En este grupo En todos

Grupo de Pequeñas y grandes cosas de la vida



7 deJunio día del Periodista en Argentina

gladys
Bachiller,administracióny gestión,inst...
Escrito por Gladys Rodriguez
el 06/06/2011

7 de Junio día del Periodista y del Comunicador Social.

7 de junio, día del Periodista

Se celebra mañana, 7 de junio, el día del periodista, establecido en 1938 por el primer congreso nacional de periodistas, celebrado en Córdoba en recuerdo del primer medio de prensa con ideas patrióticas de la Argentina.

Mariano Moreno, creador de La Gazeta de Buenos Ayres.

El 7 de junio de 1810, el secretario de la Primera Junta, Mariano Moreno, fundó la “Gazeta de Buenos Ayres”, primer periódico de la etapa independiente argentina.

La Primera Junta decidió por decreto su fundación por ser necesario anunciar al público los actos oficiales y las noticias exteriores y locales. Sus primeros redactores fueron Mariano Moreno, Manuel Belgrano y Juan José Castelli.

En su primer número, el 7 de junio, La Gazeta publicó: “ ¿Por qué se han de ocultar a las provincias sus medidas relativas a solidar su unión, bajo nuevo sistema? ¿Por qué se les ha de tener ignorantes de las noticias prósperas o adversas que manifiesten el sucesivo estado de la Península? … Para el logro de tan justos deseos ha resuelto la Junta que salga a la luz un nuevo periódico semanal, con el título de la Gazeta de Buenos Aires”.


Serie "Una foto por Cabezas" de la Asociación de Reporteros Gráficos de la Argentina.

El Día del Periodista fue establecido en 1938 por el Primer Congreso Nacional de Periodistas celebrado en Córdoba, en recuerdo del primer medio de prensa con ideas patrióticas. El 7 de junio de 1810 Mariano Moreno fundó la "Gazeta de Buenos Ayres", primer periódico de la etapa independentista argentina. La Primera Junta creada luego de la Revolución de Mayo decretó la necesidad de su fundación para poder anunciar al público los actos oficiales y las noticias exteriores y locales. Sus primeros redactores fueron Mariano Moreno, Manuel Belgrano y Juan José Castelli.

En el primer número, Mariano Moreno escribió: “El pueblo tiene derecho a saber la conducta de sus representantes, y el honor de éstos se interesa en que todos conozcan la execración con quien miran aquellas reservas y misterios inventados por el poder para cubrir sus delitos. El pueblo no debe contentarse con que sus jefes obren bien, debe aspirar a que nunca puedan obrar mal. Para logro de tan justos deseos ha resulto la Junta que salga a la luz un nuevo periódico semanal con el título de Gazeta de Buenos Aires”.

A continuación, un humilde recorrido por aquellos periodistas que hicieron historia en la Argentina, para recordar a esta necesaria y cotidiana labor en su día.

Gladys Rodriguez
Bachiller,administracióny gestión,inst...
Escrito por Gladys Rodriguez
el 06/06/2011
Periodistas destacados
Mariano Moreno (1777-1811)
Abogado, revolucionario, intelectual. No sólo fue uno de los gestores de la Revolución de Mayo, sino también el fundador del primer diario patriota, donde todas las semanas publicaba largas y detalladas notas de gobierno.
Domingo F. Sarmiento (1811-1888)
Presidente de la Nación, político, pedagogo, escritor, docente, periodista, estadista y militar argentino. Si bien su rol de pensador es objeto de ciertas polémicas, su prolífica obra lo ubica entre los principales escritores locales. En su etapa de juventud, fundó el diario opositor El Zonda y durante su exilió en Chile, en 1840, escribió en varios periódicos del país vecino.
Natalio Botana (1888-1941)
Fundador del Diario Crítica (1913), a través del cual revolucionó el periodismo local. Fue innovador por dejar la solemnidad y elegir un lenguaje popular, mezclado con sensacionalismo. Contó entre sus colaboradores a nada menos que Jorge Luis Borges, Roberto Alrt y Enrique y Raúl González Tuñón. Por su Quinta de Don Torcuato pasaron personajes como Pablo Neruda, David Siqueiros y Ortega y Gasset.
Su trabajo es inclasificable. Su escritura dura, violenta, puso en primer plano la vida marginal urban. Sus Aguafuertes Porteñas en el Diario El Mundo, entre 1926 y 1933, son una joya no sólo del periodismo sino también de la literatura.
Raúl González Tuñón (1905-1974)
Este escritor y poeta trabajó en el diario Crítica y en el diario "Clarín", donde escribió crítica de artes plásticas y crónicas de viajes. Perteneció al Grupo de Florida, fundador de la revista literaria Martín Fierro, donde escribieron Borges, Marechal y Güiraldes. Fue un punto de difusión de las nuevas corrientes del pensamiento de la época que llegó a los 20 mil ejemplares de tirada.
Rodolfo Walsh (1927-1977)
Su libro “Operación masacre” (1957), basado en los sobrevivientes de los fusilamientos de peronistas por parte de militares, fue una pieza clave del nuevo periodismo y el género no ficción. Participó de la Agencia de Noticias Clandestina (ANCLA) en la Revolución Cubana. En 1977 fue desaparecido por las fuerzas militares luego de denunciar las atrocidades y torturas que estaban cometiendo.
José Luis Cabezas (1961-1997)
Asesinado el 25 de enero de 1997, es un ícono de la lucha por la libertad de expresión. Una fotografía que Cabezas tomó a un poderoso empresario, cuyo rostro hasta ese momento era desconocido públicamente, fue el comienzo de una terrible serie de hechos que desembocó en el asesinato del fotógrafo. Su caso se convirtió en un emblema contra los abusos de poder y la defensa de la libertad de prensa.

