En este grupo En todos

Grupo de La mujer en la historia



200 años de la Revolución de Mayo

monica
Perito mercantil instituto de formació...
Escrito por Monica De La Rosa
el 20/05/2010

las mujeres han jugado un rol muy activo en la vida política y social de nuestro país. A 200 años de la revolución de mayo l@s invito a recordarlas,escribiendo sus historias,esas historias que una a una enlazadas han contribuidoa formar nuestra patria.

Monica De La Rosa
Perito mercantil instituto de formació...
Escrito por Monica De La Rosa
el 20/05/2010

Alicia Moreau de Justo (1885-1986). Durante toda su vida luchó por los derechos humanos en la Argentina. Graduada en medicina, fue una de las primeras mujeres en participar en política y en 1902 creó, junto a otras compañeras “El Centro Socialista Feminista” y la “Unión gremial Femenina”.

Elvira Rawson de Dellepiane (1867- 1954). Médica argentina, fue una de las más importantes luchadoras por los derechos femeninos en su tiempo. Fue la directora de la primera “colonia de niñas débiles” de Uspallata en 1916.

Virginia Bolten. La mujer que encabezó la primera marcha que se realizó en Rosario para conmemorar el Día del Trabajador, el 1 de mayo de 1890. Virginia fue detenida por distribuir “propaganda anarquista” entre los trabajadores. Alicia Moreau de Justo (1885-1986). Durante toda su vida luchó por los derechos humanos en la Argentina. Graduada en medicina, fue una de las primeras mujeres en participar en política y en 1902 creó, junto a otras compañeras “El Centro Socialista Feminista” y la “Unión gremial Femenina”.

. Ver imagen en tamaño completo

Olga Pastorino
Italiano instituto italiano de cultura...
Escrito por Olga Pastorino
el 20/05/2010

Interesante, debo reconocer que desconocía quien era Virginia Bolten, gracias Mónica por recomendarme éste documento, unsaludo Olga

Armando Alfaro
7 dragon cinta negra escuela kung fu ...
Escrito por Armando Alfaro
el 20/05/2010

Hola monica , gracias por invitarme a participar , lamentablemente no se nada de dicha revolucion pero como a mi me encanta saber de todo , me quedare a aprender ok , saludos...

Rosa Martinez
Educación musical upel.barquisimeto
Escrito por Rosa Martinez
el 20/05/2010

¡¡¡Ay amiga gracias por la invitaciòn ¡¡¡Perdona por no poder participar como quieres pero desconozco del tema, pero has despertado mi curiosidad y verè que averiguo al respecto para volver a participar. Ahora agradezco la informaciòn que das de estas tres mujeres que cumplieron un gran papel en su tiempo.

un abrazo.

Celina Avril Tito Garrido
Decoración de interiores infocal sant...
Escrito por Celina Avril Tito Garrido
el 27/05/2010





cochabamba - bolivia

Este es el monumento eregido en honor a cientos de mujeres Cochabambinas que murieron a manos de las fuerzas realistas. En homenaje a ese valor demostrado aquel 27 de mayo de 1812 es que se recuerda esta fecha como el día de la madre boliviana, conmemoración que fue confirmada a través de la ley ya referida.


Monica De La Rosa
Perito mercantil instituto de formació...
Escrito por Monica De La Rosa
el 27/05/2010

Hermoso monumento a tan valientes mujeres,Gracias Celina por hacerlo conocer! Sabemos que muchas valientes mujeres han luchado en la lucha por la independencia de toda latinoamérica y es muy importantre hacer conocer sus historias. Un abrazo!

Alejandra Almirón Cartier
Artes visuales y diseño gráfico public...
Escrito por Alejandra Almirón Cartier
el 09/06/2010

En la historia argentina, el amor entre los héroes que forjaron la patria y las mujeres que, a su sombra, contribuyeron a edificar sus cimientos tuvo como contracara una trama donde se mezclaron el poder, la guerra, la política y la violencia.

En su reciente libro "Historias de amor en la historia argentina" (Editorial Norma), la escritora Lucía Gálvez recorre amores inolvidables que, en su mayoría, recogen el nudo de la tragedia shakesperiana. Los amores trascendentes son siempre trágicos y, por ende, los más poéticos.

Gálvez dice que, entre otras historias, la conmovió la de Martín Güemes y Carmen Puch, "por las diferencias que había entre ese héroe que estaba en su mayor gloria y aquella muchachita, la más linda de Salta, que lo amó mucho". Por causa de la guerra, la joven se vio obligada a sortear peligros y privaciones, hasta sufrir la pérdida de un hijito. Apenas diez meses después de la muerte de Güemes, Carmen falleció tras una depresión profunda.

"El amor y la guerra están muy unidos en nuestra historia. Creo que hoy ya no se muere de amor. La mujer ha aprendido a separar los afectos de su vida profesional", comenta la autora.

Gálvez sostiene que es inexacta la idea de que, cuanto más atrás se vaya en el tiempo, mayor es el sojuzgamiento de la mujer. "Eso no depende de la antigüedad, sino de la mentalidad -afirma-.

En épocas de crisis la mujer asume otros roles, porque se la necesita.

En las guerras civiles o en las de la Independencia, hasta se les permitía ser espías y jugaban un papel muy activo.

Fue a fines del siglo XIX, con la burguesía, cuando la mujer se convirtió en un objeto por proteger: el sexo débil".

Gálvez dice que hoy, felizmente, la hipocresía de aquellos tiempos ha sido reemplazada por un sinceramiento en las relaciones.

