Home > Grupo de Culturas americanas prehispánicas >

Debates de Culturas americanas prehispánicas

> El rol de la mujer en las distintas culturas aborigenes
Grupo de Culturas americanas prehispánicas
Grupo de Culturas americanas prehispánicas
1 Curso online | 1 Test | 448 Documentos | 111 Imágenes | 150 Vídeos | 74 Debates | 2732 Miembros
Myrna González
Mercadotecnia instituto universitario ...
Escrito por Myrna González el 06/05/2010

Beatriz, qué historia tan interesante has contado. No tenía idea. Qué bueno que DCH esté patrocinando estos estudios. Son de fecha reciente? Me ha maravillado!
Saludos y un beso


Beatriz Bassino
Enfermería profesional, administración...
Escrito por Beatriz Bassino el 07/05/2010

Yo tampoco lo sabía, pero esto de investigar, como decías los otros días nos deja mas conocimientos, que si hacemos algún curso sobre las culturas prehispánicas, realmente me interesó el tema y hay bastante bibliografía al respecto, además tengo que entrar en el DCH, para ver si encuentro el documental, besos


Beatriz Bassino
Enfermería profesional, administración...
Escrito por Beatriz Bassino el 08/05/2010

Que vestidos confeccionaban las mujeres indígenas mexicanas, la labores diarias para vestir a toda la comunidad. Las tejedoras y bordadoras.

La vestimenta cotidiana que actualmente usan algunos grupos indígenas en México es resultado de una larga tradición artesanal y simbólica que surgió en la época prehispánica y sufrió algunas modificaciones durante la Colonia.

La indumentaria de cada región de nuestro país tiene rasgos complejos, característicos y diversos, sobre todo los trajes típicos que usan en rituales y ceremonias; sin embargo, la técnica con la que se elaboran los tejidos y el corte de las telas continúa siendo similar a los de siglos atrás.

Foto: Medios/INAH
Maya

Vestimenta femenina

La ropa de uso cotidiano de las mujeres indígenas es más colorida y vistosa que la de los hombres, además, conserva más los rasgos prehispánicos. En la parte de arriba se suele utilizar: el quechquemitl, una especie de blusa triangular con la punta hacia abajo, formado por dos rectángulos. Esta prenda era usada principalmente por la élite, incluso se puede apreciar en la representación de la diosa de las aguas terrestres, Chalchiuhtlicue, en el códice Fejérváry-Mayer.

Algunas esculturas femeninas mayas, toltecas, teotihuacanas y aztecas portan el quechquemitl. Actualmente, esta prenda es de uso común en las comunidades otomíes de Querétaro e Hidalgo, huastecas y nahuas de San Luis Potosí, purépechas de Michoacán y huicholes de Jalisco.


Foto: Medios/INAH
Huipil

El huipil es parecido a una blusa cuadrada sin mangas. También existen piezas prehispánicas teotihuacanas, mayas y aztecas donde se observa la utilización del huipil por parte de las deidades, incluso el códice Florentino muestra algunos ejemplos de esta prenda.

Este tipo de indumentaria se encuentra en Oaxaca, usada por los mazatecos, triques, mixes y chinantecos, y en Chiapas, en lugares habitados por tzotziles y tzeltales.

Por otra parte, la blusa bordada no aparece en ninguna figura precolombina debido a que este atuendo comenzó a usarse durante la Colonia, y ha permanecido como parte de la indumentaria característica de los pueblos indígenas hasta nuestros días. Es utilizada principalmente por mujeres nahuas de Puebla, otomíes de Tlaxcala y purépechas de Michoacán.


Foto: Medios/INAH
Prendas femeninas

La prenda de la parte inferior o que se colocan en la cintura son: enagua y enredo o falda, esta última se llama así porque existen distintas formas de atarse a la cintura, mediante una faja tejida que se amarra en la falda, pero si esta tiene resorte entonces la faja se ata en la blusa.

Las mujeres purépechas de Michoacán usan esta prenda en color negro y se distingue de otros grupos indígenas porque lleva flecos en los extremos.

El complemento del enredo y la falda es la faja bordada en telar de cintura, de uso común en Puebla, Chihuahua, Veracruz y Michoacán.


Vestimenta masculina

La ropa masculina que en la actualidad visten los grupos indígena fue introducida en el periodo posterior a la Conquista: camisas lisas, pantalones y sombreros, los cuales sustituyeron al taparrabo, la faldilla, el enredo —una mezcla entre el taparrabo y la faldilla— y al xicolli —parecido a una playera abierta al frente—.


Foto: Medios/INAH
El Tajín

El taparrabo fue la prenda básica en la mayoría de las culturas mesoamericanas, se dejó de utilizar en el siglo XVI y se optó por los calzones de manta.

