En este grupo En todos

Foro de Historia

Rafael
Escrito por Rafael
el 05/09/2010

Con todos mis respetos, señor Juan Pedro, debiera usted, siempre con el ánimo de ilustrar y facilitar lo más posible la correcta interpretación de cada una de las intervenciones que aqui realizamos, indicar la procedencia de los textos pegados.


Son del periodista Paul Johnson en "La historia de los judios" las dos afirmaciones literales que usted copypastea en su primer y último post como respuestas al mio. Forma parte de su teoría por la que una supuesta alianza entre Hitler y Adj Amin al Husayni sería un elemento crucial en el desarrollo del conflicto arabe-israelí. Toda una interesante tesis que no hace sino echar más leña al fuego sobre una situación que precisa cualquier cosa menos hipótesis pseudohistóricas con ciertos tintes amarillistas, sobre todo cuando se eluden cuestiones de cierta relevancia como, sólo por nombrar una, que el lidera árabe tuvo que refugiarse en 1. 939 en el Libano huyendo de una contienda perdida gracias al apoyo directo de Inglaterra quién inció directamente la colonización de lo que más tarde habría de ser el estado de Israel, entre otras muchas precisiones que podriamos que apuntar al respecto.


Permítame que vuelva a aludir a mis respetos para con usted, pero no deja de sorprenderme que mientras, de una parte, muestra una notable preocupación por la posibilidad de que alguna nación inicie la hipotética fabricación de armamento nuclear se tome usted, por otra, con aparente cierta ligereza, la muerte instantanea de medio millón de personas con un par de esas benditas bombas, ya construidas e innecesarias lanzadas por uno de los actores principales de la cuestión que aqui debatimos y a las que Japón, poco menos, que debe su actual esplendor socioeconómico.


De no ser por el alto nivel intelectual que en este foro se aprecia diría que se utilizan distintas varas de medir según la procedencia del hecho. Les sigo atentamente, disculpen mi irrupción en un tema que he de reconocer tenían ustedes muy desarrollado. Créanme que no tomo partido, sólo intento mantenerme a cierta equidistancia de los contendientes, intento ser justo en mis análisis, eso, y que nunca he creido en la simplista división de buenos y malos


Cordial saludo.

Rafael
Escrito por Rafael
el 05/09/2010

post: " En la Conferencia de San Remo, celebrada en 1920, el Mandato Británico y la Declaración Balfour habían sido confirmados oficialmente como parte del Tratado de Versalles y las delegaciones árabe y judía compartieron una mesa en el Royal Hotel para celebrar el acontecimiento. En febrero de 1939, cuando la Conferencia Tripartita se reunió en Londres para tratar de resolver las diferencias entre árabes y judíos, los árabes rehusaron sentarse con los judíos, fueran cuales fuesen las circunstancias"

Extracto literal y exacto al que puede leerse en el libro citado de Paul Johnson


último post : " En la Conferencia de San Remo, celebrada en 1920, el Mandato Británico y la Declaración Balfour habían sido confirmados oficialmente como parte del Tratado de Versalles, y las delegaciones árabe y judía compartieron una mesa en el Royal Hotel para celebrar el acontecimiento. En febrero de 1939, cuando la Conferencia Tripartita se reunió en Londres para tratar de resolver las diferencias entre árabes y judíos, los árabes rehusaron sentarse con los judíos, fueran cuales fuesen las circunstancias"

Extracto literal y exacto al que puede leerse en el libro citado de Paul Johnson y exactamente igual al texto del primer post arriba citado.


Señor Juan Pedro, permítame que le felicite porque tiene usted una memoria fotográfica, nunca mejor dicho; sabrá usted disculpar mi error al apreciar, que no acusar, un copypaste donde unicamente había talento.


Les sigo con el complicado tema de Palestina.


cordial saludo.

Rafael
Escrito por Rafael
el 05/09/2010

Discúlpeme, señor Juan Pedro, no quisiera yo ser el causante de un repentino desvio de tan interesante tema, no he hecho más que felicitarlo y ponerme en disposición de leer atentamente todo aquello que ustedes tengan a bien escribir al respecto de la cuestión Palestina. Yo expuse mi punto de vista inicial, nada más. Lamento que se haya sentido contrariado con alguno de mis comentarios. Prosigamos, pues.


Cordial saludo.

