En este grupo En todos

Grupo de Estudios de la Biblia

Te Amo Mi Creador Te Amo Jesús
New York, Estados Un...
Escrito por Te Amo Mi Creador Te Amo Jesús
el 15/04/2013

Me gustaría que Díaz Garrido me explique porque Adán y Eva comían antes de pecar

Te Amo Mi Creador Te Amo Jesús
New York, Estados Un...
Escrito por Te Amo Mi Creador Te Amo Jesús
el 15/04/2013

Se supone que sí no podían sentir dolor tampoco hambre

Te Amo Mi Creador Te Amo Jesús
New York, Estados Un...
Escrito por Te Amo Mi Creador Te Amo Jesús
el 15/04/2013

Génesis 3- 16 A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces -

Cuando una mujer esta a punto de dar a luz comienza una pequeña contracción muy leve ósea podría decir q ni dolor , pero viene luego más contracciones y aumenta el dolor me explico... Eva antes de pecar cuando tenía hijos solo sentía una contracción donde le avisaba que ya nacería su hijo. Despues de haber pecado ya no era una contracción eran muchas donde en cada contracción va en aumento un dolor profundo

Te Amo Mi Creador Te Amo Jesús
New York, Estados Un...
Escrito por Te Amo Mi Creador Te Amo Jesús
el 15/04/2013

Cuando digo porque Dios no los protegió de la serpiente no es q ponga en duda el propósito de Dios que era probar la obediencia de Adán y Eva , Dios le dio la libertad de elegir pero les advirtió lo q pasaría si desobedecían , era su dueño su creador no fueron creados por ellos mismos si no por Dios así que Dios como gobernante de ellos y como gobernantes de los hijos de Adán y Eva se supone que Adán y Eva les enseñara esa obediencia a sus hijos ya nacidos , ósea no a la desobediencia y no la manzana... (Q tampoco la Biblias especifica q el fruto fuera manzana)

Dios no les ordeno "después que pequen multipliquense "nooo, oh tenían que pecar para poder luego tener hijos? Entonces Dios sabía que pecarían y por eso los libro de no tener hijos sin pecado.?

El plan de Dios era una humanidad perfecta ,Dios nuestro gobernante, pero el enemigo serpiente antigua padre de mentiras siempre a querido gobernar lo que Dios creo,pero Dios en su amor y misericordia rescata su perfecto plan atravez de su hijo Jesucristo plan mas q perfecto lo derroto en la cruz del calvario y eso es lo que nos debe importar que Dios en su infinita misericordia envió al cordero inmolado a deshacer las obras del maligno y todo el que cree en el SeñorJesucristo es limpio de todo pecado recibiendo asi la salvación del alma asegurandola limpia para nuestro Dios Padre Creador del cielo la tierra y la humanidad A EL SEA LA GLORIA Y HONRA POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS AMÉN

Jhimmy Alvarez Blas
Mecanica automotriz infocal cochabamba
Escrito por Jhimmy Alvarez Blas
el 20/04/2013

Me puse a leer solo los primeros comentarios y me ofendi, asi que no leo mas! , pero quiero decir solo algo con todo el respeto que todos se merecen.

Me he dado cuenta que varios comentarios estan juzgando a Dios, varias frases dicen me parece que dios seria muy injusto que hiciera algo asi o como dice: Es inconcebible para mi, que una cosa así pudiera pasar, porque hubiera sido muy injusto de parte de nuestro Creador. Del comentario de erika, pero debo decir que estos pensamientos tambien los tuve yo asi que no puedo juzgar que esten equivocados por que yo tambien estaba asi por un tiempo, pero la pregunta es ¿Quienes nos creemos nosotros para juzgar las cosas que pasaron en la biblia, las cosas que Dios hace y las cosas que dice? Tan solo no traten de decir que algo esta mal solo por que no nos cabe en la cabeza algo asi.

pienso en las preguntas que dios hizo a job cuando job cuestiono su justicia, y dios le dijo solo una pregunta: ¿Y quien eres tu? Por favor INFORMAME.

Dolores Muriel
Sevilla, España
Escrito por Dolores Muriel
el 02/05/2013

Saludos

Creo que en el pasado ya he participado en este debate, ahora con su permiso , les animo a considrera estos textos:

Génesis 3 :23 " Con eso Jehová Dios lo echó del jardín de Edén para que cultivara el suelo del cual había sido tomado."


Génesis 4: 1 , 2 " Ahora bien, Adán tuvo coito con Eva su esposa, y ella quedó encinta. Con el tiempo ella dio a luz a Caín y dijo: “He producido un hombre con la ayuda de Jehová”. 2 Más tarde volvió a dar a luz, a su hermano Abel. Y Abel llegó a ser pastor de ovejas, pero Caín se hizo cultivador del suelo."

Génesis 4: 25 " Y Adán procedió a tener coito otra vez con su esposa, de modo que ella dio a luz un hijo y lo llamó por nombre Set, porque, según dijo ella: “Dios ha nombrado otra descendencia en lugar de Abel, porque Caín lo mató”."

Estos textos nos habla despues de la expulsión de Adán del Paraiso.

Un saludo

Rosendo Barajas
Secundaria valentin gomes zarias
Escrito por Rosendo Barajas
el 05/05/2013

Hasta quen expuso una verdad Lolita, felicidades

Dolores Muriel
Sevilla, España
Escrito por Dolores Muriel
el 05/05/2013

Ay , ay , señor Rosendo, que simpático es usted.

Rosendo Barajas
Secundaria valentin gomes zarias
Escrito por Rosendo Barajas
el 12/05/2013

Hay muchas virtudes en usted, que no le he dicho, un saludo afectuoso trintario para usted

2 corintios 13-13

13 Que la gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la participación del Espíritu Santo estén con todos ustedes.

FUEGO Juan Carlos Alvarado en Concierto
https://youtu. Be/QNGcDS4V9MM

Jorge Soto
´sociología universidad nacional de pa...
Escrito por Jorge Soto
el 11/09/2013

Primero debemos preguntarnos si Adán y Eva existieron, o son los protagonistas de un escrito novelesco. Porque los que sí se equivocan son los pintores que los han dibujado en cuadros muy famosos... ¡Los han dibujado con ombligo!

Dolores Muriel
Sevilla, España
Escrito por Dolores Muriel
el 15/09/2013

Saludos señor Jorge Soto.

¿Me permite?

Hay quienes consideran ridícula esa idea. En esta era de adelantos científicos, no son pocos los que ven el Adán y Eva y el Paraíso como una simple leyenda. Y lo sorprendente es que hasta algunos líderes religiosos niegan que el jardín de Edén haya existido al sostener que no es más que una metáfora o una parábola.

Muchas personas han oído hablar del jardín de Edén y de Adán y Eva, pero nunca han leído ese relato directamente de la Biblia. ¿Por qué no hacerlo ahora? Encontrará la historia completa en Génesis 1:26–3:24. En resumen, esto fue lo que sucedió:

Jehová creó al primer hombre del polvo del suelo, le puso por nombre Adán y lo colocó en un gran jardín, o parque, situado en cierta región llamada Edén. Dicho jardín, que Dios mismo preparó, contaba con agua en abundancia y numerosos árboles que daban frutos deliciosos. En el centro, Dios puso “el árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo”, y prohibió comer de su fruto bajo pena de muerte. Un día tomó una costilla de Adán y con ella creó a Eva, la primera mujer. Luego les encargó cuidar del jardín, tener hijos y poblar la Tierra.

Más adelante, mientras Eva estaba sola, una serpiente le habló y le propuso comer el fruto prohibido. Según dijo, el Creador había mentido y le estaba ocultando algo que le convenía saber: que ella podía llegar a ser como Dios. Eva cayó en la trampa y comió del árbol. Adán también desobedeció a Dios. A continuación, Jehová dictó sentencia contra Adán, Eva y la serpiente. La pareja fue expulsada del Paraíso, y unos ángeles bloquearon la entrada.

En el pasado, la mayoría de los historiadores y eruditos bíblicos defendían la veracidad de este relato. Sin embargo, en la actualidad, lo que está a la orden del día es el escepticismo. Pero ¿Qué objeciones se plantean? A continuación responderemos a cuatro preguntas muy comunes.

___1. Si el jardín de Edén era un lugar real, ¿Dónde estaba?

Durante siglos, los teólogos especularon con la posibilidad de que el Paraíso siguiera existiendo en algún lugar. Pero en cierto momento, la Iglesia adoptó las ideas de filósofos griegos como Platón y Aristóteles, que afirmaban que la perfección no puede existir en la Tierra. Por eso, los teólogos concluyeron que el Paraíso debía de estar en algún lugar más cercano al cielo. Unos sostenían que se encontraba en la cima de una montaña tan alta que superaba los confines de este corrupto planeta; otros apuntaban a alguno de los dos polos, y otros, a la Luna. Como resultado, la historia del Paraíso terminó rodeándose de un halo de ficción y fantasía. Tanto es así que algunos especialistas de la actualidad consideran absurda toda referencia geográfica al jardín de Edén y aseguran que jamás existió.