Algunas regiones conservan la tilma o capa, que denota autoridad conjuntamente con el bastón, son utilizados por los mayordomos o el consejo de ancianos, que forman parte de los cargos políticos de las comunidades indígenas. Hoy en día se portan la camisa bordada, el gabán tejido, los jorongos y los cinturones de bolsita.

El paño de cadera, también conocido como taparrabo, aparece en murales y figuras de piedra y cerámica de culturas precolombinas como la olmeca, zapoteca, teotihuacana, maya, tolteca y azteca; así como en una representación de Quetzalcóatl-Ehécatl, procedente de Calixtlahuaca, que se exhibe en el Museo de Antropología e Historia del Estado de México.


Foto: Medios/INAH
De manta

La camisa bordada de manta se puede encontrar entre los mam de Guatemala y los tzeltales y mayas de Chiapas. Mientras que el gabán es de uso cotidiano entre los otomíes del Estado de México y en la comunidad de Villagarcía, Zacatecas.

El enredo masculino se aprecia en esculturas olmecas, mayas y aztecas. En el caso de la faldilla, esta fue usada por los mayas, aztecas, zapotecos y mixtecos como lo muestran los objetos encontrados en los zonas arqueológicas.



Elaboración

Los tejidos y bordados son elaborados con la técnica de pepenado, con ayuda de aguja e hilo de distinto grosor, y en el telar de cintura, el cual se denomina así porque el remate del entrelazado del hilo se hace con el cuerpo de la tejedora; es decir, la mujer hace fuerza con sus manos y el resto del cuerpo para jalar el telar que se encuentra colgado ya sea del techo, la pared o un árbol, como se aprecia en las láminas del Códice Mendocino y Florentino.


Foto: Medios/INAH
Elaboración

En la indumentaria cotidiana de los grupos indígenas contemporáneos se bordan y/o tejen figuras geométricas, de animales y/o flores; aunque los cortes de la tela son similares, cada región se distingue por el colorido y los adornos extras en su ropaje.

Las telas utilizadas en la época prehispánica se elaboraban con fibras de obtenidas de plantas como la ortiga, yuca, palma y maguey, el algodón era exclusivo para la clase gobernante y los guerreros.


Los lienzos tejidos eran teñidos con tintes naturales obtenidos de la grana cochinilla (tono carmín), del molusco marino (púrpura) y de las plantas del género Indigofera (índigo o añil), de estos tres se obtenía la diversa gama de colores.



Beatriz Bassino
Enfermería profesional, administración...
Escrito por Beatriz Bassino el 08/05/2010

Mis fotos quedaron medias descolocadas también, pero bueno, Myrna algún día aprenderemos, no nos demos por vencidas, ni aún vencidas..........


Myrna González
Mercadotecnia instituto universitario ...
Escrito por Myrna González el 08/05/2010

Primero muerta que bañada en sangre!


Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz el 08/05/2010

Mens sana in corpore insepulto.


Beatriz Bassino
Enfermería profesional, administración...
Escrito por Beatriz Bassino el 09/05/2010

Mi latin es muy malo, pero también puede ser mente putrefacta en cuerpo de igual composición orgánica, jijiji


Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz el 09/05/2010

Efectivamente


Beatriz Bassino
Enfermería profesional, administración...
Escrito por Beatriz Bassino el 09/05/2010

Las brujas andinas




Transgresiones sociales, mentalidades mágicas, sexo, religión y poder colonial, resistencia de género e indígena. Estos son los términos de otros nexos de la historia colonial y una temática que ha abierto nuevas vías de interpretación en el terreno de las prácticas sociales, las mentalidades y las identidades femeninas. Los inestimables resultados obtenidos en lo que al conocimiento de las mujeres indias se refiere, se han visto beneficiados por la disponibilidad documental de causas idolátricas y por los avanzados estudios sobre la extirpación de idolatrías , uno de los grandes temas historiográficos del Perú.

Fue Irene Silverblatt, en su ensayo de 1987 , la que abordó el estudio de las prácticas mágico-religiosas de las mujeres andinas interpretándolas como formas de resistencia cultural anticolonialistas. Actuaciones, según la autora, que revalorizaron el papel social de las mujeres como guardianas y transmisoras culturales. La represión efectuada bajo el mecanismo institucional puesto en marcha por las Visitas de Idolatrías fue, en la lectura coincidente de la etnohistoriadora y Pierre Duviols , un proyecto para la destrucción de las religiones andinas. Campaña que entendieron paralela a la caza de brujas europea.