Rafael
Escrito por Rafael
el 05/09/2010

Por cierto, señor Juan Pedro, no puedo dejar de felicitarle por su extraordinaria memoria...

con un poquito de paciencia, porque el texto es insufrible y larguisimo, se puede apreciar como su respuesta a Maria Teresa es, salvo el hola y poco más, una copia literal de algunos párrafos del artículo publicado por ese imparcial medio de comunicación online.


Escrito por Juan Pedro... hace 8 días

Hola, María Teresa:

Sospecho que esto requiere un estudio bastante profundo, pero no me voy a remontar a la Batalla de Siffin (Siria, 657) y el posterior y definitivo cisma de la Batalla de Kerbala (Iraq, 680). Sería meter de golpe muchos siglos en el tintero y un post no daría para tanto.

En 1973 se consolidó el poder financiero saudí, lo que permitió a la corriente wahabista-islamista, puritana y conservadora, extenderse por todas partes. Su repercusión era menos visible de lo que luego fue la del Irán jomeinista, y los salafistas se inmiscuyeron en las relaciones entre la sociedad y el Estado en un especie de globalización religiosa.

El liderazgo alcanzado por la revolución iraní hizo que ajustaran viejas cuentas, y los sueños de califato encontraron un serio escollo en Jomeini. El ayatolá acusó a la familia real saudí de lujo desmedido e hipocresía. Jomeini se dispuso a plantear la batalla en el propio corazón del Islam, en cada peregrinación (hajj), la que los piadosos musulmanes han de hacer una vez en la vida, los iraníes hacían propaganda de la “revolución islámica”. Entre otras cosas, el jomeinismo creó y financió el grupo Hezbolá en el Líbano con la comunidad chií , que fue uno de los primeros grupos en poner en práctica el terrorismo suicida. En septiembre de 1980, Sadam Husein invade Irán y los saudíes ven el cielo abierto para darle lo suyo a un enemigo que les había plantado cara obligándoles a movilizar todo su clientelismo salafista para evitar el descrédito religioso. La guerra hizo papilla a toda una generación iraní. Con un Teherán debilitado, en el hajj de 1987, la policía saudí rodeó a los peregrinos iraníes y mató a cuatrocientos.

Es normal que en Arabia tengan miedo de Irán pues, tal como como enseñan las escuelas saudíes, cristianos y judíos tienen sus propias religiones, que son abiertamente opuestas al islam, pero los chiíes "quieren cambiar el islam", lo que los wahabíes consideran patrimonio exclusivo de los gobernantes saudíes.




Cordial saludo.


PD. Reitero mis disculpas por haberle acusado de copypaste.

Rafael
Escrito por Rafael
el 05/09/2010

No suelo creer en nada, las creencias suelen basarse en pruebas inexistentes, aunque por su consideración intentaría hacer una excepción si me aclara usted al respecto de que se refiere su pregunta.


Cordial saludo.

Rafael
Escrito por Rafael
el 05/09/2010

Nada. ¿Acaso he dicho yo haber probado algo? , he realizado una simple definición de creencia como causa de mi negativa a creer en nada para, a renglón seguido, indicarle que me concretara más su pregunta con la que intentaría hacer una excepción.

Cordial saludo.

Escrito por Tobías Montesinos Martínez
el 06/09/2010

Debido a su actual incontinencia me obliga a ser un poco más extenso, espero de todas formas incluir solo las preguntas estrictamente necesarias. Y conste que no tengo nada contra su peculiar estilo fragmentario.



Primero he de corresponder al detalle de su referencia etimológica:



-sibilino
, na . (Del lat. Sibyllīnus).

1. adj. Perteneciente o relativo a la sibila.

2. adj. Misterioso, oscuro con apariencia de importante.


No me refería a ninguna profecía que haya osado realizar, utilizo el adjetivo porque sus dudas escogen un camino oscuro con apariencia de importante. Sugiere que Galeano deforma pero no lo deja claro; indica que Galeano no es historiador pero se limita a decir que no tiene en cuenta a los turcos; es obvio que no comparte la tesis de fondo de “Las venas abiertas.. ” pero solo lo deja caer de forma sinuosa. Igual que después hará con toda esa argumentación sobre Francia, utiliza el camino oblicuo para aparentar complejidad en lo que no son sino las habituales y bien conocidas tesis de esos que usted no reconoce como “los suyos”.


