En este grupo En todos

Grupo de Salud total

Enrike Agirre Kanbra
Diplomado en profesorado de e.g.b. uni...
Escrito por Enrike Agirre Kanbra
el 08/03/2016

EL SORPRENDENTE MICROSISTEMA DE SIENER

https://www.youtube.com/watch? V=qdh0S_3LWD8&feature=youtu. Be Multinivel/Pirámide

https://youtu. Be/r374esl2RlE Padre Rico Padre Pobre- resumen animado de Kiyosaki

https://www.lavidalucida.com/el-punto-de-longevidad-de-la-medicina-china-eficaz-para-la-salud. Html

https://pijamasurf. Com/2016/02/shazam-para-plantas-permite-identificar-planta-solo-tomando-foto/

https://www.facebook.com/groups/EMOCIONESYSALUD/

https://lamenteesmaravillosa. Com/tener-una-pareja-nos-complementa-no-nos-construye/

https://lamenteesmaravillosa. Com/adoro-me-acaricien-alma-la-piel-la-toca/

https://www.diariolibre.com/mundo/una-tienda-sin-empleados-abre-en-suecia-XH2889374

https://www.ecoticias.com/residuos-reciclaje/112752/Europa-regana-Espana-mala-gestion-vertederos-activos

RUDOLPH SIENER fue un naturópata alemán especializado en Terapia Neural. A consecuencia de un accidente sufrió muchos dolores de espalda que a veces irradiaban hasta las piernas, por lo que un día decidió intentar aliviar el dolor que tenía en ellas infiltrándose directamente procaína. Constataría así, asombrado, que cedía el dolor en ellas… y en la espalda. Empezó entonces a investigar las teorías de Yin-Qing Zhang y del ECIWO sobre la representación de todos los órganos en los huesos largos y a partir de ahí construyó una somatotopía orgánica muy completa, que tras su muerte en 1993, continuaría siendo desarrollada por sus alumnos.

  • En el microsistema descubierto por Siener, nos explicaría Julio Alonso, la cabeza está representada en la rodilla, la cara en la rótula, los órganos del tórax en la zona de la tibia y músculos adyacentes, los órganos abdominales superiores e inferiores en la región central inferior de la pierna. Los órganos internos de las mitades izquierda y derecha del cuerpo en la parte inferior de las piernas izquierda y derecha respectivamente, el hígado en la pierna derecha, el bazo en la izquierda y la glándula mamaria en la región del canal del estómago de la pierna.

  • Parece en principio el microsistema de Siener el mayor de los microsistemas, porque ocupa las dos piernas en sus mitades inferiores. Tiene la ventaja de ser una zona muy cómoda para trabajar, ya que permite palpar y buscar con mucha comodidad los puntos a tratar. A diferencia de la oreja, donde un milímetro arriba o abajo puede cambiar el tratamiento y el resultado.

  • La verdad es que utilizar el microsistema de Siener permite obtener resultados muy rápidos y eficaces. Sobre todo en el dolor y en los problemas estructurales. Muchos problemas posturales y de estática que acaban produciendo dolor crónico vertebral mejoran muy rápidamente, tratando la zona de la estática de Siener en el pie. Por cierto, coincide con las zonas de la Reflexoterapia podal. La somatotopia de Siener y del pie comparten la zona del psoas, la cadera y todos los puntos de la parte inferior de la pelvis.

  • En los dolores derivados de la estructura ósea se obtienen los mejores resultados con este microsistema, pero también se abordan muy bien los problemas digestivos. Hay una zona que Siener descubrió en la parte más alta del microsistema que se conoce como el trígono o el triángulo de Siener. Refleja el sistema neurohormonal, donde un tratamiento con Terapia Neural es muy eficaz en las mujeres con problemas de regla, carácter y anímico de causa hormonal.

    LA MANO COREANA

    También los microsistemas de la mano han demostrado ser muy eficaces. De ahí que en las últimas décadas la Acupuntura coreana, conocida como Su-Yok se haya convertido en una terapia tan popular en Oriente. En este microsistema los 12 canales energéticos descritos por la Medicina Tradicional China así como los puntos reflejos de los órganos internos, sus funciones y la estructura del esqueleto están representados por una multitud de puntos en la palma y el dorso de la mano como un microsistema. No todas coinciden en la relación entre puntos y órganos.

  • Hay al menos 4 escuelas, nos explica al respecto Julio Alonso, que sitúan su área somatotópica en la mano, pero para nosotros, que en cada una de ellas el mismo órgano o función se localice en distintos lugares no nos preocupa, porque ahora sabemos que los microsistemas se pueden analizar desde diferentes ópticas. Porque el hígado, por ejemplo, puede estar en una fase en determinado lugar y en otra localizarse en un punto distinto. Lo que nos interesa es qué punto de cada escuela funciona mejor que en el microsistema de EUNICE INGAM. En cambio para los niños que se hacen pis en la cama nos funciona mejor el punto chino de vejiga en la mano que el punto coreano. En general la mano produce un resultado muy rápido que frecuentemente se complementa con un tratamiento en los otros microsistemas.

  • Sus resultados son en tal caso menos duraderos, salvo que se complete la terapia con otras técnicas. Los coreanos, por ejemplo, han inventado un anillo que sirve para que uno mismo se aplique masajes en los dedos en casa varias veces al día. En los puntos adecuados a sus dolencias. De acuerdo con el mapa de puntos, cuando a uno le duele la cabeza o está cansado coge el anillo y se masajea en los puntos correspondientes. Por lo que se puede hablar casi de una medicina doméstica. Hay puntos correspondientes, por lo que se puede hablar casi de una medicina doméstica. Hay puntos en la oreja y en la mano que uno mismo puede masajearse. Utilizando incluso pinzas pequeñas de bricolaje que permiten aliviar muchísimos dolores. A esta forma de terapéutica se le llamó Ya-ya, porque funciona ya en muchas ocasiones. Dolores de cabeza y boca, ansiedad y malestar,… Con ese anillo uno se puede tratar los dedos, pero con un peine puede asimismo tratarse distintas áreas de la mano, También hay bolitas y rodillos de masaje con los que frotarse la mano. No se trata de ninguna tontería, su eficacia está constatada. De hecho, los expertos alemanes en Reflexología también proponen utilizar pequeños palpadores- como la punta de un bolígrafo o su caperuza- para estimular los puntos de la mano.

  • Eso nos gusta, porque nosotros queremos enseñar a la gente en la medida de lo posible a curarse a sí misma. Al menos para que sepan cómo aliviarse en determinadas circunstancias en combinación con otros tratamientos complementarios o con los medicamentos que la medicina ortodoxa haya propuesto, consigan mejores resultados. La mano se presta muy bien a ello por su accesibilidad.

  • Si pretendes saber de la mejor salud física, mental y económica puedes ver cómo las conseguimos muchísimos millones de familias en todo el mundo y comprobar que TÚ también lo puedes lograr desde cumlaude21 o entrando en mi página:

  • https://www.amway.es/user/karmenlarraza

209

Enrike Agirre Kanbra
Diplomado en profesorado de e.g.b. uni...
Escrito por Enrike Agirre Kanbra
el 12/06/2016

EL MICROSISTEMA ORAL


https://youtu. Be/NmeCy61YoQU Elementos determinantes para calificar- Angelo Ramírez


https://powerof5.nutrilite.com/ 5 millones de raciones de Nutrilite a los niños más pobres


https://mejorconsalud. Com/si-alguien-no-te-dio-valor-no-mendigues-ni-atencion-ni-amor/? Utm_source=facebook&utm_campaign=MCS. ES&utm_medium=post


https://inversorglobal. Es/facebook/jim-rickards-la-gran-caida


https://www.youtube.com/watch? V=b-iLkFdCBF4 Jubilación como una semilla


https://www.areacomercial.com/comercios/optica-vinculo/140/ retinografía telemática


https://elgobiernoenlasombra.blogspot.com. Es/2016/06/la-nasa-confiesa-dosificar-los. Html? Utm_campaign=shareaholic&utm_medium=facebook&utm_source=socialnetwork&m=1


https://lecturaagil. Com/descargar-conocimiento-en-tu-cerebro-no-esta-tan-lejos/


La Acupuntura oral está por su parte basada en un área somatotópica de puntos reflejos en la cavidad oral situados en la membrana mucosa y en las zonas adyacentes de la boca que se descubrieron en la década de los 70 del pasado siglo XX. En el caso de trastornos funcionales de los órganos internos, los puntos específicos de la mucosa oral se vuelven especialmente sensibles a la presión. Puntos que debido a su mayor sensibilidad pueden distinguirse claramente de los de su entorno. Se ha demostrado que el tratamiento de esos puntos reflejos permite regular las disfunciones de los órganos relacionados.


Debemos recordar a los escépticos, nos diría Alonso, que por la boca pasan las porciones del nervio trigémino o trigeminal: el nervio oftálmico, que sale del cráneo por la fisura orbitaria superior y discurre por el techo de la órbita donde da sus ramas, el nervio maxilar que atraviesa el agujero redondo mayor para pasar a la fosa pterigomaxilar y el nervio mandibular que atraviesa el agujero oval para llegar a la región maxilofaríngea y dividirse. El nervio trigeminal está por tanto directamente conectado con el cerebro. Sin olvidar la profunda relación que existe entre el nervio facial y las emociones. Así que podemos hablar también de un microsistema vinculado a las emociones, que es lo que dio lugar a la llamada Reflexoterapia Facial. Leer Dsalud nº 49.


En cualquier caso debo decir que han sido los vietnamitas quienes más y mejor han desarrollado ese tratamiento mediante masajes para tratar la cara, sobre la que tambien es usual, por cierto, utilizar rodillos. De hecho se sabe que su uso para tratar las arrugas mejora el ánimo. A fin de cuentas la cara está llena de puntos especialmente eficaces, precisamente por el disparo de neurotransmisores. Ahora que la acupuntura cosmética nos ha regalado unas agujas ultrafinas que permiten pinchar en áreas de la cara sin dolor alguno podemos potenciar también los efectos psíquicos de los otros microsistemas.


Es algo más complicado el tratamiento en este microsistema, porque no se utilizan agujas en el interior de la boca. Se debe usar el láser, con colores, inyectando anestésicos diluidos, con agua de mar o con productos homeopáticos en los puntos correspondientes. Teniendo en cuenta la relación de la boca con el trigémino, podemos considerarla un subestación directa del cerebro y los dientes, una expresión del mismo. Ahora bien, en el caso de este microsistema no importa tanto la manera de tratar como la localización de los puntos exactos.


El sistema no se limita al interior de la boca, pues por dentro y por fuera se extiende un área somatotópica desde la que pueden tratarse toda clase de trastornos funcionales del organismo, siempre que no existan grandes lesiones. Para localizar qué dientes están interfiriendo, nosotros realizamos un test simple. Con la mano enguantada palpamos las encías. Porque donde encontramos una zona muy dolorosa es que hay un campo interferente, una espina irritativa como decimos quienes practicamos la Terapia Neural. Siendo pues el sitio ideal para ayudar a resolver un dolor lejano, ya que esa zona de la encía se corresponde con un órgano concreto del organismo. De ahí que si ese mismo sitio del cuerpo duele, lo suyo sea tratarlo desde la boca. Si duele cualquier otro sitio, aunque no se corresponda con el foco localizado, también conviene intentarlo, porque puede haber interferencias cruzadas.


Para terminar dice que es el más escéptico de los escépticos, pues…SOLO CREO EN LO QUE FUNCIONA. Quienes defendemos la Terapia Energética Integral entendemos que ha llegado la hora de reinvidicar la llamada Medicina basada en la evidencia y no la Medicina basada en la Ciencia, que en realidad se basa en lo que puede probarse en un laboratorio y no en la práctica clínica diaria, en los resultados reales con los pacientes. Nos importa la mejoría de nuestros pacientes y no las teorías. Si un hecho real echa abajo una teoría, lo que hay que olvidar es esa teoría y cambiarla.


A los pseudoescépticos se les olvida que las teorías que sostuvieron en su momento Galileo, Newton, Fleming, Prusiner y casi todos los padres de la ciencia fueron cuestionados durante mucho tiempo por los prebostes de la ciencia imperante en cada momento. Como olvidan que la ciencia actual, la más de vanguardia, está mucho más cerca de lo que sostenemos los llamados terapeutas no convencionales que de lo que afirman los médicos ortodoxos. Olvidan también que la ciencia de hoy está muy lejos de lo que será la ciencia del próximo siglo. En suma, a nosotros no nos importa si las terapias o técnicas que utilizamos encuentran o no respaldo teórico. Usamos lo que funciona en beneficio del enfermo. Sonia Barahona. DSALUD 147


LA EXPERIENCIA DE JUAN LUIS GALIARDO


Es difícil decidir si es mejor escuchar a JUAN LUIS GALIARDO en el teatro, televisión o cine, escucharlo o leer alguna de sus muchas entrevistas que le han hecho con motivo del éxito que ha supuesto su gira con El Ávaro. Claro que nunca ha dudado en desnudar su alma ante quien se ha mostrado interesado en conocerle más allá de su actualidad inmediata. Eso nos ha permitido conocer alguno de sus secretos más personales. Otros famosos hubieran pagado por mantenerlos ocultos. Sin embargo, nunca antes había reconocido abiertamente lo imortante que para él han sido las denominadas terapias complementarias. Quizás porque nadie antes se lo había preguntado… hasta ahora.


“Sufrí un ictus en la madrugada del 5 de octubre de 2010. Pudo apartarme de los escenarios. Perdí el equilibrio y casi el conocimiento. Fue durante poco tiempo, pero tenía la conciencia como diluida y era incapaz de moverme. Tras una primera asistencia en Urgencias, me ingresaron en una clinica privada durante un día y desde allí me trasladaron a otro hospital de Madrid para que se hiciera cargo de mí, otro equipo de neurólogos.


Fue allí, con las constantes más estables, cuando empecé a tomar consciencia de mi estado. Decidí llamar a JULIO ALONSO, al que conocí por mediación de mi hija hace 8 años, pero con quien he estado más en contacto durante los 3 últimos. Cuando llegó decidió ponerme un tratamiento de acupuntura basada en el microsistema de Yamamoto, para lo cual me puso un buen nº de agujas en la cabeza y en otras zonas. A partir de ese momento mi progresión fue tan grande que 10 días después ya estaba trabajando normalmente en los escenarios representando El Ávaro, personaje que exije un enorme derroche de energía. El tratamiento se completó con nuevas sesiones dentro y fuera del hospital, así como con suplementos de vitaminas, minerales y oligoelementos, además de algunas seisones de hipertermia. Todo ello hizo que mi progresión, mi mejora, fuera impresionante.


No hay duda del papel de esos tratamientos, ya me había beneficiado de terapias complementarias anteriormente y en aquella ocasión es posible que no me hubiera muerto, pero sin lo que me hizo Julio Alonso,… ¡Quién sabe cómo hubiera quedado! Estoy seguro que ello aceleró mi mejoría. La Medicina alópata en un caso como el mío puede salvarte la vida, pero una vez superados los primeros instantes, en la fase de recuperación, no ofrece lo mismo que la medicina complementaria para mejorarla. Sin duda alguna la mejoría y el progreso de mi calidad de vidas tras las primeras 24 horas se deben a las terapias complementarias que utilicé. Por eso hoy sigo acudiendo con regularidad a su centro, buscando soluciones a los problemas de salud que con la edad se van presentando.


(Es meritorio que una persona pública tan querida declare abiertamente el valor de las terapias complementarias, cuando muchos pretenden demonizarlas).


Con la cantidad de miserias que arrastro como ser humano y con las grandes lagunas que sigo manteniendo sobre la vida. Es mucho más lo que desconozco que lo que sé. La única posibilidad que tengo hoy de enfrentarme a la vida desde la sinceridad. Vivir con la desnudez de la verdad me permite vivir mucho mejor, porque después de algunos tratamientos psicológicos que seguí en su día con la ayuda de MANUEL TRUJILLO y LUIS ROJAS MARCOS no me queda ya mucha capacidad para mentir. La cirugía del dolor hace que revises tu comportamiento mañana, tarde y noche. Dejas el subconsciente limpio para vivir en un plano consciente. Lo acaecido me ha hecho vivir mucho mejor, con transparencia. Aunque admito que otros prefieran vivir en la ocultación. Dicho esto, creo que no es ningún mérito reconocer el papel que juegan las terapias naturales en mi vida. Trato simplemente de ser coherente con mi actual manera de vivir. Desconozco muchísimas cosas, pero esto sí, lo conozco. Los tratamientos que he seguido con Julio Alonso me han permitido mejorar mi calidad de vida de forma clarísima. Los demás, que digan lo que quieran.


Si pretendes saber de la mejor salud física, mental y económica puedes ver cómo las conseguimos muchísimos millones de familias en todo el mundo y comprobar que TÚ también lo puedes lograr desde cumlaude21 o entrando en mi página:


https://www.amway.es/user/karmenlarraza


215

Enrike Agirre Kanbra
Diplomado en profesorado de e.g.b. uni...
Escrito por Enrike Agirre Kanbra
el 16/10/2016

28- 216- 227- La biorresonancia, crudeza y armonía entre las células son imprescindibles para la salud, para la vida. Sin ella un alimento está muerto; pero nos lo venden como vivo y útil. Pasa como con el tabaco que al quemarse pasa de unos 400 a 5. 000 venenos.


https://www.facebook.com/AmwayHOMEAmericaLatina/photos/a.309272535799645.70966. 291108350949397/1159826577410899/? Type=3 LOC El 1º de los limpiadores biodegradables


https://oak.ctx.ly/r/554n3 Ajo ecológico con + propiedades y si posterior olor


https://www.demicasaalmundo.com/blog/libro-yo-nunca-fui-escuela-observacion-construcciones/


https://economia.elpais.com/economia/2016/10/09/actualidad/1476037626_750776. Html? Id_externo_rsoc=FB_CM Fundador de Linkedin ´- Lo importante no es el título para contratar


https://www.muyinteresante.es/salud/articulo/los-hombres-que-comen-ajo-son-mas-atractivos-para-las-mujeres-691447668394


https://computerhoy. Com/noticias/hardware/como-funcionan-baterias-que-algunas-explotan-52396? Utm_source=Facebook&utm_medium=Social&utm_campaign=Muy


https://lamenteesmaravillosa. Com/tenemos-guardado-un-secreto/


https://www.deia.com/2016/10/13/bizkaia/las-cuevas-con-grabados-rupestres-rinsolitosr-se-encuentran-en-armintxe-


https://pensamientospoderosos111.blogspot.com. Ar/2015/10/la-mente-el-gran-instrumento. Html


https://rincondeltibet. Com/blog/p-el-guardian-de-los-suenos-pelicula-completa-en-espanol-2481


¿ESTÁ CONSTATADA LA EFICACIA DE LOS PROBIÓTICOS?


En los últimos meses han aparecido numerosas web que de forma reiterativa arguyen que los probióticos carecen de virtudes terapéuticas e incluso pueden ser la causa de la actual pandemia de obesidad infantil. Injustificado ataque que se vinculó de forma tendenciosa a las recientes advertencias hechas por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (AESA) a los fabricantes de yogures sobre lo que dicen de sus propiedades al considerarlo “publicidad engañosa”. Pues bien, explicamos dónde se originó el bulo y cómo a pesar de lo que afirma ese organismo internacional hay innumerables estudios científicos que avalan los efectos beneficiosos de los probióticos. (Os equivocáis cuando se trata de esos yogures comerciales llenos de caseína, la peor comida cancerígena).


No hay día en el que no aparezca en uno u otro medio de comunicación algún ataque contra la medicina natural. Siempre con el mismo falaz argumento: “Sus efectos terapéuticos no están científicamente demostrados”. Esta vez le ha tocado a los probióticos (la crítica es buena si son artificiales, como los de yogur), siendo el desencadenante un polémico artículo titulado Probiotics and obesity: a link ( ¿Hay relación entre los probióticos y la obesidad? ) publicado en Nature Review Microbiology por el Dr. DIDIER RAOULT, reconocida autoridad mundial en enfermedades tropicales e infecciosas. Solo que ese texto apareció en septiembre de 2009, hace pues ya 3 años. Lo que no ha impedido usarlo a quienes desde la industria farmacéutica quieren desprestigiar los probióticos aprovechando que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (AESA) –EFSA por sus siglas en inglés –hizo en septiembre de 2011 una advertencia a Danone y otros fabricantes europeos de yogures con bacterias lácticas vivas –es decir probióticos- por incumplir la prohibición de alegar en los envases y en la publicidad sus evidentes efectos terapéuticos. Hace muchos años la gran industria farmacéutica consiguió que los únicos productos que puedan alegar propiedades beneficiosas legalmente para la salud sean los fármacos aprobados por la Food and Drug Administración (FDA) y la Agencia Europea de Medicamentos (EMEA). Una decisión grotesca, porque los fármacos son productos manifiestamente perjudiciales para la salud. En pocas palabras, que nadie puede vender ajo o manzanilla y explicar en el envase sus propiedades terapéuticas, aunque se conozcan desde hace milenios. ¡Está prohibido! Alegan que nadie lo ha demostrado “cien-ti-fi-ca-men-te”. A sabiendas de que nadie se va a gastar millones de euros en hacer las pruebas que esos organismos exigen, porque no se pueden patentar. Tal es la trampa que los más ignorantes no entienden cuando esos organismos arguyen tal cosa. (En este caso meter en un perverso lácteo esas bacterias es totalmente artificial y antinatural).


Didier Raoult, en su artículo, veamos qué dijo y en qué contexto, pero teniendo en cuenta también que es un científico NO EXPERTO EN MICROBIOMA –el hábitat o sistema ecológico de los microorganismos que habitan en nuestro cuerpo- En él no habló de ninguna investigación propia efectuada en su prestigioso Laboratorio de Virología y Enfermedades Tropicales de Marsella, sino que se limitó a revisar los resultados obtenidos por otros investigadores en 4 trabajos y a colegir que parecía haber relación entre la pandemia de obesidad que afecta al mundo desarrollado y algunas bacterias intestinales.


Concretamente indicaba que en la flora intestinal de muchas personas obesas las bacterias Gram-positivas de la familia de las Firmicutes son notablemente más que las Gram-negativas de la familia de las Bacteroidetes. Asimismo, se constató que la microflora intestinal de las personas delgadas o con peso normal es menos diversa. Pues bien, las bacterias de los yogures y otros productos lácteos son lactobacillus, bifidobacterias y enterococos, todas ellas de la familia de los Firmicutes, es decir, las que predominan en la flora intestinal de los obesos. Ahora bien, de los 4 trabajos que revisó, solo en dos se analizaban las difrencias entre los microbiomas de los niños obesos y delgados. En solo uno se analizaron gemelos.


Didier Raoult explicaría que en los países industrializados los criadores de animales –vacunos, porcinos y avícolas- usan antibióticos y probióticos, habitualmente para conseguir que sus animales “crezcan y pesen más en sus primeros años”. Aquí es donde hay que hacer una seria crítica al Dr. Raoult. Para empezar, no tiene ningún sentido relacionar los antibióticos con los probióticos (ambos son artificiales). En segundo lugar, los antibióticos que se utilizan en los criaderos de animales de granja –en proporciones sub-clínicas- no tienen como objetivo acelerar el crecimiento y engorde de los animales, sino el de evitar en ellos diarreas e infecciones intestinales, (siempre decís que ningún medicamento ha demostrado que cura algo. ¿Estos son la excepción que confirma la regla? ) porque son ambos problemas los que impiden su adecuada nutrición. En cuanto a los probióticos, comenzaron a ser introducidos en las granjas de cría cuando se prohibió en los animales el uso de antibióticos en Europa y se limitó en EEUU. Fueron pues las autoridades sanitarias los que lo postularon. (Quizá, como siempre, pusieron algo peor que lo anterior, ya que han visto que los antibióticos son inútiles, tal como dijo la OMS).


Agregaremos que lo que afirma el Dr. Raoult se basa fundamentalmente en un trabajo del Dr.P.J. TURNBAUGH publicado en Nature en 2006 en el que por primera vez se informó de que se habían hallado claras diferencias bacterianas en las floras intestinales de los niños obesos respecto a la de los delgados. Lo que no parece haberse tenido en cuenta es que ese investigador también encontró que cuando una persona obesa pierde peso ¡Su microflora cambia y adquiere las características de las de una persona delgada! Eso tiene que haberse producido porque la persona obesa ¡Cambia de dieta! Para poder adelgazar. Luego no es la flora intestinal lo que lleva a alguien a ser obeso, sino el tipo de alimentación que sigue y el buen o mal funcionamiento de su metabolismo. (Por lo que tomar lácteos es lo peor que existe).


Los otros dos artículos lo que hacen es constatar el efecto benéfico de los probióticos en los casos de diarreas infantiles, tanto agudas como crónicas. Diarreas que sí son causa de desnutrición infantil, por lo que una vez superada con los probióticos, el niño recupera su peso normal y solo en caso de sobrealimentación engordará. (Craso error, no se evita la desnutrición con probióticos, sino tomando los nutrientes esenciales e igualmente se engorda solo no tomándolos, pues una persona que toma lo esencial no puede engordar,… espero que alguna vez lo entendais).


En otras palabras, estamos ante lo de siempre, se infiere que toda “asociación” o “relación” implica efecto-causa. Una soberana estupidez. (Para mi es estúpido decir que algo relacionado con los lácteos es potable). En el último párrafo de su artículo el Dr. Raoult llega a decir sobre los probióticos que “cualquier compuesto químico con tal efecto secundario sobre animales experimentales, debería haberse ensayado rigurosamente antes de ser utilizado en los alimentos” Que un bacteriólogo diga que las bacterias son “compuestos químicos” es inaudito. (Somos química, energía,… ¿Por qué no? Y que habría que estudiarlo está claro, aunque solo fuera por la ley que aplicais a los transgénicos, el principio de asegurar que esas bacterias, por precaución lógica, no hagan peor una comida basura como es cualquier lácteo).


En suma, el Dr Raoult afirma en las conclusiones de su breve artículo que es un peligro para la salud –especialmente en el caso de los niños- promover que consuman bacterias lácteas, porque como éstas se usan para engordar animales (igual que los lácteos personas), es lógico suponer que consumirlas puede llevar a engordar. Cuando los animales engordan porque los antibióticos (esos que el mes pasado demostrasteis que no tienen ninguna efectividad, así lo manifestó Margaret Chan, presidenta de la OMS, la diosa del mundo de la falsedad,…) impiden que se infecten y sufran diarrea (recordar lo que escribisteis,…eran un 67% de efectivos al crearlos, luego 40%, 20%,… hace unos años 3%,… ya no se estudió más el tema). Los probióticos les ayudan a digerir la alimentación (recordar aquel reportaje de este año, los probióticos demostrasteis que eran una farsa, ni siquiera pasan del estómago en su mayoría,… con la acidez producida por los lácteos imposible) exageradamente desproporcionada en proteínas que muchos ganaderos les dan ara que engorden mucho y pronto. (Me encanta la revista, incluso siendo médicos vais comprendiendo de nutrición, pero se nota que nadie os ha enseñado sobre el tema, por lo que sintiendo mucho os he de repetir esto. Los ganaderos no aportan aminoácidos esenciales, por lo que el aporte de esas proteínas, normalmente una pulpa o materia muerta, industrial, calentada,… estropea esas proteínas que creeis que es buena y solo la mala abundancia engorda, pues no, lo que realmente engorda es tomar esa bazofia sin que su cuerpo asimile aminoácidos esenciales y no pueda formar las proteínas necesarias para todas sus funciones orgánicas y de esa manera no poder engordar. Los probióticos por lo tanto se suman a ese conglomerado de sustancias productoras de enfermedades por la consabida acidez y por lo tanto también engordan). Es pues esta práctica la que debiera prohibirse.


Cabe añadir que la eficacia de los probióticos en la salud no necesita ser “cien-ti-fi-ca-men-te “ demostrada. Como no necesita hacerlo con las frutas, verduras, hortalizas, cereales, semillas, frutos secos y plantas medicinales. Su eficacia está súper-demostrada CLÍNICAMENTE. Porque no puede obviarse que los seres humanos llevamos más de 8. 000 años ingiriéndolos y están ampliamente documentadas sus propiedades terapéuticas en miles de libros. (Exacto, pero también toda la humanidad sabe que ciruela y luego agua equivale a muerte, eso metido en lácteos actúa de manera parecida, pues simplemente es acidez, fermentación, falta de oxígeno,… ya lo sabeis,… muerte o por lo menos enfermedad a largo plazo, invisible pero real). Que las autoridades de la FDA y la AESA nieguen validez a ese conocimiento sólo demuestra que su único propósito es proteger los intereses de la gran industria farmacéutica (lo de farmacia, los antibióticos ya los eliminaron,… no te acuerdas que ellos manejan también la comida basura, las drogas alimenticias. Te han liádo, pues ellos tambien venden los probióticos. De igual manera que Bayer acaba de comprar Monsanto. La peor farmacia compra la peor industria alimenticia) y que la salud de los ciudadanos les importa un bledo. Eso incluye a los probióticos, consumidos por todas las culturas desde épocas inmemoriales. (Si pero una minoría, los lácteos no los tomamos la mayoría del mundo nunca, ahora si, porque han logrado meter la comida basura láctea sin darse cuenta hasta en los orientales. Eso que para más de la mitad del mundo siempre ha sido algo asqueroso).


