Home > Grupo de Teología >

Debates de Teología

> Estudiemos el libro de isaías , la teología de la salvación
Grupo de Teología
Grupo de Teología
5 Cursos online | 691 Documentos | 68 Imágenes | 140 Vídeos | 375 Debates | 2850 Miembros

ESTUDIEMOS EL LIBRO DE ISAÍAS , LA TEOLOGÍA DE LA SALVACIÓN

luis
Lic en biologia, msc bioquimic univer...
Escrito por Luis Arturo Ayarza Aguirre el 21/02/2010

Sólo Dios salva , Estudia con nosotros el libro de Isaías. Ahora te describiré la importancia del libro y podrás estudiarlo con mucho más interés. CREE EN EL SEÑOR JESÚS Y SERÁS SALVO TÚ Y TU CASA. HECHOS 16: 18.

compartir


Luis Arturo Ayarza Aguirre
Lic en biologia, msc bioquimic univer...
Escrito por Luis Arturo Ayarza Aguirre el 21/02/2010

ISAIAS

Introducción

EL CONTEXTO HISTORICO

Isaías vivió en un período trascendental de la historia de su país, la segunda mitad del siglo VIII a. De J.C.a. De J.C. Antes de Jesucristo, que vio el nacimiento de la profecía escrita en la obra de Amós, Oseas, Miqueas y de él mismo, pero también la caída y desaparición de la mayor parte de Israel (las diez tribus del reino del norte). (Ver cuadro en p. 656.)

En el año 740 a. De J.C.a. De J.C. Antes de Jesucristo, la muerte del rey Uzías (6:1) puso término a una época de bonanza en que tanto Judá como Israel había disfrutado de unos 50 años de respiro al verse libres de agresiones en gran escala. Pronto sería sólo un recuerdo. El resto del siglo estaría dominado por la voracidad de los reyes asirios: Tiglat-pileser III (745–727), Salmanasar (727–722), Sargón II (722–705) y Senaquerib (705–681). Sus ambiciones no se reducían a simples saqueos sino a formar imperios; y para la consecución de sus fines sacaron de cuajo poblaciones enteras llevándolas cautivas y castigando el más mínimo signo de rebelión con inmediatas y espantosas represalias.

En el año 735 a. De J.C.a. De J.C. Antes de Jesucristo, Jerusalén sintió la sacudida de su acercamiento, cuando llegaron los ejércitos de Israel y Siria para obligar al rey Acaz a integrar una coalición antiasiria. El enfrentamiento de Isaías con el rey (cap. 7) puso al descubierto cuál era el verdadero problema de este período, es decir, la elección entre una fe sin sobresaltos, y alianzas nacidas de la desesperación; y la decisión del rey de jugar el todo por el todo depositando su confianza no en Dios sino en Asiria, significó implícitamente ser rechazado, tanto él como sus partidarios, y la emisión de la profecía de un rey perfecto, Emanuel, que surgiría del derruido linaje de la dinastía davídica.

Israel pagó su rebelión con la pérdida de sus regiones del norte (“Galilea”, 9:1) hacia 734 a. De J.C.a. De J.C. Antes de Jesucristo, y de su existencia como nación en 722 a. De J.C.a. De J.C. Antes de Jesucristo En cuanto a Judá, colindando con una cosmo polita provincia asiria (2 Rey. 17:24 ss. ) en el territorio antes ocupado por Israel, no estaba para gestos patrióticos.


Luis Arturo Ayarza Aguirre
Lic en biologia, msc bioquimic univer...
Escrito por Luis Arturo Ayarza Aguirre el 21/02/2010

<

Pero fue un patriota el que sucedió al rey Acaz. Ezequías (para cuya cronología ver 2 Rey. 18:1) era un tizón en quien se turnaban la fe y la impaciencia para reavivar la llama. Gran parte de la energía de Israel fue dedicada a mantenerlo al margen de intrigas contra Asiria (ver sobre 14:28–32; 18:1–7; 20:1–6). Finalmente la pugna hizo crisis en un amargo conflicto entre el profeta y la facción proegipcia de la corte, implícita en los caps. 28–31. El resultado de la misma fue la revuelta de Ezequías contra Asiria (caps. 36, 37), que atrajo contra él el poderío de Senaquerib en el año 701 a. De J.C.a. De J.C. Antes de Jesucristo y dejó casi postrado al pequeño reino de Judá, pese a que Jerusalén se vio milagrosamente librada del desastre.

