En este grupo En todos

Grupo de Sucesos económicos. Análisis e interpretación

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 21/11/2010

Respecto del comentario que hace Erasmo de la reflexión de Solana, cuyo fuerte nunca fue la Economía sino las RRPP (concretamente sonreir; que es fundamental para ser importante, como Trinidad Jimenez), coincido con algunas cosas y no con otras.

Yo no creo que el problema del Euro sea sólamente domestico. De hecho los "atacantes", por mucho que sean los "mercados", son todos "mercados" (con cara y apellidos, como Soros Y Buffet) anglosajones, que no están en el área euro. Por supuesto, no atacarían si no hubiera debilidades serias; pero el objeto de debate sería entonces hasta qué punto se provoca esa debilidad.

Creo "que la UE entiende que además del estímulo se buscaba devaluar el dólar respecto al euro, y así incrementar las exportaciones americanas y reducir las importaciones a EE UU y de este modo mejorar la balanza comercial americana" (debe ser un error técnico que esto no figure en la reedición que hace Erasmo de su propio post).

Coincido al 100% en lo que dice de Alemania y Suiza, a lo que yo añadiría Austria y en términos generales centroeuropa. Pero no coincido en meter a Francia en el otro lado. Si hay un país que no dé un paso sin vigilar antes los costes, y los recursos necesarios para meterse en el berenjenal, es Francia.

Maria Teresa Perez Alvarez
Profesorado de egb escuela de magisterio
Escrito por Maria Teresa Perez Alvarez
el 21/11/2010

Ole, Rafael. Que bien lo defines. Empanada galaica es lo que hay aqui y muchos lo saben. Algunos de Avion, y no vuelan.

Erasmo Rodrã­guez Rivera
Maestría en teoría económica y maestrí...
Escrito por Erasmo Rodrã­guez Rivera
el 21/11/2010

Rafael si no mencioné el impácto de la depreciación del dólar sobre la balanza comercial EEUU es porque creo que no es fundamental para el Tío Sam. La economía USA es una economía de servicios, y el impacto de las exportaciones sobre el crecimiento económico, me atrevería a decir que no es significativo (trataré de verificarlo), lo que si tiene un impacto sobre la balanza comercial es el crecimiento, es decir la demanda de productos importados que es función del nivekl del ingreso nacional.

Respecto a Francia, personalmente tengo un problema con el país de los Derechos Humanos, que dan lecciones al mundo pero que tienen problemas para aplicarlas en el Hexagono. Así, en el pasado eran los campeones de las devaluaciones competitivas, hoy no pueden hacerlo, y dan lecciones a los alemanes para que éstos incremementen la demanda interna.



Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 21/11/2010

Tienes el mismo problema con Francia que yo tengo con USA y los británicos (en el caso de estos últimos sólo en el terreno económico).
Pero te entiendo. Son jodidos como ellos solos. Pero están tan acostumbrados a demostrar que verdaderamente siempre tienen razón (a mí me lo probaron), que ya se la doy de entrada. De un momento a otro me conceden la Legión de Honor.
Fuera de bromas, creo que ponen el punto de razón donde un alemán pone sus cojones (incluso los de la Merkel) y un americano pone su dinero. Son los reyes del "arte de lo posible".

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 22/11/2010

Siguiendo con el tema, creo que este es un análisis interesante:

La crisis del euro
El camino hacia la autodestrucción de la eurozona


PAUL DE GRAUWE , catedrático de Economía de la Universidad Católica de Lovaina.

EL PAÍS - Economía - 22-11-2010

En la reciente reunión del Consejo Europeo, los países de la eurozona acordaron introducir un mecanismo contra el impago de la deuda soberana. Parece que incluso están dispuestos a recogerlo en un nuevo tratado. Es una mala decisión que hará más frágil a la eurozona, al convertir las crisis financieras en una característica endémica, de manera muy similar al Mecanismo del Tipo de Cambio (MTC) que existía en la Unión Europea antes de la moneda única.

El MTC fue un frágil acuerdo institucional que desembocó en frecuentes crisis. La razón de esta debilidad es conocida. Los países miembros fijaban sus tipos de cambio entre ellos. Sin embargo, podían reconsiderarlo en cualquier momento y devaluar sus monedas.

Esa posibilidad generó un entorno inestable propenso a los ataques especulativos. A veces existían buenas razones para que los mercados confiaran en que uno o más países iban a devaluar sus monedas, como por ejemplo que sueldos y precios no estuvieran en consonancia con los del resto del grupo. En otras ocasiones, las expectativas de devaluación desaparecían del horizonte.

