En este grupo En todos

Grupo de Estudios de la Biblia

Marco Carrasco Riquelme
Valparaiso, Chile
Escrito por Marco Carrasco Riquelme
el 04/03/2012

Entonces cual seria tu hipotesis del poblamiento antidiluviano

(gustavo es un plaser debatir con ud, gracias y bendiciones)

Gustavo Adolfo Cea Garay
Arquitectura universidad evangélica de...
Escrito por Gustavo Adolfo Cea Garay
el 05/03/2012

Como dije anteriormente, la tierra fue poblada por los descendientes de Adan, que se mezclaron entre si, hermanos con hermanas y sobrinos , un solo revoltijo, recuerdate que no habia una prohibicion.

Igualmente sucedio con los descendientes de Noe, porque todos estaban emparentados, porque todos los descendientes de Sem, Cam y Jafet estan alli puestas sus generaciones, que descienden de esas tres parejas.

Jakson Santos De Sousa
Barcelona, España
Escrito por Jakson Santos De Sousa
el 09/07/2012

"Dr. Montalvo Suero escribió:

Marco Antonio:


Entrando en el campo de la especulación, quisiera hablarte de las implicaciones que hubiese tenido si Adan y Eva hubieran tenido un hijo o hija en el Eden.


Primero: La Biblia declara que Adan fue el primer hombre, que de una misma sagre Dios hizo todas las naciones. Igualmente declara que por Adan todos somos pecadores, pues esta condición pasó a toda su descendencia.


Segundo: Si Adan hubiese tenido hijo en su estado de Inocencia, antes de la caída, esto significa que ese hijo o hija habría nacido sin pecado, en estado de pureza, y por lo tanto sería una raza distinta a la nuestra ya que no hubiese visto ni el ni su descendencia las consecuencias directas del pecado de Adan: Envegecimiento, muerte, dolor, o enfermedad, etc. Crees en los imortales? Yo no.


Suerte con tu tema.




"ola soy jakson,ermano primero solo se multiplica algo de lo ya existe,y dios dijo multiplicare tus dolores,y se uste esta tan seguro,de esso,explique me,quiem som essos del cap,6,4 de GN,pero mire que en el uno dice ombres en el seis dice hijos de dios e mas dice que nascieron gigantes, que te parece te digo si tuvieron hijos,dios te bendiga.




Dolores Muriel
Sevilla, España
Escrito por Dolores Muriel
el 11/07/2012

Aprecible Jakson

Permitame que le diga, esos hombres poderosos, gigantes que nos habla las Escrituras, eran los hijos de los ángeles que desobedecieron a Dios y tomaron a mujeres como esposas , sus hijos , sus eran hibridos, eran los grandes poderosos.

( Antes del diluvio universal, ángeles se unieron a Satanás al abandonar su puesto en los cielos y materializarse en forma humana para vivir en la Tierra (Génesis 6:1-4; Santiago 1:13-15). Cuando vino el Diluvio, todo indica que “los ángeles que pecaron” se desmaterializaron y regresaron a la región espiritual (2 Pedro 2:4; Génesis 7:17-24). Andando el tiempo se les llegó a conocer como demonios (Deuteronomio 32:17; Marcos 1:34))


Permitame : Si Adán y Eva hubiesen tenido hijos antes del pecado,serían todos ellos , perfectos, no hubiese sido necesario que Jesús bajara a la Tierra, para dar su vida en rescate, pues cualquiera de esos hijos perfectos , podría haber sido el rescate, un hombre perfecto por otro hombre perfecto. ( Romanos 5: 12 - 21 )

Si Adán y Eva hubiesen tenido hijos antes del pecado, como he dicho antes serian perfecto, y no hubiesen muerto , ( pues el pecado de Adán no tendría efecto en ellos , no hubiesen sido echados del jardín de Edén, ),. Se hubiesen salvado en el Diluvio igual que Noé y su familia y ellos todavía estarían vivos, En una palabra, habría por decirlo así , dos grupos de humanos , los perfecto , con vida eterna, y los descendientes de Adán, imperfectos, y como consecuencias muerte.

Supongamos que esos hijos perfectos tambien se rebelaron contra Dios y por eso murieron, esa idea no concuerda con lo que nos dice las Escrituras, pues según la Biblia Romanos 5:12 nos dice que por medio de un solo hombre entro el pecado en el mundo, y la muerte, no dice atraves de dos o tres hombres, sino por medio de uno.

Y por último, las Escrituras nos hablarian de ellos, y sabriamos sus nombres y el motivo de por que se rebelaron, los mismo que sabemos que Cain tenia celos de Abel y mató a su hermano, y que aparte de muchos mas hijos y hijas , ( Génesis 4: 2 - 26 ; Génesis 5: 4 ; 1 JUan 3: 11, 12; tuvieron otro hijo cuando tenía Adán ciento treinta años de edad. A Set. Antepasado de Noé , del cual venimos toda la raza humana de la actualidad. . (Gé 4:17, 25, 26; 5:3-8; 1Cr 1:1-4; Lu 3:38.)

Según la historia y según las Escrituras todos somos imperfecto, y morimos, tenemos la oportunidad de tener vida eterna , gracias a Jesús.



Un saludo, Dolores.

Jaime Alfonso Celi Múnera
Derecho y ciencias políticas universid...
Escrito por Jaime Alfonso Celi Múnera
el 11/07/2012

Hola, Dolores: Cuando afirmas que la primera pareja "tuvieron otro hijo cuando tenía Adán ciento treinta años de edad. A Set Antepasado de Noé, del cual venimos toda la raza humana de la actualidad", estás en un error al hacer esta última observación.

Si atiendes al texto bíblico ( Génesis 4, 17 - 24 ), Caín y su mujer también tuvieron su propia descendencia, pero debido al crimen cometido, Caín fue desheredado y - por tanto - su linaje no engendró al pueblo hebreo y de su historia y la de sus descendientes no se ocupa el texto bíblico.

De otro lado, en Génesis 5, 4 se afirma que < vivió Adán después de engendrar a Set ochocientos años, y engendró hijos e hijas> por lo que es claro que la descendencia de la primera pareja no se limitó a Caín, Abel y Set.

Dolores Muriel
Sevilla, España
Escrito por Dolores Muriel
el 12/07/2012

Hooola Jaime Alfonso

Perdoneme usted, quizás no me he expresado bien. Adán y Evá tuvieron muchos hijos y hijas. En las Escrituras solo se mencionan a tres. Cain, Abel y Set. ¿Por qué se mencionan por nombre solo a estas tres personas? Quizás porque Caín fue el primer homicida en la historia. Abel, era una persona, leal a Jehová y Jehová lo bendecia. Y por último Set, fue también bendecido, por Jehová pues todos nosotros somos descendientes de él.

Génesis 4: 25 , 26 " Y Adán procedió a tener coito otra vez con su esposa, de modo que ella dio a luz un hijo y lo llamó por nombre Set, porque, según dijo ella: “Dios ha nombrado otra descendencia en lugar de Abel, porque Caín lo mató”. 26 Y a Set también le nació un hijo, y él procedió a llamarlo por nombre Enós. En aquel tiempo se dio comienzo a invocar el nombre de Jehová "

Génesis 5 : 6 " Y Set siguió viviendo ciento cinco años. Entonces llegó a ser padre de Enós . 7 Y después de engendrar a Enós, Set continuó viviendo ochocientos siete años. Entretanto, llegó a ser padre de hijos e hijas. 8 De modo que todos los días de Set ascendieron a novecientos doce años, y murió."

1 Crónicas 1 : 1-4 " Adán, Set, Enós, 2 Quenán, Mahalalel, Jared, 3 Enoc, Matusalén, Lamec, 4 Noé , Sem, Cam y Jafet.

Lucas 3 : 36- 38 "
hijo] de Cainán, [hijo] de Arpaksad, [hijo] de Sem, [hijo] de Noé, [hijo deLamec,37 [hijoMatusalén, [hijo] de Enoc, [hijo] de Jared, [hijo] de Mahalaleel, [hijo] de Cainán, 38 [hijo] de Enó s [hijo] de Set , [hijo] de Adán, [hijo] de Dios.

Como puede usted comprobar , toda la humanidad actual venimos de Set. Pues Set, era el antepasado de Noé, y sobra decir que todos somos descendientes de Noé.

Quizás en el mensaje anterior, me concentré tanto en razonar de que Adán y Eva, no tuvieron hijos dentro de Edén, es decir antes de pecar, que me olvidé que Adán y Eva. Tuvieron hijos y hijas, aunque no se nos dice los nombres, pues no sobresalieron, es decir, no tuvieron nada que ver con el propósito de Dios.