El Dr. DUSKO EHRLICH –experto en Genética Microbiana que trabaja en el Instituto de Investigaciones Agronómicas (INRA) de Francia –no dudó en replicar públicamente al Dr. Raout, afirmando que los trabajos publicados que éste revisó no demuestran en absoluto que los probióticos produzcan obesidad ni que aumenten la masa muscular y ósea de los lechones- con los que más se utilizan los probióticos- u otros animales. (El que tiene que demostrar que no engordan es el que los fabrica, los vende y usa con lácteos, que horror y que osado este señoritingo). Lo mismo alegaron los doctores N. DELSENNE y G. REID –científicos de las universidades de Lovaina (Bélgica) y Ontario (Canadá) respectivamente –para los cuales el uso de probióticos, en el caso de vacunos sí ha demostrado que incrementa su masa muscular, pero no la grasa, efecto que es atribuible a la mejora en la absorción de nutrientes. (Sabrán qué son nutrientes, supongo). Añadiendo que al potenciar el sistema inmunitario disminuyen las infecciones y los procesos proinflamatorios. (Pues según se dijo antes entonces se engorda. Pues no, nutriéndose bien es casi imposible engordar, ya veo que no entienden del tema,…). Recordando que en Europa se consume per cápita el doble de probióticos que en EEUU y es en este país donde hay más niños obesos del mundo. (Porque son los que originaron la compra masiva de las ventas del acompañante de los probióticos, esos vaqueros metieron sus productos en todo el mundo y en vuestras mentes, debierais saberlo; el típico imperio mundial implantando sus sandeces). Es más, alegarían que un conocido estudio demuestra todo lo contrario, que las personas que ingieren habitualmente yogures probióticos pesan menos y tienen en sus cuerpos menos grasa. (Estos vaqueros son capaces de cualquier cosa con tal de poner a todos sombreros del cuerpo puerco danone). Se referían a un trabajo publicado en 2005 por un equipo dirigido por el Dr.M.B. ZEMEL en el International Journal of Obesity, en el que se informa de un ensayo heco con pacientes obesos que fueron sometidos a dos tipos de dieta hipocalórica. A los miembros de uno de los grupos se les sustituyó parte de su alimentación por yogures probióticos- manteniendo las calorías totales con respecto al otro- Al cabo de 12 semanas se observó entre éstos una reducción media de peso un 50% superior al de que quienes no los ingerieron. ( Los otros habrían tomado más leche, sin mezcla,…). Aunque lo más notable fue la reducción de la grasa central con la consiguiente disminución del perímetro de la cintura, lo que se interpretó como una redistribución de la grasa corporal.


Al conocer estas réplicas, el Dr. Raoult se limitaría a responder que el efecto de los probióticos en el crecimiento de los animales de granja está demostrado. Recordando que en 2007 publicó un trabajo en British Poultry Science según el cual administrar bacterias lácteas a pollos mediante una cánula intragástrica las hace crecer y pesar más. (Lógico, una cosa tan antinatural no puede hacer otra cosa que enfermar, se quiera o no se quiera ver).


En cuanto a los antibióticos el Dr. Raoult publicaría en 2010 un trabajo –en colaboración con otros investigadores- en el que reportaba que pacientes tratados con fuertes dosis de avoparcina- un antibiótico análogo a la vncomicina- para tratar sus endocarditis infecciosas les había hecho engordar. Vinculando ese aumento a la resistencia a la vancomicina de los lactobacillus como demostraba- según él- el hecho de que su presencia era mayoritaria en las heces.


Sin comentario. Lo singular es que esos invetigadores mezclan sin reparo en su trabajo conceptos tan distintos como “ganancia de peso”, “obesidad” y “crecimiento” ya que en realidad en el trabajo sólo se reflejó el aumento del Índice de Masa Corporal (IMC) sin hacer referencia ni a los triglicéridos, colesterol ni glucemia. Notable profesionalidad científica, vamos. (Vamos pues, en realidad no hace falta, todo es una misma enfermedad, acidez y por fa, el colesterol ya demostrasteis que no interviene,…). Por otra parte, lo normal es que que alguien con una endocarditis infecciosa pierda peso y sufra un proceso inflamatorio que afecte a la absorción de nutrientes. (Más bien por falta de nutrientes tendrá esa infección) y que superado ese cuadro con el tratamiento antibiótico y antiinflamatorio (cosa imposible, pues no curan nada tal como retais a todo el mundo) recupere ese peso y homeostasis.



LO QUE OPINAN OTROS INVESTIGADORES



El Dr. JEFFREY GORDON – de la Universidad de Washington (EEUU)- hizo en 2004 un sencillo experimento con ratones que conviene conocer. Simplemente alimentó de la misma manera a dos grupos de ellos, estando la diferencia en que los de uno de ellos eran estériles, es decir, carecían de flora intestinal (Qué barbaridad, eso es imposible, cualquier cosa que se come mete millones de bacterias de esa flora…). Pues bien, lo primero que observó es que para mantener su peso, los animalitos sin microflora debían ingerir un 30% más de alimento que sus congéneres. Además, que eran muy susceptibles a las infecciones. Algo lógico, porque ninguna bacteria competía con las patógenas. (Los ratones son muy usados por la farmacia para comparando con las personas para decir que algo funciona, pues estos animales de alcantarilla apenas tienen infecciones,… es todo un absurdo, estos vaqueros,….)


Posteriormente, en 2006 –el trabajo se publicó en Proceedings National Acad. Sc-, introdujo en ratones estériles Bacteroides thetaiotaomicrom- mil veces más abundante en el intestino humno que la famosa E. Coli- e inmediatamente se observó que las células del epitelio intestinal empezaban a sintetizar fucosa –un tipo de azúcar, algo que nunca hacen los ratones en edad adulta. Era una respuesta de las células epiteliales del ratón a lo que pedía la bacteria B thetaiotaomicron. Es decir, expresó una señal en las células epiteliales del intestino de los ratones para que sus genes empezaran a fabricar fucosa, que es precisamente el tipo de azúcar que la B. Thetaiotaomicron utiliza para su metabolismo energético. Lo que demuestra que los organismos animales- por tanto, los humanos- pueden fabricar sustancias cuando las necesitan más a menudo de lo que tiende a pensarse. De hecho, en el experimento que comentamos se activaron asimismo otros genes de las células epiteliales. Entre ellas los angiogénicos que son los que forman los nuevos vasos sanguíneos. Ello explica que si los ratones estériles necesitan más comida es porque no tienen suficientes vasos sanguíneos en el epitelio intestinal para que los nutrientes pasen a la sangre y alimenten su organismo. Por cierto, se sabe asimismo que la B. Thetaiotaomicron estimula nuestro sistema inmune para que aumente la producción de una proteína que destruye la Listeria monocytogenes, peligrosa bacteria que produce gastroenteritis. (Si, en el laboratorio eliminan el cáncer con células madres, pero en realidad esas células lo producen,… pero usa lacteos, a ver qué pasa, vamos hombre).


227

Enrike Agirre Kanbra
Diplomado en profesorado de e.g.b. uni...
Escrito por Enrike Agirre Kanbra
el 18/02/2017

28- 227- 240- La biorresonancia, crudeza y armonía entre las células son imprescindibles para la salud, para la vida. Sin ella un alimento está muerto; pero nos lo venden como vivo y útil. Pasa como con el tabaco que al quemarse pasa de unos 400 a 5. 000 venenos.


Https://www.youtube.com/attribution_link? A=t3CxacVBCLw&u=%2Fwatch%3Fv%3D2U0FR9nN880%26feature%3Dshare 10 razones para tomar Nutrilite


Https://1drv. Ms/f/s! AoQ-w1O3wisUjVjfmpDlOksvCpmQ Actitud mental + https://www.elmundo.es/economia/2015/12/26/567d747e268e3ef92f8b459c. Html Espaldarazo de la UE a la economía colaborativa


https://noticiasmultinivel. Com/el-network-marketing-es-el-negocio-del-futuro/


https://oak.ctx.ly/r/5evni Vit. B plus en dos fases para todo el día


Https://www.youtube.com/watch? V=R8wLVL60zg0&sns=fb 33 diamantes en EEUU en 2015


Igualmente interesante es el artículo que los doctores A.T. GEWIRTZ y M. VIJAY-KUMAR publicaron junto a otros microbiólogos de la Universidad de Atlanta (EEUU) tras estudiar a ratones cuyas células del sistema inmune tienen los receptores TLR-5 bloqueados. La inactivación de este receptor celular hace que las células inmunitarias presentes en la mucosa digestiva no puedan reconocer a las bacterias y eso transforma a los ratones en animales hambrientos, enfermizos(igual hacen los lácteos) –carentes de defensas frente a las infecciones habituales-, diabéticos –con resistencia a la insulina-, hipertensos, con el colesterol alto(que esto no importa) y obesos. Bueno, pues resulta que si se transfiere la flora intestinal de esos ratones diabéticos a otros ratones sanos, pero asimismo estériles- deprovistos de flora intestinal- ¡Desarrollan la misma enfermedad! ¡A pesar de no tener el receptor TLR-5 bloqueado! (No hay enfermedades, solo enfermos).


La conclusión que puede sacarse de estos trabajos es insólita, por no decir directamente herética. Es que parecen indicar que tienen más influencia en el metabolismo –al menos en el de ratón- las bacteras intestinales que sus propias células. Una paradoja que ya ha sido observada en otras ocasiones al realizar otros tipos de ensayos y obliga a replantearse qué es más determinante en la fisiología animal y humana, si las propias células o las bacterias que conviven con nosotros y que –como en esta revista ya se ha publicado- son 10 veces más abundantes que las propias.


Lo inaudito no acaba aquí. En agosto de 2009, los doctores J.L. ROUND y S.K. MAZMANAN publicaron un revolucionario trabajo en Nature Reviews Inmunology en el que indican que la causa de muchas patologías no infecciosas en el ser humano –como las alergias, las enfermedades autoinmunes o el cáncer- se deben a desequilibrios en el sistema inmune. Dado que la principal zona de interacción biomolecular entre el sistema inmune y las bacterias se encuentra en los intestinos, es en ellos donde se produce el equilibrio o desequilibrio entre ambos sistemas. De ahí que los autores concluyan que ha llegado el momento de replantearse por completo el actual paradiga médico. Prque a su juicio la principal razón de ser del sistema inmune no es el de controlar a las bacterias, ya que en realidad son éstas las que controlan al sistema inmune. (La acidez, nutrición, oxígeno, pensamientos, energía, proteínas,…las alteran)


En suma, hay suficientes evidencias como para inferir que la flora intestinal puede provocar enormes cambio en el metabolismo de los mamíferos en general y, por ende, en el del ser humano. Lo que no se ha demostrado en cambio es que la ingesta de probióticos provoque obesidad. En absoluto. (Pues por eso en Francia se ha prohibido hacer este tipo de propagandas engañosas, propia de la mayor mentirosa del mundo en Internet- Danone)


En cuanto a la utilidad de los antibióticos cabe denunciar nuevamente que en los países industrializados comienzan a administrarse a los bebés en los primeros meses de vida y se recetan de forma abusiva a los adultos para el tratamiento de cualquier enfermedad infecciosa. (Claro, como no funcionan, donde antes se daba 1 ahora se da 200, todos envenenados,… y pensar que al principio señalabais que curaba infecciones,…) Incluso en infecciones víricas para los que son absolutamente ineficaces. Sin olvidar que por distintas razones están a menudo presentes en los alimentos e incluso en el agua…. (pero en los intestinos estériles no,… no me lo puedo creer. Ya se explico en esta revista Dsalud sobre que los antibióticos serán pronto inútiles y en otros que todas las medicinas no han demostrado ser útiles para curar nada).




MÁS ESTUDIOS




En un estudio realizado en 2009 en Finlandia por K. LAITINEN y sus colegas de la Universidad de Turku (Finlandia) 256 mujeres embarazadas fueron divididas en 3 grupos. A 2 de los cuales se les dieron consejos para mantener el peso ideal y asegurar un desarrollo óptimo del feto, al tiempo que se les sometía a una dieta sana con abundante fibra, ensalada y ácidos grasos insaturados. Solo que a las mujeres de uno de ellos se les pidió que además tomaran a diario cápsulas con probióticos. El tercer grupo no recibió consejos dietéticos y se les dio libertad para comer lo que les apeteciese. Pues bien, un año después del parto se constató que solo un 25% de las mujeres que tomaron probióticos eran obesas ( tenían un índice de masa corporal superior a 30) contra un 40% de obesas en las mujeres de los otros dos grupos. (A eso se llama efecto placebo y comer algo mejor).


El ya citado Dr.P.J. Tumbaugh realizó por su parte otros estudios más. En uno de ellos- publicado en 2009- demostró que cuando se transfieren las bacterias intestinales que se encuentran en heces humanas a ratones estériles –sin flora intestinal- y se les alimenta con la dieta típica de los países industrializados rica en azúcares y grasas, se observa un cambio rápido y notable en la población bacteriana intestinal junto a un aumento de peso. En cambio si los ratones son alimentados con una dieta baja en grasas ocurre lo contrario. (PERFECTO)


Ese mismo año J.S. FLIER y J. MEKALANOS publicaron en Science Translational Medicine un trabajo en el que comprobarían que al alimentar ratones estériles con bacterias intestinales extraidas de heces humanas provenientes de pacientes que se alimentaban con una dieta alta en grasas y azúcares éstos comenzaron a acumular grasas. Incluso cuando se les alimentaba con una dieta de bajo contenido en grasas. Si eso se pudiese extrapolar a los humanos, indicaría que se puede reducir o aumentar el grado de obesidad de una persona simplemente modificando su flora intestinal.


Cabe asimismo agregar que un grupo de investigadores de la Universidad de Florencia dirigido por la Dra.C. DE FILIPPO examinó por su parte las diferencias en la composición de la flora intestinal de 14 niños de aldeas rurales en Burkina Faso (África) con la de 15 niños de la ciudad de Florencia. Los primeros se alimentaban con una dieta rica en fibra, almidones y polisacáridos vegetales pobre en grasas y proteína animal en tanto la de los italianos era la habitual de los países industrializados, rica en carnes, azúcares, almidones y pobre en fibra. Bueno, pues los investigadores encontraron significativas diferencias en las composiciones de las microfloras bacterianas de ambos grupos. Los niños africanos portaban una flora pobre en Firmicutes y rica en Bacteroidetes con abundantes bacterias de los géneros Prevotella y Xylanibacter, totalmente ausentes en los niños italianos. Además las heces de los africanos contenían una importante fracción de ácidos grasos de cadena corta, mínima en los italianos. En estos últimos abundaban la Escherichia y la Shigella que apenas se encontraban en los africanos. La dieta africana contribuye a una flora intestinal que optimiza la extracción de nutrientes y protege de las enfermedades intestinales no infecciosas y de los procesos inflamatorios. Así que pobres niños… ¡Italianos!




¿SE JUSTIFICA EL USO DE ANTIBIÓTICOS EN LOS ANIMALES?




En proporción sub-terapéutica no se instauró en la ganadería para aumentar la velocidad de crecimiento y engorde de los animales de granja –como si actuasen a modo de las hormonas de crecimiento- sino porque tiene capacidad para eliminar patógenos intestinales que son causa de infecciones. De paso se evita la destrucción y/o inflamación de tramos del epitelio y su mucosa por la acción de los patógenos, algo que disminuye la absorción de nutrientes con el consecuente retraso en el crecimiento. Usándose porque las condiciones de cría y engorde de los animales destinados al consumo humano son hoy altamente antihigiénicas y estresantes, lo que provoca un medio muy favorable para el desarrollo de enfermedades y patologías gastrointestinales. Además en las grandes explotaciones los animales se encuentran lamentablemente hacinados y los contagios son más habituales.


Actualmente hay muchos países –como EEUU- donde el uso de antibióticos en las explotaciones de animales para consumo humano aún no están prohibidos, pero sí controlados: bueno, algunos si están vetados, como es el caso de las cefalosporinas. Aunque oficialmente se asegura que el 40% de los antibióticos utilizados en ese país se destinan a complementar la alimentación animal otras fuentes afirman que ese porcentaje podría llegar al 70%.


Hasta hace pocos años los antibióticos en proporción sub-clínica también se utilizaban en europa, pero fueron prohibidos poco a poco. Parcialmente desde 1. 998 y con mayores restricciones desde 2. 006. Una prohibición nacida del temor de que su uso indiscrimado facilite las mutaciones que han generado la aparición de cepas bacterianas resistentes a los mismos. De hecho, desde un punto de vista estadístico, los casos de infecciones –casi siempre hospitalarias- de staphylococcus aureus resistentes a los antibióticos (SAMR) están en continuo aumento y son causa de graves complicaciones, pues hasta pueden llevar a la muerte al paciente.


Hace unos 50 años en EEUU –y más tardíamente en Europa- empezó a crecer de forma desorbitada el consumo de carnes, al tiempo que el precio de las mismas se abarataba. Las nuevas exigencias de mercado y los modernos parámetros económicos forzaron a los ganaderos a abandonar la cría de animales de granja en grandes espacios y con una alimentación basada fundamentalmente en el pastoreo. Así, a medida que se iban extendiendo las prácticas de cría y engorde mediante la estabulación perpetua y el uso de criaderos que inmovilizan a los animales en condiciones antinaturales y antihigiénicas, fueron creciendo los problemas de desnutrición y de enfermedades infecciosas. La única manera de salir de esa situación que diezmaba los planteles era apelando al uso de antibióticos.


Hace años, incluso antes de que se diesen los primeros pasos para instrumentar la prohibición en Europa, se empezó a tomar conciencia del peligro del uso masivo de antibiótico en la alimentación animal. Para entonces ya se conocía que los probióticos podían actuar como reguladores del sistema intestinal de los animales domésticos, por lo que se recurrió al uso creciente de los mismos en reemplazo de los antibióticos.


Hoy hay numerosos estudios hechos sobre el efecto de los probióticos sobre los animales de granja y en especial durante la fase inicial de crecimiento. El agregado de complementos probióticos a los piensos habituales ha demostrado que fundamentalmente se estabiliza el tránsito intestinal, evitando las diarreas que no solo retrasan el crecimiento y maduración del animal sino que además son un peligroso foco de infección. Luego el efecto estabilizador del tránsito intestinal se traduce en mayor crecimiento y ganancia de peso, no porque las bacterias tengan un efecto de “factor de crecimiento” o “factor de engorde” sino por permitir la absorción de los nutrientes necesarios a medida que el alimento circula por el tracto intestinal. (Cosa que no se produce de manera normal, pues esos piensos no tienen los nutrientes necesarios, lo mismo que en las personas. Pues con esa excusa meten lácteos y solo producen acidez y enfermedades,… pero como no se nota,… solo interesa la fachada, mientras las enfermedades que no se ven o engorde se consideran sanos,…). Los análisis de heces han demostrado una clara disminución del contenido en bacterias patógenas. (Lógico, se han eliminado antibióticos, pero aún más importante que eso es tomar los nutrientes necesarios y de ello nadie se preocupa, ni se sabe cuales son, ni si el no tomarlos enferma, pese a ser más barato que esa bazofia que les dan). Especialmente de la E. Coli 0157:H7 así como una reducción de los procesos inflamatorios intestinales. Por otro lado, las bacterias segregan enzimas específicas que permiten la transformación de fibras vegetales en carbohidratos asimilables por el organismo animal, que de otra forma no habrían sido aprovechadas. (Pues no es cierto, pues si tomasen unas plantas ecológicas, crudas, sin tanto veneno ni este otro negocio farmacéutico de los probióticos artificiales, los animales vivirían mil veces mejor. Así lo hacemos cada vez más personas, comemos bien y nos olvidamos de tanto engaño artificial).


En el caso del ganado vacuno, las adiciones de bacterias y otros fermentos a la alimentación habitual se tradujo en un incremento de la producción láctea, así como en la mejora de sus contenidos en grasas y proteínas. (Las cuales se estropean al calentarlas y producen la mayor tasa de muerte y enfermedades entre personas, todo a base del sustituto de los antibióticos y así no se deja el supernegocio de la farmafia).


Un equipo dirigido por el Dr.F. TORTUERO efectuó en 1975 en Madrid un ensayo que demostró que durante los primeros 21 días se incrementaba el crecimiento y peso de los lechones, pero que a partir de ese momento el desarrollo se estabilizaba. El crecimiento se atribuyó al notable descenso de coliformes en las heces, así como al incremento de interleuquinas en sangre.


En el caso de las aves un equipo coordinado por el DR.P. Chaveerach demostró en 2004 que el añadido de probióticos a la alimentación diaria de pollos disminuye el riesgo de contaminación de su carne con el patógeno Campylobacter jejuni que produce peligrosas enteritis al ser consumido. En ese mismo sentido el equipo del Dr.V. KURTOGLU DEMOSTRÓ EN 2004 QUE AGREGANDO PROBIÓTICOS SE AUMENTÓ LA PRODUCCIÓN Y CALIDAD DE LOS HUEVOS, en tanto que otros investigadores pusieron en evidencia que el uso de probióticos mejora el peso y espesor de las cáscaras. (Eso es lo más importante mejorar la comida basura, ganar más, engañar mejor,…)


En términos generales puede decirse pues que al igual que en el caso de los humanos, la acción benéfica de los probióticos en los animales de granja se instrumentaliza por 3 vías distintas pero sinérgicas. La principal es que las colonias de bacterias benéficas ocupan la mayor parte del sustrato intestinal- en su caso del rumen, primera de las 4 cavidades de que consta el estómago de los rumiantes- impidiendo el desarrollo de bacterias y otros microorganismos patógenos. El segundo efecto es su papel como estimuladores del sistema inmunitario del huésped, lo que también contribuye a amortiguar la acción de los patógenos. Por último, la presencia de bacterias benéficas mejora ciertos perfiles metabólicos en el huésped, especialmente en relación a la generación de ácidos grasos de cadena corta, que son el nutriente ideal de las vellosidades intestinales (a lo que se une la sospecha de que mejoran también los porcentajes de síntesis de ciertas vitaminas fundamentales como la B12 y la K).


Si bien la finalidad principal del uso de probióticos en los animales de granja es la de regular su sistema digestivo para evitar inflamaciones e infecciones que derivan en diarreas y desnutrición, hay varios estudios científicos que demuestran que además potencian el sistema inmunitario. (Perdón, pero lo que origina todas las enfermedades, que en principio y todas ellas, curiosamente, cursan con infecciones y las consecuentes inflamaciones, pero todas ellas aparecen por los probióticos artificiales precisamente, pues unidas a una comida basura producen acidez, falta de electrones, ensuciamiento intercelular, falta de energía, un sistema inmune deficiente, en personas miedo,…. Y precisamente eso no existe nunca nunca con una buena nutrición, pero para eso los pseudocientíficos de la farmafia no trabajan con sus mentiras claro).


Los animales criados en condiciones de total esterilidad muestran una mucosa de pobre desarrollo con escasos linfocitos, células de plasma y mononucleares.Y. UMESAKI en 1993 y S. ALAM en 1994 demostraron que el desarrollo de las vellosidades intestinales en el tubo digestivo, su grado de diferenciación y su velocidad de renovación estaban fuertemente influenciadas por la presencia de la flora intestinal. Asimismo ésta influye en el desarrollo de las células que segregan mucus, menos numerosas cuando los ratones han sido criados en condiciones estériles.


También se demostró que los lactobacilos aumentan la actividad de los macrófagos contra las bacterias patógenas. Como la listeria monocytogenes- y que su presencia triplica la producción de inmunoglobulinas por los monocitos del epitelio intestinal que actúan especialmente frente a la Salmonella typhimurium.




LA PROHIBICIÓN DE LA AGENCIA EUROPEA


En suma, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (AESA) ha rechazado todas las indicaciones terapéuticas de los probióticos, alegando que sus efectos “no han sido científicamente demostrados”. Por eso, los anuncios de las empresas fabricantes de yogures que contienen bacterias lácticas activas en los que se explican sus beneficios para la salud en general y que potencian el sistema inmunitario en particular, se han declarado “ilegales”. De ahí que hayan aceptado hacer caso de sus advertencias salvo en España y Portugal. Danone sigue de hecho afirmando en sus anuncios que sus probióticos potencian el sistema inmune y estimula la absorción del calcio (merced a la vitamina k generada por las bacterias intestinales). Entre otras razones (todas ellas genocidas, ya que los lácteos son uno de los mayores problemas de la humanidad y me encantaría que vosotros, médicos a los que nadie informó ni enseñó los principios nutricionistas, lo fueseis comprendiendo). Porque la agencia euroea no ha hecho ningún comentario respecto a posibles influencias negativas de los probióticos en la salud humana o animal, ni que su ingesta pueda producir obesidad. (Pues os lo explico. Los probióticos como bien habeis dicho son maravillosos, pero como todo los nutrientes y adyuvantes, solo cuando son naturales. Pero además si van en un vehículo venenoso como los lácteos es solo productor de acidez y de todas las enfermedades, por lo tanto también de obesidad o especialmente de esta, pues la naturaleza puso la leche para los mamíferos de la misma especie y unos componentes canabinoides y morfinoides hacen que los bebés ansíen comer y solo por eso no mueren de hambre. En cambio de mayores, hoy en día precisamente en una población con sobrepeso no podemos permitirnos jugar a drogar la población para que coma más aún).


La AESA, al servicio de la gran industria farmacéutica, (así como involuntariamente todos los que no sabeis estos principios de nutrición que acabo de señalar), que no de los ciudadanos, se niega a que ningún producto pueda alegar propiedades terapéuticas si no lo prueba como “fármaco”. (En solo este caso me alegro que lo exija, si no fuese que lo hacen solo para vender solo los suyos). Es igual que existan más de un centenar de trabajos científicos que demuestren los efectos terapéuticos de los probióticos. Desde los ya mencionados hasta el trabajo recientemente realizado por un equipo de investigación chino dirigido por el Dr. LI-XUAN SANG- se publicó en 2010 en journal of Gastronoenterology- que demuestra el efecto benéfico de los probióticos en el tratamiento de las llamadas Enfermedades Inflamatorias Intestinales. Sin olvidar el centenar de pruebas de los efectos inmunoestimulantes de las bacterias lácteas, tanto a nivel del sistema inmunitario innato como del adaptativo. Es más, este mismo año de 2012 se publicó un artículo en Holistic Nurse Praticioners, donde se constató que los probióticos son útiles en los casos de diarreas de muy distintas etiologías y que evitan la proliferación de la temida Helicobacter pylori. A finales del pasado 2011 la AESA llevaba rechazadas 260 referencias terapéuticas de las 300 presentadas por la industria de los probióticos. Ninguno de sus miembros ha sido aún llevado a los tribunales por ello…


CONCLUSIÓN


Según el equipo de la Dra.H. TLASKALOVA-HOGENOVA un trabajo publicado en 2011 en Cellular and Molecular Inmunology. “La ingesta de probióticos por el ser humano como complemento alimenticio ha demostrado inhibir la proliferación y colonización de microorganismos patógenos, favorecer el desarrollo y fisiología del epitelio intestinal –y por ende de su mucosa- estimulando tanto los componentes no específicos como específicos del sistema inmunitario. Sobre este último aspecto hay que destacar que las más recientes investigaciones apuntan a un papel inmunomodulador y antiinflamatorio de los probióticos, lo que redunda en beneficio de la salud del epitelio intestinal y su influencia sobre el origen de muchas enfermedades autoinmunes. El 70% de los mil billones de bacterias que pueblan nuestro intestino grueso no son cultivables por los métodos usuales de microbiología y por tanto sus características y funciones nos son totalmente desconocidas. En el caso de las conocidas, casi todas ellas se han agrupado en 4 familias. Firmicutes, Bacteroidetes, Actinobacteria y Proteobacteria. Sin embargo a pesar de los intentos de homogeneización, la verdad es que cada individuo tiene una población o microbiota distinta. Siendo obvio que semejante superpoblación bacteriana ejerce no solo importantes funciones para el organismo, sino además una enorme cantidad de moléculas químicas que necesariamente interactúan con el resto de las células y tejidos de nuestro cuerpo”.