Los tratos de Isaías con Ezequías no se limitaban únicamente a asuntos pertinentes a estrategia política ni al futuro inmediato; su último encuentro con él señaló con precisión la diferencia entre estos dos hombres de fe. En 39:5–7 Isaías mira con gran anticipación a la cautividad en Babilonia, fruto de la desobediencia del rey; pero la única reacción del rey es una sensación de alivio: “ ¡En mis días habrá paz y estabilidad! ” Era una perspectiva comprensible para un monarca pero inaceptable para un profeta. De modo que la profecía sigue su curso hasta su consumación en la sección final.

A los acontecimientos implícitos en los caps. 40–55 se los identifica, sin lugar a dudas, con el nombre de Ciro (44:28; 45:1), lo que nos introduce de golpe al mundo del siglo VI. Este rey de Anzán, de la región sur de Persia, tomó control del Imperio Medo en el año 550 a. De J.C.a. De J.C. Antes de Jesucristo, y procedió a conquistar la mayoría de Asia Menor en el 547 a. De J.C.a. De J.C. Antes de Jesucristo Esto le significó una posición dominante contra el Imperio Babilónico (donde los judíos sufrían la cautividad desde antes de la caída de Jerusalén, en el 587 a. De J.C.a. De J.C. Antes de Jesucristo). A todo esto el Imperio Babilónico estaba debilitado y dividido; y el rey Nabonido, ausente de la capital (donde su hijo Belsasar funcionaba por delegación), estaba en pugna con los sacerdotes. En el año 539 a. De J.C.a. De J.C. Antes de Jesucristo, Ciro derrotó al ejército babilónico en el campo de batalla y sus fuerzas entraron en Babilonia sin resistencia. Fiel a la profecía en Isa. 44:28, repatrió a los judíos (además de otros pueblos subyugados) con instrucciones de reedificar su templo (Esd. 1:2–4; 6:2–5). Su propia inscripción en el “Cilindro de Ciro” (ahora en el Museo Británico), revela que esa fue su política gene ral, para lograr los buenos oficios de los dioses a quienes devolvía sus santuarios (ver sobre 41:25).

Un considerable número de judíos retornaron, pero pronto chocaron con “el pueblo de la tierra” al rehusar éstos su ayuda para reedificar el templo (Esd. 4:4). El trabajo se paralizó por casi 20 años, hasta que Hageo y Zacarías impulsaron un nuevo intento en el año 520 a. De J.C.a. De J.C. Antes de Jesucristo, y la obra fue concluida en el 516 a. De J.C.a. De J.C. Antes de Jesucristo Muchos comentaristas ven esta situación, con sus tensiones humanas y su preocupación en cuanto a Jerusalén y al templo, como el trasfondo presupuesto en los caps. 56–66. En este comentario, sin embargo, la hebra que mantiene unidos los últimos capítulos se considera como temática más que histórica, no más preocupada con Babilonia sino con la tierra natal y la ciudad-madre, ambas tales cuales eran en su imperfección y en la medida que transcendían lo terrenal y miraban a los cielos nuevos y a la tierra nueva, y a la “Jerusalén celestial”.


Luis Arturo Ayarza Aguirre
Lic en biologia, msc bioquimic univer...
Escrito por Luis Arturo Ayarza Aguirre el 21/02/2010

PATERNIDAD LITERARIA

El punto de vista tradicional y del Nuevo Testamento

Hasta los tiempos modernos el libro de IsaÍAS. Era universalmente considerado como una unidad, producto del profeta de su nombre del siglo VIII. Un solo manuscrito contenía la totalidad de la obra, hecho que conocemos no sólo por los descubrimientos de Qumrán sino también por Luc. 4:17 (donde la lectura escogida fue de uno de los últimos capítulos); , escrito 200 años antes. El NTNT Nuevo Testamento coincide plenamente: ver, p. Ej.p. Ej. Por ejemplo Juan 12:37–41; Rom. 9:27–29; 10:20, 21. LA PATERNIDAD LITERARIA NOS HABLA DE QUYE EL AUTOR DEL LIBRO FUE ISAÍAS..


