En este grupo En todos

Grupo de Sucesos económicos. Análisis e interpretación



¿Ataque al euro o "violencia doméstica"?

Rafael
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 17/11/2010

No falta quien sostiene, entre ellos yo mismo, que lo que late tras toda esta conmoción económica no es sino un ataque al euro, sobre todo por parte de USA, que no puede quedarse imperturbable ante la solidificación de una moneda (y de paso una unión política, la UE) susceptible de desplazarlo de sus intereses de todo tipo.

Sea o no eso cierto (objeto de debate), hay un segundo aspecto: una moneda, y sobre todo su fortaleza, no se improvisa. Tiene que responder a cantidad de aspectos de la Economía a la que responde que, de no ser completamente estables, la hacen oscilar peligrosamente.

El dracma de los antiguos griegos es el ejemplo que tengo más a mano.

Por tanto, un segundo aspecto a debatir es si la ambición política en una apresurada apertura de nuevos mercados propios (expansión europea) ha podido olvidar aspectos básicos de la real situación de esos mercados (en este caso países) que ha terminado dañando profundamente al euro "desde dentro".

En suma, como europeo convencido: ¿Nos están atacando o nos estamos matando entre nosotros?

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 17/11/2010

Hoy El Pais publica estos artículos:

La UE presiona a Irlanda para que acepte ayuda y se calmen los mercados

Van Rompuy alerta de que la eurozona vive una crisis de supervivencia - Dublín reconoce contactos para buscar una solución "creíble y eficiente"

ANDREU MISSÉ - Bruselas



EL PAÍS - Economía - 17-11-2010

El euro vive su segunda prueba de fuego en menos de seis meses. Después del desastre del pasado mayo por los problemas fiscales de Grecia, la zona euro se enfrenta a una segunda tormenta, esta vez de la mano de Irlanda. Los 16 ministros de Economía de la zona euro dedicaron su reunión de ayer en Bruselas a tratar de convencer a las autoridades irlandesas de que solicitaran una ayuda a la UE para remendar sus bancos y calmar a los mercados.

La gravedad de la situación fue expresada sin ambages por el presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, quien aseguró que "estamos en una crisis de supervivencia" de la zona euro. Para tranquilizar los ánimos tanto Rompuy como Olli Rehn, el comisario de Asuntos Económicos, aseguraron, en la rueda de prensa posterior a la reunión, que la UE está determinada a poner en práctica cualquier ayuda en el momento en que Irlanda lo solicite. La Comisión Europea anunció el envío de una misión técnica conjunta con el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo a Dublín para intensificar los trabajos preparatorios de un eventual rescate del país.

Cada crisis financiera tiene su particular narrativa política. En la de Grecia, Alemania, más pendiente de sus elecciones regionales, dejó pudrir la situación y la petición de ayuda que venía solicitando el Gobierno del socialista Yorgos Papandreu desde febrero no encontró una respuesta positiva hasta tres meses después. El retraso provocó serios problemas al euro y varios países, como Portugal y España, se vieron seriamente afectados.

En el caso de Irlanda, se da la paradoja de que el enfermo, más pendiente de sus próximas elecciones, se resiste a pedir ayuda para no dar armas a la oposición a pesar de que tiene un sistema bancario que se cae a trozos y que solo se sostiene por la inyección del Banco Central Europeo, en cuyo seno empiezan a producirse disensiones.

Pero a la fuerza ahorcan. Aunque el ministro de Finanzas de Irlanda, Brian Lenihan, seguía insistiendo ayer que su país no precisaba financiación hasta mediados del año que viene, el primer ministro, Brian Cowen, admitía en el Parlamento que Dublín estaba buscando una solución "creíble y eficiente". Cowen reconoció que "dadas las actuales condiciones del mercado ha habido contactos a nivel oficial con nuestros socios internacionales", aunque insistió en que eran "inexactas" las informaciones que indican que Irlanda había pedido ayuda. A pesar de las cautelas fue todo un primer paso.

El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, fue más explícito al reconocer que "la Comisión Europea trabaja en concierto con el BCE y el FMI y por supuesto las autoridades irlandesas con vistas a resolver los graves problemas del sector bancario irlandés". Un sector bancario que se hinchó al galope de operaciones especulativas desaforadas hasta alcanzar un tamaño cinco veces la economía del país y que ha precisado ayudas públicas por valor de 286. 000 millones de euros, equivalentes al 170% del PIB de Irlanda.

Fuentes comunitarias indicaron que Irlanda podría recibir unos 100. 000 millones (la mitad de los cuales se canalizarían hacia los bancos), de la Facilidad Europea de Estabilidad Financiera constituida tras la crisis griega y que puede disponer de 440. 000 millones de euros.

El sector privado está por ahora a salvo de los sacrificios, ya que Van Rompuy aclaró que los mecanismos actuales de rescate están vigentes hasta 2013, y no contemplan que las entidades financieras carguen con el coste.

Irlanda ha oído todo tipo de mensajes procedentes de las autoridades monetarias europeas para que tome una decisión cuando antes y permita la estabilización del euro y acabe con las presiones a otros países especialmente Portugal. El vicepresidente del BCE, Vitor Constancio, volvió a insistir ayer en que Irlanda debe decidir por sí misma si necesita ayuda, pero se mostró convencido de que si solicita "financiación externa la situación se estabilizará".