Para cerrar, permítasenos recalcar una frase clave del ya citado doctor Jeffrey Gordon: “El microbioma intestinal realiza muchas funciones metabólicas claves que no pueden realizar nuestros propios genes”. (Todos esos probióticos los provee una nutrición de plantas ecológicas, nunca esos yogures fatales). Juan Carlos Mirre, Dsalud 151 (Lo de los paréntesis es mio).


240

Enrike Agirre Kanbra
Diplomado en profesorado de e.g.b. uni...
Escrito por Enrike Agirre Kanbra
el 14/07/2017

28- 240- 250- La biorresonancia, crudeza y armonía entre las células y demás microbios son imprescindibles para la salud, para la vida. Sin ella un alimento está muerto; pero nos lo venden como vivo y útil. Pasa como con el tabaco que al quemarse pasa de unos 400 a 5. 000 venenos.


Https://www.youtube.com/attribution_link? A=xCotK5Z5-pA&u=%2Fwatch%3Fv%3Di59soN9szfw%26feature%3Dshare Datos de Amway


Https://www.youtube.com/attribution_link? A=Am38KJjz3qM&u=%2Fwatch%3Fv%3DcSkVIXsxsfc%26feature%3Dshare Plan Cumlaude 21 Amway Luis Cadenas


https://www.facebook.com/ # Ecología certificada en todos los productos de hogar Amway


Https://www.facebook.com/redfiluruguay/videos/1066348006799714/? Hc_ref=NEWSFEED Terreno ecológico – Terreno muerto (diferencias)


https://m.elpais.com. Co/entretenimiento/cultura/el-hombre-que-restauro-el-teatro-calima. Html


Https://www.facebook.com/FPJoseBobadilla/videos/1465313316845704/? Hc_ref=NEWSFEED


Bobadilla restauró el Teatro Calima- inauguración




NO ES LO MISMO INGERIR LECHE QUE FERMENTOS LÁCTEOS




Discovery DSALUD ha desaconsejado en numerosas ocasiones el consumo de leche y sus derivados: mantequilla, nata, helados,… Es el caso del artículo que con el título ¿Es la leche animal adecuada para el consumo humano? Publicado en el nº 84 y que el lector tiene en nuestra web: www.dsalud.com. No solo por la intolerancia a la lactosa que padece gran parte de la población y ya reconoce la propia industria lechera, sino por su contenido en caseína (componente alimenticio más cancerígeno conocido), cuya digestión exige un enorme esfuerzo a nuestro sistema intestinal. Por si eso fuera poco, la leche que se comercializa hoy ha sido sometida a distintos procesos industriales –pasteurización, homogeneización, etc. Que la desnaturalizan alterando la biodisponibilidad de sus nutrientes. Es más, en la leche de vaca se han encontrado metales (hierro, cobre, plomo, cadmio, zinc y sus aleaciones), restos plásticos, detergentes y desinfectantes (formol, ácido bórico, ácido benzoico, sales alcalinas, bicromato potásico, etc. ), pesticidas y fertilizantes (acaricidas, nematicidas, fungicidas, rodenticidas y herbicidas), micotoxinas, antibióticos y dioxinas.


Ahora bien, los fermentos lácteos –presentes en los yogures o el kéfir- transforman la mayor parte de la lactosa en ácido láctico –que sí es digerible por el organismo-, sus proteínas en aminoácidos libres y los lípidos en ácidos grasos de cadena corta. Además enriquecen el medio en vitaminas del grupo B y forman complejos órgano-minerales de alta disponibilidad. Cabe añadir que los yogures y otros fermentos no pasteurizados aportan también colonias de lactobacilos y otros organismos beneficiosos para la flora intestinal.( ¿Metales pesados, tóxicos y drogas también son transformados en complejos saludables?. Por lo menos permitir el derecho a la precaución sana ante tanto cambio industrial de esa lechería de letales recuerdos).




LOS CUENCOS TIBETANOS...


INTRODUCCCION.-



Son unos cuencos metalicos que estan realizados artesanalmente en una aleacion de varios metales y tienen una forma y un temple especiales que les permite sonar al


ser frotados en su borde con una vaqueta de madera. Producen una gama de sonidos armonicos o sobretonos (un sonido fundamental del cual se desprenden otros mas agudos que guardan una relacion armonica entre si) y tienen una sonoridad que perdura por largo tiempo expandiendose por todo el ambiente, cambiando la vibracion de su entorno.


FUNDAMENTOS.-



La terapia del sonido se fundamenta en este principio de resonancia. El termino resonancia se refiere al indice vibratorio de un objeto, y la resonancia solidaria o en simpatia se refiere al hecho de que un objeto vibrante provoca una vibracion acompasada en otro; dicho de otro modo, el indice de vibracion de un objeto se iguala al indice de vibracion de otro objeto. Asi es como actua la cimatica, y a esto se debe tambien el hecho de que algunas cantantes de opera sean capaces de romper objetos de cristal con sus voces, o de que el ruido de los vehiculos en circulacion provoque el traqueteo de sus muebles. Ya hemos demostrado que cada parte del cuerpo y sus campos estan vibrando. Es, pues, logico que cada parte del cuerpo, se trate de un organo o de un chakra, tenga una frecuencia (indice de vibracion) optima, sana. Cuando estamos enfermos, se debe a que alguna parte de nosotros no esta vibrando en armonia consigo misma, con las demas partes o con el entorno. Esta disonancia


o enfermedad puede sanarse con sonido y voluntad (intencion)‚ devolviendo a las partes enfermas su frecuencia sana.


BENEFICIOS.-


Los cuencos tibetanos tienen un inconfundible efecto sobre las personas. Debido a esto, se utilizan cada vez mas con fines terapeuticos ya que al dirigir el sonido correcto hacia nosotros mismos o hacia la persona que desea ser curada, podremos regresar a una vibracion optima, sana. Algunos de los modos en que el sonido puede ayudar en la sanacion:


.


1) Alivio del estres y la ansiedad.


2) Mejora de la concentracion.


3) Mejora de la creatividad.


4) Mejora de la vision (fisica, mental y espiritual),


5) Equilibrio de los hemisferios cerebrales.


6) Restablecimiento del equilibrio del sistema endocrino mediante la vibracion de la hipofisis o pituitaria.


7) Alivio de la sinusitis y los dolores de cabeza.


8) Estimulo de la actividad de las ondas alfa o meditacion profunda.


9) Aumento de la energia por medio de la estimulacion del liquido cefalorraquideo (posiblemente la forma fisica de la energia kundalini).


10) Equilibrio y limpieza de los chakras y del aura (y los organos y glandulas correspondientes).


11) Limpieza del entorno.


12) Facil acceso a la intuicion y a la conciencia superiores.


EL PUEBLO DE LOS CUENCOS...


Este es un video tomado en noviembre de 2006 de la aldea de los cuencos cantores en Bengala del oeste.


La aldea entera de India se dedica a la fabricacion de los cuencos cantores, esta es la ultima aldea que se dedica a hacer esto. La fabricacion de los cuencos cantores de Handmade.


https://www.youtube.com/watch? V=uiVuvKe2dBg&feature=player_embedded


TOCANDO LOS CUENCOS TIBETANOS CANTORES... (VIDEOS)


https://www.youtube.com/watch? V=Rs4qcXw-6p8&feature=player_embedded


https://www.youtube.com/watch? V=ovDFYG9qo2c&feature=player_embedded


https://www.youtube.com/watch? V=Rs4qcXw-6p8&feature=player_embedded


Este es un amigo español:




Se reproducen características de un fotón a otro


Récord mundial de teleportación cuántica entre La Palma y Tenerife

Directorio







Foto: ESA


MADRID, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -


Un equipo internacional de científicos ha logrado un nuevo récord mundial en teleportación cuántica, al reproducir las características de un fotón a otro, a través de 143 kilómetros al aire libre. Este logro se ha conseguido en las instalaciones que la Agencia Espacial Europea (ESA), que ha financiado el proyecto, tiene en las Islas Canarias.


El estudio, publicado en 'Nature', indica que los autores transfirieron las propiedades físicas de un fotón a través de la teletransportación cuántica entre la Estación Óptica Terrestre (La Palma) y el observatorio de la ESA en Tenerife.


"Este logro abre un nuevo camino para comunicaciones de larga distancia cuánticas", ha explicado un experto de la ESA, Eric Wille. En este sentido, ha señalado que la primera teletransportación cuántica se llevó a cabo en condiciones de laboratorio. "Pero, ahora, el desafío era mantener el entrelazamiento entre dos fotones separados por 143 kilómetros, a pesar de las perturbaciones por las condiciones atmosféricas".


De hecho, este trabajo ya se intentó, con resultado negativo, en 2011. En esa ocasión, las condiciones climatológicas fueron desfavorables al logro y los científicos han tenido que esperar un año para volver a intentarlo. Los expertos han explicado que las dos estaciones canarias, situadas a 2. 400 metros por encima del nivel del mar, hacen frente a duras condiciones meteorológicas, incluyendo lluvias, niebla o tormentas de arena.


El nuevo récord mundial se obtuvo el pasado mes de mayo, aunque no se ha hecho público hasta ahora. Para los científicos, ahora llega el siguiente paso que "sería lograr la teletransportación cuántica a un satélite en órbita, para demostrar la comunicación cuántica a escala mundial". (Cosa que ya se ha logrado en China con un satélite a 1. 400 km).


LA TELEPORTACIÓN CUÁNTICA

En la ciencia se habla de la teleportación cuántica desde hace aproximada mente 20 años a raíz de que los físicos comenzaron a hablar de energía y de estructuras para definir la realidad. Gracias al avance en conocimientos de mecánica cuántica, fue posible un marco teórico en el que la teletransportación era concebible.


Así, se descubrió que el estado cuántico de un objeto, es decir, su estructura más elemental, podía en teoría ser teletransportada y los científicos se imaginaron que una entidad muy pequeña podía ser transportada de un lugar a otro sin moverse de su posición original.


Se trata de transportar su estructura, es decir, su esencia última, y no la materia del objeto, que permanece inamovible tanto en el punto de partida como de llegada.


250

Enrike Agirre Kanbra
Diplomado en profesorado de e.g.b. uni...
Escrito por Enrike Agirre Kanbra
el 25/10/2017

28- 240- 258- La biorresonancia, crudeza y armonía entre las células y demás microbios son imprescindibles para la salud, para la vida. Sin ella un alimento está muerto; pero nos lo venden como vivo y útil. Pasa como con el tabaco que al quemarse va de unos 400 a 5. 000 venenos.


Https://www.youtube.com/watch? V=hchpnDMVtCA&list=PL5kOUzwR-llhdXShjrNkdb5_lzX0KEXvW&index=144 Empresarios de alto rendimiento. Carlos Arango


LA RADIACTIVIDAD PUEDE ELIMINARSE CON MICROORGANISMOS


En 1981 el profesor Teruo Higa realizó un sorprendente descubrimiento: determinada combinación de microorganismos permite regenerar suelos improductivos, controlar plagas sin necesidad de herbicidas, aumentar la cantidad y calidad de la producción agrícola, reciclar desechos orgánicos, descontaminar ríos, lagos, mares y océanos. ¡Incluso eliminan la radiactividad!. Los llamaría Microorganismos efectivos y pueden utilizarse asimismo en la higiene del hogar, cosmética y hasta en la eliminación. Teniendo además asombrosas aplicaciones en el ámbito de la salud. Actualmente se está investigando por ejemplo su capacidad para corregir el desequilibrio en los tejidos conectivos, actuar contra los radicales libres y posibilitar la regeneración de células y tejidos. Asegurándose que hasta podrían resolver algunas patologías consideradas irreversibles.


Hace ya 30 años, el investigador japonés TERUO HIGA descubrió cómo utilizar la capacidad regeneradora de algunos microorganismos a los que bautizó como Microorganismos Efectivos o EM por sus siglas en inglés. Microorganismos naturales no tratados químicamente ni modificados genéticamente, sino los mismos que desde hace miles de años utilizamos para fabricar pan y cerveza o fermentar el vino y el yogur. Lo que ese profesor japonés hizo fue solo obtener una determinada mezcla de los mismos que resulta útil en muy diferentes situaciones. Ahora bien, para comprender el alcance de este descubrimiento permítasenos que antes aclaremos algunos de los típicos que sobre los microorganismos se nos han inculcado desde el colegio hasta las facultades de medicina, basados en conocimientos hoy obsoletos que poco tienen que ver con las más recientes investigaciones en el ámbito de la Biología. Nos referimos a la convicción de que los virus, bacterias y hongos son mayoritariamente microbios patógenos causantes de graves enfermedades y epidemias a pesar de que es cada vez mayor la evidencia de que no es así, de que en realidad son claves en el origen de la vida y en buena manera los responsables de mantenerla. Tal es precisamente la razón de que no hace mucho se formulara la Simbiogénesis, teoría que postula que el origen de la vida se encuentra en la cooperación de diferentes especies de seres unicelulares, habiendo sido ello lo que dio lugar progresivamente a microorganismos más complejos,.. Teoría que cada vez cuenta con mayor respaldo por parte de científicos e investigadores. De hecho en los últimos años no han cesado de aparecer estudios y publicaciones especializadas que dan cuenta de las múltiples funciones beneficiosas que virus y bacterias cumplen- por ejemplo regulando el desarrollo de la placenta en los mamíferos- y el mantenimiento del ecosistema. Siendo las peculiaridades del metabolismo de muchos de esos seres microscópicos lo que les faculta para ayudar a regenerar la vida.


Pues bien, el producto básico original desarrollado por el profesor Higa era un concentrado líquido- producido en tinas de cultivo- de ochenta variedades de microorganismos pertenecientes a diez géneros y cinco familias distintas que hará unos diez años se redujo a solo 4 variedades de 3 familias. Habiendo entre ellos especies aerobias –que utilizan oxígeno para obtener energía- y anaerobias –que la obtienen sin oxígeno mediante fotosíntesis-. Es decir, no se trata de un proceso de producción en condiciones artificiales de laboratorio, donde se cultivan microorganismos puros, siguiendo protocolos estandarizados –como los de la American Type Culture Collection (ATTC), organización no gubernamental que preserva y distribuye cultivos de microorganismos- sino de las condiciones de la realidad viva, donde se mezclan distintas especies y se evita posibles contaminaciones manteniendo un pH inferior a 3,5.


Durante mucho tiempo se creyó que los microorganismos aerobios y anaerobios no podían convivir e incluso que podrían destruirse unos a otros si se veían obligados a estar juntos en el mismo medio, pero ahora sabemos no solo que su coexistencia es posible, sino que pueden ser la solución a gravísimos problemas medioambientales, además de utilizarse en el terreno de la salud, alimentación, agricultura o la ganadería. Eso que el propio Higa reconoce que “no hay nada nuevo ni original en la idea de utilizar los microorganismos efectivos: el ser humano lo viene haciendo desde el inicio de los tiempos. Lo hacemos cada vez que preparamos comidas o bebidas en las que el proceso de producción depende de la fermentación. De hecho la medicina y las artes curativas utilizan zimógenos para fermentar desde tiempos inmemoriales. Otra cosa es la idea de utilizar una amplia gama de distintos tipos de microorganismos y juntarlos en una sola combinación. Durante algún tiempo pensé que eso era imposible, pero lo he conseguido”.


Conviene aclarar que se llama zimógeno a un precursor enzimático inactivo –es decir, que no cataliza ninguna reacción como las enzimas- que para activarse necesita de un cambio bioquímico en su estructura que le lleve a conformar un centro activo donde pueda realizar la catálisis. Siendo en ese momento cuando el zimógeno o proenzima pasa a ser una enzima activa. Cambio bioquímico que suele tener lugar en el lisosoma en el que una parte de la enzima precursora se escinde del resto para activarla, liberando toda una cadena de aminoácidos.


¿Cuáles son las especies que Higa ha mezclado para crear su fórmula de Microorganismos efectivos? Pues bacterias ácido-lácticas –Lactobacillus Plantorum, L. Casei y otras-, levaduras –como la Saccharomyces cerevisae y bacterias fototrópicas –como la Rhodopseudomonas palustris-. Esta combinación básica se denomina EM-1 y debe activarse para ser utilizada. Para lo cual se mezcla un 5% del producto con un 5% de melaza de caña de azúcar y un 90% de agua –sin cloro- sometiendo todo a una temperatura de 38ºC durante 10-15 días. Tanto el EM-1 como el EM-A (activado) permiten preparar multitud de productos según el uso que pretendamos darle. Por ejemplo, el EM Bokashi para usos agrícolas se prepara con EM-A y fermento a base de trigo o arroz –bokashi significa “materia fermentada” en japonés- Y el EM-X-Gold para usos médicos se prepara fermentando melaza, levaduras, calcio de coral y agua de mar con EM-1.




EL DESCUBRIMIENTO




El profesor Higa comenzó a prestar atención a las posibilidades de los microorganismos en 1968, cuando TATSUJI KOBAYASHI, profesor de la Facultad de Agricultura de la Universidad de Kyushu, publicó un artículo sobre sus experimentos con bacterias fotosintéticas aplicadas a usos agrícolas. Fascinado por aquel texto Higa decidió comparar mandarinas tratadas con esas bacterias con otras no tratadas y el resultado fue que las primeras tenían mucho mejor sabor. Se trasladaría entonces a la Universidad de Ryukyu, donde existía un proyecto para introducir el cultivo de mandarinas en la isla de Okinawa, pero a poco de llegar, empezó a tener problemas de alergia y decaimiento sin que en un principio supiera cuál podía ser la causa, hasta que terminó dándose cuenta de que sus problemas los provocaban los productos químicos agrícolas que allí se utilizaban. Poco después, supervisando unos cultivos de sandías en una zona desértica constataría que a pesar de ellos enfermaron muchas plantas, por lo que hubo que arrancarlas, siendo arrojadas a una zanja que estaba conectada con las aguas residuales de la cocina. Pues bien, algún tiempo después comprobaron con sorpresa que aquellas plantas enfermas ¡Habían echado raíces, estaban sanas y producían fruto!


Aquello llevaría a Higa no solo a cuestionarse la utilidad del uso de productos químicos en la agricultura, sino a inferir que los microorganismos podían ser mejor solución que los fármacos. Así que tras observar al microscopio cómo bacterias fotosintéticas anaerobias y azotobacterias aerobias intercambiaban fuentes de alimentación –confirmando que efectivamente podían coexistir en un mismo cultivo- llevó a cabo durante los siguientes 5 años experimentos con toda clase de microorganismos… sin conseguir resultados. Hasta que un suceso causal lo condujo a su descubrimiento. Al recoger una noche el material de trabajo en lugar de tirar los cultivos de microorganismos, los mezcló y esparció en un trozo de jardín cercano a su laboratorio. Una semana después observaría que en esa zona la hierba crecía con más abundancia y verdor. Ello le llevó a concluir que la clave que buscaba no estaba en una especie u otra, sino ¡En la mezcla! , en la combinación de diferentes especies, porque parecía obvio que de alguna forma cooperaban entre sí, logrando efectos tan inesperados como prometedores.


Comentaría entonces sus experiencias con otros expertos y éstos le dijeron que lo que se consigue en el laboratorio no siempre es posible llevarlo a la naturaleza. En este caso el equilibrio debía ser tan delicado, dada la enorme cantidad de microorganismos implicados que muy probablemente constituiría un obstáculo insalvable. Sin embargo el tiempo demostraría que aquellos expertos se equivocaban. De hecho, los primeros resultados obtenidos fueron muy alentadores: creó un ambiente artificialmente contaminado que facilitaba la rápida proliferación de los microorganismos efectivos, los introdujo luego en el sistema de filtración DE UNA FOSA SÉPTICA y a las 24 horas ¡EL AGUA SE HABÍA PURIFICADO HASTA EL PUNTO DE SER POTABLE!


EN LA ACTUALIDAD ESA MEZCLA DE MICROORGANISMOS EFECTIVOS SE PRODUCE YA EN 59 PAÍSES y se distribuye en más de 120, España incluida. Habiéndose publicado en los últimos años diversos estudios en revistas científicas especializadas como International Journal of Agriculture & Biology, Journal of Crop Production, Journal of Sustainable Agriculture, European Food Research and Technology, Journal of Food Science, Biomed Pharmacother y otras que confirman algunas de las afirmaciones de Higa.




SU USO EN AGRICULTURA




Debemos explicar que al parecer la clave del funcionamiento de los microorganismos efectivos está en su tremenda capacidad antioxidativa. Como se sabe nuestra degeneración física se debe fundamentalmente al poder corrosivo del oxígeno y de ahí que contrarrestar la oxidación del cuerpo implique regeneración. Pues bien, resulta que si se añaden microorganismos efectivos a materia orgánica en descomposición, el proceso de degeneración se transforma en otro de regeneración. Siendo señal evidente de ese cambio que los malos olores se transforman en olores agradables. Y no solo eso: los MICROORGANISMOS EFECTIVOS tienen el poder de activar otras bacterias y hongos que son beneficiosos para el suelo, creando un efecto multiplicador que devuelve y potencia la vida. Cabe agregar que las características de esos microorganismos permiten una gran cantidad de aplicaciones agrícolas. Sin herbicidas, pesticidas ni fertilizantes artificiales controlan las llamadas “malas hierbas” y mejoran la calidad de las cosechas, aumentando la producción. Es más, no es preciso arar ni preparar el suelo antes de sembrar. A diferencia de los químicos tóxicos no son perjudiciales para el medio ambiente.


Un agricultor que comenzó a utilizar MICROORGANISMOS EFECTIVOS en sus cultivos de tomates en Ohno –pequeña población rural de la prefectura de Gifu, al oeste de Japón- comprobó ya en la primera cosecha que su producción se multiplicaba pasando de 4-5 tomates por nodo a 7-8. En algunos casos puntuales a 16. Un segundo agricultor –esta vez de la prefectura de Yamaguchi- los utilizó en sus cultivos de berenjenas y pepinos pasando la cosecha de un fruto por nodo a entre dos y tres. Además las berenjenas tenían la piel más suave y un color y textura así como sabor mucho mejores. Por su parte, un cultivador de arroz de la prefectura de Fukui se libró de tener que extirpar las malas hierbas, pues si bien los MICROORGANISMOS EFECTIVOS aceleran inicialmente su crecimiento, solo les permiten germinar una vez, para luego desaparecer, dejando libre el terreno para la siembra.


Posteriormente se comprobaría que los MICROORGANISMOS EFECTIVOS pueden aumentar la producción y la calidad de la cosecha, convertir en productivo casi cualquier tipo de suelo, equilibrando su pH, mejorar el drenaje en suelos pantanosos y retener el agua en suelos resecos. Son pues ideales para la agricultura orgánica y ecológica.


258

Enrike Agirre Kanbra
Diplomado en profesorado de e.g.b. uni...
Escrito por Enrike Agirre Kanbra
el 14/02/2018

28- 250- 260- La biorresonancia, crudeza y armonía entre las células y demás microbios son imprescindibles para la salud, para la vida. Sin ella un alimento está muerto; pero nos lo venden como vivo y útil. Pasa como con el tabaco que al quemarse va de unos 400 a 5. 000 venenos.




Https://www.youtube.com/watch? V=8HoiGcQkm-4&list=PLUhhqWURuhKyoJSSSOu2c4awwrqVzd4Qg&index=234 Amway Home- Aseo y desinfección




LOS MICROORGANISMOS EFECTIVOS Y EL MEDIOAMBIENTE


En pocas palabras, determinados microbios tienen la capacidad de reciclar numerosos productos contaminantes. Ello abre enormes posibilidades para resolver muchos problemas medioambientales.


Para empezar, podemos aplicar estos principios de modo sencillo en nuestro hogar. Los preparados a base de MICROORGANISMOS EFECTIVOS pueden usarse en vez de una enorme cantidad de productos contaminantes –e incluso de madera-, azulejos, armarios, cacerolas, sartenes, hornos, placas de cocina y el interior del frigorífico, congelador, lavadora y lavavajillas. Asimismo se pueden lavar las verduras y hortalizas, usarlo para la higiene personal, el cuidado de animales domésticos o el regado de plantas.


Uno de los principales problemas actuales a la hora de reciclar materiales, es su separación, pero ahora sabemos que la utilización de microorganismos permite resolver esa dificultad de forma simple: con ellos se descomponen simultáneamente sin tener que separarlos. Con lo que el papel, los residuos alimentarios y otros productos orgánicos se transforman sin más en fertilizantes orgánicos de primera calidad a muy bajo coste. Sin peligro ni malos olores.


Otro problema medioambiental grave hoy es la contaminación de las aguas a causa de la lluvia ácida, los productos químicos agrícolas, los fertilizantes artificiales, purinas, fármacos y desechos provenientes de viviendas e industrias. Pues bien, los MICROORGANISMOS EFECTIVOS son eficaces en el tratamiento de casi todos esos contaminantes. Son capaces de transformar desde el amoniaco hasta el sulfuro de hidrógeno, pasando por la trimetilamina y muchos otros químicos. Asimismo pueden utilizarse para limpiar ríos, estanques, lagunas, lagos, desagües, fosas sépticas y cañerías de desagüe sin dañar tuberías, lavabos e inodoros. Evitando atascos y permitiendo la reutilización del agua una y otra vez.


Es más, actúan a un nivel más profundo y difícil de conseguir por otros medios. Porque hoy sabemos que el agua de lluvia recoge al caer la información de las primeras sustancias con las que entra en contacto, información que luego puede transferir a otras sustancias. Información que queda codificada en su memoria electromagnética, haciendo por eso difícil limpiar las aguas contaminadas. Ver Dsalud nº 140- La memoria del agua. LOS MICROORGANISMOS EFECTIVOS tienen la capacidad de “borrar” la información contenida en la memoria del agua y así purificarla. Es más, el agua recoge las vibraciones de esos microorganismos y en lugar de transmitir la información contaminante, transmite su energía regeneradora a todo aquello que entre en contacto con ella,… Incluidos los seres humanos. Artículo Dsalud nº 138- Luc Montagnier: “El ADN transmite electromagnéticamente información al agua”.


Las posibilidades en este terreno son inmensas y de consecuencias transcendentales. El llamado EM-Dango por ejemplo, consiste en bolas de arcilla previamente fermentada durante diez días, junto con EM-A al 50%, que una vez secas se lanzan en ríos y pantanos para descontaminarlos, recuperar la biodiversidad y mejorar las características físicas y bioquímicas de los fangos. Esta experiencia se ha llevado a cabo en Japón y Malasia, así como en el lago Titicaca- situado entre Bolivia y Perú- con buenos resultados además de en España. En noviembre de 2010, por ejemplo, el diario Deia informaba de la eliminación de los lodos y contaminantes del río Butroi en la población de Mungia (Vizcaya), gracias a la acción de 140 escolares que arrojaron bolas de EM-Dango como parte de sus actividades extraescolares. Una actividad que se inspiró en otra similar desarrollada en Galicia para limpiar los ríos Carboeiro y Tambre del Concejo de Oroso (A Coruña). Más recientemente, en abril de 2012, unas doscientas personas-vecinos y escolares- arrojaron 10. 000 bolas de EM-Dango en las Salinas de Vilaboa(Pontevedra) con el objetivo de regenerar el fango.


Tienen muchas aplicaciones más: según el profesor Teruo Higa el poder antioxidante de los microorganismos efectivos es tan grande que protege la estructura molecular de los metales, impidiendo o dificultando que al ser sumergidos en agua se oxiden. Pueden sustituir el cloro que habitualmente se utiliza para esterilizar las piscinas, eliminar lodos y purificar estanques y piscifactorías, limpiar playas y aliviar los efectos de la polución en las costas, limpiar los depósitos de petróleo de los barcos –que constituyen una fuente importante de contaminación marina-, prevenir la destrucción de la capa de ozono al controlar sustancias que lo agreden –como los hidrocarburos- y hasta regenerar el suelo mejorando su permeabilidad. Son útiles incluso para asentarlo tras un alud gracias a unos filamentos microscópicos que segregan denominados Hifas que forman una red que posibilita el crecimiento de musgos y otras plantas (así se constató en las laderas del monte Fuji en Japón).


