En este grupo En todos

Grupo de Argentina de cara al mundo

Nati Lopez
Castellón, España
Escrito por Nati Lopez
el 14/06/2013

trabajo-infantil-nino-musico-pidiendo-limosna-en-varsovia-foto-ilo.jpg

Pidiendo en las calles de Varsovia. Foto Ilo.

Sin embargo, a pesar de los esfuerzos y de lo invertido por muchos organismos oficiales y organizaciones no gubernamentales para sacar del trabajo a los niños, la tarea se hace poco menos que imposible. Creo que todos los inmensos basureros de las grandes ciudades del mundo en desarrollo o del tercer mundo están poblados por niños buscando comida, algo que vender, algún tesoro, discutiendo el espacio a animales carroñeros. Allí viven, trabajan y duermen incluso en muchos casos.

trabajo-infantil-pnhom-penh-camboya-kong-siehar-11-anos-basurero.jpg

Kong Siehar tiene 11 años y busca dia tras día en el inmenso y humeante basurero de las afueras de Pnhom Penh, en Camboya, algo que le sirva para vender y alimentarse. Se tapa la cara para evitar los gases tóxicos que se desprenden de esas 40 hectáreas de mierda y podredumbre.

Nati Lopez
Castellón, España
Escrito por Nati Lopez
el 14/06/2013

trabajo-infantil-pnhom-penh-basurero.jpg Cargado con chatarra y desperdicios encontrados en el basurero de Pnhom Penh, las aves carroñeras atacan a este niño para robarle parte de su botín.

Dejo para el final la noticia que ha sido difundida con más interés en estos días previos al Dia Mundial contra el Trabajo Infantil: la esclavitud del trabajo doméstico. Los casos más agudos los tenemos justo aquí al lado, en Marruecos. Existe en Marruecos un Colectivo de Erradicación del Trabajo de Niñas como Empleadas del Hogar que ha pedido la puesta en marcha de una ley específica que prohiba el trabajo de niñas menores de 15 años como empleadas domésticas en las tierras vecinas. Casi 100. 000 niñas trabajan en casas como “pequeñas criadas” a jornada completa y con el consentimiento de sus propios padres. Lo terrible también es que alrededor de un 74% de las familias contratantes de las niñas “chachas” tienen un nivel de vida que les permitiría contratar a un adulto y pagarle justamente. Y el 67% de dichas familias conoce que existen disposiciones legales sobre la prohibición del trabajo de menores. En Marruecos hay 600. 000 menores que realizan trabajos ilegalmente y el 87% ejerce trabajos bastante o muy peligrosos. “Servir” no es peligroso, dirá alguno. Sí, lo es. Las niñas sirvientas son tratadas como esclavas, sin horarios, sin derechos, son maltratadas y, con demasiada frecuencia violadas por el hombre o los hombres de la casa. Y son arrojadas a la calle cuando “surge el problema”. Un embarazo.


Nati Lopez
Castellón, España
Escrito por Nati Lopez
el 14/06/2013

trabajo-infantil-prostitucion-y-pornografia.jpg

Trabajo infantil, abusos sexuales y finalmente prostitución es el “peaje” de ser niña. En muchas ocasiones y en muchos países.

A pesar de que en Marruecos se penaliza el trabajo de menores y se ha lanzado un plan de mejora de la situación bajo el lema “Para un Marruecos que merece a sus niños” la realidad es cruda y pertinaz. Existe mucho trabajo infantil, existe mucho trabajo doméstico hecho por niñas. Y ahora, ha surgido una nueva modalidad: emplear para el trabajo doméstico a niños. Ellos, no pueden quedarse embarazados.

Si, así de crudo. ¿Para qué andarse con rodeos?.


oneida
Escrito por oneida
el 14/06/2013

oneida
Escrito por oneida
el 14/06/2013

Marisel Fernandez
Buenos Aires, Argent...
Escrito por Marisel Fernandez
el 14/06/2013

Que a ningun niño le roben su infancia explotandolo y maltratandolo.

Gracias Griselda por tu invitación, tu aporte y

Tu constante preocupación por los niños

Sos una gran persona

Besos!

Marisel Fernandez
Buenos Aires, Argent...
Escrito por Marisel Fernandez
el 14/06/2013


PARA TENER SIEMPRE PRESENTE.

