En este grupo En todos

Grupo de Sucesos económicos. Análisis e interpretación



¿España está en un nuevo 98?

Rafael
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 22/11/2010

Parece que hoy me dió por reflexionar sobre el carácter español y su reconcentración mística ante las adversidades.
No sé qué me dicta que somos incapaces de un Mayo del 68, y se me ocurre que siempre somos capaces de la introversión improductiva de la Generación del 98. Fantástica en su intelectualidad; nefasta en su positividad.

Para colmo, leo cosas como está.... , y ya tenemos la de todos los domingos, Sr. Obispo:


Cambiar el modo de ser

El déficit cultural de los españoles, similar al de los ciudadanos de otros países euromediterráneos, reduce sustancialmente su capacidad de innovar, de mejorar la vida política y de afrontar la crisis económica

VÍCTOR PÉREZ DÍAZ , presidente de Analistas Socio-Políticos.

EL PAÍS - Opinión - 22-11-2010

En condiciones normales, las gentes tienden a seleccionar los papeles sociales más adecuados para sus talentos y gravitan hacia aquel medio que recompensa sus inclinaciones. Cuando se encuentran en un medio desfavorable, la solución más simple es escaparse de él. Otra solución es dedicar una parte de su energía a defenderse del medio y otra, a transformarlo. Esta es una apuesta ingrata y arriesgada, pero puede ser inevitable cuando ese medio corre el peligro de autodestruirse.

La España de hoy no facilita el desarrollo de los talentos de mucha gente, por ejemplo, de los parados, los jóvenes aparcados en trabajos de poca calidad o los mayores arrinconados antes de tiempo. Con viento favorable parece que todo va bien, pero una crisis como la actual desvela la realidad de un país que no innova lo suficiente, cuyo tejido empresarial es frágil, cuyos políticos se bloquean o se pierden en peleas internas, cuyos medios de comunicación producen demasiado ruido y cuyas gentes confían poco unas en otras.

En estas circunstancias, el país no resuelve sus problemas dándose ánimos, cambiando de políticos o con más dinero (aunque todo ello ayude). Los resuelve enfrentándose con su realidad y cambiando su propio modo de ser. Para ello, necesita situarse y compararse: por lo pronto, situarse en Europa y compararse con otros europeos.

El modo de ser, o el carácter, de un grupo social es el poso que queda de las costumbres, virtudes o vicios, que tenga. Llamar a las costumbres virtudes o vicios requiere un criterio para distinguirlas. Imaginemos que hacemos nuestra una tradición moral que en Europa tiene, grosso modo, una presencia de dos milenios y medio, la de la filosofía de las virtudes cardinales, y consideramos como un buen carácter el que corresponde al ejercicio de esas virtudes: la virtud de la prudencia o el cultivo de la inteligencia, y las virtudes de la fortaleza y de la templanza, que cimientan la confianza en sí mismo, y de la justicia, que alimenta la confianza en los demás y se prolonga con una actitud de apertura a otras personas. Los filósofos antiguos solían decir que, reunidas, todas estas virtudes hacían posible una vida buena y, por consiguiente, una vida alerta, confiada y generosa. Supongamos que eso, traducido a los lugares comunes de hoy, equivale a decir que aquellas prácticas conducen a una sociedad más libre, próspera y solidaria.

Pues bien, si comparamos nuestras virtudes con las de otros europeos, lo que obtenemos es un dibujo muy sencillo y muy rotundo. Una amplia evidencia empírica, resumida en una larga serie de unos 60 indicadores (y reunida en un libro escrito por Juan Carlos Rodríguez y por mí, La cultura de la innovación de los jóvenes españoles en el marco europeo, editado por la Fundación Cotec, que el lector puede encontrar, y contrastar, en www.asp-research.com), demuestra que, por sus virtudes cardinales, los españoles se sitúan en el tercio inferior de una distribución de países que abarca al conjunto de la Europa nórdica, centroeuropea, anglosajona y euromediterránea.