Pero la descripción que la Biblia hace del Paraíso es muy diferente. Por ejemplo, en Génesis 2:8-14 se proporcionan detalles concretos acerca de su localización: se dice que estaba situado en la zona oriental de una región llamada Edén y que recibía agua de un río que luego se dividía en cuatro. Además, se da el nombre de cada río y una breve explicación sobre su curso. A lo largo de la historia, muchos estudiosos se han devanado los sesos buscando en este pasaje alguna pista para encontrar el Paraíso original. Pero lo único que han obtenido ha sido un sinfín de teorías incompatibles entre sí. ¿Significa eso que la descripción bíblica del jardín de Edén y de sus ríos no es real y que todo es simplemente un mito?

No nos precipitemos. Para empezar, hay que recordar que los hechos de los que hablamos ocurrieron hace unos seis mil años. Y cuando Moisés los puso por escrito —tal vez basándose en relatos orales o en algún documento de la época—, ya habían pasado alrededor de dos mil quinientos años. De modo que el relato que escribió era historia antigua incluso para él. ¿Es posible que la Tierra haya cambiado con los siglos? Claro que sí. La superficie del planeta está en continua transformación. De hecho, el lugar donde posiblemente estuvo Edén forma parte de una zona de gran actividad sísmica: en ella se produce el 17% de los terremotos de mayor magnitud. Además, no olvidemos que el Diluvio, una catástrofe de origen divino, debió de ejercer un efecto inimaginable en la topografía del planeta. Por tanto, es muy probable que los ríos y demás accidentes geográficos de la región hayan cambiado mucho con el paso de los siglos.

Lo que está claro es que en Génesis se habla del jardín de Edén como un lugar real. Dos de los cuatro ríos mencionados en el relato —el Éufrates y el Tigris, o Hidequel— siguen existiendo en la actualidad, y algunos de sus afluentes están muy próximos entre sí. Además, se citan por nombre los lugares por los que transcurrían, así como los recursos naturales característicos de cada zona. Sin duda, todos aquellos datos les sonarían muy familiares a los israelitas de la antigüedad, a quienes originalmente iba dirigido el relato.

Los cuentos y leyendas no suelen ser exactos ni específicos en sus detalles. Más bien, evitan suministrar datos que puedan verificarse. Muchos comienzan diciendo: “Érase una vez en un lugar muy, muy lejano... ”. En cambio, la narración del jardín de Edén incluye detalles concretos importantes, lo cual es propio de un relato histórico.

2. ¿Cómo es posible que Dios creara a Adán del polvo, y a Eva de una costilla de Adán?

El cuerpo humano está compuesto de elementos que se encuentran en la corteza terrestre, como el hidrógeno, el oxígeno y el carbono; este es un hecho científico comprobado. Ahora bien, ¿Qué hizo que los elementos se unieran para formar un ser vivo?

Muchos científicos sostienen que la vida surgió por sí sola. Según dicen, unos organismos muy simples fueron evolucionando a lo largo de millones de años hasta convertirse en seres más complejos. Pero ¿Acaso hay algún ser vivo que pueda calificarse de “simple”? Hasta los organismos compuestos de una sola célula son increíblemente complejos. En realidad, no existe prueba alguna de que los seres vivos hayan surgido —o puedan surgir— de la nada por casualidad. Al contrario: todos ellos evidencian haber sido diseñados por una inteligencia infinitamente superior a la nuestra (Romanos 1:20).

Ilustrémoslo: supongamos que usted se encuentra disfrutando de una agradable sinfonía, admirando un hermoso cuadro o probando un aparato de última tecnología. ¿Diría que esas obras surgieron solas, que no fueron creadas o diseñadas por alguien? Obviamente no. Pues bien, ni la mejor creación de la mente humana tiene punto de comparación con el increíblemente bello e ingenioso diseño de nuestro cuerpo. ¿Cómo negar, entonces, que hemos sido creados? Por otra parte, Génesis explica que los humanos somos los únicos seres vivos a los que Dios creó a su imagen y semejanza (Génesis 1:26). En efecto, nuestra capacidad para realizar asombrosas creaciones artísticas y tecnológicas es un reflejo de la creatividad de Dios. Entonces, ¿Por qué habría de sorprendernos que Dios haya sido capaz de crearnos a partir de los elementos del suelo?

Y ¿Qué hay de la idea de que Dios creó a Eva utilizando una costilla de Adán? Para Dios, esto no debió de representar ninguna dificultad. Y aunque podría haber empleado otro sistema, el método que eligió tenía un significado muy especial. Él quería que Adán y Eva se casaran y que su unión fuera muy estrecha, como si fueran “una sola carne” (Génesis 2:24). En efecto, el hombre y la mujer han sido creados de forma que pueden complementarse y formar un sólido vínculo de amor y cuidado mutuo. ¿Qué menos podría esperarse de un Creador sabio y amoroso?

También cabe destacar que, según los especialistas en genética, hay un alto grado de probabilidad de que todos los seres humanos procedan de un solo hombre y una sola mujer. Después de todo, parece que el relato de Génesis no es tan descabellado, ¿Verdad?

3. ¿Cómo podía haber un árbol que transmitiera conocimiento y otro que concediera vida?

Hay que aclarar que el relato bíblico no enseña que estos dos árboles tuvieran algún tipo de poder sobrenatural. En realidad, se trataba de árboles normales a los que Jehová dio un significado simbólico.

Los seres humanos también atribuimos un significado especial a ciertas cosas. Pensemos en el caso de un juez que condena a una persona por cometer desacato al tribunal. ¿Significa eso que tal persona ha cometido una falta de respeto contra las mesas, sillas y paredes de la sala del tribunal? Claro que no. Lo que quiere decir es que faltó el respeto al sistema de justicia al que dicho tribunal representa. Otro ejemplo son las coronas y cetros que los monarcas suelen usar como símbolo de su autoridad.

Entonces, ¿Qué representaban los dos árboles del jardín de Edén? Se han propuesto diversas y complicadas teorías, pero la verdadera respuesta es sencilla y de gran importancia para nosotros. El árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo simbolizaba el derecho exclusivo que Dios tiene de decidir lo que está bien y lo que está mal (Jeremías 10:23). Por eso es que Jehová consideraba que comer de aquel árbol era una falta muy grave. Y el árbol de la vida representaba la vida eterna, un don que solo Dios puede conceder (Romanos 6:23).

4. ¿Cómo iba a hablarle a Eva una serpiente?

Si no tomamos en cuenta el resto de la Biblia, es comprensible que esta parte del relato de Génesis resulte difícil de explicar. No obstante, las Escrituras van revelando el misterio poco a poco.

Para empezar, ¿Quién hizo que pareciera que la serpiente hablaba? Pues bien, los israelitas de la antigüedad disponían de información suficiente para comprender lo que había detrás de aquella serpiente. Por ejemplo, sabían que los seres espirituales pueden hacer que parezca que los animales hablan. El propio Moisés registró lo que ocurrió cuando, por orden divina, un ángel hizo que el asna de Balaam hablara (Números 22:26-31; 2 Pedro 2:15, 16).

Además, sabían que los demonios —ángeles que se rebelaron contra Dios— también poseen poderes sobrenaturales. Por citar un caso, Moisés vio a unos sacerdotes en Egipto imitar varios milagros de Jehová, como transformar un cayado en una culebra. ¿De dónde procedía su poder? Sin duda, de los demonios (Éxodo 7:8-12).

Por último, los israelitas contaban con el libro de Job, relato bíblico que probablemente también escribió Moisés. Dicho libro les enseñó mucho sobre Satanás, el principal enemigo de Dios, quien ha puesto en duda la lealtad de todos los siervos de Jehová (Job 1:6-11; 2:4, 5). Con estos factores presentes, los israelitas seguramente llegaron a la conclusión de que fue Satanás quien manipuló a la serpiente para engañar a Eva y hacer que desobedeciera a Dios.

Pero hay más pruebas de que el Diablo fue el responsable de que la serpiente le mintiera a Eva. Recordemos que Jesús afirmó que Satanás es un “mentiroso y el padre de la mentira” (Juan 8:44). ¿Por qué lo llamó “el padre de la mentira”? Porque sabía que él estaba detrás de la serpiente, quien dijo la primera mentira de la historia. Dios había dicho que Adán y Eva morirían si comían del fruto prohibido, pero la serpiente mintió al afirmar: “No morirán” (Génesis 3:4). Y por si quedaba alguna duda, Jesús le reveló más adelante al apóstol Juan que Satanás era “la serpiente original” (Revelación [Apocalipsis] 1:1; 12:9).

A decir verdad, que un espíritu sea capaz de hacer como si una serpiente hablara no es tan extraordinario. ¿Acaso no hacen algo parecido los ventrílocuos y los expertos en efectos especiales?

__________La prueba más convincente

Llegados a este punto, ¿No le parece que las dudas sobre la veracidad del relato de Génesis son infundadas? A fin de cuentas, lo respaldan pruebas muy contundentes. Analicemos una más.