ESTATUTO DEL PERIODISTA PROFESIONAL Ley 12. 908

Art. 1º) Quedan comprendidos dentro de las disposiciones de la presente ley, que regirá en todo el territorio de la República, los periodistas profesionales que se especifican en ella.

Art. 2º) Se consideran periodistas profesionales, a los fines de la presente ley, las personas que realicen en forma regular, mediante retribución pecuniaria, las tareas que le son propias en publicaciones diarias o periódicas y agencias noticiosas.
Tal es el director, co-director, sub-director, jefe de redacción, secretario general, secretario de redacción, prosecretario de redacción, jefe de noticias, editorialista, corresponsal redactor, cronista, reportero, dibujante, traductor, corrector de pruebas, reportero gráfico, archivero y colaborador permanente.
Se incluyen las empresas radiotelefónicas, cinematográficas o de televisión que propalen, exhiban o televisen informativos o noticias de carácter periodísticos únicamente con respecto al personal ocupado en estas tareas.


... No debemos competir contra lo mejor de otros... Sino competir con lo mejor de mí...
M. Ghandi

Gladys Rodriguez
Bachiller,administracióny gestión,inst...
Escrito por Gladys Rodriguez
el 06/06/2011
7 de Junio día del Periodista.

Nada más importante que tener un conocimiento exacto de la riqueza y fuerza de los Estados; este es el objeto de la ciencia Estadística, y su fin para proceder con acierto en todas las disposiciones que se dirijan al orden económico a efecto de fomentar la Agricultura, animar la Industria y proteger el Comercio, como que son los arcos torales de la felicidad pública. Esos datos son necesarios, son útiles, y en vano es creer que sin ellos se puedan tratar con acierto, según que lo desean nuestros jefes, las materias interesantes a la causa común del Estado; sin conocimientos de la fortuna pública, de las necesidades y recursos de estas Provincias, no es posible que se dicten las providencias más convenientes a la felicidad general”


Manuel Belgrano.

Publicado en el “Correo de Comercio”, el sábado 14 de abril de 1810 .


El Día del Periodista fue establecido en 1938 por el Primer Congreso Nacional de Periodistas celebrado en Córdoba, en recuerdo del primer medio de prensa con ideas patrióticas. El 7 de junio de 1810 Mariano Moreno fundó la “Gazeta de Buenos Ayres”, primer periódico de la etapa independentista argentina. La Primera Junta indicó por decreto su fundación por ser necesario anunciar al público los actos oficiales y las noticias exteriores y locales. Sus primeros redactores fueron Mariano Moreno, Manuel Belgrano y Juan José Castelli.

El citado link, nos pone en autos sobre cual fue el motivo de celebrar todos los 7 de junio el día del Periodista.

No obstante, debemos recordar que hubo, antes de aquella irrupción originada en el fogoso Secretario de la Primera Junta de Gobierno, otras publicaciones que al menos merecen destacarse pues al fin, contribuyeron con sus primeras gotas de tinta a sembrar los iniciales acordes de la canción de libertad. Las armas patriotas fueron indispensables para la concreción de nuestra Independencia, pero, la libre expresión, las iniciales líneas que abonaron la simiente de nuestra Patria, no pueden ni deben ser olvidadas.

Por ello destacamos; que desde 1801 es Virrey del Río de la Plata Joaquín del Pino. En ese entonces, en Buenos Aires aparece su primer periódico. El Telégrafo Mercantil. Duró poco. En 1802 es clausurado por opositor-como podrán colegir estas prácticas de cercenar la libertad de expresión, vienen de antaño-.
Don Hipólito Vieytes edita el “Semanario de Agricultura y Comercio”, donde se lee que los críos de los ranchos “llegan a grandes sin haber ejercido otra cosa que la ociosidad”

Con esta pequeña semblanza, hemos querido recordar el Día del Periodista, a la vez, saludar a los muchos profesionales, especialmente de nuestro medio, que con esfuerzo titánico llevan adelante la noble tarea de informar a sus conciudadanos sobre el acontecer local , regional y nacional

Gladys Rodriguez
Bachiller,administracióny gestión,inst...
Escrito por Gladys Rodriguez
el 06/06/2011
Comunicación social

Comunicación Social es un campo de estudios interdisciplinarios que investigan la información y la expresión, los medios de difusión masivos y las industrias culturales. Sus conceptos teóricos provi Sus conceptos teóricos provienen primordialmente de la sociología, la psicología social y la semiología o semiótica. En el campo de la práctica estos conocimientos se usan en el periodismo, la opinión pública, la publicidad, la mercadotecnia y las relaciones públicas e institucionales.

