En este grupo En todos

Foro de Ecología



"Más vale ser cabeza de ratón en tu pueblo que cola de león en la capital".

Eduardo Maximiliano
Ingeniero zootecnista universidad naci...
Escrito por Eduardo Maximiliano Narrea Huamaní
el 09/06/2010



"Más vale ser cabeza de ratón en tu pueblo que cola de león en la capital".

SON CRONICAS DEL PUEBLO DE OYOLO, PROVINCIA DEL PAUCAR DEL SARASARA, DEPARTAMENTO DE AYACUCHO, Perú.

AUTOR : INGENIERO ZOOTECNISTA EDUARDO MAXIMILIANO NARREA HUAMANI, ESCRIBE PARA Crónicas AYACUCHANAS Y E-MAGISTER DE España, EMPRESARIO GANADERO, PERUANO, LIMEÑO, DE PADRES AYACUCHANOS QUE NACIERON EN EL DISTRITO DE OYOLO, ESCRIBE DESDE HOUSTON TEXAS “La Capital Mundial de la Energía”. CON EL SEUDONIMO DE "Chifú, EL CACIQUE DE LOS ANDES. ",

1. 00 Dedicatoria : recuerdo póstumo a Don Roberto Huamaní Alata que fue un sempiterno personaje, con abolengo de Achumani, distrito de Oyolo, Paucar del Sarasara.

2. 00 Introducción :

Que esta crónica familiar, tomada de la universidad de la vida, sea un mensaje de PAZ Y BIEN para su esposa, hijos, familiares y coterráneos del pueblo de Oyolo. Lo escribo con tinta fresca en un pergamino que hoy hago entrega a mis familiares porque cuando pasa el tiempo solo quedan las memorias que son los palenques que sostienen los recuerdos. Hago reminiscencia a un gran personaje del viejo distrito de Oyolo, POR ESE MOTIVO MIS MEJORES LETRAS para mi tío Don Roberto Huamaní Alata – alias el mejicano- que fue un hijo predilecto del pueblo de Oyolo, fue casi un hermano para nosotros porque vivió muchos años en la casa de mis padres en San Antonio, en el distrito de Miraflores de Lima, y nos vio crecer cuando éramos niños, tenía la profesión de Cristo (Carpintero ebanista) y estudiaba por las noches en la G.U.E. Alfonso Ugarte de San Isidro, fue un alumno destacado, de excelente caligrafía y guardaba sus cuadernos como un tesoro de sus conocimientos, fue un personaje con siete oficios y catorce necesidades, como el mismo se definía.

3. 00 Mas vale ser cabeza de raton en tu pueblo que cola de león en la Capital.

Le proporcioné una misión muy importante dentro de la familia y del pueblo de Oyolo que pocas personas lo saben y que ahora lo saco a luz para que se le reconozca, vivió sus últimos treinta años en su distrito natal y recolectó muchos datos y fechas sobre la historia del pueblo , desde su fundación, las dos revoluciones sociales, la historia de la campana María Angola, la construcción de la Iglesia , la municipalidad, la pileta y el ruedo de toros y al fallecer dejo unos apuntes en unos cuadernillos que son producto de sus investigaciones e inquietudes y que alguna vez lo conversamos y que es necesario rescatar y publicarlo para conocer la verdadera historia del pueblo que todavía está en espera.