Su camino errático le ha llevado a América latina, resolvamos primero este problema y si quiere después nos vamos a Al Andalus y a las reivindicaciones del fundamentalismo islámico (que podrían llegar hasta Poitiers) o al “espléndido aislamiento” del indio americano. El adjetivo era correcto y no subjetivo porque usted no ha querido decir claramente lo que piensa, que la culpa de las dificultades por las que pasan los países latinoamericanos la tiene el actual populismo revolucionario de opereta, incapaz de darse cuenta de la bondad del neoliberalismo. Como dicen los Montaner, Vargas Llosa y demás abanderados de la “libertad”, el problema es la enfermiza afición de los latinoamericanos al estatismo y al caudillismo, problema que solo se resuelve mediante la aplicación de políticas neoliberales en las que ya no confía ni el propio Occidente (véase si no lo que ha ocurrido durante la actual crisis con los Estados salvando el pellejo a especuladores y bancos). La especialización de mercados, la división internacional, eso que han aprendido a la perfección los “Dragones” asiáticos y que Galeano definió perfectamente: “Unos se especializan en ganar y otros en perder”. Por cierto, no estaría de más analizar el modelo de desarrollo de esos cuatro países asiáticos, sus costes y peculiaridades.


La nueva distribución internacional del trabajo que se desarrolla después de la IIª Guerra Mundial consolidó las bases de la actual situación de dependencia latinoamericana. La auténtica separación, la línea que dividirá al país central de la periferia será la producción de nuevas tecnologías: el centro produce tecnología y la periferia, si puede, la consume; pero es el centro el que decide con un análisis de las ventajas e inconveniente en dónde se establece la industria que utilice esa tecnología. Si la perspectiva de beneficios es amplia se pueden instalar determinados procesos productivos en países dependientes o subdesarrollados. Y de esto no se sale, la situación de Méjico o de Argentina no podía sino ir degradándose conforme es mayor su sometimiento a economías extranjeras.

Escrito por Tobías Montesinos Martínez
el 06/09/2010

Desde luego la perspectiva que utilizamos a la hora de contemplar la guerra de Irak es muy diferente, reitero lo que dije en otro mensaje sobre su interés en centrarlo todo en cuestiones religiosas o conflictos internos, así como el desprecio por cualquier posibilidad que implique a Israel en políticas que no sean defensivas, o esa curiosa tendencia en considerar a EEUU como garante de la democracia y los derechos humanos, además de látigo implacable contra dictadores fabricados por la reserva espiritual de la izquierda conocida, por otro nombre, como Francia.



Es curioso, poco antes de que se iniciara la guerra de anexión de Irak, porque si hemos de llamar a las cosas por su nombre no fue más que eso, Aznar llamaba “afrancesados” a los que se opusieron a la guerra. Me parece significativo, no ya solo por el significado histórico del término, un traidor a la patria (más fiel a ideas aperturistas y liberales que a la independencia frente al “francés”) sino por la sintonía con su idea de que Francia es el espejo en el que se mira la izquierda, que oculta a la vez intenciones de lo más ruin. La imagen que construye de Francia es falsa e interesada (por cierto, olvida usted a Alemania), como si abanderara la dignidad internacional frente al torpe imperialismo yanquee. Francia está integrada en el grupo de países poderosos disciplinados por EEUU, el poder oligárquico expresado en el G-8 (hablamos del momento posterior a la guerra) con capacidad para dictar las normas económicas, políticas y militares en todo el mundo. La prueba más evidente es la Resolución 1483 del consejo de seguridad de la ONU que otorgaba a EEUU el papel de gobernador colonial en Irak (además del libre comercio del petróleo iraquí, a través de empresas anglo-americanas). EEUU compró voluntades concediendo al FMI y al Club de París la capacidad para establecer mecanismos para el pago de la deuda externa de Irak contraída con Francia, Alemania y Rusia. ¿Saben de donde saldría este dinero? Por supuesto, de las exportaciones de petróleo de Irak; y tan amigos, ahí los tienen, Dios los cría y ellos se juntan. Escampar la mierda del imperio culpabilizando a los franceses y dejando caer que los americanos no hacen sino poner orden en los males del mundo es un argumento que no se creen ni los menos avisados alumnos de primer curso. No cabe duda de que hay gobiernos dictatoriales y criminales cuya desaparición haría un gran beneficio a la humanidad, pero dejar esto en manos de los EEUU es un peligro aún mayor: es dejar la comunidad internacional en manos de un país que ni entiende ni ha querido entender el mundo, pero que es capaz de intervenir decisivamente con sus fuerzas armadas siempre que alguien haga algo que no le guste.



