Home > Foro de Autismo >

Debates de Autismo

> Risperidona su uso en niños autistas
Foro de Autismo
Foro de Autismo
2 Cursos online | 2308 Debates | 129 Documentos | 26 Vídeos | 1 Blog | 34 Imágenes | 5551 Miembros

risperidona su uso en niños autistas

pame
Santiago, Chile
Escrito por Pame Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa el 10/04/2007

Tengo un hijo de 5 1/2 lo medicaron con risperidona  12 gotas en la noche para empezar y casi todo su colegio también en diferentes dosis gotas pasatillas , esto es para bajar los niveles de ansiedad y poder trabajar mejor con ellos en las diferentes terapias. Piscina caballos estimulacion sensorial étc   Mi pregunta es  si es necesario madicar a los niños y si este medicamento es el unico mas efectivo , en mi caso personal mi hijo tuvo diferentes diagnosticos y recien a los 4 años me lo diagnosticaron como autista lo que a los 3 años la neurologa descarto considerandolo disfasico, mi hijo tiene ecolalia pero igual razona muchas cosas que le convienen,tiene algo de habla y esta empezando a  aprender las letras es muy hiperactivo e inteligente no le gusta pelear es de los que le pegan pero se hace escuhar , es autonomo y le gusta mandar es cariñoso conmigo y con  su hermanito bebe. No soy partidaria de los medicamentos pero si son necesarios sedo ,tengo arta paciencia y creatividad que me  a ayudado mucho a conseguir logros en mi hijo. Mamas de niños con asperguer me han comentado que mi hijo tiene muchas similitudes pero cuando quiero razonar con el se confunde se enoja responde cosas que no le estoy preguntando pienso que se asemeja mas al autista.

¿Mis preguntas concretas son 2 , primero risperidona es o no beneficiosa en niños autistas y segundo mi hijo es netamente autista o seguiran cambiandome su diagnostico?

compartir


Ana Luisa Molina Galvez
Entrenadora de atletas especiales ipd/...
Escrito por Ana Luisa Molina Galvez el 11/04/2007
Your Health

La risperidona puede mejorar el comportamiento en niños con autismo

El autismo es un trastorno del desarrollo potencialmente devastador. Además de sus síntomas principales - daño en las habilidades sociales, en la comunicación verbal y en la flexibilidad cognitiva y del comportamiento - algunos niños autistas exhiben serios trastornos de la conducta tales como berrinches, agresión y heridas autoinfligidas. Una investigación publicada en el número del 31 de julio del 2002 del The New England Journal of Medicine sugiere que el medicamento antipsicótico risperidona (Risperdal) puede mejorar el comportamiento en niños con autismo que exhiban problemas severos del comportamiento.

Acerca del estudio

Investigadores del Autism Network of the Research Units on Pediatric Pharmacology estudiaron a 101 niños y niñas con autismo y problemas serios del comportamiento. Los niños estaban entre las edades de 5 a 17 años y estaban libres de cualquier padecimiento médico serio u otros trastornos psiquiátricos. Los niños autistas que tomaban medicamento y que se estimaban propensos para trastornos severos del comportamiento fueron excluidos.

Al principio del estudio, los niños pasaron por pruebas para detectar el autismo (por medio de una entrevista con un médico), pruebas de inteligencia, exámenes de laboratorio de rutina y un examen físico. A los padres se les preguntó acerca del historial médico de los niños y se les pidió que estimaran su comportamiento sobre la Irritability subscale of the Aberrant Behavior Checklist. Además, un médico estimó el comportamiento del niño usando la escala Clinical Global Impressions; Severity (CGI-S).

Los niños fueron asignados aleatoriamente a tomar ya sea risperidona o una píldora de placebo (inactiva) dos veces al día durante 8 semanas. En las visitas semanales al médico, los niños fueron valorados para cambios en sus signos vitales, peso, salud general, nivel de energía, rigidez muscular, inquietud motora, hábitos intestinales y de la vejiga y hábitos de sueño. Después de 8 semanas, a ambos grupos se les dio la oportunidad de tomar risperidona durante 4 meses.

Al final del estudio, los investigadores compararon el comportamiento de los niños que tomaron risperidona con el comportamiento de aquellos que tomaron el placebo, otra vez usando las escalas de Irritability y CGI.

Los resultados

Sesenta y nueve por ciento de los niños que tomaron risperidona experimentaron progresos en el comportamiento comparado con sólo el 12% de los niños que tomaron placebo. Para el propósito de este estudio, los progresos fueron definidos como una reducción mínima del 25% en la puntuación del Irritability combinado con la clasificación de "mejorado mucho" o "mejorado muchísimo" en el CGI; Improvement scale. Además, estas mejorías en comportamiento se mantuvieron después de 6 meses.

El incremento en el apetito, la fatiga, la somnolencia, los mareos y el babear fueron más comunes en el grupo con la risperidona que en el grupo con el placebo. Sin embargo, la mayoría de estos efectos secundarios cedieron en unas pocas semanas. En promedio, los niños que tomaron risperidona aumentaron ligeramente más peso durante las ochos semanas que los niños que tomaron el placebo.

Aunque esta investigación sugiere que la risperidona puede aliviar los problemas de comportamiento algunas veces asociados con el autismo, este estudio tiene sus limitaciones. Primero, el periodo relativamente corto del estudio descarta la valoración de los efectos secundarios a largo plazo de la risperidona. Segundo, sólo los niños autistas fueron incluidos en este estudio, así que no está claro si la risperidona será útil para niños con otros trastornos dominantes del desarrollo. Tercero, este estudio midió los cambios en los síntomas del comportamiento asociados con el autismo, pero no los síntomas esenciales del autismo. Finalmente, se necesita más investigación acerca de cómo se compara la risperidona con la terapia del comportamiento y la efectividad de la risperidona y la terapia del comportamiento combinadas.

¿En que manera le afecta a usted?

Este estudio sugiere que la risperidona puede ayudar a reducir las rabietas, la agresión y el comportamiento de herirse a sí mismos en algunos niños autistas. Sin embargo, es importante entender que la risperidona no está probada como un tratamiento para los principales síntomas del autismo - daño en las habilidades de sociabilidad, comunicación verbal y flexibilidad cognoscitiva y del comportamiento.