En la Biblia se llama a Jesucristo “el testigo fiel y verdadero” (Revelación 3:14). Él fue un hombre perfecto y, como tal, de sus labios nunca salió mentira alguna ni intentó jamás engañar a nadie. Además, antes de venir a la Tierra —e incluso “antes que el mundo fuera”— había vivido en el cielo junto a su Padre, Jehová (Juan 17:5). Jesús ya existía cuando el ser humano fue creado, así que su testimonio tiene muchísimo peso. ¿Y qué dijo él sobre el jardín de Edén?

Jesús habló de Adán y Eva como personas reales. De hecho, se refirió a ellos cuando explicó las normas de Jehová sobre el matrimonio (Mateo 19:3-6). Si el relato de Génesis es una simple leyenda, Jesús sería un mentiroso o estaría engañado. Pero ambas alternativas son totalmente imposibles. Como dijimos, él vio desde el cielo todo lo que ocurrió. ¿Qué prueba puede haber que sea más convincente?

Si no creyéramos en el relato de Génesis, difícilmente podríamos cultivar verdadera fe en Jesús. Y tampoco podríamos entender por completo el mensaje de la Biblia y las promesas de Dios. Veamos por qué.

[Notas]

La Biblia enseña que Jehová es el nombre de Dios.

En realidad, las Escrituras indican que Dios lo creó todo perfecto, y que la corrupción tuvo un origen diferente (Deuteronomio 32:4, 5). De hecho, cuando Jehová terminó de crear la Tierra, afirmó que “todo lo que había hecho [... ] era muy bueno” (Génesis 1:31).

Todo apunta a que el Diluvio borró de la faz de la Tierra cualquier rastro del jardín de Edén. Por ejemplo, Ezequiel 31:18 parece indicar que, para el siglo VII antes de nuestra era, “los árboles de Edén” habían desaparecido hacía ya mucho tiempo. Esto explica por qué los esfuerzos por encontrar el jardín de Edén después del Diluvio han sido siempre infructuosos.

Hallará más información en el folleto El origen de la vida. Cinco cuestiones dignas de análisis, editado por los testigos de Jehová.

Los investigadores han descubierto que las costillas tienen una sorprendente capacidad de regeneración. A diferencia de los demás huesos, pueden volver a crecer, siempre y cuando su membrana de tejido conjuntivo permanezca intacta.

Copiado.

Jorge Soto
´sociología universidad nacional de pa...
Escrito por Jorge Soto
el 16/09/2013

Dolores Muriel: Leyendo tus enormes aportes concluyo que la Biblia es admirable como un escrito novelesco, donde el realismo mágico es la mayor expresión con valor literario. Ultimamente noto que su lectura me divierte y me recrea.

Dolores Muriel
Sevilla, España
Escrito por Dolores Muriel
el 22/09/2013

Saludos señor Jorge

Me alegra saber que mis escritos le divierten, pues teniendo en cuenta en el mundo que vivimos y los problemas que nos rodean , es bueno saber que sirvo para que alguien se recree

¿Que le parece si comparto con usted,.... La ciencia.... ¿Ha probado que esté equivocada la Biblia?

En 1613 el científico italiano Galileo publicó una obra conocida como “Cartas sobre las manchas solares”. En ella presentó prueba de que la Tierra giraba alrededor del Sol, y no el Sol alrededor de la Tierra. Al hacer eso, abrió paso a una serie de sucesos que lo pusieron finalmente ante la Inquisición católica romana bajo “intensa sospecha de herejía”. Con el tiempo, se vio obligado a “abjurar”. ¿Por qué se consideró herejía la idea de que la Tierra girara alrededor del Sol? Porque los acusadores de Galileo afirmaron que aquello era contrario a lo que dice la Biblia.

HOY día es muy común la idea de que la Biblia no es científica, y algunos señalan a las experiencias de Galileo como prueba de ello. Pero ¿Es cierto eso? Al contestar esta pregunta, tenemos que recordar que la Biblia es un libro de profecía, historia, oración, ley, consejo y conocimiento acerca de Dios. No afirma ser un libro de texto científico. Con todo, cuando la Biblia trata asuntos científicos, lo que dice es totalmente exacto.

Nuestro planeta, la Tierra

Considere, por ejemplo, lo que la Biblia dice acerca de nuestro planeta, la Tierra. En el libro de Job leemos: “[Dios] está extendiendo el norte sobre el lugar vacío, colgando la tierra sobre nada”. (Job 26:7. ) Compare eso con esta declaración de Isaías: “Hay Uno que mora por encima del círculo de la tierra”. (Isaías 40:22. ) El cuadro que aquí se da de una Tierra redonda ‘que cuelga sobre nada’ en “el lugar vacío” nos hace recordar vívidamente las fotografías que han tomado los astronautas de la esfera terrestre flotando en el espacio vacío.

Considere, además, el sorprendente ciclo del agua en este planeta. Así describe Compton’s Encyclopedia lo que sucede: “El agua [... ] se evapora de la superficie del océano y asciende a la atmósfera [... ] Las corrientes de aire que se mueven constantemente en la atmósfera de la Tierra llevan hacia los continentes el aire húmedo. Cuando el aire se enfría, el vapor se condensa y forma gotitas de agua. Por lo general se las ve en forma de nubes. Con frecuencia las gotitas se juntan y forman gotas de lluvia. Si la atmósfera está lo suficientemente fría, en vez de gotas de lluvia se forman copos de nieve. Sea en una forma o la otra, el agua que ha viajado centenares o hasta miles de kilómetros desde el océano cae sobre la superficie terrestre. Allí se junta en riachuelos o se filtra en el terreno y empieza su viaje de regreso al mar”1.

Alrededor de 3. 000 años atrás la Biblia describió en términos sencillos y directos este maravilloso proceso que hace posible la vida en tierra seca: “Los ríos van todos al mar, pero el mar nunca se llena; y vuelven los ríos a su origen para recorrer el mismo camino”. (Eclesiastés 1:7, Versión Popular. )

Quizás más notable aún es la perspicacia que se manifiesta en la Biblia sobre la historia de las montañas. Esto es lo que dice un libro de texto sobre geología: “Desde el precámbrico hasta el presente, el proceso perpetuo de edificar y destruir montañas ha continuado.[... ] No solo sucede que algunas montañas han surgido del fondo de mares que ya no existen, sino que muchas veces han sido sumergidas mucho tiempo después de haberse formado, y de nuevo han vuelto a elevarse”2. Compare esto con el lenguaje poético del salmista: “Con una profundidad acuosa precisamente como una prenda de vestir la cubriste [a la Tierra]. Las aguas estaban situadas por encima de las montañas mismas.[... ] montañas procedieron a ascender, llanuras-valles procedieron a descender [... ] al lugar que tú has fundado para ellas”. (Salmo 104:6, 8.)

“En el principio”

El mismo primer versículo de la Biblia declara: “En el principio Dios creó los cielos y la tierra”. (Génesis 1:1. ) Por estudios que han hecho, los científicos han teorizado que el universo material sí tuvo comienzo. No ha existido desde siempre. El astrónomo Robert Jastrow, agnóstico en asuntos religiosos, escribió: “Los detalles difieren, pero los elementos esenciales en el relato astronómico y el relato bíblico de Génesis son iguales: la cadena de sucesos que condujo a la aparición del hombre empezó rápida y súbitamente en un momento específico, en un relampagueo de luz y energía”3.

La verdad es que, aunque muchos científicos creen que el universo tuvo principio, no aceptan la declaración de que “Dios creó”. No obstante, algunos ahora admiten que es difícil pasar por alto la prueba de que hay alguna clase de inteligencia tras todo. Freeman Dyson, profesor de física, comenta: “Mientras más examino el universo y estudio los detalles de su arquitectura, más prueba hallo de que de alguna manera el universo sabía que veníamos”.

Dyson pasa a reconocer lo siguiente: “Como científico, adiestrado en los hábitos del pensamiento y el lenguaje del siglo XX más bien que del XVIII, no afirmo que la arquitectura del universo pruebe la existencia de Dios. Solo afirmo que la arquitectura del universo es consecuente con la hipótesis de que un elemento mental desempeña un papel esencial en su funcionamiento”4. Su comentario ciertamente revela la actitud escéptica de hoy día. Pero si se pone a un lado ese escepticismo, se nota que hay una extraordinaria armonía entre la ciencia moderna y la declaración bíblica de que “en el principio Dios creó los cielos y la tierra”. (Génesis 1:1.)

La salud y la limpieza

Considere cómo trata la Biblia otro campo científico: el de la salud y la limpieza. Si a un israelita le salía una mancha en la piel y se sospechaba que fuera lepra, se ponía al israelita en aislamiento. “Todo el tiempo que esté en él la plaga será inmundo. Es inmundo. Debe morar aislado. Fuera del campamento es su morada. ” (Levítico 13:46. ) Hasta se quemaba la ropa infectada. (Levítico 13:52. ) En aquellos días este era un método eficaz de impedir que se propagara la infección.