Y eso no es todo: los microorganismos efectivos pueden utilizarse en casos de terremotos, tsunamis, incendios o accudentes nucleares. Con ese propósito de formó de hecho el Equipo Proyecto de Apoyo EM con voluntarios de EMRO –la empresa creada por iniciativa del profesor Higa- y U-net Japón –una organización de protección medioambiental- tras el tsunami ocurrido el 11 de marzo de 2011 en la región japonesa de Tohoku, que causó la muerte de más de 13. 000 personas y 14. 000 desaparecidos. Allí se utilizaron microorganismos efectivos para desalinizar los campos y recuperar los cultivos de arroz, descontaminar aguas y otras medidas de higiene que fueron claves en la recuperación. Intervenciones similares se llevarían a cabo con motivo de un tifón en la prefectura de Mie en 2004 y de terremotos acaecidos en Taiwan, Haiti y Nueva Zelanda, así como en una gran inundación provocada por una crecida del río Vístula en Polonia, que en junio de 2010 cubrió varias localidades y grandes extensiones de tierras dedicadas a la agricultura. Los microorganismos efectivos pueden utilizarse asimismo para recuperar bosques y tierras de cultivo después de un incendio. Existen experiencias espectaculares desarrolladas en Australia y en Tailandia, donde se recuperó en menos de 10 años un área de más de medio millón de kilómetros cuadrados, 33% de los cuales eran de bosque. Experiencia que podría repetirse perfectamente en la reciente devastación ocasionada en Valencia por los últimos incendios: una superficie quemada equivalente a la isla de Ibiza, que incluye 17. 000 hectáreas de bosque y 4. 700 dedicadas a agricultura. El empleo de material orgánico líquido –activando aguas residuales con EM-A y rociándolo- abriría la posibilidad de replantar inmediatamente- utilizando bolas Nendo Dango que llevan semillas en su interior y arcilla EM- evitando el peligro de erosión y recuperando especies autóctonas en mucho menos tiempo y a un coste significativamente menor que el hoy previsto.




PUEDEN ELIMINAR ¡LA RADIACTIVIDAD!




Acabamos refiriéndonos a una de las aplicaciones más asombrosas de los microorganismos efectivos: la eliminación de radiactividad. Según MÁXIMO SANDÍN- BIÓLOGO y profesor de Ecología Humana- “hay bacterias como la Deinococcus radiophilus y algunas más que se han encontrado en el interior de reactores nucleares, por lo que no es extraño que sean capaces de degradar residuos nucleares”. De hecho, una de las últimas líneas de investigación del psiquiatra, médico y descubridor de la energía orgónica WILHELM REICH fue precisamente la posibilidad de contrarrestar la energía atómica mediante orgón, es decir, mediante energía vital, cuyas formas más primitivas Reich descubrió en unas partículas que denominó biones.


Pues bien, esta hipótesis confirma al parecer, en el caso de los microorganismos efectivos. Tras el accidente producido en la central nuclear de Fukushima I la empresa EMRO se ofreció al Gobierno japonés para prestar ayuda. En un principio se le respondió que no existían datos científicos que avalen la utilización de micoorganismos en caso de radiación nuclear, pero luego se decidió hacer una prueba en la zona más afectada: la localidad de Litate –en el distrito de Sona- donde los niveles de radiación alcanzaban los 20. 000 becquerelios –unidad de desintegración nuclear por segundo- de cesio 137, cuya vida media y condiciones son tales que se calculaba que tendrían que transcurrir 60 años antes de que la zona pudiera volver a ser tolerada por el ser humano. Pues bien, se lanzaron 100 litros de microorganismos efectivos activados dos veces por semana, con resultados espectaculares: en un mes la radiación se había reducido a la mitad y en dos meses se habían conseguido los niveles tolerables –inferiores a 5. 000 becquerelios- que en condiciones normales ¡Hubiesen requerido 60 AÑOS! Además se comprobó que los agricultores de la zona que trabajan habitualmente con microorganismos efectivos. Tenían en sus granjas los niveles más bajos de radiación.




APLICACIONES EN EL CAMPO DE LA SALUD Y LA MEDICINA




Todos sabemos que a nivel holístico los pilares fundamentales de la salud son aire puro, agua limpia y un suelo fértil que permita obtener alimentos sanos. Es decir, un medio ambiente no contaminado. En ese sentido la utilización de microorganismos efectivos ayudará a mantener o recuperar la salud. Especialmente si los ingerimos en lugar de los actuales alimentos oxidantes producidos con fertilizantes artificiales, abonos químicos y fármacos tóxicos. “El cuerpo humano está en combustión constante –explica el profesor Higa- pero es necesario mantenerla bajo control para no ser consumidos por el fuego”. Y tal es precisamente la función de los antioxidantes.


¿Cómo es todo esto posible? Pues porque impiden la proliferación de microorganismos patógenos sin destruirlos –que es lo que hacen los antimicrobianos-, controlando simplemente su actividad y manteniendo el equilibrio necesario para que cumplan sus funciones sin volverse dañinos.


El profesor Higa explica que los microorganismos efectivos emiten durante su proceso metabólico radiación perteneciente al infrarrojo lejano. Es decir, ondas de luz que no podemos ver con nuestros ojos. Pero desprenden calor. Asegura que esa radiación reduce en el ser humano la acidez, estimula la actividad enzimática, alivia el dolor, mengua el estrés, ayuda en los espasmos musculares, así como en la inflamación y hasta contrarresta parcialmente las radiaciones nocivas de los aparatos eléctricos.


Pese a estar comenzando sus aplicaciones terapéuticas a descubrirse aún cuando son ya numerosos los médicos e investigadores que experimentan con ellos. Es el caso en España de la Dra. CARMEN SACRISTÁN –del Centro Médico Leonor Sacristán de Madrid- que los viene aplicando como coadyuvantes en casos de traumáticos –habiendo logrado evitar en algunos casos la cirugía- y que actualmente investiga su aplicación en la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA).


Partiendo de un enfoque cercano al del Dr. HEINRICH KREMER – al que se dedicó un artículo en dsalud nº 132 – la terapia de Simbiosis celular- La Dra. Sacristán explica cómo la reacción básica curativa del organismo ante una agresión es la inflamación y liberación de especies reactivas de oxígeno. De ahí que sea preciso equilibrar esa reacción fuertemente oxidante con sustancias antioxidantes, pues de lo contrario se produciría lo que se denomina estrés oxidante. Para lo cual el cuerpo produce diferentes enzimas, tanto en el citoplasma de la célula como en el interior de las mitocondrias. Pues bien, los microorganismos efectivos poseen precisamente gran parte de esas enzimas especializadas en la acción antioxidante. Puesto que los tejidos básicos de sostén son el océano interno en el que viven todas nuestras células, LOS MICROORGANISMOS EFECTIVOS pueden utilizarse como ayuda en prácticamente todas las patologías, contribuyendo a la elasticidad de los tejidos de sostén y a la buena salud de los órganos.


Es más, la Dra. Sacristán aplica los MICROORGANISMOS EFECTIVOS como complemento de una técnica nueva que denomina Cirugía Aponeurológica- por su relación con el tejido conectivo- para la recuperación del Hallus Valgus – una compleja deformidad de las articulaciones del pie-, la cicatrización de roturas del ligamento cruzado anterior de la rodilla y las hernias discales para no tener que extirpar el disco.


Asimismo –como antes adelantamos- está investigando su utilidad en casos de ELA. Ello porque postula que el daño neurológico que se produce en esta patología puede no ser la causa sino consecuencia de un desequilibrio del tejido conectivo. Pues cuando los tejidos se someten a un fuerte estrés, cambia su composición, haciéndose más rígidos y ello puede provocar una pérdida de movilidad y funcionalidad. De ahí que no acepte muchos de los diagnósticos convencionales de ELA que, a su juicio, suponen a menudo la condena a muerte del paciente, porque los médicos, en un acto injustificable, le explican a continuación cuándo y cómo va a morir, arrebatándole hasta la esperanza. Tiene motivos para estar molesta con sus colegas, porque empieza a obtener resultados esperanzadores.




¿SON REALES LOS BENEFICIOS DE LOS MICROORGANISMOS EFECTIVOS?




Para otros especialistas en cambio los beneficios de los MICROORGANISMOS EFECTIVOS no están tan claros. Es el caso del biólogo de Centro de Investigaciones sobre Desertificación de la Universidad de Valencia JUAN JOSÉ IBAÑEZ, quien tiene serias dudas de su eficacia y llega a calificar de “verdadero desatino” su aplicación industrial apresurada. A pesar de lo cual reconoce lo siguiente: “Como ya hemos comentado en numerosas ocasiones, los suelos (incluyendo los oceánicos) son los reactores y sistemas de reciclado más potentes y complejos del planeta, como también los que atesoran la mayor biodiversidad. De no ser así la superficie del planeta Tierra sería un estercolero de inmensas proporciones. Distintos tipos de organismos llevan a cabo diferentes “funciones esenciales”. Sin embargo, ninguno de ellos parece ser imprescindible, por cuanto al menos algunos otros pueden desempeñar el mismo rol. Obviamente, un buen balance de especies en la biocenosis edáfica redunda en beneficio de la denominada “calidad del suelo”, “Es decir, de alguna forma admite que si se puede conseguir ”un buen balance” se podría lograr un “beneficio2 en la calidad del suelo…


Que no es sino lo que afirma Higa. Las reservas de Juan José Ibañez tienen que ver con los mecanismos naturales de reequilibrio de los microorganismos: “Debemos enfatizar que no existen “ensamblajes milagrosos”, cuya “crianza” en laboratorios y posterior inoculación en el campo, resuelva el mal de una vez por todas. Muchas especies de tales cócteles prodigiosos desaparecerán pronto por no poder competir con los organismos ya presentes en el suelo o simplemente debido a que ese ambiente edáfico en concreto, no propicia su persistencia y proliferación”. Solo que esta prudente y razonada previsión choca con los resultados obtenidos tras treinta años de aplicación de los microorganismos efectivos.


Por su parte, el profesor Sandín nos diría: “Las bacterias hacen eso desde siempre en la naturaleza (limpian los ríos, reciclan las sustancias de desecho, eliminan residuos tóxicos,…).


La cuestión es si se pueden reunir de modo artificial para solucionar problemas artificiales (en el sentido de no naturales) como la agricultura – que no es un fenómeno natural, pero da de comer- o eliminar residuos contaminantes”. Añadiendo: “En principio los microorganismos, en su entorno natural, se organizan por su cuenta para realizar sus funciones en ecosistemas, “depredadores” o “carroñeros”, necesarios para mantener el equilibrio del conjunto. Pero es posible que para utilizarlos en agricultura o para limpiar contaminación, pueda ser efectivo elegir más proporción de algunos concretos. Supongo que estarán desequilibrados ecológicamente, pero su actividad se canaliza en la producción. También supongo que con el tiempo se reconstruirá la proporción adecuada para sus ecosistemas”.


Hasta aquí las opiniones en uno y otro sentido. Lo que está fuera de dudas es que el descubrimiento del profesor Higa nos muestra que el camino para potenciar la salud humana y del planeta implica un cambio revolucionario en nuestros conceptos sobre biología y salud, un cambio de la antibiosis a la simbiosis. Dsalud 152. Jesús García Blanca


260

Enrike Agirre Kanbra
Diplomado en profesorado de e.g.b. uni...
Escrito por Enrike Agirre Kanbra
el 08/06/2018

28- 278- 290- La biorresonancia, crudeza y armonía entre las células y demás microbios son imprescindibles para la salud, para la vida. Sin ella un alimento está muerto; pero nos lo venden como vivo y útil. Pasa como con el tabaco que al quemarse pasa de unos 400 a 5. 000 venenos.


Https://www.facebook.com/NutriliteLatinAmerica/photos/a.143814185687927.30457. 136585593077453/1596994817036516/? Type=3 Papaya

MORA COLOR: UN PASO ADELANTE EN LA BIORRESONANCIA

El MORA Color –aparato que permite tratar terapéuticamente mediante biorresonancia- incorpora la posibilidad de aprovechar las propiedades de la Cromoterapia. No proyectando luz de color sobre la piel, sino emitiendo sus frecuencias de forma amplificada –hasta un millón de veces- lo que permite que penetren profundamente en los tejidos, consiguiendo un efecto regenerativo y curativo. Es más, las frecuencias de los colores pueden combinarse con las generadas por música. Es una terapia idónea para aplicar especialmente en los puntos de acupuntura, en las zonas doloridas y en las zonas reflejas. Sin olvidar que permite emitir directamente al organismo las frecuencias electromagnéticas de remedios homeopáticos, fitoterapéuticos, ortomoleculares y farmacológicos, lo que evita en muchos casos tener que ingerirlos.

Aunque a muchos les cueste aún entenderlo, la materia –sólida, líquida o gaseosa- no es sino energía en distintos grados de manifestación. Basta observarla a nivel microscópico para comprobar que todo vibra, que todo está en movimiento, que no hay nada estático. De la misma forma cuesta entender que en realidad todo está interrelacionado con todo, porque vivimos en un universo holográfico, como bien explica la Mecánica Cuántica. En todo caso lo que ahora nos interesa dejar claro es que todos los seres vivos somos seres electromagnéticos a los que afectan tanto las radiaciones cósmicas como las telúricas, así como las radiaciones electromagnéticas, sean estas naturales o artificiales. Que entre esas radiaciones se halla la luz, es decir, la parte visible del espectro electromagnetismo que integra los llamados “colores”, aunque en puridad, el color es una percepción visual que se genera en el cerebro –tanto de los humanos como de muchos animales- cuando a éste le llegan las señales nerviosas que le envían los fotorreceptores de la retina del ojo al captar las distintas longitudes de onda del espectro electromagnético. Cada color lo determina la longitud de onda y su frecuencia. Eso sí, el ojo humano sólo puede captar longitudes de onda que estén entre los 380 y 440 nanómetros con frecuencias de entre 790 y 770 THz –color violeta- y los 625 a 740 nanometros y frecuencias de entre 480 y 405 THz (color rojo). Siendo incapaz de percibir visualmente lo que está por encima (ultravioleta) o por debajo (infrarrojo). Lo que no quiere decir que no existan otros colores sino que nuestros ojos no los captan.

Pues bien, éste y otros conocimientos recientes dejaron obsoleta la concepción mecanicista de ISAAC NEWTON, que desgraciadamente sigue sin embargo presidiendo los protocolos médicos, básicamente basados a nivel terapéutico en las reacciones bioquímicas. Porque la Medicina convencional es ante todo una medicina farmacológica que ignora los más modernos avances y conocimientos de la Física Cuántica y otras disciplinas de vanguardia. Sabe de su existencia… pero las ignora porque vive de recetar fármacos.

Obvia por ejemplo que el cuerpo humano es un auténtico sistema bioenergético que interactúa con su entorno, que cada célula, tejido y órgano tiene su propia y característica vibración natural y que cuando se intefiere en ellas aparecen las llamadas enfermedades, el deterioro orgánico. En cambio eso sí lo tiene claro la Cromoterapia, disciplina terapéutica que se basa sencillamente en aplicar fuentes de luz de forma selectiva, usando bien los 3 colores primarios (rojo, amarillo y azul), bien combinaciones de los mismos para formar otros. Colores que generan determinados impulsos eléctricos y corrientes magnéticas que activan procesos bioquímicas y hormonales en el organismo que pueden ayudar a equilibrar células, órganos y sistemas restaurando el equilibrio perdido y, por ende, mejorando la salud.

En el trabajo A Critical Analysis of Chromotherapy and its Scientific Evolution (Análisis crítico de la Cromoterapia y su evolución científica)- publicado en Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine- los investigadores SAMINA T. YOUSUF AZEEMI y S. MOHSIN RAZA afirman en sus conclusiones: “Muchos aspectos de la exploración científica de la humanidad son ignorados, abandonados o desechados. Y la medicina del color es uno de esos ámbitos descuidados a pesar de que la característica común de todos los sistemas de recuperación y tratamiento curativo –el Ayurveda, la Medicina alopática, la Acupuntura, la Medicina Unani, la Homeopatía, la Bioquímica, magnetoterapia, Fisioterapia, Radioterapia, Aromaterapia, Reflexología o la cromoterapia –es la aplicación de vibraciones –de uno u otro tipo- que permiten al cuerpo situarse de nuevo en la senda de la salud. La mayoría de los sistemas inducen vibraciones indirectamente, pero hay algunos en los que las vibraciones se utilizan directamente sobre el cuerpo, siendo la Cromoterapia uno de ellos (…) La Cromoterapia, como sistema de tratamiento, puede beneficiar a las personas, debido a su armonía con la naturaleza. A fin de cuentas todo lo que existe en este mundo es una combinación de diferentes colores. Luego, si usando barro se puede reparar una olla de barro, con una pieza de tela reparar una muñeca de tela y con plástico reparar artículos de plástico, ¿Por qué la luz y los colores no se utilizan para el cuidado de la salud humana?


TERAPIA MILENARIA


Aunque su simplicidad parezca invitar a ello, solo por la antigüedad milenaria de la cromoterapia y haber sobrevivido al paso del tiempo debiera ser respetada por quienes hoy detentan el monopolio de los tratamientos médicos, sobre todo porque con el paso del tiempo los descubrimientos científicos no han hecho sino confirmar lo que ya había sido experimentado en la práctica clínica por quienes la han utilizado. Además hoy son muchos los ejemplos del uso de la luz en el campo de la salud. Ahí están los estudios sobre su impacto en la producción de sustancias básicas para la vida humana como la melatonina- que se produce de noche y es fundamental en numerosos procesos orgánicos- o la serotonina- uno de los neurotransmisores más importantes. Asimismo podríamos señalar por ejemplos de uso de la luz la Terapia Fotodinámica contra el cáncer. El uso de la Terapia de Luz Brillante en centros privados –como hace la famosa Clínica mayo estadounidense, que la usa para aliviar el Trastorno Afectivo Estacional “al afectar la luz procesos químicos cerebrales relacionados con el estado del ánimo” y que según asevera, puede ayudar en otros tipos de depresión, trastornos del sueño y otras patologías emocionales-. Los estudios de la NASA y de la Marina de EEUU para curar lesiones en menos tiempo, utilizando el infrarrojo cercano –los biólogos han comprobado que las células expuestas al infrarrojo cercano, crecen entre un 150 y un 200% más rápido- o el experimento efectuado en la penitenciaria de alta seguridad de Pf´ffikon –cerca de la ciudad suiza de Zurich- en la que a los presos más peligrosos se les alojó en celdas pintadas de rojo, porque está constatado que ese color los relaja y hace que se muestren menos agresivos, reduciéndose los incidentes con los guardias y otros presos más peligrosos. En esta misma línea el DR. FRANZ MORELL –en su libro The MORA concept. Patient¨s Own and Coloured LightOscillations. Theory and Practice-recoge un caso realmente sorprendente: “Probablemente se conoce menos que la piel también es capaz de diferenciar los colores. Estoy citando un artículo que fue publicado unos pocos años atrás por la Academia F.V. Arl. El reportaje era sobre niños discapacitados que vivían en un centro que vivían en un centro. Eran extremadamente agresivos y difíciles de educar. Los niños vivían en habitaciones que estaban pintadas en un naranja deslumbrante. Se dio cuenta de esto un médico que estaba familiarizado con el efecto de los colores y logró que las habitaciones se pintasen en azul suave. Bueno, pues fue casi como un milagro. A las dos semanas los niños se habían calmado y perdido su agresividad. Se portaban mejor y mejoraron su aprendizaje. La observación más sorprendente, sin embargo, fue la siguiente. Entre los niños había tres ciegos ¡Y fueron los que primero reaccionaron al cambio de color! Luego tiene que haber otros órganos de percepción además de los ojos”.

Cabe agregar que N. SCHWALB constataría por su lado en la Universidad de Kiel (Alemania) que la luz láser puede ser utilizada para reconocer directamente enfermedades genéticas y quizás hasta repararlas.

Se arguye que muchos de tales ejemplos son” anecdóticos” porque no están respaldados “científicamente”, solo que tal majadería la alegan quienes creen que la validez de una terapia o producto debe avalarla ¡La Estadística! La sacrosanta Estadística a la que se agarran como lapas las compañías farmacéuticas a pesar de que como cualquier persona mediadamente informada sabe, es una disciplina que permite demostrar lo que a cada uno le dé la gana, porque se puede manipular de mil maneras. ¡Y en ella dicen que debe apoyarse la “verdad científica”! Grotesco. La Cromoterapia en cambio –como muchas otras disciplinas no alopáticas- se apoya en los RESULTADOS CLÍNICOS, en las recuperaciones obtenidas por multitud de enfermos en muchas patologías, especialmente en problemas dermatológicos como eccemas y psoriasis.

En experimentos significativos. En enero de 2009 la revista Science Daily se hizo eco de un trabajo- por poner un ejemplo reciente- que demostró que es posible destruir in Vitro cepas comunes de Staphylococcus aureus resistente a la meticilina –conocidas comúnmente como MRSA- ¡Irradiándolas simplemente con luz azul! Lo que parece indicar que los microbios patógenos podrían eliminarse ¿Con radiaciones lumínicas! Una posibilidad de consecuencias impresionantes que merece una inmediata investigación… solo que no se hará, porque nadie va a gastarse dinero en demostrar tal cosa, ya que no es patentable y, por tanto, no es negocio. Así que las multinacionales nos seguirán vendiendo antivíricos, antibacterianos y antifúngicos, ocultando –entre muchas otras cosas- algo tan importante como el hecho de que en un terreno alcalino y rico en oxígeno ¡Los microbios patógenos se mueren! ¿Lo mismo que las células cancerosas!

La Fototerapia se practicaba en todas las grandes civilizaciones grandes antiguas –Egipto, Grecia, China, India,…-siendo uno de sus grandes impulsores el médico, filósofo y científico persa AVICENA –nacido el 980 d.C.-, autor de cerca de 450 textos sobre diferentes temas, la mayoría de Filosofía y Medicina, ente los que destacan El libro de la curación y El canon de Medicina. Un personaje que utilizaba los colores en función de la temperatura y el estado físico del enfermo. Según el cual, el rojo moviliza la sangre, mientras el azul y el blanco disminuyen su flujo y el amarillo reduce el dolor muscular y la inflamación. Llegando a sugerir por ello que una persona con hemorragia nasal no debiera mirar nada de color rojo brillante ni exponerse a una luz roja, ya que eso estimula el humor sanguíneo y sí en cambio a una azul. Cabe añadir que también PARACELSO –MÉDICO Y ALQUIMISTA del Renacimiento- consideró la luz y el color esenciales para una buena salud.

Ya en el siglo XIX destaca la obra de AUGUSTUS PLEASANTON(1876) que experimentó con los efectos del color en plantas, animales y seres humanos. Concluiría que el azul debería ser el primer remedio en caso de lesiones, quemaduras o dolores. Asegurando que es asimismo básico para el crecimiento de frutas como las uvas. Otro hombre fundamental en el desarrollo de las bases de la cromatografía fue EDWIN DWIGHT BABBIT (1828-1905) CON SUS OBRAS Blue and red Light and its Rays as medicine y The Principles of Light and Color. Babbit –como Pleasanton y Avicena- identificó el color rojo como estimulante- sobre todo de la sangre-, el amarillo y el naranja como estimulantes nerviosos y el azul y el violeta como calmantes de todos los sistemas. Además de tener propiedades antiinflamatorias. De ahí que prescribiera el color rojo para la paralisis, el agotamiento físico y el reumatismo crónico, el amarillo como laxante, emético y purgante. Así como para las dificultades bronquiales y el azul para las enfermedades inflamatorias, ciática, meningitis, inestabilidad nerviosa, dolor de cabeza, la irritabilidad e insolación. Babbit desarrollaría incluso varios dispositivos para la aplicación del color, estableció la relación entre el color y los minerales e irradió el agua con luz solar filtrada a través de lentes coloreadas. “El agua potenciada- aseguraría- mantiene la energía del elemento vital del filtro de color particular usado lo que le confiere un poder de curación notable”.


AVALES MÉDICOS

Ya en el siglo XX DINSHAH P. GHADIALI (1927) descubrió los principios científicos que explican por qué y cómo los rayos de diferentes colores tienen distintos efectos terapéuticos en el cuerpo. Su obra Spectro-Chrome Encyclopaedia se considera el primer libro publicado capaz de explicr la doctrina completa de la Cromoterapia. Además creó un dispositivo denominado Spectro-Chrome que proyectaba colores, sistema barato de curación que si bien fue utilizado con eficacia en la primera parte del siglo XX, sería luego vilipendiado por la jerarquía médica –que siempre ha controlado la industria farmacéutica- cuando intentó que su uso se generalizase, dándolo a conocer entre sus colegas médicos y quiso que se instalase en los hospitales. Primero se le acusó en Nueva York –en 1931- por “afirmar falsamente” que su Spectro-Chrome era “un sistema curativo” solo que Ghadiali defendió su terapia ante los tribunales, ayudado por el testimonio de tres médicos de amplia experiencia: la doctora KATE BALDWIN, la doctora MARTHA PEEBLES y el doctor WELCOME HANOR. La historia de lo ocurrido puede leerse en el artículo let There Be Light, The Healing Art of Spectro-Chrome (Dinshah Ghadiali) que publicó la Wordl Research Foundation.

Lo singular es que los 3 expertos médicos - ¿Por qué iban a mentir y poner sus carreras en juego? - declararon bajo juramento ante el Tribunal Supremo de Nueva York, lo que hace muy relevantes sus testimonios. La doctora Kate Baldwin,eminente autoridad quirúrgica y ginecológica de la época que durante 23 años fue cirujana-jefe del hospital de la Mujer de Filadelfia, en el que introdujo el Spectro-Chrome, lo había utilizado durante 10 años y testificó que le había servido para curar, entre otras patologías, la gonorrea, sífilis, tumores de mama, cataratas, úlceras gástricas y graves quemaduras de tercer grado. “Puedo comenzar por la parte superior de la cabeza –explicaría en su testimonio- y cubrir prácticamente todas las partes del cuerpo: condiciones inflamatorias ordinarias en el ojo, cataratas, glaucoma, hemorragias en la retina y la esclerótica, infección de los senos paranasales, bronquitis, neumonía, pleuresía, tuberculosis, enfermedades del corazón (funcionales y orgánicos), indigestión aguda, úlceras de estómago, asma y fiebre del heno, ataques de hipo que durante 10 días habían resistido todos los métodos clásicos curados en menos de un día, todo tipo de infecciones (locales y sistémicas), abscesos, ictericia, condiciones de los riñones, apendicitis, etc. ”. Luego, cuando el fiscal le preguntó si el Spectro-Chrome podría curar el cáncer, Baldwin le contestó que estaba convencida de que en muchos casos podría hacerlo. Tal era su fe en el dispositivo. En un artículo publicado en Atlantic Medical en abril de 1927 la doctora Baldwin llegaría a afirmar que tras 37 años de práctica activa- hospitalaria y privada- había conseguido resultados más rápidos y precisos con el Spectro-Chrome que con cualquier otro método. Con menos problemas para los pacientes.

La doctora Martha Peebles, que había ejercido durante 24 años -20 de ellos en el departamento de salud de Nueva York- y fue médico de las Fuerzas Expedicionarias Americanas durante la Primera Guerra Mundial, testificó por su parte que había usado 17 máquinas de color durante más de 10 años y había tratado con ellas casos de cáncer, artritis hipertrófica, poliomielitis, mastoiditis y muchas otras patologías médicas. En cuanto al doctor Wellcome Hanor, médico con una experiencia entonces de más de 30 años cabe decir que afirmó bajo juramento haber tratado con éxito casos de cáncer, diabetes, gonorrea, sífilis, úlceras, hemorragias, neuritis, meningitis espinal, trastornos cardiacos, envenenamiento urémico y otras enfermedades.

Bueno, pues el jurado tras escuchar sus testimonios, encontró “no culpable” a Ghadiali. Sin embargo en 1947 la jerarquía médica decidió imponer su ley y Ghadiali fue declarado “culpable de hacer afirmaciones falsas”. Siendo obligado a entregar todos sus libros, artículos y papeles en los que hubiera escrito sobre el Spectro-Chrome a fin de ¡QUEMARLOS! Al más puro estilo nazi, como unos buenos descendientes de ellos,… Así se las gastaban y gasta aún los guardianes de la ortodoxia médica. Ghadiali fue en suma obligado a cerrar su instituto y a olvidarse de sus dispositivos. En 1958 la FDA obtuvo una orden judicial de cierre permanente para su instituto de Dinshah.

Obviamente no por ello la investigación se detuvo. Gracias a eso en la década de los 50 del pasado siglo XX el doctor MHAIRI G. MCDONALD descubrió que se podía tratar exitosamente con luz azul la ictericia neonatal. En 1958 la psicóloga R.M. GERARD concluyó que todos los colores producen resultados clínicos tangibles en los estados de ánimo. Según afirmaría, los colores cálidos como el rojo son estimulantes. Su exposición estimula los movimientos respiratorios, la frecuencia de parpadeo de los ojos, la activación cortical y la conductancia palmar (la excitación del sistema nervioso autónomo). Por el contrario, los colores fríos – como el azul- son sedantes y actuan como relajantes en casos de ansiedad, bajan la presión arterial, alivian la tensión y los espasmos musculares y reducen la frecuencia del parpadeo de los ojos.. Confirmando pues lo asegurado anteriormente por otros investigadores. Más recientemente, en 1990, se daría a conocer durante la conferencia anual de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia que se había utilizado con éxito luz azul en el tratamiento de una amplia variedad de problemas psicológicos, incluyendo adicciones, trastornos de la alimentación, impotencia y depresión.