Pero por la razón que fuera, cada vez que los especuladores esperaban una devaluación se ponía en funcionamiento una dinámica que se retroalimentaba. El banco central del país en cuestión tenía que aumentar el tipo de interés nacional. Eso resultaba costoso para la economía nacional y para el presupuesto del Gobierno. En consecuencia, la relación coste-beneficio de mantener fijo el tipo de cambio se agrandaba, alimentando la tentación de devaluar.

Cuando los especuladores olían esto, redoblaban su actividad, y eso inducía nuevos incrementos del tipo de interés y a un empeoramiento adicional de esa relación coste-beneficio. En la mayoría de los casos, eso hacía la devaluación inevitable.

El MTC fracasó. Pero el mecanismo contra el impago de la deuda soberana propuesto para la eurozona introduce una estructura de incentivos para los especuladores y las autoridades nacionales similar. Cuando los países anuncien solemnemente (será solemne porque estará consagrado en el tratado en cuestión) que los inversores se las tendrán que ver con unos Gobiernos con opción de aplicar un recorte sobre los bonos pendientes de pago, sucederán dos cosas: en primer lugar, como el riesgo percibido aumentará, es probable que el tipo de interés de los bonos también suba. Esta es la consecuencia que ha subrayado el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, en la reunión del Consejo. Los acontecimientos posteriores le han dado la razón.

En segundo lugar: cuando los Gobiernos declaren solemnemente que en época de dificultades de pago devaluarán sus bonos (eso es lo que significa un recorte), se generará una dinámica especulativa en la eurozona parecida a la que destruyó el MTC. Cuando los inversores prevean las dificultades de un Gobierno determinado para pagar, venderán bonos, y eso aumentará su tipo de interés. Esto ya ha pasado en el último año y medio, pero el compromiso de los demás países de proporcionar ayuda financiera ha frenado el proceso.

El objetivo declarado de este mecanismo es sustituir a la ayuda financiera mutua. Pero de esta forma se abre la puerta a una especulación sin límites como la del MTC.

Cuando la opción de devaluar se convierte en palanca política y sustituye a la ayuda financiera mutua, la dinámica especulativa se vuelve imparable al introducirse exactamente la misma estructura de incentivos que con el MTC: los bonos sufren un tipo de interés más elevado, lo que convierte en más difícil la devolución de la deuda. Eso cambia la relación coste-beneficio de abonar el pago completo de la deuda y aumenta la tentación de devaluar los bonos (aplicando un recorte). Los inversores, al oler esa tentación, intensifican las ventas y, por consiguiente, la relación coste-beneficio aumenta aún más.

Naturalmente el mecanismo contra el impago de la deuda soberana que se ha propuesto no instalará en la eurozona un sistema como el MTC. Es probable que el coste del impago (al devaluar la deuda) siga siendo más elevado que el coste de devaluar una moneda en el MTC. No obstante, al facilitar este paso, la eurozona se encamina hacia un inestable mecanismo de incentivos.

Los Gobiernos se verán más tentados a devaluar su deuda cuando entre en vigor el mecanismo. Y eso puede ser suficiente para que los especuladores muevan ficha. Si se lleva a la práctica, llevará a los Gobiernos a rebajar su propia deuda soberana. No existe una forma más segura de autodestruirse.

La unión monetaria solo puede sobrevivir si existe la voluntad de proporcionar ayuda financiera mutua en tiempos de crisis. Por tanto, la solución no consiste en aplicar el mecanismo contra el impago de la deuda soberana, que conducirá a la desaparición de la eurozona, sino en dar un carácter permanente al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, o mejor aún, transformarlo en un Fondo Monetario Europeo como el que proponen Gros y Mayer, incluyendo una condicionalidad lo suficientemente fuerte como para reducir el peligro del riesgo moral.


Maria Teresa Perez Alvarez
Profesorado de egb escuela de magisterio
Escrito por Maria Teresa Perez Alvarez
el 22/11/2010

"Esa posibilidad generó un entorno inestable propenso a los ataques especulativos. A veces existían buenas razones para que los mercados confiaran en que uno o más países iban a devaluar sus monedas,..."


¿Cuantos rumores que hunden y levantan bolsas hay ahora y con un efecto multiplicado? ¿Realmente que ha cambiado?