Si su hijo tiene autismo con problemas serios del comportamiento, pregunte a su médico acerca de la posibilidad de intentar con la risperidona.

Fuentes:

Research Units on Pediatric Psychopharmacology Autism Network. Risperidone in children with autism and serious behavioral problems. New England Journal of Medicine. August 1, 2002;347:314-321.


Ana Luisa Molina Galvez
Entrenadora de atletas especiales ipd/...
Escrito por Ana Luisa Molina Galvez el 11/04/2007
AUTISMO. TRATAMIENTOS

 
Con el presente artículo pretendemos recoger en un documento algunos de los tratamientos que se utilizan hoy en día para dar respuesta a la sintomatología del autismo. El objetivo que se persigue es el de ofrecer otro punto de vista respecto a la intervención con las personas autistas, recogiendo otros modelos de intervención que por sus características pretenden dar un enfoque distinto al educativo, analizado en otros artículos. Aún así, conviene indicar que resulta difícil ofrecer una clasificación de los distintos tratamientos que no incluya modelos o estrategias basadas en contextos educativos, por razones del todo obvias, por lo que se recogerán los más importantes con los enlaces que sean oportunos.

Añadir, además, la idea de que este artículo se crea con un marcado carácter dinámico, en el que se irán recogiendo todos aquellos tratamientos que puedan aportar nuevos datos al estudio de la intervención sobre las personas autistas.

Recogemos a continuación un listado sobre los distintos tratamientos existentes relacionados con el autismo.

Tratamientos bioquímicos

Vitamina B6 . Bernard Rimland ha seguido esta línea de investigación. Junto con la vitamina B6 se suele administrar Magnesio. Se ha sugerido que esta combinación reduce la hiperactividad y las conductas obsesivo/compulsivas en los autistas.
Dimertilglicina (DMG) . También investigada por Bernard Rimland. Se señala que algunas veces ayuda a los autistas en la mejora del lenguaje verbal y la capacidad de atención. El DMG no requiere receta en los EEUU, ya que se considera un suplemento a la alimentación (se llamó vitamina B-16, pero dejo de ser considerada vitamina ya que no se le asocian trastornos médicos a su déficit).
Dieta de eliminación del Gluten/Caseina . Para algunos niños, el efecto de estas dietas son evidentes para sus padres desde las primeras horas o días. Los niños que parecen responder mejor a las dietas sin productos lácteos suelen tener un historial con infecciones del oído, llanto inconsolable, poco dormir, y un excesivo consumo de leche u otros derivados lácteos. La intolerancia al gluten se identifica generalmente por pérdida de deposiciones y/o el aumento del deseo por el pan o la pasta. La dietas sin gluten no comportan riesgo y deben ser por tanto probadas cuanto antes para ver si mejoran los síntomas. Si así fuera, se recomienda una exploración mas detallada de posibles tratamientos bioquímicos.
Fenfluramina . Un medicamento que disminuye la concentración de la serotonina en la sangre. Algunos autistas presentan una concentración alta de serotonina. El Dr. Edward R. Ritvo, que ha seguido esta línea de investigación, ha informado de algunos éxitos con su aplicación.
Periactin (AKA ciproheptadina) . Otro medicamento que disminuye la serotonina. Se administra normalmente como antiestamínico pero también se ha probado con autistas como regulador del exceso de concentración de serotonina.

subir

Tratamientos neurosensoriales

Entrenamiento de Integración Auditiva . Un método que cambia la sensibilidad de las personas a los sonidos en las diferentes frecuencias. Fue inicialmente desarrollado para combatir la aparición de algún tipo de sordera, pero fue aplicada a una niña autista y la curó. Desde entonces no se ha informado de ninguna otra curación, pero se le acredita algún tipo de mejoría en algunos síntomas autistas. En especial, los autistas que muestran un desagrado, incluso aversión, por algún tipo de sonido pueden mejorar en sus síntomas con este entrenamiento. Existen dos versiones de este método, el Método Tomatis y el de Bernard. Son tan distintos que podrían ser consideradas como terapias diferentes.
Terapia de Integración Sensorial . Es un método de ayudar a los autistas con hipersensibilidad en los cinco sentidos, aplicándoles experiencias sensoriales, como por ejemplo balanceos, saltos, vueltas, etc. Lo suelen aplicar sólo terapeutas ocupacionales que han aprendido la metodología.
Comunicación Facilitada.
Terapias integradas en el entorno familiar.

Tratamientos psico-dinamicistas

Terapia de Abrazos . Martha Welch es su defensora principal al argumentar que el autismo esta causado por la falta de vínculo maternal con el niño. El niño es abrazado a la fuerza por la madre. Tanto Temple Grandin como Bernard Rimland opinan que esta terapia procura simplemente una estimulación sensorial, pero que no tiene base psicogénica. Temple Grandin indica que el abrazo forzado no es necesario. Si esto fuera cierto, la Terapia de Abrazos debería ser clasificada como una clase de estimulación sensorial.

Tratamientos conductuales

Terapia Conductual . Entre otros "Método Lovaas", "Intervención Conductual", "Análisis Conductual Aplicado", "Enseñanza de Ensayos Increméntales". Hacen uso de la modificación de la conducta, desarrollada originalmente por B.F. Skinner. Lovaas y otros psicólogos lo adaptaron como un método de terapia educacional para los niños autistas. El libro de Catherine Maurice "Let Me Hear Your Voice" es un relato de la recuperación de dos niños autistas con dicho método. La terapia conductual tiene muchos adeptos que proclaman que es el único que posee un estudio (completo con grupos de control) que documenta el porcentaje de éxito. El Método Lovaas se analiza más abajo en la página.
Programa TEACCH de Carolina del Norte .
Paradigma de Lenguaje Natural . Un tratamiento conductual, que puede ser clasificado junto al método Lovaas, aunque tiene algunas diferencias. Su libro de referencia es de Koegel & Koegel. También se conoce como "Pivotal Response Training".