En fin, son muchos los investigadores que han trabajado en las últimas décadas sobre el impacto de la luz y el color sobre la salud, por lo que no podemos citar a todos, pero evidentemente destacan J. OTT y su obra Health and Light. The effects of natural and artificial Light on man and other living things (Salud y luz. Efectos de la luz natural y artificial en el hombre y otros seres vivos). SAMINA T, YOUSUF AZEEMI con su libro Color Therapy (La terapia del color). CHARLES KLOTSCHE y su obra Color medicine (La medicina del color) y cómo no, las recientes investigaciones sobre color, aura y salud del doctor e investigador KONSTANTIN KOROTKOV.

En suma, todo indica que los colores provocan efectos constatables en los seres vivos. En el ser humano a nivel físico, mental y emocional. “Sistemas interrelacionados- escribe Klotsche en Color Medicine- como la Cromoterapia de recarga de las fuerzas sutiles permiten reorientar la energía en las zonas enfermas done está bloqueada o es deficiente, ya que la enfermedad no es más que una restricción del flujo de energía. Como sabemos, la energía o vibración fluye a lo largo del camino de menor resistencia y por medio de la energía adicional asociada al uso de la curación vibracional las energías adecuadas buscan las áreas necesarias, liberando la energía bloqueada donde más se necesita. La interacción entre la energía física densa del cuerpo y la energía sutil- que controla muchas de las funciones corporales o actividades – es la clave para comprender la relación entre la energía y la materia”.

290

Enrike Agirre Kanbra
Diplomado en profesorado de e.g.b. uni...
Escrito por Enrike Agirre Kanbra
el 30/11/2018

28- 290- 300- La biorresonancia, crudeza y armonía entre las células y demás microbios son imprescindibles para la salud, para la vida. Sin ella un alimento está muerto; pero nos lo venden como vivo y útil. Pasa como con el tabaco que al quemarse pasa de unos 400 a más de 5. 000 venenos.


https://www.facebook.com/alberto. Vallspuebla/videos/10211401778860229/ La mejor limpieza y respeto a la persona.


EL MORA COLOR


Si contemplamos al ser humano como un campo bioenergético –no solo electromagnético- suma de distintos campos(células, órganos, sistemas, etc) que interactúan entre sí. Si entendemos que el hombre puede sanar o enfermar en función de determinadas interacciones –que pueden ser medidas por dispositivos tecnológicos- y toda frecuencia-por un principio físico incuestionable- puede ser anulada, reforzada o invertida… entonces, tiene que ser posible neutralizar las “frecuencias patológicas”. Pues bien, sobre la base de ese razonamiento lógico se han diseñado en las últimas décadas diversos aparatos que inciden sobre el organismo a nivel energético y no material, Destacando entre ellos la serie de dispositivos MORA creados por el Dr. FRANZ MORELL – de ahí lo de Mo- y el ingeniero bioeléctrico ERICH RASCHE – y de ahí lo de RA- para diagnóstico y tratamiento que dio lugar a la Moraterapia, Vea en Dsalud- La recuperación de la salud por la Moraterapia, el MORA Super Plus permite corregir los bloqueos energéticos y La utilidad del MORA en casos de cáncer de los nº 68, 81 y 119 respectivamente).

La base de esta terapia es que en un cuerpo enfermo cualquier patología se manifiesta primero con un desequilibrio de los campos electromagnéticos celulares, después el desajuste se produce a nivel intercelular y más tarde a nivel orgánico. Así que el doctor Morell pensó en utlizar oscilaciones electromagnéticas con fines terapéuticos, basándose para ello en un hecho conocido en el campo de la física, mecánica, electricidad y la electrónica: Toda onda oscilatoria puede ser neutralizada por otra que vaya en dirección contraria –alineada espacialmente- y tenga idéntica longitud de onda, frecuencia e intensidad.

Pues bien, Erich Rasche encontró la forma de detectar en el cuerpo las ondas inarmónicas o patológicas –distinguiéndolas de las ondas normales o armoniosas- permitiendo así la posibilidad de su neutralización. De hecho el núcleo de la Moraterapia lo constituye un separador que permite clasificar las ondas por niveles de frecuencia y distribuirlas en armónicas o inarmónicas, utilizando filtros que modulan la frecuencia, amplitud y características específicas. Hoy esos dispositivos han evolucionado además de la mano de la empresa Med- Tronik, ya que cumplen todos los requisitos exigidos por las leyes para su comercialización, entre ellos la norma ISO 9001 que exige la ley de Productos Médicos (MPG) de la Unión Europea que incluye demostrar su eficacia.

En cuanto a la terapia de color aplicada con un MORA, debemos decir que se inició en 1981 y que desde entonces se ha venido perfeccionando. En este aparato la luz blanca se genera por medio de una lámpara incandescente especial a una “temperatura de color” de 6. 500 grados kelvin. Es decir, similar a la luz del sol que es la que contiene todos los colores. En cuanto a los 3 colores primarios –rojo, amarillo y azul- se generan con la ayuda de 3 filtros de color –rojo en la longitud de onda de 700 nm, amarillo a 580 nm y azul a 435 nm- a través de los cuales y mediante fibra óptica se hace pasar la luz de la lámpara. El resto de los colores se obtienen de la combinación de los colores primarios: el naranja combinando rojo y amarillo, el verde combinando amarillo y azul y el violeta combinando rojo y azul. Esos seis colores son los que se utilizan en terapias con el dispositivo.

Hasta aquí podría decirse que estamos ante un procedimiento cromoterapéutico común, pero en realidad no es así, porque con este dispositivo la luz blanca –y tal es la principal característica del MORA Color- no incide directamente sobre la piel del paciente: sus altas vibraciones se transforman –mediante receptores ópticos especiales- en oscilaciones electromagnéticas de baja frecuencia que a su vez son enviadas a amplificaciones donde son distribuidas a través de 3 canales, correspondientes cada uno de ellos a un color primario. Con lo que a partir de ese momento ya pueden obtenerse los colores complementarios, pues basta mezclar los canales de los colores primarios por medio de interruptores o pulsadores. Es decir, la emisión del “naranja” se obtiene a partir de las emisiones de los canales rojo y amarillo y así sucesivamente. Es así como a través de un último canal puede activarse de forma selectiva la señal escogida de cada uno de los 6 programas (rojo, naranja, amarillo, verde, azul y violeta) y debidamente amplificada, aplicarla al paciente.

Para quienes creen en las posibilidades de la luz y del color como terapias naturales, las ventajas de la aplicación del color a través del MORA Color parecen evidentes. Siendo la principal una mayor penetración de las frecuencias de luz/color en el cuerpo, lo que se traduce generalmente en un tiempo de terapia más corto. Por otra parte, la posibilidad de amplificación múltiple que permite el dispositivo, se traduce en una eficacia significativamente mayor que la obtenida con la terapia de color tradicional. La señal puede además aplicarse directamente –mediante los terminales adecuados- en los puntos de acupuntura, en las zonas localizadas de dolor o en las zonas reflejas del cuerpo (en las manos o en los pies, por ejemplo). Una aplicación que es , fundamentalmente, de mayor alcance y más diferenciada de la que es posible con la cromoterapia convencional.

Morell constataría su eficacia comprobando que los puntos de acupuntura y los meridianos así como los diversos órganos y hasta el cuerpo entero se alteran al emitir el aparato ondas electromagnéticas. En el primer caso bastó hacer mediciones eléctricas en los puntos de acupuntura. En el 2º constatando los cambios con pruebas bioquímicas. Obviamente, mediante la simple observación directa de los pacientes. Asimismo constató que cada meridiano y cada órgano pueden ser influenciados usando las frecuencias de colores esecíficos –estimulándolos o relajándolos- lo que resulta especialmente importante a la hora del diagnóstico y del tratamiento. De acuerdo a los valores patológicos registrados en las mediciones de los puntos de acupuntura, se pueden determinar de forma más concreta el color correcto y la terapia que debe aplicarse. En esta línea de trabajo de combinar acupuntura y color, al terapeuta se le ofrecen 3 posibilidades: utilizar el color del órgano (yang), su color complementario (yin) o el color individual (que con frecuencia coincide con el color favorito).

Otra forma de determinar el color correcto es la medición del pulso –Reflejo Nogier-. Método bastante familiar para todos los terapeutas y la mayoría de los acupuntores. Un tercer método, eficaz y sencillo, es la Kinesiología. Un simple test del músculo –comunmente el del deltoides- permite al profesional encontrar inmediatamente el color que le va bien al paciente, aquel al que el músculo responde mejor. Test que además resulta especialmente útil para encontrar el denominado “color individual”.

Además se puede utilizar esas mismas ondas de color como “portadoras” de otras señales de carácter terapéutico. Por ejemplo de música. Con lo que el aparato ermite combinar las posibilidades de la Cromoterapia a las de la Musicoterapia. Asimismo se puede combinar el MORA Color con otros dispositivos –coo los de HIPERTERMIA- para potenciar la terapia, tanto a nivel local como sistémico. “Cuando se armoniza el aspecto vibracional de un organismo con el MORA Color y paralelamente se regenera, drena y nutre en profundidad la parte material-estructural con el dispositivo de Hipertermia CIM 200 –nos diría CARLOS MAUDOS, terapeuta con amplia experiencia en los dispositivos MORA- la efectividad terapéutica es increible. En todo tipo de patologías: dolores de toda clase, fibromialgia, trastornos de los sistemas locomotor, circulatorio, linfático o digestivo, micosis, problemas hormonales, inflamaciones de todo tipo, degeneraciones de toda clase, eliminación de radicales libres para disminuir el estrés oxidativo, infecciones –sobre todo víricas, pero también bacterianas, parasitarias y fúngicas-. Tumores benignos y malignos… La suma de ambos tratamientos resulta espectacular”.

Hay dos hospitales en Taiwan- añadiría- que actualmente estabilizan a todos los pacientes que llegan a la sección de Urgencias con traumas, transmitiéndoles con un MORA Color las vibraciones de los anestésicos y antiinflamatoros alopáticos. Sin necesidad de que ingieran los mecanismos o se les inyecten. Basta poner simplemente el fármaco –sea procaina, lidocaína, ibuprofeno, paracetamol o cualquier otro- en la bandeja de entrada del dispositivo, para luego pasar el elctrodo sobre el área a tratar y hacer así que mengüen –e incluso a veces que desaparezcan- el dolor y la inflamación. De esa forma se puede pasar luego al paciente a hacerle las pruebas diagnósticas sin que haya alteraciones provocadas por los fármacos químicos, Es más, se libran de los efectos secundarios que su ingesta o introducción producen”.

El MORA Color es en cualquier caso, especialmente eficaz –terminaría indicándonos Carlos Maudos – cuando se usa con él la terapia desarrollada por el médico australiano ZENON GRUBA llamada Total Body Colour Aupuncture (TBCA) que consiste en trabajar todo el sistema de meridianos –siguiendo el recorrido completo y bilateral desde el canal del pulmón hasta el del hígado- armonizando la energía vital o Qi que circula por ellos y nutriéndolos al aportarles el color correspondiente. El azul para los meridianos de pulmón e intestino grueso, el amarillo para los de estómago y bazo-páncreas, el verde para los de hígado y vesícula biliar, etc. De ese modo se recuperan los mecanismos de autorregulación del organismo, siendo útil en todo tipo de patologías, aunque especialmente en las de tipo crónico”.


EXPERIENCIA PRÁCTICA


Terminamos indicando que uno de los profesionales de mayor experiencia, tanto con el MORA como con el MORA Color, es el doctor Zenon Gruba, Director del Whole Health & Wellness Institute (Instituto para la Salud y el Bienestar Global) de Victoria (Australia). Licenciado en Medicina por la Universidad de Melbourne y ponente habitual en congresos internacionales de medicina natural, por su reconocido prestigio, se trata de uno de los mayores conocedores de las posibilidades del color como terapia. Motivo suficiente para contactar con él y entrevistarle brevemente.

  • Díganos, ¿Cómo entiende usted la medicina?

  • Practico la medicina Holística – nos responde- haciendo énfasis en la fisiología. Primero realizo una anamnesis médica cuidadosa, efectúo un examen físico detenido y exigente. Luego diseño tratamientos para las fisiopatologías de cada paciente. Le diré que mi ejercicio profesional ha sido investigado formalmente por el Medical Practitioners Board de Victoria dos veces. La primera vez se encontraron con que el 97% de mis pacientes eran fruto del fracaso de otros médicos y que el 84% había entrado en remisión permanente. La segunda, hace pocos años, porque trato pacientes de cáncer con métodos no convencionales y se concluyó que el 92% había mejorado. De hecho un 45% seguía viviendo 15 años después de finalizar el tratamiento. El Consejo Médico no encontró pues razón alguna para no permitirme seguir ejerciendo la medicina de la misma manera.

  • ¿Cuándo comenzó a utilizar el MORA Color?

  • Uso el MORA desde 1984. Desde hace algo menos el MORA Color. Hoy ambos tratamientos forman parte importante de mi arsenal terapéutico, El MORA Color lo utilizo como parte de un plan de tratamiento holístico para mis pacientes. Hay momentos en que sirve como tratamiento único, pero creo que para obtener beneficios duraderos hay que estudiar siempre la causa real de la enfermedad, el estado nutricional del paciente y valorar un amplio nº de parámetros. Debo decir, no obstante, que el MORA Color permite un amplio número de parámetros. Debo decir, no obstante, que el MORA Color permite un amplio tratamiento sintomático y es capaz de eliminar dolores preocupantes que se interponen en el camino de la curación. El principal problema con los primeros dispositivos de MORA Color fue que carecían de una amplificación adecuada y ello me llevó a utilizar como complemento varios amplificadores, hasta conseguir efectos terapéuticos. Hoy ese problema está resuelto y de hecho una de las principales ventajas de la última versión es su gran capacidad de amplificación, de hasta un millón de veces. Sin olvidar, por supuesto, la facilidad de trasladar el dispositivo de un lugar a otro dado su reducido tamaño.

  • ¿Cuál es su experiencia con él tras tantos años?

  • Soy médico de familia y trabajo en una clínica privada –afortunadamente con mucho trabajo- por lo que no tengo tiempo de usar tratamientos que no funcionan. Primero utilicé los tratamientos con color de manera limitada, pero ahora gracias a la experiencia, sé lo que funciona mejor, cuándo y para qué. El MORA Color tiene un amplio campo de aplicación en muchas de las patologías que trata cualquier médico general en consulta. Es útil en prácticamente todas. Lo he utilizado en traumas, problemas dermatológicos como eccemas o en patologías crónicas como el reumatismo. En casos agudos a veces basta un solo tratamiento. En cambio ante una enfermedad degenerativa trato a los pacientes entre 4 y 6 sesiones, una vez por semana. Normalmente remitiendo los síntomas durante períodos muy largos de tiempo. Remisiones que con frecuencia son permanentes. La amplificación ha logrado que los tratamientos sean más eficaces y los tiempos de tratamiento más cortos. Obviamente, en el caso de las enfermedades degenerativas crónicas es necesario encontrar la causa y tratarla, pero el MORA Color permite ganar tiempo.

  • ¿Alguna vez ha habido una reacción adversa?

  • Nunca.

  • ¿Cómo se usa el MORA Color? ¿Es un aparato complicado?

  • No. Su aplicación es extraordinariamente sencilla. Tiene un terminal en forma de rodillo que recoge las emisiones electromagnéticas a través de los tejidos locales del paciente para, a continuación, invertir electrónicamente esas señales, añadir el color elegido y la información vibratoria de los remedios terapéuticos –de todo tipo- deseados (situados sobre una pequeña bandeja circular conectada al equipo), amplificarlas en la cantidad adecuada y a continuación emitirlas, ya procesadas, a través de un rodillo doble que simplemente se frota suavemente en la piel del paciente. Sin necesidad de presionar, porque la presión no confiere ningún beneficio adicional. Luego, si la remisión es buena pero incompleta, hago otros 10 pases. Si no consigo una buena disminución, trato con otro color. A veces, cuando no se obtiene respuesta para el primer color, utilizo el color opuesto durante 10 pases y cuando vuelvo entonces al primer color obtengo una clara mejoría. Tampoco parece importar la velocidad de aplicación. Es más, trabaja a través de la ropa, por lo que no hay que quitársela.

    300

Enrike Agirre Kanbra
Diplomado en profesorado de e.g.b. uni...
Escrito por Enrike Agirre Kanbra
el 30/03/2019

28- 300- 310- La biorresonancia, crudeza y armonía entre las células y demás microbios son imprescindibles para la salud, para la vida. Sin ella un alimento está muerto; pero nos lo venden como vivo y útil. Pasa como con el tabaco que al quemarse pasa de unos 400 a más de 5. 000 venenos.

https://www.facebook.com/NutriliteLatinAmerica/videos/2059598447480887/ Información de nuestros productos

  • ¿Cómo elegir el color más adecuado en cada caso?

  • La experiencia que he adquirido desde 1984 me ha llevado a concluir que para la mayoría el color más recomendable en las afecciones crónicas es el azul, es muy eficaz. Útil en más del 85% de todas las condiciones que he tratado. Quizás prque en la mayoría de las patologías que tratamos en la práctica clínica subyace una enfermedad crónica. Mi segunda opción, sobre todo cuando interviene la inflamación, es el rojo. Especialmente recomendable en casos agudos. Mi tercera opción depende del órgano o área que estoy tratando. El verde podría ser útil para los trastornos de hígado y la vesícula. Mi cuarta elección es pedirle al paciente que elija el color que él mismo cree que podría funcionar mejor para su condición.

Terminamos. Es obvio que el MORA Color perfecciona y mejora la aplicación clásica de la cromoterapia. Tiene la ventaja de ser muy manejable y fácil de utilizar –de hecho, cada vez más pacientes lo adquieren para su uso particular- No tiene efectos secundarios negativos, es compatible con cualquier otro tipo de terapia –alopática o complementaria- y sus resultados pueden apreciarse rápidamente. Algo que debieran valorar adecuadamente quienes detentan el monopolio de los tratamientos y dispositivos médicos. Dsalud 153. Sonia Barahona.

KEFIR: EL REY DE LOS PREBIÓTICOS

El kéfir es un singular probiótico- es decir, un alimento fermentado por microorganismos beneficiosos- que al incorporarse a las colonias bacterianas del sistema digestivo promueve numerosas funciones saludables. Como el yogur, solo que éste contiene un nº muy limitado de especies, mientras que el kéfir incluye una amplia gama de bacterias y levaduras. Pues bien, numerosos estudios demostraron hace ya tiempo que el kéfir- que puede hacerse con leche o agua azucarada- regula la función digestiva, elimina gérmenes patógenos, mejora la lipolisis y actúa como un poderoso antioxidante. Nuevas investigaciones acaban de constatar que su consumo habitual potencia y modula el sistema inmune, no solo como defensa ante posibles infecciones y procesos alérgicos, sino incluso inhibiendo el crecimiento tumoral por lo que estaría indicado en casos de casos de cáncer y muchas otras patologías.

Como pasa con otros productos que se obtienen por fermentación. El origen del kéfir se pierde en la noche de los tiempos, pero se supone que fue el resultado accidental de guardar leche recién ordeñada en sacos fabricados con rumen de vaca –el rumen es la primera de las 4 cavidades de que consta el estómago de todo rumiante- que es especialmente rico en bacterias digestivas. Conocido desde el mediterráneo hasta la India, recibe diferentes nombres –kepi, kippe o knapon. Todos ellos vocablos derivados de la palabra turca keif o kef que significa “sentirse bien”- Si bien mayoritariamente se fabrica con leche de vaca, también se hace con la de oveja, cabra, búfalo e incluso con agua.

El kéfir se produce agregando a la leche una masa compuesta de bacterias y levadura- que viven en estrecha simbiosis, embebidas en una matriz de polisacáridos denominada kefiran- dando lugar a una especie de gránulos gelatinosos y esponjosos irregulares de color blanco y unos milímetros de tamaño (aunque a veces llegan a centímetros). Es esa asociación simbiótica la que a temperatura ambiente fermenta la leche convirtiéndola fundamentalmente en ácido láctico, alcohol y anhídrido carbónico (gas). La composición concreta de los gránulos depende obviamente del tipo de leche y de la zona en la que se produce, pero sus componentes principales son un 90% de agua, un 6% de polisacáridos, un 3% de proteínas y un 0,2%de grasas. Pero analicémoslo más despacio.


LAS BACTERIAS

Se sabe que el kéfir contiene tres familias de bacterias, los lactobacilos, los lactococos y los leuconostococos, con presencia ocasional de otra, las acetobacterias, pero resulta difícil estudiarlas separadamente, porque aislarlas y cultivarlas por familias es casi imposible. Los gránulos de kéfir forman un conjunto de bacterias y levaduras que actúan con un metabolismo combinado que resulta beneficioso para todos. Los productos del desecho metabólico de las bacterias, por ejemplo, son utilizados como fuente energética por las levaduras. Éstas proveen a su vez a las bacterias de sus necesidades de vitaminas, aminoácidos y factores de crecimiento. Siendo esa eficiente simbiosis lo que explica que las colonias que forman los gránulos –e incluso el kéfir líquido- se mantengan invariables a lo largo del año a pesar de la cambiante calidad de la leche sobre la que se desarrollan y de la presencia en ésta de antibióticos y otras sustancias inhibitorias.

Por otra parte, si bien los gránulos aparentan una conformación caótica, se ha podido reconocer cierto grado de organización dentro de los mismos, con las levaduras normalmente situadas en el núcleo de los gránulos, mientras que los lactococcus tienden a repartirse por la periferia. De ahí que estos últimos suelan ser más abundantes en la bebida que en los gránulos y no sea posible generar kéfir sólo con el líquido, como se puede hacer en el caso del yogur. Pues solo en los gránulos están todos los tipos de microorganismos.

Agregaremos que hay 21 especies de bacterias identificadas en el kéfir, pertenecientes a las familias antes mencionadas, entre ellas Lactobacillus acidophillus paracasei, lactobacillus helveticus, lactobacillus kefiri, Bifidobacterium bifidum, Streptococcus thermophilus, Acetobacter aceti- generadoras del vinagre- y especialmente Lactobacillus sp- resistentes al intenso medio ácido estomacal y a la presencia de ácidos biliares- y lactobacillus kefiranofaciens, considerados uno de los más importantes componentes bioactivos, ya que controlan la formación del kefiran, matriz polisacárida encargada de compactar los microorganismos en los gránulos.

Resta decir que según constataron en 1993 los investigadores N. ISHIBASHI y S. SHIMAMURA, en cada gramo de kéfir hay más de diez millones de unidades formadoras de colonias, por lo que puede considerarse efectivamente un probiótico.


LAS LEVADURAS


Fue el equipo del doctor S. IWASAWA el que identificaría- en 1982- la presencia en el kéfir de dos levaduras- Torulopsis holmii y Saccharomyces cerevisiae- a las que se achacó entonces la transformación de la lactosa, pero posteriormente se encontraron en sus gránulos decenas de especies, estando entre las más frecuentes la Kkluyveromyces marxianus, la Candida kefyr y la Saccharomyces exiguus. Tales son los hongos microscópicos que fermentan la lactosa, pero que además producen factores de crecimiento indispensables tanto para la síntesis de los polisacáridos de la matriz como para el desarrollo de los lactobacilos.

En la actualidad se han identificado ya 23 especies de fermentos en las distintas variedades de kéfir, aunque no siempre se encuentran en las mismas asociaciones y proporciones. Hay que tener en cuenta que el metabolismo de las levaduras puede cambiar con la química del medio en que se desarrollan, lo que explica las numerosas variaciones en textura, color, olor y sabor que pueden obtenerse con los mismos gránulos en función del tipo de leche que se utilice como base, las condiciones térmicas o el grado de fermentación del producto.


EL KEFIRAN


Es un conjunto de polisacáridos que forman la matriz en la que tiene lugar la fermentación merced a la acción de las bacterias y levaduras que allí habitan, estando también parte del mismo disuelto en el líquido del kéfir. Fue definido por primera vez en 1967 por el equipo del doctor J.W. LA RIVIERE que lo encontró en el centro del gránulo de kéfir, identificándolo como resultado del metabolismo de la bacteria Lactobacillus kefiranofaciens var. Kefirgranum. Luego se comprobaría que la producción de este glucogalactano se acelera en presencia de la levadura sacharomyces cerevisiae.

El polisacárido del kefiran se compone de dos monosacáridos, D-glucosa y D-galactosa, que forman una estructura espacial ramificada con algunos extremos de residuos de azúcares libres. Son sus características estructurales y su efecto protector sobre los microorganismos lo que permite el tránsito de los mismos a través del tubo digestivo.


LA VARIABILIDAD DEL KÉFIR


La zona de mayor consumo de kéfir es Europa oriental, en especial Polonia, Rusia y Ucrania, donde se considera uno de los alimentos básicos junto con el pan, azúcar y sal. Si bien la mayoría de la elaboración es casera, utilizándose como medio de cultivo la leche de vaca, se produce asimismo a escala industrial, tras lograrse vencer varios escollos y lograr un producto medianamente uniforme. Eso si, cada factoría produce un kéfir característico, adaptado al gusto de cada región. A fin de cuentas su consistencia y sabor dependen de las características de la leche, de la temperatura de fermentación y del tiempo de maduración.

Lo normal es que la fermentación se haga durante 24 horas y a temperatura de entre 20 y 25 grados centígrados. En la producción del “kéfir ruso” se utiliza leche de vaca y una fermentación lenta a temperatura de entre 19 y 28 grados, con una etapa intermedia de enfriamiento a 8 grados. Luego se hacen varias mezclas con leche y se maduran en distintas etapas a bajas temperaturas –entre 8º y 16º- intercaladas con otras altas –entre 20º y 22º- durante 7 días. Controlándose a lo largo del proceso la proporción entre los gránulos y la leche, ya que hay una densidad óptima para producir kéfir viscoso y espeso. Aunque lo que se debe ante todo conseguir es un adecuado equilibrio entre bacterias y levaduras, ya que su proporción en el producto final constituye en último término lo que le otorga sus cualidades organolépticas y su densidad.

La fabricación de kéfir casero es más sencilla, pues al cabo de de 24 horas y una vez separados los gránulos de la leche fermentada, el kéfir está listo para consumir. Aunque también puede hacerse una fermentación secundaria, para lo cual, una vez separados y lavados los gránulos, se deja simplemente madurar el líquido lácteo fermentado dos o tres días. En este caso las enzimas liberadas por los microorganismos permanecen en el líquido y continúan transformando la lactosa-incrementando así la producción de vitaminas del grupo B- y liberando más compuestos orgánicos aromáticos que cambian las características organolépticas al tiempo que aumenta el contenido de CO” (el gas que hace el líquido efervescente). Destapándolo 3 ó 4 veces al día y agitándolo a fin de evitar que se acumule en demasía. Eso si, como a medida que se elaboran partidas la colonia de microorganismos va creciendo, conviene mantener constante la proporción de kéfir y leche para evitar un exceso de fermentación.

Cabe agregar que los gránulos pueden ingerirse directamente, beneficiándonos así de la ingesta de bacterias beneficiosas.

Terminamos indicando que también puede prepararse kéfir con agua, útil para quienes son alérgicos o intolerantes a los lácteos. (En realidad la leche es un alimento basura, tan estropeado que conviene infinitamente más producirlo con agua) Se prepara utilizando los mismos gránulos de kéfir lácteo o solo que se echan en agua azucarada y no en leche, donde los gránulos tardan unos días más en adaptarse, ya que el medio de desarrollo contiene fructosa y glucosa en lugar de lactosa. Lo ideal es agua filtrada sin minerales nocivos ni microbios y agregar azúcar natural, nunca el industrial. Entre un 35 y un 10% respecto a la cantidad de agua. Pudiéndose, si se quiere darle gusto, añadir una pequeña cantidad de pasas, higos secos, albaricoques, jengibre, cáscara de naranja o limón y especias. Depende de las preferencias personales.


COMPOSICIÓN

En suma, la composición del kéfir es muy variable, pero es básico controlar el pH –que debe estar entre 4,2 y 4,6-, el contenido de anhídrido carbónico (CO2) y las proporciones de proteínas, grasas, lactosa, etanol (alcohol) y ácido láctico. El CO2 es un subproducto de la fermentación producida por las levaduras y su proporción aumenta a medida que cae el pH, aunque suele estabilizarse si la fermentación supera las 48 horas. La cantidad de CO2 generado es una de las claves del éxito del kéfir, ya que la mayoría de los consumidores aprecian la sensación que produce ese gas, similar a la del vino espumoso o a la del cava. En el sur de Francia se llama de hecho al kéfir “el champán de los yogures”.

En cuanto a su contenido en etanol –principal ingrediente de las bebidas alcohólicas- oscila entre un 0. 5% y un 1´5% en los kéfires tradicionales, aunque en los comerciales apenas suele llegar al 0,25%. Etanol que produce tanto las bacterias como las levaduras del kéfir en una cantidad variable que depende del tiempo de fermentación y la temperatura.