Otra ley importante tenía que ver con disponer del excremento humano, que tenía que enterrarse fuera del campamento. (Deuteronomio 23:12, 13. ) Sin duda, esta ley protegió a Israel de muchas enfermedades. Aun hoy día, en algunos países el no disponer apropiadamente del excremento humano causa graves problemas de salud. La gente de esos países disfrutaría de mejor salud, por mucho, si tan solo siguiera la ley que hace miles de años se escribió en la Biblia.

La elevada norma de higiene de la Biblia incluía también la salud mental. Un proverbio bíblico dijo: “Un corazón calmado es la vida del organismo de carne, pero los celos son podredumbre a los huesos”. (Proverbios 14:30. ) En los últimos años la investigación médica ha demostrado que la actitud mental realmente afecta la salud física. Por ejemplo, la Dra.C.B. Thomas, de la Universidad Johns Hopkins, estudió durante un período de 16 años a más de mil jóvenes que se graduaron, y notó la relación de sus características sicológicas con la facilidad con que enfermaban. Observó esto: de aquel grupo, las personas más propensas a enfermarse eran las que se encolerizaban con facilidad y las que más se preocupaban cuando estaban bajo tensión5.

¿Qué dice la Biblia?

Si la Biblia es tan exacta en lo referente a campos científicos, ¿Por qué dijo la Iglesia Católica que era antibíblico el que Galileo enseñara que la Tierra se movía alrededor del Sol? Por la manera como las autoridades interpretaron ciertos versículos bíblicos6. ¿Tenían razón? Leamos dos de los pasajes que citaron, y veamos.

Un pasaje dice: “Sale el sol y el sol se pone; corre hacia su lugar y allí vuelve a salir”. (Eclesiastés 1:5, Biblia de Jerusalén. ) Según el argumento de la Iglesia, expresiones como “sale el sol” y “el sol se pone” significan que el Sol se mueve, y no la Tierra. Pero aun hoy día decimos que el Sol sale y se pone, y sin embargo la mayoría de nosotros sabemos que es la Tierra la que se mueve, no el Sol. Cuando usamos expresiones como esas estamos sencillamente describiendo el movimiento aparente del Sol desde el punto de vista de un observador humano. Eso mismo estaba haciendo el escritor bíblico.

El otro pasaje dice: “Sobre sus bases asentaste la tierra, inconmovible para siempre jamás”. (Salmo 104:5, Biblia de Jerusalén. ) Esto se interpretó en el sentido de que, después de su creación, la Tierra nunca podría moverse. Sin embargo, en realidad el versículo da énfasis a la permanencia de la Tierra, no a que no pueda moverse. La Tierra nunca será ‘movida’ de modo que pase de la existencia, o sea destruida, como otros versículos lo confirman. (Salmo 37:29; Eclesiastés 1:4. ) Además, ese texto no tiene nada que ver con el movimiento relativo de la Tierra ni del Sol. En los tiempos de Galileo fue la Iglesia, y no la Biblia, la que dificultó la libre consideración de asuntos científicos.

La evolución y la creación

Sin embargo, hay un campo en el que muchos dirían que la ciencia moderna y la Biblia se contradicen sin remedio. La mayoría de los científicos creen en la teoría de la evolución, la cual enseña que todas las cosas animadas evolucionaron de una sencilla forma de vida que existió hace millones de años. La Biblia, por otra parte, enseña que cada gran división de las formas de vida fue una creación especial y se reproduce solo “según su género”, y que el hombre fue creado “del polvo del suelo”. (Génesis 1:21; 2:7.) ¿Es esto un evidente error científico por parte de la Biblia? Antes de decidir, veamos más de cerca lo que la ciencia sabe, en contraste con lo que teoriza.

Charles Darwin popularizó la teoría de la evolución durante el siglo pasado. Mientras se hallaba en las islas Galápagos, en el Pacífico, Darwin quedó muy impresionado por las diversas especies de pinzones que había en las diferentes islas, especies que, según su deducción, tenían que haber descendido de una sola especie ancestral. En parte debido a esta observación, promovió la teoría de que todas las cosas animadas venían de una forma original sencilla. Afirmó que la selección natural —la supervivencia del más apto— era la fuerza impulsora tras la evolución de las criaturas más elevadas desde las inferiores. Alegó que, gracias a la evolución, los animales terrestres habían procedido de los peces, las aves de los reptiles, y así sucesivamente.

En realidad lo que Darwin observó en aquellas islas lejanas no estaba en conflicto con la Biblia, que admite la variación dentro de una división o clase abarcadora de criaturas vivas. Por ejemplo, las diferentes razas de la humanidad vienen de un solo par original de humanos. (Génesis 2:7, 22-24. ) Por eso, no sería raro el que aquellas diferentes especies de pinzones se derivaran de una especie ancestral común. Pero siguieron siendo pinzones. No cambiaron por evolución para transformarse en halcones ni águilas.

Ni las diversas especies de pinzones ni ninguna otra forma de vida que Darwin observó probaron que todas las cosas animadas, sea que se trate de tiburones o gaviotas, elefantes o lombrices, tengan un antepasado común. No obstante, muchos científicos afirman que la evolución ya no es solo una teoría, sino que es un hecho. Otros, aunque reconocen los problemas que presenta esa teoría, dicen que, de todos modos, creen en ella. Es popular hacer eso. Nosotros, sin embargo, tenemos que saber si la evolución ha sido probada a tal grado que demuestre sin lugar a dudas que la Biblia esté equivocada.

¿Está confirmada?

¿Cómo puede someterse a prueba la teoría de la evolución? La manera más obvia de hacerlo es examinando el registro de los fósiles para ver si en realidad ocurrió un cambio gradual de una forma de vida animal a otra. ¿Sucedió así? No; y algunos científicos lo admiten honradamente. Uno de ellos, Francis Hitching, escribe: “Cuando uno busca eslabones entre los principales grupos de animales no los halla, porque sencillamente no están allí”7. Tan obvia es esta falta de prueba en el registro fósil que los evolucionistas han propuesto alternativas para la teoría de cambio gradual presentada por Darwin. Sin embargo, la verdad es que la aparición súbita de diferentes clases de animales en el registro fósil apoya mucho más la creación especial que la evolución.

Además, Hitching muestra que las diversas formas de vida han sido programadas para reproducirse con exactitud, más bien que para transformarse por evolución en otra forma de vida. Dice: “Las células vivas se reproducen con fidelidad casi total. El grado de error es tan insignificante que ninguna máquina de hechura humana puede hacer nada semejante. También tienen restricciones incorporadas en sí. Las plantas alcanzan cierto tamaño y entonces dejan de crecer. Las moscas del vinagre rehúsan convertirse en algo que no sea moscas del vinagre, sin importar lo que se haga para tratar de afectarlas”8. Mutaciones inducidas por científicos durante muchas décadas en moscas del vinagre no pudieron hacer que aquellos insectos se transformaran por evolución en otra forma de vida.

El origen de la vida

Otra pregunta difícil que los evolucionistas no han podido contestar es: ¿Cómo empezó la vida? ¿Cómo llegó a existir la primera sencilla forma de vida de la cual todos, supuestamente, hemos descendido? Siglos atrás esto no habría parecido ser un problema. En aquel tiempo la mayoría de la gente pensaba que las moscas podían desarrollarse de la carne en descomposición y que de unos trapos viejos podían producirse espontáneamente ratones. Pero hace más de cien años el químico francés Luis Pasteur demostró claramente que la vida solo proviene de vida preexistente.

Entonces, ¿Qué explicación dan los evolucionistas para el origen de la vida? Según la teoría más popular, hace millones de años una combinación casual de sustancias químicas y energía resultó en una generación espontánea de la vida. ¿Y qué hay del principio que probó Pasteur? The World Book Encyclopedia explica: “Pasteur mostró que la vida no puede surgir espontáneamente en las condiciones químicas y físicas que existen hoy en la Tierra. Sin embargo, miles de millones de años atrás las condiciones químicas y físicas de la Tierra eran muy diferentes”9.

Pero aun en medio de condiciones muy diferentes existe una enorme brecha entre la materia inanimada y la forma de vida más sencilla. Michael Denton, en su libro Evolution: A Theory in Crisis, dice: “No se puede concebir abismo más vasto ni absoluto que el que existe entre una célula viviente y el sistema no biológico más ordenado, tal como un cristal o un copo de nieve”10. La idea de que materia inanimada adquiriera vida por alguna casualidad es tan remota como para ser imposible. La explicación de la Biblia, de que ‘la vida vino de la vida’ porque la vida fue creada por Dios, armoniza convincentemente con los hechos.

Por qué no creación

A pesar de los problemas inherentes a la teoría de la evolución, hoy se considera anticientífico, hasta excéntrico, creer que hubo creación. ¿A qué se debe esto? ¿Por qué hasta una autoridad como Francis Hitching, quien señala honradamente las debilidades de la evolución, rechaza la idea de que hubiera creación11? Michael Denton explica que la teoría de la evolución, con todas sus fallas, seguirá enseñándose porque las teorías relacionadas con la creación “recurren a causas francamente sobrenaturales”12. En otras palabras, porque el aceptar que hubo creación envuelve creer que hubo un Creador, el concepto es inaceptable. Esta es la misma clase de razonamiento circular que hallamos en el caso de los milagros: ¡No puede haber milagros, pues los milagros son milagrosos!