Aparte de su popularización, llegó a ser el término preferido de los documentos de la Iglesia Católica cuando esta se refiere a los medios de comunicación social o a los medios masivos . Esto tiene la ventaja de una connotación mayor en donde toda comunicación es social, pero no toda la comunicación es "masiva". En efecto, aunque ambos términos son utilizados de manera sinónima, el término "comunicación social" fue utilizado por primera vez en los documentos del Concilio Vaticano II y especialmente en el Decreto Inter Mirifica , sobre los medios de comunicación social ( 1963 ), proclamado por el Papa Pablo VI .

El papado de Juan Pablo II promovió los estudios de comunicación social y creó el Día Mundial de la Comunicación Social .

La comunicación social en la era de la globalización

Javier del Rey Morató *

Hay personas, y yo soy una de ellas, que piensan
que la cosa más práctica e importante en el
hombre es su punto de vista acerca del universo.
Gilbert Keith Chesterton

Introducción

La dificultad de hablar de la cultura política es anterior a esta categoría, y tiene su origen en la dificultad de alcanzar un consenso en torno a qué cosa sea la cultura. Moles nos recuerda que hay unas doscientas cincuenta definiciones de cultura (MOLES: 1967), lo cual da cuenta de los problemas que plantea el intento de alcanzar de manera unívoca el concepto anunciado en el título del artículo.

Como lo que nos interesa es decir algo sobre la cultura política, zanjaremos la cuestión de qué cosa sea la cultura partiendo del enfoque psicosocial: la cultura es la capacidad humana, en constante evolución, de interpretar y cambiar el entorno, adaptándose a él, en una praxis constitutiva de nuevos modos de realidad.

Los ciudadanos entramos en contacto con la cultura fundamentalmente por dos vías: la educación y el flujo de mensajes que nos llegan desde los medios de comunicación social. En la época humanista, los estudios proponían un esquema del universo de las ideas y de los conocimientos, que luego el individuo volvía a encontrar en el mundo adulto. Pero eso ha dejado de ser así, y hoy no existe una relación directa entre ellos (MOLES: 1967, 31), sobre todo desde la irrupción de la televisión.

La cultura, la despensa y la política

Bell reconoce que la cultura se ha convertido en el componente más dinámico de nuestra civilización, en un impulso en el que la idea del cambio y de la novedad llevaron a la búsqueda de lo nuevo. Bell escribe que la idea de una o varias elites que conducen la vanguardia indica que el arte y la cultura modernos nunca se permitirían servir como reflejos de una estructura social subyacente -como afirmaría el marxismo-, sino que iniciarán la marcha hacia algo nuevo. Y esa idea misma de avanzada, una vez que se ha visto legitimada, sirve para institucionalizar la primacía de la cultura en los campos de las costumbres, de la moral y, en última instancia, también de la política.

Si Marx observaba que el modo de producción condicionaba el resto de las dimensiones de una sociedad, y la cultura, como ideología, reflejaba una subestructura y no podía ser autónoma, Belll encuentra sorprendente lo que pasaba en los Estados Unidos: la radical separación entre la estructura social -el orden técnico-económico- y la cultura. Si la estructura social seguía regida por un principio económico definido en términos de eficiencia y racionalidad funcional, la cultura se había vuelto pródiga, promiscua, dominada por un humor anti-racional, anti-intelectual, en el que el yo empezaba a ser considerado la piedra de toque de los juicios culturales, y el efecto sobre el yo era la medida del valor estético de la experiencia.

La estructura del carácter heredada del siglo XIX, con su exaltación de la autodisciplina, la gratificación postergada y las restricciones, seguía respondiendo a las exigencias de la estructura tecno-económica, pero chocaba violentamente con la cultura, donde aquellos valores burgueses empezaban a rechazarse, paradójicamente, en parte por la acción del mismo sistema económico capitalista y su incitación al consumo y a la vida hedonista.

El hedonismo se había convertido en la justificación cultural, si no moral, del capitalismo. Y en el "ethos" liberal que ahora prevalece, el impulso modernista, con su justificación ideológica de la satisfacción del impulso como modelo de conducta, se ha convertido en el modelo de la ¿Imago? Cultural. Aquí reside la contradicción cultural del capitalismo. En esto ha terminado el doble vínculo de la modernidad (Bell: 1977, 33).