Luis Arturo Ayarza Aguirre
Lic en biologia, msc bioquimic univer...
Escrito por Luis Arturo Ayarza Aguirre el 21/02/2010

<

Discusión de la paternidad literaria del libro de Isaías:

Aparte de las averiguaciones tentativas del exégeta judío medieval Ibn Ezra (cuyas observaciones en otros escritos apoyan al punto de vista tradicional), la idea de una paternidad literaria múltiple de Isa. Vio la luz solamente en los dos últimos siglos. Su forma más simple y persuasiva es adjudicarle a Isaías los caps. 1–39, y los caps. 40–66 a un profeta anónimo que vivió entre los exiliados de Ba bilonia en el siglo VI. Se sugirió que, como una secuencia apropiada de Isaías, esa obra fue agregada como un apéndice de Isa. Y, siendo anónima, finalmente perdió su identidad separada.

Los principales argumentos en favor de esta tesis y de sus principales variantes son, en primer lugar, lo que se ha llamado la “analogía profética”; es de cir, el hecho de que los profetas habitualmente se dirigían a sus contemporáneos (y los destinatarios de los caps. 40–66, eran predominantemente los exiliados); y, en segundo lugar, el estilo y vocabulario distintos y el énfasis teológico particular de los caps. 40–66. De esto nos ocuparemos más adelante.

Pero ningún erudito sostiene esta teoría en esta manera sencilla, pues por sus propios principios exige mayor elaboración. Un somero análisis muestra que los caps. 1–39 pertenecen a Isaías, subdivididos en una colección básica de oráculos del profeta que se remontan al siglo VIII, suplementada con posterioridad por discípulos en distintos períodos (p. Ej.p. Ej. Por ejemplo los caps. 13, 14 del exilio babilónico en el siglo VI; los caps. 24–27 probablemente al finalizar el régimen pérsico, en el siglo IV)..

Comentarios del Prof Ayarza. : Para demostrar la paternidad de un hecho bíblico recurrimos a diversos métodos :

1. Revisar los antiguos papiros de Qumrán y verificar la concordancia de los escritos con los escritos actuale de Isías.

2. Verificación cronológica , para ello utilizamos la historia para demostrar hechos referibles en la Sagrada Escritura y su veracidad.

3. Para Demostrar que estos hechos son verdad entonces realizamos estudios arqueológicos. En verdad estos estudios son costosos, pero nos permiten verificar in situ los hechos narrados por los profetas y descartar las diatribas de la Alta Crítica de la Sagrada Escritura..

4. Actualment disponemos de un Arsenal de métodos de investigación que nos permiten descifrar documentos , verificar hechos y su cumplimiento profético. Ya que le libro de Isaías es un libro profético por excelencia , entonces es importante que utilicemos todas las armas necesarias para ayudar a demostrar de manera científica ( de tal manera que los que refutan y dicen que la Biblia está plagada de rrrores queden asombrados ) la veracidad del Testimonio profético.


Luis Arturo Ayarza Aguirre
Lic en biologia, msc bioquimic univer...
Escrito por Luis Arturo Ayarza Aguirre el 21/02/2010

BOSQUEJO DEL CONTENIDO

1:1-31 Una situación de crisis

1:1 El profeta y su tiempo

1:2-4 La gran acusación

1:5-9 La devastación de Judá

1:10-20 Corrupción pietista y su limpieza

1:21-31 El lamento de Dios y su determinación

2:1—4:6 La Jerusalén de Dios y la Jerusalén del hombre

2:2-5 La ciudad de Dios

2:6-9 La ciudad de Mamón

2:10-22 El terror del Señor

3:1-15 Juicio por decadencia

3:16—4:1 De la seda al cilicio

4:2-6 La gloria por venir

5:1-30 La amarga vendimia

5:1-7 La parábola

5:8-23 Los seis ayes

5:24-30 Los depredadores de Dios

6:1-13 El llamado del profeta

7:1—12:6 Tormenta y sol: Asiria y Emanuel

7:1-17 Isaías enfrenta al rey Acaz

7:18—8:22 Explicación de la elección

9:1-7 El amanecer mesiánico

9:8—10:4 La sombra sobre Samaria

10:5-34 El hacha de Dios sobre Judá

11:1—12:6 El reinado mesiánico

13:1—23:18 Mensajes para las naciones

13:1—14:23 Babilonia

14:24-27 Asiria

14:28-32 Filistea

15:1—16:14 Moab

17:1-14 Damasco e Israel del norte

18:1-7 Etiopía

19:1-25 Egipto

20:1-6 La crisis de Asdod

21:1-10 Babilonia, "Desierto del Mar"