El ministro de Finanzas holandés, Jan Kees de Jager, precisó que cualquier concesión de ayuda deberá estar sujeta a condiciones y contar con la colaboración del FMI.

El gobernador del banco de Francia, Christian Noyer, quiso transmitir un mensaje de calma asegurando que la situación de la zona euro "no estaba al borde del colapso". También el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Tim Geithner, que en la anterior crisis estuvo también en permanente contacto con las autoridades europeas, dijo que la situación "estaba completamente dentro de las posibilidades de gestión de Europa", y pidió una acción "rápida, muy rápida".

El ministro de Hacienda británico, George Osborne, también puso su granito de arena, asegurando que están dispuestos préstamos por millones de libras para ayudar en el rescate si es preciso.

Portugal, el otro país en el punto de vista de los mercados, se empeñó ayer en dejar claro que no es Irlanda y, por lo tanto, no necesita ayuda exterior, informa Francesc Relea. Este es el mensaje que el ministro luso de Finanzas, Fernando Teixeira dos Santos, transmitió en Bruselas para intentar calmar el revuelo provocado por sus declaraciones del día anterior, en las que admitió que Portugal corre un alto riego de verse obligado a recurrir al fondo de rescate europeo.

Mientras tanto, los otros ministros de Finanzas de la zona euro pidieron a Portugal y Grecia que especifiquen y profundicen ciertas medidas contra la crisis de la deuda soberana de la región. En el caso luso, el Eurogrupo pidió a Lisboa que detalle las reformas estructurales que piensa adoptar para "mejorar el potencial de crecimiento del PIB y la competitividad".

La crisis del euro Los planes de rescate
Dinero por soberanía II


JUAN IGNACIO CRESPO



EL PAÍS - Economía - 17-11-2010

La crisis de la deuda pública irlandesa pone una vez más sobre la mesa la gran contradicción que supone tener una política monetaria común y, a la vez, diferentes tesoros o haciendas nacionales. Se puede vivir con esa contradicción (de hecho, la política monetaria de China o de Hong Kong, al tener sus respectivas monedas pegadas al dólar, está dictada por la Reserva Federal de EE UU), pero adquiere formas virulentas cuando una recesión económica o un cambio de dirección en los flujos de capitales exacerba las diferencias entre los territorios que comparten idéntica política monetaria.

Con suerte, lo que sucede en este momento, y lo que ocurrirá previsiblemente más veces a lo largo del próximo año, solo serán réplicas de la sacudida inicial de la primavera pasada (que alcanzó su paroxismo en el fin de semana del 9 de mayo): al fin y al cabo ahora se es consciente de los problemas y ya existe un mecanismo para proporcionar liquidez y estabilidad al miembro de la Unión Europea que lo necesite.

Irlanda no necesita un rescate inminente de sus finanzas públicas (podría estar sin emitir deuda hasta la próxima primavera), sino allegar capitales a su sistema bancario y esto hace que todo sea mucho más complicado de digerir debido al empeño de su Gobierno en renovar un aval para las emisiones de bonos bancarios que extendió hace dos años y que ya ha vencido. La reacción está siendo cristalina: una cosa es avalar total o parcialmente los depósitos de los bancos y otra que accionistas o tenedores de bonos y obligaciones bancarias no tengan que asumir las pérdidas de sus inversiones. Si los Gobiernos, tuvieron dificultades para explicar a sus conciudadanos que salvaran "el sistema sanguíneo de la economía" (los bancos), ¿Cómo van a convencerles de que hay que salvar también a inversores concretos? (como dicen los anglosajones: demasiado unpalatable ;... De sabor demasiado insoportable).

Por si eso fuera poco, y para que obtenga más ingresos, hay presiones sobre el Gobierno irlandés para que suba el impuesto de sociedades, que ahora es del 12,5%, y termine con lo que otros Gobiernos consideran competencia desleal, resucitando así otro problema barrido bajo la alfombra en los años noventa: el de la armonización fiscal entre los diferentes países de la Unión Europea.

A la espera de un Tesoro Único Europeo que en el largo plazo permitiera suavizar o eliminar este tipo de convulsiones (y que sería una clara renuncia de soberanía para todos) sobre el Gobierno irlandés planea un dilema inaplazable: ayuda sí, pero condicionada a cambios importantes en su política. Ayuda a cambio de renunciar, siquiera transitoriamente, a algo de su soberanía. Algo que a Irlanda, país independiente desde no hace tanto tiempo (y en una negociación bilateral con el conjunto de sus socios) se le hace especialmente doloroso.


Maria Teresa Perez Alvarez
Profesorado de egb escuela de magisterio
Escrito por Maria Teresa Perez Alvarez
el 17/11/2010

Problemas en la deuda soberana de la UE La UE y el FMI presionan a Irlanda para que acepte un rescate de 100. 000 millones Bruselas y el organismo internacional envían una comisión técnica a Dublín para concretar una eventual ayuda a los bancos, pese a que el Gobierno del país se resiste a solicitar financiación


Https://www.elpais.com/articulo/economia/UE/FMI/presionan/Irlanda/acepte/rescate/100000/millones/elpepueco/20101116elpepueco_2/Tes


Hay algo que no entiendo.100.000 millones ( creo que esa era la cantidad) para un rescate a Irlanda.


