En este grupo En todos

Grupo de Cultura árabe



¿Por qué el Islam conquista medio mundo en cien años?

Rafael
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 23/09/2009 | Nivel Avanzado

Pues eso, a debatir:
¿Fue la fuerza de sus ejércitos?
¿Fue el mensaje religioso?
¿Fueron las condiciones de la rendición?
¿Privó lo económico?
Y, sobre todo, ¿En qué estado estaba el "mundo" para esa falta de resistencia?
¿Por qué, en España, llegan a Covadonga en un plis plas?

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 26/09/2009 | Nivel Avanzado

Pilar, muchas gracias por acompañarme en este intento. Y muy particularmente el hecho de que lo hayas hecho tú.
Vengo de descubrir un hilo ya prácticamente agotado, el del "descubrimiento de América....! Por musulmanes!". De puro agotado no he querido intervenir (así que los musulmanes, que "nacen" a partir del 632, estaban en America miles de años antes........). He visto tus intervenciones allí y una vez más me saco el sombrero y, creételo, coincido casi en todo con lo que dices allí. El problema que intuyo es que ese "casi" sería muy gordo. Pero, en fín, ese es otro hilo.
No opinas sin saber lo que dices, y por qué lo dices. No sabes cómo me estimula eso, harto de tanta ignorancia.
Ya veo que aquí va a haber mucho desacuerdo; pero por lo menos tenemos garantizado que va a haber pocas tonterías.
Además me gustan las cosas claras: "la conquista fue por la espada". Toma tomate. Primer desacuerdo.
Y empezar por Alamut es bastante descubrirse a mi juicio; me da ventaja. Porque la tremenda duda que tengo contigo y con Juan Pedro es si buscáis la documentación, la erudición, en función de ideas preconcebidas o, por el contrario, no estáis condicionados por ellas.
Por lo pronto, prácticamente todas las víctimas de Hassan fueron musulmanes. No creo que haya que llevar este debate tan lejos como para enzarzarnos entre chiítas y sunnitas, entre "assasins", "fedayins", y otras hierbas que se quedan todas en el mismo bando ¿No?.
No te veo "picando" con historias de templarios "colocados por el hachís" y cosas similares.
Confío en que podamos (te pido ayuda directamente) enmarcar el debate en el enigma (o no enigma) que lo define.
Todo lo que dices es cierto: pero no me sirve. Recuerdo la frase de un brasileño que tengo grabada tanto en mi corazón como en mi cabeza: vosé ten raçao; mais ten poca. E a poca que ten, no vale" (perdon por mi portuñol).
¿Qué pasa, Pilar: que todo el mundo conquistado desde Persia a Roncesvalles soñaba con tener huríes (que no las habían tenido en tierra antes), que clamaban por su masculinidad machista, y que los musulmanes se la ofrecen con una espada en alto, por si las moscas?
Algo no cuadra.

Laurentino Rodríguez Contreras
Filosofía y humanidades sergio arboleda
Escrito por Laurentino Rodríguez Contreras
el 29/09/2009 | Nivel Avanzado

Cordial saludo. Rafa gracias por la invitación a este debate. Mientras reviso algunas cosas, les propongo estos aleyas, puedo caer de idólatra, al ponerlos por separado, pero bueno, con ello, lo que pretendo es decir que la interpretación por algunos ha sido errónea. Además, sirve de abrebocas para lo que pretendo plantear.

Estas aleyas son:

Azora II, 37. Los incrédulos y los que califican de impostura nuestra doctrina, serán devorados por las llamas eternas.

136b. El oriente y el occidente pertenecen al Señor, y él conduce a aquellos que él quiere por el camino rector.

186. Combatid a vuestros enemigos en la guerra encendida por defensa de la religión; pero no ataqueis los primeros. Dios niega a los agresores.

187. Matad a vuestros enemigos donde quiera que los encontreis; arojadlos de los lugares de donde ellos os arrojan antes. El peligro de cambiar de religión es peor que el crimen, No combatais a los enemigos cerca del templo de Haram a menos que ellos os provoquen. Mas, si os atacaran, bañaos en su sangre. Tal es la recompensa debida a los infileles.

189. Combatid a vuestros enemigos hasta que nada tengais que temer de la tentación, hasta que el culto divino se haya reestablecido, que toda enemistad cese contra los que han abandonado los ídolos. Vuestro odio solo debe encenderse contra los perverso.