Además, la teoría de la evolución misma está bajo profunda sospecha desde el punto de vista científico. Michael Denton pasa a decir: “Puesto que [la teoría darviniana de la evolución] es fundamentalmente una teoría de reconstrucción histórica, no se puede verificar por experimento ni por observación directa como normalmente se hace en la ciencia.[... ] Además, la teoría de la evolución trata una serie de sucesos singulares: el origen de la vida, el origen de la inteligencia y así por el estilo. Los sucesos singulares, únicos, no pueden repetirse ni someterse a ninguna clase de investigación experimental”13. La verdad es que, a pesar de su popularidad, la teoría de la evolución está llena de lagunas y problemas. No da ninguna buena razón para rechazar el relato bíblico del origen de la vida. El capítulo 1 de Génesis suministra un relato completamente razonable de cómo estos “sucesos singulares” que “no pueden repetirse” se realizaron durante ‘días’ de creación que se extendieron por miles de años.

¿Y qué hay del Diluvio?

Muchos señalan a otra supuesta contradicción entre la Biblia y la ciencia moderna. En el libro de Génesis leemos que hace miles de años la iniquidad de los hombres fue tan grande que Dios decidió destruirlos. Sin embargo, dio instrucciones al justo Noé para que edificara una gran embarcación de madera, un arca. Entonces Dios trajo un diluvio sobre la humanidad. Solo Noé y su familia sobrevivieron, junto con representantes de las diversas formas de la vida animal. El Diluvio fue tan grande que “todas las altas montañas que estaban debajo de todos los cielos quedaron cubiertas”. (Génesis 7:19.)

¿De dónde vino toda el agua, de modo que cubriera la Tierra entera? La Biblia misma da la respuesta. Al principio del proceso de la creación, cuando la expansión de la atmósfera empezó a tomar forma, llegó a haber “aguas [... ] debajo de la expansión” y “aguas [... ] sobre la expansión”. (Génesis 1:7; 2 Pedro 3:5. ) La Biblia dice lo que sucedió cuando el Diluvio vino: “Las compuertas de los cielos fueron abiertas”. (Génesis 7:11. ) Es obvio que las “aguas [... ] sobre la expansión” cayeron y suministraron gran parte del agua inundante.

Los libros de texto modernos tienden a no considerar la posibilidad de que hubiera un diluvio universal. Por eso tenemos que preguntar: ¿Es el Diluvio sólo un mito, o sucedió en realidad? Antes de contestar esa pregunta, deberíamos notar que adoradores de Jehová de tiempos posteriores aceptaron el relato del Diluvio como historia genuina; no lo consideraron un mito. Isaías, Jesús, Pablo y Pedro estuvieron entre los que hablaron sobre el Diluvio como algo que realmente sucedió. (Isaías 54:9; Mateo 24:37-39; Hebreos 11:7; 1 Pedro 3:20, 21; 2 Pedro 2:5; 3:5-7. ) Pero con relación a este Diluvio universal hay que contestar algunas preguntas.

Las aguas

Primero, ¿No es realmente exagerada la idea de que se inundara toda la Tierra? En verdad, no. Hay que considerar que hasta cierto grado la Tierra todavía está inundada. El 70% de ella está cubierta de agua y solo el 30% es tierra seca. Además, el 75% del agua dulce de la Tierra está encerrada en los glaciares y en el hielo polar. Si todo ese hielo se derritiera, el nivel del mar se elevaría muchísimo. Ciudades como Nueva York y Tokio desaparecerían.

Además, The New Encyclopædia Britannica dice: “Se ha calculado que la profundidad media de todos los mares es de 3. 790 metros (12. 430 pies), una cifra considerablemente mayor que la de la elevación media del terreno sobre el nivel del mar, que es de 840 metros (2. 760 pies). Si la profundidad media se multiplica por su respectiva área, se descubre que el volumen de las aguas oceánicas del mundo es 11 veces mayor que el volumen de la tierra que sobresale del mar”14. Por eso, si todo fuera nivelado —si las montañas fueran aplanadas y las cuencas profundas del mar rellenadas—, el mar cubriría toda la Tierra por una profundidad de miles de metros.

Para que el Diluvio sucediera, las cuencas marinas de antes del Diluvio tendrían que haber sido menos profundas, y las montañas tendrían que haber sido menos altas de lo que son ahora. ¿Es posible eso? Pues bien, cierto libro de texto dice: “Hubo un tiempo, hace millones de años, en que océanos y llanuras se extendían en llana monotonía por zonas donde ahora las montañas se elevan a inmensas alturas.[... ] Los movimientos de las placas continentales hacen que la tierra se levante a alturas donde únicamente los animales y las plantas más resistentes pueden sobrevivir y, por otra parte, también hacen que la tierra se hunda y repose en esplendor oculto bien por debajo de la superficie del mar”15. Puesto que tanto las montañas como las cuencas marinas suben y se hunden, es patente que hubo un tiempo en que las montañas no eran tan altas como lo son ahora, ni las grandes cuencas marinas eran tan profundas.

¿Qué les sucedió a las aguas después del Diluvio? Tienen que haberse escurrido hacia las cuencas marinas. ¿Cómo? Los científicos creen que los continentes descansan sobre placas enormes. El movimiento de estas placas puede causar cambios en el nivel de la superficie terrestre. Hoy, en algunos lugares en los bordes de estas placas hay grandes abismos submarinos de más de 10 kilómetros (6 millas) de profundidad16. Es muy probable que —quizás como resultado del Diluvio mismo— las placas se movieran, el fondo del mar bajara y las grandes fosas se abrieran y permitieran que el agua se escurriera del terreno.

¿Indicios del Diluvio?

Si admitimos que pudo haber ocurrido un gran diluvio, ¿Por qué no han hallado indicios de esa catástrofe los científicos? Puede que los hayan encontrado, pero que interpreten la prueba de otro modo. Por ejemplo, la ciencia ortodoxa enseña que en muchos lugares poderosos glaciares dieron forma a la superficie de la Tierra durante una serie de edades de hielo. Pero lo que parezca ser prueba de actividad glaciar puede ser a veces el resultado de la acción del agua. Por eso, es muy probable que parte de la prueba de que hubo un Diluvio se esté considerando erróneamente como prueba de una edad de hielo.

Se han cometido errores de ese tipo. Sobre cuando los científicos desarrollaron su teoría de las edades de hielo, leemos: “Al seguir la filosofía del uniformismo, hallaron edades de hielo en cada etapa de la historia geológica. Sin embargo, en años recientes el reexamen cuidadoso de la prueba ha llevado a rechazar muchas de esas edades de hielo; formaciones que en otra época fueron vistas como morrenas glaciares han sido reinterpretadas como lechos depositados por coladas de fango, derrumbes submarinos y corrientes de turbidez, es decir, corrientes de agua turbia que arrastran cieno, arena y grava que se extienden sobre el fondo oceánico”18.

Puede que haya otra prueba del Diluvio en el registro fósil. Ese registro muestra que hubo un tiempo en que en Europa grandes tigres de dientes de sable acechaban su presa, en la América del Norte vagaban caballos mayores de los que ahora viven, y en Siberia buscaban su forraje mamutes. De repente, por todo el mundo se extinguieron muchas especies de mamíferos. A la vez hubo un cambio súbito de clima. En Siberia decenas de miles de mamutes murieron instantáneamente y quedaron congelados. Alfred Wallace, un famoso contemporáneo de Charles Darwin, consideró que aquella extensa destrucción tenía que haber sido causada por algún suceso extraordinario de alcance mundial19. Muchos han afirmado que ese acontecimiento fue el Diluvio.

Un artículo de fondo de la revista Biblical Archaeologist dijo: “Es importante recordar que el relato de un gran diluvio es una de las tradiciones más comunes de la cultura humana [... ] No obstante, tras las tradiciones más antiguas originarias del Cercano Oriente pudiera haber habido un verdadero diluvio de proporciones gigantescas que date de uno de los períodos pluviales [... ] de hace miles de años”20. Los períodos pluviales fueron tiempos en que la superficie terrestre era mucho más húmeda que ahora. Alrededor del mundo los lagos de agua dulce eran mucho mayores. Se teoriza que la humedad se debió a fuertes lluvias asociadas con la terminación de las edades de hielo. Pero algunos han sugerido que en una ocasión la humedad extrema de la superficie de la Tierra fue el resultado del Diluvio.

La humanidad no olvidó

John McCampbell, profesor de geología, escribió en cierta ocasión: “No hay diferencias esenciales entre el catastrofismo bíblico [el Diluvio] y el uniformismo evolucionario por los hechos mismos de la geología, sino por la interpretación que se da a esos hechos. La interpretación que se prefiera dependerá mucho de los antecedentes y las presuposiciones de cada estudiante”21.