Cuando se ofrece un rescate nadie quiere el rescate. Yo me pregunto. ¿Hasta cuando van a decir que no quieren el rescate? Cuando la situacion se ponga mas dificil alguien querra el rescate,todos al rescate y pobre del ultimo que se acerque al rescate...


¿Como es que no aceptan 100. 000 millones de euros? Es por no quedar mal, o es por lo que tendrian que pagar a cambio de recibir ese dinero?


Hay un refran que dice:


Fun a casa da miña veciña e avergonceime, viñen para a miña e arregleime.


Fui a casa de mi vecina a pedir ayuda y tuve que pasar vergüenza, pero al venir a mi casa, con lo que tenia , me arregle sin problemas. Es decir :pedir siempre sale caro.


Ya me diras cuantas burradas he dicho en este post.


Que descanses.

Lucy Lezcano
Química universidad nacional de panama
Escrito por Lucy Lezcano
el 18/11/2010


Tenemos sólo una gota de agua para cuando estalle el incendio

Erasmo Rodrã­guez Rivera
Maestría en teoría económica y maestrí...
Escrito por Erasmo Rodrã­guez Rivera
el 18/11/2010

Hola Maria Teresa,


Estarías dispuesta a aceptar un préstamo que reducirá a cero tu capacidad de decidir en tu casa?

El problema de fondo del "rescate ese ese" , es la soberanía nacional. La posibilidad real que un gobierno elegido democráticamente realice y haga una política por la que fue elegido.


Erasmo

Maria Teresa Perez Alvarez
Profesorado de egb escuela de magisterio
Escrito por Maria Teresa Perez Alvarez
el 18/11/2010

Si, esa idea ronda hace mas tiempo sobre mi cabeza que la de la moda de los rescates. Hace mucho que se intuye que la soberania nacional es un engañabobos, o es que yo soy muy fantasiosa. No hemos visto a Zapatero resistiendose a tomar ciertas medidas ( las que no tomaria el premio nobel de economia 2007) por imperativo de la UE.?

Es que la "ayudas" a España convertidas en pasta a mansalva, no nos han hipotecado igual que esos rescates que estan de moda ahora?

Perdonad, pero yo no entiendo de economia. Solo leo los periodicos y hay cosas que extrañan a alguien como yo.

Aqui la clase politica y el pais entero con ella, estan zarandeados por poderes que han quedado en evidencia cuando se ha ido al rescate de la banca ( en un pais como España que tenia el sistema bancario mas solido) y ahora nos vemos sin liquidez para atender las necesidades elementales. Y ahora obligan al pais a toma una medidas que el presidente no queria tomar a todas luces. Hace falta que te den un rescate para que te manejen? No lo hacen ya y mientras tanto disimulamos , diciendo que aqui no hace falta rescate?

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 18/11/2010

Aquí se están mezclando cosas, con el agravante de las consecuencias de la mezcla: o sea, que nos perdamos entre la niebla.

Desde el momento en que se supone que vamos (a rastras o voluntariamente) hacia un "País" llamado Europa, es necio pensar que no vamos a perder parte de la soberanía nacional . Eso lo saben hasta los párvulos desde hace ya muchos años y se llaman directivas europeas de obligado cumplimiento por todos los Estados Miembros. Tomando el ejemplo USA (hacia el que, no nos engañemos, vamos), California (España) cede competencias al Estado Federal (Europa) simplemente porque le interesa.

Pero ya dentro del Estado Federal (Europa), puede ocurrir que California (Irlanda) se emporre (nunca mejor dicho), y que haya que intervenir y decirle: "chaval, esto no es lo hablado ni lo convenido".

Separemos los terrenos, porque si no nos perderemos.

A todo esto, el serio problema de Europa es que todo esto está pasando mientras "el bebé" (Estado Federal Europeo) no ha nacido. Por eso -concordando con Erasmo- en el caso de Irlanda no estamos hablando de la pérdida de soberanía por haber entrado en Europa; sino de la pérdida de parte de la soberanía que le quedaba , por haber hecho mala letra.

Lo que no puede ser (que es lo que queremos todos) es que aceptemos estar en un concepto supranacional porque nos interesa, y luego pretendamos ser tan soberanos como antes. Algo así como tener un hijo de 30 años viviendo en casa y que despotrique por no aceptar que "en esta casa se come a las dos".

Maria Teresa Perez Alvarez
Profesorado de egb escuela de magisterio
Escrito por Maria Teresa Perez Alvarez
el 18/11/2010

¿Por que no hacemos historia de la cantidad de estafas que ha habido en los ultimos años?