260. ¿Os acordais de aquel rey que disputó con Abraham a quien pertenecía el reinado otorgado por Dios? <<Mi Dios - dijo Abraham, - es el que da la vida y la muerte. >> <<Soy yo, - respondió el impío, - quien doy la vida y la muerte. >> << ¡Pues bien, - añadió Abraham, - Dios hace levantarse al Sol por el Oriente, haz tú que surja por occidente! >>.

A Pilar, le planteo la siguiente aleya:

223a. Vuestras mujeres son vuestros campos: cultivadlas todas las veces que os plazca; consagradles vuestros corazones.

Así doy la primera puntada. Además, propongo que su expansión fue gracias a lo intelectual y lo científico.

Saludos.

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 29/09/2009 | Nivel Avanzado

Sí. Una vez más todo, o casi todo, cierto; pero que para mí no da razones a la cuestión del hilo. A menos que todo lo reduzcas a la espada.
Respeto tu hartazgo por el tema de la mujer. Yo también lo eludo. Me cansan las discusiones bizantinas y me temo que, contigo, el tema daría desde Troya hasta la caída de Constantinopla, sin acuerdo posible. Me siento muy hombre en toda la dimensión de la palabra, con las tremendas debilidades y defectos que esa dimensión entraña. Muchas mujeres me han admitido así, entre ellas la mía.
Sólo decirte, por ser tema de este hilo, que dispongo de una obra maravillosa del abate Vacandard, cuya segunda serie (tiene varias) tiene el siguiente temario:

Etudes De Critique Et D'Histoire Religieuse. Deuxième Série. L'Institution Formelle De L'Eglise Par Le Christ. Les Origines De La Confession Sacramentelle. Le Service Militaire Et Les Premiers Chrétiens. La Question De L'Âme Des Femmes. L'Hérésie Albigeoise Au Temps D'Innocent Iii. La Nature Du Pouvoir Coercitif De L'Eglise. Deuxième Edition .

Confío en que hayas reparado en la letra en negrita.

Por último, no hay una sola cultura que no beba de las anteriores, sobre todo de las superiores; el tema está en convertirse en propagador de esas culturas. ¿Acaso se puede discutir el papel musulmán en la expansión, sobre todo hacia occidente, de las viejas culturas y de las viejas ciencias que la Iglesia se encargó de anatemizar?

Respecto a las citas del Corán y a los comentarios de Pilar sobre ellos (la parte histórica es impecable; pero sigue siendo "asunto interno"), sigo insistiendo en que en ese tipo de “libro” (Corán, Biblia, Evangelios, Hechos de los Apóstoles, etc. ) cualquiera saca lo que quiere…. Y lo contrario.

Yo podría tender aquí una trampa: citar exclusivamente la siguiente sentencia de Mahoma: “ayuda a tu hermano, sea opresor u oprimido”

Y silenciar que, sorprendidos, le preguntaron: “ ¿Cómo habríamos de ayudar al opresor”? A lo que Mahoma contestó: “Le ayudaréis pudiendo más que él e impidiéndole hacer el mal”.

“Nada es verdad ni es mentira. Todo depende del color con que se mira”.

Y respecto del hilo en sí, seguimos sin explicar suficientemente qué pasaba en los países occidentales para abrazar tan de repente la nueva fe, o a los que la traían. Creo que Laurentino puede haberse ido al otro extremo al citar
sólo la intelectualidad y las ciencias.


Al menos ya tenemos los dos extremos.


Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 29/09/2009 | Nivel Avanzado

Siento que se me haya pegado como vínculo el temario de la obra en frances. Lo que yo tenía en negrita era " la question de l´âme des femmes"

Laurentino Rodríguez Contreras
Filosofía y humanidades sergio arboleda
Escrito por Laurentino Rodríguez Contreras
el 29/09/2009 | Nivel Avanzado

Cordial saludo. A Pilar le doy la razón. Las citas que coloqué son para soportar la idea de la conquista por la espada (idea que deseaba desarrollar más adelante), pues desde lo teológico le hayo plena razón, cuando Agar es expulsada de la casa de Abraham. Episodio que estoy seguro que todos conocemos. En resumen, el pueblo que nace de Ismael, nunca estará en paz, sólo por la espada subsistirá.