He aquí, en apretado resumen, algunos de los datos en cuestión. En comparación con el europeo medio, los españoles fallan más los test de Matemáticas, dedican menos tiempo a estudiar, su tasa de abandono escolar es mayor, leen menos libros y practican menos actividades artísticas: ello indica un cultivo menor de su inteligencia. Además, se emancipan más tarde, dan más importancia a vivir en un entorno seguro, viajan menos, saben menos inglés, confían menos unos en otros, se interesan menos en la política y desconfían más de los políticos: ello sugiere un déficit de confianza en sí mismos y en los demás, ligado con un impulso menor y un horizonte de vida más reducido.

Este déficit de disposiciones virtuosas (de cultura moral vivida) es lo que se traduce en la fragilidad, la rigidez y el menor dinamismo de la economía, en el carácter derivativo de buena parte de la cultura, en la falta de ecuanimidad del debate público y en la mezcla de desconcierto y timidez de fondo con aires de ordeno y mando de tantas decisiones políticas.

¿Deberíamos angustiarnos ante una realidad así? Obviamente, no. La angustia confunde, y necesitamos una cabeza clara. La angustia induce a huir, y necesitamos un paso adelante. Ya damos uno si encaramos la verdad, en lugar de escapar de las malas noticias y tildar de pesimistas a sus portadores. Podemos dar otro con ayuda de la memoria, que nos recuerda que hemos estado en situaciones peores; por ejemplo, tuvimos una Guerra Civil, en la que, durante tres años, además de los muertos en las batallas a campo descubierto, hubo más de 100. 000 asesinatos en la retaguardia. Es obvio que hemos mejorado; y la experiencia de este último medio siglo abunda en buenos testimonios de esfuerzo y convivencia.

Tampoco estamos solos en el empeño. Nuestro estudio muestra que la inferioridad cultural de los españoles es parecida a la de otros pueblos euromediterráneos como los italianos, los portugueses y los griegos; y probablemente por ello todos comparten los rasgos mencionados de una estructura productiva más frágil, menos innovación, más dificultades para resolver los problemas comunes y, hoy, una situación más delicada ante la crisis.

La comunidad de los problemas de estos países euromediterráneos no supone desdoro alguno para cualquiera de ellos. Son países con pasados gloriosos, en tiempos más o menos lejanos: la Grecia de Pericles, la Italia del Renacimiento, la España de los siglos de oro, el Portugal explorador de los mares. Esos recuerdos pueden servir de inspiración para afrontar el porvenir. También han tenido pasados recientes problemáticos; una alfabetización tardía, tiempos largos de clientelismo político y regímenes autoritarios, episodios de guerra civil y una sociedad civil débil. Esto, a su vez, puede facilitar que cada uno aprenda de los errores de los demás.

Además, la senda principal del aprendizaje de todos ellos solía ser la imitación de las buenas prácticas de otros países europeos. A veces han imitado las peores y han acabado en una catástrofe; pero cabe confiar en que, a la postre, hayan aprendido a elegir sus modelos. De los nórdicos de hoy, por ejemplo, pueden aprender que lo más importante no es ser de derechas o de izquierdas, o de centro, sino razonar y controlar a su clase política, hacer compromisos sensatos entre unos y otros, innovar y educarse (mucho) mejor, aprender inglés e irse un poco antes de la casa paterna.

Finalmente, para hacer estas cosas, los españoles (y los otros euromediterráneos) pueden utilizar incluso algunas de sus propias emociones negativas. Mal usadas, esas emociones llevan a una violencia destructiva y hacen daño; pero controladas y usadas con discernimiento pueden dar mucho juego.

Por poner un ejemplo, la mayoría de los españoles preguntados en una encuesta reciente dice que, cuando escucha a su presidente del Gobierno hablar de economía, piensa que este sabe poco o nada de lo que está hablando (para ser exactos, un 62,4%). El dato es un poco penoso, si se piensa en la situación económica actual. Pero miremos al futuro. Ese reconocimiento de desconfianza puede tomarse como un punto de partida, y a partir de él los españoles pueden hacer varias cosas. Una es quejarse amargamente, y otra es aprender economía ellos mismos.

Lo mismo cabe decir de la reacción de los españoles ante sus medios de comunicación. Una mayoría de ellos, en la misma encuesta, dice que los medios les informan de los acontecimientos de una manera confusa y desordenada (de nuevo, para ser exactos, el 68,1%). Claro que el dato es inquietante. Pero, una vez más, la expresión de desconfianza puede ser el punto de arranque de dos conductas muy distintas. Una es refugiarse en el victimismo: no nos informan. La otra es buscar la información.