¿No es que esto pasa de especulacion a llanarse chantaje o terrorismo economico?

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 22/11/2010

! Ay, ay, ay! , que con permiso de Erasmo, hasta podría darte la razón.
! Menudo tema!

Si hay un terremoto y te encuentras rotas las paredes de una pastelería ¿Qué haces? ¿Pasas o te inflas a pasteles?

" ¿Cuantos rumores que hunden y levantan bolsas hay ahora y con un efecto multiplicado?"

Yo a veces (y no me interpretes mal) tengo la sensación de que eres como el chimpancé aquel que le pusieron a tirar dardos a los valores bursátiles, y resultó que le ganó a todos los analistas financieros.

Erasmo Rodrã­guez Rivera
Maestría en teoría económica y maestrí...
Escrito por Erasmo Rodrã­guez Rivera
el 23/11/2010

Cierto Maria Teresa, hay teorías que tienden a explicar que un chimpancé, o el pulpo Paul, él del mundial de fútbol, pueden hacer mejor trabajo en inversiones que el más sofisticado de los inversionistas. Igualmente tiene toda la razón cuando habla de especulación que levantan bolsas y con efecto multiplicado. Pero si todo eso es verdad, al mismo tiempo hay que encuadrar las circunstancias en las que todo eso adquiere ese carácter.


Para que nuestro chimpancé sea mejor "asset locator" (disculpen la jerga) que el más brillante, si existiese en nuestro planeta, cosa que dudo, de los agentes financieros, debería existir una difusión perfecta de la información y que todos los que participan al juego de los mercados financieros lo utilicen en sus decisiones. Maria Teresa no conoce esta teoría, pero ella lo intuye, y se llama la teoría de los mercados racionales. Qué esta teoría sea cierta? Un gran problema, no hay acuerdo en la comunidad científica, ni en la comunidad de inversionistas, y gracias a Dios, eso me permite trabajar y ganar los francos suizos que gano hoy. Caso contrario, Erasmo, soy yo, estaría en el paro. Uffff!


Lo de los rumores, es cierto, que el mercado requiere de ellos para funcionar. Los mercados cambian de humor cada minuto, cada segundo, si estuviéramos frente a la pantalla en donde desfilan los precios de las acciones, veríamos como éstos cambian a una velocidad fantástica, y la empresa que emitió la misma en esos momentos es y sigue siendo la misma. Qué sucede? , simple y llanamente que las personas que tienen o no tienen la acción están informándose y actúan en función de la información de que disponen, la cual a algunos les parecerá buena a otros mala, y a otros les llevará a pensar que la tempestad se acabó y la hora de la cosecha (de las buenas cosas) está por llegar.

Así va el mundo!




Maria Teresa Perez Alvarez
Profesorado de egb escuela de magisterio
Escrito por Maria Teresa Perez Alvarez
el 23/11/2010

Procurare no enfadarme por compararme con un chimpance. Seria peor un gusano. Ya me voy haciendo a la idea. Cada vez esto duele menos. De todos modos que sepais que yo el concepto " terrorismo economico" lo elabore cuando lo de "Meidof"... Asi que ya hace que lo domino. Es una arma nueva que se presenta de la mano de unos medios de comunicacion de largo alcance y tambien un mundo globalizado. Ya cada vez las armas "contundentes" seran menos necesarias. Ahora hay otros recursos mas sofisticados que cortarle una mano al vencido... Ademas no ocupa sitio.

Maria Teresa Perez Alvarez
Profesorado de egb escuela de magisterio
Escrito por Maria Teresa Perez Alvarez
el 23/11/2010

En un documental de biologia se definia la vida como el intercambio de informacion. No que un ser vivo es aquel que siente, se mueve, se reproduce... No, no, un ser vivo es aquel que maneja informacion. Asi que los que estan en la pomada de la economia viven intensamente.

Maria Teresa Perez Alvarez
Profesorado de egb escuela de magisterio
Escrito por Maria Teresa Perez Alvarez
el 23/11/2010
La crisis del euro El rescate a Irlanda hace caer al Gobierno e intranquiliza a los mercadosEl primer ministro, Brian Cowen, convocará elecciones cuando apruebe los Presupuestos de 2011, el próximo enero, mientras crece el malestar social ante el ajuste que se avecina

CLAUDI PÉREZ / PATRICIA TUBELLA - Dublín / Londres - 23/11/2010


Mirad, yo no tengo ni idea de economia. Pero hay por ahi un debate muy interesante en el que una aprende cosas que antes no sabia: ciertas familias poderosas movian los hilos para que la situacion de hace cinco siglos, desemboque en lo que tenemos ahora, con algunos de sus descendientes en la tarima del director de orquesta.