Forum Filatelico, Afinsa, Gescartera, aquello de la UGT que se metio a construir casas, el fiasco de la inversion en nuevas tecnologias, las... Y los... ¿No son muchas estafas seguidas en un Pais que se supone de Derecho ( a saber lo que quiere decir eso)


¿Como ocurren estas cosas? ¿Es que no funciona todo lo bastante mal para que se hunda por si mismo? ¿Sera que andar con imitaciones, pudiendo ser originales, no es adecuado? O es que tenemos que imitar a narices? ¿Donde esta entonces la libertad democratica? No se puede crear una europa de laboratorio. Tiene que haber respeto a sus pueblos y eso la economia le importa un pepino. Porque todo empezo siendo la Comunidad Economica Europea. Y un proyecto de convivencia comun, nunca se tuvo en cuenta. O al menos muchos no lo vimos.

Erasmo Rodrã­guez Rivera
Maestría en teoría económica y maestrí...
Escrito por Erasmo Rodrã­guez Rivera
el 18/11/2010

Estaba por cerrar el PC y se me ocurrió leer los mensajes. De modo que retardo mis lecturas para decir lo siguiente.

Si Rafael utiliza la figura del Estado Federal (que todavía no ha nacido como lo dice él) para explicar la cuestión de la soberania nacional, esta figura puede inducir a error. Digo esto, porque no es consustancial a la experiencia europea la creación de un Estado único, multinacional. Los más europeos hablan de la necesidad de desarrollar ese espíritu y sentimiento de pertenecer a una nación, el problema es que hay fuerzas centrifugas nacionales que anulan la esperanza de ver un día el gérmne de un Estado Europeo. Por ejemplo, hoy día, los alemanes son menos europeos que lo eran al momento de la caída del muro.

Creo que el problema profundo del Euro es la de haber creado una moneda única y dejado al albedrio de cada país la definición de la política económica y fiscal.


Erasmo

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 19/11/2010

Concuerdo contigo, y añadiría que prácticamente todos los ciudadanos de los Estados son hoy menos europeos que antes, quizás (no lo sé) con la excepción de los últimos en entrar.

Maria Teresa Perez Alvarez
Profesorado de egb escuela de magisterio
Escrito por Maria Teresa Perez Alvarez
el 19/11/2010

Temo llevar la contraria a quien sabe mas. Un Estado no tiene por que coincidir con una nacion. Hacer de Europa un Estado, sera posible en la medida que los pueblos que la forman se organicen frente a enemigos comunes, y se reconozcan en ella. Solo nos hacia falta que una España invertebrada formase parte de una Europa Invertebrada. Como en otros momentos importantes de nuestra historia, la economia arrasa a los pueblos. Es la Europa de los comerciantes, no la de los europeos.


LOS ALEMANES SOLO NECESITAN SER ALEMANES PARA QUE SE LES RECONOZCA COMO EUROPEOS. El dia que dejen de serlo, Europa sera menos Europa.

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 20/11/2010

Hoy viene en la prensa una interesante reflexión de Javier Solana sobre las relaciones USA-Europa en todos los órdenes.
Extracto exclusivamente lo que se refiere a las relaciones y "tensiones" económicas:

De Cumbre de Lisboa: el tiempo corre. JAVIER SOLANA

EL PAÍS - Opinión - 20-11-2010

Lisboa también acoge hoy otra reunión a la que me gustaría referirme: la cumbre entre Estados Unidos y la Unión Europea. Un encuentro al más alto nivel y el primero de este tipo tras la entrada en vigor del Tratado de Lisboa y con las nuevas estructuras en pie. La reunión se produce en un contexto en el que el distanciamiento transatlántico causado por los diferentes enfoques estratégicos para hacer frente a la crisis económica se sitúa en el epicentro de los debates sobre Occidente. Las complejas situaciones domésticas que los dos lados del Atlántico están atravesando tampoco son de ayuda. En EE UU, los demócratas han perdido parte del control del Congreso y han reducido su mayoría en el Senado. Por su parte, la UE se encuentra en plena construcción de un sistema de gobernanza económica y esforzándose por salvaguardar la estabilidad y prosperidad del euro. En cambio, la UE y EE UU comparten un hecho: la crisis nos está impactando de manera más aguda que a los países emergentes. Si se quiere avanzar en firme y salir de la crisis, es necesario superar este estadio de las relaciones y actuar de forma coordinada y conjunta. Y esta cumbre debe ser el lugar para ello.

Las discrepancias estratégicas surgen en torno a la política económica que se está siguiendo para salir de la crisis: EE UU apuesta por el estímulo, mientras que la UE, liderada por Alemania, se centra en la disciplina fiscal. Estos enfoques diferentes tienen que ver tanto con las diferentes culturas económicas que existen a ambas orillas del Atlántico como con la naturaleza muy distinta del euro y del dólar. EE UU históricamente ha hecho políticas expansivas y, al ser el dólar la moneda refugio mundial, no sufre presiones de los tenedores de su deuda. En cambio, Alemania tiene una tradición de políticas austeras y el euro, como estamos viendo en los casos de Grecia e Irlanda, está sometido a las presiones derivadas de las desconfianzas de los inversores, que premian políticas restrictivas.

Las recientes medidas de estímulo monetario de la Reserva Federal, el QE2, por el que se han inyectado 600. 000 millones dedólares en la economía estadounidense, también han sido motivo de discordia.

EE UU declara que su política expansiva contribuye no solo al crecimiento americano, sino que también reactiva la economía mundial. Por su parte, la UE entiende que además del estímulo se buscaba devaluar el dólar respecto al euro, y así incrementar las exportaciones americanas y reducir las importaciones a EE UU y de este modo mejorar la balanza comercial americana.