El Islam es "religión y Estado". Por lo tanto, la base de dicho Estado es ideológica y la misión del soberano es, precisamente, la protección de dicha fe. El califato legal y legitimado por la sucesión del Profeta servía al individuo para lograr la salvación eterna, con lo que se alcanzaba una perfecta conjunción entre gobierno y súbditos. Bajo este sistema, la religión es la base de todo el poder y el soberano sólo un fiel reflejo de Dios en la Tierra. De esta definición deriva la palabra califa, es decir, "sicario". En este orden ideal, el bien individual y el del Estado coinciden, y la ley canónica o sharía es la vía de conducción. Así, el califato en el Islam sunní o el immanato en el shií son el Estado islámico justo y verdadero, mientras que los otros únicamente buscan fines terrenales. Sin embargo, teoría y práctica no recorrieron juntas mucho camino en la historia del islam debido a las dificultades para conjuntar religión y política. El hecho de establecer el origen divino del poder político obligaba a los gubernantes a colocar la política bajo enfoques teológicos y jurídicos, como les sucede a las otras dos grandes religiones monoteístas, el cristianismo y el judaísmo.


La teoría del califato llega a su perfección en los Estatutos Gubernamentales del gran cadí de Bagdad, al-Mawardi, concluidos en el año 1058, pero su práctica había ido evolucionando a lo largo de los siglos anteriores, a partir de los cuatro califas iniciales (que Pilar los nombra) o perfectos, sin que hubiera una mínima regulación sobre los procedimientos de acceder o ejercer aquella autoridad, que se tenía en nombre y representación de Dios y del Profeta, según el único versículo del Corán que alude a cuestiones de poder: "Obedeced a Dios, a su enviado y a los que ejercen su autoridad". De modo que la práctica política califal hubo de basarse en modelos bizantinos y persas para asegurar la continuidad, que entre omeyas y abbasíes se logró por vía dinástica, aunque sin reglas fijas, y defendiendo el carácter vitalicio del cargo, mientras que los jariyíes exigieron siempre el mantenimiento del principio electivo y los si´ies aceptaban la transmisión personal y oculta del poder de un imam a otro, pues eran personajes carismáticos que representaban especialmente la voluntad divina y, según algunas sectas, tenían incluso capacidad para precisar más la revelación anunciada por Muhammad.

Laurentino Rodríguez Contreras
Filosofía y humanidades sergio arboleda
Escrito por Laurentino Rodríguez Contreras
el 29/09/2009 | Nivel Avanzado

El califa, al hacer cumplir la ley de Dios y definir, hasta cierto punto, lo que era correcto en relación con ella, fue sobre todo un autócrata que combinaba el ejercicio de la autoridad religiosa con el del poder coactivo necesario para gobernar protegiendo los intereses y fines del Islam según su criterio y, por supuesto, según las condiciones políticas lo permitieran: cuando al-Ma'mun fracasó en su empeño de imponer el mu'tazilismo quedó claro que el poder califal no podía interpretar la ley ni añadir nuevas normas más allá de ciertos límites fijados por la autoridad de los doctores (ulama) y no por él. Pero, en general, los creyentes le debían obediencia y tenían que permanecer unidos en torno a su autoridad, evitando toda división o fitna. A él tocaba la dirección del rezo y de la peregrinación, la suprema capacidad de predicar y de interpretar la ley, la defensa de la comunidad y la expansión del Islam mediante la guerra, la administración de la limosna legal, de las diversas contribuciones y del botín obtenido. Cualquier otro poder debía actuar como delegado suyo o en su nombre, so pena de quedar fuera del amparo de la legitimidad: por eso se mantuvo la figura del califa durante siglos aunque el gobierno efectivo estuviera en otras manos, y por eso fue compatible con la gran autonomía conseguida por gobernadores, jueces y jefes militares. Y, por la misma razón, los procedimientos ceremoniales empleados en torno al califa y la imagen política que debía tener se aplicaron, en menor escala o parcialmente, a otros poderes.

Sin embargo, la conquista tuvo diversos frentes y momentos pero aparece a nuestros ojos como un fenómeno único y sorprendente, aunque acaso no hubo más plan de conjunto que el de la simple expansión. Del lado de los invasores cuenta su convicción religiosa, su cohesión guerrera de base tribal, y la fuerza suficiente, que no podemos medir, para vencer.