Algo que muestra que el Diluvio sucedió es que la humanidad nunca lo ha olvidado. Por todo el mundo, en lugares tan separados uno del otro como Alaska y las islas de Oceanía, hay relatos antiguos acerca del Diluvio. Tanto civilizaciones americanas nativas de antes de Colón como los aborígenes de Australia tienen relatos sobre el Diluvio. Aunque algunos relatos difieren en los detalles, en casi todas las versiones se nota el hecho fundamental de que la Tierra fue inundada y que solo unos cuantos humanos se salvaron en una embarcación que construyeron. Lo único que explica tan amplia aceptación de este relato es que el Diluvio fuera un suceso histórico.

Como se ve, en los rasgos esenciales la Biblia está en armonía con la ciencia moderna. Cuando hay un conflicto entre las dos, la prueba de los científicos es cuestionable. Cuando concuerdan, la Biblia suele ser tan exacta que tenemos que aceptar que la información que presenta proviene de una inteligencia sobrehumana. Sí, la concordancia entre la Biblia y la ciencia probada suple más prueba de que la Biblia es palabr de Dios, no del hombre.

[Notas]

El libro Planet Earth—Glacier (El planeta Tierra. —El glaciar) menciona que el agua en la forma de grandes capas de hielo deprime la superficie de la Tierra. Por ejemplo, dice: “Si el hielo de Groenlandia desapareciera, con el tiempo la isla subiría unos 2. 000 pies [600 metros]”. En vista de esto, el efecto de un diluvio universal repentino pudiera haber sido catastrófico en partes de la corteza de la Tierra17.

Copiado del libro Palabra de Dios 1989 pág. 98 - 116

Jorge Soto
´sociología universidad nacional de pa...
Escrito por Jorge Soto
el 23/09/2013

Hola: Pues te cuento que la Ciencia jamás se ha interesado por contradecir los libros NO científicos, es decir a los libros de FE como la Biblia. La Ciencia solo contradice y refuta libros de Ciencia. La Ciencia solo discute con científicos y cuando los refuta lo hace con argumentos fácticos de la ciencia experimental, material y positiva. Los libros de fe, se miran, se leen y se interpretan como tales, es decir como Libros de FE. Los Libros de fe requieren de Creencias, y de Dogmas. Personalmente leo la Biblia para admirar la faceta literaria y novelesca que contiene, donde hay zarzas que se queman y no se consumen, alimentos exquisitos que caen del cielo. Ballenas que sirven de hospedaje a Jonás, leones hambrientos que juegan con Daniel, bastones mágicos que en tiempos de sequía hacen brotar agua de las rocas, serpientes que hablan y se entienden con los humanos, humanos afortunados que no tuvieron suegros, arcas donde cupieron todas las especies y sobrevivieron a la inundación del mundo, bebé navegante en su cuna rescatado por una doncella, gigantes cuya fuerza radicaba en sus cabellos... Etc. ¿No es una dicha leer estos episodios?

Dolores Muriel
Sevilla, España
Escrito por Dolores Muriel
el 24/09/2013

Señor Jorge Soto saludos.

¿Que le parece si me permite comparti con usted esta información? El origen de la Vida.
Pues creo que lo primero que debemos hacer es , ver si el ser humano está aquí , por creación o por evolución, es por evolución , pues le daría la razón a usted, la Biblia no es nada más que un buen libro. Pero, ¿Y si estamos aqui por creación? ¿El Creador se interesa por sucreación? ¿La Biblia es palabra de hombres o de Dios.? Pero eso seria después de ver si estamos aquí por evolución o creación.

Cuestión 1
¿Cómo empezó la vida?

Cuando era niño, ¿Sorprendió alguna vez a sus padres preguntándoles de dónde vienen los bebés? En tal caso, ¿Cómo respondieron? Dependiendo de la edad suya y de la personalidad de ellos, quizás hicieron como si no lo hubieran oído, o le dieron una respuesta apresurada y evasiva, o le contaron un relato fantástico que después descubrió que no era cierto. Obviamente, para que un niño llegue bien preparado a la edad adulta y el matrimonio, con el tiempo tiene que aprender sobre las maravillas de la reproducción sexual.

Así como hay padres a quienes les resulta violento hablar del origen de los bebés, hay también científicos que se resisten a hablar de una cuestión aun más trascendental: de dónde vino la vida. Una respuesta verosímil puede repercutir hondamente en nuestra filosofía de vida. Entonces, ¿Cómo empezó todo?

¿Qué afirman muchos científicos?

Muchos le dirán que la vida se inició hace miles de millones de años en la orilla de una charca de marea o en el fondo del océano. Suponen que en un entorno así, algunos compuestos químicos se ensamblaron al azar para crear estructuras semejantes a burbujas, formaron moléculas complejas y empezaron a reproducirse. Según su tesis, toda forma de vida en la Tierra se originó por casualidad a partir de una o más de estas células primigenias “simples”.

Otros científicos evolucionistas eminentes no opinan igual. Conjeturan que las primeras células, o al menos sus componentes principales, llegaron a la Tierra procedentes del espacio. ¿Por qué? Porque los mejores esfuerzos por demostrar que la vida puede surgir a partir de moléculas inertes han sido infructuosos. Subrayando esta dificultad, el profesor de Biología Alexandre Meinesz dijo en 2008 que durante los pasados cincuenta años, “ninguna prueba empírica ha sustentado la hipótesis de la aparición espontánea de la vida en la Tierra a partir de una simple sopa molecular, y ningún avance significativo en el conocimiento científico apunta en esa dirección”.1

¿Qué revelan las pruebas?

La respuesta a la pregunta “ ¿De dónde vienen los bebés? ” está bien documentada y no es polémica. La vida procede siempre de vida preexistente. Ahora bien, ¿Es posible que en un pasado remoto se violara esta ley fundamental? ¿Pudo surgir espontáneamente la vida a partir de materia inerte? ¿Qué probabilidades hay de que algo así ocurriera?

Para que una célula sobreviva se precisa la intervención conjunta de, como mínimo, tres tipos de moléculas complejas: ADN (ácido desoxirribonucleico), ARN (ácido ribonucleico) y proteínas. Pocos científicos sostendrían hoy que una célula viva completa se formó súbitamente por azar a partir de una mezcla de compuestos inanimados. Pero ¿Qué probabilidad hay de que el ARN o las proteínas sí lo hicieran?

Un experimento realizado en 1953 da pie a muchos científicos para creer que la vida se originó espontáneamente. El químico Stanley L. Miller obtuvo aminoácidos (los bloques básicos de las proteínas) enviando descargas eléctricas a una mezcla de gases que simulaba la atmósfera terrestre primitiva. Posteriormente, se detectaron aminoácidos en un meteorito. ¿Significan tales hallazgos que todos los componentes básicos de la vida se produjeron fácilmente por casualidad?

“Algunos autores —dice Robert Shapiro, profesor emérito de Química de la Universidad de Nueva York— han imaginado que todos los componentes de la vida se encontraban ya en los meteoritos y podrían formarse fácilmente mediante experimentos parecidos al de Miller. Pero ése no es el caso. ”2

Examinemos la molécula de ARN, formada a su vez por moléculas de menor tamaño llamadas nucleótidos. Un nucleótido es distinto de un aminoácido y ligeramente más complejo. “Nunca se ha detectado la presencia de ningún nucleótido, ni entre los productos de los experimentos con descargas eléctricas ni en los estudios de meteoritos”, afirma Shapiro. 3 Y añade que la probabilidad de que una molécula autorreplicante de ARN se ensamblara por casualidad en un estanque de bloques químicos “es tan pequeña, que el hecho de que ocurra, aunque sólo fuere una vez, en cualquier lugar del universo visible, se consideraría una suerte de milagro”.4

¿Y las moléculas de proteína? Estas resultan de la unión de aminoácidos (desde cincuenta hasta varios miles) en un orden altamente específico. La proteína funcional promedio de una célula “simple” contiene 200 aminoácidos, y hay miles de diferentes tipos de proteínas incluso en esta clase de células. La probabilidad de que una proteína de solo 100 aminoácidos se formara alguna vez al azar en la Tierra sería como de una en mil billones (1015).

El teórico evolucionista Hubert P. Yockey va más lejos al afirmar que “es imposible que la vida se originara siguiendo el modelo de ‘proteínas primero’”. 5 Las proteínas requieren ARN para su síntesis, pero la producción de ARN requiere proteínas. Aun suponiendo que las moléculas de proteína y ARN aparecieran en un mismo tiempo y lugar por accidente, pese a la remotísima posibilidad en contra, ¿Qué probabilidad hay de que cooperaran para crear un tipo de vida autosostenible y autorreplicante? “La probabilidad de que esto sucediera al azar (dada una combinación aleatoria de proteínas y ARN) es infinitesimal”, admite la doctora Carol Cleland, miembro del Instituto de Astrobiología de la NASA. “No obstante —añade—, parece que la mayoría de los investigadores suponen que si logran entender la producción independiente de proteínas y ARN en las condiciones naturales primigenias, el enigma de la coordinación se resolvería de algún modo por sí mismo. ” Y aludiendo a las teorías actuales sobre el origen fortuito de estos bloques fundamentales de la vida, puntualiza: “Ninguna ofrece una historia convincente de cómo se produjo”.6

¿Qué importancia tienen estos hechos?