La gestión de las balanzas comerciales es otro de los ámbitos de confrontación. Mientras que la UE asume la posición alemana de responsabilizar de sus males únicamente a los países con déficits comerciales, EE UU, en cambio, propone limitar tanto los superávits como los déficits en las balanzas comerciales.

Todas estas divergencias en torno a la política económica, al tratamiento de los desequilibrios en las balanzas comerciales y a los tipos de cambio pueden conducir a un proteccionismo más o menos enmascarado; desenlace que tenemos que evitar a toda costa.

Con un intercambio comercial de 365. 000 millones de euros en 2009, EE UU y la UE deben salvaguardar esta relación comercial por el bien de ambos. Para ello, serán necesarias dosis elevadas de coordinación de las diversas políticas gubernamentales y un firme compromiso internacional en defensa del interés común. Tanto EE UU, el principal socio comercial de la UE (representa el 15% de su comercio exterior), como la UE, el principal socio de EE UU (19%), deberán comprometerse en realizar serios esfuerzos para evitar que la economía mundial desemboque en un peligroso escenario de enfrentamiento económico y comercial creciente y para salir de una crisis que está hoy, en bastante mayor medida, más presente en los países desarrollados.

Una convergencia de posiciones entre EE UU y la UE facilitará, de paso, la coordinación en el G-20.


Maria Teresa Perez Alvarez
Profesorado de egb escuela de magisterio
Escrito por Maria Teresa Perez Alvarez
el 20/11/2010

Conclusion:

Europa tiene su mayor enemiga dentro: Alemania.


Usa puede aliarse con los paises emergentes, que a fin de cuentas no comparten sus problemas


Si queremos que USA no se alie con los paises emergentes y nos abandone en la crisis que ellos ayudaron (? ) a crear, tendremos que ceder en nuetros feudos y agregarnos a su politica hegemonica con todas las consecuencias.



Supongo que esas conclusiones no son las que se deberian sacar.


Me falta la ultima. Si las cosas van mal y la UE se va a la mierda por completo, siempre estaran los paises emergentes y recurrir a ellos en seguno intento.


Unos van delante y otros detras.






Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 20/11/2010

María Teresa, nada nos impide a los europeos aliarnos también con los países emergentes. Y los únicos feudos que tenemos que ceder son los nacionales, a favor del Monarca Europa (no USA).
Este se puede ver de muchas formas; pero yo lo veo en forma de "bloques", totalmente a la usanza de cuando en la Edad Media existía Europa (y también después de Napoleón hasta Hitler).
Por ahora se perfilan tres bloques muy claros: USA, Europa (en gestión) y China (en gestión). De Rusia no tengo opinión, porque no sé ni dónde está (quizás Erasmno nos lo explique). Esos bloques influyen sobre todas las naciones, y todo se convierte en un gran juego de seducción y alianzas.
Eso pasaba en la Edad Media con el llamado "Imperio" (restos del Sacro Imperio Romano Germánico donde lo que importaba era el papel jurídico de la figura del "Imperator", que podía ser cualquiera de cualquier país); la "Sancta Ecclesiae" con sus ridículos territorios pero con su "dominium orbis") y "el tercero en discordia", cambiante, pero que casi siempre era el Rey de Francia (que no se limitaba a Francia, sino a una enormidad de territorios donde influía).
En cuanto a Europa, no ya como bloque "lobby", sino como territorio pacífico y común de todos los europeos, reedita la libre circulación medieval tras Napoleón y hasta Hitler. Está fantásticamente descrita por Stefan Zweig en "El Mundo de Ayer". Una Europa en la que yo creo mucho. La del humanismo europeo.

Erasmo Rodrã­guez Rivera
Maestría en teoría económica y maestrí...
Escrito por Erasmo Rodrã­guez Rivera
el 20/11/2010

Javier Solana hace una análisis errado!


Uno, "la prosperidad del euro" es una frase vacía de sentido, la fuerza de una moneda la da la confianza que inspira este pasivo emitido por la autoridad pública (el banco europeo); confianza que reposa en la calidad y fuerza del crecimiento y gobierno económico. Discutible en la UE.

Dos, si la crisis impacta a la UE y los EEUU es porque simplemente son países que en unos casos han vivido a crédito y en otros porque han gozado de un trato de favor de los inversionistas (públicos y privados). En el caso de los países emergentes, pongamos los de América Latina, la estabilidad sucede las décadas de los 80 y 90 que fueron de cura profunda en materia fiscal y de "transparencia económica".


Tres, la cumbre no arreglará nada porque el problema del euro es un problema doméstico, y como dicen en los EEUU el dólar es un problema no para los estadounidenses, es el problema de los que lo poseen fuera de los EEUU.

EE UU declara que su política expansiva contribuye no solo al crecimiento americano, sino que también reactiva la economía mundial. Por su parte, la UE entiende que además del estímulo se buscaba devaluar el dólar respecto al euro, y así incrementar las exportaciones americanas y reducir las importaciones a EE UU y de este modo mejorar la balanza comercial americana.