Laurentino Rodríguez Contreras
Filosofía y humanidades sergio arboleda
Escrito por Laurentino Rodríguez Contreras
el 29/09/2009 | Nivel Avanzado

Dentro de los frentes mencionados están el deseo de expansión, el uso del pensamiento antiguo para fines propios, se trataba pues, de asimilar ideas y conocimientos exteriores al Islam, de desarrollar nuevas reflexiones y experiencias a partir de ellos o de construir obras con espíritu enciclopédico, pero no se superaron dos límites: no hubo, o apenas, renovación de métodos, y no hubo flexibilidad o interés cultural a la hora de desarrollar el diálogo y la concordancia entre razón y fe. Pero no por ello, en ese momento histórico debemos dejar de lado que uno de los frentes fue cultural y científico.

Rafa no es un extremo, la mirada cultural y científica que proponen los árabes no es un extremo, es un frente más. La propuse pues en muchos casos se piensa que que es solo por la espada que se consigió la invasión.



Laurentino Rodríguez Contreras
Filosofía y humanidades sergio arboleda
Escrito por Laurentino Rodríguez Contreras
el 29/09/2009 | Nivel Avanzado

Y por último, me parece que el término yihad se trata de uno de los conceptos conocidos y más deformados de la cultura islámica, tanto entre musulmanes como entre no musulmanes. Mal traducido como guerra santa, significa "ejercicio del máximo esfuerzo contra lo que está reprobado" (Dolors Bramón) o esforzarse en el camino marcado por Dios para conseguir un orden moral, social e individual acorde con la religión islámica. El jihad (gihad), término árabe masculino equivalente a esfuerzo, aparece citado en el Corán en treinta y cinco ocasiones, de las cuales sólo en diez se refiere a la guerra, aunque de carácter exclusivamente defensivo. Así pues, jihad alude a la obligación del individuo y la comunidad de actuar con rectitud y luchar en sentido amplio contra todo aquello que contraviene la palabra de Dios y es motivo de discordia.
Sin embargo, el concepto es motivo de discusiones desde muy antiguo, habiendo prevalecido la opción más belicosa o militarista, pese a los esfuerzos del shiísmo clásico y los reformistas del siglo XIX.

Para la interpretación más expansionista, no obstante, jihad equivale a lucha militar y sometimiento de las poblaciones no musulmanas, con vistas a su posterior conversión.

Es como el celo apostólico en la Iglesia Católica, en palabras de un amigo musulmán, que bajo este cleo se hicieron grandes males en tiempos atrás.

Abrazos.


Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 29/09/2009 | Nivel Avanzado

Juan Pedro, eres un cachondo irredento. Tú eres carne de hoguera por "relajado"; pero, claro, por otro tipo de inquisición. Mira lo que has dicho:
"Y respecto del hilo en sí, seguimos sin explicar suficientemente qué pasaba en los países occidentales para abrazar tan de repente la nueva fe, o a los que la traían. " (Me citas)
"Bien, Rafael, la Historia es una ciencia de investigación. Si es cierto eso que dices de que los paises occidentales abrazaron la nueva fe y a los que la traían" (tu traducción).
¿Error o manipulación?
No es lo mismo una "o" que una "y"; y mucho menos en este caso.
Y hazme caso, por favor, no te "comas" este hilo como has hecho en otros. Deja algo para los demás. Ya sé que estás malacostumbrado por el jabugo de tu tierra; yo también lo querría todo para mí solo. Pero la gula es un pecado capital, y tú de eso sabes mucho.

Laurentino, lo tuyo da para mucho. Permíteme que no te conteste ahora. Es tarde en este país absoluto.

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 29/09/2009 | Nivel Avanzado

Una vez más, no me has captado el tono y una vez más te estas comiendo el hilo.
Y una vez más va a desaperecer todo el mundo..... Menos Pilar.

Laurentino Rodríguez Contreras
Filosofía y humanidades sergio arboleda
Escrito por Laurentino Rodríguez Contreras
el 30/09/2009 | Nivel Avanzado

Respondiendo a la pregunta qué pasó en Europa y especialmente en la península ibérica para la conquista comento:

La circunstancia de la conquista muestra, como en otras anteriores, un país dividido e insolidario frente a un invasor decidido y con motivaciones muy claras, entre ellas, la de exportar la inquietud y belicosidad de los beréberes, apenas islamizados, fuera de su propia tierra. La entrega de Ceuta, en el año 710, abría el camino, aunque hay autores que señalan la posibilidad de que la primera invasión se produjera por el Sureste peninsular y no por la zona del Estrecho. El rey Rodrigo se vio traicionado por parte de la aristocracia y de su ejército en la batalla del Guadalete (711) y, con su derrota, la monarquía visigoda se derrumbó rápidamente mientras que los invasores encontraban relativamente pocas resistencias: en aquel momento no había proselitismo sino oferta de pactos de capitulación que no empeoraban el estado económico o tributario anterior, y muchos aristócratas consiguieron conservar propiedades, rentas e incluso formas de participación en el poder. Tariq, que obtuvo la primera victoria, habría desembarcado con unos 12. 000 beréberes, y al año siguiente le siguió su señor, Musa ibn Nusayr, con 18. 000 árabes, según la tradición.