Asi que yo me explico la situcion como sigue:


En cierto sitio, al que yo no tengo acceso, se tejen varias lineas de actuacion. Que gana una, ganan todos sus seguidores en el resto del orbe. Frente a estos hay otros que proponen la opcion alternativa, llamese X. Aqui unos cuantos se lanzaron a la opcion X y resulta que los de la opcion anterior, estan dando mucha caña y tanto los X como sus aliando stiene que darse la vuelta y recular.


Asi fue y asi sera. Solo que el juguete es de unas proporciones que temblando estamos a que algun chimpance lance el dardo en el ojo de uno que pasaba por alli. Como siempre ha pasado.

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 23/11/2010

No tengo la menor duda de que desde el principio de la historia, ha habido familias, clanes y clases, que siempre ha tenido la información necesaria para saber "cómo venía la mano" y seguir dominando.

Pero yo no lo critico. Esa ha sido la aristocracia económica de toda la vida y ya me gustaría a mí pertenecer a ella. No necesariamente se ha mantenido sojuzgando a los demás (que por otra parte nunca lo ha necesitado, y hasta podría considerarse que ha sido siempre generosa). Lo único achacable es la preservación de sus "secretos" (de su información); pero quién no lo haría.

Yo no suelo criticar a las aristocracias (en el mejor sentido griego de la palabra; no en el sentido estúpido de la "nobleza"); yo critico las oligarquías, que son realmente las que nos tienen como estamos.

Erasmo Rodrã­guez Rivera
Maestría en teoría económica y maestrí...
Escrito por Erasmo Rodrã­guez Rivera
el 24/11/2010

Y entonces el problema sería que todo sería fruto de la acción de una oligarquía poco inteligente y rapaz?

Que yo sepa cuando estuve de vacaciones en Mari Pola este verano, la gente que había comprado departamentos a precios de oro sin tener los medios suficientes para honorar los gastos no eran oligarcas. Como de la misma manera los fondos de pensión que pululan por doquier no están constituidos por fondos de tres o cuatro condes o marqueses de yo no se que rincón de la vieja Galicia, Andalucía o Aragón.

A mi entender estamos frente a un problema de regulación. El mundo cerró la comedia de la Revolución, del imaginar que era posible salir de un sistema donde el mercado y la iniciativa privada, y con él el hombre racional debían someterse a la inteligencia colectiva, la programación y la planificación, con todos sus excesos. Se vino abajo el muro de Berlín y con él se fué al traste toda manera de pensar disconforme con el discurso mercantilista.


Hemos vivido y vivimos hasta hace poco en un mundo donde la creencia era que dejar de funcionar, sin interferencias, a los creadores de riqueza, sic! , era y es la clave del progreso humano. En sus formas más extremas, se llegó a imaginar que los agentes económicos (entre los cuales se cuentan vuestros oligarcas) podían auto disciplinarse, so pena de desaparecer del mapa, como ven Darwin y su ley también se aplican al mundo económico,. Helas, así fue como progresivamente el Estado fue perdiendo peso y su "ingerencia" en la vida real entró en declive. Sería interesante de dibujar un mapa dinámico y ver cómo "adelgaza" el sector público en el mundo. Y España en todo ello? No conozco bien la historia económica de la península, mis conocimientos se detienen al momento de la expulsión de vuestros antepasados de América Latina, imagino que mucha tinta ha corrido, pero creo que mucha tinta deberá correr para cambiar modos de funcionamiento, y sobre para ver una reapropiación del quehacer público por parte de los ciudadanos.

Uff, creo que me dejé llevar por la cólera hacia tanto economicismo, que rima muchas veces con charlatanería.

Sorry!