Otros tratamientos

Lentes Irlen . Desarrollado para tratar la dislexia y otros trastornos parecidos. La utilización de lentes coloreadas para corregir dificultades de la visión en individuos con autismo en bastante reciente (1994). Donna Williams la ha hecho popular (autora de "Nobody Nowhere" y "Somebody Somewhere").
Educación de Habilidades Sociales y Relatos Sociales . Educación de autistas con lenguaje verbal, enseñándoles las reglas sociales no escritas, la gesticulación corporal que se utiliza durante la conversación y la interacción social. Carol Gray utiliza una técnica llamada "Relatos Sociales" para ayudar a ilustrar las reglas sociales en cualquier circunstancia y las respuestas adecuadas. Los Relatos Sociales y los "Guiones" se utilizan con individuos sin habla para enseñarles las respuestas apropiadas y adaptar al individuo a los cambios. En los niños pequeños, los guiones pueden ser en forma de fotografías o dibujos.
Terapia con Delfines . Se bañan a los niños con delfines para estimular la comunicación del autista con ellos. Usado en casos de autismo, Síndrome de Down, etc. Algunos investigadores de renombre en este campo son los Dr. Betsy Smith (Florida International University) y Dr. John Lilly.

Por su significatividad se exponen a continuación algunos de los tratamientos desarrollados relacionados con el autismo.

 
Tratamientos farmacológicos subir

A lo largo de los últimos 35 años, se han venido administrando una muy diversa gama de medicamentos psicotrópicos a las personas que presentan Trastornos Generales del Desarrollo.

Sin embargo, no existe ningún tratamiento medicamentoso específico para el trastorno autista. Se utilizan fármacos psicotrópicos para combatir determinados síntomas o grupos de síntomas y los trastornos comórbidos de cada paciente. Cada sujeto presenta un perfil de respuesta que le es propio y no es extraño que el fármaco que produce una respuesta excelente en algún paciente produzca en otro respuestas paradójicas. Se aconseja empezar siempre por la mínima dosis para ir progresivamente aumentado hasta encontrar la dosis mínima eficaz. Tras algunos meses de tratamiento siempre se debería efectuar una retirada del medicamento (salvo los anticomiciales) para evaluar la respuesta al tratamiento.

Actualmente se piensa que la medicación psicotrópica es en algunos casos necesaria y nunca suficiente y que la prescripción debe combinarse con otros métodos de intervención.

Cada caso concreto se convierte en un caso único pues de entrada y ante los problemas planteados por un paciente con autismo no se dispone de la información necesaria para asegurar que un determinado medicamento va ser eficaz. Igualmente en el proceso evaluativo de la eficacia y seguridad del medicamento sería útil que algunos de los observadores, en la medida de lo posible, desconocieran que el niño está recibiendo el medicamento pues de esta forma se evitaría la subjetividad del observador.

Los medicamentos más utilizados en las personas con autismo son los neurolépticos, substancias que producen un bloqueo de los receptores dopaminérgicos. De entre ellos el más empleado es el haloperidol que a dosis bajas se ha mostrado útil para promover el aprendizaje, controlar síntomas conductuales y reducir los niveles excesivos de actividad. Algunos neurolépticos más recientes como la risperidona parece más beneficiosa en algunos pacientes al mismo tiempo que se tolera mejor y tiene menos riesgos. Lo que si parece quedar claro es que los efectos beneficiosos aparecen a dosis medio-bajas.

Los antidepresivos clásicos y los ISRS (Inhibidores Selectivos de la Recaptación de la Serotonina) como la fluoxetina, fluvoxamina, paroxetina, sertralina, etc. Se han utilizado para los síntomas depresivos, la ansiedad y los comportamientos ritualizados.

Los psicoestimulantes (metilfenidato), los neurolépticos y los anticomiciales (carbamazepina, valproato, gabapentina... ) pueden ser útiles para controlar la impulsividad. El metilfenidato se puede utilizar para los niños que presente déficit de atención con o sin hiperactividad y para los niños hipoactivos.

Los B-bloqueantes y la clonidina se han utilizado en la impulsividad y agresividad. Algunos estudios indican que la naltrexona, un bloqueante de los receptores opioides, puede mejorar la interacción social y disminuir las conductas autolesivas.

Los tratamientos de carácter farmacológico tienen gran peso en su aplicación para responder al autismo. Sin embargo, y a pesar de que esta abundante práctica se lleva haciendo durante los últimos 30 años, algunos autores cuestionan esta metodología pues, a su juicio este aspecto del tratamiento no recibe la atención que merece y se puede cuestionar su utilización desde muy diversos parámetros.

Con el objetivo de paliar algunos de estos inconvenientes, otros autores (Joaquín Fuentes, Mariví Cundín y José Luis Gutiérrez) han desarrollado un sistema protocolizado de tratamiento psicofarmacológico en personas con autismo y otros trastornos del desarrollo. Pretenden revisar las limitaciones de los datos científicos que sustentan la terapia medicamentosa en el autismo, analizar el potencial uso y abuso de los medicamentos y ofrecer un modelo estructurado de práctica, denominado pharmautisme, que según sus defensores ha de salvaguardar el uso de los fármacos psicotrópicos desde una triple vertiente del rigor científico, la filosofía de la mejora continua y el respeto a los derechos humanos de las personas que los reciben.


Existen una serie de razones por las cuales las terapias medicamentosas se encuentran limitadas. Algunas de estas razones se resumen en las siguientes:

La variabilidad de los criterios diagnósticos lleva a que las muestras de pacientes no sean homogéneas y a que, por tanto, la compatibilidad de los diversos trabajos sea limitada.
El autismo es un problema de escasa incidencia, por lo que inevitablemente las muestras de pacientes en las que se estudia la eficacia o ineficacia de un determinado medicamento son pequeñas. Así, en realidad, estaríamos hablando, en la mayor parte de los estudios realizados, de muestras de 10 o 12 pacientes en los que los investigadores aplican el medicamento en cuestión. Por tanto, se desprende que resulta algo atrevido el aplicar un producto concreto a un determinado paciente, basándose únicamente en lo observado en trabajos de tan pequeña escala.
Muchos de los fenómenos que acompañan al autismo, como la alteración en la comunicación social recíproca o el pensamiento rígido y estereotipado son muy difíciles de definir objetivamente. Si a esto añadimos el que el comportamiento de la personas con autismo es el resultado de su interacción con el entorno concluiremos que la crítica de los trabajos psicofarmacológicos exige una buena dosis de generosidad por parte de quien los examina.

