En este grupo En todos

Grupo de Turismo

Raquel Rojas
Monitor sociocultural fundación lesmes
Escrito por Raquel Rojas
el 23/09/2010

Para Martyn:

Como organizador de viajes, tendrás que asegurarte de tener todos los cabos bien atados antes de iniciar el viaje sin apenas dejar margen para los imprevistos. Pero como éstos son, muchas veces, inevitables, debes asegurarte además de saber cómo solventarlos de la forma más rápida y eficiente posible para causar las menores molestias posibles a los viajeros y que puedan disfrurar plenamente del viaje por el que han pagado.

Lo primero, como bien te han dicho por ahí arriba, es decidir qué tipo de viaje quieres realizar. No es lo mismo hacer un viaje cultural que uno de aventura, a la playa o a fiestas en los alrededores. Tampoco es lo mismo llevar a cabo un viaje de un solo día que uno de varios. O uno dentro del mismo país que fuera de él.

Otra de las cosas a tener en cuenta es que no es lo mismo conseguir hotel, entradas, billetes,... Para un par de personas que para 40. Con lo cual deberías organizar los viajes con la suficiente antelación como para no verte en la tesitura de tener que suspender un viaje por falta de previsión. Los viajeros no te lo perdonarían y se lo pensarían muy mucho antes de volver a confiar en tí. A la hora de reservar hoteles siempre resulta más conveniente hacerlo en uno en el que quepan todos en lugar de dividir al grupo en dos. Es un ahorro de tiempo que luego agradecerás. Así que si hace falta pillar uno con capacidad para todos pero que no esté en el centro de la ciudad, se hace. Eso sí, que esté bien comunicado con dicho centro y sin que las distancias sean exageradas para que la gente pueda moverse por donde le interese sin gastarse todo el presupuesto en taxis. (Esto es algo que, como viajero, jode mucho).

Para los viajes de un solo día te basta con saber dónde, cuándo y qué se va a hacer, alquilar el medio de transporte en función del número de personas que vayan a viajar y poco más. Eso sí, incluso para estos viajes no debe dejarse la organización para el último momento ni dejar nada a la improvisación (clima, huelgas, fiestas, manifestaciones,....). Como he dicho, no es lo mismo ir de viaje con sólo dos personas que con 40. Además, también debes considerar los posibles compromisos previos de las empresas a las que vas a contratar.

Raquel Rojas
Monitor sociocultural fundación lesmes
Escrito por Raquel Rojas
el 23/09/2010

En mi corta experiencia como guía acompañante, los viajes a la playa o a fiestas locales me han parecido los más sencillos. Decides dónde y cuándo, lo promocionas con tiempo y contratas una empresa de autobuses. Considero adecuado tener a un proveedor principal (de autobuses y de cualquier otra cosa) y a varias otras opciones de las que echar mano si el principal nos falla por cualquier razón. Todos ellos con los datos actualizados para evitarnos sorpresas. Tampoco estaría mal acordar con la empresa la posibilidad de alquilar algún autobús extra de última hora por si se apunta más gente de la prevista al viaje. Aunque para evitar esto, lo ideal es poner una fecha de inscripción tope para no crear molestias innecesarias a nadie. También deberías asegurarte de contar con acompañantes suficientes para cubrir todos los autobuses. Alguien tiene que hacer de "canguro" para los viajeros y créeme que esa no es la parte más fácil del viaje, aunque lo parezca. Una vez llegados al destino, les podéis contar algo sobre el lugar, así como cosas que hacer y que ver por si no quieren pasarse el dia tostándose al sol o de procesión en procesión e incluso darles la dirección de la oficina de turismo para que ellos mismo vayan en busca de información. Luego los soltáis en donde sea que vayáis a pasar el dia asegurándoos bien de que se han enterado del sitio y la hora de reunión para volver a casa. Repetidlo tantas veces como sea necesario; aún así, siempre habrá algún despistado.

En los viajes culturales de un día bastará saber, además de lo anterior, qué se va a hacer. Si el viaje incluye visitas a exposiciones, monumentos, museos,.... Convendría comprar las entradas con antelación. Si se consigue algún descuento de grupo, mejor; no olvidar llevar consigo la posible autorización de las autoridades locales de tal descuento. Si las visitas son optativas, se comprarán in situ según el número de pasajeros que se hayan apuntado y se repartirán entre ellos. Si el lugar tiene gran interés histórico, cultural, monumentístico,... No sería mala idea contratar a un guía local. Algunas veces, las agencias dejan el trabajo a los guías acompañantes (no sé si por cuestiones de presupuesto o por falta de disponibilidad de guías) pero como eso no es realmente legal, mejor hacer las cosas bien. Digo yo, que para eso se lo han currado. Además, en algunos sitios, las multas que te pueden caer no compensan en comparación por lo que ibas a pagar por un guía.