Maria Teresa Perez Alvarez
Profesorado de egb escuela de magisterio
Escrito por Maria Teresa Perez Alvarez
el 24/11/2010

Mira como se crea la unidad europea, una maravillosa relacion entre unos y otros, sujeta siempre a la cuestion economica:

EXPLOTACIÓN LABORAL DE TRABAJADORES EXTRANJEROS "Nos dijeron que en estas obras no hay derechos para nadie" Obreros lusos denuncian represalias por pedir condiciones laborales dignas

MARÍA PAMPÍN - Santiago - 24/11/2010


"Estas condiciones no son justas, se trabaja en condiciones forzadas, apurando el máximo que se puede para cobrar un precio muy bajo". Manuel Alves es uno de los trabajadores portugueses que lleva años por las obras de Galicia al servicio de la empresa ourensana Dabalpo, que, entre otras obras, participa en algunas públicas, como la nueva terminal del aeropuerto en Santiago. Cuando reclama sus derechos, él y otros compañeros tienen dos opciones: coger sus cosas y marcharse (con el paro si tienen suerte) o acatar las consecuencias. Las denuncias que en los últimos meses viene haciendo la central sindical CIG sobre las subcontratas en grandes obras públicas como las del AVE reflejaban irregularidades con las nóminas, horas extra a precio de saldo o jornadas que se alargaban más de lo debido, pero sin las historias personales de los trabajadores por miedo a las represalias. "Porque a los compañeros que protestan los echan a la calle", resume Alves.

Dos operarios están apartados en una nave donde "no hay manera de protestar"

Pedro Rio ya no tiene miedo porque no sabe si está de vacaciones o sin trabajo. Tenía una semana libre, pero como protestó porque su nómina dice que cobra 1. 165 euros y en el banco solo ve 870, no sabe si la empresa le "cortó la Seguridad Social o no". "Me encuentro sin trabajo por protestar, por pedir el dinero que es mío", cuenta. Desde febrero hasta agosto no tuvo problemas porque "hacía bastantes horas" y el dinero que le ingresaban cuadraba con la nómina que firmaba. "Hubo meses que hice cerca de 260 horas y cobraba por precio de hora, porque en esta empresa todos están así, nadie cobra por mes. Como ahora hago ocho horas, el dinero que me ingresan en el banco no corresponde con lo que dice la nómina y contesté. Fin de contrato". Rio lamenta lo que repiten sus compañeros que se animaron a contar su situación: "Las condiciones de la empresa son estas: si quieres, quieres y si no quieres, coges la carretera". EL PAÍS intentó ayer sin éxito hablar con algún representante de Dabalpo.

Bajo la mirada de cuatro o cinco policías nacionales que custodiaban, por la presencia de trabajadores, periodistas y sindicalistas, las puertas de las obras de Lavacolla, el responsable de la sección de construcción de CIG, Xulio Vicente, repartía a varios trabajadores una sentencia que reconocía su derecho a tener vacaciones. Luis Costa lleva más de tres años y medio en la empresa, cobra por día y en cada nómina le incluyen vacaciones y finiquito. Cuando pidió sus días libres le dijeron: "Si quieres vacaciones coge tus cosas y vete a Portugal". "Ni las cobras ni las disfrutas. Si te quedas en casa un día o dos, no te quitan el dinero de ese día, te quitan 200 o 300 euros", explica. Él y su compañero Eduardo Leiras ya no están a pie de obra, sino en una nave "en medio del monte", cerca de Sigüeiro. "Nos echaron fuera por defender nuestros derechos. Nos dijeron que en España no hay derechos para nadie de Dabalpo", cuenta. Ellos protestaron por las irregularidades y los apartaron, otros compañeros, prefirieron cobrar el paro y "tuvieron que ir a Inspección de Trabajo porque no le daban ni los papeles". "Es una vergüenza. Ni en Portugal hacen eso a los obreros", lamentan.

En la nave "no hay manera de protestar, no hay obra ni hay nadie". Allí pasan el día limpiando madera, sin electricidad, adelantando dinero para comprar bocadillos, sin agua caliente ni baños. "Para hacer las necesidades tenemos que ir al monte", dice Eduardo Leiras. "La única cosa que podemos pedir es que Inspección de Trabajo nos ayude", pide Costa.

Domingos Leiras pasó tres días en casa cuando su mujer tuvo a su tercer hijo, pidió sus "derechos" pero la empresa "desconectó el móvil" y no le dijo nada. Lleva desde 2006 en la empresa con puestos de responsabilidad, desde mayo no firma una nómina y el último mes cobró 14,20 euros. Ahora, el coche que lo llevaba cada día a Vigo ha dejado de recogerlo. "Me quitan el transporte y no me dejan trabajar, entiendo que me están despidiendo, pero todavía no me contestaron", dice angustiado. "Humillan a la gente para que se marche sin reclamar sus derechos. Soy encargado y me hacen esto, imagina un obrero".