En cuanto al análisis del uso y abuso de los medicamentos psicotrópicos, los autores ofrecen un decálogo sobre el posible uso de los mismos, que pasamos a desarrollar:

No existen medicamentos para el autismo. Se han intentado muchos fármacos, pero ninguno cambia los problemas fundamentales que denominamos autismo.
Sí que hay medicamentos que pueden ser eficaces en el tratamiento de los trastornos psiquiátricos o en ciertos comportamientos de las personas con autismo.
No se deben utilizar los medicamentos porque aún no seamos capaces de conseguir, con otros métodos, los avances deseados en una persona con autismo. El autismo, hoy por hoy, no tiene cura y los medicamentos pueden complicar aún más la situación.
Sí que los medicamentos pueden ser un complemento del programa de tratamiento multimodal y facilitar el que otras intervenciones sean más eficaces.
No hay que utilizar los medicamentos como sustitutos de otros tratamientos sociales y educativos, ni por carencias estructurales como, por ejemplo, escaso personal cualificado.
Sí que hay que pensar que siempre, cuando se da un medicamento, estamos realizando una prueba, sin garantía de que vaya a funcionar. Ningún medicamento debe ser, en principio, para toda la vida.
No se deben administrar psicofármacos sin haberse descartado previamente que los problemas de comportamiento tengan un origen físico, especialmente en niños pequeños y personas no verbales (la agitación puede ser debida a un dolor de muelas, otitis, jaqueca, etc.).
Sí que hay que seguir siempre las instrucciones del personal sanitario: no aumentar o disminuir la dosis sin permiso; no acortar o prolongar los tratamientos sin el debido control.
No hay que esperar que los medicamentos psicotrópicos carezcan de efectos secundarios. Casi todos los medicamentos tienen buenos y malos efectos y generalmente hay que valorar si unos superan a los otros.
Sí que hay que informar sobre las limitaciones, posibilidades y riesgos de los medicamentos a los familiares, a los profesionales implicados y a las propias personas con autismo en la medida que ello sea posible. Los tutores de la persona con autismo, si es que por sus limitaciones los tiene, tienen el derecho a otorgar su consentimiento al tratamiento, siendo obligación de los profesionales el proporcionales los datos necesarios para que lo hagan de manera informada.

subir

Finalmente, el modelo denominado "Pharmautisme" se basa principalmente en dos aspectos complementarios:

1. Más que plantear si un paciente determinado se va a beneficiar de un medicamento, ya que le hemos asignado un diagnóstico concreto, se trata de establecer si en un paciente dado un medicamento es eficaz para disminuir un problema que hemos observado. Así la cuestión no sería ¿Presenta este paciente con autismo suficientes síntomas de hiperactividad/baja capacidad de atención como para merecer un diagnóstico adicional y por consiguiente un tratamiento específico de dicho problema? , sino más bien, ¿Mejora en este paciente el metilfenitato su capacidad para atender y realizar actividades de manera tan significativa que se justifica el darle medicación?

La diferencia está en el foco de interés de la discusión. En el primer caso se debate sobre la ausencia o presencia de un determinado síndrome; en el segundo sobre la eficacia o ineficacia de un producto. En el primero se asume que la psiquiatría ha avanzado lo suficiente como para afirmar que si somos acertadamente precisos en nuestro diagnóstico deduciremos automáticamente la terapéutica eficaz garantizada para dicho trastorno; en el segundo se plantea humildemente que es posible que un determinado fármaco sea eficaz para alguno de los problemas de este paciente, sobre la base de su similitud con otros pacientes para los que ha funcionado, aunque nosológicarnente padezcan trastornos diferentes.

2. Siguiendo el segundo razonamiento y coincidiendo con esta propuesta, dado el actual nivel de conocimientos, el segundo aspecto a contemplar sería el cómo vamos a ser capaces de establecer en el caso particular de este paciente si la medicación le ayuda o no. Para ello hay que plantearse cada situación como un caso de los que se denominan de diseño único. En esta metodología cada paciente se constituye en su propio caso de investigación y sirve como su propio sujeto control.

En síntesis, se trata de una vez seleccionado o seleccionados los medicamentos que pueden ser eficaces para el problema específico que queremos eliminar (sea éste la hiperactividad, los cambios llamativos de humor, el trastorno de sueño o las crisis de agresividad o cualquier otro), se trata de definir de manera operativa el problema a tratar, formar a las personas que rodean al paciente (familiares y profesores) sobre como anotar los cambios observados y, posteriormente hacer el estudio individual con el medicamento. Puede haber muchas variaciones metodológicas pero, como mínimo, debería contarse con dos fases, una en la que no se toma el medicamento y otra en la que se administra el fármaco en cuestión.

Esta metodología del diseño de caso único no es excesivamente complicada y debería ser, hoy en día, la buena práctica habitual a la hora de iniciar un tratamiento psicofarmacológico en todas las personas, incluidas especialmente aquellas que en función de sus discapacidades no pueden informarnos eficazmente sobre sus vivencias al recibir medicación, y, por supuesto también, a la hora de finalizar el mismo, cuando se trata de decidir sobre si merece o no la pena continuar con el tratamiento.

Metodología que se complementa con un protocolo de seguimiento que garantiza la buena práctica en la fase de mantenimiento de la medicación. Este protocolo, se está elaborando en Gautena, en la provincia de Guipuzkoa, como parte del programa que los autores han llamado Pharmautisme.

 
Método Lovaas subir

El método Lovaas se basa en una metodología conductual de intervención temprana, con carácter intensivo.

Lovaas y sus colaboradores de UCLA son el único grupo de investigación que ha publicado evaluaciones controladas sobre la eficacia de un programa de tratamiento conductual que incluye los siguientes componentes: intervención temprana, involucración parental, alta intensidad y enfoque comunitario.

