En este grupo En todos

Grupo de Aplicación de conocimientos, aptitudes y enseñanza



¿Cómo enseñar a los niños?

Josep
Ciències de la comunicació uab (bellat...
Escrito por Josep Ant
el 29/03/2010

Todos/as los que hemos tenido la oportunidad de enseñar a los más pequeños nos hemos visto recompensados por su gran capacidad de aprendizaje. Pero no es tarea fácil.

Los niños tienen una limitada capacidad de atención. Yo siempre intento motivarlos y busco métodos imaginativos para que no se distraigan con los compañeros y se motiven precisamente conmigo:

A los más pequeños de 7-8 años les explico los temas inventando cuentos como ejemplo. Les encanta que los animales sean los protagonistas de mis explicaciones (como cuando enseño la Teoría de la Comunicación, hablándoles de como las hormigas se "comunican" cuando encuentran comida -Emisor/Receptor/Mensaje-, o cómo las ballenas siguen un orden de intervención con sus cantos, etc.).

Para adolescentes y adultos la docencia cambia mucho. Los primeros son los más difíciles. Dependiendo del grupo así son las clases y su aprovechamiento.

Aunque he sufrido grandes decepciones, siempre pienso que aunque sólo un alumno haya asumido los conocimientos expuestos, ya hemos logrado el propósito de enseñar.

¿Y vuestras experiencias en este sentido?

Marcel Marck
Bachiller instituto publico luis vives
Escrito por Marcel Marck
el 16/04/2010

Los niños quieren aprender, lo que sucede, es que son muchas cosas las que cada día les llega al intelecto, y ellos seleccionan. A veces pienso que se ha avanzado mucho en el mundo actual, pero ¿Se ha hecho lo mismo en la enseñanza? ¿Se ha analizado la mejor manera de aprender? He oido algo de eso. Pero no veo los resultados. Quizas no se haya acertado en las maneras de meter las enseñanzas. La sutileza es siempre la mejor arma
¿O no?

Maria Fernanda Neira Jauregui
Educación preescolar corporación educa...
Escrito por Maria Fernanda Neira Jauregui
el 26/07/2010

Hola Josep no se en que area te desempeñas, yo soy profesora de preescolar y te puedo decir que los niños pequeños son como una esponjita todo lo que les enseña ellos lo retienen aunque pienses que no les llama la atención.
Los niños tienen muchos intereses, lo que se puede hacer es averiguar cuales son, ya sea a través de preguntas o de un suceso que experimenten en cierto momento como la aparición de un animalito en el aula, la visita de un personaje, un cuento, una canción o un juego. Lo que has hecho esta bien y no sientas frustración cuando algo no sale bién por que esto te ayuda a buscar soluciones y a mejorar.

Josep Ant
Ciències de la comunicació uab (bellat...
Escrito por Josep Ant
el 27/07/2010

Muchas gracias por tus consejos María.

Trabajo en el departamento de comunicación de la administración pública municipal de mi población. Mi función va más allá que la simple realización de radio y TV, pues tengo una agenda diaria de visitas en centros de enseñanza para explicar clases sobre comunicación. Por este motivo, te adelanto que tu experiencia es muy superior a la mia.

Mi complicación se centra en que asisto a aquellas escuelas o institutos donde existe un alto nivel de fracaso escolar, pues son centros situados en zonas marginales donde sobretodo se concentran etnias gitanas e inmigrantes de distinto origen (orientales, magrebies, rumanos y latinoamericanos).

De todos modos, los alumnos de preescolar son un regalo. Los niños/as tal como bien defines son esponjas que lo absorben todo y si tienes ciertas habilidades, atrapas su atención desde el principio. Al menos esta es mi experiencia.

En cambio, a partir de los 8-9 años los alumnos son más selectivos, como bien explica Marcel. El esfuerzo es mayor, pues deben entender que existe una disciplina de respeto en un sentido de silencio en el aula para atender a las explicaciones y un orden de participación en las intervenciones. No es fácil y siempre le digo a los profesores que no se valora realmente su trabajo por parte de los padres (en alguna ocasión he tenido que separar niños que se estaban pegando - ¡En medio de una clase! -).

Un abrazo.