Un cordial saludo. Dolores



Jaime Alfonso Celi Múnera
Derecho y ciencias políticas universid...
Escrito por Jaime Alfonso Celi Múnera
el 12/07/2012

Hola, Dolores: Debes ser consciente de que cuando la Biblia hace referencia a nombres propios (como Caín, Abel y Set ) debemos caer en la cuenta que dichos nombres, por sí mismos, ya significan algo.

El nombre Caín parece ser que proviene de la palabra qayin , ya que en Génesis 4, 1 Eva concibió y parió a su hijo diciendo: < He alcanzado ( qaniti) de Yahvéh un varón>; un relato posterior deriva su nombre de la palabra qaneh , que significa junco o tallo.

Dependiendo de como se escribía antiguamente, el nombre de Abel puede tener varios significados: la palabra hebel significa soplo, nada, fugacidad, haciendo referencia a la vida humana y en tal sentido la encontramos empleada en el Salmo CXLIV, 4 y en Job 7, 16 . En la versión de la Septuaginta , la palabra hebhel es traducida como Abel , que vertida al hebreo se convierte en abhel o ebhel , que significa aflicción o pena.

La etimología del nombre de Set proviene - al parecer - del texto bíblico que relata que cuando Eva parió a su nuevo hijo, dijo: <Dios me ha asignado ( shath ) otro descendiente por Abel, a quien mató Caín>, con lo que el nombre de Set significaría consuelo.

Jakson Santos De Sousa
Barcelona, España
Escrito por Jakson Santos De Sousa
el 12/07/2012

Bueno si,esta bien pero quiem eran estos,pq LC. 20. 34. 36 nos declara algo,y no son angeles,pq la biblia enseña que el diablo e sus demonios,estan por el aire,y 1 pdr,3.19.20 nos diz algo acerca. De esso. Vale si por pecar en el cielo dios no les prendio pq iva acierlo haora,y se es verdad,lo que dices no cres que estarian aciendo igual se pudieron hacer antes. Pq satanas sigue lo mismo desde el principio. Pq esso no,es q no veo gigantes.

Dolores Muriel
Sevilla, España
Escrito por Dolores Muriel
el 13/07/2012

Sr. Jakson Santos

Gracias por sus palabras. ¿Qué le parece si analizamos por favor Lucas 20: 28- 38. Gracias.

Los saduceos del tiempo del ministerio terrestre de Jesús, rehusaban creer e la resurrección y señalaron a lo que pensaban que era un problema invencible. Le dijeron a Jesús :

“Maestro, Moisés nos escribió: ‘Si el hermano de algún hombre muere teniendo esposa, pero ésta quedó sin hijos, su hermano debe tomar la esposa y levantar prole de ella a su hermano. ’ Pues bien, hubo siete hermanos; y el primero tomó esposa y murió sin hijos. Así el segundo, y el tercero la tomó. Igualmente los siete; no dejaron hijos, sino que murieron. Por último, murió también la mujer. Por consiguiente, en la resurrección, ¿De cuál de ellos llega a ser esposa? Porque los siete la tuvieron por esposa. ”—Lucas 20:28-33.

Jesús les expuso lo equivocado del razonamiento de los saduceos. Y dio énfasis a la seguridad de la promesa de la resurreción. Les dijo :

“Los hijos de este sistema de cosas se casan y se dan en matrimonio, pero los que han sido considerados dignos de ganar aquel sistema de cosas y la resurrección de entre los muertos ni se casan ni se dan en matrimonio.... Pero el que los muertos son levantados aun Moisés lo expuso, en el relato acerca de la zarza, cuando llama a Jehová ‘el Dios de Abrahán y Dios de Isaac y Dios de Jacob. ’ Él no es Dios de muertos, sino de vivos, porque para él todos ellos viven. ”—Lucas 20:34-38.

Basándose en la respuesta de Jesús a los saduceos, algunos pudieran perturbarse debido a que él dijo que no habrá casamiento entre los que son levantados de entre los muertos. Pudieran hasta pensar que sin matrimonio la resurrección es algo indeseable, que no les sería de beneficio

Sin embargo, cuando se razona en cuanto a la respuesta de Jesús, hacemos bien en recordar que somos imperfectos. Nuestros gustos y disgustos están acondicionados en gran medida por las cosas a las cuales nos hemos acostumbrado. Por eso, nadie tiene realmente base alguna para estar seguro de que no le gustarían las provisiones futuras que Dios hará para los resucitados. Además, no se han suministrado todos los detalles. Esto ha sido verdaderamente una bondad por parte de Dios. Hay que considerar que, como humanos imperfectos, al principio pudiéramos reaccionar desfavorablemente a cosas que realmente llenarían nuestra vida de gozo si estuviéramos en estado de perfección. Por lo tanto pudiera ser que esos detalles estén más allá de lo que actualmente podamos recibir. Cristo Jesús mostró percepción y consideración de las limitaciones de las criaturas humanas imperfectas, como se desprende de lo que dijo a sus discípulos en una ocasión: “Tengo muchas cosas que decirles todavía, pero ustedes no las pueden soportar ahora. ”—Juan 16:12.

Los que alcanzarán una resurrección a vida inmortal de espíritus en los cielos no tienen concepto alguno de lo que eso será. No pueden compararlo con nada de lo que conocen en la Tierra. Sus cuerpos serán completamente diferentes. Todas las distinciones de sexo que son pertinentes a las criaturas humanas serán cosas del pasado para ellos. Por eso no puede haber matrimonio entre los que son levantados a la vida como espíritus en los cielos porque todos ellos juntos como cuerpo llegan a ser la “novia” de Cristo.

Pero, ¿Qué hay de los que vuelven de entre los muertos a la vida en la Tierra? ¿Se les volverá a unir con sus cónyuges de matrimonio anteriores? No hay declaración alguna en la Biblia que indique que esto sucederá. Las Escrituras muestran definitivamente que la muerte disuelve el matrimonio. Romanos 7:2, 3 dice: “La mujer casada está atada por ley a su esposo mientras éste vive; pero si muere su esposo, queda desobligada de la ley de su esposo... De modo que no es adúltera si viene a ser de otro hombre ".

Me ha parecido entender que usted dice que no ve gigantes. Ejej (sonrio) es cierto , recuerde que estos gigantes , estos hombres poderosos existieron antes del diluvio.

Fruto de sus relaciones con aquellas mujeres, estos hijos angélicos de Dios engendraron seres que poseían una fuerza extraordinaria y que llegaron a ser conocidos por el término hebreo nefilim . La Biblia relata: “Los nefilim se hallaban en la tierra en aquellos días, y también después, cuando los hijos del Dios verdadero continuaron teniendo relaciones con las hijas de los hombres y ellas les dieron a luz hijos, estos fueron los poderosos que eran de la antigüedad, los hombres de fama” (Génesis 6:4). Los nefilim eran seres temibles. Su nombre significa “derribadores”, los que hacen caer a otros. Eran asesinos cuyos actos violentos probablemente dieron origen a antiguos mitos y leyendas.

La descripción bíblica de aquella generación deja patente que la corrupción estaba profundamente arraigada y muy generalizada. Las Escrituras indican que “la maldad del hombre abundaba en la tierra, y que toda inclinación de los pensamientos del corazón de este era solamente mala todo el tiempo. Y la tierra [... ] se llenó de violencia [... ], porque toda carne había arruinado su camino sobre la tierra” (Génesis 6:5, 11, 12).

Jehová trajo el diluvio, los ángeles se destamaterializaron y subieron a la región de los espíritus , pero, sus hijos, los nefilim, murieron ahogado, por eso, no existen, sus hijos eran materia, es decir carne y sangre, no eran espíritus.

Un saludo cordial. Dolores.

P/D

Desde que ocurrio el diluvio Dios a estos ángeles rebelses los confinó a "hoyos de densa oscuridad para que fueran reservados para juicio" (2 Pedro 2 : 4) Ya no podrían materializar sus cuerpos carnales para vivir en la Tierra.