Los principales componentes de la Terapia UCLA/Lovaas, globalmente considerados, son:

Intervención conductual . Implica utilizar técnicas y procedimientos como el reforzamiento, aprendizaje en discriminación, estimulación de apoyo a la respuesta instrumental, desvanecimiento/retirada gradual de los estímulos de apoyo, moldeamiento, análisis de tareas, etc.
Intervención temprana . La intervención conductual e intensiva se dirige principalmente a niños menores de 4 años, ya que tal y como se comprobó en los primeros estudios de Lovaas, la eficacia de la intervención se acentúa en edades muy tempranas. Esto no descarta la realidad de que niños de más edad también tienen capacidad de aprendizaje si se utilizan las estrategias adecuadas.
Intervención uno-a-uno . Durante aproximadamente los primeros 6-12 meses de intervención, la instrucción debe ser uno-a-uno, ya que el aprendizaje se acelera en esa situación. El entorno familiar es el primer medio donde el niño es instruido, para posteriormente exponerlo a situaciones más complejas, como son los entornos escolares y la comunidad.
Intervención Global . Los niños con autismo inicialmente necesitan que se les enseñe prácticamente todo. Disponen de unos pocos comportamientos apropiados, y los comportamientos nuevos deben enseñarse uno a uno y de forma gradual. El enfoque global implica incluir todos los aspectos del desarrollo como objetivos terapéuticos, desglosados en unidades comportamentales fácilmente instruibles.
Intervención intensiva . Tal vez como corolario de la necesidad del enfoque global, una intervención requiere un gran número de horas, alrededor de 40 horas a la semana. La mayor parte de las 40 horas, al menos durante los primeros seis a doce meses de la intervención, deben situar su mayor énfasis en remediar déficits de habla y lenguaje. Después, este tiempo se divide entre proporcionar la integración con los compañeros mientras se continúa remediando deficiencias de habla y lenguaje.

Existe un manual de referencia elaborado por Lovaas (1990), donde se recoge información detallada sobre la enseñanza de programas especialmente diseñados para el aprendizaje de los niños con autismo y un ejemplo de curriculum.

La Terapia UCLA/Lovaas se desarrolla en España en el Instituto de Intervención Temprana de Barcelona , donde se puede completar la información sobre el método, además de poder acceder a la información sobre los servicios que se ofrecen.

 
Método Tomatis subir

Metafóricamente hablando lo que hace el Método Tomatis es tender una cuerda al niño autista para que reconecte con el deseo de contacto y comunicación con el entorno, sanando simbólicamente los pasajes que quedaron interrumpidos en algún momento de su existencia y fortalecerlo para que pueda subir de nuevo a la luz.

La aplicación del método Tomatis en niños que presentan esta sintomatología intenta en una primera etapa, a través de una programación especial de música de Mozart y Cantos Gregorianos, disminuir el nivel de angustia entregando las emociones y el afecto que tanto necesitan y que, paradójicamente, les aterra recibir por vía del contacto físico. Así, transmitiéndole la alegría de vivir presente en toda la música de Mozart se irá despertando ese "deseo" profundo de comunicación, que se va expresar de tan distintas maneras. Al mismo tiempo la terapia estimula la maduración del aparato vestibular y realiza una estimulación de las vías sensorioneurales, factores que son indispensables para el futuro desarrollo e integración del lenguaje. En etapas posteriores que dependerán de la evolución del paciente, la programación se orientará a estimular lenguaje, incorporando progresivamente nuevos elementos propios del Método Tomatis.

Los cambios más significativos que se observan en niños autistas tratados con el Método Tomatis son los siguientes:

El niño se vuelve emocionalmente más expresivo (se ríe, llora frecuentemente)
Puede expresar un comportamiento más afectuoso, en un principio, hacia la madre (la besa, la abraza, aunque quizá no acepte de ella lo mismo en un comienzo). Posteriormente, expresa este comportamiento hacia otras personas de su entorno cercano.
Mejora el contacto visual, aunque sigue intermitente.
Mejora el contacto con el ambiente.
Aumenta la vocalización en las primeras etapas (generalmente se presenta en forma de gritos agudos que se vuelven paulatinamente más modulados y se transforman en una especie de balbuceo). Posteriormente, a lo largo de la terapia, se observa una clara maduración en el lenguaje.
En niños que tienen lenguaje, aumenta la vocalización y el vocabulario.
Mejora la sociabilidad
Mejoran los periodos de atención y concentración.
Disminuyen movimientos corporales repetitivos (estereotipias) y las conductas autodestructivas.
Mejoran funciones motoras finas y gruesas. Hay una regulación de su psicomotricidad.
Mejoran los ritmos biológicos tales como el sueño, el hambre, la respiración, el corazón, etc.

El método Tomatis aporta un enfoque diferente al tratamiento de estos niños, ya que a través de la estimulación auditiva, busca despertar y reconectar con el deseo de comunicación que quedó interrumpido en algún momento de su desarrollo. El Dr. Alfred Tomatis plantea que el problema del autismo tiene relación con un desorden en la regulación del sistema sensorial. El sistema nervioso central de los niños que sufren de autismo no les permite percibir, procesar ni organizar la información sensorial apropiadamente, tanto la proveniente de su cuerpo como la del medio ambiente. Función que es fundamental para un desarrollo normal y adaptativo.

Por tanto el foco del Método Tomatis es trabajar vía estimulación auditiva sobre el sistema que regula el circuito sensorial con el objetivo de proporcionar las bases necesarias para un desarrollo normal. La estimulación sonora provee una oportunidad para influir en muchas áreas que incluyen las funciones de crecimiento motor, motor fino, procesamiento visual, atención, habla y lenguaje.

 
Músicoterapia subir

Bajo este denominativo nos referimos a programas que se basan fundamentalmente en la expresión musical como programa de intervención terapéutico en autismo.