Supongo que a ellos les da igual como se llamen los que los explotan: oligarquia o aristocracia. Hace ya tiempo que pasan cosas muy extrañas. Lo de las subcontratas nunca lo he entendido. Me suena a otro tipo de , digamos, otro tipo de saqueo economico. Como con lo de "Meidof", siempre es el ultimo el que paga.
Maria Teresa Perez Alvarez
Profesorado de egb escuela de magisterio
Escrito por Maria Teresa Perez Alvarez
el 24/11/2010

¿Que Mari Pola? ¿No llego a santa?

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 25/11/2010

Erasmo, no sé si sería correcto sentirme aludido por tu frase "colérica", o es un exceso de susceptibilidad por mi parte.

En el primer caso, creo que todo lo que he sostenido hasta el momento (aquí y en todos los sitios donde participo) ha intentado ser razonado y fundamentado, sin apasionamientos ni ideologías de barricada.

Es evidente que soy muy crítico con los agentes financieros en esta crisis específica; y desde luego no es mía la idea de calificarla de oligarquía (la financiera). Uso palabras de otros, acuñadas y genéricamente admitidas desde hace muchísimo tiempo. Por supuesto, hay otras muchas oligarquías con las que, por regla general, soy crítico, porque siempre han atendido a sus propios intereses por encima de los generales.

No puede extrañarme que te encolerices ante tanta crítica, porque imagino que lo sientes como una gran injusticia en la que pagan justos por pecadores; pero toda la vida ha sido así. La gente tiene una percepción de las cosas, no siempre erronea, cuyo único error es la generalización y meter en el mismo saco a toda la "clase". Ya sabes, "todos" los árabes; "todos" los judíos; "todos" los hombres"; "todas" las mujeres.

Personalmente no tengo la menor duda de que esta crisis es netamente financiera, causada por financieros, a los que ahora tenemos que sacar las castañas del fuego, pagando los platos rotos, desde los Estados hasta el último de los particulares. Y creo que tengo los fundamentos necesarios para sostenerlo.

Hoy mismo estoy abriendo un debate sobre el "caballo de batalla" de Merkel para que los privados compartan el pago de la crisis. Cada vez se abren más frentes a todos los niveles ante el clamor de que los causantes de la crisis rehusen cualquier intento de reconocimiento de culpa, y pago, desde la imposición de tasas, a cualquier otra solución viable y lógica que produzca en la gente una mínima percepción de que se hace algo de justicia.

Entiendo bien tu cólera y siempre he estado abierto a ese debate. Pero tu cólera no es muy diferente a los "rebotes" que yo me agarro cuando se meten con los abogados. Por muy injusto que parezca, hay cosas que no tienen solución.

Erasmo Rodrã­guez Rivera
Maestría en teoría económica y maestrí...
Escrito por Erasmo Rodrã­guez Rivera
el 25/11/2010

Vamos Daniel,

Mi critica nos es hacia lo que escribes, es hacia lo que ha sido, y es aún hoy día la regla de oro, al momento de pensar la realidad económica. Cuando digo y hablo de mi cólera, vamos es una manera de decir, basta hacia ese pensamiento único de creer que la auto disciplina del agente económico nos sacará del atollo.

Como ves no es contra lo que escribes, o la critica que se hace hacia los "financieros", que dicho de paso me parece más que justificada.

Un ejemplo : hoy día el gobierno irlandés ha publicado su plan de emergencia para sacar adelante al país. Qué vemos : todos y sobre todos los débiles deben pasar a la caja, quien no pasa : las empresas. Justificación : si se aumentan los impuestos, las empresas quitarán la isla. Toman a la gente por imbéciles, en Irlanda la presión fiscal no alcanza ni el 10% frente a más de 25% en el resto de Europa!

Se trata de arreglar el problema, si arreglar se puede, utilizando la misma arma que ha provocado el incendio y encima se pide más a quienes no tienen casi nada!


Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 26/11/2010

Eso de Daniel me hace sospechar que no era yo el aludido (ja, ja; es broma)

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 28/11/2010

Creo que esto que publico más abajo nos debe hacer pensar en si hay detrás de la pavorosa crisis (al menos Europea) una estrategia político-económica para seguir mandando:

Todos con el paso cambiado

Las querellas de este otoño sacan a la luz la contradicción que existe entre el cada vez menor peso económico de Estados Unidos en el mundo y el artificialmente alto papel del dólar en el sistema monetario internacional

PAUL KENNEDY , ocupa la cátedra Dilworth de Historia y es director de Estudios de Seguridad Internacional en la Universidad de Yale

EL PAÍS - Opinión - 27-11-2010

Ahora que, de momento, el ruido ha cedido y el polvo se va posando sobre los dos controvertidos debates del mes pasado -el debate doméstico norteamericano sobre la nueva fase de expansión cuantitativa de 600. 000 millones de dólares puestos en circulación por la Reserva Federal y las discrepancias que, en paralelo, surgieron en el G-20 de Seúl a propósito de la manipulación de divisas- tal vez sea posible pensar con más sangre fría sobre las implicaciones de ambos asuntos y sobre su conexión.

Pero primero parémonos a considerar por qué se producía tanta polvareda en torno a estas dos rencillas, la una sobre la nueva "expansión" (un término encantador y reconfortante) de bonos del Tesoro por parte de Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal, y la otra sobre las turbulencias en la reunión del G-20 respecto a quién estaba distorsionando más los tipos de cambio de sus monedas, si China, Estados Unidos o el resto del mundo.

El debate interno norteamericano sobre la sabiduría de la Reserva Federal al hacer un intento más de reavivar la moribunda economía doméstica es tan claro que no necesitamos malgastar aquí mucho tiempo con él. Los defensores de la expansión cuantitativa arguyen que solo la Reserva Federal y el Tesoro norteamericanos tienen las herramientas para reactivar el bajo crecimiento nacional; algunos comentaristas, como el economista Paul Krugman, hubieran preferido un paquete de estímulos mucho mayor. Sus oponentes, mayormente republicanos, pero todos y cada uno de ellos conservadores en lo fiscal, están alarmados ante el insólito modo en que el régimen Geithner-Bernanke quiere salir de la depresión norteamericana: imprimiendo billetes, con la vana esperanza de que este estímulo llevará a la creación de más puestos de trabajo, luego a más crecimiento, luego a más ingresos por impuestos y luego a presupuestos más equilibrados.

La separación entre ambos campos domésticos es existencial: o bien uno cree que el dar a la renqueante economía norteamericana un "impulso" keynesiano tiene muchísimo sentido, o uno piensa que eso es derrochar a cántaros el dinero. Una de estas dos posiciones, lógicamente, resultará ser buena, y la otra mala. Ahora podrían serlo cualquiera de las dos. La QE2 (o segunda expansión cuantitativa) es catastrófica o sensata.

La misma lógica puede ser válida, o quizá un poco menos, a propósito de la airada polémica internacional que tuvo lugar en Seúl a propósito de los efectos de la "expansión" de esos 600. 000 millones de dólares por parte de la Fed norteamericana en su economía mientras este país es, para bien o para mal, y en situación decadente, el banco de la última reserva, y mientras el dólar, aunque también en declive, es la principal divisa de cambio del mundo.

Ese debate de Seúl tiene que haber sido contemplado por cualquier persona imparcial como "un diálogo de sordos". El presidente Obama y el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, mantuvieron hasta el final que esta descongestión monetaria era un paso necesario para estimular la recuperación norteamericana; y, una vez lograda esa recuperación, el mundo, seguramente, seguiría su ejemplo.

La mera presunción de que la economía de Estados Unidos todavía ocupa la posición dominante que tuvo en 1945 tiene que haber hecho que los europeos serios lo nieguen con la cabeza y que a los chinos les dé la risa. ¿Aún no sabe Washington que su mando sobre la economía global se ha ido escabullendo tristemente durante los últimos 25 años? ¿Podrá asumir alguna vez el hecho de que ahora es solamente un actor principal en el escenario de la economía mundial y no el gran gorila?

Sin embargo, en el debate sobre la manipulación de las divisas, Estados Unidos seguramente plantea un argumento correcto de inicio. Cualquier banquero o comerciante del mundo afirmaría que China está utilizando sus masivas reservas de capital para controlar el tipo de cambio del yuan; este está lentamente en alza, pero solamente al ritmo que Beijing estima que es bueno para sus intereses. De este modo, las exportaciones chinas están devaluadas, lo que no solo distorsiona el comercio entre Estados Unidos y China, sino que obliga a Japón, Corea del Sur, Brasil y Sudáfrica a andar a la rebatiña, mediante manipulaciones de moneda similares, para que sus propios comercios sigan siendo competitivos. Los chinos están haciendo trampas y en consecuencia los superávits de su comercio crecen de manera grotesca.