Jakson Santos De Sousa
Barcelona, España
Escrito por Jakson Santos De Sousa
el 13/07/2012

Ola,solo una pregunta,entoces dices que los angeles,tienen deseos carnales,como el hombre? Y pq solo en esse passaje y en job.1.6 y en otros capitulos del mismo,job. Dice los hijos de Dios,no veo en otro passage biblico,essa referencia,,de dios llamar a sus angeles de hijos,y se son los angeles caidos pq tenian que presentar-se en el cielo delante de DIOS. Es como que no hay sentido alguno los demonios explicando,sus vidas a Dios se el ya ver todo,com nossotros es destinto,fallamos sabemos q el señor nos ver pero la diferencia es q,nos arepentimos,de nustros fallos,ellos no e aun q lo icieran no creo q Dios los perdonaria asi como passo com esau,busco el perdon com lagrimas,pero no fue oido,,,pq se sabe q satanas va el cielo para acusarnos. No pq tenga q a tempos y tempos presentar-se delante de Dios,se fuera asi creo q tendriamos q tener mas referencias biblicas... Saludos

Dolores Muriel
Sevilla, España
Escrito por Dolores Muriel
el 14/07/2012

Hola Señor Jakson

Los ángeles no tienen las necesidades que tenemos los humanos. Jehová Dios no los creo con necesidades carnales, pues los ángeles no son carnales , son seres espirituales, no se les dijo que procrearan y lleanran la Tierra, ese mandato fue a los humanos.

Jehová no ha creado nada con defectos. Toda su creación es perfecta, Satanás no fué creado egoista, ni prepotente, ni arrogante ni rebelde, él se hizo asi, él determino rebelarse y querese hacer igual a Jehová, y con los ángeles que tomaron esposas , es decir mujeres y procrearon, ellos decidieron hacerlo, no tenían ninguna necesidad.

Satanás hasta el año 1914 podía subir al cielo, no a dar cuenta de nada. Pues es el enemigo de Jehová ,mas bien a desafiar a Jehova. Proverbios 27 : 11 " Sé sabio , hijo mio, y regocija mi corazón, para que pueda responder al que me está desafiando con escarnio."

¿Por qué digo que ya no está en los cielos? El libro de Revelación nos dice que iba a ver una guerra en los cielos y sería expulsado. Revelación 12: 7- 10 " Y estalló guerra en el cielo: Miguel y sus ángeles combatieron con el dragón, y el dragón y sus ángeles combatieron, 8 pero este no prevaleció, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. 9 De modo que hacia abajo fue arrojado el gran dragón, la serpiente original, el que es llamado Diablo y Satanás, que está extraviando a toda la tierra habitada; fue arrojado abajo a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados abajo con él. 10 Y oí una voz fuerte en el cielo decir:

“ ¡Ahora han acontecido la salvación y el poder y el reino de nuestro Dios y la autoridad de su Cristo, porque ha sido arrojado hacia abajo el acusador de nuestros hermanos, que los acusa día y noche delante de nuestro Dios!."

Esto convencida, según las señales o prefecías que las Escrituras nos dicen que eso ocurrio en el 1914


Un Saludo. Dolores.



Jaime Alfonso Celi Múnera
Derecho y ciencias políticas universid...
Escrito por Jaime Alfonso Celi Múnera
el 14/07/2012

Hola, Dolores: Yo no estaría tan seguro de la afirmación que haces, en el sentido de que "Los ángeles no tienen las necesidades que tenemos los humanos. Jehová Dios no los creó con necesidades carnales, pues los ángeles no son carnales, son seres espirituales...".

Por el contrario de lo que afirmas, en Génesis 6, 1 - 2 se dice que < Cuando comenzaron a multiplicarse los hombres sobre la tierra y tuvieron hijas, viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron de entre ellas por mujeres las que bien quisieron>. De dichas uniones surgieron los gigantes, como afirma Génesis 6, 4 .

Este pasaje bíblico ha dejado perplejos a muchos eruditos, ya que no es fácil su interpretación. Así, si los ángeles son seres espirituales, cómo lograron copular con las mujeres y engendrarles hijos?.

Si investigas con cuidado, verás que muchas fuentes hebreas primitivas señalaban que los ángeles eran seres sustanciales y materiales. Por el Talmud nos enteramos que los ángeles, una vez creados, cantan un himno de alabanza a Dios y expiran súbitamente, sólo para renacer de nuevo al día siguiente.

La Iglesia primitiva sostenía que los ángeles existían incluso antes de la Creación o , al menos, que fueron creados al final del segundo día de ésta, en un mismo momento y con la característica de su inmortalidad. Posteriormente, la Iglesia católica varió su afirmación y comenzó a sostener que los ángeles son seres puramente espirituales y que, por tanto, carecen de sustancia o materia; obviamente, al ser espíritus, no pueden engendrar o reproducirse.

Debes tener en cuenta, además, que existe un libro bíblico que no forma parte del canon cristiano, que es el Libro de Enoc . En dicho texto se registra que doscientos Bene ha Elohim (Vigilantes o Hijos de Dios), descendieron al monte Hermón y - en un principio - ayudaron a los arcángeles en la creación del Edén y, al mismo tiempo, enseñaron a la raza humana las artes de la civilización. Sin embargo, al ver a las mujeres, fueron seducidos por éstas. Sobre el particular, un Sumo Pontífice de la Iglesia Católica se atrevió a declarar que estos ángeles procedían de un décimo orden de coros celestiales, diferente por completo a los primeros nueve, ya que tenían materia y por tanto, podían copular con las mujeres.

En otro debate, dentro del Grupo de Religión, manifesté que algunos eruditos creen que el origen de este mito puede radicar en la llegada a Palestina de pastores hebreos, de gran estatura, posiblemente a comienzos del II milenio antes de Cristo, y su incorporación a la sociedad existente en dicho territorio mediante el casamiento. Interpretan entonces que la expresión < Hijos de El> (Hijos de Dios) significaría "los adoradores propietarios de ganado del dios - toro semita El " ; y la expresión < Hijas de Adán> (Hijas de los hombres) se interpretaría como "mujeres de la tierra" ( adama ), es decir, agricultoras cananeas adoradoras de la Gran Diosa Madre, notorias por sus orgías y su prostitución prenupcial.

Jakson Santos De Sousa
Barcelona, España
Escrito por Jakson Santos De Sousa
el 16/07/2012

Ola me parece bien,un saludo pero hay algo mas lo que passo en 1914 fue por causa de la 1 guierra mundial y no por lo que dice apocalipse,cap.12.pq essa profecia es para los ultimos dias. Despues q la iglesia for arrebatada. 12,6 son los ultimos 3 años y medio. De gran tribulacion,essa mujer simboliza israel.

Jaime Alfonso Celi Múnera
Derecho y ciencias políticas universid...
Escrito por Jaime Alfonso Celi Múnera
el 16/07/2012

Hola, a todos: Hay que advertir que sobre este tema, la unión de un mortal con un dios o con un ser espiritual, existe también un mito ugarítico según el cual el dios El sedujo a dos mujeres y engendró dos hijos divinos, Shahar (que significa Aurora , que aparece como una divinidad alada en el Salmo CXXXIX, 9) .y Shalem (que significa Perfecto ). También es digno de mencionarse que se decía que el hijo de Shahar era el ángel caído Helel , como figura en Isaías 14, 12 . Pudiera ser - entonces - que el mito ugarítico se entremezcló con el acontecimiento de la unión de los pastores hebreos con las mujeres cananeas dando lugar al singular relato que aparece reseñado en el texto bíblico.

Dolores Muriel
Sevilla, España
Escrito por Dolores Muriel
el 17/07/2012

Un saludo. Dolores. Hooola Sr. Jaime.

Estoy convencida de que Jehová Dios no creo a los ángeles con las necesidades sexuales, porque Jehová es un Dios de amor, y todo lo que veo a mi alrededor , me demuestra su amor, cuando veo las flores, su aroma, cuando disfruto de una buena comida, veo su amor, el ser humanos hubiésemos podido vivir, de hecho se puede vivir sin olfato, sin tener el sentido del sabor, sin ver los colores, pero no me dirá que no disfrutamos mucho más de la vida con esos sentidos. Jehová Dios no hubiese creado a los ángeles con necesidades sexuales, sin darle la oportunidad de satisfacerlas, no hubiese sido amoroso.

El hombre tenia, o tenemos las necesidades sexuales, y podemos procrear, pero no olvide que cuando Dios creo Adán y Eva, con esas necesidades, tenía que cumplir la misión de procrear y llenar la tierra de seres humanos, al mismo tiempo que cumplían su cometido, disfrutaban. A los ángeles ¿Con qué propósito les iba a dar las necesidades sexuales.?

Los ángeles fueron creado perféctos , son seres espirituales. Satanás se hizo el así mismo, egoísta, rebelde, mentiroso, asesino, etc. Etc. No lo hizo Dios así, pues con los que se rebelaron y tomaron mujeres, ellos , quisieron saber lo que sentían los hombres, tomaron mujeres y procrearon.

Recuerde que otros ángeles también se materializaron, con el propósito de cumplir la voluntad de Dios.