La intervención por medio de la música como fin para, inicialmente conseguir la expresión estética, debe realizarse en tres fases o niveles sucesivos de trabajo, que son:

Primer nivel o nivel de regresión . En esta primera etapa el autista es sometido a sonidos empáticos y se produce la apertura de canales de comunicación y la ruptura de núcleos defensivos. En este nivel se utilizan técnicas de musicoterapia pasiva o receptiva. Se entiende que hablamos de musicoterapia pasiva cuando el paciente es sometido a sonido sin consignas previas.
Segundo nivel o nivel de comunicación . En esta segunda etapa el autista se comunica con el musicoterapeuta, quien aprovecha los canales de comunicación abiertos en el primer nivel para introducirse como ser humano.
Tercer nivel o nivel de integración . El paciente se comunica con el medio que lo rodea y su grupo familiar aprovechándose los canales comunicativos de los niveles anteriores.

Para comenzar este proceso el primer paso que debemos dar es encontrar los sonidos, la música que esté en consonancia con los gustos del niño, tenemos que buscar su ISO personal.

El término ISO, acuñado por Benenzon, fundamenta toda la actuación musicoterapéutica. Su significado corrresponde al término "igual" y constituye el conjunto de arquetipos sonoros y en constante evolución a lo largo del tiempo del ser humano en el que se incluyen nuestras vivencias sonoras gestacionales intrauterinas, del nacimiento, infantiles, de la adolescencia y de la vida adulta. Según Benenzon existen cuatro tipos de ISO que se relacionan entre sí:

ISO GESTALT: Constituye el conjunto de arquetipos sonoros que caracterizan a un individuo.
ISO COMPLEMENTARIO: Son los pequeños cambios que se operan cada día o en cada sesión de Musicoterapia, por efecto de las circunstancias ambientales y dinámicas.
ISO GRUPAL: Está relacionado al esquema social en que el individuo se integra. Necesita tiempo para establecerse y estructurarse. Depende del iso individual y de la buena elección y conocimiento del grupo por parte del musicoterapeuta.
ISO UNIVERSAL: Se refiere a una serie de características comunes a todos los seres humanos independientemente del contexto social o histórico en el que se desenvuelvan y de las características psicofisiológicas de cada individuo. Un ejemplo de sonido arquetípico dentro de este iso universal es el de la respiración.

Una vez que se ha encontrado el ISO del niño, es decir, el sonido o conjunto de sonidos que pueda penetrar por medio de la coraza de cristal impuesta en el autista pasamos a introducir un instrumento que reproduzca ese sonido o algún parámetro del mismo, lo cual convierte a ese instrumento en un objeto intermediario. A continuación se presenta el objeto o instrumento que ha producido el sonido, es decir, el objeto intermediario a través del cual se establece un contacto directo con el niño. A partir de aquí se empiezan a abrir canales de comunicación gracias a la imitación de la respuesta del niño, a la imitación del sonido, de los gestos o de los propios movimientos que el que se produce gracias a este objeto intermediario.

La primera dificultad consiste en encontrar el ISO personal del niño autista y el objeto intermediario que alude a un instrumento de comunicación con el que actuar terapéuticamente, debido a la imposibilidad de interrogarlo acerca de sus gustos o preferencias musicales. Por lo que será preciso la ayuda de los padres para intentar descubrir este conjunto de sonidos arquetípicos que forman parte del niño y que nos ayudarán a abrir una primera vía de comunicación.

Existe un modelo de ficha que permite recoger de los padres los datos necesarios para intentar determinar el ISO personal del niño/a. (referencia en Webgrafía)

Sin embargo, aunque la ficha puede se de utilidad, en la mayoría de las ocasiones no conduce al descubrimiento exitoso del ISO personal, lo que lleva a probar de forma empírica e intuitiva distintos sonidos hasta hallar el que parece adecuado para la intervención. Los sonidos que normalmente son más eficaces están relacionados con contextos primitivos relacionados con los primeros meses de vida del niño, incluso aquellos que oye durante el embarazo ya que en la mayoría de los casos el psiquismo del niño psicótico, en especial con rasgos autistas, es una prolongación patológica del psiquismo fetal.

Una vez conocido el estado del niño/a y encontrado el sonido inicial, prosigue el trabajo centrando los esfuerzos en las siguientes áreas y objetivos:

Mejorar la coordinación motriz gruesa y fina.
Aumentar la atención.
Desarrollar la consciencia corporal.
Desarrollar habilidades sociales.
Desarrollar la comunicación verbal y no verbal.
Facilitar el aprendizaje de conceptos preacadémicos y académicos básicos
Interrumpir y alterar patrones de conducta ritualistas y repetitivos.
Reducir la ansiedad, las rabietas, y la hiperactividad.
Educar la percepción sensorial y la integración sensoriomotora (auditiva, visual, táctil ,etc.).

Para ello se proponen una serie de técnicas:

Ejercicios de vocalización (cantar vocales, bien solas o bien en combinación, y consonantes con al inflexión y el soporte de la respiración apropiada).
Cantar con acompañamiento frecuente de percusión corporal.
Movimiento, incluyendo la danza, el movimiento creativo, los ejercicios rítmicos y las técnicas de imitación.
Juegos musicales.
Interpretación instrumental, utilizando técnicas de imitación y de improvisación tanto en sesiones individuales como de grupo.
Audición musical.


Diana Marin Navarret E
Diplomado en liderazgo familiar y comu...
Escrito por Diana Marin Navarret E el 14/07/2007
Mi nombre es diana marin al que usted tengo un hijo con las mismas caracteristicas el tien 10 años y fue diagnosticado desde los 3 años como autista esta tomando risperidona pero he visto que en ocaciones lo altera mas, aunque toma un cuarto de pastilla de 2mg cada noche y al igual que usd me embarga la duda.