Luis Pozo Mesias
Economia universidad central del ecuad...
Escrito por Luis Pozo Mesias
el 15/06/2013




Jeremias Candelo Valencia
Licenciatura en química universidad de...
Escrito por Jeremias Candelo Valencia
el 16/06/2013



Me atrevo a decir que estas son escenas frecuentes por toda nuestra américa, niños trabajando de manera informal y explotados por sus propios padres




Maria Toledo Llanos
Licenciada de educación media. profeso...
Escrito por Maria Toledo Llanos
el 16/06/2013


TRABAJO INFANTIL: UNA AFRENTA A LOS

DERECHOS DEL NIÑO.


De acuerdo con las cifras, 215 millones de niños son víctimas del trabajo infantil y 115 millones de ellos asumen labores peligrosas. Ante tal panorama, los estados miembros de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) han fijado la meta de eliminar las peores formas de empleo en dicha edad para el año 2016. Pero sin una mayor cuota de esfuerzo y compromiso resulta imposible alcanzr ese objetivo.

Cada 12 de junio se celebra el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, que en esta oportunidad hace un llamamiento sobre la necesidad de proteger a todos los niños y niñas del flagelo y otras violaciones a sus derechos humanos fundamentales. En 2010, la comunidad internacional adoptó una Hoja de Ruta encaminada eliminar sus peores formas para el 2016. La Hoja hace hincapié en cómo dicho fenómeno representa un obstáculo para las libertades del niño y de la niña y el desarrollo en general. De tal suerte, la observancia del Día en el 2012 pretende poner de manifiesto el camino que aún queda por recorrer para hacer de la Hoja de ruta una realidad.

En la actualidad, la mayoría de los niños que trabajan en el mundo lo hacen a tiempo completo. Para ellos, el asistir a la escuela o jugar con otros de su edad no pasa de ser una quimera. Casi todos carecen de alimentación y cuidados adecuados, y están expuestos a las peores formas de trabajo: labores en ambientes peligrosos, esclavitud, tareas forzosas, actividades ilícitas como el tráfico de drogas y la prostitución, así como a la participación involuntaria en los conflictos armados. En una simple frase, se les niega la oportunidad de disfrutar su infancia.

De acuerdo con los expertos, la pobreza y las crisis económicas desempeñan una función importante en la determinación del mercado de trabajo infantil. Sin embargo –alertan- la pobreza no basta para explicar el fenómeno, ni justifica algunas de sus peores manifestaciones.

Según señala un informe de Naciones Unidas , en virtud de una mayor comprensión del problema resulta necesario enfocarlo desde la perspectiva de los derechos humanos, pues se centra en la discriminación y la exclusión como factores fundamentales. Ante esta situación, los grupos más vulnerables en suelen ser los que sufren discriminación y exclusión: las niñas, las minorías étnicas y los pueblos indígenas y tribales, las personas de clase baja o de una casta inferior, los discapacitados, los desplazados y los que viven en zonas apartadas.

En 2002, el período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas en favor de la infancia aprobó un enfoque de integración que incorporaba el trabajo infantil al programa de desarrollo, pues la eliminación del flagelo está más relacionada con la adopción de decisiones políticas que con una labor tecnocrática.

Por tales razones, la acción de la OIT en pro de la abolición del fenómeno se ha intensificado y logrado avances considerables en los últimos tiempos. Aún así, las cifras todavía altas de imberbes dedicados a diferentes actividades para ganarse el sustento han de constituir motivos de suficiente peso para movilizar voluntades a nivel internacional y despertar sensibilidades en pos de relegar el trabajo infantil al basurero de la historia.




Maria Toledo Llanos
Licenciada de educación media. profeso...
Escrito por Maria Toledo Llanos
el 16/06/2013

FUTURO SIN ASIDEROS POR INFANCIA TRUNCADA.

21/10/2011 | Categoría:

ISABEL SOTO MAYEDO | Unos 115 millones de infantes de todo el mundo ejercen labores peligrosas para su salud, seguridad y moralidad, y casi 400 mil de ellos son hondureños, denunció la Organización Internacional del Trabajo (OIT).



Isabel Soto Mayedo* – Prensa Latina

Pese a que el Código de la Niñez les concede el derecho a asistir a las escuelas, para aprender lo necesario y proporcionarse un futuro mejor, otra es la realidad en el país más violento del mundo (82,1 homicidios por cada 100 mil habitantes) y el tercero más depauperado de América Latina.