En la cultura política de los Estados Unidos el problema es hasta qué punto la democracia es compatible con el imperio (Bell: 173), y en la cultura política de los países de América Latina el problema es hasta qué punto es compatible la democracia con el fracaso político y económico. Si en la era preindustrial el recurso fundamental era la tierra, y en la era industrial era la maquinaria, en la era postindustrial son los conocimientos los que aparecen como el recurso capaz de cambiar el orden de las cosas.

En la sociedad de la información, el manejo y la interpretación de la información es un recurso inestimable, y sólo puede impulsarse desde una educación planteada en términos prospectivos, y no anclada en la legitimidad de unos contenidos impuesta y legislada por el pasado: la educación tiene que estar orientada desde una imagen del futuro que se quiere conquistar, para impulsar el presente en función de ese objetivo.

La cultura política, un concepto de múltiples dimensiones

La sociología política entiende que la cultura política es un concepto de múltiples dimensiones (Pye: 1974, 323), amplio, híbrido, mestizo, que incluye aspectos tan variados como las actividades, creencias, ideales políticos y sentimientos que ordenan y dan significado a un proceso político, y que suministran las normas fundamentales que rigen el comportamiento del sistema político.

La cultura política incluye aspectos objetivos? Las instituciones, sus funciones, y la información sobre ellas-, y aspectos subjetivos, esto es, la dimensión psicológica de la política, que incluye variables tan relevantes como las siguientes: el sentimiento de pertenencia; la demanda identitaria; las mociones ante el nosotros colectivo y los símbolos que lo enuncian y actualizan: bandera, himno, anagrama del partido, el líder; la necesidad de protección ante los riesgos, de origen endógeno o exógeno, que pueden amenazar a la sociedad.

El concepto de cultura política responde a una pretensión: integrar los hallazgos de la psicología con los recursos de la sociología, y los conceptos y categorías de la ciencia política, toda vez que la complejidad del campo fenomenológico abordado no consiente la aproximación en términos de una sola disciplina, y exige una coalición transdisciplinar, capaz de desentrañar su complejidad.

Probablemente ninguna otra actividad social incide sobre una gama tan amplia de emociones como la política (PYE: 1974, 327), y la cultura que se forma en torno a esa actividad es un producto de los medios de comunicación, que actúan sobre un sujeto cuya mente ha sido conformada por el entorno cultural: las instituciones políticas y las aulas.

Los medios y los periodistas, constructores semánticos de insumos y productos

Conceptuar la vida política como sistema, ofrece más ventajas que inconvenientes, sobre todo si entendemos la vida política como un sistema abierto, y consideramos los tipos de intercambios que ese sistema mantiene con su ambiente, y la manera en la que los miembros del sistema responden a ese intercambio. La cultura política sería el repertorio de informaciones, conocimientos, hábitos perceptivos y orientaciones psicológicas que rigen las relaciones entre sistema y ambiente.

La cultura política puede entenderse como sistema de conducta, con sus input y sus output , abierto a las influencias del ambiente, en el que pueden observarse respuestas, generadas por los miembros del sistema, que pretenden regular o controlar la tensión que procede de fuentes ambientales como internas, y en el que se produce el feedback. Una cultura propia de un sistema político abierto no se parecerá a una cultura de un sistema político cerrado, diferencia que no necesita de más explicación si pensamos en la cultura norteamericana, francesa o italiana, y en la cultura cubana, libia o china.

El sistema abierto puede reducir la entropía, a través del tráfico de insumos (apoyos y demandas) y productos (políticas públicas), en tanto que el sistema cerrado la embalsa, la acumula y la convierte en pretexto para la legitimación de la represión.

¿Cómo se comunica la tensión procedente del ambiente al sistema político? En la cultura política de la moderna democracia, las relaciones entre el ambiente y el sistema político adquieren la forma de insumos, y atraviesan los límites del sistema político a través de los medios de comunicación.

  • En la moderna democracia, medios y periodistas crean el mapa cognitivo de los ciudadanos, y administran el tráfico de las relaciones entre el sistema y su ambiente. Y cumplen con ese trabajo de la siguiente manera:convierten en mensajes de actualidad los cambios que se operan tanto en el sistema como en su ambiente;
  • formalizan y construyen semánticamente los insumos de demanda y los insumos de apoyo;
  • acuñan enunciados descriptivos (noticias) y enunciados prescriptivos (editoriales) a propósito de comportamientos, alternativas y propuestas de políticas públicas;
  • destacan el protagonismo de unos actores sobre otros, al permitir que comparezcan en el medio (entrevistas), bien como expertos en aspectos específicos de las políticas públicas, bien como políticos que evalúan tal o cual producto, en términos de sus efectos o consecuencias sociales;
  • analizan los cambios habidos en el ambiente del sistema, e interpretan los insumos de demandas, a los que alientan o desalientan, otorgando o negando legitimidad a sus pretensiones;
  • elaboran hipótesis y conjeturas sobre la evolución de los insumos de apoyo, como input que ingresan al sistema, y como fotograma que informa del estado actual de las relaciones entre el ambiente y el sistema;
  • analizan los productos del sistema, en términos de posibles efectos o consecuencias, en relación con los problemas que pretenden resolver, o con las demandas que quieren satisfacer;
  • administran el flujo de retroalimentación, por cuanto funcionan como una ventana del sistema asomada a su ambiente, y como una ventana del ambiente asomado al sistema;
  • gestionan la vigencia de los valores, en un contexto competitivo, en el que alientan la satisfacción que es posible dar a cada valor, en una constelación axiológica compleja, y administran la presión de los valores sobre los hechos y los comportamientos del sistema.