Por lo que la lactosa-el azúcar de la leche- se refiere ésta, se degrada durante la fermentación, convirtiéndose en ácido láctico, es decir, se acidifica –desciende su pH- expesándose la leche. Bueno, en realidad no se transforma más que una tercera parte y por eso el kéfir puede causar problemas a quienes son intolerantes a la lactosa, al no tener suficiente producción de la enzima beta-galactosidasa o lactasa. La que permite transformarla en glucosa y galactosa. Menos que los lácteos en cualquier caso, ya que S. HERTZLER y S. CLANCY constataron en 1991 que las bacterias del kéfir producen enzimas que transforman la lactosa en ácido láctico.

El nivel de aminoácidos en el kéfir es similar al de la leche (pues cero, ya que se estropean al calentarla), solo que son proteínas bastante más fáciles de digerir, debido a la acción de coagulación ácida y a la proteólisis –o hidrólisis parcial- de las proteínas, merced a las enzimas que generan los microorganismos. Cabe añadir que el olor y gusto del kéfir lo define su contenido en sustancias volátiles –en especial el acetaldehído y el diacetilo- pero también moléculas presentes en él, como el propionaldehido, el 2-butanona, n-propanol y, por supuesto, el etanol y el ácido acético.

310

Enrike Agirre Kanbra
Diplomado en profesorado de e.g.b. uni...
Escrito por Enrike Agirre Kanbra
el 11/08/2019

28- 310- 320- La biorresonancia, crudeza y armonía entre las células y demás microbios son imprescindibles para la salud, para la vida. Sin ella un alimento está muerto; pero nos lo venden como vivo y útil. Pasa como con el tabaco que al quemarse pasa de unos 400 a más de 5. 000 venenos.

Https://www.facebook.com/photo. Php? Fbid=633011490504493&set=gm. 1273528872821783&type=3&eid=ARDvZipp6GxPaU9kIKSQ7a XC00CGwJxkyotaMd721M180E4bwymVT9ChRfpH_C-Z-fIPNwmyC50C9hMY La verdadera salud

¿ES MEJOR EL INDUSTRIAL O EL CASERO?

Si bien la mayoría de las personas que preparan su propio kéfir prefieren utilizar gránulos vivos, también se encuentran en el mercado polvos elaborados con gránulos liofilizados, es decir, deshidratados por ultra-congelación. La desventaja de los liofilizados es que nunca llegan a desarrollarse grandes colonias de gránulos y su desarrollo o rendimiento suele disminuir al cabo de algunas semanas, lo que obliga a recomenzar el cultivo con nuevos polvos. De hecho, debido a la imposibilidad de obtener un producto homogéneo, los kéfires industriales- que se venden en botes como “kéfir listo para ser consumido”- no se generan a partir del sistema de gránulos clásico de los kéfires domésticos, sino que para su elaboración utilizan partidas estandarizadas de mezclas de lactobacilos y levaduras que fermentan un determinado tipo de leche bajo condiciones físicas y de tiempo constantes y continuamente monitorizadas. Así se obtiene un producto bastante homogéneo en sus propiedades organolépticas y texturales, que apenas evolucionan con posterioridad al envasado, pero prácticamente igual al kéfir casero.


VALOR NUTRICIONAL DEL KÉFIR


En los años 70 del pasado siglo XX varios científicos rusos publicaron trabajos de investigación sobre los beneficios terapéuticos del consumo de kéfir y si bien sus artículos no contaron con suficiente difusión en los medios occidentales, lograron despertar el interés de otros investigadores –especialmente de japoneses y coreanos- que empezaron pronto nuevos estudios.

Hoy sabemos que los contenidos en proteínas, grasas y minerales del kéfir son similares a los de leche de la que proviene (nada de nada) pero al transformarse parte de la proteína- por la coagulación ácida y la proteólisis- y convertirse la lactosa en ácido láctico, el kéfir es un alimento nutritivo? De más fácil digestibilidad. De hecho durante la época soviética era muy utilizado en los hospitales del este europeo, especialmente cuando se sufrían patologías metabólicas, complicaciones gastrointestinales, síndrome de mala absorción, hipertensión, isquemia y alergias. (Así producían más enfermedades creando la farmafia mundial que logró dominar todo el mundo pese al primer fracaso de Hitler). El doctor E.M.EVENSHTEIN publicó en 1978 un informe en el que resumía varios casos de uso del kéfir para estimular la secreción de jugos gástricos y acidificar el estómago en pacientes con tuberculosis pulmonar.

Los doctores W. KNEIFEL Y H.K. MAYER estudiaron por su parte en 1991 el nivel de vitaminas del grupo B del kéfir líquido –elaborado con 10 gránulos distintos- y lo compararon con el de la leche original constatando que en el primero es mayor la cantidad de vitaminas B6, folatos (B9) y B12, pero menor la de vitaminas B1,B2,B3 y B5. (Otra cosa es que fuesen asimiladas por el cuerpo al proceder de unas leches sin esos miles de oligoelementos necesarios para ello,…)


PROPIEDADES ANTIBIÓTICAS, ANTIVÍRICAS Y ANTIFÚNGICAS


F. LOPITZ-OTSOA dirigió en la Universidad del País Vasco un trabajo que se publicaría en 2006 en la Revista Iberoamericana de Micología, en el que se resumen las evidencias de actividad antimicrobiana, antifúngica y antitumoral del kéfir y sus beneficiosos efectos para la salud humana.

Ya en 1994 un equipo dirigido por A. CEVIKBAS llegó a la conclusión de que la actividad microbicida y antifúngica del kéfir explica el uso exitoso del mismo no solo en el tratamiento de enfermedades infecciosas, sino en el de neoplásicas, es decir, en casos de cáncer. El equipo del doctor C. ZACCONI demostró un año después –en 1995- que si a la dieta habitual de los pollos se le agregan unos gránulos de kéfir, éstos se defienden luego mejor de infecciones como las de la Salmonella kedougou. De ahí que sugiriera la posibilidad de administrar kéfir a los niños para reforzar su sistema inmune.

Son varios los ensayos “in vitro” realizados con gránulos de kéfir que no solo demuestran que generan sustancias antibióticas que impiden la entrada de patógenos en sus colonias, sino que incluso inhiben el crecimiento de patógenos en su entorno. El doctor S.M.Morgan investigó en el 2000 por ejemplo las propiedades microbicidas del kéfir contra la Listeria innocua y la E. Coli, constatando que a la acción de sus bacteriocinas (proteínas producidas por algunas bacterias que poseen actividad antimicrobiana –letal o inhibidora- frente al efecto de los ácidos y del agua oxigenada que genera la fermentación.

Un equipo coordinado por K.L. RODRIGUEZ en la Universidad federal de Minas Geraes (Brasil) observó por su parte en 2005 que las heridas de ratones infectados con el Staphylococcus aureus se curan antes y mejor aplicando un gel de kéfir que con antibióticos convencionales. Poseyendo además propiedades antiinflamatorias. Esos mismos investigadores demostrarían luego la eficacia del kéfir ante la Salmonella sp, la Listeria monocytogenes, el Sreptococcus pyogenes y la Candida albicans. Otros trabajos –de distintos investigadores- validaron al acción microbicida del kéfir en patógenos tan peligrosos como la salmonella sp. Y el Clostridium botulinum.

Es más, inhibe la proliferación del Helicobacter pylori, al que se achacan las úlceras de estómago. Así lo indican al menos investigaciones como las de los equipos coordinados por el Dr.Y. AIBA en 1988, F. CANDUCCI EN 2000, P. MICHETTI EN 1991 Y C.P. FELLEY EN 2001.

E. FARNWORTH, en un trabajo publicado en 2005, observaría incluso que además de su acción bactericida, el kéfir previene el daño derivado de la acción de patógenos en cultivos de enterocitos y el equipo de la doctora A.G. ABRAHAM en ensayos de hemolisis que posee capacidad protectora.


ESTIMULACIÓN DEL SISTEMA INMUNE


C. DE SIMONEEN 1991, H.S. GILL en 1998 y M.L. CROSS en 2002 llegaron por su parte a la conclusión de que las bacterias probióticas del kéfir estimulan el sistema inmune. En 2001 K. THOREUX y D.L. SCHMUCKER alimentaron con kéfir a ratones jóvenes (6meses) y viejos (26 meses), encontrando que en ambos casos activaba la respuesta inmune de la mucosa ante las toxinas del cólera, produciendo un incremento no específico de inmunoglobulinas en sangre. Concluyendo que la estimulación del sistema inmune derivaba de la acción de moléculas presentes en las membranas celulares de las bacterias (betaglucanos y otras glicoproteínas). En otras investigaciones hechas con ratones en 2002 por el equipo del doctor D. MARQUINA –en la Universidad Complutense de Madrid- se observó que los animales qe ingerían kéfir de forma habitual mostraban una marcada disminución de enterobacterias y clostidria, tanto en el intetino delgado como en el grueso.

Por otro lado, los equipos de J.G. LEBLANC (2002) y C. MATAR (2003) encontraron que algunos péptidos resultantes del proceso de fermentación –o sus posteriores transformaciones en el tracto digestivo- también desempeñan el papel de estimuladores inmunitarios bioactivos.

Cabe agregar que en una investigación coordinada en 2005 por los doctores C.G. VINDEROLA y G. PERDIGON en Argentina y E. FARNWORTH y C. MATAR en Canadá, se comprobó la capacidad inmunomoduladora del kéfir y sus efectos sobre las mucosas intestinales de ratones alimentados con él –tanto con kéfir tradicional como con kéfir comercial pasteurizado- observándose en el primer caso que la respuesta Th1 estaba condicionada por la producción de citoquinas Th2 estimuladas por el kéfir ingerido en tanto que en el caso del pateurizado se estimuló tanto la respuesta de las Th2 como de las Th1. Además se pudo comprobar que en ambos casos la capacidad inmunomoduladora era dependiente de la dosis administrada. En un estudio posterior (2006) del mismo equipo –de nuevo en ensayos con ratones- se pudo comprobar que ambos tipos de kéfir son capaces de estimular al sistema inmune innato, tanto en su respuesta antitumoral como frente a los patógenos intracelulares.


EL KÉFIR INHIBE EL CRECIMIENTO TUMORAL


En 1982 un equipo de investigadores dirigido por M. SHIOMI alimentó durante 7 días a un grupo de ratones con polisacáridos solubles en agua procedentes de gránulos de kéfir antes de inyectarles células cancerosas –de carcinoma de ERLICH- Y LUEGO CONTINUARON SUMINISTRÁNDOLES KÉFIR 24 DÍAS MÁS. Bueno, pues en la mitad de los ratones se interrumpió el crecimiento tumoral. Posteriormente, en otro experimento realizado por el mismo equipo, se obtendrían en ratones con sarcoma 180 resultados similares. Sin embargo esos mismos investigadores realizarían una serie de ensayos in vitro, constatando que a diferencia de lo observado e los experimentos con ratones, las células tumorales no eran afectadas por los polisacáridos de los gránulos de kéfir, por lo que concluyeron que su efecto anticancerígeno no se debe a algún factor antitumoral presente en el kéfir, sino a los efectos que éste tiene sobre el sistema inmune humano. Pocos años después este extremo sería confirmado por un equipo dirigido por M. MUROFUSHI en un estudio realizado en 1986 con ratones, cuyos resultados indican que el kéfir actúa potenciando la respuesta inmunitaria. Para el experimento utilizó un extracto de polisacáridos de kéfir marcado con deuterio, lo que le permitió ver cómo era absorbido por el cuerpo tres horas después de su administración oral y cómo se distribuía por todo el organismo, aunque con especial concentración en el timo y en el páncreas, órganos muy importantes en relación a la activación y potenciación del sistema inmune. En la misma línea y en el año 2000 el equipo del doctor N. Furukawa estudiaría los efectos claramente antimetastásicos del kéfir en ratones con carcinoma pulmonar.

J.R. LIU constataría luego –en 2002- tras alimentar 30 días a roedores con sarcoma 180 a base de kéfir fermentado en leche de vaca que su volumen tumoral se reducía hasta un 65% y que en los alimentos con kéfir cultivado en leche de soja ese porcentaje era del 71%. Escasa diferencia que demuestra ante todo las propiedades del kéfir independientemente del medio de cultivo. La acción inhibidora del crecimiento tumoral se atribuyó tanto al efecto inmunoestimulante de los microorganismos como de los polisacáridos neoformados (kefiran) durante el proceso de fermentación.

Terminamos este apartado explicando que ya en 1990 A. HOSONO y sus colaboradores de la Universidad de Gifu (Japón) realizaron una serie de experimentos que evidenciaron que algunas bacterias lácticas del kéfir bloquean la actividad mutagénica de toda una serie de pirolizados de aminoácidos.


ANTICOLESTEROLEMIANTE


Debemos añadir que el consumo de fermentados lleva varios años proponiéndose como método para disminuir el exceso de colesterol, siendo el mecanismo más aceptado para explicar ese efecto que aumenta la eliminación de ácidos biliares y eso obliga al hígado a fabricar más bilis usando el colesterol de la sangre.

G.R.J. TAYLOR y C-M. WILLIAMS realizaron en 1998 varias pruebas para demostrar la relación entre el consumo de fermentos lácticos y la bajada en sangre del nivel de colesterol, encontrando tras estudiar a 13 personas que la ingesta disminuía en 8 el colesterol total, en tanto en las otras 5 no hubo variación alguna. Una de las hipótesis barajadas fue que los ácidos grasos de cadena corta producidos por las bacterias probióticas se infiltran en la sangre y una vez alcanzan el hígado inhiben en él la síntesis de colesterol.

Los equipos de I.F.Vujicic –en 1992- y de M.P. ST. ONGE – en 2002- estudiaron asimismo distintos gránulos de kéfir procedentes de Yugoslavia, Hungría y la región caucásica, observando que podían asimilar el colesterol de la leche y disminuir su contenido en ella hasta en un 62%. Coligiendo que deben contener pues una enzima capaz de degradar las moléculas de colesterol.

Según un trabajo publicado en 2002 por el equipo del Dr.G. Kiessling en Eopean Journal of Clinical Nutrition el consumo habitual de kéfir durante más de 6 meses no solo disminuye el nivel de colesterol total sérico, sino que incrementa significativamente el nivel del llamado colesterol “bueno” o HDL.

Las investigaciones llevadas a cabo con ratones por el Dr.H. Maeda y su equipo en 2004 son de especial relevancia ya que en los ensayos realizados se trabajó con kefiran en lugar de kéfir. Lo que hicieron fue someter dos grupos de roedores a dietas ricas en grasas, pero agregando en uno de ellos kefiran y en el otro no. Pues bien, los niveles de colesterol “malo” o LDL, triglicéridos y fosfolípidos fueron al terminar menores. Es más, bajó su presión sanguínea, lo que se atribuyó a que el kéfir disminuye la actividad de la enzima ACE (Enzima Conversora de la Angiotensina I).

En el 2006 un grupo coordinado por el ya citado doctor J.R. Liu alimentó a un grupo de hámsteres con una dieta rica en colesterol y kéfir –elaborado tanto con leche de vaca como de soja- y observó cómo en comparación con el grupo de animales de control a los que solo se dio leche de vaca, se reducía en los primeros de forma significativa el colesterol total así como el índice aterogénico.


ÚTIL EN LAS ALERGIAS


Un grupo de investigadores coreanos dirigidos por el doctor M.Y.LEE estudió en ratones asmáticos la respuesta inflamatoria a la ovoalbúmina –el trabajo se publicó en 2007 en Inmunobiology- y tras administrarles kéfir observó una disminución en la sensibilidad a la respuesta inflamatoria de las vías respiratorias con disminución de las citoquinas segregadas por las Th2 y especialmente inhibición de los eosinófilos del tejido pulmonar.

Por lo que los autores proponen el uso de kéfir para el tratamiento del asma bronquial, dadas sus propiedades antiinflamatorias y antialérgicas.

Una investigación posterior realizada en 2008 por otro equipo de investigadores coreanos dirigido por O.K. KWON –se publicaría en Journal of Pharmacal Research- comprobaría la misma respuesta de los linfocitos Th2, eosinófilos y matocitos ante la administración de kefiran en lugar de kéfir.

En 2005 el equipo del doctor C. UMEDA –DE LA Universidad de Hokkaido en Japón- estudió por su parte el efecto del kéfir en ratones alérgicos, comprobando que su consumo reduce la hiperpermeabilidad de la barrera intestinal, impidiendo la penetración de los antígenos alimentarios. Los investigadores indujeron granulomas a un grupo de ratones y a continuación se les alimentó con un kéfir que incluía gránulos desintegrados. Bueno, el 43% disminuyó la inflamación y en el 62% el edema.

320

Enrike Agirre Kanbra
Diplomado en profesorado de e.g.b. uni...
Escrito por Enrike Agirre Kanbra
el 4 de Enero

28- 320- 330- La biorresonancia, crudeza y armonía entre las células y demás microbios son imprescindibles para la salud, para la vida. Sin ella un alimento está muerto; pero nos lo venden como vivo y útil. Pasa como con el tabaco que al quemarse pasa de unos 400 a más de 5. 000 venenos.

Https://www.facebook.com/photo. Php? Fbid=336079477318263&set=gm. 1288643081310362&type=3&eid=ARA097khFl-ltlf- YgH5PksKqE4- 6g5uMbgcRfbTEH65ipJ549wEzGPLhzo8QI9Cmlp_RYPNeRKH5Izp&__xts__%5B0%5D=68. ARAxVeMjFHkupndSlj0sNoFjQTA- MwsDKTOyGQKaFc5VQpvD4WOiAGTs9IxcZXCp1dqNJdfFkLgv1Tdg7NctkPG0O0y2Lhi OPZME-PKGSr2eAROQMnhJFlsHUJlMKyLuXCAngMITuNrtU8k88d2BdUFwECIf- BpbufOVMl2yUaiTIiFfO_WM1-78eqlbqbcoel7tes_T- 1PA93IcUDndBiwTHKsRbO_Enzm0hph4-Vn0US4&__tn__=EHH-R 12 razones para tomar vitamina B plus

EFICACIA EN LAS ENFERMEDADES INFLAMATORIAS INTESTINALES

Un grupo de trabajo dirigido por el doctor G.M.HALPERN fue el primero en constatar –en 1996- que la ingesta de probióticos ayuda en las enfermedades inflamatorias intestinales. Unos resultados que corraborarían más tarde otros investigadores como M.A.O´SULLIVAN –en 2000-, N. NIEDZEITIN – en 2001-, S. SEN –en 2002- y H.J.KIM –en 2003. El equipo de S. NOBAEK constató en el 2000 que los probióticos disminuyen la frecuencia de las diarreas, el dolor y los gases. Algo parecido a lo que había encontrado ya el equipo del doctor C. SCARPIGNATO en 1995, que constató que el kéfir evita la denominada “diarrea del viajero”, tipo habitual de gastroenteritis que no es sino el resultado de infecciones intestinales derivadas de los cambios en la dieta habitual y la posible infección por patógenos locales secretores de neurotoxinas que afectan el sistema nervioso entérico.

Respecto a la eficacia de la ingesta de kéfir y otros probióticos para contrarrestar los efectos tóxicos de distintos patógenos sobre la salud intestinal, tanto en niños como en pacientes hospitalizados con alimentación parenteral e incluso en enfermos sometidos a grandes dosis de antibióticos, hay numerosa bibliografía entre la que podemos destacar los trabajos de V.A. KIRCHELLE y C.M. SURAWICZ, publicados entre 1985 y 1998, o los más recientes de M.R. THOMAS en 2001. En 2004 los doctores M. SCHNEEDORF y D. ANFITEATRO demostraron asimismo la eficacia antiinflamatoria del kefiran en casos de colitis ulcerosa.

Posteriormente un trabajo publicado en 2005 en Inflammo pharmacology por el equipo del doctor J.M.SCHNEEDORF constataría los efectos antiinflamatorios de 3 tipos de kéfir en ratones. En el caso del kéfir de agua –con inclusión de gránulos de microorganismos- se observó inhibición de la inflamación en el 41% de los casos, con kéfir de leche en el 44% y con kefiran (polisacáridos) en el 34%.

También merecen destacarse dos investigaciones realizadas sobre casos de gastroenteritis provocadas por rotavirus. Se trata del exitoso tratamiento con Lactobacillus reuteri en caso de diarrea infantil por rotavirus demostrado por el equipo del doctor A.V.Shornikova en 1997, así como de los realizados por J.M. SAAVEDRA y sus colaboradores en 1995, con otras especies de lactobacilos, todas cepas presentes en el kéfir.


UTILIDADES EN EL ECZEMA ATÓPICO INFANTIL


VARIOS INVESTIGADORES han aportado también pruebas de la acción protectora del kéfir y otros probióticos sobre la mucosa intestinal, tanto para prevenir como para reparar los daños provocados por la ingesta de alérgenos lácteos en niños y bebés. La administración de lactobacilos, no solo mejora la dermatitis alérgica, sino que además recupera la mucosa intestinal, que es donde se origina la reacción inmunitaria. Destacando en ese sentido las investigaciones dirigidas por el doctor E. ISOLAURI y sus colaboradores en la Universidad de Tempere en Finlandia (1997), los del equipo del doctor VILJANEN en la Universidad de Helsinki (2005) y los de G.I. BETSI (2008) en el Instituto de Ciencias Biomédicas de Atenas (Grecia).


ENFERMEDADES RESPIRATORIAS INFANTILES Y POTENCIACIÓN DEL SISTEMA INMUNE


El equipo del Dr.K. Atakka –de la Universidad de Helsinki (Finlandia)- PUBLICARÍA POR SU PARTE EN EL BRITISH MEDICAL JOURNAL EN 2001 un extenso estudio realizado con control doble sobre 571 niños de 18 guarderías de Finlandia. Se diferenciaron dos grupos: uno consumía leche de vaca y el otro leche fermentada con lactobacilos. Pues bien, se observó que entre los niños que tomaron probióticos hubo menos afecciones infecciosas del tracto respiratorio que entre los alimentados con leche fresca. Un resultado que confirmaría en 2010 un equipo dirigido por el Dr.I. HOJSAK en el Hospital de Niños de Zagreb (Croacia).

Ese mismo año el equipo del doctor B.L. CHIANG publicaría en el 2000 en European Journal of Clinical Nutrition un trabajo según el cual la ingesta de probióticos lácteos mejora significativamente la respuesta inmunitaria en los pacientes hospitalarios de todas las edades.


INFECCIONES VAGINALES


El doctor E. HILTON realizó en 1995 varios estudios –se publicaron en el Journal of Clinical Microbiology –que demuestra la acción terapéutica de supositorios Lactobacillus acidophilus en distintos casos de infecciones vaginales y vaginitis. Posteriormente, en 1996, un grupo de investigación encabezado por G.W. ELMER publicó en JAMA un metaanálisis sobre las evidencias científicas de efectividad en el empleo de agentes bioterapéuticos en el tratamiento de infecciones vaginales.


EL KÉFIR COMO ANTIOXIDANTE


Trabajando con ratones de laboratorio M. GULMEZ y A. GUVEN –INVESTIGADORES DE LA Universidad de kafkas en Turquía- realizaron en 2003 una serie de estudios comparativos que les llevaron a concluir que el kéfir tiene mayor eficacia antioxidante que la vitamina E.


OTROS ESTUDIOS


Un equipo dirigido por el dr.P. Schmidt constató por su parte –el trabajo se publicó en el Acta Médica Hungárica de 1984- que el kéfir es capaz de regenerar el tejido hepático. Al menos lo logró en ratones que habían sido sometidos a resecciones de hígado de hasta ¡Un 70%!

Cabe añadir que posteriormente –en 2005- un equipo de investigadores dirigido por S. PLESSAS UTILIZÓ UNA MEZCLA DE GRÁNULOS DE KÉFIR CON LEVADURA Y CONSIGUIÓ elaborar un pan que se conserva estable durante semanas, sin que se modifiquen sus propiedades organolépticas. En 2006 el equipo de Y. KOURKOUTAS AGREGÓ KÉFIR durante la elaboración de queso –tipo feta y otros- aumentando su estabilidad y mejorando su gusto.


LA INTOLERANCIA A LA LACTOSA


  • ¿Pueden tomar kéfir las personas con intolerancia a la lactosa, problema que afecta al 60% de la población mundial y que se debe a que carecen de la enzima lactasa –o beta-galactosidasa- que permite digerir la lactosa de la leche y sus derivados?

  • No todas, pero muchas si, porque según constató en 2001 el equipo del doctor X. PELLETIER, la fracción láctea fermentada del kéfir –si no ha sido pasteurizada- contiene la enzima activa. Además ya en 1992 el equipo de M. DE VRESE observó en cerdos que la hidrólisis de los polisacáridos del kefiran también promueve en sus intestinos la hidrólisis de la lactosa, transformándola en galactosa absorbible.


CONCLUSIÓN


De todo lo analizado se deduce que difícilmente pueda encontrarse en el mundo occidental industrializado un fermento que aporte más beneficios a la salud que el kéfir. (Pero cuidado, porque pocos alimentos son peores que la leche industrial,…). Con la ventaja de que a diferencia de otros productos fermentados, el kéfir permite una elaboración sencilla, artesanal y casera, en cuyo proceso el consumidor puede jugar además con sus características organolépticas –acidez, graduación alcohólica, tipo de lácteo o base de fermentación, etc. - sin que ello afecte a su eficacia terapéutica. A fin de cuentas el kéfir aprovecha la sinergia de 3 agentes terapéuticos: las bacterias beneficiosas, los fermentos enzimáticos transformadores de nutrientes y los polisacáridos del kefiran que juegan un papel importantísimo – y aún poco conocido- como inmunomoduladores. En suma, el kéfir potencia el sistema inmune sin riesgo, incluyendo a los niños en la etapa infantil inicial, a lops ancianos, a las personas que han sufrido una larga convalecencia y a las que estuvieron sometidas a tratamientos con antibióticos durante largo tiempo. Luego es útil en numerosísimas patologías. Dsalud 153- Juan Carlos Mirre.

EL OSCILADOR DE ONDAS MÚLTIPLES DE GEORGES LAKHOVSKY

El científico e inventor bielorruso Georges Lakhovsky (1870-1942) AFIRMABA QUE TODAS LAS CÉLULAS DE LOS SERES VIVOS EMITEN Y RECIBEN RADIACIONES QUE ALTERAN SU VIBRACIÓN NATURAL. Las hace perder vitalidad y funcionar mal. Aseguraba asimismo que todas las células están en resonancia con dos tipos de radiaciones: las provenientes del interior de la Tierra –las telúricas- y las que proceden del espacio –las cósmicas, incluida la radiación solar- , por lo que mientras vibren de forma armónica, resonando con ellas, uno estará sano. Por el contrario, cualquier cambio en la frecuencia de resonancia lleva a las células al desequilibrio y la enfermedad. Asegurando luego que ese desequilibrio se puede corregir haciendo que recuperen la frecuencia original, para lo cual diseñaría un dispositivo – el MWO Múltiple Wave Oscillator u Oscilador de Ondas Múltiples- con el que obtendría extraordinarios resultados.

JIM GIMZEWSKI, científico del Departamento de Química y Bioquímica de la prestigiosa Universidad de California Los Ángeles (UCLA) e investigador líder en el campo de la Nanotecnología. (Entre otros galardones ha recibido el Premio Feynman). Así como en el de la manipulación de átomos y moléculas individuales para construir máquinas microscópicas- ha demostrado de nuevo que las células sanas vibran a frecuencias muy determinadas, por lo que captando éstas puede saberse si un tejido u órgano está deteriorado. Vibraciones que al poder además transformarse en sonidos, permite distinguir las naturales –emitidas por células sanas- de las alteradas- emitidas por células dañadas-. Una idea que le vino a la cabeza cuando un colega le comentó que si en una placa de Petri se colocan células cardiacas vivas –alimentadas con los nutrientes adecuados- éstas continúan pulsando, vibrando. Lo que hizo preguntarse si sus vibraciones podrían detectarse y, de ser así, transformarlas- con los instrumentos adecuados- en sonido.

Pues bien, su trabajo Local Nanomechanical Motion of the Cell Wall of Saccharomyces cerevisiae –publicado junto a A.E. PELLING en Science- recoge el resultado final de esa investigación y según se explica en él, al apoyar sobre una célula de levadura la diminuta sonda de un microscopio de nanotecnología –bautizado como Microscopio de Fuerza Atómica- descubrieron que la pared celular se movía arriba y abajo a una determinada frecuencia, movimiento que a través del altavoz del ordenador pudieron escuchar.