Dos años después, en el 714, las principales operaciones habían concluido y el reino de los visigodos se había derrumbado tan fulminantemente como tres cuartos de siglo atrás la Siria o el Egipto bizantinos, pero con la gran diferencia de que la posible insolidaridad social no se refería, en este caso, a ningún poder político exterior. La resistencia astur (Covadonga, 722) aparece en aquel momento como una realidad marginal y, a pesar de que las noticias sean tan escasas, habrá que seguirse preguntando sobre las causas profundas y próximas que contribuyeron a provocar aquel hundimiento.

Pilar, comparto contigo lo que planteas, uno de los puntos que ayuda a ello, es el pacto con judíos.

Abrazos.

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 01/10/2009 | Nivel Avanzado

Bueno, parece que va a haber que abrir el panorama, sin discutir vuestras argumentaciones (Pilar y Laurentino) que me parecen impecables (Pilar, veo que has añadido los "pactos" a la espada: algo es algo).

Bases previas de mi opinión (ajenas a mí)

1. Lo extraordinario y sorprendente de la rapidez del avance musulmán y la rápida conversión de los “buenos cristianos” hispano-godos, parece basarse, siguiendo a Olague, en una conversión en masa de los cristianos que estaban hasta las narices de los cismas, supuestas herejías y persecuciones, y para los que le religión musulmana no era esencialmente distinta de la cristiana. Parece que lo mismo ocurrió con los cristianos del norte de áfrica, por lo que “ un Bereber cristiano del año 700 no debía diferenciarse mucho de un hispano godo de Cádiz del mismo año”.

2. Mahoma murió en el 632 y los árabes invadieron España en el 711, por lo que resulta muy difícil de creer que los bereberes que se asientan en el noroeste de España llegaran islamizados y fanáticos; antes bien entre el siglo VIII y XI, la diferencia de religión no era trascendente y de hecho existían enlaces matrimoniales e intercambio cultural intenso entre los reinos "cristianos" y los musulmanes entre esos siglos y que había una multitud de hispano godos, que poco a poco se fueron convirtiendo al islam.

3. Existían “ señores y condes que no reconocían a los supuestos reyes” y “la viuda de Rodrigo y la hermana de Pelayo se casaron con musulmanes”

4. Un profesor de historia valenciano, que respondía al nick de Tobías en el viejo foro de historia, sostiene que “al ser un contingente musulmán tan escaso el que penetra en la Península, y siendo tan rápido el proceso de dominación, hay que pensar que, en gran parte, la población hispanorromana (que no es lo mismo que los visigodos) aceptó libre y de manera casi entusiasta la religión islámica”.

También sostiene que “la tesis es que la España cristiana tiene como base una realidad social indígena, con su propia evolución y continuidad; no hay recuperación del Reino Visigodo dado que estos pueblos no son herederos de esta tradición visigoda, sino que representan algo propio e independiente”…. Y rebate la tesis tradicional, la nacida en base a los monumentales estudios de Sánchez Albornoz, esto es rebate que “el reino astur es heredero del reino visigodo de Toledo y que la Reconquista es una lucha religiosa contra el Islam, que no hubo feudalismo en la Península, que la zona del Duero estaba desierta, que predominaba un campesinado de pequeños propietarios libres”. Lo rebate sosteniendo que “sí existió feudalismo en la Península, que la lucha contra el Islam fue en realidad la expansión de las sociedades indígenas del Norte sometidas a profundos cambios socioeconómicos y que los pequeños propietarios de Sánchez Albornoz estaban en realidad sometidos a dependencia feudal”.