Cuando Dios esparció a los seres humanos confundiendo los lenguajes cuando la torre de babel, de allí salieron muchas religiones , y en todas ellas, hay un diluvio, hay gigantes , hay dioses , pero recordemos que estas personas eran desobedientes a Dios, así que no esperemos que contaran la realidad de los hechos, de ahí, parece que viene toda la mitología antigua.

Recuerde según la ciencia, de la energía se hace materia, ellos , los ángeles son espírítus, es decir , energía, podían materializarse y hacerse iguales a los hombres, digo, podían, porque desde el diluvio, Dios ya no les permite materializarse. Desde entonces los demonios pueden hacernos ver imágenes, pueden hacernos sentir cosas, pero. No pueden convertirse en seres humanos en carne y sangre.

Un saludo. Dolores.



Jaime Alfonso Celi Múnera
Derecho y ciencias políticas universid...
Escrito por Jaime Alfonso Celi Múnera
el 17/07/2012

Hola, Dolores: Por qué siempre crees que Dios es el que obra?. Bien pudieron los ángeles aprender de los hombres, por imitación. El punto es que si son seres espirituales no pueden tener órganos sexuales, ni procrear. Y estos ángeles procrearon hijos con las mujeres terrenales. La prueba de que los ángeles no son perfectos es - precisamente - que fueron lascivos y cayeron tentados por los atributos físicos de las mujeres. Si los ángeles fueran perfectos, no hubieran caído en la tentación.

De otro lado, afirmar que Satán "se hizo él así (sic) mismo, egoísta, rebelde, mentiroso, asesino, etc. " resulta ser una evidente contradicción pues si Dios no creó el Mal, entonces de dónde salió éste?. En otras palabras, Dios, desde que creó a los ángeles, sabía que uno de ellos iba a liderar una rebelión en su contra y se iba a apartar de su lado, o el Mal tiene entidad propia y - por tanto - es un principio esencial del Universo, junto con el Bien, y ejerce el papel de antagonista perpetuo.

Así mismo, es prejuicioso y completamente falso afirmar que como las personas no creen en el Dios de Israel, son propensas a la falsedad y a la mentira, cuando afirmas que como creían en otros dioses "no esperemos que contaran la realidad de los hechos". El argumento es de una pobreza conceptual tremenda al concluir que de la desobediencia del dios hebreo surgió "toda la mitología antigua". Vaya manera de interpretar la Historia y las diferentes culturas.

Por último, una acotación sobre la aseveración de que los ángeles, después del Diluvio, ya no pueden materializarse porque Dios no lo permite. De dónde se extrae tal estupidez? Si el argumento primordial es que los ángeles son seres perfectos, Dios debió haberlos creado espirituales o materiales, desde el momento mismo en que los hizo. Si les dio la posibilidad de materializarse y luego se arrepintió y les prohibió volver a hacerlo, hay que concluir - forzosamente - que los ángeles no son seres perfectos ya que lo perfecto jamás se modifica pues fue creado para no tener variación alguna; cuando algo se modifica, deja de ser perfecto.

Dolores Muriel
Sevilla, España
Escrito por Dolores Muriel
el 18/07/2012

Hoooola Señor Jaime

Quizás no me expliqué bien, pero era lo que deseaba decir, que los ángeles ellos mismos decidieron experimentar las sensaciones de los hombres. Con respecto a Satánas , por favor, digame donde dice las Escrituras que Dios ya sabia desde el principio que uno de ellos se iba a hacer rebelde? Para mi entender , usted me esta diciendo que Dios hizo o creo a un ser imperfecto. Toda la creación de Dios es perfecta, pero no se olvide a todos nosotros es decir ángeles y humanos nos dio libre albedrio, podemos hacer su voluntad o hacer lo que nos apetezca. Y asi sucede tanto en humanos como en ángeles. Adán era perfecto, pero. Dejo de ser perfecto, su perfección estaba en su relacción con Dios, al cortar su relación con Dios evidentemente dejo de ser perfecto.

Creo que no sé explicarme , cuando un ángel se materializaba , se hacia exactamente igual a los hombres, con sus capacidades de reproducción, no solo obtenía ojos que ven, manos que se mueve, piernas que andan, corazón que late, sino todo,eran completamente hombres.

Recordemos un poco por favor. Durante los primeros diecisiete siglos de existencia humana, se hablaba una sola lengua, “un solo conjunto de palabras” (Gén. 11:1). Pero las cosas cambiaron cuando estalló la rebelión de los días de Nemrod. Desobedeciendo las órdenes de Jehová, un grupo de personas se reunió en lo que más tarde se conocería como Babel con la firme intención de quedarse a vivir allí. Emprendieron la construcción de una enorme torre, pero no para darle gloria a Dios, sino para hacerse “un nombre célebre”. Por eso, Jehová los confundió haciendo que hablaran idiomas distintos y así los obligó a diseminarse por toda la Tierra ( Génesis 11:4-8).

Estas personas que se reunieron con el propósito de hacer esta torre, decidieron desobedecer los mandatos de Dios de esparcerse por toda la tierra, ha estas personas me referia en cuando dije , que cuando se esparcieron por la tierra y contaron a sus descendientes lo ocurrido con el diluvio, los néfilim fueron contaron la historia que con el tiempo fueron desvirtuando. Y evidentemente no hay pruebas, pero esto no es algo que me este inventando,

Muchas mitologías antiguas contienen historias de semidioses, gigantes y una catastrófica inundación. Por ejemplo, la epopeya acadia de Gilgamés menciona un diluvio, un barco y sobrevivientes, y describe a Gilgamés como un semidiós violento y lujurioso. La mitología azteca habla de un mundo antiguo habitado por gigantes y de un gran diluvio. Las sagas escandinavas cuentan la historia de una raza de gigantes y de un sabio llamado Bergelmir, que logró sobrevivir con su mujer en un gran bote que había construido. El testimonio conjunto de estas leyendas corrobora lo que la Biblia dice: que la humanidad desciende de los sobrevivientes de un diluvio que anegó un malvado mundo antiguo.

¿Por qué creo que los ángeles ya no pueden materializarse? Pues me baso en este texto 2 Pedro 2: 4 , es lo que yo entiendo.

Dolores Muriel
Sevilla, España
Escrito por Dolores Muriel
el 18/07/2012

Señor Jaime Alfonso.

Perdoneme si no me he expreado bien, pero , para nada era mi intención decir que las personas que creen en otros dioses son mentirosas, o falsas. No, señor, no, yo queria decir que los que apoyaron a Nemrod, conocido como poderoso opositor a Jehová,( Capitulo 10 de Génesis ; Gén. 10:9 ) esas personas, cuando contaron lo ocurrido, quizás no dijeran toda la verdad, del por que de los por qué, y con el trascurso de tiempo según se iba contando el pasado, poco a poco fueron originandose los mitos, en los cuales, todos ellos tienen algo de verdad, es decir un diluvio, y hombres poderosos.

De hecho estoy convencida que hay personas buenas honradas en todas las religiones, y doy testimonio de que hay personas evolucionistas o agnósticas, con una ética, y honradez, que muchos de los que se llaman creyentes, podría tomar ejemplo.

Un saludo. Dolores.

Jaime Alfonso Celi Múnera
Derecho y ciencias políticas universid...
Escrito por Jaime Alfonso Celi Múnera
el 18/07/2012

Hola, Dolores: Uno de los atributos de Dios es la omnisciencia , es decir, la capacidad de saberlo todo. Por tanto, si Dios tiene ese atributo, es obvio que desde el instante mismo de la creación de los ángeles ya sabía que uno de ellos iba a renegar de su credo y a encabezar una rebelión. El problema de los dogmatismos religiosos es que no cuestionamos si sus verdades son ciertas e indudables. Es verdaderamente innecesario sostener que Dios hizo todo perfecto, cuando el mundo me demuestra que evidentemente está lejos la perfección. Por tal motivo hay una contradicción palmaria en su interpretación pues si Dios permite el libre albedrío y a través del libre albedrío el hombre puede hacer el mal o el ángel puede experimentar la sensación lasciva del hombre, haciendo que hombre y ángel transgredan la ley divina cuando voluntariamente se apartan de ella, ineludiblemente se tiene que concluir que sus acciones generan la imperfección y, por ende, podemos argumentar que Dios también es el padre de las cosas imperfectas. De otro lado, cuando se sostiene - como usted lo hace - que "toda la creación de Dios es perfecta", se cae en la contradicción cuando dicha frase se contrasta con la noción del "pecado". Por esencia, el pecado es imperfección; por tanto, si "toda la creación de Dios es perfecta", de dónde entonces surgió el pecado?. Un simple examen lógico del asunto la llevará a entender que el argumento esgrimido por usted no es defensable pues por esta vía se tendría que concluir que Dios es el padre del pecado ya que Él hizo toda la creación perfecta. Ahora bien: si Dios no es el creador del pecado, entonces tendremos que concluir que el pecado surge o tiene su génesis en otra fuente distinta a la divina, como sería el concepto del Mal, entendido como entidad autónoma e independiente del concepto de Dios (esencialmente Bueno) y, por tanto, estaríamos sosteniendo una tesis dualista en la que el Bien y el Mal son antagonistas perpetuos pues ambos conceptos son irreductibles entre sí.