Pensemos en el reto que afrontan los investigadores que creen que la vida es fruto del azar: han hallado en un meteorito aminoácidos que también aparecen en las células vivas; han sintetizado en el laboratorio moléculas más complejas mediante experimentos ideados y controlados con minuciosidad, y, a la larga, esperan fabricar todas las partes necesarias para construir una célula “simple”. Podríamos asemejar su situación a la de un ingeniero que transforma sustancias naturales en acero, plástico, silicona y cables y construye un robot, al que luego programa para que se copie a sí mismo. ¿Qué demostrará con ello? A lo sumo, que un ente inteligente es capaz de crear una máquina asombrosa.

Pues bien, si un día los científicos construyeran una célula, sería un logro verdaderamente impresionante; pero ¿Probarían que la célula apareció por azar? En todo caso, probarían lo contrario, ¿No le parece?

¿Qué opina?

Hasta la fecha, toda la prueba científica indica que la vida viene de la vida. Creer que una célula viva “simple” surgió por casualidad a partir de compuestos inanimados es un verdadero acto de fe.

Ante la evidencia de los hechos, ¿Está usted dispuesto a hacer ese acto de fe? Antes de que conteste, lo invitamos a examinar más de cerca la estructura de la célula. Esto le ayudará a determinar si las teorías sobre el origen de la vida formuladas por algunos científicos son sólidas, o tan fantásticas como los relatos que algunos padres cuentan sobre el origen de los bebés

[Notas]

La probabilidad de que el ADN se formara al azar se trata en la sección 3, “ ¿De dónde provinieron las instrucciones? ”.

El profesor Shapiro no cree que la vida fue creada, sino que surgió al azar mediante procesos aún no comprendidos del todo.

En 2009, científicos de la Universidad de Manchester (Inglaterra) informaron de la creación de nucleótidos en el laboratorio. A esto, Shapiro objeta: “Su receta definitivamente no satisface mi criterio para explicar de manera plausible la ruta al mundo del ARN”.

La doctora Cleland no cree que la vida fue creada, sino que surgió al azar mediante procesos aún no comprendidos del todo.

HECHOS Y PREGUNTAS

*Hecho.
Toda la investigación científica indica que la vida no surge de materia inerte.

Pregunta.

¿Sobre qué base científica se apoya el postulado de que la primera célula surgió a partir de componentes inanimados?

*Hecho.
Los investigadores han recreado en el laboratorio las supuestas condiciones ambientales de la Tierra primigenia y han fabricado algunas moléculas presentes en los organismos vivos.

Pregunta.

Si en el experimento los compuestos químicos representan las condiciones terrestres primitivas y las moléculas producidas representan los bloques básicos de la vida, ¿A quién o qué representa el científico que lo realiza: al ciego azar, o a un ente inteligente?

*Hecho.
Las moléculas de proteína y ARN deben cooperar para que la célula sobreviva. Los científicos admiten que es altamente improbable que el ARN surgiera de forma espontánea, y las probabilidades en contra de la formación aleatoria de una sola proteína son astronómicas. Que el ARN y las proteínas se produjeran por accidente en un mismo tiempo y lugar y que, además, actuaran de forma conjunta es extremadamente improbable.

Pregunta.

¿Qué exige más fe: creer que las partes intrincadamente coordinadas de la célula —que se cuentan por millones— surgieron al azar, o creer que la célula es el producto de una mente inteligente?

[Ilustración de la página 6]

(Para ver el texto en su formato original, consulte la publicación)

El ARN 1 interviene en la síntesis de proteínas 2, pero las proteínas intervienen en la producción de ARN. ¿Cómo podría originarse al azar una de estas moléculas, por no decir ambas? Los ribosomas 3 se tratarán en la sección 2.

Si la creación de moléculas complejas en el laboratorio requiere la pericia de un científico, ¿Podrían formarse por casualidad las moléculas mucho más complejas de una célula?

[Ilustración de la página 7]

Si la creación y programación de un robot sin vida exige una mente inteligente, ¿Qué se necesitaría para crear una célula viva, y no digamos ya un ser humano?

Copiado. Quién lo desee puede pinchar en está página y descargárselo

Https://www.jw.org/es/publicaciones/libros/? Start=12

Saludos.

Dolores Muriel
Sevilla, España
Escrito por Dolores Muriel
el 24/09/2013


P/D

También puede leerlo o descargarlo en esta página.


https://grupos.emagister.com/documento/el_origen_de_la_vida_/1555-1259477

Juan Morales
Ingeniero usa
Escrito por Juan Morales
el 24/09/2013

¿Creador O Mentiroso?

©1998 por Jack T. Chick LLC


Page 2

Page 3

Page 4

Page 5

Page 6

Page 7

Page 8

Page 9

Page 10

Page 11

Page 12

Page 13

Page 14

Page 15

Page 16

Page 17

Page 18

Page 19

Page 20

Page 21

Page 22

Page 23


Jorge Soto
´sociología universidad nacional de pa...
Escrito por Jorge Soto
el 25/09/2013

Hola Dolores: Interesantes tus aportes. En el colegio, cuando hacía mis estudios primarios (Hace muuuuuuuchos años) en la presentación que hacíamos de nosotros mismos al iniciar un curso, un compañerito nos dijo que era francés. Nosotros no creímos, porque conocíamos su familia, pero él explicó su procedencia natal y Oh sorpresa cuando escuchamos con su voz preocupada: "A mí me dijeron que una cigüeña me había traido de Paris"

¿Creación? ¿Evolución?

Dolores Muriel
Sevilla, España
Escrito por Dolores Muriel
el 25/09/2013

Saludos señor Jorge

Su compañero de clase era un niño muy crédulo y al mismo tiempo confiaba excesivamente en personas que miente, y se disculpan en que las mentiras piadosas no están mal. Pero...... Asi que para no ser como su compañero de clase , ¿Que le parece si investigamos , si hemos sido creados o nó?

Cuestión 2

¿Existen realmente formas simples de vida?

El cuerpo humano es una de las estructuras más sofisticadas del universo. Está compuesto de aproximadamente cien billones (1014) de diminutas células: óseas, sanguíneas, cerebrales... Por mencionar solo algunas. 7 De hecho, hay más de doscientos tipos distintos de células en nuestro cuerpo.8

A pesar de la asombrosa diversidad de formas y funciones, las células constituyen una compleja red integrada. Internet, con sus millones de computadoras y líneas de transmisión de datos de alta velocidad, palidece a su lado. Ningún invento humano puede competir con la brillantez técnica evidente hasta en las células más simples. Ahora bien, ¿Cómo llegaron a existir las células humanas?

¿Qué afirman muchos científicos?

Las células se dividen en dos grandes grupos: las que poseen núcleo diferenciado y las que carecen de él. Las células humanas, animales y vegetales tienen núcleo; las células bacterianas no. Las primeras se denominan eucariotas; las segundas, procariotas. Puesto que las procariotas son relativamente menos complejas, muchos creen que las células animales y vegetales evolucionaron a partir de células bacterianas.

Más aún, proponen que durante millones de años, células procariotas “simples” engulleron otras pero no las digirieron. La “naturaleza” —desprovista de inteligencia— encontró la forma no solo de modificar radicalmente la función de las células ingeridas, sino también de mantener a estas células adaptadas en el interior de las células “huéspedes” al momento de la reproducción.9

¿Qué dice la Biblia?

La Biblia declara que la vida en la Tierra es obra de una mente inteligente. Note su cristalina lógica: “Por supuesto, toda casa es construida por alguien, pero el que ha construido todas las cosas es Dios” (Hebreos 3:4). Otro pasaje dice: “ ¡Cuántas son tus obras, oh Jehová! Con sabiduría las has hecho todas. La tierra está llena de tus producciones.[... ] Hay cosas movientes sin número, criaturas vivientes, pequeñas así como grandes” (Salmo 104:24, 25).

¿Qué revelan las pruebas?

Los avances en microbiología han posibilitado la exploración del asombroso interior de las células procariotas más simples conocidas. Los científicos evolucionistas mantienen que las primeras células vivas debieron de parecerse algo a estas.

Si la teoría de la evolución es cierta, debe brindar una explicación convincente del modo como la primera célula “simple” se formó al azar. Si, por el contrario, la vida fue creada, debe haber prueba de diseño ingenioso hasta en la criatura más diminuta. ¿Qué le parece si vamos de excursión al interior de una célula procariota? En el trayecto, pregúntese si una estructura semejante pudo surgir por casualidad.

EL MURO PROTECTOR

Para visitar una célula procariota, tendremos que hacernos cientos de veces más pequeños que el punto que cierra esta oración. Nos separa del interior una membrana elástica y resistente que actúa como el muro que se construye alrededor de una fábrica. Se necesitarían 10. 000 capas de esta membrana para igualar el espesor de una hoja de papel. No obstante, la membrana celular es mucho más sofisticada que un muro. ¿En qué sentido?