Piénsese por un momento en lo maravilloso que sería que los españoles, en lugar de quedarse en la mera desconfianza de los políticos y de los medios, decidieran asumir más responsabilidad directa por lo que les ocurre e informarse por su cuenta. Si lo hicieran, cambiarían su manera de ser. En realidad, es la única forma que tienen de cambiarla.


Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 22/11/2010

PD: he invitado a algunos extranjeros inteligentes, para que hablen sin tapujos y sin complejos (prometo protección) sobre el carácter español.

Quizás, si se animan, sea hora de que se desahoguen y de que nosotros, los españoles, bajemos de nuestro altar y veamos qué piensan de nosotros.

Lo único que me preocupa es que suelen ser tan educados que nos podemos quedar a dos velas.

Maria Teresa Perez Alvarez
Profesorado de egb escuela de magisterio
Escrito por Maria Teresa Perez Alvarez
el 22/11/2010

Pero, que dice? Lo que nos faltaba. Aun por encima de burros , apaleados.

¡Con lo que llevamos aguantado desde 1898 y antes, y quiere que nos pongamos a inventar!

A ver si pasando mas hambre se nos audiza el ingenio.

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 22/11/2010

"Más cornás da el hambre" es un frase célebre de Belmonte, el torero.

Pues eso, a torear, y a no quejarse, ni escribir elegías

Aida Gonzalez Peña
Contador publico y auditor colegio nac...
Escrito por Aida Gonzalez Peña
el 23/11/2010

Rafa, primeramente un cordial abrazo, ¿Cómo estás?.

Bueno y entrando en tema, te digo que los mismos problemas están sucediendo en mi México y en muchos países latinoamericanos. No estoy muy de acuerdo con eso de que la economía, el futuro de la juventud y la política van de la mano. Creo que debemos empezar por lo primero, que es la familia, y donde en verdad los valores y virtudes se han ido perdiendo, aquí es donde se entrelazan con la economía, sí, pero la economía familiar, ya que como he dicho en otras participaciones y en otro grupo, muchos padres "hemos" cometido el error de darles a nuestros jóvenes mucho en lo económico, ya sea para suplir el tiempo, por la culpabilidad etc. , por lo que gustes, ¿Pero que hay de los valores, de las virtudes? , de enseñarles que las cosas se ganan a base de esfuerzo, no por estirar la mano y pedir solamente. A mi ver estamos pagando muy caro éste error, ya que hemos creado una juventud apática, sin amor al trabajo, sin ambiciones, sin deseos de triunfo,de sobresalir y desgraciadamente una JUVENTUD EGOISTA, ya que no les importa, cómo los padres se esfuerzan horas y horas para darles la calidad de vida que llevan, se creen merecedores de todo, ya que la niña desde que nace es una PRINCESA y el niño es un PRINCIPE ó un REY, y crecen viendo a sus padres como sus lacayos. Y los padres convertidos sólo en magos y hadas que todo lo pueden.

Y tratando el tema político, por lo que puedo ver, sucede también igual, la mayoría opinamos mal de nuestros gobernantes, los criticamos, nos burlamos, pero ¿Qué hacemos como sociedad para lograr un cambio? ¿Podemos hacer algo?. Si vemos que ser "político" es como encontrarte la lámpara de Aladino, sí, ya que puedes disponer de todo lo que se te antoje, despilfarrar a manos llenas, equivocarte sin que nadie diga nada, ya que para eso está "el fuero", ayudar a tus compadres, tu familia y amigos, aunque no tengan aptitudes y meterlos en puestos importantes y si no los inventas y de todas maneras los metes a como dé lugar. En México ser político es sinónimo de corrupción, nepotismo, mentira, egolatría, etc. Tú como ciudadano puedes quejarte, ¿Pero qué sucede? Nada, el político maneja la economía, "la justicia", la libertad de expresión y no sé cuántas cosas mas, así que estamos "fregados" por donde lo veas, que hacer, que hacer, lo he pensado muchas veces,y lo único es: cambia tú, cambia tu familia, métete en una burbuja, trata de sobrevivir, ten fe, pero a veces pienso, ¿Qué futuro les depara a los jóvenes? Si todo lo que ven a su alrededor es negativo, y todos hemos contribuído, los padres,los maestros, los medios de comunicación, los políticos gobernantes, estamos tan necesitados de un Emiliano Zapata, de un Benito Juárez, de un Francisco I. Madero, de un Pancho Villa, dónde está, ¿Dónde vive el héroe que rescatará a México? Ayy Rafa, discúlpame tu querías que opinara sobre España y mira terminé hablando de los mexicanos, pero como naciones hermanas estamos igual de jodidas, nosotros dependiendo de la economía de U.S.A. Y ustedes de Europa. Espero no marear a nadie con tantas palabras, pero si alguien tiene una respuesta, que me la diga por favor, o ya de perdido díganme dónde está la lámpara y su genio... Jajajajaja