Dolores Muriel
Sevilla, España
Escrito por Dolores Muriel
el 19/07/2012

Sr. Jaime Alfonso

Lo que usted me plantea es ¿Sabe Dios de antemano todas las acciones futuras de todas sus criaturas, tanto celestiales como humanas?Y ¿Predetermina Dios tales acciones o hasta preordina cuál será el destino final de todas sus criaturas, aun antes de que hayan llegado a existir?

O, ¿Ejerce quizás Dios su presciencia de manera selectiva o a voluntad, de modo que solo prevea o preconozca lo que opte por prever o preconocer? Y, en lugar de determinar el destino eterno de sus criaturas antes que lleguen a existir, ¿Espera hasta poder juzgar su proceder en la vida y la actitud que demuestren al estar bajo prueba? Las respuestas a estas preguntas solo pueden hallarse en las Escrituras y en la información que en ellas se da sobre los tratos de Dios con sus criaturas, así como en aquellas cosas que Su Hijo Jesucristo reveló. (1Co 2:16.)

La doctrina de que Dios ejerce su presciencia hasta un grado infinito y predetermina o preordina el proceder y el destino de todos los individuos es conocida con el nombre de predestinacianismo. Sus defensores razonan que la Divinidad y la perfección de Dios requieren que sea omnisciente (que todo lo sabe), no solo tocante al pasado y al presente, sino también tocante al futuro. Según este concepto, el que Dios no preconociera todos los asuntos hasta en los mínimos detalles sería muestra de imperfección. Casos como el de Esaú y Jacob, los hijos gemelos de Isaac, se presentan como prueba de que Dios predetermina el futuro de sus criaturas antes de que nazcan (Ro 9:10-13); también se citan textos como Efesios 1:4, 5 en prueba de que Dios preconoció y predeterminó el futuro de todas sus criaturas aun antes del principio de la creación.

Para que este punto de vista fuera acertado, tendría que armonizar con todos los factores expuestos hasta ahora, lo que incluiría la explicación bíblica de las cualidades, normas y propósitos divinos, así como la relación justa de Dios con sus criaturas. (Rev 15:3, 4. ) Sería conveniente, por lo tanto, analizar las implicaciones de la doctrina del predestinacianismo.

Aceptar este concepto implicaría suponer que, gracias a su presciencia, Dios preconoció y predeterminó antes de la creación de los ángeles y del hombre el comportamiento de dicha creación, incluso la rebelión de uno de sus hijos celestiales, la posterior rebelión de la primera pareja humana (Gé 3:1-6; Jn 8:44) y todas las penosas consecuencias de esa rebelión, tanto hasta el día de hoy como para un futuro. Esto significaría forzosamente que toda la maldad que se ha producido durante la historia (crimen e inmoralidad, opresión y sufrimiento, mentira e hipocresía, adoración falsa e idolatría) existía en un tiempo, antes de la creación, en la mente de Dios, debido a su preconocimiento del futuro hasta los más mínimos detalles.

El que el Creador de la humanidad verdaderamente hubiera ejercido su poder para preconocer todo lo que la historia ha visto desde la creación del hombre querría decir que cuando Él declaró: “Hagamos al hombre” (Gé 1:26), en realidad habría estado poniendo en marcha deliberadamente toda la iniquidad practicada desde aquel tiempo. Estos hechos ponen en tela de juicio lo razonable y consecuente del concepto predestinaciano, en particular en vista de que el discípulo Santiago muestra que el desorden y otras cosas viles no se originan de los cielos, sino que son de fuente “terrenal, animal, demoníaca”. (Snt 3:14-18.)

¿Ejerce Dios
la presciencia hasta un grado infinito? Razonar que el que Dios no preconociera todos los sucesos y circunstancias futuras en pleno detalle revelaría imperfección en realidad denota un concepto arbitrario de lo que es perfección. La perfección propiamente definida no presupone términos tan absolutos e inclusivos, puesto que, en realidad, el que algo sea perfecto radica en que esté a la altura de las normas de excelencia impuestas por alguien capacitado para juzgarlas. (Véase PERFECCIÓN. ) En el fondo, los factores decisivos que han de determinar si algo es perfecto o no son la propia voluntad y el beneplácito de Dios, no las opiniones o conceptos humanos. (Dt 32:4; 2Sa 22:31; Isa 46:10.)

Exammine por favor el siguiente ejemplo: La omnipotencia de Dios es innegablemente perfecta e infinita. (1Cr 29:11, 12; Job 36:22; 37:23. ) No obstante, la perfección de su poder no requiere que haga uso de la plenitud de su omnipotencia en cualquier caso dado o en todos ellos. Es obvio que no lo ha hecho, pues, de haber sido así, no solo hubiese destruido algunas ciudades y naciones antiguas, sino que hace mucho que hasta la propia Tierra y todo cuanto hay en ella habrían sido destruidos por la expresión de sus juicios y poderosas manifestaciones de desaprobación, como ocurrió en el Diluvio y en otras ocasiones parecidas. (Gé 6:5-8; 19:23-25, 29; compárese con Éx 9:13-16; Jer 30:23, 24. ) Por lo tanto, el ejercicio que Dios hace de su fuerza no es una liberación de poder ilimitado, sino que está controlada por su propósito, y cuando se merece, atemperado por su misericordia. (Ne 9:31; Sl 78:38, 39; Jer 30:11; Lam 3:22; Eze 20:17.)

De manera similar, si en determinados asuntos Dios opta por hacer uso de su facultad infinita de presciencia de manera selectiva y solo hasta cierto grado, nadie, ni humano ni ángel, tiene derecho a decirle: “ ¿Qué estás haciendo? ”. (Job 9:12; Isa 45:9; Da 4:35. ) Por lo tanto, no es una cuestión de capacidad, es decir, de lo que Dios puede prever, preconocer o predeterminar, porque “para Dios todas las cosas son posibles” (Mt 19:26), sino de lo que Dios considere conveniente preconocer y predeterminar, porque “todo lo que se deleitó en hacer lo ha hecho”. (Sl 115:3.)

Presciencia selectiva. La opción al predestinacianismo, el ejercicio selectivo de la presciencia de Dios, tendría que estar de acuerdo con sus propias normas de justicia y ser consecuente con lo que Él revela de sí mismo en su Palabra. Contrario al predestinacianismo, varios textos de la Biblia muestran que Dios analiza una situación que se estaba produciendo y luego decide sobre la base de su examen de los hechos.

Por ejemplo, Génesis 11:5-8 indica que Dios dirigió su atención a la Tierra con el fin de examinar lo que ocurría en Babel y a continuación tomó medidas para desbaratar la conspiración inicua que había comenzado allí. Cuando en Sodoma y Gomorra se vieron sumidos en un ambiente de iniquidad, Jehová le informó a Abrahán que iba a investigar (por medio de sus ángeles) ‘para ver si obraban del todo conforme al clamor que acerca de ello había llegado a él, y, si no, podría llegar a saberlo’. (Gé 18:20-22; 19:1. ) Dios dijo que ‘había llegado a conocer a Abrahán’, y después que este estuvo a punto de sacrificar a Isaac, Jehová declaró: “Ahora de veras que eres temeroso de Dios, puesto que no has retenido de mí a tu hijo, tu único”. (Gé 18:19; 22:11, 12; compárese con Ne 9:7, 8; Gál 4:9.)

Presciencia selectiva significa que Dios podía optar por no preconocer indistintamente todos los actos futuros de sus criaturas. Esto querría decir que en lugar de que toda la historia desde la creación en adelante fuese una simple repetición de lo que Dios ya había previsto y predeterminado, Él podría, con toda sinceridad, colocar ante la primera pareja humana la perspectiva de vida eterna en una Tierra libre de iniquidad. Las instrucciones que Jehová dio a sus dos primeros hijos humanos para que, como sus agentes perfectos y libres de pecado, llenaran la Tierra con su prole, la transformaran en un paraíso y ejercieran control sobre la creación animal, constituían la concesión de un privilegio verdaderamente amoroso y lo que en realidad deseaba para ellos, más bien que ser una comisión condenada al fracaso de antemano. Si Dios hubiera preconocido que la primera pareja humana iba a pecar y que jamás podría comer del “árbol de la vida”, la prueba del “árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo” y el que hubiese creado un “árbol de la vida” en el jardín de Edén hubieran carecido de sentido y de propósito. (Gé 1:28; 2:7-9, 15-17; 3:22-24.)