Trataré de referirme a la mayor cantidad de cosas posibles. Utiliza usted un texto de Max Van der Stoel para justificar que Sadam diseñó la dictadura más cruel desde la IIª Guerra Mundial. Bien, prescindiendo de que Holanda apoyó sin ambages las tesis estadounidenses y que decir estas cosas quedaba muy aparente de cara a su opinión pública, el reparto de medallas al mejor dictador de posguerra tendría un resultado complicado. Sadam fue un dictador tan terrible como los tiranos que habían sido impuestos por las necesidades estratégicas de la política norteamericana: Franco, bastión de Occidente frente al comunismo y la masonería tiene méritos sangrientos más que sobrados, Pinochet no le va a la zaga, podríamos hablar de los jeques árabes, fieles colaboradores de Occidente y ante los que nadie se cuestiona su dudoso (por decir algo) pedigree democrático. Pero claro, estos eran o son, “nuestros dictadores” (lenguaje propio del departamento USA de relaciones exteriores).

Escrito por Tobías Montesinos Martínez
el 06/09/2010

Dice usted que el mundo es demasiado complejo para reducirlo a consignas del tipo “Sadam o Bin Laden son creación de EEUU”, lo acepto, puede ser, el problema es que para demostrar la complejidad del asunto se pretende disimular lo más posible las jugadas de Occidente en un escenario de vital importancia estratégica. De todas formas su autoridad para designar como “consignas” determinadas afirmaciones queda muy en entredicho cuando afirma algo tan peregrino como que “el interés saudí al apoyar a los Estados Unidos es cargarse a un hereje como Sadam”. Vamos hombre, yo creo que eso no lo dice ni Paul Johnson (que dice cosas como para reír ampliamente durante un buen rato).



Siguiendo con el asunto Sadam, otra falacia y “consigna” habitual es que Irak se había convertido en la cuarta potencia militar del mundo, espantajo hábilmente utilizado para convencer a los reticentes de la necesidad de pararles los pies (lo de la asimilación con Hitler entra dentro del pack). Como dice usted, “esto da para mucho”: Irak era y es un país del Tercer Mundo, más bien pequeño, sin infraestructura industrial, que ocupó ocho años en una guerra desastrosa con Irán en la que fue apoyado por EEUU, Europa, la URSS, los principales países árabes (a pesar de ser un hereje) y las monarquías petroleras del Golfo. Fue incapaz de derrotar a un Irán en situación más que apurada tras la revolución islámica. Y, de repente, ese país tercermundista con un ejército de campesinos estaba preparado para conquistar el mundo: efectivamente, se demostró bien a las claras cuando fue invadido por el Ejército imperial que derrotó a un oponente descalzo y que dejó las armas de destrucción masiva para mejor ocasión (todavía recuerdo a Bush hijo declarando el fin de las operaciones y la victoria total de las barras y estrellas. Ni para eso tienen clase).



Da para mucho, sí, la desinformación sobre la auténtica potencia iraquí es asunto que lleva a algunas reflexiones. Se nos ha llenado la boca hablando de la necesidad de democratizar Irak, casualmente si la guerra hubiera dependido del libre consentimiento de la comunidad internacional no habría tenido lugar. Además, los abanderados de la democracia, EEUU y Reino Unido, hicieron del engaño y la ocultación su modus operandi: aquí las decisiones se tomaron en privado, en camarillas, de un modo muy distinto a lo que debería ser la práctica común en países democráticos. Engañando, mintiendo…. Le reto a que demuestre lo contrario, entre otras cosas tendrá que ponerle las peras a cuarto a la BBC (empresa pública pero independiente, cosa que aquí nos suena a chino) que demostró que Blair mentía para justificar la guerra y que “sus coartadas eran de una entidad científica deleznable”. Algún implicado, muerto por el camino en extrañas circunstancias, hace todavía más siniestra la cuestión.



Todavía me queda otra reflexión sobre este punto, pocas de sus frases resultan tan demagógicas y ofensivas como esta: “Si Irak es democrático españoles y franceses deberán recordar los norteamericanos muertos en combate”. En fin, ¿Qué quiere que le diga? Puede que Paul Johnson consiga tranquilizar su conciencia; voy a retribuirle su frase con otra: Los diputados del PP, esos 193 diputados que votaron a favor de la intervención española para salvar su culo en las siguientes listas electorales, esos diputados que ignoraron la voluntad del 90% del país, tendrán que recordar los miles y miles de muertos iraquíes que costó y sigue costando la intervención.