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 23/11/2010

Hola Aida, muchas gracias por interesarte en el Grupo y en este debate en particular.
Vaya, yo pretendiendo daros la oportunidad de despotricar contra España, y resulta que se usa como desahogo propio. No está nada mal.

Francamente, creo que es muy posible que la problemática que apuntamos sea bastante generalizable. Entiendo que hay una verdadera crisis de valores, con el agravante de que, sin ellos, aunque sea sustituyéndolos, caemos en un vacío tremendo, como el que apuntas tú.

No creo que sea solamente cosa de los jóvenes. Quizás lo que nos distinga de ellos es que nosotros sí tenemos la certeza de que existen otras cosas, porque las hemos vivido y eso hace que no perdamos del todo la esperanza, que posiblemente sea lo que les falte a ellos.

Pero yo no los veo culpables. Creo que una cosa es que tengan serios problemas para comunicar sus ansiedades y otra que no las tengan. Al menos en mi caso, los dos mayores que ya han terminado sus estudios (el tercero está aun en ello) no muestran sus sentimientos a las claras; pero dan una sintomatología clara de que la procesión va por dentro. A todos nos llega el momento de enfrentar qué vamos a hacer con nuestra vida, y ahí todo cambia.

Lo que comparto plenamente contigo es que el panorama es patético.

Nuria Cugota Gomez
Bachillerato gili y gaya
Escrito por Nuria Cugota Gomez
el 23/11/2010

Querido Rafa, gracias por invitarme aunque yo de economia solo entiendo la propia y es llegar a fin de mes que no es poco.

En principio creo que estamos en un pais de hipocritas ya que por un lado a los de mi generacion y por lo pronto veremos hasta cuando lo alargan. Encuentro que es un agravio comparativo que yo me tenga que esperar a los 67 años para cobrar la jubilacion integra cuando en otros estamentos existe la jubilacion a los 55 años o antes con toda la paga.

Por otro lado nuestros hijos que SI estudian para prepararse para entrar en condiciones en el mercado laboral, tengan un futuro negro de paro o de empleos mileuristas si es que llegan. Como van a independizarse con esos salarios si les es imposible no ya poder pagar una hipoteca, sino incluso pagar algunos alquileres, quienes lo hacen? Los que se deciden a compartir piso, pero eso solo ya es una aventura porque no hablamos solo del alquiler, estan ademas los gastos de luz, gas calefaccion, etc. Con el agravante de los empleos basura que sabes que tienes trabajo para 3 o 6 meses, pero y despues?

Y el pobre desgraciado (sea hombre o mujer) de 50 o 55 años que se ve de golpe en el paro despues de estar trabajando en la misma empresa durante 20 años o mas? Que futuro tiene? Poco o ninguno ya que solo tiene derecho a 2 años de paro y probabilidades de encontrar trabajo, ninguno. Encuentro muy injusto que se tenga el mismo derecho al paro si has trabajado 2 años o 20 o 30, cuando nuestros politicos tienen sueldos vitalicios y no mileuristas precisamente.

Que en este pais somos burros, la historia lo confirma, ya que cuanto en toda Europa estallaba la revolucion para librarse de los gobiernos tiranicos o monarquicos aqui, fusilamos a los liberales y corremos a buscar al rey. Y no es solo un salario se trata de mantener a toda la casa real, que nos cuesta un huevo a todos los españoles.