Ofrecer algo muy deseable a otra persona sabiendo de antemano que no podrá cumplir las condiciones para obtenerlo se considera un acto hipócrita y cruel. La esperanza de tener vida eterna se presenta en la Palabra de Dios como una meta al alcance de toda persona. Después que Jesús instó a sus oyentes a ‘seguir buscando con el fin de hallar’ aquellas cosas buenas que proceden de Dios, dijo que un padre no daría una piedra o una serpiente a un hijo que le pidiese pan o pescado. Luego, con el fin de dar a conocer el punto de vista de su Padre respecto a defraudar las legítimas aspiraciones de una persona, añadió: “Por lo tanto, si ustedes, aunque son inicuos, saben dar buenos regalos a sus hijos, ¡Con cuánta más razón dará su Padre que está en los cielos cosas buenas a los que le piden! ”. (Mt 7:7-11.)

Así que las invitaciones y oportunidades que Dios coloca delante de todas las personas para que reciban beneficios y bendiciones eternas son de buena fe. (Mt 21:22; Snt 1:5, 6. ) Él puede instar a los hombres con toda sinceridad a que ‘se vuelvan de sus transgresiones y sigan viviendo’, como hizo con el pueblo de Israel. (Eze 18:23, 30-32; compárese con Jer 29:11, 12. ) Lógicamente, no podría instarlos de este modo si preconociera que individualmente estaban destinados a morir como practicantes de iniquidad. (Compárese con Hch 17:30, 31; 1Ti 2:3, 4. ) Jehová le dijo a Israel: “Ni dije yo a la descendencia de Jacob: ‘Búsquenme sencillamente para nada’. Yo soy Jehová, que hablo lo que es justo, que informo lo que es recto.[... ] Diríjanse a mí y sean salvos, todos ustedes los que están en los cabos de la tierra”. (Isa 45:19-22.)

De manera similar, el apóstol Pedro escribió: “Jehová no es lento respecto a su promesa [del día venidero en el que se rendirán cuentas], como algunas personas consideran la lentitud, pero es paciente para con ustedes porque no desea que ninguno sea destruido; más bien, desea que todos alcancen el arrepentimiento”. (2Pe 3:9. ) Si Dios ya hubiera preconocido y predeterminado con milenios de anticipación exactamente qué individuos recibirían la salvación eterna y cuáles destrucción eterna, bien cabría preguntarse de qué sirve la ‘paciencia’ de Dios y hasta qué grado es genuino su deseo de que “todos alcancen el arrepentimiento”. El apóstol Juan escribió por inspiración que “Dios es amor”, y el apóstol Pablo indica que el amor ‘espera todas las cosas’. (1Jn 4:8; 1Co 13:4, 7. ) En consonancia con esta sobresaliente cualidad divina, Dios muestra una actitud genuinamente sincera y bondadosa hacia todas las personas, deseando que obtengan la salvación, mientras no demuestren ser indignas y ya no quede esperanza para ellas. (Compárese con 2Pe 3:9; Heb 6:4-12. ) Por eso el apóstol Pablo habla de la “cualidad bondadosa de Dios [que] está tratando de conducirte al arrepentimiento”. (Ro 2:4-6.)

Finalmente, si por la presciencia de Dios, la oportunidad de recibir los beneficios del sacrificio de rescate de Cristo Jesús ya hubiera estado irrevocablemente cerrada para algunos, quizás para millones de personas, incluso antes de que nacieran, debido a que nunca pudieran ser merecedores de esos beneficios, no podría decirse con sinceridad que el rescate se había hecho disponible para todos los hombres. (2Co 5:14, 15; 1Ti 2:5, 6; Heb 2:9. ) Es obvio que la imparcialidad de Dios no es una simple metáfora. “En toda nación, el que le teme [a Dios] y obra justicia le es acepto. ” (Hch 10:34, 35; Dt 10:17; Ro 2:11. ) La opción de buscar a Dios, por si acaso ‘buscan a tientas y verdaderamente lo hallan, aunque, de hecho, no está muy lejos de cada uno de nosotros’, está disponible para todas las personas. (Hch 17:26, 27. ) Por consiguiente, la exhortación divina que se da al final del libro de Revelación: “Cualquiera que oiga, diga: ‘ ¡Ven! ’. Y cualquiera que tenga sed, venga; cualquiera que desee, tome gratis el agua de la vida” (Rev 22:17), no es una esperanza vacía o una promesa hueca.

En todo el registro bíblico, cuando Dios ejerce su presciencia y predeterminación siempre es en consonancia con sus propósitos y su voluntad. “Proponerse” algo significa aspirar a conseguir cierta meta u objetivo poniendo los medios que lo propician. (La palabra griega pró·the·sis, que se traduce “propósito”, significa literalmente “lo antepuesto o expuesto antes”. ) Puesto que los propósitos de Dios se cumplirán inevitablemente, Él puede preconocer los resultados, la realización final de sus propósitos, y puede predeterminar tanto esos resultados como los pasos que quizás crea conveniente dar para lograrlos. (Isa 14:24-27. ) Por eso se dice que Jehová ‘forma’ o ‘moldea’ (del hebreo ya·tsár, término relacionado con “alfarero”; Jer 18:4) su propósito en lo que respecta a acontecimientos o acciones futuras. (2Re 19:25; Isa 46:11; compárese con Isa 45:9-13, 18. ) En su calidad de Gran Alfarero, Dios “opera todas las cosas conforme a la manera como su voluntad aconseja”, en armonía con su propósito (Ef 1:11), y “hace que todas sus obras cooperen juntas” para el bien de los que lo aman. (Ro 8:28. ) Por tanto, Dios “declara desde el principio el final, y desde hace mucho las cosas que no se han hecho”, específicamente en relación con sus propósitos determinados. (Isa 46:9-13.)

Dios creó perfecta a la primera pareja humana, y pudo contemplar los resultados de toda su obra creativa y ver que todo era “muy bueno”. (Gé 1:26, 31; Dt 32:4. ) En lugar de preocuparse con un sentido de desconfianza por lo que la pareja humana pudiera hacer en el futuro, Dios “procedió a descansar”, dice el registro. (Gé 2:2. ) Pudo hacerlo porque, en virtud de su omnipotencia y sabiduría supremas, ninguna acción, circunstancia o contingencia que surgiera podría convertirse en un obstáculo insalvable o en un problema irremediable que impidiera la realización de su propósito soberano. (2Cr 20:6; Isa 14:27; Da 4:35. ) Por lo tanto, no existe ninguna base bíblica para apoyar los argumentos de los que creen en la predestinación y alegan que el que Dios se abstuviera así de emplear sus poderes de presciencia pondría en peligro sus propósitos, dejándolos “siempre expuestos al fracaso por falta de previsión, lo que lo obligaría a poner continuamente en orden su sistema cuando este se desordenara por causa de la contingencia de las acciones de los seres con libre albedrío”. El que Dios haga uso de su presciencia de manera selectiva tampoco significa que sus criaturas tengan el poder de “quebrantar las medidas [de Dios], obligarlo a cambiar continuamente su modo de pensar, someterlo a vejación o ponerlo en confusión”, como afirman los que creen en el predestinacianismo.( Cyclopædia, de M’Clintock y Strong, 1894, vol. 8, pág. 556. ) Si ni siquiera los siervos terrestres de Dios tienen verdadera necesidad de ‘inquietarse acerca del día siguiente’, se desprende que su Creador, para quien las naciones poderosas son “como una gota de un cubo”, ni tuvo ni tiene tal ansiedad. (Mt 6:34; Isa 40:15.)



También hay casos en los que Dios preconoció el derrotero que emprenderían ciertos grupos, naciones o la mayoría de la humanidad, y por ello predijo el rumbo básico que seguirían sus acciones futuras y predeterminó la acción que tomaría con ellos. No obstante, esa presciencia o predeterminación no priva a los que integran tales grupos de la humanidad de ejercer su libre albedrío para decidir qué proceder particular quieren seguir, como se ve en los siguientes ejemplos:

Antes del diluvio del día de Noé, Jehová anunció su propósito de causar una destrucción que resultaría en la pérdida de vidas humanas y animales. No obstante, el relato bíblico muestra que Dios tomó esa determinación después que se manifestaron las condiciones que requirieron tal acción, como la violencia y otras maldades. Además, como Dios puede ‘conocer el corazón de los hijos de la humanidad’, examinó la situación y descubrió que “toda inclinación de los pensamientos del corazón [de la humanidad] era solamente mala todo el tiempo”. (2Cr 6:30; Gé 6:5. ) Sin embargo, hubo personas, a saber, Noé y su familia, que individualmente obtuvieron el favor de Dios y escaparon de la destrucción. (Gé 6:7, 8; 7:1.)