Sigue sosteniendo que “p arece probado que la estructura social del reino

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 01/10/2009 | Nivel Avanzado

Sigue sosteniendo que “p arece probado que la estructura social del reino estaba basada en el predominio de la gran propiedad poseída por la Iglesia y los magnates aristócratas. Frente a ellos se situaba una mayoría de la población en estado servil o semiservil con poco que defender, de ahí la pasividad con que, en general, fueron recibidos los musulmanes. Muchos nobles, como Tudmir, llegaron a acuerdos con los invasores…; es claro que las clases inferiores de la población no podían estar interesadas en defender el orden social que representaba el estado visigodo. Por cierto, todo lo contrario que cántabro-astures y vascones, pueblos independientes donde la mayoría eran hombres libres y apenas existían diferencias de clase. Evidentemente estos pueblos del norte sí tenían razones y muy poderosas para defender”.

Con esas bases ajenas a mí por delante, mi opinión sobre el tema es que es imposible que estuvieran islamizados unos cristianos o unos bereberes paganos, cuya total rendición terminó en el 704, cuando ni los árabes estaban islamizados. (Coincidencia completa con Pilar).

No quiero ser reiterativo con lo dicho en otros hilos (Pilar lo conoce), sobre que la “doctrina” musulmana, la sunna, como la cristiana, se consolidó bastantes años después de la muerte de Mahoma, y que se concretó en cuatro escuelas jurídicas ortodoxas (la primera, la Malikí, casi cien años después de la muerte de Mahoma).

Parece olvidársenos que en el primer momento de la expansión “guerrera” musulmana, el norte de África “civilizado” (la África y Cirenaica ex romanas, hasta Septa –Ceuta-) era bizantino desde el año 533; que la caída de la España Bizantina no se produjo hasta después del año 621, en que Suintila toma Málaga, tras la conquista de Cartagena (la capital) por Sisebuto en dicho año; y que el exarcado de Cartago (la histórica, en Túnez), creado por el Basileo Mauricio, sobrevivió hasta la conquista musulmana y llegaba a la Mauretania Tingitana, incluyendo Gibraltar y las Baleares.

Pero sobre todo se nos olvida (por no hablar sólo de España), que en el primer momento de la expansión musulmana, los árabes están rodeados en su totalidad (lo otro es el mar) por el imperio de Bizancio.

Luego, en mi opinión, el primer análisis que tenemos que hacer es el de la situación interna caótica de este imperio, para explicarnos ciertas cosas.

La rapidez de la conquista musulmana de España no es diferente a la rapidez de la conquista musulmana en todas partes (oriente medio y Persia). Sus motivos pueden estar muy relacionados con una descomposición del Imperio Bizantino (muro de contención alrededor de Arabia); con la inicial política de tolerancia política y religiosa; con el incentivo fiscal para los conversos; con el hastío religioso autóctono hispánico; pero muy particularmente con dos cosas (hablando sólo de España):

El razonamiento de Tobías de que nuestro pueblo tiene como base una realidad social indígena, con su propia evolución y continuidad, y que no es heredero de la tradición visigoda, sino que representa algo propio e independiente.

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 01/10/2009 | Nivel Avanzado

La política de pactos y relaciones matrimoniales y familiares de los primeros emires con nobles poderosos, más “españoles” que godos.

Una primera y determinante clave jamás investigada por la ausencia de datos sobre sus protagonistas, es el matrimonio o apareamiento de Abd Al-Aziz ibn Musa con Egilona, viuda de Don Rodrigo (el romano Ruderik, según la Crónica del 754, atribuida a Isidoro Pacense). Os divertirá saber que yo descubrí los foros Emagister haciendo una pregunta sobre Egilona a nuestro desaparecido experto Marco Poncio, que jamás contestó.

Abd Al-Aziz ibn Musa, además de conquistador, fue nada menos que el primer Walí (gobernador) de España, con sede en Sevilla. Aún no se llamaban Emires (reyes) por tener una dependencia directa y total del Califato Omeya de Damasco.