El periodista contribuye a conseguir la homeostasis social, aunque la cuestión de si su trabajo forma parte del control social o de la cultura compartida sea discutible, entre otras cosas porque buena parte de lo que pasa por cultura compartida puede interpretarse como control social de los comportamientos.

La cultura y los medios de comunicación

La teoría de la cultura de masas -escribe Habermas- estudia los fenómenos de la integración social de la conciencia a través de los modernos medios
de comunicación de masas. El filósofo recuerda el análisis escéptico de Adorno ante la cultura de masas, que contrasta con las esperanzas de Benjamin, sobre la supuesta fuerza emancipatoria de la cultura de masas. Habermas afirma que el análisis de Adorno es insuficiente, porque no tiene en cuenta el carácter radicalmente ambivalente del control social ejercido a través de los medios de comunicación de masas.

Habermas escribe que los medios de comunicación de masas constituyen reforzadores técnicos de la comunicación lingüística, que salvan distancias en el tiempo y en el espacio y multiplican las posibilidades de comunicación, que adensan la red de acción comunicativa, pero sin desenganchar las orientaciones de acción de los plexos del mundo de la vida. Ciertamente que la formidable ampliación del potencial de comunicación está, por ahora, neutralizada por formas de organización que aseguran flujos de comunicación en una sola dirección y no flujos de comunicación reversibles(Habermas: I, 473).

El filósofo alemán recuerda el análisis de Horkheimer y Adorno: los flujos de comunicación sustituyen a las estructuras de comunicación que antes habían hecho posible el debate público. Los medios electrónicos? El cine, la radio y la televisión-, se presentan como un aparato que penetra y se adueña por entero del lenguaje comunicativo cotidiano, con dos consecuencias: transmutan los contenidos auténticos de la cultura moderna en estereotipos neutralizados y "aseptizados" de una cultura de masas; una vez depurada de todos sus momentos subversivos y trascendentes, integran la cultura en un sistema omnicomprensivo de controles sociales encasquetado a los individuos, que en parte refuerza y en parte sustituye a los debilitados controles internos.

Habermas escribe que los medios de comunicación liberan a los procesos de comunicación de la perspectiva provinciana que suponen los contextos limitados en el espacio y en el tiempo, y hacen surgir espacios de opinión pública, implantando la simultaneidad abstracta de una red virtualmente siempre presente de contenidos de comunicación muy alejados en el tiempo y en el espacio, y poniendo los mensajes a disposición de contextos multiplicados.

Los medios y el horizonte de las comunicaciones posibles

Esos espacios públicos creados por los medios de comunicación social jerarquizan el horizonte de comunicaciones posibles, a la vez que eliminan sus barreras, aspectos ambos que son indisociables, y en ello radica la ambivalencia de su potencial. Los medios canalizan de forma unilateral los flujos de comunicación en una red centralizada, del centro a la periferia, de arriba abajo, y pueden reforzar la eficacia de los controles sociales.

Pero ese potencial de control es siempre precario, pues las propias estructuras de la comunicación encierran la posibilidad de un potencial de emancipación: los medios pueden acaparar y condensar de forma simultánea los procesos de entendimiento, pero el flujo de información que transmiten no consigue blindarse contra la posibilidad de que los actores lo cuestionen.

Si bien sabemos que las investigaciones sobre audiencia y la influencia de la comunicación apoyan la línea argumental impulsada por la crítica de la cultura -Adorno, entre otros-, Habermas nos recuerda las siguientes contradicciones:

  • centros emisores responden a intereses rivales, y están condicionados por ellos, y no están en condiciones de integrar los puntos de vista económicos, políticos, ideológicos y profesionales;
  • los medios de comunicación no consiguen sustraerse a las obligaciones que tienen su origen en su misión periodística;
  • los mensajes y programas de los medios no siempre responden a los estándares de la cultura de masas, y aunque incurran en las formas triviales de entretenimiento, pueden contener mensajes críticos;
  • los mensajes ideológicos no siempre dan en el blanco de sus destinatarios, porque la influencia del trasfondo subcultural puede conseguir que el significado pretendido por el emisor se transforme en su contrario;
  • la lógica de la práctica comunicativa cotidiana pone a la defensiva al receptor contra las intervenciones manipuladoras de los medios de comunicación;
  • la evolución técnica de los medios electrónicos no discurre necesariamente en la dirección de una centralización de las redes.