Por otro lado que incentivo va a tener nuestra juventud en estudiar, cuando estan hartos de ver que hay montones de licenciados que se tienen que comer su titulo con patatas y solo encuentran algun trabajillo muy lejos de sus posibilidades, el que tiene suerte.

En este pais no se valora ni se premian los conocimientos, la experiencia y la capacidad, seguimos siendo un pais de trepas, donde solo prosperan los que tienen padrinos o medran en algun partido politico.

Tambien es penoso ver que algunos politicos, en lugar de mirar por el bien del pueblo, se ciñen en politicas de partido, sean positivas o no y defiendan lo indefendible, porque toca o porque se lo mandan desde arriba.

La mayoria de nuestros politicos son personajes que solo los conocen en su casa y en el partido, la mayoria ni son gente del pueblo ni estan capacitados intelectualmente para desarrollar politicas inteligentes, ni son lo bastante inteligentes para dejarse aconsejar por los que si saben de los temas que se ocupan.

Sera que los españoles tenemos mal karma.

Saludos

Nuria


Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 23/11/2010

Así que no entiendes de Economía, estimada (en sentido catalán) catalana. Me empieza a parecer que los que no tienen ni idea de Economía son estos políticos ineptos, nefastos, que nos ha tocado aguantar en los últimos años.
¿Qué te parece a ti, que os parece a todos: la economía se hace de abajo arriba, o de arriba a abajo? ¿De qué vive esa entelequia llamada Economía, de lo que producimos entre todos, o del uso y abuso que se hace de lo que producimos todos? Dicho de otra forma: quién genera los recursos financieros, los "productores" o los administradores de esos recursos?
Y si alguien llegara a contestar (que puede, y con razón) que una buena administración de los recursos, produce más recursos, podríamos responder con cierta justicia: Y entonces ¿Por qué los recursos producidos con nuestros recursos no revierten a los que los produjeron, sino a dónde les da la gana a los administradores de esos recursos?

No sé si se entiende; pero el grito de guerra sería ¿Qué estan haciendo con mi dinero?

Nuria Cugota Gomez
Bachillerato gili y gaya
Escrito por Nuria Cugota Gomez
el 23/11/2010

Bueno, tengo mi punto de vista, que logicamente puede que no sea el correcto, al no ser ni economista ni nda parecido. En mi opnion los culpables de la crisis que estamos pdeciendo han sido los bancos con sus politicas arriesgadas, los especuladores sin escrupulos a los que nadie persigue y los politicos que no se han enterado de lo que se venia encima y que a la hora de poner remedio, se dedican a subvencionar por decirlo de algun modo a esos mismos bancos con cifras escandalosas y que no han beneficiado a nadie mas que a los bancos.

Y quien paga los platos rotos, los de siempre los de abajo, eso es lo que hacen con tu dinero, con el mio y con el de todos los que no tenemos mas remedio que apugiñar, porque no tenemos dinero que invertir en paraisos fiscales, que no tenemos donde desgravar el IVA, y que por lo tanto no contamos para nada.

Que meperdonen los socialistas, pero el PSOE actual deberia sacar la O de obrero, aunque solo fuera por vergüenza, ya que para mi no representan a ninguno. Creo que han perdido tanto el norte que ya no saben que son un partido de izquierdas. Llamame romantica o nostalgica o lo que quieras, pero ya no hay politicos como Gonzalez o Guerra.


Nuria Cugota Gomez
Bachillerato gili y gaya
Escrito por Nuria Cugota Gomez
el 23/11/2010

Sobre el boom de la construccion y la crisis actual, pues ya hace años que desde mi pequeña ciudad veia alucinante la cantidad de pisos que se construian, casas adosadas, etc. Y me preguntaba de donde va a salir la gente para comprar tanto piso? Porque la poblacion no crecia al ritmo que los bloques, y pensaba que aquello no podia acabar bien, pues si no hay gente para comprar esos pisos que va a pasar con ellos, con las contructoras.....