Estas interpretaciones son destacadas por Alejandra Osorio para cuestionarlas, a partir de las conclusiones de su investigación sobre los juicios de idolatrías a las indias de los sectores populares de Lima en el siglo XVII. Al énfasis en la permanencia de las culturas prehispánicas, opone Osorio la importancia de la transculturación y de la dinámica del mestizaje cultural como sustento de hechicerías y curanderías, utilizadas como controladores de la propia sexualidad de las mujeres, y configuradoras de una red solidaria femenina interétnica . Por otra parte, al móvil de la persecución religiosa añade la historiadora, junto a Ana Sánchez , el factor determinante del proyecto político de cultura oficial normalizadora que impulsó el Concilio de Trento.

Si el espacio andino durante los dos primeros siglos de la colonia ha sido el foco de esta temática, estudios posteriores la ampliaron a otras regiones americanas y siguientes siglos coloniales . Tucumán, en los siglos XVII y XVIII, es el escenario para los procesos por brujerías y hechicerías contra indias y negras, que han sido analizados por Carlos Garcés en el primer trabajo de entidad referido al espacio colonial argentino. Las investigaciones centradas en Atacama y Ecuador, son trabajos cuya cita recoge Adolfo Luis González , en un artículo donde analiza un juicio por las mismas causas en Santiago del Estero, fechado en 1761.

El mismo proceso es examinado a fondo por Judith Farberman en dos ensayos, en los que por una parte resalta los valores de género en la respuesta social, y por otra expone un imaginario mágico popular de contenido hispano-indígena. Mentalidades y actuaciones judiciales alejadas de los modelos andinos de las e xtirpaciones y de la caza de brujas europea. Esto es lo que evidencia la historiadora, a través de los estereotipos de una cultura híbrida recreada en los sumarios por hechizos imposibles o pactos con el diablo y el aquelarre que llamaron la salamanca; reuniones de brujas que subrayan el inusual carácter colectivo del juicio.

En lo que a las instituciones femeninas se refiere, las investigaciones sobre el Perú virreinal han sido menores que las dedicadas a la colonia novohispana, y no conocemos ninguna diferenciada sobre las indígenas. No obstante, un conjunto de buenos trabajos enfocados desde categorías del mestizaje es la mejor guía para destacar el segundo plano en el que se documenta a las mujeres indias. Así, Kathyn Bums observa el papel jugado por conventos como el de Santa Clara de Cuzco en la economía espiritual . Economía estructurada sobre una red de relaciones jerárquicas que favoreció la hispanización de la élite indígena y mestiza cuzqueña, proceso en el cual fue esencial la acogida de las hijas de la aquellas aristocracias.

Nancy E van Deusen , que ha desarrollado una interesante línea de exploración sobre las mentalidades y los recogimientos, también señala visiones parciales de las indias. Fragmentos de información que para el recogimiento de Santiago de Chile proporciona Patricia Peña . Apuntes, en cualquier caso, de lo que a todas luces es una investigación pendiente sobre aquellas instituciones de acogida: “…casas donde las indias solteras pudieran recogerse por las noches a fin de evitar amacebamientos, y deshoneftidades... ”; como rezaba el mandato de la Recopilación de Leyes de Indias, de 1680, y citado por Patricia Peña en su artículo.


Myrna González
Mercadotecnia instituto universitario ...
Escrito por Myrna González el 10/05/2010

Vaya con la transculturización.
Voy al rescate de mi escoba porque de que volamos, volamos.
Y desde tiempos inmemoriales!


Beatriz Bassino
Enfermería profesional, administración...
Escrito por Beatriz Bassino el 10/05/2010

Hola Myrna tienes toda la razón del mundo, pero que no se enteren los hombres del grupo, porque van a estar de acuerdo con nuestro administrador, en eso de que somos brujitas, como dice el , pero hasta ahora ninguna se dió por aludida, y yo soy mas moderna, uso la aspiradora, jijijiji, besos.


Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz el 10/05/2010

Hechiceras, Beatriz, hechiceras. Nunca me casé contigo ni con Myrna; y la diferencia entre hechicera y bruja son tres años de matrimonio.


Beatriz Bassino
Enfermería profesional, administración...
Escrito por Beatriz Bassino el 10/05/2010

Si usia lo dice pues, así ha de ser nomás, pero quisiera que me explique, ¿En que se convierten los hombres, luego de esos años?


Myrna González
Mercadotecnia instituto universitario ...
Escrito por Myrna González el 10/05/2010

En pescaditos Beatríz, jijiji
Y si entendí algo, creo que la no debe enterarse es la que tiene un pescadito celosamente guardado desde hace 3 años! Jijiji
Buena la de la aspiradora, besos.