21:11, 12 Edom

21:13-17 Arabia

22:1-25 Jerusalén

23:1-18 Tiro


Luis Arturo Ayarza Aguirre
Lic en biologia, msc bioquimic univer...
Escrito por Luis Arturo Ayarza Aguirre el 21/02/2010

24:1—27:13 La victoria final de Dios

24:1-23 La tierra y el cielo son juzgados

25:1-12 La gran liberación

26:1—27:1 Triunfo después de aflicción

27:2-13 Un pueblo para Dios

28:1—31:9 La crisis asiria: ¿La ayuda de Dios o de los hombres?

28:1-29 Un desafío a los escarnecedores

29:1-8 La liberación de último minuto para Ariel

29:9-24 La oscuridad interior de Israel: profundizada y desvanecida

30:1—31:9 Egipto y Asiria en perspectiva

32:1—35:10 La salvación y su oscuro preludio

32:1-8 Un reino de verdaderos hombres

32:9-20 No es llano el camino a la paz

33:1-24 El anhelo de ser libres

34:1-17 El juicio universal

35:1-10 El desierto floreciente

36:1—39:8 Las pruebas supremas para Ezequías

36:1—37:38 La matanza asiria

38:1-22 La enfermedad de Ezequías

39:1-8 Los enviados de Babilonia

40:1—48:22 La larga noche en Babilonia

40:1-11 El Señor largamente esperado

40:12-31 Dios el incomparable

41:1-29 Dios y la historia

42:1-17 Luz para las naciones

42:18—48:22 Siervo inconstante e inmutable Señor

49:1—55:13 La alborada de la redención

49:1-13 El segundo "cántico del Siervo"

49:14-23 Consuelo para Jerusalén

49:24—50:3 Consuelo para los cautivos

50:4-9 El tercer "cántico del Siervo"

50:10, 11 Un epílogo al cántico

51:1-8 Más sustento para la fe

51:9—52:12 Expectativa creciente

52:13—53:12 El cuarto "cántico del Siervo"

54:1-17 La fecunda ciudad madre

55:1-13 Gracia abundante

56:1—66:24 Gloria y vergüenza de Sion

56:1-8 Bienvenida a los proscritos

56:9—59:15a La vergüenza de Sion

59:15b-21 El libertador solitario

60:1—62:12 La gloria de Sion

63:1-6 El vengador solitario

63:7—64:12 Las necesidades urgentes de Sion

65:1—66:24 La gran divisoria

Comentario


Luis Arturo Ayarza Aguirre
Lic en biologia, msc bioquimic univer...
Escrito por Luis Arturo Ayarza Aguirre el 21/02/2010

En este bosquejo podréis guiaros para el estudio de este precioso libro de la Sagrada Escritura. Además os voy a introducir en un aspecto , una sinopsis de este bosquejo. Si vosotros queréis participar con algún estudio bíblico del libro de Isaías , bienvenidos seas. También podéis hacer preguntas si así os place. Bienvenidos al encuentro profético del Proféta Isaías. Nuestro próximo estudio va a ser Daniel , note lo pierdas.