Es posible que su esposa Mariela Cangre Vda. De Huamaní haya guardado esos escritos que son oro en polvo y que son el hilo que nos conducirán a la gran madeja que es la historia del pueblo. Hay una anécdota muy importante que marcó para siempre la vida de Roberto, cuando todavía era alumno de la Universidad Agraria de la Molina, por los años setentas, el me preguntó: - Sobrino he pensado regresar de Oyolo para radicarme para siempre con mi familia en la capital de Lima- ¿Qué me aconsejas? Mi pensamiento nacionalista y de izquierda por esos años le contesto:
-“Roberto tu destino está en Oyolo-, aquí en Lima tu vida no trascenderá, serás un obrero ebanista, un asalariado mas sin trascendencia como muchos provincianos que migran hacia la gran metrópoli, pero en cambio allá en Oyolo eres el patrón, eres el empresario de tus bienes, allá eres un hombre importante porque tú eres preparado, además el popular adagio dice: - en la tierra de ciegos el tuerto es rey-.- ¡Quiero que seas el paladín de la familia y el líder que nuestro pueblo necesita! ” Y muchas veces cuando se mareaba después de una jornada de trabajo lo contaba a sus hijos, familiares y amigos del pueblo: - mi sobrino el Ingeniero Eduardo no quiere que viaje a Lima, dice que aquí en Oyolo soy más necesario y me dijo:- más vale ser “cabeza de ratón en mi pueblo que cola de león en la capital-” y dice que seré un paladín, un líder protagonista y un héroe de mi pueblo, pero sin embargo me siento solo un mártir.
El decía que era alcohólico social: - El alcohol lo aprendí a tomar de la misma gente, que por cada favor que yo hacía, me pagaban con algunas monedas y una copa de licor, y siempre era buscado por mis sabidurías que yo las llamaba:- siete oficios y catorce necesidades-.
El siempre tomaba la palabra como un líder en las asambleas y en las reuniones sociales y era buscado porque era mil oficios, carpintero, cerrajero, y hacia documentos de venta de tierras, era el notario del pueblo. Después de la firma del documento por el vendedor y comprador venía el brindis general que se alargaba por todo el día, siempre lo llamaban como jurado electoral por su personalidad, fue dirigente y presidente de muchos cargos, su voto siempre fue dirimente.
Por ese motivo era buscado, colaboro de muchas maneras en el bienestar del pueblo y siempre decía: ¡Hermanos hay mucho por hacer en nuestro pueblo, tengo el encargo de mi sobrino! Llego en una ambulancia del distrito de Oyolo a La Campiña en Chorrillos a casa de Catalina que fue como su madre, lo trajeron muy mal, y de allí mi hermano médico el Dr. Miguel Ángel Narrea Huamaní lo atendió, Lo trasladó en una ambulancia al hospital de Collique en donde es médico principal residente, falleció en sus manos a las pocos semanas de haber llegado. La cirrosis que le diagnosticaron en los análisis de laboratorio ya lo había vencido, ese mal según los médicos es causado principalmente por el exceso del alcohol y es una enfermedad crónica e irreversible, su pronóstico diagnosticado fue grave por los dolores abdominales, hemorragia digestiva, ascitis, y encefalopatía hepática (su cerebro a la autopsia estaba reducido) y según el Dr. Miguel ya no tenía hígado, las veces que lo visitamos con mi madre Catalina al hospital , le llevamos pañales, antibióticos y algunas botellas de suero según la receta médica, que se tenía que comprar por las mañanas, estaba en su lecho de enfermo con una botella de suero que ingresaba a su cuerpo por un venoclisis , nos reconoció y nos dio las gracias y dijo: - Hola Cata, gracias por visitarme, tú fuiste siempre como una madre para mí- y al mirarnos noté como una lagrima furtiva salía de sus ojos secos y vivaces porque era un hombre muy inteligente y me pidió que le traiga alcohol: - ¡Eduardo tráeme alcohol ¡- , fue su último deseo, sin embargo en ese instante no le comprendí su pedido, ¿Como un enfermo que esta grave puede pedir alcohol? -Entendí que era un alcohólico social-, no le pude conceder ese deseo porque habían muchas enfermeras y médicos presentes. Creo sin temor a equivocarme que en las eternas soledades todavía estará esperando su último deseo, que estos párrafos - in memorian- que se los dedico sean el alcohol y lleguen a mojar su seca garganta, tus proyectos no quedaron en perspectiva, cumpliste tus metas como un hidalgo, y por estas líneas serás reconocido por mucha gente de tu pueblo de Oyolo, que te vieron trabajar por el bienestar social y por sus historia que todavía esta inédita, somos tu relevo en esa carrera de postas que tu iniciaste, recibí la posta con mucho orgullo y ahora trabajo muy intensamente para encontrar los párrafos perdidos y al hallarlos y unirlos se encontrara el hilo de la gran madeja que es la historia del pueblo. Que el Señor de la Exaltación patrón del pueblo te reciba en sus brazos, eres grande Roberto y eres un orgullo para tu familia y para tus hijos.
Causachun Don Roberto Huamaní Alata, Descansa en paz.

Sinceramente,

"Chifú, El cacique de los Andes".

P.D. El alcoholismo ese mal endémico de muchos pueblos debe ser corregido para que los pueblos sean sanos y vigorosos en su historia.