El filósofo habla de la ambivalencia del potencial de influencia de los medios de comunicación social, en un mundo en el que se manifiestan nuevos problemas y nuevas demandas. La capacidad de protesta social sobrevive al clásico conflicto de clases, y surge ahora en otras líneas de conflicto, que se desvían de los patrones típicos de los conflictos originados en torno a la distribución: ya no se originan en los ámbitos de la reproducción material ni se canalizan a través de partidos, o sindicatos, ni admiten solución con recompensas de tipo económico. Los nuevos conflictos guardan relación con la defensa y restauración de las formas de vida amenazadas o con la implantación de nuevas formas de vida, y no se desencadenan en torno a problemas de distribución, sino en torno a cuestiones relativas a la gramática de las formas de la vida (Habermas: II, 556).

Esos conflictos expresan un cambio de valores, un cambio de temas, un alejamiento de la vieja política, centrada en torno a cuestiones de seguridad económica y social, de seguridad interna y de seguridad militar, y una orientación hacia una nueva política, lo cual equivale a decir que estamos ante una nueva sensibilidad, y una nueva cultura política: sus asuntos son la calidad de vida, la igualdad de derechos, la autorrealización individual, la participación y los derechos humanos.

Si la vieja política es defendida por empresarios, trabajadores y clase media empleada en la industria y en el comercio, la llamada nueva política tiene su mercado en la nueva clase media, en la generación joven y en los universitarios.

Los guiones y las culturas políticas

El análisis transaccional afirma que los sucesos dramáticos que ocurren en la existencia de un individuo, los roles que aprende y representa, son determinados por un guión. Un guión psicológico es la continua programación que una persona hace de su propio drama, en el que se dispone lo que la persona va a hacer con su vida y cómo lo va a hacer.

Y los guiones culturales son las normas dramáticas aceptadas que surgen en una sociedad, que son determinadas por suposiciones expresas o tácitas, aceptadas por la mayoría de los ciudadanos. Los guiones culturales reflejan lo que se suele llamar el carácter nacional, y Berne afirma que un mismo drama puede repetirse a través de varias generaciones, que interpretarían el mismo guión cultural.

Un guión puede contener temas de sufrimiento, persecución e infortunio (los judíos), y pueden contener temas de creación de imperios (los romanos, los británicos, los españoles, los norteamericanos).

En una cultura suele haber guiones más frecuentados que otros, y cuando una masa crítica de ciudadanos persigue asuntos diferentes a los tradicionalmente aceptados por su cultura, el estilo dramático de la cultura empieza a cambiar. En el seno de un Estado existe la subcultura de la izquierda y de la derecha, subculturas religiosas, o subculturas de la ciudad y del campo.

Una investigación sobre la cultura política rioplatense podrá preguntarse cuál es el guión de los empresarios, cuál el de la clase política y, en esta categoría, cuál el de los peronistas, preguntas, todas ellas, que arrojarían una información inestimable sobre la grave crisis que padece Argentina, que no es económica, política o social, aunque tenga dimensiones económicas, políticas y sociales.

Muchas veces acontece que urge percibir como problemático lo que hasta ahora ha conseguido sobrevivir como aproblemático, exento de la discusión, blindado contra la crítica, instalado en una suerte de santoral laico: los modos y maneras de hacer política, la propia estructura estatal en la que se hace política, y la ideología que legitima ese quehacer: el nacionalismo.

Gladys Rodriguez
Bachiller,administracióny gestión,inst...
Escrito por Gladys Rodriguez
el 06/06/2011






En lo concerniente a la imagen del comunicador social, es decir, del periodista se tratará de dar las recomendaciones más adecuadas. Si se quiere, son propuestas de orientación básica, especialmente para los más jóvenes. El asunto es que la imagen del comunicador refuerza ante la opinión pública el hecho informativo transmitido, algo vinculado a su personalidad y la profesión.



Por tanto, velar por una imagen integral es una necesidad perentoria en el desempeño de la profesión periodística. En ese sentido, a continuación se exponen algunos de los elementos imprescindibles en la imagen ideal de un comunicador social:
1. Tener conciencia de la importancia de la comunicación. El periodista o comunicador deber tener conciencia de lo importante de su profesión en el contexto social, político, histórico y económico del país en el cual trabaje. La comunicación es parte del proceso de relación humana y social más importante de la vida. La historia de los pueblos, el lenguaje de las distintas comunidades y elementos de las distintas culturas pasan de generación en generación mediante un proceso de comunicación.











2. El comunicador debe estar bien informado. En la medida en la cual el periodista esté bien nutrido de informaciones y de los hechos que motorizan el país, en esa medida podrá ser fiel informante de sus lectores, radio-escuchas, televidentes e internautas.