Constatando luego que esa frecuencia era idéntica en todas las células de levadura medidas. Es más, lograron grabar ¡El sonido de la muerte de la célula! , un silbido parecido al del ruido que se oye cuando la televisión no está sintonizada. Pero lo que resultó más significativo y sorprendente es que las células de levadura que presentaban mutaciones genéticas emitían un sonido diferente al de las células de levadura normales. Su vibración era distinta. Fue todo eso lo que le llevó a pensar que desarrollar esa técnica podría permitir en el futuro diagnosticar patologías que de hecho hoy se admite pueden ser causa de muy diferentes problemas de salud. Lamentablemente de momento no se ha avanzado mucho por esa senda.

Lo singular es que constataciones como ésta, efectuadas en avanzados laboratorios, se deben a menudo a descubrimientos hechos hace casi un siglo, que casi nadie valoró adecuadamente. Tal es el caso que nos ocupa, pues son numerosos los médicos que ya han utilizado terapéuticamente la biorresonancia. Desde hace décadas. De hecho, algunos utilizaron dispositivos que se probaron con éxito en el tratamiento de múltiples enfermedades –cáncer incluido- hasta que cayeron en el olvido tras la II Guerra Mundial. Es que el final del conflicto bélico supuso también la victoria económica e ideológica de las grandes multinacionales farmacéuticas y la condena al ostracismo de aquellos investigadores que a principios del siglo XX apostaron por soluciones terapéuticas no farmacológicas. Siendo una de las figuras más importantes de ese selecto grupo de científicos GEORGES LAKHOVSKI (1869-1942), ingeniero bielorruso nacido en Illia –población cercana a Minsk- que en 1913 –en vísperas pues de la I Guerra Mundial- emigraría a Francia. Fue allí –hacia 1920- cuando observó que un grupo de palomas que migraban hacia el sur, se desorientaban al pasar cerca de una antena de radiotelegrafía, así que investigó la razón y terminó postulando la teoría de que las aves deben orientarse en el espacio, porque perciben algún tipo de radiación que las orienta. Hoy se sabe que las aves perciben efectivamente los campos magnéticos y se orientan así en sus migraciones anuales, pero entonces la teoría se antojó tan revolucionaria como absurda. El caso es que a partir de esas primeras observaciones Lakhovski se interesó tanto en la posible influencia de las ondas de radio en las células vivas como en la influencia de las radiaciones cósmicas en la calidad de grandes añadas de vinos de Burdeos, con los periodos de una más intensa actividad magnética provocada por erupciones solares especialmente fuertes.

Hasta que finalmente formuló la tesis de que toda célula viva funciona como un circuito electromagnético oscilante con propiedades similares a las de un circuito eléctrico: conductancia, capacitancia e inductancia (voltaje, amperaje y resistencia). Según él la célula es como un transmisor, transformador y receptor de ondas que interactúa con el medio anmbiente, por lo que éste puede afectar a sus procesos internos. Coligiendo de ahí que la enfermedad no es a su juicio tanto el resultado de un trastorno químico que puede restaurarse con un fármaco o medicamento, sino consecuencia de un debilitamiento de la oscilación celular, de una anomalía en la amplitud de vibración de la célula a causa de factores externos.

Su teoría, aunque compleja, podría resumirse de forma sencilla: todas las células de los organismos vivos están en resonancia con dos tipos de radiaciones –las que provienen del interior de la Tierra (radiaciones telúricas y subterráneas) y las procedentes del cosmos (entre ellas las radiaciones solares)- por lo que mientras las células de un organismo vibren de forma armónica con ellas, estará sano. Llevando sin embargo cualquier cambio en la frecuencia de resonancia celular al desequilibrio o, lo que es lo mismo a la enfermedad. “Nuestros órganos –escribiría Lakhovski en su artículo Curando el cáncer con ultra-radiofrecuencias- están compuestos de células cuyo protoplasma contiene minerales como el hierro, cloro, fósforo, potasio y calcio. Mediante la combinación de esos elementos las células emiten ondas al exterior, vibrando continuamente a una frecuencia muy alta. Probablemente mayor que el circuito de rayos X y por encima de cualquier otra vibración que se conozca y se haya medido actualmente. Amplitud de las oscilaciones celulares que puede alcanzar un cierto valor, con el fin de que el organismo sea lo bastante fuerte para repeler las vibraciones destructivas de ciertos microbios”.

De ahí que según él, toda intervención terapéutica debiera basarse en revertir el proceso que causa la disminución de la energía, amplificando o reforzando la vibración fundamental de la célula mediante emisiones electromagnéticas que permitan encontrar la amplitud de su oscilación natural.

330

Enrike Agirre Kanbra
Diplomado en profesorado de e.g.b. uni...
Escrito por Enrike Agirre Kanbra
el 19 de Abril

28- 330- 340- La biorresonancia, crudeza y armonía entre las células y demás microbios son imprescindibles para la salud, para la vida. Sin ella un alimento está muerto; pero nos lo venden como vivo y útil. Pasa como con el tabaco que al quemarse pasa de unos 400 a más de 5. 000 venenos.

https://www.facebook.com/amwaymalaysia/videos/872060986525635/

La verdadera pureza del agua eSpring

DISPOSITIVOS TERAPÉUTICOS

Las investigaciones de Georges Lakhovski sobre todo esto pueden rastrearse no solo en sus numerosos libros y publicaciones, sino en el de muchas otras comunicaciones de la época. Así lo explica de hecho el libro del Dr. JEAN LOUIS PORTÉS Vida y obra de Georges Lakhovski (1984) en el que se hace un magnífico resumen de las teorías y resultados del ingeniero bielorruso.

El primer dispositivo fabricado por Georges Lakhovski para recuperar células dañadas fue el llamado oscilador Radio celular y lo dio a conocer en 1923. Estaba compuesto de un transmisor de microondas generadas a través de un tubo al vacío y un tipo de lámpara cuya bombilla emite frecuencias en torno a los 150 MHz (150 millones de vibraciones por segundo). Pues bien, gracias al doctor ANTONIN GOSSET el aparato se instaló en el Hospital de la Pitié Salpêtriére de París, se probó y los resultados se presentaron ante la Sociedad de Biología el 26 de julio en una comunicación titulada Ensayos de terapias experimentales sobre plantas. Lo que se hizo fue inocular a diez plantas –concretamente pelargonios- un tipo de bacteria –la Bacterium Tumefaciens- a fin de provocarlas tumores similares a los de los animales. Y, en efecto, a los 30 días en todas las plantas aparecieron tumores. A continuación se trató a la mitad con el aparato de Georges Lakhovski y a la otra mitad no. ¿El resultado? Las primeras se recuperaron y las segundas murieron.

Lakhovski se preguntó entonces si no se obtendrían el mismo resultado rodeando simplemente los geranios con un simple circuito abierto de hilo de cobre rígido que permitiera utilizar la acción de las ondas electromagnéticas naturales. Surgiría así lo que denominaría Circuitos Oscilantes. Probándolo en diciembre de 1924 de nuevo en pelargonios. Así que colocaría alrededor de varios de ellos –a los que previamente había inoculada la misma bacteria antes citada- una bobina de cobre realizada con alambre aislado con ebonita, que actuaba como antena para captar y concentrar energía de oscilación de los rayos cósmicos de alta frecuencia. El diámetro del bucle de cobre debía capturar determinados rangos de frecuencias con las que podían resonar las células de la planta y el que debía pues permitir a ésta contrarrestar el impacto. Y así fue: los tumores se redujeron en menos de 3 semanas y a los dos meses la planta volvía a estar sana. Las no tratadas murieron en cambio antes de transcurrir 30 días. En la primavera de 1927 el experimento sería repetido en la Escuela de Agricultura con los mismos resultados.

A partir de ese momento Georges Lakhovski experimentaría con personas utilizando bucles de hilo de cobre que colocaría alrededor de la cintura, cuello, codos, muñecas, rodillas y tobillos de las personas –y de los animales- encontrando que con un uso constante y durante suficiente tiempo el dolor menguaba de forma sustancial. Sin embargo pronto observaría que el resultado era mucho mejor cuando el enfermo vivía en un terreno conductor. Decidió pues mejorar sus circuitos con metales conductores e ideó un compuesto conductor. Decidió pues mejorar sus circuitos con metales conductores e ideó un compuesto conductor polimetélico de 7 metales –oro, plata, cobre, estaño, niquel, hierro y zinc- que por radiación específica y sus armónicos cubrían toda la gama de los espectros de radiación. “Con un nº limitado de metales básicos –dejó escrito- el organismo puede encontrar por resonancia suficientes átomos como para materializar las sustancias de las que carece”.

Pues bien, entre 1924 y 1929 el dispositivo de Georges Lakhovski se probaría con enfermos terminales de cáncer inoperables. El doctor ANASTAS KOTZAREFF publicaría de hecho en 1928 una tesis titulada Tratamiento por ondas de cánceres incurables, inoperables o abandonados en la que recoge los resultados obtenidos en el Hospital de la Pitié Salpêtrière (Francia), en un hospital italiano de Perugia por el Dr. VINCENZO RIVIERA, en Bolonia por los profesores MAZZADROLI y VARETON, y en el Hospital del San Spirito de Roma por el doctor ATTILI, Director del departamento de radiología que llegó a tratar a 300 pacientes, entre ellos a 24 enfermos de cáncer. Pues bien, se asegura que gracias al tratamiento mejoró el estado general de todos los enfermos al disminuirle el dolor, tener un sueño más reparador y mejorar su apetito. Constatándose en algunos casos una importante reducción del tamaño de los tumores e incluso algunas curaciones completas. ¡En pacientes considerados terminales! La fama de Georges Lakhovski fue tal a partir de entonces que sus tratamientos se difundieron por otros países como Suecia, Brasil o Uruguay.

EL OSCILADOR DE ONDAS MÚLTIPLES

En 1931 Georges Lakhovski daría un paso adelante desarrollando un nuevo dispositivo que sería conocido como MWO (Multi Waves oscillator u Oscilador de ondas múltiples). “He creado un difusor –escribiría Georges Lakhovski- compuesto de un serie de circuitos oscilantes concéntricos, cada uno de ellos suspendido de los otros, pero al mismo tiempo aislados del resto. He obtenido un oscilador que proporciona todas las longitudes de ondas fundamentales, entre 10 cm y 400 m. Es decir, todas las frecuencias desde los 750. 000 ciclos por segundo hasta los 3 billones. Cada circuito emite al mismo tiempo numerosos armónicos que con sus ondas fundamentales, sus interferencias y efluvios pueden alcanzar la gama de infrarrojos e incluso la luz visible de 1 a 300 trillones de vibraciones por segundo”.

Cabe agregar que las dos antenas especiales se componen de anillos concéntricos de cobre semiabiertos que se mantienen en su lugar con hilo de seda. Anillos dispuestos en un mismo plano de forma que la abertura de cada circuito se opone a la siguiente con una rotación de 180 grados. El MWO era capaz de generar emisiones de alta frecuencia en un espectro muy amplio, capaces de producir efectos corona generados por electricidad estática en el interior de las antenas y alrededor de su perímetro exterior. El insigne NIKOLA TESLA los bautizaría como efluvios de Lakhovski.

¿Cómo se aplicaba el aparato a los enfermos? Se sentaba al paciente en un asiento de madera entre los dos resonadores y se le exponía simplemente a la energía que emitían durante varios minutos. La idea era sencilla: si una célula podía recuperar su estado saludable irradiándole su propia energía –a su frecuencia natural- la salud de una persona podía ser recuperada por completo si se irradian a la vez todas las radiaciones propias de un organismo vivo. Es decir, el MWO permitía a las células dañadas por enfermedad vibrar en un baño de frecuencias y captar por resonancia la frecuencia correcta que necesitaba, para recuperar su vibración natural. Georges Lakhovski comparaba el proceso que ocurre en un cuerpo enfermo con un piano desafinado. Según él, cuando una célula ha perdido su vibración natural –“desafina”- el paso del enfermo por el MWO vendría a ser como someterse a la intervención de un afinador en el caso del piano: las células se reajustan “escuchando” las ondas del MWO de forma similar a como las teclas van ajustando su sonido al emitido por el diapasón en el que reconocen su frecuencia natural.

Los primeros ensayos clínicos con el MWO tuvieron lugar en 1931 en el Hospital Sain-Louis de parís: concretamente en el servicio del doctor ACHILLE LOUSTE. Con éxito. El primer paciente tratado sufría de cáncer oral y se curó en 4 semanas. Así que ese mismo año Georges Lakhovski publicaría su libro la oscilación celular. En 1937, viviendo ya en Italia, trataría por cierto al papa PIO IX. En 1939 aparecía la primera edición de su libro El secreto de la vida. Sin embargo dos años después la ocupación nazi de Italia le obligaría a huir instalándose en Nueva York, ciudad en la que continuó su investigación con el MWO, efectuando un ensayo de 7 semanas en un hospital en el que trataría a pacientes con artritis severa y enfermos terminales. Los notables resultados conseguidos los daría a conocer en la siguiente edición de El secreto de la vida (1941). Un año después –en 1942- Georges Lakhovski sería atropellado por un coche, falleciendo a los 73 años. Una muerte que no habría levantado sospecha alguna si no hubiera sido porque de repente todos los osciladores desaparecieron de las consultas y hospitales, sus protocolos de investigación se ocultaron y sus archivos fueron destruidos.

LAKHOVSKI Y EL CÁNCER

Lo cierto es que los dispositivos de Georges Lakhovski hubieran pasado probablemente desapercibidos en su época y hubieran sido sepultados por la historia, si no hubiera sido por la gran cantidad de avales médicos que consiguieron. Por supuesto, sus postulados fueron duramente criticados y sus máquinas catalogadas de simples fraudes, pero afortunadamente tampoco faltaron testimonios creíbles de quienes confirmaron sus posibilidades terapéuticas en un sinfín de patologías, incluido el cáncer, enfermedad en la que consiguió notables resultados.

Todo comenzó con el éxito conseguido en el tratamiento de plantas inoculadas con la Bacterium Tumefaciens, ya comentado. Fue eso de hecho lo que llevó al Dr. Gosset en 1924 a permitir a Georges Lakhovski trabajar con enfermos de cáncer incurables y a que en 1925 experimentara con ellos en el Hospital de la Pitié Salpêtriëre. El primer caso registrado fue un paciente que sufría tumor metastático en el labio inferior y que había sufrido una pilorectomía por un cáncer estenosante de la región pilórica, que fue expuesto diariamente a media hora en el Oscilador Radio Celular, el primer dispositivo de Georges Lakhovski. Pues bien, al cabo de unas semanas el tumor se reabsorbió y cicatrizó. Más tarde otros dos pacientes con cáncer generalizado fueron tratados, consiguiéndose una mejoría notable de su estado general; y si bien sus tumores no disminuyeron de tamaño, tampoco progresaron.

En una segunda etapa, en la que completaría el tratamiento de su oscilador Radio celular con los Circuitos oscilantes antes explicados, su primera paciente sería una mujer de 69 años con un cáncer de seno con endurecimiento general y los ganglios axilares afectados, que se consideró inoperable. El 28 de mayo de 1926, tras ser trasladada con ambos aparatos durante 3 horas diarias, se constataría que el tumor había disminuido, la ulceración reducido y la paciente había ganado peso. Mejoría que continuó a lo largo de los siguientes dos años en los que continuaron las revisiones. Empero en febrero de 1930, la enfermera dejó de llevar los circuitos oscilantes y pocos meses después murió.

Mientras, el 25 de febrero de 1929, el profesor JACQUES ARSÈNE D`ARSONVAL presentaría una comunicación sobre los resultados del Oscilador Radio Celular y el Circuito oscilante afirmando: “He probado los circuitos oscilantes, al igual que muchos otros practicantes, tanto de Francia como del extranjero, en una gran variedad de enfermedades. Las numerosas observaciones realizadas demuestran que este circuito aporta una mejoría muy eficaz, así como, a menudo, la curación de enfermedades de toda especie que habían sido catalogadas como incurables (…) estos circuitos oscilantes abiertos actúan sobre el organismo, siguiendo el mismo proceso que el Oscilador Radio celular: oscilando bajo el efecto de inducción de innumerables ondas de todas las frecuencias que atraviesan constantemente la atmósfera (…) Sabemos que, en efecto, en la atmósfera se producen constantemente descargas eléctricas (relámpagos, etc) que las aplicaciones de la electricidad (iluminación, dinamos y motores industriales y de tracción, magnetos,…) provocan numerosas chispas. A esas ondas se añaden toda la categoría de ondas utilizadas para la radiocomunicación. Hasta tal punto que es imposible en la actualidad encontrar en su área un hueco disponible. Bien, pues los Circuitos Oscilantes utilizados en terapia –de todas las dimensiones y longitudes de onda, aislados del exterior- encuentran siempre en la atmósfera ondas que les hacen oscilar en la frecuencia apropiada”.

MICHEL ADAM Y ARMAND GIVELET, científicos franceses, realizarían por su parte otras observaciones sobre las bondades terapéuticas del Circuito oscilante polimetálico en su obra la vida y las ondas: “Lakhovsky –escribirían- ha ensayado sus nuevos circuitos polimetálicos en una veintena de pacientes cancerosos del hospital del Calvaire y casi todos experimentaron mejoría y atenuación del dolor. Algunos incluso vieron cómo su tumor disminuía y comenzaba a cicatrizar”. Luego recogen un caso significativo: “A un enfermo que padecía un tumor en el abdomen con un monstruoso edema en muslo y pierna se le colocaron dos brazaletes en las muñecas y los tobillos, así como un cinturón (…) Al cabo de 8 días el paciente vio cómo el tumor entraba en regresión y el edema desaparecía por completo”. Agregaremos que el libro recoge ejemplos de otras mejorías similares en casos de lumbago, tuberculosis, septicemia y otras enfermedades.

En cuanto al más famoso de sus dispositivos –el Oscilador de ondas Múltiples o MWO- Georges Lakhovski experimentó en hospitales de St. Louis, Vâl de Grâce y Calvaire, presentando los resultados de su trabajo en el artículo La formación neoplásica y el desequilibrio oscilatorio, en el que respaldaría los testimonios con gráficos de la evolución de sus pacientes. Dando fe de ello los médicos que intervinieron. Como el doctor LOUSTE en St Louis o el doctor Chaumet en Vâl de Grâce. Ëste último dejó constancia por ejemplo del caso de un paciente con un tumor en el cerebro pontino derecho con compresión del nervio trigémino y sordera del oído derecho que había ingresado con terribles dolores de cabeza y que tras 20 sesiones de radioterapia profunda no había experimentado mejoría alguna. Según explicaría el 1 de febrero de 1932, empezó a ser tratado con el Oscilador de Ondas Múltiples y a pesar de que su estado estaba muy deteriorado –no podía ya hacer ningún movimiento con la cabeza y se quejaba de terribles dolores –recibió 4 sesiones de apenas un cuarto de hora al mes. Había mejorado considerablemente. El doctor RIGAUX –del Instituto de Física Biológica de parís- que fue quien se encargaría de continuar el tratamiento, acabó escribiendo “Tras recibir diez sesiones en este instituto, el paciente se curó completamente, su peso aumentó 6 kilos, comenzó a trabajar y tenía un aspecto espléndido”.

El resultado conseguido fue tan espectacular que se permitió a Georges Lakhovski instalar su dispositivo en el hospital de Calvaire, enviándosele numerosos enfermos desahuciados a punto de morir. De hecho. El doctor FOUQUIER le mandaría una carta en la que decía: “No esperéis la menor curación. Nuestros enfermos están en un estado de deterioro tan avanzado que no podemos soñar en salvarlos”. De ahí que hubiera muchos fracasos esperados, pero también éxitos espectaculares. Lo contaría el propio Georges Lakhovski en el Congreso Internacional de Ondas celebrado en julio de 1937 en Viena. “Entre las numerosas curaciones obtenidas con este tratamiento –escribió- destacaría varios casos de cáncer en los que la radiación había fracasado. Habló de sujetos curados que después de 6 años no han experimentado ninguna recidiva y se encuentran perfectamente en la actualidad”.

Añadiendo más adelante: “En todos los casos con patógenos el tratamiento da buenos resultados. Eso que no se ataca al microbio directamente y no se destruyen tejidos vivos. Al contrario, se refuerza la vitalidad del organismo por la aceleración de la oscilación celular. Son pues las defensas del propio organismo, así reforzado, las que luchan victoriosamente contra los microbios, contra todo patógeno. Al contrario de que hace la radiación que mata a la vez los microbios, células neoplásicas y TEJIDOS SANOS, explicándose así las graves secuelas de tales tratamientos. En cambio las radiaciones de alta frecuencia (ondas cortas) aplicadas a distancia y sin efecto térmico cura todo tipo de enfermedades. Cualquiera que sea la causa patógena que afecta al enfermo. Y es que éste encuentra en el campo del oscilador todas las frecuencias que su organismo necesita para restblecer el equilibrio oscilatorio celular”.

340

Enrike Agirre Kanbra
Diplomado en profesorado de e.g.b. uni...
Escrito por Enrike Agirre Kanbra
el 31 de Julio

28- 340- 350- La biorresonancia, crudeza y armonía entre las células y demás microbios son imprescindibles para la salud, para la vida. Sin ella un alimento está muerto; pero nos lo venden como vivo y útil. Pasa como con el tabaco que al quemarse pasa de unos 400 a más de 5. 000 venenos.

https://www.facebook.com/angel.delacalle.3/videos/1021752462512211 7/ Trazabilidad de Nutrilite

NUEVOS RESPALDOS

Hay que decir que fueron muchos los investigadores que siguieron los pasos de Georges Lakhovski. Otro de sus contemporáneos, el doctor griego KARSIS, escribiría en sus trabajos contribution au traitement des néoplasies (1931) publicado en Pathologie comparée lo siguiente: “Compartiendo la opinión de Georges Lakhovski de que no se debe buscar la muerte de agentes patógenos, sino restablecer el equilibrio de las vibraciones eléctricas de las células, diseñamos a tal fin un aparato especial, el Microoscilador, que el ingeniero G. PETROPOULOS construyó según nuestras indicaciones. Este aparato produce ondas eléctricas muy cortas, del orden de la longitud de onda de las radiaciones celulares. Luego utilizamos nuestro Microoscilador en enfermos de cáncer con diagnóstico confirmado por la clínica y la anatomía patológica,algunos de los cuales habían seguido durante mucho tiempo sin éxito tratamiento de rayos X y radioterapia. Bueno, pues los resultados obtenidos con nuestro procedimiento –aún siendo poco numerosos- nos ha llevado a la convicción de que nuestro aparato contribuye cuando menos a la reconstitución completa de la célula”. Una afirmación que apoyaría con los resultados clínicos. Fue por ejemplo el caso de una persona con un epitelioma en el lado derecho de la lengua: “A los 14 días la mejoría era manifiesta. Cicatrizaría lentamente, pero de forma continuada, siendo ya completa el día 28”. Lo mismo pasaría con otro epitelioma de lengua con el que todos los tratamientos habían fallado: “A los 20 días la ulceración comenzó a tener progresivamente un aspecto vivo. Poco tiempo después la cicatrización se completaría”.

Georges Lakhovski también contó con el aval médico uruguayo RAÚL ARAUJO, Jefe Médico del Hospital Profiláctico de Montevideo, quien tras sufrir durante muchos años una infección grave de laringe decidió ir a París a consultar a varios especialistas y pudo ser tratado con los Circuitos Oscilantes. Animado por el resultado se decidió a fabricar en su país nuevos circuitos, siguiendo las mismas directrices y consiguiendo los mismos resultados. “He llegado a curar o a mejorar –relataría en un informe presentado el 1 de mayo de 1931 en el Instituto Profiláctico de Montevideo- reumatismo, asma, anemia, neuralgias rebeldes, catarros espasmódicos, anginas, úlceras de estómago, afecciones delintestino y del duodeno, hemofilia, adherencias postoperatorias, enfermedades endocrinas, esterilidad, impotencia, síntomas de menopausia, enfermedades de las vías genitourinarias, pérdida generalizada de fuerza e incluso cáncer”.

Otro de sus contemporáneos, el médico genovés VITTORIO DE CIGNA, presentaría ante la Academia Real de genes el 31 de mayo de 1935 una serie de testimonios que ratificaban la utilidad del Oscilador de Ondas Múltiples. Dio a conocer por ejemplo el caso de un epitelomia basocelular del ángulo de la órbita interna derecha, que tras apenas 9 sesiones quedó completamente curado. El de un lupus eritematoso, cuyas lesiones desaparecieron después de 16 sesiones y varios casos de úlcera de duodeno. ”Aunque 6 casos no sean suficientes y el tiempo transcurrido sea demasiado corto como para hablar de curación definitiva –escribiría- los resultados obtenidos en el tratamiento de esta grave enfermedad, a menudo rebelde a los tratamientos médicos habituales y con tendencia a recidivar a pesar de las intervenciones quirúrgicas, han sido tan rápidos y evidentes que no dejan duda alguna sobre la acción de las ondas radioeléctricas administradas mediante el oscilador de Georges Lakhovski”.

En suma, con la muerte de Georges Lakhovski se cerró lamentablemente una vía terapéutica esperanzadora, que sin duda hoy tendría que complementarse con otros conocimientos. Por ejemplo, valorando el hecho de que la vibración celular también puede verse alterada por los tóxicos que nos envenenan y que llevan a la acidificación de nuestros organismos y, consecuentemente, a estar mal nutridos y oxigenados.

Hubo que esperar de hecho 21 años para volver a hablar del famoso MWO, gracias a que un físico. El doctor BOB BECK (1925-2002), ENCONTRÓ EN 1963 UN OSCILADOR DE ONDAS MÚLTIPLES en el sótano de un hospital de California (EEUU) y ello le llevó a estudiar su funcionamiento, las patentes y la documentación allí acumulada.

Georges Lakhovski fue en definitiva uno de los grandes pioneros de la medicina energética a quien los guardianes de la ortodoxia médica trataron simplemente de silenciar. Como hicieron con contemporáneos suyos como ROYAL RIFE (1888-1971), quien también se interesó por el uso terapéutico de las frecuencias para destruir virus y bacterias patógenas y cuyos microscopios fueron destruidos y su laboratorio asaltado, mientras un estrecho colaborador suyo moría en un misterioso incendio. Lea Dsalud nº 96- Cáncer, virus y radiofrecuencias. Con DINSHAH P. GHADIALI (1873-1966) a quien se obligó en EEUU a entregar todos sus libros, artículos y papeles sobre el Spectro-Chrome- un dispositivo de cromoterapia- para ser quemados. Vea Dsalud nº 113- MORA Color: un paso adelante en la biorresonancia.

Si los trabajos de todos ellos hubieran continuado quizás hoy tendríamos técnicas terapéuticas más eficaces y menos dañinas, que sin duda hubieran contribuido a resolver enfermedades consideradas incurables.

No podemos pues estar de acuerdo con lo que Le Sud Medical et Chirurgical de 15 de marzo de 1934 se decía sobre Georges Lakhovski: “Es triste constatar que cuando un investigador se distingue por su trabajo y por rendir a la humanidad servicios importantes, aquellos que detentan el monopolio y los honores de la ciencia oficial no tienen nada mejor que hacer que ahogar sus descubrimientos, lo que hace un daño considerable a nuestro país. Es el caso de los que recogemos en esta obra y de los métodos terapéuticos que ya han salvado las vidas de un buen nº de enfermos, abandonados por la Medicina convencional”.

Como puede comprobarse, 80 años después nada ha cambiado. Dsalud 154. Antonio F. Muro.


Se empieza a descifrar el ADN de las bacterias que viven en nuestros cuerpos.


Unos 200 científicos de cerca de 80 instituciones han secuenciado tras 5 años de trabajo el ADN de las bacterias obtenidas del interior de 242 personas presuntamente sanas en un intento de conocer el microbioma humano. Entre otras muchas cosas han descubierto que las bacteras se comunican entre sí, intentan vivir en armonía con los demás microbios y forman poblaciones organizadas, así como que en nuestros intestinos hay muchas más cepas de las que se pensaba y que el microbioma difiere entre una persona y otra. La investigación pretende asimismo buscar métodos para afrontar la presencia en nuestro interior de microbios patógenos de forma más eficaz y menos peligrosa que usando antibióticos. Instando además a acabar con la estrategia de combatir enemigos con el arsenal farmocológico, desterrando el actual lenguaje bélico usado por la clase médica.