Al igual que el muro que rodea la fábrica, la membrana protege el contenido celular de un entorno potencialmente hostil; pero no es sólida, pues permite que la célula “respire”, dejando que entren y salgan pequeñas moléculas, como las de oxígeno. La membrana bloquea asimismo el acceso no autorizado de moléculas más complejas que pueden ser dañinas, en tanto que retiene las que son útiles para la célula. ¿Cómo realiza estos prodigios?

Retomando la analogía de la fábrica, seguramente en las puertas del muro hay guardianes que regulan el flujo de entrada y salida de las mercancías. Del mismo modo, integradas en la membrana celular hay moléculas proteicas especiales que ejercen la función de puertas y guardianes.

Algunas de estas proteínas (1) presentan un orificio en el centro que solo permite el tránsito de ciertas moléculas. Otras están abiertas por un lado de la membrana y cerradas por el lado opuesto (2), con un sitio de enlace (3) que se acopla específicamente a una determinada sustancia. Cuando la proteína captura la carga, el lado que está cerrado se abre y la deja pasar a través de la membrana (4). Toda esta actividad tiene lugar en la superficie de hasta la célula más elemental.

EL INTERIOR DE LA FÁBRICA

Supongamos que el “guardián” ya nos ha dejado entrar. El interior de una célula procariota está lleno de un líquido acuoso rico en nutrientes, sales y otras sustancias que constituyen la materia prima con que la célula elabora los productos que necesita. El proceso de manufactura, sin embargo, no es aleatorio. Como una fábrica dirigida eficientemente, la célula organiza miles de reacciones químicas de tal manera que se produzcan en un orden y un horario fijos.

La célula pasa mucho tiempo sintetizando proteínas. ¿Cómo lo hace? Primero, la vemos fabricando unos veinte aminoácidos distintos (los bloques básicos de las proteínas), que luego envía a los ribosomas (5). Los ribosomas, comparables a máquinas automáticas, enlazan los aminoácidos en una secuencia precisa para fabricar una proteína específica. Así como las operaciones de una fábrica pueden ser gobernadas por un programa informático central, muchas funciones de la célula son gobernadas por un “programa informático”, o código, conocido como ADN (6). Los ribosomas reciben del ADN una lista detallada de instrucciones que les indican qué proteína construir y de qué manera (7).

El proceso es sencillamente prodigioso. Cada proteína se va plegando hasta adoptar una figura tridimensional única (8), la cual determina la tarea especializada que desempeñará. Imaginemos una cadena de producción de motores, donde las piezas deben construirse a la perfección para que los motores funcionen. Así mismo, las proteínas deben construirse con total precisión y adoptar la forma exacta para que realicen adecuadamente su función; de lo contrario, hasta podrían perjudicar a la célula.

¿Cómo llegan las proteínas desde el punto de fabricación hasta el lugar donde se las necesita? Cada una lleva una “etiqueta” con la dirección de entrega. Así, aunque se construyen y se envían miles por minuto, ninguna se pierde: todas alcanzan su destino.

¿Qué importancia tienen estos hechos?

Las complejas moléculas del ser vivo más simple no pueden reproducirse por sí solas. Fuera de la célula se descomponen, y dentro de ella son incapaces de duplicarse sin el auxilio de otras moléculas complejas. Para ilustrarlo: la producción de una molécula especial de energía llamada trifosfato de adenosina (ATP) requiere la presencia de enzimas, pero la producción de enzimas requiere energía del ATP. De manera similar, el ADN interviene en la formación de enzimas, pero las enzimas intervienen en la formación de ADN (abordaremos el estudio de esta molécula en la sección 3). Y otras proteínas solo pueden ser fabricadas por la célula, pero la célula solo puede fabricarse con proteínas.

El microbiólogo Radu Popa, quien no acepta el relato bíblico de la creación, preguntó en 2004: “ ¿Cómo puede la naturaleza crear vida cuando nosotros, teniendo todas las condiciones experimentales controladas, hemos fracasado? ”. 13 También dijo: “La complejidad de los mecanismos necesarios para el funcionamiento de una célula viva es tan vasta que su aparición simultánea al azar parece imposible”. 14

¿Qué opina?

La teoría de la evolución intenta explicar el origen de la vida en la Tierra descartando la intervención divina. No obstante, cuanto más descubre la ciencia sobre la vida, tanto menos probable es que esta apareciera de forma aleatoria. Para salvar el escollo, algunos científicos quieren distinguir entre la teoría evolucionista y la cuestión del origen de la vida; pero ¿Le parece a usted razonable?

La teoría de la evolución descansa en la noción de que una larga cadena de felices coincidencias dieron inicio a la vida. Luego sugiere que otra serie de accidentes produjeron la admirable diversidad y complejidad de todos los seres vivos. Ahora bien, si la teoría carece de fundamento, ¿Qué sucederá con los postulados que se apoyan en ella? Tal como un rascacielos sin cimientos no puede sostenerse, una teoría evolucionista incapaz de explicar el origen de la vida tampoco puede mantenerse en pie.

Tras este breve análisis de la estructura y función de una célula “simple”, ¿Qué observa usted: prueba de una cadena de sucesos fortuitos, o prueba de brillante diseño? Si aún no está seguro, veamos más de cerca el “programa maestro” que controla las funciones de todas las células.

[Notas]

No existen pruebas experimentales que confirmen este postulado.

Las enzimas son un ejemplo de proteínas sintetizadas por la célula. Cada una se pliega de una manera especial para acelerar una reacción química en particular. Cientos de ellas cooperan para regular las actividades celulares.

Algunas células humanas contienen aproximadamente diez mil millones de moléculas de proteína11 de centenares de miles de tipos diferentes. 12

[Ilustración y recuadro de la página 11]

¿A QUÉ VELOCIDAD SE REPRODUCE UNA CÉLULA?

Algunas bacterias hacen réplicas de sí mismas en menos de veinte minutos. Empiezan copiando todo el “programa informático” central y luego se dividen. En presencia de un suministro constante de combustible, podrían multiplicarse a un ritmo exponencial. Una sola generaría en tan solo dos días una colonia con un peso de más de dos mil quinientas veces el de la Tierra. 15 Las células más complejas también se reproducen vertiginosamente. Por ejemplo, las neuronas cerebrales de un bebé en el vientre de la madre se forman a un ritmo impresionante de 250. 000 por minuto. 16

Los fabricantes humanos suelen sacrificar la calidad de un producto en aras de la velocidad. ¿Cómo es posible, entonces, que las células se reproduzcan con tal celeridad y exactitud si son el resultado de hechos aleatorios, no dirigidos?
[Recuadro de la página 12]

HECHOS Y PREGUNTAS

*Hecho.
Las moléculas extraordinariamente complejas que constituyen la célula (ADN, ARN y proteínas) parecen diseñadas para funcionar conjuntamente.

Pregunta.

¿Qué le parece más probable: que el intrincado mecanismo de la página 10 sea el resultado de un proceso evolutivo ciego, o la obra de una mente inteligente?

*Hecho.
Algunos científicos eminentes dicen que hasta una célula “simple” es demasiado compleja para haber surgido por azar en la Tierra.

Pregunta.

Si hay científicos dispuestos a conjeturar que la vida provino de una fuente extraterrestre, ¿Sobre qué base se descarta que Dios sea dicha fuente?

[Ilustración de la página 10]


(Para ver el texto en su formato original, consulte la publicación)

La membrana celular cuenta con “guardianes” que solo permiten el tránsito de ciertas sustancias


[Ilustración de las páginas 10 y 11]

(Para ver el texto en su formato original, consulte la publicación)
la “fábrica” celular
Como una fábrica automatizada, la célula está llena de máquinas que ensamblan y despachan productos complejos

[Ilustraciones de las páginas 8 y 9]

¿Pudieron formarse al azar los más de doscientos tipos de células diferentes que constituyen el cuerpo humano?

NEURONA CEREBRAL

CÉLULAS OCULARES

CÉLULA ÓSEA

CÉLULAS MUSCULARES

GLÓBULOS ROJOS

[Ilustración de la página 9]

¿Pudo incluso una célula “simple” surgir a partir de componentes inanimados?

[Ilustración de la página 12]

Un rascacielos que carece de cimientos sólidos no puede sostenerse. ¿Se mantendrá en pie la teoría de la evolución si no puede explicar el origen de la vida?

Copiado. Quién lo desee puede pinchar en está página y descargárselo , y podrá ver las ilustracciones.

Http://www.jw.org/es/publicaciones/libros/? Start=12

o en esta página.
https://grupos.emagister.com/documento/el_origen_de_la_vida_/1555-1259477

Juan Morales
Ingeniero usa
Escrito por Juan Morales
el 25/09/2013

¿Abuelito?

©2000 por Jack T. Chick LLC


Page 2

Page 3

Page 4

Page 5

Page 6

Page 7

Page 8

Page 9

Page 10

Page 11

Page 12

Page 13

Page 14

Page 15

Page 16

Page 17

Page 18

Page 19

Page 20

Page 21

Page 22

Page 23