Egilona me huele (romanticismo, supongo) a íbera autóctona, a cordobesa de verdad; y, como mucho, a romanizada. Nunca lo sabremos. Lo que sí sabemos es su relación directa con grandes nobles, godos y no godos (de los que hablo enseguida), y de su ascendiente sobre ellos. Abd Al-Aziz la llamó Ommalisam (la de los lindos collares)

Existen versiones serias (todo será fundamentado en su momento) de que Egilona podría haber logrado la conversión al cristianismo de Abd Al-Aziz; cosa no descartable dado el tremendo castigo (sin matarlo) que el Califa Al Walid infligió a su padre Muza, por sus disensiones con Tarik (que se chivó y le acusó, entre muchas otras cosas, de haber “afanado” la célebre mesa de Salomón). Lo que es historia es que se hizo sospechoso a los propios musulmanes, cuyo califa Sulayman ordenó a cinco caudillos árabes que le cortaran la cabeza. Entre éstos estaba Habib ben Obeidah el Fehri, “el más fiel amigo y compañero de Abd Al Aziz, que exclamó cuando recibió la orden: “ ¿Es posible que la envidia y el odio paguen de esta manera los más gloriosos servicios? Pero Dios es justo y nos manda obedecer al Califa” (Modesto Lafuente. Historia General de España). Para más horror, le sucedió como segundo Walí de España el primo hermano de Abd Al Aziz, Ayyub Habib Al-Lajmi, hijo de una hermana de Muza.

La segunda y no menos determinante clave fue el matrimonio de Aisha, hija de Abd Al-Aziz ibn Musa, con Fortun ibn Qasi, Conde de Borja e hijo de CASIUS ibn Fortun, igualmente Conde de Borja y fundador de la dinastía de los Banu Qasi (derivado del nombre romano de Casius). Esta dinastía dominó durante siglos la totalidad del actual territorio de Aragón.

Para empezar, Fortun ibn Qasi, casado con Aisha (y creemos que por eso) fue Walí de Zaragoza. Pero es que el tema no termina ahí: tienen un hijo, Musa ibn Fortun, que se casa con Oneka, viuda de Iñigo Giménez y madre de Iñigo Arista, primer Rey de Navarra.

Al casarse con ella, tienen como hijo a Musa ibn Musa, el célebre “moro Muza”, “tercer rey de España” (junto al emir de Córdoba y al rey astur leonés) que, además de resultar hermanastro del Rey de Navarra, fue Walí de Tudela y Huesca.

El “moro Muza” se casa con Assona Iñiguez, hija de Iñigo Arista y su propia sobrina. Tienen cuatro hijos, todos “ibn Musa”: Mutarrif, Fortun, Lope y Muhammad ( ¿Habéis reparado en el extraño baile de nombres cristianos con

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 01/10/2009 | Nivel Avanzado

El “moro Muza” se casa con Assona Iñiguez, hija de Iñigo Arista y su propia sobrina. Tienen cuatro hijos, todos “ibn Musa”: Mutarrif, Fortun, Lope y Muhammad ( ¿Habéis reparado en el extraño baile de nombres cristianos con apellido árabe y viceversa?). Lope ¡Por Dios! , fue Walí de Tudela y Zaragoza; y Muhammad fue Walí de Toledo.

Confío en un buen debate que me permita explayarme sobre la tremenda influencia de estas “liesons” en los reinos de Navarra y Aragón, con repercusiones sensibles en Cataluña y el País Vasco.

Tratamiento aparte merece el episodio de Todmir, señor de Orihuela, que tiene más enjundia de lo que parece, si no nos limitamos a la anécdota del tratado con Abd Al-Aziz, cuyo texto íntegro se ha conservado.

¿Pudo haber ocurrido en todas partes igual?

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 02/10/2009 | Nivel Avanzado

