Nitrógeno no proteico

Valoración:
de 1 miembro
compartir


Nitrógeno no proteico
Ver el documento
compartir
Detalles
Fecha: el 21/06/2008
Categoria: General
Tamaño: 48 Kb
Descargas: 95
Descripción: Descripción del fichero Nitrógeno no proteico. Doc
Resumen (Extraido del documento):
Nitrógeno no proteico
Sistema de información de los recursos del pienso. 2000.

Volver a: proteica y con NNP
Para determinar el contenido proteico de un pienso, lo primero que suele hacerse es determinar, mediante análisis químico, el porcentaje de nitrógeno que contiene. Esta estimación se multiplica seguidamente por 6,25, ya que el promedio del contenido de proteína de un pienso es 16% (6,25 x 16 = 100). El valor que resulta se llama proteína bruta para distinguirlo de la proteína pura, ya que parte del nitrógeno analizado no se deriva de la proteína. En la mayoría de las gramíneas y otros forrajes verdes únicamente una parte del nitrógeno procede de las proteínas, mientras que el resto consiste en sales inorgánicas de nitrógeno, nitrógeno amino, amidos, etc. Esto, sin embargo, no tiene importancia para un rumiante, ya que puede utilizar tanto el nitrógeno inorgánico como el nitrógeno proteico, mediante la actividad microbiana del rumen, donde las bacterias medran en el nitrógeno no proteico y lo incorporan en sus propias proteínas. La proteína que hay en los cuerpos de los microorganismos se digiere seguidamente en el tubo intestinal del rumiante y se absorbe. Por ello, en lugar de dejar que el rumiante coma proteína pura, que es costosa, es posible aprovechar fuentes más baratas de nitrógeno, que pueden ser de igual eficacia.
Las fuentes más importantes de nitrógeno empleadas en la nutrición de rumiantes son: amoníaco, urea, biuret, fosfato diamónico y polifosfato amónico.
Amoníaco, NH3. Es un gas que, en general, se disuelve en el agua. Es la fuente más barata de nitrógeno que puede utilizarse en la alimentación del ganado, pero, como es tóxico y difícil de manejar, se usa principalmente para aumentar el contenido de nitrógeno de los alimentos pobres en proteína mediante la amonización en escala industrial. Los piensos pobres en proteína, por ejemplo la cascarilla de arroz, o la pulpa de remolacha, se dejan reaccionar con el amoníaco, en general, a

Sé el primero en opinar

 
Páginas internacionales: España  |  Italia  |  Francia  |  México  |  Alemania  |  Reino Unido  |  Argentina  |  Chile  |  Colombia  |  USA |  India |  Y próximamente: Brasil | 

Búsquedas frecuentes: vpm listenings diseñadores famosos como poner a punto un motor calcular el numero de meses transcurridos en excel

EMAGISTER Servicios de formación, S.L. Copyright 1999/2013.