Cuatro, que los EEUU no haya sufrido y no sufre presiones de los tenedores de sus deuda, porque el dólar es moneda refugio. El dólar hoy día no juega el rol de moneda refugio, ningún inversionista lúcido compra dólares para refugiarse de una catástrofe por venir, para ello lo que se hace hoy día es comprar metales preciosos, metales, petróleo, inmobiliario (no en exceso). Si el dólar se mantiene es gracias al hecho que los países que tienen excedentes comerciales y de balanza de pagos, poseen los papeles de deuda de los EEUU, y no les conviene que el dólar sea echado a un tacho de basura. Pero lo cual no quita que hayan comenzado a diversificar sus portafolios y a reducir la parte etiquetada en dólares.


Quinto, si los EEUUU desarrollan una política expansiva no es tan sólo por cultura, es simplemente por que son conscientes que en el mundo poseen un derecho imperial, de imprimir papeles y dárselos a los otros países como medio de pago, y nadie podrá negarse a recibirlo. Porqué no imprimiré papeles para pagar a mi proveedor, si hoy día no tengo el "cash" para honorar mi deuda? Lo que es curioso, es eso lo que hacían nuestros gobiernos en América Latina en un pasado no muy lejano.


Sexto, las políticas de austeridad impuesta por Alemania, pueden explicarse parcialmente por factores culturales (protestantismo virtuoso, terror a la inflación que vivieron los alemanes en los años 40), pero creo que fundamentalmente se debe a que el modelo de desarrollo alemán está en consonancia con las tendencias de la economía mundial, en pocas palabras, la economía alemana se beneficia de la expansión del comercio mundial (EEUU, China, India, países emergentes) y la austeridad en Europa no recorta su crecimiento, cosa totalmente inexistente en Francia, España, Italia, por no citar algunos países de la UE.


Creo que Solana debería revisar "les fondamentaux " de su visión de la problemática que atraviesa Europa.


Erasmo


Erasmo Rodrã­guez Rivera
Maestría en teoría económica y maestrí...
Escrito por Erasmo Rodrã­guez Rivera
el 20/11/2010

Perdón un error se introdujo en mi texto, Lo reescribo.


Javier Solana hace una análisis errado!


Uno, "la prosperidad del euro" es una frase vacía de sentido, la fuerza de una moneda la da la confianza que inspira este pasivo emitido por la autoridad pública (el banco europeo); confianza que reposa en la calidad y fuerza del crecimiento y gobierno económico. Discutible en la UE.

Dos, si la crisis impacta a la UE y los EEUU es porque simplemente son países que en unos casos han vivido a crédito y en otros porque han gozado de un trato de favor de los inversionistas (públicos y privados). En el caso de los países emergentes, pongamos los de América Latina, la estabilidad sucede las décadas de los 80 y 90 que fueron de cura profunda en materia fiscal y de "transparencia económica".


Tres, la cumbre no arreglará nada porque el problema del euro es un problema doméstico, y como dicen en los EEUU el dólar es un problema no para los estadounidenses, es el problema de los que lo poseen fuera de los EEUU.


Cuatro, que los EEUU no haya sufrido y no sufre presiones de los tenedores de sus deuda, porque el dólar es moneda refugio. El dólar hoy día no juega el rol de moneda refugio, ningún inversionista lúcido compra dólares para refugiarse de una catástrofe por venir, para ello lo que se hace hoy día es comprar metales preciosos, metales, petróleo, inmobiliario (no en exceso). Si el dólar se mantiene es gracias al hecho que los países que tienen excedentes comerciales y de balanza de pagos, poseen los papeles de deuda de los EEUU, y no les conviene que el dólar sea echado a un tacho de basura. Pero lo cual no quita que hayan comenzado a diversificar sus portafolios y a reducir la parte etiquetada en dólares.

Cinco, si los EEUUU desarrollan una política expansiva no es tan sólo por cultura, es simplemente por que son conscientes que en el mundo poseen un derecho imperial, de imprimir papeles y dárselos a los otros países como medio de pago, y nadie podrá negarse a recibirlo. Porqué no imprimiré papeles para pagar a mi proveedor, si hoy día no tengo el "cash" para honorar mi deuda? Lo que es curioso, es eso lo que hacían nuestros gobiernos en América Latina en un pasado no muy lejano.


Seis, las políticas de austeridad impuesta por Alemania, pueden explicarse parcialmente por factores culturales (protestantismo virtuoso, terror a la inflación que vivieron los alemanes en los años 40), pero creo que fundamentalmente se debe a que el modelo de desarrollo alemán está en consonancia con las tendencias de la economía mundial, en pocas palabras, la economía alemana se beneficia de la expansión del comercio mundial (EEUU, China, India, países emergentes) y la austeridad en Europa no recorta su crecimiento, cosa totalmente inexistente en Francia, España, Italia, por no citar algunos países de la UE.


Creo que Solana debería revisar "les fondamentaux " de su visión de la problemática que atraviesa Europa.


Erasmo

Erasmo Rodrã­guez Rivera
Maestría en teoría económica y maestrí...
Escrito por Erasmo Rodrã­guez Rivera
el 20/11/2010

Sigo, debería prohibirme de "conversar" minutos antes de ir a dormir! , porque cuando empiezo a discutir no acabo. Me apresuro a decir lo que deseo expresar.