Algo similar sucedió en el caso de la nación de Israel: aunque Dios dio a los israelitas la oportunidad de llegar a ser un “reino de sacerdotes y una nación santa” si guardaban su pacto, no obstante, unos cuarenta años después, cuando la nación estaba a punto de entrar en la Tierra Prometida, predijo que quebrantarían su pacto y que Él los abandonaría como nación. En este caso, la presciencia de Dios no carecía de base previa, puesto que ellos ya habían manifestado insubordinación y rebelión a escala nacional. Por consiguiente, Dios dijo: “Porque bien conozco su inclinación que van desarrollando hoy antes de que yo los introduzca en la tierra acerca de la cual he jurado”. (Éx 19:6; Dt 31:16-18, 21; Sl 81:10-13. ) Dios podía preconocer que la inclinación que manifestaban resultaría en que aumentara su iniquidad, pero eso no hacía que Él, en virtud de su presciencia, fuera responsable de ello, tal como el que alguien sepa de antemano que una determinada estructura que se ha edificado con materiales de poca calidad y de manera deficiente se deteriorará no lo hace responsable de ello. La regla divina que rige es: ‘Se siega lo que se siembra’. (Gál 6:7-9; compárese con Os 10:12, 13. ) Ciertos profetas proclamaron advertencias proféticas de las expresiones de juicio que Dios había predeterminado, pero todas se basaban en una condición o actitud de corazón ya existente. (Sl 7:8, 9; Pr 11:19; Jer 11:20. ) Sin embargo, aun en estos casos, había oportunidad para que algunos respondieran individualmente al consejo, la censura y las advertencias de Dios, y así se hicieran dignos de su favor; de hecho, hubo quienes lo hicieron. (Jer 21:8, 9; Eze 33:1-20.)

El Hijo de Dios, que también podía leer los corazones humanos (Mt 9:4; Mr 2:8; Jn 2:24, 25), fue dotado por su Padre con poderes de presciencia, de modo que pudo predecir condiciones, sucesos y expresiones de juicio divino que acontecerían en el futuro. Jesús predijo que los escribas y fariseos como clase recibirían el juicio del Gehena (Mt 23:15, 33), pero con ello no quiso decir que cada fariseo o escriba estuviera condenado de antemano a la destrucción, como lo muestra el caso del apóstol Pablo. (Hch 26:4, 5. ) Jesús predijo ayes para Jerusalén y otras ciudades que no querían arrepentirse, pero no indicó que su Padre hubiera predeterminado que cada persona de esas ciudades sufriría ese castigo. (Mt 11:20-23; Lu 19:41-44; 21:20, 21. ) También preconocía en qué resultaría la inclinación y actitud de corazón de la humanidad, y predijo las condiciones que existirían entre la humanidad para el tiempo de la “conclusión del sistema de cosas”, y también cómo se irían realizando los propósitos de Dios. (Mt 24:3, 7-14, 21, 22. ) Los apóstoles de Jesús también pronunciaron profecías que manifestaban la presciencia de Dios con respecto a ciertas clases, como el “anticristo” (1Jn 2:18, 19; 2Jn 7), y también el fin que tales clases tienen predeterminado. (2Te 2:3-12; 2Pe 2:1-3; Jud 4.)



Además de emplear su presciencia con respecto a clases de personas, también lo ha hecho en relación con determinadas personas. Entre estos están: Esaú y Jacob (mencionados antes), el Faraón del éxodo, Sansón, Salomón, Josías, Jeremías, Ciro, Juan el Bautista, Judas Iscariote y el propio Hijo de Dios, Jesús.

En los casos de Sansón, Jeremías y Juan el Bautista, Jehová hizo caso de su presciencia antes de que nacieran. Sin embargo, Dios no especificó cuál iba a ser su destino final, pero sí predeterminó que Sansón viviría conforme al voto de los nazareos e iniciaría la liberación de Israel de los filisteos, que Jeremías sería profeta y que Juan el Bautista haría una obra preparatoria como precursor del Mesías. (Jue 13:3-5; Jer 1:5; Lu 1:13-17. ) Aunque se les favoreció mucho con dichos privilegios, este hecho no garantizaba que obtendrían salvación eterna, ni siquiera que permanecerían fieles hasta la muerte (aunque los tres lo hicieron). Jehová predijo que uno de los muchos hijos de David sería llamado Salomón y predeterminó que ese sería quien edificaría el templo. (2Sa 7:12, 13; 1Re 6:12; 1Cr 22:6-19. ) No obstante, aunque se le favoreció de esta manera y hasta tuvo el privilegio de escribir ciertos libros de las Santas Escrituras, Salomón cayó en la apostasía en los últimos años de su vida. (1Re 11:4, 9-11.)

En el caso de Esaú y Jacob, la presciencia de Dios tampoco fijó sus destinos eternos; lo que hizo fue determinar o predeterminar cuál de los grupos nacionales que descenderían de ellos conseguiría una posición dominante sobre el otro. (Gé 25:23-26. ) Al prever que dominaría Jacob, también se mostró que él sería quien obtendría el derecho de primogénito, lo que conllevaba el privilegio de pertenecer al linaje por medio del cual vendría la “descendencia” abrahámica. (Gé 27:29; 28:13, 14. ) De este modo, Jehová Dios dejó claro que cuando selecciona individuos para usarlos de determinada manera, no se rige por las costumbres o procedimientos usuales que se conforman a las expectativas humanas. Tampoco se ve obligado a otorgar ciertos privilegios únicamente sobre la base de obras, de modo que alguien pudiera llegar a creer que se ha ‘ganado el derecho’ a tales privilegios y que ‘se le deben’. El apóstol Pablo destacó este punto cuando mostró por qué Dios, por su bondad inmerecida, pudo conceder a las naciones gentiles privilegios que en otro tiempo parecía que estaban reservados a Israel. (Ro 9:1-6, 10-13, 30-32.)

La cita que Pablo hace de que Jehová ‘amó a Jacob [Israel] y odió a Esaú [Edom]’ corresponde a Malaquías 1:2, 3, escrito mucho después del tiempo de Jacob y Esaú. De modo que la Biblia no dice necesariamente que Jehová tuviera esa opinión de los gemelos antes de su nacimiento, aunque es un hecho probado científicamente que gran parte de la manera de ser y del temperamento de un niño se determinan al tiempo de la concepción como consecuencia de los factores genéticos aportados por cada uno de los padres, y es obvio que Dios puede ver esos factores. David dijo que Jehová vio ‘hasta su embrión’. (Sl 139:14-16; véase también Ec 11:5. ) No es posible decir hasta qué grado afectó eso a la predeterminación de Jehová concerniente a los dos muchachos, pero, de todos modos, el que escogiera a Jacob en lugar de a Esaú no significó en sí mismo que condenaba a la destrucción a Esaú o a sus descendientes, los edomitas. Hasta algunos cananeos, cuyos pueblos habían sido maldecidos, tuvieron el privilegio de asociarse con el pueblo que estaba en relación de pacto con Dios y recibieron bendiciones. (Gé 9:25-27; Jos 9:27;. ) El “cambio de parecer” que Esaú buscó encarecidamente con lágrimas solo fue un intento infructuoso de alterar la decisión de su padre Isaac de que la bendición especial correspondiente al primogénito aplicara por entero a Jacob. Por lo tanto, esto indicó que Esaú no sentía ningún arrepentimiento ante Dios por su actitud materialista. (Gé 27:32-34; Heb 12:16, 17.)

La profecía de Jehová concerniente a Josías requería que algún descendiente de David se llamara así, y además predijo que ese rey tomaría acción contra la adoración falsa que se practicaba en la ciudad de Betel. (1Re 13:1, 2. ) Más de tres siglos después, un rey con ese nombre cumplió esta profecía. (2Re 22:1; 23:15, 16. ) Sin embargo, no prestó atención a “las palabras de Nekó procedentes de la boca de Dios”, lo que resultó en su muerte. (2Cr 35:20-24. ) Por lo tanto, aunque Dios lo preconoció y predeterminó para hacer un trabajo específico, Josías era una persona con libre albedrío que podía escoger entre obedecer o no hacerlo.