Me queda poco ya, no voy a comentarlo todo por no excederme demasiado y porque creo que tampoco viene al caso la puyita a Al-Andalus (dudo mucho que salafitas o no salafitas consideren el periodo andalusí como el más desastroso de la historia islámica. Aseveraciones de ese calibre cuadran mejor en profundos conocedores y analistas de nuestra historia como el señor Aznar). Tampoco acabo de entender el interés, con artículo incluido y varias reseñas, del pacto Molotov-Ribbentrop; como no sea el habitual palo a los estalinistas extendido abusivamente a todo el marxismo. La relación de esto con Irak se me escapa totalmente y comparar a Chaves y Ahmadinejab con Stalin y Hitler no llega ni siquiera a aquello que decía Marx sobre la historia trágica que acaba repitiéndose como farsa.



Ha hablado de la perversa utilización del derecho de veto que llevaron a cabo los franceses. Es exactamente lo que hacen los americanos cada vez que se intenta condenar las atrocidades del Ejército israelí. Ni sanciones, ni condenas porque los EEUU vetan su aplicación y enquistan cada vez más las negociaciones. La fuerza de Israel depende de los Estados Unidos, de la capacidad disuasoria de su ejército, de la fragilidad del frente islámico y de la impotencia de Europa para presentar una alternativa al objetivo último de Israel. A ver, lo del presidente iraní es poco presentable pero es lógico que en el mundo islámico se vea a Estados Unidos e Israel como potencias opresoras que masacran, entre otras cosas, al pueblo palestino. El objetivo de Israel es poner de rodillas a los palestinos y acabar con lo que ellos llaman terrorismo: no se negocia porque los palestinos son todos unos terroristas, nada hay pues que negociar, solo hay que acabar con el terrorismo. Los terroristas son siempre los otros, aunque el Eje de las Azores se conduzca como un invasor que utiliza el terrorismo imperial. Israel se ha venido comportando como un Estado terrorista y genocida; Occidente, liderado por los EEUU (y con responsabilidad directa de los británicos) ha contribuido decisivamente al desorden reinante en Oriente Medio con indisimulada avidez ante los posibles beneficios derivados de las enormes reservas petrolíferas en el lago subterráneo que va de Israel a Afganistán. Me temo que el útil reparto de papeles entre defensores de la democracia y totalitarios de diferente pelaje está de más aquí.

Rafael
Escrito por Rafael
el 06/09/2010

Señor Tobías, permítame que le felicite por la rigurosa y documentada exposición que acaba de llevar a cabo. Algún negacionista del tres al cuarto, con el que hemos mantenido debate en común, no daría crédito a su actual postura en este. Cierto es, que la ecuanimidad siempre fue una demodé.


cordial saludo.

Rafael
Escrito por Rafael
el 06/09/2010

Espero, señor Juan Pedro, que ese "adiós" no sea definitivo, sería una lástima que alguien tan bien informado nos dejase sin sus aportes, máxime cuando estaba usted muy animado y participativo antes de mi torpe intervención. Por cierto, despues de sumar los porcentajes referidos a la composición de la población iraquí me sobra un 5%. Supongo que se refiere usted a que el 65% de los musulmanes son chiis y el 37% suni, los cuales representan un 97% de la población total, siendo el 3% restante pertenecientes a otras confesiones.


Perdone mi apunte, reconozco que soy muy quisquilloso con los frios números y tengo la mala costumbre de explicar su contenido.


Cordial saludo.

Escrito por Tobías Montesinos Martínez
el 06/09/2010

Es interesante que haga una reseña tan detallada de las resoluciones de la ONU porque un análisis somero de la Guerra de Irak demuestra que el derecho internacional ha sido gravemente vulnerado. Y no solo eso, el objetivo último de la ONU, el mantenimiento de la paz, ha sido herido de muerte por una serie de decisiones que han derribado la carta de las Naciones Unidas.



No estoy seguro de entender lo que quiere decir con esa insistencia sobre el incidente de Gleiwitz, lo que me parece es que usted no ha entendido lo que decía yo. Era un simple ejemplo, los nazis buscaron una excusa que esgrimir ante la opinión pública y no tuvieron inconveniente en falsificar pruebas: la invasión estaba decidida y las causas eran diametralmente diferentes a una presunta provocación polaca. Efectivamente, el reparto estaba pactado con los soviéticos que, por cierto, también elaboraron su excusa para saltarse los tratados de colaboración con Polonia: Potemkin, el segundo de Molotov, afirmó que en una Polonia vencida y en situación de caos los ucranianos y bielorrusos que vivían en el país estaban en peligro y había que protegerlos. Era una excusa, obviamente, pero sigo sin ver lo que pretende demostrar con esto.