No creo que Alemania sea el enemigo de sus socios europeos. El problema que los socios difieren en la manera de hacer negocios. Los franceses, italianos, como los griegos en exceso, para hacer negocios "gustan" derrochar los euros que todavía no han ganado y que supuestamente está por venir, en cambio el alemán parsimonioso, austero en sus gastos, ahorra lo que puede e invierte los beneficios que percibe. Cierto exagero, pero hay mucho de verdad en lo que escribo, ocurre algo parecido en Suiza, donde la hace poco votamos en referendum por un aumento de los impuestos que permitirá reducir el déficit federal.


El problema hoy día es que pedir que los otros países se cierren la cintura, por encima de lo que la crisis les está haciendo vivir, es y a mis ojos es una locura económica. Se requiere meter del orden y disciplina, lo que Solana llama gobierno económico, a mediano plazo. Pero a corto plazo, hay fuego en la casa europea, hay que apagar primero el fuego, evitar que las economías nacionales colapsen (Grecia, Portugal, Irlanda, España, luego Francia e Italia, no hablemos de los nuevos socios europeos) porque sino no habrá compañeros de aventura.


Saludos y buenas noches.


Erasmo

Maria Teresa Perez Alvarez
Profesorado de egb escuela de magisterio
Escrito por Maria Teresa Perez Alvarez
el 21/11/2010

Solo leo dos renglones y ya siento inspiracion. No son paises emergentes los latinoamericanos? No son nuestros proximos fuera de Europa? ¿Como es que nuestras relaciones con esos paises no son mas intensas y mejores? No seria mas logico un estado comun con ellos que con Noruega o Polonia? Dudo que nuestra libertad sea tal. Pero decir esto se que es un atrevimiento. Si opino es porque se me ha permitido opinar sabiendo poco y menos. Asi que gracias por adelantado.


" María Teresa, nada nos impide a los europeos aliarnos también con los países emergentes. Y los únicos feudos que tenemos que ceder son los nacionales, a favor del Monarca Europa (no USA)"


Que nacion-estado europeo puede reorganizarse en un proyecto comun europeo sin que los resabios internos no afloren, despues de tanto tiempo atenazados? Me refiero a eses sintomas de los minusculos valones y los franceses, los catalanes, las euro-regiones, que estan y no estan... Como nos resumirnos en un ente geografico limitado cuando ha tenido proyeccion en todo el mundo? No es que en la guerra de Irak ,cuando el Powel nos ilustro en sesion de la ONU sobre la situacion, los intereses franceses y alemanes tocaron desafinado?


Bueno. Espero que se me entienda. Tengo que expresarme con metaforas, porque no tengo vocabulario para temas economicos y politicos.



Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 21/11/2010

Menuda empanada galaica tienes en la cabeza con este tema, María Teresa.
No lo digo por ofenderte; sino porque entiendo que la situación haya conseguido empanarte (a ti y miles), como sigas sin hacer ejercicios de clarificación subiendote a una montaña para ver el panorama.
Naturalmente que España sigue teniendo unos intereses y unas conexiones privilegiadas con Latinoamérica; pero si no terminas de digerir que ya no somos sólo España, sino que pertenecemos a una entidad supranacional, con sus normas y sus reglas, no entenderás nunca una serie de cosas. Entre otras, para ponerte un ejemplo extremo, por qué cumplimos una normativa de entrada de extranjeros en la UE que hace que a tu íntima amiga argentina que no se enteró de nada, no la dejen entrar en barajas y la "fleten" de vuelta a su casa.
Por otra parte, a los españoles se nos llena la boca con nuestras "influencias" en Latinoamérica, sin preguntarnos qué piensan de eso los latinoamericanos. Se nos saltan las lágrimas (y a ellos) hablando del abuelito que nació en Lalín; pero a la hora de la verdad son tan soberanos que hacen negocios con quien les da la gana. Por lo tanto no es sólo que España abandone a "sus próximos", sino que encuentra intereses mucho más sustanciosos en Europa que en Latinoamérica y, como ellos, tiene pleno derecho a ir a lo suyo.
Por otro lado, espero que conozcas que un porcentaje enormemente significativo de los beneficios de las grandes empresas españolas (sobre todo bancos) proceden de los beneficios de sus filiales latinoamericanas en estos momentos (las duras y las maduras). Por tanto, no es tan cierto que no sigamos atentos a todo lo latinoamericano.

Respecto de los pequeños regionalismos y nacionalismos dentro de Europa, tienes que darte cuenta que han visto una salida hipotética a sus aspiraciones, al encontrarse en un contexto supranacional que reduce las competencias de las "naciones" (sus "esclavizadoras") y que no sólo no le hace ascos a esos regionalismos sino que los mira con cierta simpatía. Desde el momento que esos regionalismos ven a "mamá" Europa como un amparo (es decir que no van contra esa mamá), la mamá los acoge encantada como algo que la potencia y contribuye a limitar los poderes atávicos de los "papás" naciones o Estados.