3. La formación profesional del comunicador debe ser constante y actualizada con los avances tecnológicos prevalecientes en el momento. Todo país requiere que sus guías, y en eso se convierten los comunicadores, estén actualizados en sus conocimientos, recibiendo las últimas novedades que surjan en su campo de trabajo. Debe hacerlo mediante cursos de especialización, aprendiendo nuevos esquemas y recursos informativos anclados a estrategias y planes de información para organizaciones o colectividades. En fin, debe nutrirse intelectualmente de manera constante para que sus destinatarios puedan recibir informaciones de último momento, no sólo en el campo del hecho noticioso sino de los adelantos tecnológicos y de otras esferas que mueven al mundo.
4. El uso de la profesión debe ser con estricto sentido del servicio. El comunicador debe estar consciente que su desempeño profesional se cumple en función de un servicio a la colectividad. Por tanto, ejercer la comunicación y practicar el hecho informativo, debe llevarle a poseer una imagen de honestidad apegada a la veracidad, imparcialidad y objetividad.







5. La presencia personal del comunicador debe transmitir pulcritud y buen gusto. Debido a su permanente relación con sus lectores y fuentes informativas, el comunicador debe transmitir y mantener una imagen pulcra tanto en su presentación personal léxico y actitud ante la vida. El buen gusto en la vestimenta, sin embargo, no debe implicar exageración ni ostentación, y debe sujetarse al entorno con el cual interactúe; del mismo modo el bagaje de conocimientos no debe convertirlo en un presumido.


6. Usar de manera correcta el lenguaje escrito y oral. El lenguaje es la herramienta esencial del periodista. Usarlo de la manera más correcta y apegada a la realidad en la cual está inserto es una manera de hacerse de una imagen profesional coherente. La riqueza y buen uso del lenguaje, sin ser muy elocuente, sí debe brindarle a sus interlocutores, una demostración de su profesionalismo.
Estimados lectores, éstas serían algunas de las características con las cuales el comunicador podría ganarse una imagen pública con dignidad en la Venezuela de hoy. Si dentro del ejercicio de su profesión decide tomar posición activa, por cualquiera de los componentes de la crisis, debe recordar que el respeto se lo ganará por la manera de ejercer su profesión y no por la posición ideológica o política con la cual se identifique. La imagen que más recordarán sus receptores será la relacionada con el ejercicio profesional y el buen impacto que pudo causar por vez primera.

Roberto Munoz
Sin terminar liceo comercial
Escrito por Roberto Munoz
el 06/06/2011

Felicidades a todos los periodistas argentinos en este día tan especial,la verdad que no tenia la menor idea,así que te agradesco esta invitación..
Un abrazo.
Robban.

Gertrudis Martinez Ulloa
Licenciado en educacion instituto univ...
Escrito por Gertrudis Martinez Ulloa
el 06/06/2011

Silvia Villavicencio Paredes
Administracion de empresas isca
Escrito por Silvia Villavicencio Paredes
el 07/06/2011

Hola Gladys, mil gracias por invitarme a este lindo Debate, Muchas Felicidades para todos los Periodistas de esta Maravllosa Comunidad de Emagister, por su arduo y lindo Trabajo. Mucha suerte y Muchas Bendiciones a Todos.


San Francisco de Sales es el patrón de todos los periodistas y escritores, y hoy es el día que anualmente se celebra esta festividad. Se dice de Francisco de Sales que por el día escribía hojas clandestinas que luego, al anochecer, metía por debajo de las puertas, y que por esta razón se convirtió en patrón de los periodistas.

Francisco de Sales escribía como un ángel. De su pluma salió el siguiente texto: “No nos enojemos en el camino unos contra otros; caminemos con nuestros hermanos y compañeros con dulzura, paz y amor; y te lo digo con toda claridad y sin excepción alguna: no te enojes jamás, si es posible; por ningún pretexto des en tu corazón entrada al enojo".

Silvia Villavicencio Paredes
Administracion de empresas isca
Escrito por Silvia Villavicencio Paredes
el 07/06/2011

Rosa Rios
Licenciatura ateneo de lengua y cultur...
Escrito por Rosa Rios
el 07/06/2011

son tiempo




smileys con celebraciones

Rosa Rios
Licenciatura ateneo de lengua y cultur...
Escrito por Rosa Rios
el 07/06/2011


Dia del Periodista

El 7 de junio de 1810 Mariano Moreno fundó el primer periódico argentino llamado "La Gaceta". Por tal motivo en 1938 en el Congreso Nacional de Periodistas se decidió oficializar esta fecha como el día del periodista.

















aplausos
Jose Barajas
Ninguna secundaria
Escrito por Jose Barajas
el 07/06/2011

GLADYS

Gracias por invitarme a este debate

No sabia que este dia se celebra el dia del periodismo en argentina

Muy buena informacion.

Saludos.


7 de Junio: Feliz día del periodista!