"El vínculo entre la mujer y los afectos es más sincero. Es muy raro que se tolere la infidelidad sin que se rompa una pareja", subraya la autora.

Alejandra Almirón Cartier
Artes visuales y diseño gráfico public...
Escrito por Alejandra Almirón Cartier
el 09/06/2010

En un mundo donde los sentimientos parecen degustarse como fast food , con sabor light y al ritmo del vértigo, no parecen sobrar las ocasiones para vivir el amor con hondura.

La escritora admite: "Es verdad que no están dadas las condiciones para vivir amores profundos. Me pregunto qué mujer estaría dispuesta hoy a pasar cuatro años con su marido en la cárcel y tener dos hijos, como lo hizo Margarita Weild, la esposa del general Paz. Creo que, además, se ha perdido el misterio del sexo. Estamos en el otro extremo".

En España, un reciente ensayo titulado "Solas", de la escritora Carmen Alborch, ex ministra de Cultura de Felipe González, bate récords de venta y se agota en librerías. La obra aborda, novedosamente, la soledad femenina como una elección de vida y no como consecuencia de situaciones no deseadas.

"El ejemplo más próximo que tengo al respecto es el de mi abuela, Delfina Bunge -dice Gálvez-. Ella solía preguntarse por qué la opción de vida sólo debía ser el matrimonio. Prefería ser soltera y trabajar, para no depender de su familia. Tenía amigas que pensaban como ella. Luego se enamoró y se casó."

Pese al antecedente familiar, la autora sostiene que "los afectos son lo más importante de la vida y la elección de la soledad proviene de no hallar lo óptimo."

Alejandra Almirón Cartier
Artes visuales y diseño gráfico public...
Escrito por Alejandra Almirón Cartier
el 12/06/2010

Juana de Azurduy.



Nació en nació en Chuquisaca, Alto Perú (Bolivia) en 1780, huérfana de sangre mestiza, se casó con el general Manuel Ascensio Padilla. Luchó con gran coraje en la guerra de la independencia de su país. Al morir su esposo asumió el mando de la guerrilla con el grado de Coronela.
El 25 de mayo de 1809, justo un año antes del alzamiento de Buenos Aires, se sublevó el pueblo de Chuquisaca, revolucionando el Virreynato del Río de la Plata desde el Alto Perú. Se destituye al virrey y se nombra gobernador a Juan Antonio Alvarez de Arenales. Es aquí donde aparece la figura guerrera de Juana. Deja sus cuatro hijos y acompaña a su esposo, ambos comprometidos en la causa antiespañola, al campo de batalla.
Allí organizan una tropa de ayuda a las expediciones que envía Buenos Aires al Alto Perú. La primera, al mando de Antonio Balcarce y la segunda a cargo de Manuel Belgrano. Las crónicas de la época cuentan que cuando Belgrano la vió pelear le entregó su espada en reconocimiento a su bravura y lealtad a la causa. Fue ella quien ocupó en plena guerrilla el cerro de la Plata y se adueñó de la bandera realista enemiga. Con esta acción el gobierno de Buenos Aires, al mando de Pueyrredón le concedió en 1816 el grado de Teniente Coronel del ejército argentino en virtud de su "varonil esfuerzo".
En ese entonces, todavía parecía más conveniente conquistar Perú por la vía altoperuana, es decir por el Norte. Cuando San Martín se hace cargo del Ejército cambia de estrategia. Decide abandonar esa ruta y elige una más segura e innovadora: llegar a Lima por el Pacífico, luego de cruzar los Andes hacia Chile. Este cambio de estrategia, deja a Juana y a su tropa sin sustento económico y fundamentalmente abandonados a su propio destino. Así, Juana, vió morir a sus cuatro hijos y combatió embarazada de su quinta hija. Cuando queda viuda y con su única hija, se unió en la defensa del Norte bajo el servicio de Martín Miguel de Güemes. Tras la muerte del caudillo, sin mas combate, quedó carente de recursos para volver a su patria.
Su vida transcurrió en Salta reclamando inútilmente a Bolivia sus bienes confiscados. Recién en 1825, el gobierno salteño le otorgó dinero para su regreso.
Murió a los 82 años, olvidada y en la mayor pobreza. Se la enterró en una fosa común sin los honores ni las glorias que su accionar y compromiso por la patria merecía.

P**** ****
Capital Federal, Arg...
Escrito por P**** ****
el 20/06/2010

Hola Monica
dejo una reseña. Gracias por la invitacion.


Espías o luchadoras


En los días de Mayo, se dijo, las mujeres (algunas de las cuales se cortaban el pelo como adhesión a la causa) se ocupaban de coser los trajes que usarían los patriotas en las tropas.

En Buenos Aires, además de Mariquita, los historiadores destacaron el papel de Ana Riglos y Melchora Sarratea, que también organizaron tertulias revolucionarias. Y ya en 1811, cuando comenzó la guerra de emancipación, destacaron tres actitudes en el género femenino: sus donaciones para el ejército -alhajas; Gregoria Pérez donó tierras a Belgrano en 1811; en lo de Escalada, armas)-; su servicio de espionaje y su participación directa en la lucha.

“Magdalena Macacha Güemes, hermana de Güemes, era brillante en la batalla y en el campo diplomático”, destacó Pasquali. Y tuvo -ella como tantas otras- una influencia central en su hermano. Juana Azurduy de Padilla es otra mujer que se ganó un lugar en la historia.

Fuente: La Nación

gracias muy lindo tu debate.
beso