Y bueno, lo que yo desde mi ignorancia veia venir,por lo visto los expertos economicos no se enteraron. Los bancos que expedian creditos de alto riesgo no lo vieron venir tampoco o lo ignoraron, porque les convenia. Ellos no perdian, porque si tu no pagabas se quedaban con el piso, un piso que ahora no pueden vender, porque hay demasiados en el mercado, porque ahora no te se pueden pagar las hipotecas, porque la gente se ha quedado sin trabajo, por culpa de una crisis que ellos han provocado.

Voy bien o me pase tres pueblos?

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 24/11/2010

Todo el mundo lo vio. Pero sólo estaban en la "pomada" los que se beneficiaban de ello.
Haberlo visto y tener razón, no sirve para nada. Ahora nos toca "aportar" con miles de sacrificios de todo tipo, durante años. Ellos, de rositas.

Maria Teresa Perez Alvarez
Profesorado de egb escuela de magisterio
Escrito por Maria Teresa Perez Alvarez
el 24/11/2010

Todo tiene una explicacion muy sencilla: consideran tontos a los que sufren sus decisiones. No se imaginan que , aunque no creemos en lo que se ve, no nos queda otra que entrar en su juego. Algunos se resisten, pero tienen a todo un Estado de Derecho en su contra. Ya saben que yo me expreso muy mal en terminos economicos y politicos. Es por el atrevimiento que da la ignorancia.

Beatriz Bassino
Enfermería profesional, administración...
Escrito por Beatriz Bassino
el 24/11/2010

"PD: he invitado a algunos extranjeros inteligentes, para que hablen sin tapujos y sin complejos (prometo protección) sobre el carácter español"

Queridos amigos, presumo por lo de extranjera (solo por eso) de allá, que me corresponde ese sayo, no sabría que decir sobre el carácter español, porque son tan parecidos a los argentinos y tal vez al resto de los latinoamericanos, que padecemos los mismos problemas y tomamos como buenos entenados, las mismas soluciones, léase, educación, seguridad, etc.

Pero necesitaría que me aclararás Rafael, a que te refieres cuando dices ¿España está en un nuevo 98?

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 24/11/2010

Me refiero al "fenómeno" de la Generación del 98 (1898), que se produjo cuando España entró en "depresión" colectiva por la pérdida de sus últimas colonias (Cuba, Puerto Rico y Filipinas). Se produjo una revolución cultural de la que salieron grandes intelectuales, como Unamuno, Baroja, Ramiro de Maeztu, Azorín, Ortega y Gasset, Valle Inclán, Machado y un largo etc.
Pero fue una especie de "lloro sobre la leche derramada", en tono lastimero y deprimente, sin actitudes positivas de analizar autocríticamente los por qués, para poder cambiar las cosas a futuro.
Por eso hago la comparación con la situación actual.

Maria Teresa Perez Alvarez
Profesorado de egb escuela de magisterio
Escrito por Maria Teresa Perez Alvarez
el 25/11/2010

En el año 1898, España tuvo que despertar de su sueño. Y todavia sigue frotandose los ojos sin saber cual es realmente su situacion.


España empezo a levantar los pies del suelo en 1492 y ha seguido flotando sin tomar tierra. Mientras otros paises hacian sus revoluciones sociales, industriales, cientificas... Aqui seguiamos en el limbo de los justos...


Juan Pedro Clemente
B.u.p. y c.o.u i.e.s. la rábida
Escrito por Juan Pedro Clemente
el 04/02/2011

Rafael, Maria Teresa ¡Por Dios! Un tema apasionante. He vuelto pero por poco tiempo. A pesar de que hace casi más de tres meses que me di de baja, mi perfil sigue activo ¡Oh sorpresa!

Ay, ay, ay que antes de llegar a esa fecha tuvimos tres guerras civiles.

Os quiero. Intentaré sacar tiempo y participar un poco. Tus debates son siempre magníficos.

Un cordial saludo a todos y un fuerte abrazo a María Teresa y Rafael

Juan Pedro Clemente
B.u.p. y c.o.u i.e.s. la rábida
Escrito por Juan Pedro Clemente
el 12/02/2011

Rafael, Maria Teresa, que paradito se ha quedado esto ¿Qué fue del cura Merino? (anterior, anterior al 98, lo sé). Contad conmigo. Alguien que le dé un empujocito al debate. Yo ahora mismo me he quedado en blanco.