Cintia Ojeda
Turismo instituto habraham lincon
Escrito por Cintia Ojeda
el 07/06/2011

Feliz Dia del Periodista

Expresión PR quiere desearles a todos los periodista un muy feliz día.

periodista

Para que vuestra profesión crezca cada día, para que ayuden a la sociedad a quitarse la benda de sus ojos y para que la dignidad y rectitud reine en su labor

Cintia Ojeda
Turismo instituto habraham lincon
Escrito por Cintia Ojeda
el 07/06/2011

https://3.bp.blogspot.com/_bzSbuYy660Y/SilwRTwa2KI/AAAAAAAABDQ/FPvIj0pc6E0/s400/Tarjeta+D%C3%ADa+del+periodista+-+Universidad+Maim%C3%B3nides.jpg


Gracias Gladys y Estela por invitarme

Maria Estela Ramirez
Lic, en administracion de empresas de ...
Escrito por Maria Estela Ramirez
el 07/06/2011
Tualidad EN EL DÍA DEL PERIODISTA... MARIANO MORENO, HOMBRE DE PRENSA REVOLUCIONARIO

EN EL DÍA DEL PERIODISTA...


“SI LOS PUEBLOS NO SE ILUSTRAN
SI NO SE VULGARIZAN SUS DERECHOS
SI CADA HOMBRE NO CONOCE LO QUE VALE,
LO QUE PUEDE Y LO QUE SE LE DEBE,
NUEVAS ILUSIONES SUCEDERAN A LAS ANTIGUAS
Y DESPUÉS DE VACILAR ALGUN TIEMPO
ENTRE MIL INCERTIDUMBRES,
SERA TAL VEZ NUESTRA SUERTE
MUDAR DE TIRANOS, SIN DESTRUIR LA TIRANÍA”

Maria Estela Ramirez
Lic, en administracion de empresas de ...
Escrito por Maria Estela Ramirez
el 07/06/2011

https://4.bp.blogspot.com/_rnMLT3n3raA/SixecUiQlhI/AAAAAAAAAec/2qbedDyy2KQ/s400/7Jun.bmp

Maria Estela Ramirez
Lic, en administracion de empresas de ...
Escrito por Maria Estela Ramirez
el 07/06/2011
Día del Periodista: 7 de Junio
Días después de conformada la Primera Junta, sus integrantes evaluaron la necesidad de que el nuevo gobierno contara con un órgano de difusión de ideas y de noticias que animara a los habitantes a abrazar deliberadamente la causa de la libertad de la Patria . Fue así que el 7 de junio de 1810 salió a luz el primer número de la " Gazeta de Buenos Ayres", primer periódico de la etapa independentista argentina del que serían redactores Mariano Moreno -su director-, Manuel Belgrano, el deán Funes, Bernardo Monteagudo, Pazos Silva, Juan José Castelli y Julián Alvarez. En la portada de cada ejemplar podía leerse la frase del historiador romano Publio Cornelio Tácito: "Tiempos de rara felicidad, aquellos en los cuales se puede sentir lo que se desea y es lícito decirlo" .

En 1938, los miembros del Primer Congreso Nacional de Periodistas celebrado en Córdoba, eligieron esa importante fecha para conmemorar el Día del Periodista.

Maria Estela Ramirez
Lic, en administracion de empresas de ...
Escrito por Maria Estela Ramirez
el 07/06/2011

https://2.bp.blogspot.com/_Z_zRhFf2qTM/TA1TJettAhI/AAAAAAAAARQ/pcOrJOPzewI/s1600/periodista.gif

Jesus Perez
Jujuy, Argentina
Escrito por Jesus Perez
el 07/06/2011

https://www.infovera.com.ar/wp-content/uploads/2010/06/dia-del-periodista.jpg

Jesus Perez
Jujuy, Argentina
Escrito por Jesus Perez
el 07/06/2011

El 7 de junio de 1810 Mariano Moreno fundó la “Gazeta de Buenos Ayres”, primer periódico de la etapa independentista argentina.

El Día del Periodista fue establecido en 1938 por el Primer Congreso Nacional de Periodistas celebrado en Córdoba, en recuerdo del primer medio de prensa con ideas patrióticas.

Aquí la nómina de salutaciones que vamos recibiendo, que desde ya agradecemos. Muchas Gracias.

La Primera Junta indicó por decreto su fundación por ser necesario anunciar al público los actos oficiales y las noticias exteriores y locales. Sus primeros redactores fueron Mariano Moreno, Manuel Belgrano y Juan José Castelli.

“ ¿Por qué se han de ocultar a las Provincias sus medidas relativas a solidar su unión, bajo nuevo sistema? ¿Por qué se les ha de tener ignorantes de las noticias prósperas o adversas que manifiesten el sucesivo estado de la Península? … Para el logro de tan justos deseos ha resuelto la Junta que salga a la luz un nuevo periódico semanal, con el título de la Gaceta de Buenos Aires”. (Mariano Moreno, Gaceta de Buenos Aires del 07 de Junio de 1810)