La pobreza y la falta de alternativas en el orden educacional obligan a más de 377 mil 182 menores hondureños a alejarse de las aulas y trabajar en la agricultura, la minería, la construcción, la manufactura y otras esferas de riesgo.

Los precisados a truncar su infancia para ganar el sustento oscilan entre los 10 y los 17 años de edad y pocas veces están en condiciones de reparar en lo que implica ser buzo, fabricar cohetes, prostituirse, traficar con drogas, exponerse a plaguicidas, a alto voltaje o a cargar bultos pesados.

Como empleadas domésticas, por ejemplo, laboran más de 20 mil niñas y casi 5,1 por ciento de esas futuras mujeres fueron víctimas de abuso sexual, reveló el organismo internacional y aseguró que los varones no escapan de tales hechos, en ambientes propicios para los maltratos de todo tipo.

La Encuesta de Hogares 2010, del Instituto Nacional de Estadísticas, visibilizó también que algunos de ellos son requeridos para cuidar personas -como niñeros, enfermeros o guardaespaldas-, sin importar lo que eso puede implicar tanto para el infante como para el ser bajo su cargo.

En la agricultura, están expuestos a fertilizantes tóxicos, herramientas peligrosas, cargas pesadas, y a ataques o mordeduras de animales o insectos, algo similar a lo que ocurre en la recolección de basura.

El uso de sustancias nocivas, los probables derrumbes y el empleo de explosivos, tampoco frena la contratación de muchos en edades tempranas en la minería, pese a su vulnerabilidad en ese entorno.

En la manufactura, manipulan solventes tóxicos, objetos cortantes y realizan labores repetitivas, en posiciones dolorosas, mientras que en la construcción cumplen tareas en las alturas sin las debidas precauciones, levantan pesos enormes y entran en contacto con maquinarias peligrosas.

Directivos del Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil ratifican que los elevados índices de trabajadores infantes guardan relación con la pobreza, que afecta al 80 por ciento de la población hondureña.

Más de dos tercios de los menores son pobres y la ausencia de un sistema de protección adecuado en sus vidas incide en que tantos vayan a parar al mercado laboral y tronchen el futuro de la nación.

El enrutamiento forzoso de niñas y niños hacia este universo sólo recircula la pobreza, porque, además, los empleos a su alcance son poco remunerados y de baja calificación.

La situación se agudizó en las últimas décadas, sobre todo tras el paso del huracán Mitch (1998), el cual arrasó con la economía nacional y reforzó los daños inflingidos por la aplicación de estrategias neoliberales.

Si para entonces formaban parte de la fuerza laboral 100 mil 213 niños, transcurrido apenas un año se habían sumado casi 41 mil, lo cual representó cuatro veces más la variación registrada entre 1990 y 1998, develó la OIT.

“No son tiempos buenos para la niñez hondureña, porque no se les respeta su integridad física, se les violenta el derecho a la salud, a la educación y se irrespeta su derecho a la vida”, expresó Ramón Custodio, comisionado para los Derechos Humanos.

En tal contexto, “el promedio de estudios apenas alcanza cinco años y más de un millón de ellos están fuera del sistema de enseñanza”, puntualizó.

La proporción mayor de estos procede de hogares pobres, cuyos progenitores con frecuencia nunca recibieron educación institucional y supeditan las decisiones sobre el tema a los ingresos del hogar.

El director de Casa Alianza, José Manuel Capellín, criticó la actuación del Instituto Hondureño de la Niñez y la Familia hasta su intervención estatal, en septiembre de 2011, y cuestionó la exclusión social que aqueja a los menores impedidos de ir a la escuela o acceder a servicios públicos.

“Estamos hablando del 80 por ciento de la población infantil, lo cual equivale al menos a dos millones y medio de infantes y adolescentes que viven en riesgo social o tratan de emigrar”, agregó.

Durante un reciente seminario celebrado bajo el título Nutriendo el Futuro, trascendió que dos de cada 10 niños padecen hambre (20 por ciento), y el 30 por ciento desnutrición crónica, reportó el diario La Tribuna el 12 de octubre del 2011.

Honduras posee los niveles más altos de desnutrición en la región, seguido de Nicaragua y Guatemala, y por debajo de Costa Rica y El Salvador.