Arabia saudí es un fiel aliado de los intereses occidentales y, en cualquier caso, Sadam puso en evidencia con esa petición la forma de actuar de EEUU e Israel. EEUU decidió intervenir por la fuerza porque, siguiendo su razonamiento, Francia impedía una resolución legal. Sadam utilizó la violencia porque, ante las atrocidades del Ejército israelí en la Cisjordania ocupada y en la franja de Gaza, las sanciones de la ONU no eran eficaces debido a que EEUU veta su aplicación.



De todas formas, habiendo sido eficaces las sanciones, existiendo esa propuesta de retirada, con una oposición iraquí que en absoluto apoyaba una guerra (por lógicas razones de supervivencia del país), la guerra se justificó en base a que los agresores no podían ser recompensados por su acción y que la agresión debía ser detenida mediante la violencia. Repasemos ahora la historia de los Estados Unidos y preguntémonos si tal argumento hubiera podido aplicarse ante determinados actuaciones del gobierno norteamericano.



Rafael
Escrito por Rafael
el 09/09/2010

Una lástima, finalmente, el señor Juan Pedro se ha sentido azorado por alguna incomoda situación, no tiene nada más que decir, o lo que es peor, lo tiene pero no le apetece compartirlo con nosotros. Espero no haber contribuido a tal ausencia y volver a contar con su inestimable aportación en este foro de historia, señor Juan Pedro.


cordial saludo.

Escrito por Tobías Montesinos Martínez
el 11/09/2010

Es verdad, lee uno cada cosa.... Hoy por ejemplo he leído (he escuchado más bien) a un sesudo analista internacional (profesor de la Complutense para más Inri) que los atentados del 11 de septiembre se produjeron por la débil política exterior de Clinton. Toma Moreno.... Ahí queda eso. Y de paso nos metemos un poco con el rojazo de Obama, islamista en potencia (como demuestra su nombre, Husseim), que está dejando inermes a los paladines históricos de la libertad (los USA) frente a las fuerzas del mal.

Los burros, desde luego, no saben lo que es un pictolín, pero deberían porque suaviza la garganta después de vocear según qué cosas.

Rafael
Escrito por Rafael
el 12/09/2010

Pues si... Si se ha sentido azorado, si... Y cabreado, hasta el punto de intentar ofender, intento, señor Juan Pedro, se queda usted en intento, pruebe a copiar algún insultillo gracioso de por ahí que igual lo acaba consiguiendo con algún otro confiado forero... Conmigo lo tiene ustede complicadillo.


Y todo, por ver reducida a simples copypastes lo que pretendía vender como sapiencia politologohistoricista, estos nuevos intelectuales... ; ))) no se enfade usted, hombre, y siga deleitándonos, que a mi me entra la risa... Jajaja y total, ¿Para que voy a proseguir si lo que usted me pueda responder o aportar lo acabaré encontrando, de manera literal, en cualquiera de los cientos de blogs neoliberales que circulan por ahí...?


Cordial saludo, amigo refranero


Cordial saludo.

Rafael
Escrito por Rafael
el 13/09/2010

Amigo Juan Pedro, no se retrate usted más, es mucho más sencillo reconocer la evidencia que todos los que aqui leemos hemos podido comprobar, suposiciones ni una, evidencias aplastantes, y no pasa nada, no es usted ni el primero ni el último, o simplemente obviarme e ignorarme y esperar a que se olvide el divertido incidente y a usted se le pase el sonrojo, créame que sería lo más sensato.

Ah! Tendría usted una tercera opción, podría continuar el debate exponiendo sus puntos de vista sin dar más importancia al hecho, porque recuerde, ha sido usted quién, con su, permítame la expresión, lamentable espantá, ha otorgado a sus copypastes (de verdad que no me resultaría especialmente agradable mostrarle algunos más pero si se empeña... ) más relevancia de la que tenían, en principio ninguna.


cordial saludo, y no nos abandone, amigo Juan Pedro, al final, el resto de foreros no son culpables de mi fijación por sus copypastes... Y va usted a privarles de sus valiosas aportaciones.