Beatriz Bassino
Enfermería profesional, administración...
Escrito por Beatriz Bassino el 10/05/2010

Grandioso Myrna, nosotras dos juntas en una reunión seríamos de antología, hasta risa de brujas tenemos y lo de "pescaditos" jijijijij, no lo conocía, y me parece ¡Bárbaro! Como decimos los argentinos. Me estoy riendo sola. Buenísimo. Creo que nos estamos desacatando, nos van a dar con un caño, sigo riéndome.


Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz el 10/05/2010

Estoy de acuerdo. Nos convertimos en pescaditos.
En España hay una frase muy grosera, que nos la deseamos invariablemente hombres y mujeres, unos a otros, cuando nos enfadamos: "! Que te folle un pez!".
Lamentable.
También hay una anécdota real de un cardiólogo (soy testigo directo porque es amigo mío) que le recomendaba a un infartado que durante un tiempo no hiciera el amor. El infartado se asustó y le dijo que ya había hecho el amor con su mujer. El cardiólogo contestó: "! Ah! , pero eso no importa; yo me refería a polvos de "combate".
También lamentable.

El tema es si es cierto o no, y por qué.

Esto desvarió un poco ¿No?

A todo esto, eso de la diferencia entre bruja y hechicera es un mal chiste bastante conocido en España. Se notó ¿No?


Beatriz Bassino
Enfermería profesional, administración...
Escrito por Beatriz Bassino el 11/05/2010

De vez en cuando un recreo, a nadie le hace mal, "no sea que nos pille el stress", me encanta porque estoy aprendiendo de todo y así es la vida, cosas buenas, cosas malas, cosas serias, cosas risueñas, si hay mas de estas últimas mejor, todo lo podemos encarar con nuestra dosis de buen humor, y confieso que en realidad, tanto las mujeres como los hombre si no cuidamos nuestro quehacer diario, pasamos de hechicera/o a bruja/o en tres o menos años, así que a poner nuestra dosis de humor, amor y paciencia en esta hermosa aventura que es la vida, besosssssssss.

¿Y donde quedaron las mujeres de nuestro debate? Tal vez a ellas les pasaba lo mismo, tendremos que averigûarlo.


Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz el 11/05/2010

Satamente. Y la verdadera pena es que nos empeñamos en convertir la realidad en realidad. En lugar de convertir la realidad en "irrealidad", sueños, estrellas, pólvora (sin segundas) y a la mujer que lleva 30 años "follándose a un pez", sin quejarse, en la diosa de la sabiduría.
Y sí, Beatriz, es tristísimamente mutuo.
Somos así de memos.

Y ya que me puse "solemne", reconocer (lo juro) que sois hechiceras. Sólo que con tanto humo que echáis en vuestras maravillosas prácticas, conseguís que no os veamos.

No sé si lo arreglé o la cagué definitivamente.


Beatriz Bassino
Enfermería profesional, administración...
Escrito por Beatriz Bassino el 11/05/2010

Conocés el dicho, sabias palabras las suyas Don Laguna, de su boca salen las verdades como poroto e'la chaucha, ansí nomas es; la cosa es de a dos y es todo un arte, que no siempre se logra, pero por lo menos se intenta.

Y también creo que algo de hechicería hacemos, desde tiempo inmemorial, porque tenemos nuestras mañas y a veces tenemos que reconocerlo, ahora quedamos en paz, creo que bien arreglado está, besos.


Beatriz Bassino
Enfermería profesional, administración...
Escrito por Beatriz Bassino el 11/05/2010

Myrna, cambié la aspiradora por el ala delta, tenemos que tecnificarnos además de modernizarnos, pero como verás sigo con mi vieja escoba adosada, no por estar en la nuevo, vamos a dejar lo viejo de lado, ya estoy surcando los cielos patagónicos, con el alerta de temporal de viento que tenemos para mañana, en una de esas me ves pasar por tu país, nos vemos,........ Un beso.




Responder


Quiero recibir alertas por email cuando haya mensajes nuevos en este debate

Debe cumplir las normas de contenido y normas de conducta
Al escribir en el debate:
  1. Repasa la ortografía y no escribas en formato SMS.
  2. Lee el texto dos veces antes de publicar.
  3. No escribas todo en mayúsculas o negritas.
 
Páginas internacionales: España  |  Italia  |  Francia  |  México  |  Alemania  |  Reino Unido  |  Argentina  |  Chile  |  Colombia  |  USA |  India |  Y próximamente: Brasil | 

Búsquedas frecuentes: gases en el pecho pluriempleo haier aire acondicionado levadura de cerveza engorda tejido macrame

EMAGISTER Servicios de formación, S.L. Copyright 1999/2013.