Luis Arturo Ayarza Aguirre
Lic en biologia, msc bioquimic univer...
Escrito por Luis Arturo Ayarza Aguirre el 27/02/2010

<

Isaías significa “Yahweh (es) salvación”, nombre muy apropiado para el “profeta evangélico”. La lista de reyes indica que profetizó durante no menos de 40 años, desde c. 740 a. De J.C.a. De J.C. Antes de Jesucristo, —último año de Uzías (cf. Cf. Confer (lat. ), compare 6:1)—, hasta algún tiempo después del sitio de Jerusalén en el año 701 a. De J.C.a. De J.C. Antes de Jesucristo, en la época de Ezequías cuyo reinado continuó hasta 687/6 a. De J.C.a. De J.C. Antes de Jesucristo

1:2-4 La gran acusación

El llamado a los cielos y a la tierra nos trae a la memoria las últimas órdenes de Moisés (cf. Cf. Confer (lat. ), compare Deut. 30:19), y en el cual el vocablo enfático hijos añade una nota de intensidad personal. En la directa declaración de Dios de los vv. 1b, 3 ([Yo] crié … mí … mi) con el comentario confirmatorio del v. 4, ya estamos en el corazón de la crisis: la familia de Dios ha roto relaciones con él. (El v. 3 es aun más conmovedor en el conciso original, sin el pero. En el v. 4a el sentido bien puede ser “generación de malignos, hijos depravados [de Dios]”, la misma pa radoja que en el v. 2b). El título Santo de Israel es casi peculiar a Isaías; se lo encuentra en 12 oportunidades en los caps. 1–39 y 13 en 40–66. La expresión se encuentra sólo dos veces en el resto del ATAT Antiguo Testamento. Es un eco de las voces de los serafines (6:3), pero al mismo tiempo mitiga la lejanía de “santo” por el hecho de que Dios se da a Israel. Ose. 11:9 anticipa este pensamiento.

COMENTARIOS DEL pROF aYARZA: lA VIDA DE iSREAL en este tiempo tiene un un tinte de apostasía. El profeta Isaías se dirige a una nación viciada , corrupta. Llena de iniquidad , insensible al dolor humano. Pero en medio de el juicio que Dios promete sucede algo interesante en le capítulo 6 se nos dice que en día que murió el Rey Uzías Isaías tuvo una visión de gloria : Vio a Dios sentado en trono alto y sublime

1:5-9 La devastación de Judá

Sea que se trate de uno de los últimos oráculos de Isaías, colocado aquí para iniciar el libro con una nota de urgencia, o de un fogonazo de una visión pre via (tal cual lo sugiere el como de los vv. 7d, 8d, pues el profeta parece describir lo que nadie sino él puede ver), en ambos casos pone de relieve ciertos temas que le fueron señalados en ocasión de su llamado. Cf. La cerrazón mental del v. 5a con 6:9 s. ; la devastación del v. 7 con 6:11 s. , la preservación de los pocos en el v. 9 con 6:13. Tenemos aquí la primera insinuación del motivo “remanente” que se hará prominente a medida que avanza la profecía (ver especialmente 10:20–22).

5, 6 El cuadro no es el de un hombre enfermo, sino de uno azotado hasta el borde de la muerte y que, sin embargo, pide más. Así lo deja entrever el v. 5a y los síntomas de 6b son los de heridas recibidas, cf. Cf. Confer (lat. ), compare las llagas con las “heridas” de 53:5. 7, 8 Aparece aquí la realidad literal: es la tierra de Judá la que ha sido pisoteada por las hordas extranjeras, quedando en pie solamente Jerusalén (Sion). Es evidente que se trata de las consecuencias de la invasión de Senaquerib, bosquejada en 2 Rey. 18:13, con sus efectos entrevistos en Isa. 37:30–32, y su estadística registrada en el “Prisma Taylor” donde Senaquerib declara haber capturado no menos de 46 ciudades amuralladas, junto con innumerables aldeas y 200. 000 personas. La cabaña es la choza del labriego o del vigía, abandonada reliquia de la cosecha. 9 Es lo que se merece la gloriosa Sion, en un tris de ser barrida de la faz de la tierra como Sodoma.




Responder

Éste es un grupo cerrado. Para poder participar en este debate debes ser miembro del grupo.
 
Páginas internacionales: España  |  Italia  |  Francia  |  México  |  Alemania  |  Reino Unido  |  Argentina  |  Chile  |  Colombia  |  USA |  India |  Y próximamente: Brasil | 

Búsquedas frecuentes: 15 años hawaianos tiempo de gestacion de los perros foros punto de cruz cnp foro como sacar porcentaje

EMAGISTER Servicios de formación, S.L. Copyright 1999/2013.