Para viajes de más de un día debes contar además con la reserva de hotel. Como he dicho, uno sólo a ser posible, no muy alejado del centro y/o bien comunicado, con posibilidad de tiempo libre y excursiones/actividades optativas o incluidas en el precio para llevar a cabo. Aquí se aplica lo dicho anteriormente. En ocasiones, y dependiendo del recorrido, el tiempo y lo que se pretenda hacer, puede ser conveniente reservar hoteles en más de una localidad con el fin de ahorrar tiempo y gasolina no teniendo que volver obligatoriamente a una determinada localidad.

Por cierto, conviene recordar siempre a los viajeros el llevar consigo su documento de identidad y su tarjeta sanitaria (la verdad es que soy española y no sé cómo funciona esto realmente en México, pero creo que ya me entiendes) para cualquier viaje corto o largo. Recordarles también, para los largos sobre todo, llevar los cargadores para los móviles y posibles portátiles que se lleven consigo. Incluso a veces conviene también poner un tope para el número de bultos de equipaje que cada uno puede llevar, que normalmente suele ser directamente proporcional al número de días que dura el viaje (de ahí la necesidad de controlarlo un poco).

Para los viajes al extranjero, la cosa se complica aún más. Porque aquí, necesitarías comprobar la climatología del país para organizar el viaje en un momento adecuado y no en plena época de lluvias, por ejemplo, qué régimen político hay en el país, qué permisos deberías pedir, qué vacunas serían recomendables, qué idioma se habla, qué documentos deben llevarse, si se necesitan adaptadores para utilizar los aparatos eléctricos, cuál es la moneda corriente, qué comidas deben evitarse para no enfermar inoportunamente, si el agua es potable o es más conveniente beberla embotellada, qué seguro de viajes contratar, reservar billetes de avión, hoteles, espectáculos, contratar a guías locales que harán también muchas veces de traductores, tener localizadas las embajadas de tu país en caso de emergencia,....

Seguramente se me olvida algo. La verdad es que no he trabajado nunca de organizadora de viajes. Lo único que he hecho es organizar mis propios viajes, realizar un curso online de Tour Director en una universidad estadounidense (el único que encontré, por cierto) pero sin realizar prácticas de ningún tipo y trabajar de guía acompañante este verano. Aunque, con todas esas cosas, esto es lo que he sacado en claro. Lo que ya no sé es lo que puedas necesitar para organizar excursiones por tu cuenta. Tal vez necesites algún tipo de licencia o, al menos, darte de alta como autónomo. Y, sobre todo, dinero para los primeros gastos. La organizadora con la que trabajé está contratada por agencias de viajes. Ella sola no lo hace. Así que supongo que lo primero que tendrías que hacer es, o bien montar tu agencia o bien trabajar para una. Claro que tampoco sé cómo funciona esto en México.

En cuanto a la publicidad, depende del presupuesto disponible. Internet y el tradicional método de imprimir/fotocopiar y pegar/repartir carteles suelen ser los más efectivos, accesibles y baratos. No conviene tampoco encarecer el precio del viaje con publicidad cara e innecesaria. Nuestro objetivo es conseguir viajeros no espantarlos.

Cualquier otra aportación será bienvenida. Que así yo también aprendo más cosas y relleno lagunas :P.

Alfredo Echavarría
Antioquia, Colombia
Escrito por Alfredo Echavarría
el 01/12/2010

Hola. Nunca es muy buena idea salir de viaje sin cobertura de seguro, no solo por la posibilidad de robo, enfermedad, accidente, etc. , sino por o daños a terceros que pueden ocurrir.

Nadie está libre de un accidente que ocasione un daño grave a terceros y no solo se pierde el auto o la moto sino también cualquier patrimonio que tenga, llámese carro, casa o otros bienes.

Antes de comprar seguro de viaje es mejor estar bien informado sobre el seguro que se desea comprar.

Por favor lea https://www.seguroz.com/seguro-viaje. Html

Saludos,

Alfredo E.

www.omega-3-fish-oil-wonders.com
www.peinado-de-moda.com
www.seguroz.com

Escrito por Jose Manuel Davila
el 08/06/2019

Hola Maria Isabel, me parece muy bien estructurada tu forma de organizar los viajes, aunque hoy en día yo destacaría la opción de utilizar comparadores, tanto para los viajes, escapadas, vuelos,....... Como para los hoteles. De esa forma podrás ahorrarte bastante dinero haciendo el mismo itinerario ya que la competencia es muy alta. En función del tipo de viaje yo utilizao unos u otros. Espero que te sea de utilidad mi comentario y si puedes me comentes si los has utilizado alguna vez.

Saludos

La web de los Balnearios