Así que la respuesta de Washington es la de meter más y más dólares en el sistema, con el argumento de que necesita echar leña a una economía doméstica plana. Tal vez se estimule realmente a su economía, pero el otro efecto es el del envío de billetes de dólares norteamericanos al extranjero, y en tan gran cantidad que el valor de cambio del dólar está obligado a decaer. Por supuesto, el dólar volverá a subir. Una estúpida crisis en Oriente Medio (Irán ataca a Israel o Israel ataca a Irán), una acción desquiciada de Corea del Norte o una crisis financiera en otro país de la UE siempre provocará una notable aunque pasajera subida del dólar, pero la tendencia a largo plazo es descendente, debido tanto a los continuos déficits como a la renuencia de otras naciones a tener tantos dólares.

El sistema monetario internacional guiado por EE UU desde 1944 se está destruyendo lentamente. No es una sorpresa. Un país con solo el 4,5% de la población mundial y el 20% del producto bruto no puede cargar permanentemente con el peso de que su moneda esté representando el 80% o el 60% de las reservas de divisas del mundo. Lo que solía ser visto por muchos como una ventaja desleal ahora puede resultar ser una carga. Más pronto o más tarde va a suceder lo que los economistas califican como una "convergencia" entre el poder de impacto real de EE UU en el mundo (o sea, su parte del producto global total) y su artificialmente alta parte de los valores de cambio internacionales.

Durante un largo periodo, muchas naciones dentro de la órbita política estadounidense aceptaron la artificialidad de la posición del dólar. Se trataba de aliados como Reino Unido, Japón, Alemania, España o Corea. Pero no hay ningún indicio de que las grandes potencias emergentes de hoy -Brasil, Sudáfrica, India- tengan la misma actitud deferente. En cuanto a China, nunca desfilará al mismo paso que EE UU. El asunto ahora es saber si EE UU, debido a su endeudamiento, desfilará pronto al mismo paso de China.

Todo lo cual nos vuelve a llevar a la "expansión cuantitativa" de Bernanke. Desde un punto de vista doméstico, la actuación de la Fed puede haber sido útil y entraba dentro de sus competencias. Hace unos días, Jim O'Neill, el primer economista de Goldman Sachs, recordaba a los lectores del Financial Times que "la responsabilidad de la Fed es mantener alto al empleo y baja a la inflación, pero no a las monedas".

El presidente Obama podría encontrar así un elemento bastante útil: las actuaciones de la Reserva Federal para estimular a la moribunda nación no están concebidas para debilitar al dólar, aunque probablemente lo hagan, mejorando así las exportaciones y asestando un golpe de refilón a las manipulaciones de China con su propia moneda. Al tiempo, la Casa Blanca puede decir que si el dólar se debilita no se le puede echar la culpa a ella.

El problema es que, a pesar de su declive, EE UU es todavía un actor enormemente importante en la economía global, lo que significa que no solo tiene una gran capacidad de ayudar al mundo, sino además una terrorífica capacidad de dañar al sistema comercial universal mediante políticas egoístas y encerradas en sí mismas, como ya lo hizo en el periodo 1930-1934. Esas políticas no solo seguirían dañando a la economía norteamericana, sino que comenzarían a debilitar sus vitales aportaciones a la seguridad internacional. A largo plazo, ningún poder militar Número Uno puede mantener tan vastas obligaciones en el exterior si su economía se debilita en relación a otros Estados o naciones en alza.

Por todas estas razones, a este autor le parece vital que Estados Unidos por un lado, y los demás actores principales mundiales por el otro, cesen en su disparate de desfilar a pasos diferentes y en direcciones diferentes. Ningún ejército de coalición ganó nunca una batalla con esa táctica.

Traducción de Juan Ramón Azaola.


Erasmo Rodrã­guez Rivera
Maestría en teoría económica y maestrí...
Escrito por Erasmo Rodrã­guez Rivera
el 28/11/2010

El artículo de Kennedy me parece interesante a un doble título. Primero, destaca la situación "fin de reino" de la economía USA con su correlato la ascensión de la China como potencia imperial aspirante. Segundo, el rol todavia imperial del dólar que contrariamente a la lógica, es todavia de interés de todos evitar el billete verde sea hechado al tacho de basura.

Por el resto, sonrio cuando leo lo que declara O'Neil, de Goldman Sachs, uno de los bancos que ha contribuido a meter en el follo la economía del Tio Sam.