Hola Pilar, primero un pequeño inciso: efectivamente he oído la versión de la hija; pero no que tiviera el mismo nombre que la madre, sino que Egilona era la hija y no la madre. Yo prefiero quedarme con la versión más aceptada, porque si se han construido las leyendas sobre ella, por algo será. E incluyo (nunca los tenemos en cuenta) a los autores musulmanes de la época (no sé si has tenido oportunidad de echar un vistazo a la maravillosa "España musulmana" de Sánchez Albornoz).
Ya veo que quieres ir más por un "enjuiciamiento de Muhammad". Yo no tengo inconveniente, salvo que percibo un desacuerdo de fondo, que se nota mucho.
Comienzo rescatando una frase tuya del anterior spot: "Tanto para judíos, cristianos y musulmanes el gran problema era y es la fígura de Jesús y su muerte en la Cruz. La Cruz es el triunfo de los cristianos frente a los musulmanes (por eso no la soportan los musulmanes) índica la Superioridad de Jesús, la Divinidad de este frente al hombre y la figura de un profeta más, en este caso Muhammad".
Yo no entiendo cómo va a significar un problema para nadie una cuestión que sólo sostiene la Iglesia; o sea la divinidad de Jesus.
Si tanto judíos como musulmanes sostienen la unicidad de Dios y ellos mismos , voluntariamente, "rebajan" cualquiera otra figura terrenal a la categoría de profeta (incluyendo con más respeto que nosotros a nuestro Jesus, su Isa) ¿Cómo van a tener un problema porque a nosotros se nos ocurra elevar a la categoría de Dios a un simple "elegido" para sus revelaciones? Imagino que se las trae al pairo o, en el peor de los casos nos considerarán unos pirados, con tanto Dios, tanto santo, tanta imagen.
Vamos, para que me entiendas, es como si yo te dijera que tienes un problemón por no ser del Barça, cuando tú estás pensando que el futbol es cosa de fanáticos.
Yo creo tener buena documentación sobre la biografía y hechos de Muhammad; pero tengo más documentación de autores árabes que de occidentales; o sea que ya puedes suponer (ojo: son autores tan modernos y poco sospechosos como los nuestros: Albert Hourani; Amín Maalouf; etc.).
Una vez más te tengo que señalar lo de la "paja y la viga": claro que son sus seguidores los que predican y mitifican el Islam aprovechando la figura de Mahoma. ¿Qué sabemos nosotros realmente de Jesus y, en todo caso, gracias a quiénes lo sabemos?
Pero como quieras: al final me vas a hacer hablar de religión, que para mí es la cosa más inútil del mundo (ambas cosas: la religión y hablar de ello).

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 02/10/2009 | Nivel Avanzado

Pilar, a mi me pasa lo mismo que a tí. Hablo de memoria de tanto leído y "procesado" que está ahí dentro. A veces las meteduras de pata han sido antológicas por ello, sobre todo por problemas de edad. Desde luego no es tu caso.
Respecto de los rituales, ¿Hay algo más complejo que los rituales judíos? El tema sigue sin decirme nada, salvo que si no miramos "desde el otro lado" seguiremos siendo unos ignorantes de lo que no nos es propio, que para mí es el auténtico "quid" de la cuestión.

Juan Pedro, con lo bien que me caes, a pesar de todo, ¿Por qué tanta hostilidad?. Claro que hay nosotros y ellos; los estáis marcando como bichos raros desde que descubrí el grupo. Para mí también hay nosotros y ellos, por eso intento cambiar el panorama, haciendo que reflexionemos sobre "nosotros".
Viví fuera ¿Sabes?

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 02/10/2009 | Nivel Avanzado

Sí Pilar. Te "estudié" bastante bien porque siempre me llamaron la atención tus convicciones razonadas y la altura de tus exposiciones, que se ve a la legua que no son producto de la improvisación.
Es muy posible que hayamos tenido experiencias muy distintas, o actitudes diferentes a la hora de asumirlas. N.P.I.
Tampoco discuto tu apreciación de lo que los musulmanes dicen de sí mismos. Antes bien, defiendo su posición como religión pura y dura, y vuelvo a lo que sería "nuestra" Iglesia si la sociedad no le hubiera vuelto la espalda. Es la iglesia la que ahora va a remolque, a duras penas, de la evolución social, que se le escapó (a Dios gracias). Eso parece no haber pasado en el mundo musulman. Mérito de ellos.
Hay una posición mental mía que tiene difícil solución, precisamente por convicción personal (bien criticable, cosa que asumo): que nos vean como bichos raros no me sorprende; porque mi verdadero problema es pensar con honestidad que somos bichos raros, mientras que ellos mantienen una cierta coherencia entre sus creencias y sus actos.
Y no me digas, Pilar, no me irás a decir ahora que no los miramos como bichos raros.

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 02/10/2009 | Nivel Avanzado

Juan Pedro, evidentemente debe haber una diferencia de edad notable entre tú y yo; porque siempre hubo una técnica de descripción histórica, específica para las discrepancias o debates, donde se usa la primera persona persona del plural para no herir susceptibilidades: P. Ej. "no nos damos cuenta.... ", "se nos olvida".... Para evitar decir (traducción extrema algo cachonda) "estás ciego", "no tienes ni puta idea".....
Por la misma razón, y la misma técnica, se dice "nuestro", "nosotros" (cuando estás clamando por decir "! Qué porras nuestro; será vuestro").
A lo mejor estoy diciendo chocheces. Pregúntale a Pilar, que parece haber tenido los mismos catedráticos que yo.