La nación exhibe los dos extremos negativos: la desnutrición, que aqueja a quienes viven en condiciones de pobreza, y el sobrepeso, un padecimiento presente por lo general en los de mayores ingresos, quienes pierden la capacidad de elegir lo más eficaz entre los alimentos a su alcance.

Pero quizás, una de las peores amenazas sobre los infantes es la cultura de la violencia que reina en el país, donde 24 mil 674 personas fueron asesinadas entre 2005 y 2010.

De ellas, 19 mil 640 (80 por ciento) perecieron baleadas con las más de 800 mil armas de fuego en poder de diversos segmentos poblacionales.

Esos registros incluyen los cinco mil 547 crímenes cometidos en el período contra menores de 23 años de edad.

Ocurre que mil 735 de estos homicidios (31 por ciento) fueron perpetrados contra personas menores de 18 años de edad, según Casa Alianza.

También existen en el país redes que lucran con la explotación sexual de menores con fines comerciales y con la trata de personas.

La OIT detectó mediante un sondeo, en 2009, que casi 95 por ciento de los centroamericanos admiten como un delito el uso sexual de menores, mas son tolerantes con esa práctica.

Tal vez eso explique por qué 85 mil infantes (entre mexicanos y centroamericanos) son explotados sexualmente en México, según fuentes parlamentarias del Distrito Federal.

La directora de Asuntos Consulares de la Cancillería de Honduras, Dilcia Aguiriano, relacionó esa práctica con la trata humana y recordó que es un problema global, porque trasciende fronteras y solucionarla obliga a aunar esfuerzos entre todos los gobiernos.

Datos de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito indican que de 15 a 20 por ciento de las víctimas de ese flagelo son infantes y que el problema genera ganancias de hasta 32 mil millones de dólares al año en todas las regiones del mundo.

Cifras de Casa Alianza revelan que cada año viajan a Estados Unidos y Europa de forma ilegal unos 100 mil hondureños y, de ellos, el 10 por ciento son niños o adolescentes.

Más de ocho mil de esos menores de edad casi siempre aspiran a una mejor vida y afrontan abusos sexuales, explotación laboral y hasta la muerte a manos de delincuentes y extorsionadores o perecen en accidentes ferroviarios, sin ser registrados.

Los que optan por buscar a sus padres o parientes emigrados anhelan encontrar otras perspectivas, huir de la discriminación o de la criminalidad en el país más violento del planeta, donde el futuro está hipotecado por la considerable deuda estatal con la niñez.

(*) Periodista de la Redacción Centroamérica y Caribe de Prensa Latina.

Jose Barajas
Ninguna secundaria
Escrito por Jose Barajas
el 17/06/2013

GRISELDA

Gracias por invitarme a este interesante debate

Muy buena que comparten todos

Jose Barajas
Ninguna secundaria
Escrito por Jose Barajas
el 17/06/2013

Jose Barajas
Ninguna secundaria
Escrito por Jose Barajas
el 17/06/2013

Jose Barajas
Ninguna secundaria
Escrito por Jose Barajas
el 17/06/2013

Jose Barajas
Ninguna secundaria
Escrito por Jose Barajas
el 17/06/2013

Jose Barajas
Ninguna secundaria
Escrito por Jose Barajas
el 17/06/2013

Jose Barajas
Ninguna secundaria
Escrito por Jose Barajas
el 17/06/2013

Diferencias


Paulina Vin Daz Gonzalez
Secretariado comercial escuela contabl...
Escrito por Paulina Vin Daz Gonzalez
el 21/06/2013

Paulina Vin Daz Gonzalez
Secretariado comercial escuela contabl...
Escrito por Paulina Vin Daz Gonzalez
el 21/06/2013

Hola Gris.


El trabajo infantil forzado, en las calles, explotado, es una tristeza, sacan a los niños de su entorno natural, juego y estudio y los desvían de su futuro además, los explotan, eso no me parece.!

Sin embargo yo creo en enseñar a los niños a trabajar para hacerles el hábito y construirles el amor por esa tarea tan noble que en algún momento de sus vidas tendrán que abordar por un proceso natural, muchos hemos crecido trabajando en las vacaciones, en las empresas de la familia, ayudando en los ratos libres etc. Yo sí apoyo eso, creo que es bueno, necesario y que no deforma.



PURA VIDA!


Pauly