Pame
Chile
Escrito por Pame el 21/07/2007
Desde que escribi esa inquietud, ha pasado un poco el tiempo y he visto que mi hijo le ha hecho bien en el control del sueño y en el dia esta mas pasivo aunque ahora esta un poco mas irritable de dia he pensado consultar con el neurologo y añadir algunas gotas durante el dia, ya que el cuerpo se acostumbra y ya no causa el mismo efecto el madicamento y a medida que crecen nuestros hijos tambien su ansiedad, tengo una amiga que le da la misma dosis a un niño de 8 años noche y en la mañana ,yo con mi hijo tengo tiempos de juegos durante el dia donde gasta energia, me paso una vez que se derramo el frasco el toma en gotas pues no le gustan las pastillas como yo vivo en una ciudad pequeña no tenia la farmacia  y ese y el dia siguiente fueron caoticos ,por el cambio brusco de no tener su medicamento esto  de la risperidona es un tratamiento y al darselo o quitarselo debe ser paulatino,ademas a los 10 años hay que tener ojo estan entrando en un periodo que los hacerca a la pubertad ,en el colegio que asiste mi hijo son como 55 niños autistas en diversos grados y edades , arupados en cursos o niveles de a 5 niños , dia a dia tengo la oportunidad de conversar con otras mamas de niños autistas de diversas edades lo cual me ha ayudado mucho a  enfrentar  obtaculos que se presentan y sus experiencias son ejemplos que me han servido para entender  mas a mi hijo,para valorarlo y luchar con mas fuerza, si queres preguntar algo o tienes dudas mandame tu email y yo te respondo en lo que pueda, chao que estes bien y fuerza dia a adia tenemos que aportar ese granito de amor incondicional que ayuda a fortalecer a nuestros hijos y a nosotras mismas....

Diana Marin Navarret E
Diplomado en liderazgo familiar y comu...
Escrito por Diana Marin Navarret E el 07/08/2007
Mi hijo nicolas ultimamente esta muy alterado a tal punto que se autoagrede, de nuevo hay frustracion a la negativa se le dan ordenes sencillas realizando lo contrario. Bajo la guardia con el control de esfinteres, en ocaciones me siento cansada pero hace cosas las cuales me llenan de energia para seguir adelante sin bajar la guardia. Estamos proximos a tener el control con el psiquiatra infantil para reevaluar lo de la medicacion. Agradezco la informacion que me puedan bridar al igual que sus experiencias de vida ya que son alicientes para mi.

Escrito por Pame Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa el 08/08/2007
Muchas veces la negativa y el ser contradictorios y opositores es porque es su forma de comunicarnos que estan en desacuerdo,lo mismo con el control de esfinter , a mi me paso que me puse a estudiar y trabajar y el hacia todo lo posible en portarse mal  se hacia a cada rato asi que opte por quedarme en casa y cuidar de el y fue bueno porque aprendi a quererlo mas entenderlo y enseñarle nuevas cosas, hay que entender que ellos ven el mundo distinto a nosotros le obsesionan ciertas cosas le desagradan otras y no siempre hay que obligarlos si no mas bien tratar de comprender el porque de tal reaccion , que sera lo que le desagrada como puedo yo ayudar a que no se moleste en cierto momento como puedo hacer su vida mas grata y que tanto el y el resto de la familia pueda entenderlo tambien, los medicamentos en ciertos casos son necesarios pero un medicamento no te asegura un buen funcionamiento del niño , es todo un complemento la risperidona sube los niveles de ansiedad en muchos niños se refleja en su ansiedad por comer de ahi el buscar alimantos mas sanos.

Diana Marin Navarret E
Diplomado en liderazgo familiar y comu...
Escrito por Diana Marin Navarret E el 10/08/2007
En los ultimos dias a estado mas calmado estamos utilizando recompensas y asi mismo se le quitan cosa que a el le agradan hasta ahora nos esta funcionando.

Marina Castillo
Santa Cruz, Argentina
Escrito por Marina Castillo el 24/09/2007
Tengo una niña de 5 años y 11 meses, desde q nqció manifiesta alteración de la conducta, soy profesora de ñinos especiales y notaba algo extraño en ella, aunque evolucionaba bien en cuanto a su madurez era llorona, caprichosa, se autoagrede. Su pediatra manifestó que era causa emocional: separación de su papá, la llegada de su hermana (se llevan 15 meses). Su CI es de 101, es verborrágica, inquieta, tiene fantasías y a veces conversa con un amigo imaginario. Prefiere los juegos solitarios. Esta actitud desconcierta a sus docentes y pidieron que se le realice un psicodiagnóstico. Hace un año está con psicoterapia, salieros normales los estudios neurológicos (electroencefalograma y polisonografía), está con tratamiento psiquiátrico y medicada con meleril ( 10 gotas diarias) desde junio y risperidona 0,5 desde ahora 1 diaria. Nadie da un diagnóstico de lo que tiene, como presuntivo dicen alteración de la conducta, hiperactividad, rasgo psicótico. Me gustaría saber que posibilidades tiene Justina de desarrollarse e integrarse con el resto de los niños de su edad?

Diana Marin Navarret E
Diplomado en liderazgo familiar y comu...
Escrito por Diana Marin Navarret E el 25/09/2007
Los primeros ocho años de vida de mi hijo fueron similares y puedo decir que parte de esa etapa de berrinches y episodios de autoagresion han pasado gracias alas terapias,refuerzos de casa y lo mas importante el amor, compresion y  la estabilidad emocional que se ofrece en casa. La clave es saber afrontar las situaciones dificiles que nuestros hijos presentan. 

Marina Castillo
Santa Cruz, Argentina
Escrito por Marina Castillo el 29/09/2007
" los primeros ocho años de vida de mi hijo fueron similares y puedo decir que parte de esa etapa de berrinches y episodios de autoagresion han pasado gracias alas terapias,refuerzos de casa y lo mas importante el amor, compresion y  la estabilidad emocional que se ofrece en casa. La clave es saber afrontar las situaciones dificiles que nuestros hijos presentan.   "
por DIANA (Septiembre 2007)


gracias por tu respuesta. Quería preguntarte si tu hijo logró adquirir la lecto escritura, si está con medicación y que tipo de terapia realiza? Pedi a su psiquiatra un examen genético, para descartar cualquier patología, lo que es poco probable.

Que bueno poder contar con alguien para sacar adelante a nuestros hijos!