Cuanto más tardemos en desterrar la visión bélica, según la cual en nuestro interior hay en ocasiones bacterias y virus enemigos causantes de patologías que para superar es preciso combatir y exterminar usando los arsenales farmacológicos creados por los laboratorios, más tardaremos en entender que el camino no es ése, sino el de obtener un terreno interno equilibrado en el que tales microbios pierdan su condición patógena. Porque como bien explica el biólogo español MÁXIMO SANDÍN - una de las escasas voces críticas con la visión darwinista que domina la Biología actual- la Naturaleza no se rige por la competencia, sino por la colaboración y el equilibrio. "Los conocimientos científicos más actuales -afirma- demuestran que las bacterias y los virus conviven armoniosamente en todas partes, incluyendo nuestros propios organismos, que solo de manera excepcional se vuelven patógenos: cuando alguna causa externa desestabiliza su funcionamiento normal. Teniendo en cuenta que se calcula que hay en la tierra 5X10 a la 30 potencia de bacterias- diez mil millones de veces el nº calculado de estrellas en el universo- y que el nº de virus es entre 5 y 25 veces superior ¡Si las bacteris y virus fueran patógenos no duraríamos ni un segundo. Los médicos y los biólogos deberían haber entendido ya que es imposible que en general sean patógenos" Lea Dsalud nº125 el artículo - ¿Realmente son las bacterias y virus responsables de la mayoría de las enfermedades'. Como bien señala Sandín en sus escritos, la totalidad de los microorganismos que nos habitan -bacterias, virus y hongos principalmente- configuran un universo complejo de interacciones- al que e denomina microbioma- del que desconocemos casi todo, cuando de su equilibrio depende en buena medida nuestra salud.

Afortunadamente su voz no es la única que a nivel internacional y a la vista de las investigaciones más recientes invita a un cambio de paradigma en la Biología. "Me gustaría que desapareciera el lenguaje bélico -afirmaría JULIE SEGRE, investigadora en el national Human Genome Research Institute y una de las directoras del proyecto Microbioma Humano- porque se hace un flaco favor a todas las bacterias que han coevolucionado con nosotros y mantienen la salud de nuestros cuerpos". Por su parte, el doctor DAVID RELMAN -MICROBIÓLOGO DE LA universidad de Stanford (California, EEUU)- hace una comparación certera: "Los seres humanos son como el coral: un conjunto de formas de vida viviendo juntas".

Afirmaciones que son solo un ejemplo de las nuevas corrientes de opinión que se están abriendo paso entre la comunidad científica ante lo que se ha ido conociendo en los ultimos años sobre el microbioma humano -por ahora mayoritariamente en el campo de las bacterias- dando paso a una nueva forma de entender la salud, la Ecología Médica, en la que el cuidado de la vida interior que albergamos -como si nosotros fuéramos el envase- pasará a ser prioritario para lograr el bienestar.

Ciertamente hasta hace poco la mayoría de los microorganismos de nuestro cuerpo no habían podido ser aislados y analizados porque su crecimiento está condicionado por microambientes muy específicos que no pueden ser fácilmente reproducidos en laboratorio. Además entre los pocos componentes del microbioma que sí se podían aislar los análisis de marcadores genéticos y patrones de expresión raramente se habían centrado en la relación entre especies o en las interacciones entre los microorganismos y el ser humano. Sin embargo los avances en la tecnología de secuenciación junto a los nuevos desarrollos bioinformáticos están permitiendo comenzar a investigar nuestros microbios. De ahí que se pusiera en marcha el Proyecto Microbioma Humano -financiado por los Institutos Nacionales de la Salud de los EEUU con 153 millones de dólares- concebido con el fin de explorar las comunidades microbianas que nos habitan y sus interacciones con el cuerpo humano que las acoge -en un esfuerzo similar al que se llevó a cabo para completarel genoma Humano- cuyos primeros resultados fueron publicados poco antes del pasado verano de 2012 en nature y en la Web PLoS. Pues bien, quedémosnos con esta cifra: Se calcula que hay unos 100 BILLONES DE BACTERIAS en nuestro interior y sobre la piel. Todas ellas fundamentales para la salud.


UN UNIVERSO DESCONOCIDO


La verdad es que los datos ya obtenidos representan un auténtico aluvión de información que deberá ser estudiado y analizado durante los próximos años a fin de poder identificar nuevos organismos, genes, proteínas y redes metabólicas, así como las relaciones existentes entre las comunidades microbianas y la salud. Se culmina así una primera fase en la que 200 científicos de 80 instituciones secuencionaron el material genético de las bacterias tomadas durante dos años de 242 personas sanas en 15 lugares distintos de sus cuerpos en el caso de varones y en 18 en el de mujeres, recopilando así más de cinco millones de genes.

El primer problema fue encontrar personas completamente sanas para el estudio, a fin de establecer un modelo de salud del microbioma a partir del cual deducir cómo su modificación afecta al ser humano. Así que los investigadores reclutaron a 600 personas de entre 18 y 40 años, a las que se sometió a un exhaustivo examen físico, utilizando muy distintos especialistas. Asimismo se aseguraron de que no estuvieran ni muy gordos ni muy flacos. ¿El resultado? Que la mitad fue rechazada por no estar totalmente sana. Aún así el 80% de los que fueron afectados tuvieron que ser, antes de comenzar, tratados de caries o de problemas en las encías.

Luego, una vez elegidos 242 hombres y mujeres considerados libres de enfermedades y sanos, los investigadores recogieron muestras en heces, saliva, encías, dientes, nariz, paladar,amigdalas y garganta, así como de la parte interior del codo, los pliegues de la oreja y, en los casos de las mujeres, de la vagina. Revisando el estado de todos ellos en 3 ocasiones a lo largo del estudio, a fin de comprobar si la composición bacteriana de sus cuerpos era o no estable. Tras lo cual se obtuvieron 11. 174 muestras. Luego, para catalogar las bacterias, los investigadores buscaron ADN con un gen específico, el 16SrRNA, que es un marcador de bacterias cuyas ligeras variaciones en la secuencia, pueden revelar diferentes especies bacterianas.

Pues bien, descubrieron muchas más cepas de las imaginadas y constataron además que el mcrobioma de cada persona es distinto. Que las bacterias que colonizan un mismo espacio en dos personas diferentes son más similares entre sí que las establecidas en diferentes lugares del mismo individuo. Para sorpresa de los científicos también encontraron huellas genéticas de bacterias causantes de enfermedades comprobando que en lugar de provocar que las personas enfermaran o desarrollaran infecciones vivían en! Armonía con sus vecinas!

Aunque el proyecto se centró en gran medida en las bacterias, también observarían que en ese hábitat hay numerosos virus de diferentes especies y otros que interactúan constantemente con las células.

Por supuesto, también hongos. Enla revista Science del pasado 8 de junio un equipo dirigido por DAVID UNDERHILL -investigador del Hospital Cedars-Sinai de los Ángeles (California, EEUU)- informaría de qué habían hallado unas 200 especies de hongos en los intestinos de los seres humanos y otros mamíferos, ¡La mitad de las cuales nunca había sido descrita! Un estudio de 3 años de duración para el que se diseñaron sondas moleculares capaces de detectar hongos en las heces de ratón, se repitió la búsqueda en ratas, perros, conejos,... Y personas. Una y otra vez se encontraron con una gran cantidad de hongos intestinales. Infiriendo que como solo unas pocas especies estaban presentes en los alimentos todo indicaba que los demás -al menos- formaban parte de las comunidades intestinales establecidas.

350

Enrike Agirre Kanbra
Diplomado en profesorado de e.g.b. uni...
Escrito por Enrike Agirre Kanbra
el 10 de Noviembre

28- 344- 359- La biorresonancia, crudeza y armonía entre las células y demás microbios son imprescindibles para la salud, para la vida. Sin ella un alimento está muerto; pero nos lo venden como vivo y útil. Pasa como con el tabaco que al quemarse pasa de unos 400 a más de 5. 000 venenos.

Https://www.youtube.com/watch? V=uB2A3kb7GDk&feature=emb_logo&fbclid=IwAR3fyfUt6pctiHnFA 4WYXBEbVjH1HYpy59aKdeXB6i--Oe5-n6KF3wgA9fQ- El Petacal, resumen de la mejor ciencia y naturaleza.

EL MICROBIOMA EN SUS INICIOS


Según LITA PROCTOR -codirectora del Proyecto Microbioma Humano- nuestro microbioma comienza a aumentar desde el mismo nacimiento, pues ya cuando el bebé pasa por el canal uterino recoge bacterias del microbioma vaginal de la madre. "Los bebés son imanes de microbios -explicaría Lita Proctor-. En los dos o tres primeros años sus microbiomas maduran y crecen mientras su sistema inmune se desarrolla en armonía, aprendiendo a no atacar a las bacterias, reconociéndolas como amistosas" Obviamente los bebés que nacen por cesárea comienzan su vida con un microbioma diferente , pero queda por averiguar si sigue siéndolo al madurar. Algunos estudios ya sugieren de hecho que los niños nacidos por cesárea son más propensos a tener infecciones de piel, causadas por la Staphylococcus aureus resistente a meticilina, por carecer de la protección preventiva, que se deriva de haber pasado por el canal uterino. Achacándose a esos mismo que los nacidos por cesárea sufran más asma y alergias. También hay, empero, quien más bien lo relaciona con un mayor uso de antibióticos. Teoría ésta que apoya el hecho de que los niños que viven en granjas -donde están expuestos a muchos más microbios- son menos propensos a contraer enfermedades que los que crecen en las ciudades.

Un grupo de investigadores de Brigham and Women´s Hospital de Boston (EEUU) dirigido por el Dr. TORSTEN OLSZAK publicó por su parte en Science en marzo de este año otro estudio con ratones que permite aventurar que la exposición a microbios durante la infancia temprana se asocia a una mayor protección contra las patologías autoinmunes; como la enfermedad inflamatoria intestinal y el asma. Hasta tal punto que podían prevenir que los ratones no enfermarían si les proporcionaba bacterias mientras aún eran jóvenes y que, en cambio, la adquisición de microbioma nuevo, cuando ya son adultos, no ayuda a los roedores que sí pueden enefermar.

Estos nuevos estudios están ayudando a los científicos a entender la gran cantidad de ecosistemas que existen en nuestro cuerpo. Solo en el intestino una persona aloja 14 a la 10 potencia de microbios. Eso supone entre 10 y 100 veces el nº de células del cuerpo humano. "Es como si la población de bacterias del intestino de una persona constituyera un ecosistema - explica el Dr. FRANCISCO GUARNER, coordinador del grupo de investigación en Fisiología y Fisiopatología digestiva del catalán Vall d´Hebrón Institut de Recerca (España)-. En nuestro planeta disponemos de diferentes ecosistemas terrestres (bosques tropicales, desierto, sabana, bosque mediterráneo, etc. )En cada uno de ellos crecen determinadas especies vegetales. No encontraremos un abeto en medio del desierto, ni un pino mediterráneo en un bosque tropical, ni una liana en un bosque mediterráneo. A su vez, las especies dominantes de estos ecosistemas determinan qué otras especies vegetales crecerán a su alrededor. Lo mismo sucede en el intestino humano-. Existen 3 tipos de flora intestinal, cada uno con una determinada bacteria dominante que da pie a que haya más o menos bacterias de otro tipo". Cabe añadir que Guarner esel coordinador en españa de un proyecto complementario al norteamericano conocido como MetaHIT (Metagenómica del Tracto Intestinal Humano), centrado en el estudio de la flora intestinal.

En la boca, por ejemplo, se estima que existen entre 500 y 1. 000 especies diferentes divididas a su vez en pequeños ecosistemas:la lengua, las encías , los dientes,... Incluso cada lado de cada diente ofrece una combinación de diferentes especies. Se han descubierto ecosistemas hasta donde se pensaba que no existían. Un equipo de científicos del imperial College de Londres descubrió 128 especies de bacterias en los pulmones, cuando se pensaba que era terreno estéril. De hecho, cada cm cuadrado de los pulmones es el hogar de 2. 000 microbios.

En fin, ahora sabemos que algunos microbios pueden sobrevivir sólo en una parte del cuerpo, mientras otros se encuentran en distintos tejidos. Las especies que se encuentran en el cuerpo de una persona pueden no aparecer en otra, marcando la diferencia entre salud y enfermedad.


ECOLOGÍA MÉDICA


Es evidente, por tanto que el Proyecto Microbioma Humano sitúa al ser humano ante un reto comparable al de la exploración de Marte, pero en un viaje interior que resulta igual de apasionante. Porque realmente estamos en un mundo casi desconocido, un nuevo ecosistema con sus propias reglas aún ignoradas, cuya exploración puede depararnos descubrimientos inimaginables. De hecho este enfoque ecológico global es la base del manifiesto Ecología Médica publicado en Science Translational Medicine por MICHAEL A. FISCHBACH, MICROBIÓLOGO DE LA UNIVERSIDAD DE CALIFORNIA en San Francisco, premiado con elpremio NIH Director´s New Innovator Award a las propuestas más innovadoras -en el que se apuesta por el respeto al ecosistema invisible que habita en nuestro interior y sobre nuestros cuerpo como pasoin evitable a un nuevo concepto de salud. "La conexión entre la enfermedad y la interrupción de las interacciones homeostáticas, entre el anfitrión y su microbiótica -asevera Fischbach en su manifiesto-, está ahora bien establecida. Los fabricantes de medicamentos y los médicos están empezando a confiar más en las terapias dirigidas directamente a la microbiótica y a la ecología de la microbiótica. Pues los efectos de las terapias dirigidas a la microbiótica que alteran la composición de la comunidad en una dirección determinada puede ir desde la eliminación de las cepas individuales de una única especie, a la sustitución de toda la comunidad con una nueva microbiótica intacta (por ejemplo por trasplante fecal). Por otra parte, las infecciones secundarias relacionadas con el uso de antibióticos, proporcionan una advertencia de las consecuencias no intencionadas derivadas de perturbar la red de especies microbianas y pone de relieve la necesidad de nuevos antibióticos de espectro reducido y rápidos diagnósticos".

En otras palabras: los antibióticos matan bacterias dañinas -aunque en algunos casos, lo que pueden generar son bacterias resistentes a ellos- pero también las sanas. De ahí que en marzo pasado MARGARET CHAN - DIRECTORA GENERAL DE LA Organización mundial de la salud (OMS) reconociera que estamos a punto de entrar en la era"post antibióticos": "El mundo -reconoció- se encamina hacia una era post-antibiótica en la que muchas infecciones comunes no tendrán cura y volverán con toda su furia (... ) Lo que supone el fin de la medicina segura". Lea nº 150 dsalud el artículo - ¿Los antibióticos serán pronto inútiles ante las infecciones?

Fischbach compara de hecho los antibióticos con los herbicidas que se rocían en un jardín: es probable que acaben con las plantas no deseadas, pero también pueden destruir los tomates y las rosas. Denuncia una "verdad" asumida por los médicos sin justificación alguna: que el ecosistema microbiano se recupera solo y sin ayuda tras un tratamiento con antibióticos, cuando eso no está demostrado. "Es uno de los supuestos que damos por válido los médicos y que parecerán una tontería, cuando en el futuro lo veamos en retrospectiva".

De hecho, algunas bacterias ya se han adaptado para invadir y establecerse en los ecosistemas perturbados. Por ejemplo, la llamada Clostridium difficile que invade a veces el intestino tras un tratamiento con antibióticos, una vez establecida su resistencia a ellos es tan difícil de erradicar. Así que si estamos a punto de entrar en la era post-antibióticos de fabricación externa, mejor será que cuidemos a quienes sabemos mejor los fabrican: nuestras bacterias. De hecho, una buena manera de restaurar un microclima alterado es fomentar selectivamente las bacterias beneficiosas. Para protegerse de patógenos peligrosos como el Staphylococcus aureus, por ejemplo, la doctora Segre apuesta por la aplicación de cremas a base de nutrientes para bacterias inofensivas de la piel, que se alimenten del aureus. "Se trata -explica- de promover el crecimiento de bacterias saludables que puedan anular a los estafilococos".

Otra forma de restaurar el microbioma, es añadir bacterias directamente. Un nº cada vez mayor de médicos está tratando ya la Clostridium difficile con trasplantes fecales, donde las heces de un donante sano se introducen como "supositorio" en un paciente infectado. La idea es que las bacterias buenas de las heces fecales se instalan en el intestino y comiencen a competir por el espacio con la Clostridium. Con esta bacterioterapia trabaja por ejemplo el gastroenterólogo de la Universidad de Minnesota (EEUU) ALEXANDER KHORUTS. En 2008 trató así a un paciente que sufría una infección intestinal provocada por la Clostridium difficile y padecía una constante diarrea, lo que la había prostrado en una silla de ruedas y obligado al uso constante de pañales. Khoruts la trató con todos los antibióticos disponibles sin resultado alguno y la paciente siguió perdiendo peso, llegándose a temer por su vida. Khoruts decidió entonces que su paciente necesitaba un trasplante, pero no usando un trozo de intestino o de estómago de otra persona, sino con algunas bacterias de su marido. Así que mezcló una pequeña muestra de sus heces con una solución salina y se la introdujo en el colon a su paciente. Pues bien, la diarrea desapareció en un solo día, así como la infección por la Clostridium. Khoruts y sus colegas realizaron al mismo tiempo un estudio genético de las bacterias de sus intestinos -antes y después- y se encontraron con que las bacterias sanas normales, sencillamente, no existían. Sin embargo, dos semanas después se analizaron de nuevo sus microbios y se constató que las bacterias del marido habían colonizado y normalizado los intestinos. Desde entonces esta técnica se ha seguido efectuando con éxito. La idea de Khoruts es sustituir en el futuro este método por una píldora que contenga microbios capaces de combatir las infecciones.

Este mismo año de 2012, un grupo de investigadores de la Universidad de Alberta (EEUU) revisó en su trabajo Systematic review: faecal transplantation for the treatment of Clostridium difficile -associated disease (Revisión sistemática: trasplantes fecales para el tratamiento de enfermedades asociadas al Clostridium difficile) 124 trasplantes fecales, llegando a la conclusión de que el procedimiento es seguro y además eficaz, pues un 83% de los pacientes experimentan una mejoría inmediata.

También otras condiciones patológicas podrían ser tratadas por un sistema similar, es decir, mejorando el microbioma. Por ejemplo en caso de obesidad se ha descubierto que transfiriendo bacterias de ratones obesos a delgados éstos ganan peso. En esa misma línea investigadora del centro Médico Académico de Amsterdam (Holanda), han realizado ensayos para determinar si los trasplantes fecales pueden ayudar al tratamiento de la obesidad. Para ello reclutaron a 45 hombres obesos. A parte de los cuales se les introdujo su propia materia fecal y a la otra parte materia fecal de donantes delgados. Pues bien, quienes recibieron la materia fecal de donantes delgados empezaron a cambiar la forma de metabolizar el azúcar.

Todo indica pues que el cuidado de la flora bacteriana es imprescindible parala salud y regenerarla puede llegar a solucionar problemas graves. Hasta muchos casos de autismo, como ya explicamos en el artículo que con el título - ¿Es la mala salud intestinal la causa del autismo y otras patologías neurológicas? Publicado en el nº 150 y puede leerse en la web: www.dsalud.com




ESTRUCTURAS ORGANIZATIVAS


Debemos agregar que la infinidad de datos que están surgiendo del Proyecto Microbioma Humano están siendo complementadas por otros trabajos que muestran realidades hasta ahora desconocidas de las bacterias. Así, una investigación del Instituto de Tecnología de Massachusetts (EEUU) ha revelado que las bacterias tienen estructuras sociales similares a las plantas y los animales. Publicado en la edición del 7 de septiembre de Sxcience, el hallazgo sugiere que las bacterias pueden jugar diferentes roles sociales y que la competencia no sólo se produce entre las bacterias individuales, sino también entre las poblaciones coexistentes en el mismo nicho ecológico. OTTO CORDERO, biólogo del mencionado instituto e investigador principal del estudio, junto con investigadores del Instituto Francés de Investigación para la Explotación del Mar y del Instituto Oceanográfico Woods Hole de Massachusetts, estudió si en las bacterias existe organización poblacional. Su investigación mostró que unos pocos individuos, en grupos de bacterias estrechamente relacionadas entre sí, tienen la capacidad de producir compuestos químicos que matan o retardan el crecimiento de otras poblaciones de bacterias en su medio ambiente, sin perjudicar a los suyos. "Las bacterias se han considerado normalmente organismos puramente egoístas y a las poblaciones bacterianas como grupos de clones -explicaría Cordero-. Nuestro resultado en cambio tiene más que ver con lo que sabemos acerca de las poblaciones de animales y plantas, en las que los individuos pueden dividir su trabajo, realizar diferentes funciones complementarias y actuar de manera sinérgica". Esos investigadores recogieron sus evidencias observando la competencia directa y agresiva entre poblaciones bacterianas, reuniendo en un "todos contra todos" a miembros distintos, pero estrechamente relacionados de una familia de bacterias oceánicas llamadas Vibrionaceae. Reconstruyendo así una gran red de peleas bacterianas en las que las bacterias producían antibióticos como medio de guerra química para obtener una ventaja competitiva, al obstaculizar directamente la supervivencia de potenciales competidores.

El marco creado proporcionó a Cordero y sus colegas la oportunidad de examinar unas 35. 000 interacciones con la consiguiente generación de antibióticos, encontrándose con que las poblaciones actuaban como unidades socialmente cohesionadas. "En estas poblaciones -explicó Cordero- algunos sujetos producen antibióticos a los que los sujetos estrechamente ligados eran resistentes, mientras que los individuos de otras poblaciones eran sensibles. Parece que es un esfuerzo de grupo, donde los individuos asumen el papel de productores de antibióticos y, por tanto, de defensores de su espacio. Aquellos individuos que no producen antibióticos, pueden beneficiarse de la asociación con los productores, porque son resistentes. En otras palabras, los antibióticos tienen un efecto social, ya que pueden beneficiar a la población en su conjunto".

Parece evidente por tanto que, contrariamente a lo que se pensaba, existen diversos roles sociales en la colonia de bacterias, que obliga a estudiar menos el comportamiento de individuos aislados, para centrarse más en su papel social. "La microbiología -afirma Cordero- se basa en el estudio de cultivos puros, es decir, genotipos aislados de su población. Nuestro trabajo demuestra que tenemos que empezar a centrarnos en los fenómenos de población, para entender mejor lo que están haciendo estos organismos en la naturaleza".


LAS BACTERIAS SE COMUNICAN ENTRE SI



Ahora bien, para que exista diferenciación social es necesaria la comunicación entre los individuos del grupo. Lo cierto es que ¡También está demostrado que las bacterias se comunican entre sí! BONNIE BASSLER, investigadora del Howard Hughes Medical Institute (EEUU), reconocida como Inventora del año 2004 por la Asociación Ley de Propiedad Intelectual de Nueva York, descubrió hace ya unos años -y sigue trabajando sobre ello- que las bacterias se comunican entre sí mediante un lenguaje químico al que llamó Quorum Sensing(QS). Un proceso de comunicación que se basa en la producción y detección de moléculas de señalización extracelulares denominadas autoinductores. Según explica, cuando una población de bacterias aumenta, la concentración extracelular de autoinductores aumenta; y cuando se alcanza un determinado umbral, el grupo responde con una alteración de la expresión génica en toda la población. Es decir, todas las bacterias comienzan a actuar como un grupo sincronizado, de acuerdo al comportamiento de grupo programado en sus genes. Si bien los procesos controlados por este mecanismo son generalmente improductivos cuando se realiza por una bacteria aislada, se vuelven eficaces cuando los realiza el grupo. Por ejemplo, este proceso de Quorum Sensing -que podríamos traducir como "detección de quórum" (momento en el que la cantidad de individuos presente permite tomar decisiones)- controla la bioluminiscencia, la secreción de factores de virulencia defensiva/ofensiva, la formación de biopelículas, la esporulación y el intercambio de ADN. Por tanto, es un mecanismo que permite a las bacterias funcionar como organismos multicelulares. "Nuestros estudios más recientes -señala Bassler- muestran que las bacterias hacen, detectan e integran información de múltiples autoinductores y que algunos de ellos facilitan exclusivamente la comunicación dentro de una especie, mientras otros permiten la comunicación con otras especies". En otras palabras: las bacterias son multilingües y pueden determinar la presencia y fuerza de otras colonias bacterianas para a continuación utilizar esa información y decidir las tareas a realizar.

En su reciente trabajo Broad spectrum pro-quorum-sensing molecules as inhibitors of virulence in vibrios (Moléculas pro-QS de amplio espectro como inhibidores de la virulencia en vibrios) Bassler y sus colegas descubrieron once moléculas capaces de activar el sistema QS en la Vibrio cholerae -bacteria Gram negativa que provoca el cólera en humanos, con potencial para controlar su patogenicidad. "Nuestro descubrimiento - aseveran en sus conclusiones- apoya la idea de que la explotación de moléculas pro-QS es una estrategia prometedora para el desarrollo de nuevos productos antiinfecciosos". Lo que ha hecho pensar en la posibilidad de generar una nueva generación de antibióticos que bloqueen los genes que permiten a las bacterias comunicarse entre sí. Abriendo asimismo la puerta a la creación de fármacos QS, capaces de aumentar la comunicación entre las bacterias beneficiosas, para hacerlas funcionar de manera más eficiente. Porque tanto las bacterias Gram-positivas como las Gram-negativas utilizan circuitos de comunicación QS para regular una amplia variedad de actividades fisiológicas. "Aunque la naturaleza de las señales químicas, los mecanismos de transmisión de señales y los genes diana controlados por los sistemas de percepción de QS difieren -escribió Bassler en otro de sus trabajos: Quorum Sensing in bacteria-, en todos los casos la capacidad de comunicarse entre si permite a las bacterias coordinar la expresión de genes y por tanto el comportamiento de la comunidad entera. Presumiblemente este proceso otorga a las bacterias algunas de las cualidades de los organismos superiores. La evolución de los sistemas de QS en las bacterias puede pues haber sido uno de los primeros pasos en el desarrollo de la multicelularidad".

PILAR FRANCINO, miembro del grupo de investigación de Metagenómica del Microbioma Intestinal del Centro Superior de Investigación en Salud Pública de Valencia (España) nos diría:"El estudio del microbioma humano está revelando que nuestro cuerpo alberga una gran cantidad y variedad de microorganismos que no solo no son perjudiciales para nosotros, sino que realizan funciones muy importantes para la salud. El nº de bacterias que habitan en el cuerpo de un adulto saludable se sitúa entre 10 a la 14 potencia y 10 a la 15, es decir, un nº al menos 10 veces mayor al de las propias células humanas. La mayoría de estas bacterias no están en tránsito, sino que habitan nichos bien definidos, donde forman comunidades complejas, estables y bien diferenciadas entre las distintas partes del cuerpo. Todas las superficies corporales que están en contacto con el medio externo -no solo la piel, sino también las mucosas de la boca, el tracto digestivo o la vagina- están recubiertas de microorganismos diferentes. De miles de especies distintas, aunque el 90% pertenezca a algunos de los 4 grandes filos o grupos bacterianos: los Firmicutes, las Actinobacterias, los Bacteroidetes y las Proteobacterias, que son los grupos bacterianos dominantes en la biosfera en general. Es decir que, en cierta forma, no somos un hábitat tan diferente del mundo que nos rodea".

En cuanto a las aplicaciones terapéuticas de estos conocimientos de Pilar Francino, nos diría: "La investigación biomédica está tratando de comprender en detalle cómo se forma y cómo funciona nuestra microbiota, de tal manera que se puedan diseñar intevenciones terapéuticas para las diversas enfermedades que se han asociado con una microbiota deficiente. Por ejemplo, obesidad, diabetes y los desórdenes del sistema inmune (enfermedades autoinmunes, alergias, etc). Tales intervenciones pueden consistir en la administración de probióticos (microorganismos beneficiosos) o de prebióticos (compuestos que favorecen el crecimiento de tales microorganismos). Este tipo de aproximaciones ya está en marcha y de hecho, la efectividad de algunos probióticos está bien documentada científicamente. Como en el tratamiento de desórdenes gastrointestinales: algunos tipos de diarrea, estreñimiento, síndrome de intestino irritado o la inflamación intestinal. En un futuro el conocimiento de la microbiota de una persona será tan importante, pues como el de sus genes, de cara al desarrollo de una medicina personalizada; es decir, para la adecuación del tratamiento médico a las condiciones específicas de cada uno. Está claro que hemos pasado de ver los microorganismos como enemigos a comprender que en la mayor parte de los casos son nuestros aliados y nuestra mejor opción es crear las condiciones idóneas para que la microbiótica funciones de manera óptima, según nuestra genética y estilo de vida".

En fin, es tanto lo que aún ignoramos, que hacernos creer en verdades absolutas como pretende la ortodoxia médica resulta absurdo. Mejor será adoptar hábitos sanos que permitan vivir con tranquilidad a nuestros pequeños amigos antes de que se vuelvan contra nosotros. "Las bacterias -afirma Máximo Sandín- solo cuando algo las desestabiliza intercambian lo que se llama islotes de patogenicidad, trasposones que las convierten en patógenas. Pero eso sucede siempre que se trate de una agresión externa y lo que hacen las bacterias entonces es simplemente defenderse. El sistema inmunitario no es un sistema de defensa, sino de equilibrio". Dsalud nº 154- Elena Santos.

359