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 21/11/2010

Quizás Erasmo esté más de acuerdo con esto que con Solana:

La crisis del euro
Más gobierno para salvar al euro

La divisa afronta su segunda prueba de fuego con la crisis de Irlanda - La UE libra una batalla entre el BCE y el populismo de Merkel y Sarkozy

ANDREU MISSÉ - Bruselas

EL PAÍS - Economía - 21-11-2010

El inminente rescate de Irlanda por parte de la UE y el Fondo Monetario Internacional no significará más que un respiro temporal. La crisis del euro que empezó hace seis meses en Grecia pone al descubierto que cada vez tiene un mayor calado. La amenaza pende con distinta intensidad sobre otros países. En la próxima trinchera aparece Portugal. Después, España e Italia. En lo que va de mes la deuda de estos países se ha encarecido rápidamente. Las dificultades del euro no se limitan a los estrictos problemas financieros de determinados países, sino que muestran la deficiente organización política de la zona euro, es decir, la falta de un auténtico Gobierno económico de la Unión.

La debacle de los bancos irlandeses -aunque ninguno de ellos suspendió en la prueba de resistencia de julio-, y las tensiones en el mercado de deuda ocultan una batalla más profunda en la UE: el pulso que mantiene el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, con los dos principales líderes políticos europeos, la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Nicolas Sarkozy. Ambos tratan de conciliar las demandas de sus electorados y las exigencias del tribunal de Karlsruhe, en el caso de Merkel, con la defensa del euro.

Las tensiones no han dejado de aumentar el último mes. El pasado día 18, Trichet aprovechó el encuentro con la elite de banqueros centrales, académicos y destacados gestores financieros, para declarar "solemnemente" su "profunda preocupación", por la situación de la zona euro. El presidente del BCE repitió su mensaje del día 4 en que pidió "un salto cualitativo en la gobernanza de la Unión Monetaria".

Trichet señalaba así sus discrepancias con las decisiones del Consejo Europeo de octubre, impulsadas obstinadamente por Merkel y secundadas por Sarkozy. Trichet advirtió de que, en plena crisis, tendría efectos perniciosos anunciar la exigencia alemana de que los bancos tenedores de bonos de países con dificultades tendrían también que participar en las pérdidas. Los hechos han dado la razón a Trichet y el plan europeo provocó una espiral de los costes de la deuda y la "consternación política y el pánico en los mercados", como ha señalado Katinka Barysh, analista del Centre For European Reform (CER).

El presidente del BCE no se ha amilanado a pesar de la dura reprimenda que le propinó Sarkozy en el pasado Consejo por haber expresado su disconformidad con la insuficiencia de automatismo en las sanciones prevista en la reforma del Pacto de Estabilidad. No pierde ocasión para reiterar sus convicciones: "Cada día estoy más convencido de que esto, (el salto cualitativo en la gobernanza) es esencial". La máxima autoridad monetaria europea, que ha jugado un papel decisivo en evitar el naufragio del euro improvisando nuevos instrumentos, expresa sus recelos sobre los mercados. "En gran número de aspectos", precisa, "la conducta observada por los mercados financieros es difícil de reconciliar con la hipótesis de la eficiencia de los mercados". Así que "en este todavía excepcionalmente difícil e incierto clima para el sector financiero y la economía real es esencial preservar y reforzar el poder de las autoridades públicas".

No está solo. Paul de Grauwe, investigador del Centre For European Policy Studies, en estas mismas páginas recordaba hace pocos días que la receta del Consejo "introduce una estructura de incentivos para los especuladores". Y Simon Tilford, economista jefe del CER, asegura que "los países del euro tienen que reconocer que una exitosa unión monetaria requerirá un grado mucho mayor de integración política".

La incapacidad para afrontar a fondo los problemas del euro hace crecer las esperanzas en la otra orilla del atlántico. Cada vez es mayor el coro de analistas y medios que airean la idea de que el impensable fin del euro es cada vez más plausible. Pero la senda de la Unión marcada por Alemania tiene muchas vías de agua. Exigir un determinado un mecanismo de rescate "podría conducir a la bancarrota de algunos países", como acaba de señalar el primer ministro griego, Yorgos Papandreu. Ante el euro, "la más visible y palpable señal del destino común europeo", como acaba de afirmar el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, Europa tiene una gran confusión. El liderazgo de facto de Merkel, que en marzo abogaba por expulsar a los países incumplidores y ahora exige durísimas condiciones a para conceder rescates, es cada vez más contestado.

Poul Rasmussen, presidente de los socialistas europeos, señala que "Angela Merkel necesita aprender que los líderes políticos están a veces mejor con su boca cerrada". "Cuando alguien en su posición", añade, "declara que los mercados tendrán que pagar su justa parte, pero no sigue con una acción política real y coherente, la receta es un desastre".

Crece la convicción de que la apuesta franco alemana de establecer un mecanismo de gestión de crisis, que contemple recortes de la deuda, es de alto riesgo. Además de las negativas reacciones que ya se han observado en los mercados, será necesaria una mínima reforma del Tratado que aún no ha cumplido un año de vigencia. El próximo Consejo Europeo de diciembre, la Unión se la juega. O logra un consenso con los que saben lo que se traen entre manos o se deja llevar por la senda del populismo de Merkel y Sarkozy, llena de incertidumbres.