De manera similar, Jehová predijo con casi dos siglos de anterioridad que se valdría de un conquistador llamado Ciro para liberar a los judíos de Babilonia. (Isa 44:26-28; 45:1-6. ) No obstante, la Biblia no dice que el gobernante persa que se llamó así en cumplimiento de la profecía divina se hiciese adorador verdadero de Jehová; de hecho, la historia seglar muestra que continuó adorando a dioses falsos.

Estos casos de presciencia antes del nacimiento de la persona no están en pugna con las cualidades reveladas de Dios y las normas que Él ha declarado. Tampoco hay nada que indique que Dios haya obligado a aquellas personas a obrar contra su voluntad. En los casos del Faraón, de Judas Iscariote y del propio Hijo de Dios, no hay prueba alguna de que Jehová haya empleado su presciencia antes de que llegaran a existir. En cada uno de estos casos quedan reflejados algunos principios relacionados con la presciencia y predeterminación divinas

Uno de esos principios es que Dios pone a prueba a una persona, bien al ocasionar o dar lugar a que ocurran determinadas circunstancias o acontecimientos, o al hacer que esa persona escuche sus mensajes inspirados, con el fin de que ejerza su libre albedrío y tome una decisión que revele a la vista de Jehová cuál es la inclinación de su corazón. (Pr 15:11; 1Pe 1:6, 7; Heb 4:12, 13. ) De acuerdo con la respuesta de la persona, Dios puede también amoldarla en el derrotero que ella ha escogido de propia voluntad. (1Cr 28:9; Sl 33:13-15; 139:1-4, 23, 24. ) Así que “el corazón del hombre terrestre” tiene que inclinarse primero en una determinada dirección antes de que Jehová proceda a dirigir sus pasos. (Pr 16:9; Sl 51:10. ) Cuando se halla bajo prueba, el corazón puede adoptar una actitud invariable, bien para endurecerse en un proceder de injusticia y rebelión o para reafirmarse en su devoción inquebrantable a Jehová Dios y en su determinación a hacer Su voluntad. (Job 2:3-10; Jer 18:11, 12; Ro 2:4-11; Heb 3:7-10, 12-15. ) Una vez que la persona ha llegado a ese extremo por decisión propia, las consecuencias de su derrotero pueden predeterminarse y predecirse sin violentar su derecho a ejercer libre albedrío y sin que se haga injusticia. (Job 34:10-12.)

El caso del fiel Abrahán, que ya se ha examinado, ilustra bien estos principios. Un caso opuesto fue el del insensible Faraón del éxodo. Jehová previó que no autorizaría la salida de los israelitas “salvo por una mano fuerte” (Éx 3:19, 20), y predeterminó la plaga que resultaría en la muerte de su primogénito. (Éx 4:22, 23. ) A menudo se ha interpretado mal la consideración que hace el apóstol Pablo de cómo actuó Dios con el Faraón, como si Dios endureciese el corazón de las personas arbitrariamente, conforme a su propósito predeterminado, sin tomar en cuenta la inclinación o actitud de corazón que esas personas hayan tenido antes. (Ro 9:14-18. ) Según muchas traducciones, Dios advirtió a Moisés que ‘endurecería el corazón [del Faraón]’. (Éx 4:21; compárese con Éx 9:12; 10:1, 27. ) No obstante, algunas versiones traducen el relato bíblico de manera que diga: “Yo dejaré que a él se le haga obstinado el corazón” ( NM ) ; “Yo permitiré que quede endurecido [“dejaré se endurezca”; BC, nota] su corazón” ( CJ ) . De igual manera, el apéndice de la traducción al inglés de Rotherham muestra que en hebreo a menudo se presentan las circunstancias o el permiso de un suceso como si fueran la causa del mismo, y que incluso mandatos positivos han de aceptarse ocasionalmente con tan solo el sentido de permiso”. Por ejemplo, el texto hebreo original dice en Éxodo 1:17 que las parteras “hacían que los niños varones vivieran”, cuando la realidad era que, al no darles muerte, les permitían vivir. Después de citar como apoyo a los doctos hebreos M.M. Kalisch, H.F.W. Gesenius y B. Davies, Rotherham comenta que el sentido hebreo de los textos relacionados con el Faraón es que “Dios permitió que Faraón endureciera su corazón -- le dejó permanecer-- , le dio la oportunidad, la ocasión, de que saliera la iniquidad que había en él. Eso es todo”.( The Emphasised Bible, apéndice, pág. 919; compárese con Isa 10:5-7.)

Un hecho que corrobora este punto de vista es que el propio registro bíblico indica claramente que fue el propio Faraón quien “endureció su corazón”. (Éx 8:15, 32, Val; “hizo insensible su corazón”, NM. ) De modo que actuó según su voluntad y siguió su inclinación terca, lo que condujo a unos resultados que Jehová ya había previsto y predicho con exactitud. Las repetidas oportunidades que Jehová dio a Faraón le obligaron a tomar decisiones, y a medida que las tomaba, iba endureciendo su actitud. (Compárese con Ec 8:11, 12. ) Como lo muestra el apóstol Pablo al citar Éxodo 9:16, Jehová permitió que la situación tomara este curso a lo largo de las diez plagas para poner de manifiesto Su poder y hacer que Su nombre se conociera por toda la Tierra. (Ro 9:17, 18.)



¿Predestinó Dios a Judas para que traicionara a Jesús de modo que se cumpliese la profecía? El proceder traidor de Judas Iscariote cumplió profecía divina y demostró la presciencia de Jehová, así como también la de su Hijo. (Sl 41:9; 55:12, 13; 109:8; Hch 1:16-20. ) No obstante, no puede afirmarse que Dios predeterminó o predestinó específicamente a Judas para que siguiera tal proceder. Las profecías habían predicho que uno de los asociados íntimos de Jesús lo traicionaría, pero no especificaron cuál de ellos sería. También en este caso los principios bíblicos excluyen la posibilidad de aducir que Dios predestinó el comportamiento de Judas. El apóstol Pablo mencionó la siguiente norma divina: “Nunca impongas las manos apresuradamente a ningún hombre; ni seas partícipe de los pecados ajenos; consérvate casto”. (1Ti 5:22; compárese con 3:6. ) Jesús se interesó en seleccionar sabiamente y con el debido rigor a sus doce apóstoles, pues antes de dar a conocer su decisión, pasó toda una noche orando a su Padre. (Lu 6:12-16. ) Si hubiera estado predestinado que Judas fuese un traidor, la guía de Dios hubiese sido inconsecuente y, según su propia norma, se hubiese hecho partícipe de los pecados que Judas cometió.

Por consiguiente, se desprende que cuando se seleccionó a Judas para ser apóstol, su corazón aún no daba indicios de tener una actitud traicionera. Él permitió que ‘brotara una raíz venenosa’ y lo contaminara, de modo que se desvió y que aceptó la dirección del Diablo en lugar de la de Dios, lo que le llevó al robo y la traición. (Heb 12:14, 15; Jn 13:2; Hch 1:24, 25; Snt 1:14, 15; véase JUDAS núm.4. ) Cuando su desviación llegó a un determinado punto, Jesús mismo pudo leer el corazón de Judas y predecir su traición. (Jn 13:10, 11.)

Es verdad que en Juan 6:64, después de indicar que algunos discípulos habían tropezado debido a ciertas enseñanzas de Jesús, leemos que “Jesús supo desde el principio [“desde el primer momento” ( LT ) ; “desde un principio” (FF)] quiénes eran los que no creían y quién era el que lo traicionaría”. Si bien la palabra “principio” (gr. ar·kjḗ ) se usa en 2 Pedro 3:4 para referirse al comienzo de la creación, también puede hacer alusión a otras ocasiones. (Lu 1:2; Jn 15:27. ) Por ejemplo, cuando el apóstol Pedro dijo que el espíritu santo se había derramado sobre los gentiles “así como también había caído sobre nosotros en el principio”, obviamente no se refería al comienzo de su discipulado o de su apostolado, sino a un momento importante de su ministerio, a saber, el día del Pentecostés de 33 E.C. , “el principio” del derramamiento del espíritu santo con un propósito determinado. (Hch 11:15; 2:1-4. ) En consecuencia, es de interés notar el comentario que se hace en el Commentary on the Holy Scriptures sobre Juan 6:64: “Principio [... ] no significa de manera metafísica desde el principio de todas las cosas [... ], ni desde el principio de conocer Él [Jesús] a cada uno [... ], ni desde el principio de congregar Él a los discípulos en torno de sí, ni desde el principio de Su ministerio mesiánico [... ], sino desde los primeros gérmenes secretos de incredulidad [que hicieron tropezar a algunos discípulos]. Con relación a esto Él conoció al que lo traicionaría desde el principio” (de Lange, traducción y edición de P. Schaff, 1976, pág. 227; compárese con 1Jn 3:8, 11, 12).