (moral) absoluta, universal y eterna, como ha pretendido Kant con su imperativo categórico, sino que esos contenidos están sujetos al relativismo histórico de los distintos sistemas de vida que los seres humanos divididos en clases fueron adoptando en distintos períodos de su existencia como especie, desde que superaron la barbarie. Así, para Marx, hay una moral y un tipo de ser humano correspondiente a cada período de la historia, en tanto prehistoria del ser humano genérico liberado de toda necesidad exterior, natural o social, que es lo que se está gestando en la moral de los comunistas. Tal como sucede en la base o estructura material de la sociedad, donde los distintos modos de producción configuran sus respectivas formaciones sociales que hasta ahora han correspondido a otras tantas etapas o periodos del desarrollo de las fuerzas productivas, asimismo, las distintas superestructuras éticas, morales, jurídicas, ideológicas y políticas, fueron la expresión periódicamente cambiante de los intereses de las distintas clases dominantes al interior de cada una de las formaciones sociales que han venido configurando la progresiva periodización característica en lo económico-social, político, moral y cultural de los seres humanos a través de la historia. Historicismo: Esta posición proclama que, a lo largo de la Historia y según un ritmo variable, la sensibilidad vital de unas generaciones es sustituida por la de otras y, de acuerdo con este proceso, al mismo tiempo que unos principios cobran vigencia, otros desaparecen. Teologismo: Esta corriente propugna que las normas morales tienen origen divino. Podemos encontrar una postura teológica, con relativa frecuencia, en los pueblos primitivos, por ejemplo, en Israel y su moral de los profetas: en Egipto y su moral de los faraones, etc. Teoría de la ley natural: Existe una amplia pluralidad de teorías que fundamentan sus opiniones éticas y las normas morales en la ley natural. De entre ellas, sin duda alguna, la más importante es la teoría escolástica, según la cual todas las personas poseen una idéntica naturaleza, que es la naturaleza humana. Ésta guarda una profunda relación de orden con el resto de los seres y, sobre todo, con Dios. Relativismo moral. Una postura filosófica que tiene mucha aceptación es la que acepta el relativismo de la moral, por lo cual niega la existencia de una moral objetiva, impuesta por la voluntad de Dios o por la vigencia de leyes naturales, sino que supone que se trataría de algo puramente convencional asociado a las diferentes culturas, creencias y épocas. Objetivismo. Postura filosófica que afirma que la única forma de alcanzar la moralidad es por medio del uso de la razón y la aceptación de la realidad en forma objetiva, independiente de la percepción del ser humano. [editar] IconografíaLos atributos más ordinarios de la moral son un libro, un freno y una regla. Suele pintársela con un vestido blanco, indicio de la inocencia o de las costumbres puras y arregladas y algunas veces, bajo la figura de la diosa Minerva, con su casco coronado de un mochuelo, símbolo de la cordura. [1] [editar] Véase tambiénBien Ética Ética laica Moral sin religión Teología moral Teología moral católica [editar] Referencias1. ↑ a b Diccionario enciclopédico popular ilustrado Salvat (España, 1906-1914). [editar] BibliografíaFERRATER MORA, José: Diccionario de filosofía. Madrid: Ariel. ISBN 84-344-0503-2. 1985 LÓPEZ MEDINA A.M. , y J.J. ABAD PASCUAL : Filosofía I. EE. UU. : McGraw-Hill. ISBN 84-481-1729-8. Aristóteles. Ética a Nicómaco. Cortina, Adela (1986). Ética mínima. MacIntyre, Alasdair (2006). Historia de la ética. ISBN 978-84-493-1930-3. Zavadivker, Nicolás (2004). Una ética sin fundamentos. Maliandi, Ricardo (2004). Ética: conceptos y problemas. Rachels, James (2007). Introducción a la filosofía moral. Savater, Fernando (1991). Ética para Amador. [editar] Enlaces externos Wikcionario tiene definiciones para moral. Wikcionario Wikiquote alberga frases célebres de o sobre Moral. Wikiquote fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Moral