                                                                                  Cariños                               Marina


Karina De Mustelier
Panamá, Panamá
Escrito por Karina De Mustelier el 23/10/2007

Ante todo saludos cordiales, quisiera q me informaran q vitaminas o medicamentos se han utilizado para lograr u mejor desarrollo verbal en los niños con autismo, q tienen dificultad para hablar, por favor les agradecería su información, tengo un niño de cinco años q fue diagnosticado con el espectroa autista desde los tres años y con una combinacion de terapias y dietas de eliminacion de glutén y caseína hemos logrado un cambia notable en su conducta pero no hemos podido logra q desarrolle su lenguaje, mi hijo recibe terapia de conducta y empesará a recibir método PECS, y tambien recibe TOMATIS,estamos dandole clases de educacion física , pero quisiera q me informaran q puede ayudarle dicionalmente a ésto q le he mencionado..


Ana Luisa Molina Galvez
Entrenadora de atletas especiales ipd/...
Escrito por Ana Luisa Molina Galvez el 25/10/2007

Puedes encontrar información en www.linca.org



Escrito por Karina Soledad el 17/11/2007

Hola

Primero saludarlos y agradecerles de antmano la ayuda que me proporcionaran.

Quisiera saber que efecto puede tener este medicamento(risperidona) en un niño de 3 años, que tiene problmas de hipertinetico, problmas de retraso para hablar ,  sera est el medicamento apropiado para el

Desd ya gracias


Diana Marin Navarret E
Diplomado en liderazgo familiar y comu...
Escrito por Diana Marin Navarret E el 19/11/2007

No debes automedicar a tu hijo se debe consultar al psiquiatra infantil o al neuropeditra, la dosis se formula segun la edad del pequeño y el proposito de la risperidona es bajar niveles de imperacvtividad  lograr atencion y concentracion en el trabajo con el niño.




Tina Sciarra
Uruguay, Uruguay
Escrito por Tina Sciarra el 09/07/2008

HOla mi nombre es Valentina y trabajo con niños con autismo.   Me gustaría poder acceder, si es posible, a dicha investigación ya que me interesó mucho el artículo.

Muchas gracias.


Miguel Perez
Carabobo, Venezuela
Escrito por Miguel Perez el 10/09/2008

Tengo un hijo autista de 23 años.   antes de tomar risperidona era sumamete irritable y autoagresivo, pensabamos que se reventaria la cabeza por los golpes que se daba contra  la pared al igual que se mordia las manos y los brazos hasta sacarse sangre. Probamos con infinidad de medicamentos y ninguno resulyaba. A partir del uso de la risperidona, ya no se golpea ni se muerde, duerme mejor y come mejor. Y  sonrie, algo que antes no hacia. Igualmente aunque nunca ha hablado, trata de imitar algunas palabras.   por los momentos estamos fascinados con este medicamento, ya tenemos 1 año utilizandolo.

Gracias al Laboratorio que  lo elabora.

Miguel Angel Perez


Skynner
Paraguay
Escrito por Skynner el 29/10/2008
Quisiera saber para que se usa y cual es el efecto de la risperidona en un niño de 15 años con comportamiento agresivo

Escrito por Pame Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa el 29/10/2008
"Tengo una niña de 5 años y 11 meses, desde q nqció manifiesta alteración de la conducta, soy profesora de ñinos especiales y notaba algo extraño en ella, aunque evolucionaba bien en cuanto a su madurez era llorona, caprichosa, se autoagrede. Su pediatra manifestó que era causa emocional: separación de su papá, la llegada de su hermana (se llevan 15 meses). Su CI es de 101, es verborrágica, inquieta, tiene fantasías y a veces conversa con un amigo imaginario. Prefiere los juegos solitarios. Esta actitud desconcierta a sus docentes y pidieron que se le realice un psicodiagnóstico. Hace un año está con psicoterapia, salieros normales los estudios neurológicos (electroencefalograma y polisonografía), está con tratamiento psiquiátrico y medicada con meleril ( 10 gotas diarias) desde junio y risperidona 0,5 desde ahora 1 diaria. Nadie da un diagnóstico de lo que tiene, como presuntivo dicen alteración de la conducta, hiperactividad, rasgo psicótico. Me gustaría saber que posibilidades tiene Justina de desarrollarse e integrarse con el resto de los niños de su edad? "
por marina (Septiembre 2007)

siempre que los medicos dan un diagnostico se fijan en que presente una serie de caracteristicas que lo encasillen en uno u otro , pero cuando su diagnostico no es claro esperan que siga madurando para aplicar nuevas pruebas, tu hija tiene el area emocional mas inmadura al igual que mi hijo es la parte mas dificil de tratar ,hay que usar muchas metodologias para comunicarse con ellos ,reflexionar situaciones,la integracion es lo mas dificil hay que pensar que aveces parece que son tierra de nadie no encajan aqui menos alla,eso no quiere decir que no se puede hacer el intento pero primero hay que pensar bien que es lo mejor para el niño donde el esta mas feliz... Por ahora yo opte en no llevarlo a una escuela con integracion que en la realidad no existen ,hay algunas pagadas pero muy caras y lejos de donde uno vive, voy ha iniciar el sistema de pruebas libres este proximo año ,a ver como resulta y seguira asistiendo a una escuela especial donde ha tenido artos logros,su ci es normal pero su forma de interactuar y demostrar lo que sabe es distinta,ademas el ci es modificable y no tiene relacion con las competencias y habilidades que se tenga , yo creo que mas que preocuparse del diagnostico hay que preocuparse de dar la mayor cantidad de herramientas para que ese niño o niña sea capaz de desenvolverse de la forma mas optima en la vida....................... No es facil.......... Pero se puede........





Responder

Éste es un grupo cerrado. Para poder participar en este debate debes ser miembro del grupo.
 
Páginas internacionales: España  |  Italia  |  Francia  |  México  |  Alemania  |  Reino Unido  |  Argentina  |  Chile  |  Colombia  |  USA |  India |  Y próximamente: Brasil | 

Búsquedas frecuentes: lengua blanca que es cosmologia axilas irritadas notas de enfermeria colecistitis cronica litiasica

EMAGISTER Servicios de formación, S.L. Copyright 1999/2013.